Humanizar la moda: el 63% de los argentinos tienen dificultad para encontrar ropa de su talle, confirma un estudio

Fuente: La Nación ~ La situación se repite al menos desde 2012, según relevamientos de la ONG Anybody.

La situación se repite, al menos desde 2012. El número de personas que en el país tienen dificultad para encontrar indumentaria de su talle permanece entre el 60% y el 70% de los encuestados, según una encuesta anual de la filial local de Anybody, la ONG que trabaja en defensa de la diversidad corporal. En el estudio de este año, reconocieron ese problema el 63% de los más de 7700 hombres y mujeres de entre 10 y 73 años que participaron. El dato se vuelve más relevante si se tiene en cuenta que ya existe una Ley de Talles, sancionada en 2019 y reglamentada en junio pasado, que aguarda ser aplicada, sujeta a la finalización del Estudio Antropométrico Argentino (EAAr) para establecer las medidas corporales de los habitantes. Mientras tanto, desde la industria y el tercer sector trabajan en sensibilizar a empresarios, diseñadores, comerciantes y consumidores.

El EAAr está a cargo del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y ya lleva relevado el 60% de la muestra en diferentes puntos geográficos, para obtener cifras representativas en cuanto a género, grupo etario y región; por estos días, con la incorporación de un segundo escáner 3D, se están efectuando mediciones en San Juan y Morón, provincia de Buenos Aires.

El resultado global constituirá la Primera Base de Datos Nacional de Medidas Antropométricas, que luego se traducirán en las Tablas de Medidas Corporales dentro de un Sistema Único Normalizado de Identificación de Talles de Indumentaria (Suniti) que establece la norma, y que resulta obligatorio para la fabricación, la confección, la comercialización o la importación de indumentaria.

El INTI avanza con el Estudio Antropométrico Argentino
El INTI avanza con el Estudio Antropométrico ArgentinoINTI

Transición

“Que el resultado se mantenga estable no nos sorprende, porque a partir de la reglamentación de la ley se está finalizando la base del cambio que propone: la unificación de talles”, indica Mercedes Estruch, coordinadora de Anybody, sobre la encuesta 2021. “Hasta que eso no esté disponible y arranque la implementación, la industria seguirá funcionando más o menos igual. No quiero desconocer los cambios culturales que se están gestando en ciertos sectores que tienen que ver con la autogestión, con los emprendimientos, que apuestan a ofrecer una curva más amplia”, agrega, en un contexto en el que el 55% de los consultados respondieron que el hecho de no dar con su talle los lleva a cuestionar su cuerpo. Otro 36% sienten tristeza al no poder dar con la ropa deseada, mientras un 62% reconocen que su “talle ideal” no es el actual, sino uno (16%), dos (20%) o más de dos (22%) menos del que tenía al momento de contestar.

“Al no haber un cambio concreto, real, la problemática sigue existiendo”, analiza Estruch, y destaca el trabajo desde el activismo, las redes sociales e incluso los profesionales de la salud, que empiezan a cuestionar los discursos hegemónicos en la medicina y la nutrición tradicional para que surjan otros paradigmas que contemplen a todos los cuerpos y los talles. “Eso hace que se genere una presión en la forma de comunicar en las publicidades y que las marcas, para estar a la vanguardia, apuesten a la diversidad –considera–. Y si bien es un cambio que no se da de un día para el otro, en retrospectiva sí se ha avanzado”.

Así como en torno de los proyectos de Ley de Talles presentados con anterioridad al sancionado hace dos años no se lograba alcanzar un acuerdo entre los actores intervinientes, lo cierto es que, en el último tiempo, se fortaleció el diálogo entre los sectores de formación en diseño, confección y venta, y los consumidores, sobre todo a través de las organizaciones que accionan por sus derechos. Ese ida y vuelta ahora se amplifica en la comunicación y divulgación del contenido que establece la norma que rige para toda la nación.

Sensibilizar

“Estamos trabajando en la sensibilización de lo que es la ley, y de lo que no es, porque hay muchísima confusión todavía”, explica la arquitecta Andrea Zinik, secretaria de Servicios de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba). En ese sentido, alude a las tareas que están realizando hasta que sea aplicada, que apuntan a dar respuesta a las dudas que surgen entre fabricantes, vendedores y ciudadanos, ya que, por ejemplo, persiste la idea errónea de que todos los comerciantes deberían incluir todos los talles existentes. A su vez, hace hincapié en la centralidad de educar al canal comercial para que haya nuevos modelos de negocios y se piense en términos rentables.

En la moda comienzan a tener más importancia los valores de la marca, es decir, el propósito
En la moda comienzan a tener más importancia los valores de la marca, es decir, el propósitoMauro V. Rizzi

“Esto tiene que humanizar la moda. Merecemos tener una industria inclusiva y estamos en el camino para que esto sea realidad”, subraya Zinik. Explica además que el EAAr no solo será esencial para el rubro de la ropa y el calzado, sino que también podría ser de utilidad para la fabricación automotriz y la arquitectura. Al mismo tiempo, menciona que este puede ser un avance en cuanto a las exportaciones: lo atribuye a que la importación en los diferentes países tendrá más que ver con exigencias no necesariamente arancelarias, sino con certificaciones y normativas. “Cuanto más clara sea la información respecto de la mercadería, más fácil será entrar a otro mercado”, anticipa.

¿Cómo influyó la pandemia en el sistema de la vestimenta? “Hay un antes y un después, en cualquier industria y también en la moda, donde comienzan a tener más importancia los valores de la marca, es decir, el propósito”, responde. En esa línea, el cuidado del medio ambiente y la inclusión, entre otros, pueden ser considerados como activos de una firma. “Para exportar hay que enviar una propuesta de valor, y si esta incluye talles que se puede demostrar que corresponden a un estudio antropométrico va a robustecerla, tanto para el mercado interno como para el externo –asevera–. Esta ley viene a traer más transparencia”.

Llega el CyberMonday 2021 con ofertas y cuotas sin interés

Fuente: BAE ~ Este año, el evento cuenta con 900 compañías que ofrecerán descuentos, promociones y cuotas sin interés durante tres días. ¿Cuáles son las recomendaciones para comprar online?

CyberMonday, el evento online organizado por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), vuelve en noviembre con una nueva edición de promociones, descuentos y cuotas sin interés en una amplia variedad de productos. 

CyberMonday 2020

En 2020, el CyberMonday contó con más de 800 empresas participantes, que alcanzaron a facturar $288 millones por hora en 3,4 millones de transacciones. 

Thank you for watching

«En promedio, se vendieron 1.412 productos por minuto«, indicó la CACE, que identificó a más de 3,5 millones de consumidores que navegaron en el sitio oficial del evento. 

La facturación registrada representó un incremento de 76% respecto a 2019, cuando participaron 550 empresas, y el descuento promedio se ubicó en 28%.

Cyber Monday sigue creciendo y en 2021, con 900 empresas participantes, tiene el objetivo de incrementar la cantidad de compras online y así generar un crecimiento del sector de comercio electrónico. 

Cuándo es el CyberMonday 2021

El evento organizado por CACE se realizará los días 1, 2 y 3 de noviembre a través de la página web oficial  www.cybermonday.com.ar

Según adelanta la marca, este año participarán más de 900 tiendas online que tendrán ofertas en electrodomésticos, vuelos, hoteles, indumentaria, decoración y más.

Además, aseguraron que habrá cuotas sin interés, promociones bancarias y la posibilidad de retiro en sucursal física

Novedades en Cyber Monday 2021

El evento de descuentos online que nació en 2012 busca innovar y este año incorporará la opción de comparación de precios de los productos de las marcas que participan dentro de una misma categoría. 

Además, al elegir los productos se podrán ver las promociones según filtros como precio, cantidad de cuotas y costos de envío, entre otros. 

Las categorías que participarán en la edición 2021 del CyberMonday serán: 

  • electro y tecno
  • turismo
  • muebles, hogar y deco
  • indumentaria y calzado
  • deportes y fitness
  • alimentos y bebidas
  • cosmética y belleza

Otra de las novedades que se incorporan a la web será la presentación de videos en vivo con los detalles de productos seleccionados y un listado con los artículos más clickeados. También habrá un chat en vivo para responder a las consultas de los usuarios sobre las ofertas. 

Recomendaciones para comprar en CyberMonday 2021

En su página web oficial de CyberMonday se detallan las recomendaciones para comprar online de manera segura y efectiva:

  • Registrate en el sitio del evento antes de que comience. 
  • Registrate en los sitios de las empresas participantes para acelerar tu proceso de compra
  • Por seguridad y para evitar estafas, accedé a las tiendas que participan del evento únicamente a través del sitio oficial. 
  • Verificá con anterioridad el límite de tu tarjeta
  • Para la compra de indumentaria y calzado, utilizá los filtros de talle, color y estilo. 
  • Realizá el seguimiento de tu pedido con el código que la empresa te ha proporcionado.
  • En caso de algún inconveniente, comunicate directamente con la empresa para que te ayuden a resolverlo.

Cinco marcas de indumentaria se unen y abren una fábrica textil en Catamarca

Fuente: BAE ~ Jazmín Chebar, Grisino, Billalong, Azzaro y Gepetto se unen en un pool para reabrir la ex planta de guardapolvos 12 de octubre que cerró en marzo de 2019 y crean Indumentaria Catamarca.  Trabajarán 150 trabajadores, de los cuales un 30% pertenecían a la ex planta. 

El 18 de marzo de 2019, 56 operarios fueron a trabajar como todos los días, a la fábrica de guardapolvos 12 de octubre de la ciudad de Catamarca y se encontraron con las puertas cerradas. En ese mismo lugar, un año y cinco meses después, cinco prestigiosas marcas de indumentaria se unen para abrir la fábrica Indumentaria Catamarca y contratan a parte de los trabajadores que fueron despedidos.

El presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria y titular de Jazmín Chebar, Claudio Drescher, está emocionado. Su marca se unió a Billabong, Grisino, Gepetto y Azzaro para formar un pool y abrir una planta en Catamarca. “Como empresarios, nos emociona recuperar y reconstruir una fábrica cerrada como la ex planta de guardapolvos 12 de octubre que funcionó durante 35 años. Tiene un mérito enorme y es como volver a vivir, ver las caras de felicidad de trabajadoras que vuelven a entrar a esa planta con tantos recuerdos”, contó a BAE Negocios.  

La historia comenzó en febrero del 2020, antes de la pandemia. En una reunión de la Cámara, el ministro de Industria, Matías Kulfas y el Secretario de Industria, Ariel Schale, les dijeron: “Necesitamos generar puestos de trabajo en Catamarca y La Rioja”. Los incentivos que ofrecía la provincia de Catamarca eran atractivos y los cinco miembros del Consejo Directivo se miraron y decidieron unirse y dar el ejemplo al resto de las 1.000 empresas que conforman la Cámara.

Indumentaria   <a href='/tags/Catamarca'>Catamarca</a>
Los titulares de Jazmín Chebar, Grisino, Azzaro, Billalong y Gepetto festejan la inauguración de Indumentaria Catamarca

Nuestro objetivo es sumar 150 trabajadores, comenzamos con 52, de los cuales el 30% pertenecen a la ex planta 12 de octubre. Estamos buscando 100 trabajadores textiles con experiencia y también para capacitarlos, entrarán en dos etapas. Entre las cinco marcas, queremos producir medio millón de prendas por temporada en ocho o diez meses. Trabajamos por primera vez en el país, con un sistema nuevo de producción por módulos, con operarias polivalentes, que nos permite fabricar prendas en serie y terminarlas en el día”, señaló el presidente de Jazmín Chebar.

Cada empresa tiene un módulo en el que trabajan 12 personas, arrancan con un módulo por marca y van a ir creciendo de a poco. Todas las marcas ya cuentan con plantas y esta nueva Indumentaria Catamarca se suma a lo que ya producen en todo el país. Azzaro cuenta con una planta en la localidad catamarqueña de Recreo, Jazmín Chebar tiene 18 unidades productivas, Grisino tiene una planta de 4.000 metros cuadrados en Paternal, Billalong tiene una planta en Barracas y produce interna y externamente, al igual que Gepetto.

Drescher contó a BAE Negocios: “Que nuestras cinco marcas estén en Catamarca es mérito del ministerio de Industria nacional y provincial que dirige Lisandro Álvarez. Hay mucha decisión de generar empleo privado, de respaldar a la industria nacional. La gente de Catamarca tiene muchas ganas de trabajar y se nota. Los socios invertimos $50 millones y tuvimos un aporte de un crédito del Banco Nación de $30 millones, lo que hace una inversión total de $80 millones para arrancar, pero a fin del 2022, la inversión total será de $200 millones. Buscamos crecer, hemos podido atravesar la pandemia, la crisis del 2018 y 2019 y estamos enteros, con cicatrices pero con empresas sólidas”.

Indumentaria Catamarca busca 100 operarios

Los proyectos de Indumentaria Catamarca son ambiciosos. “En la primera etapa esperamos producir 30.000 prendas mensuales y en breve, llegar a las 90.000 mensuales, la fecha depende de lo que nos ayude la Virgen del Valle. Estamos contentos porque unirnos nos permite seguir creando empleos formales, la informalidad es un flagelo que nos preocupa mucho porque deja trabajadores desprotegidos. La ayuda del Estado es fundamental, nos da un subsidio que nos permites disminuir en $20.000 el costo de las cargas sociales de cada operario por dos años. Catamarca se convertirá en un gran polo industrial que elegirán muchas empresas”, dijo el presidente de Jazmín Chebar.

Invertir y trabajar en pool es una gran apuesta a la producción nacional. Las grandes marcas siguen desembarcando en la provincia norteña, como en algún momento lo hicieron gigantes como Alpargatas.

La marca nacional de anteojos Infinit expande el negocio: lanzará su propia línea de indumentaria

Fuente: iProfesional ~ Gabiel Hanfling, a sus 25 años, decidió iniciar su propio proyecto al que llamó Infinit. Para hacerlo convocó a su mejor amigo, Javier Kruszel, y juntos dieron vida a la marca en 1996 confeccionando los anteojos en la casa de la abuela de Javier y luego vendiéndoselos a distintas ópticas. La impronta de Infinit era sacarle al anteojo su mote de producto meramente utilitario para convertirlo en una pieza de diseño.

Actualmente, el 80% de los lentes de Infinit se fabrican en Argentina, en la planta propia que la empresa tiene en Vicente López, y el 20% restante se confecciona en Corea. Sin embargo, la idea es concentrar toda la producción en el país y para eso se encuentran invirtiendo en tecnología, insumos y matricería.

A pesar de la pandemia, el año 2021 viene siendo positivo para la marca, que ya superó en un 12% las ventas de 2020 y que espera superarlas en un 10% más para 2022.

Además, entre sus próximos planes apuntan a diversificarse lanzando el año que viene su propia marca de indumentaria que incluirá remerones, buzos y pantalones.

«La idea es hacer ropa muy ligada a nuestro estilo. Será una marca propia que confeccionaremos 100% en Argentina. También queremos avanzar hacia el real estate. Todavía no apareció el partner correcto, pero la idea es poder construir edificios Infinit, con conceptos de marca, diseño, vanguardia e innovación. Queremos hacer un gran foco a darle vuelo a lo más valioso que tenemos, que es la marca», dice el empresario. Gabiel Hanfling y su amigo y socio Javier Kruszel

Los inicios de la compañía

El primer contacto que Gabiel tuvo con el universo de los anteojos fue a sus ocho años de edad, cuando su padre, dueño de una óptica en el barrio porteño de Villa Crespo, comenzó a llevarlo al local a la salida de la escuela. Ahí Gabriel se pasaba horas entre máquinas, armazones y cristales viendo cómo su papa atendía a los clientes, y ya de adolescente empezó primero a ayudar como cadete para luego ir poco a poco aprendiendo el oficio.

«Yo quería trabajar las gafas como algo de la indumentaria, porque están en la parte más vista del cuerpo. Yo veía que la gente tenía en el guardarropas 10 o 15 pares de zapatos y para las gafas tenían una sola en color negro que tenía que servir para todo. Yo ahí vi una oportunidad, porque me parecía que no podía ser así», cuenta Gabriel.

Mientras trabajaba en la óptica familiar, Gabriel se fue dando cuenta de que no alcanzaba sólo con hacer buenos anteojos, sino que también importaban mucho otros aspectos como el packaging, el marketing y la idea de construir marca. Decidió entonces formarse como director de arte publicitario y al poco tiempo inició su propio emprendimiento, con el cual comercializaba en Argentina reconocidas marcas internacionales de lentes entre los que estaban Tom Ford, Guess o Roberto Cavalli.

«Después de 2 o 3 años de construir esas firmas acá en el país, un día, de la nada, me dicen que le iban a dar el derecho de distribución a otra persona porque ponía más plata. Me frustré mucho y prometí no volver a trabajar nunca más en la vida para la marca de otro», recuerda en diálogo con iProfesional.

Hoy, 25 años después, Infinit produce 50.000 pares de lentes anuales y es una de las marcas de anteojos nacionales más reconocidas, con dos flagship stores propias en Buenos Aires y presencia en unos 300 locales multimarca de todo el país. Además, se encuentran haciendo un fuerte trabajo junto a Mercado Libre, donde pronto tendrán sus tiendas oficiales en Chile, Brasil y México.

«La tienda online es muy importante en Argentina porque llega a todo el país. En el último tiempo fuimos cambiando nuestro paradigma de negocios y hoy el 95% de nuestras ventas provienen del e-commerce. Incluso tenemos en nuestro Instagram un probador virtual para que los clientes puedan ver cómo les quedan los anteojos», dice Hanfling. Te puede interesar

Para Gabriel, la clave del éxito siempre fue la construcción de una identidad. «Tiene que ver con la localía, con algo muy taylor made donde combinamos lo técnico propio de las ópticas con la moda y la estética», agrega.

Un estudio para que los talles de la ropa sirvan a la gente que los usa

Fuente: Página12 ~ Ya lleva unos meses de funcionamiento, en distintas partes del país, un estudio antropométrico que al final dará cuenta de cómo son los cuerpos argentinos, que escala de talles se adecuan mejor a esa enorme diversidad, cómo fabricar y comercializar ropa que deje de hablar de estereotipos discriminatorios y se preste a que todxs puedan sentirse cómodas y lindos. Un punto final a la tiranía del small y el extra large que sigue ajustando en busca de descolonizar la moda y nuestros cuerpos.

Romina tiene 42 años, vive en la Ciudad de Buenos Aires y está en el Centro Cultural Kirchner como voluntaria para el Estudio Antropométrico Nacional Argentino (EAar), un relevamiento de las medidas corporales con un escáner 3D que define formas y dimensiones del cuerpo humano: “Cuando voy a una tienda y veo que hay talle único me siento discriminada, es un talle en donde no entro o me queda muy ajustado. Y si hay opciones de talles, la ropa aumenta de precio. No es lo mismo que voy a gastar si tengo un cuerpo hegemónico que si no lo tengo. Me parece importante que se vaya a crear una tabla de medidas de los cuerpos que hay de este lado del mundo.”

Romina tiene una pequeña entrevista con personal del Instituto Nacional de Tecnología Industrial INTI (organismo a cargo del estudio en todo el país) y luego accede a un vestidor para dejar su ropa. Ingresa a un cubículo y en 15 segundos el aparato toma 70 medidas de su cuerpo. Este estudio se viene haciendo en diferentes puntos del país para establecer el Sistema Único Normalizado de Talles de Indumentaria (SUNITI), cimiento de la conocida “ley de talles”, sancionada en 2019 y reglamentada en junio de este año.

La ley establece que la totalidad de la indumentaria deberá ser fabricada, confeccionada, comercializada e importada de conformidad con el SUNITI. El estudio para llegar a este sistema único de talles está avanzado en un 60% de toda la muestra nacional, y dará cuenta de las medidas de los cuerpos que habitan este territorio. ¿Cuáles son los cambios sociales, políticos y económicos que implica el SUNITI? ¿Cómo se tuerce la dinámica que históricamente tiene la industria de la moda y sus estándares de belleza? ¿Quiénes hoy acceden al derecho a vestirse? Son algunas de las preguntas que envuelven a la ley 27251 que tiene todos los condimentos para ser histórica.

Derecho a vestirse

En Argentina los talles de ropa son importados de Estados Unidos y Europa. Dentro de las variadas aristas que tiene la implementación de esta ley, existe una fuerte apuesta a la decolonización, a la discusión en torno al sistema binario de la indumentaria, a la diversidad corporal y al consumo.

El cuerpo, la ropa y la moda son un espacio de construcción simbólica que puede ser muy violenta.

Lucía Portos, Subsecretaria de Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, viene siguiendo este proceso muy de cerca: “Hoy nosotras estamos viendo una sociedad absolutamente atravesada por relaciones de consumo en todos sus componentes, tanto en términos de poder adquisitivo como de género. La devolución que hacen quienes consumen, es una devolución insatisfactoria. Y esa insatisfacción tiene mucho que ver con no poder conseguir la ropa en el talle adecuado para nuestro cuerpo o que la ropa que se consigue en el talle adecuado no es representativa de la moda. El cuerpo, la ropa y la moda como espacio de construcción simbólica conforman un triángulo que no solo significa la imposibilidad de vestirse para algunas personas, sino que también conforma una dinámica muy violenta sobre todas las personas que necesitan vestirse”.

“Esto tiene mucho que ver con cómo me puedo vestir, que ofrece el mercado para mí -continúa Portos en diálogo con Las12– y cómo me termino sintiendo menos de lo necesario para valer. Es un dispositivo bastante disciplinador de la disponibilidad de los productos del consumo que genera industrias conexas: la dieta, el gimnasio y los talles”.

No encontrar un talle para vestirse es el reflejo de una constelación de industrias que calan hondo en un ideal -inalcanzable- de belleza y en la proliferación neoliberal sobre cómo deben ser los cuerpos para “encajar” en el mundo. Laura Contreras, es activista gorda e investigadora de temas de diversidad corporal. Para ella, no encontrar talle es una experiencia más de la vergüenza corporal, es una reafirmación del sistema de delgadez obligatoria en el que vivimos: “Lo que hace es profundizar una pedagogía muy eficaz que todo el tiempo nos está enseñando a las personas gordas, a las personas trans, a las personas con diversidad funcional que no encajamos, que nuestro cuerpo no es el cuerpo que hay que tener. Digo que es una pedagogía eficaz porque nos enseña que vestirse -que es un derecho fundamental- es un castigo para nuestros cuerpos gordos: no encontrar el talle y que eso sea una experiencia humillante” explica Contreras.

De-colonización de los cuerpos

La confección del SUNITI apunta a desarrollar una curva de talles con amplitud suficiente como para representar las distintas corporalidades y abrir las compuertas que hasta ahora se mantenían clausuradas para una gran parte de la población. Desde ya, este sería un piso para poder discutir y poner sobre la mesa problemáticas en torno al consumo y al imaginario que se construye con respecto a las aspiraciones estéticas, la moda y la diversidad corporal.

Una voluntaria del estudio antropométrico que tiene la ilusión de que por fin la ropa sea cómoda.

En este sentido, Lucía Portos desarrolla esta idea con mucha claridad: “Todas nos queremos ver cómo personas que se pueden vestir en una marca de shopping, y eso tiene que ver con tener la plata para poder vestirse como lo que te ofrece el shopping y tener el cuerpo que el shopping elige para vestir o no vestir. Y en esa dinámica de poder no es casual que lo que se tome como referencia sean tablas de talles importadas de Estados Unidos o de Europa con esa lógica de la Europa latinoamericana o la París de América.

“Esa construcción del imaginario social argentino nos pone en una lógica aspiracional hacia una mirada extranjerizada de cómo somos. Tiene mucha potencia política estar discutiendo esto desde Argentina y midiendo a las personas de todo el país. Cuando pensamos en las representaciones de las argentinas y los argentinos, pensamos en algo muy porteño. Pero tenemos cuerpos muy diversos en el territorio, en donde conviven migraciones de muchos lados, descendientes de pueblos originarios, afrodescendientes, la fisonomía de los cuerpos andinos, todas diversas maneras de ser argentino o argentina o argentine que no necesariamente son lo que pensamos cuando pensamos en los cuerpos autóctonos. Ahí también hay una disrupción interesante que va a generar mucho sentido para poder pensar en otras políticas públicas”, apunta Portos.

Ampliar la tabla de talles, además, aspira a una mayor representación, es imprescindible poder desarmar el código binario de ropa de hombre/ropa de mujer, no solo porque refuerza exponencialmente los estereotipos de género sino también porque queda desfasada del derecho a las identidades autopercibidas, dato que aparece en los formularios del estudio.

No hay talles para todxs

El 21 de julio de este año, la organización Anybody Argentina realizó su octava encuesta nacional para conocer las experiencias de les argentines a la hora de comprar indumentaria y calzado. La respuesta que recibieron cada año desde 2012 hasta la actualidad fue recurrente: 7 de cada 10 personas manifiestan tener problemas a la hora de encontrar ropa de su talle. Con estos resultados, Anybody comenzó un extenso camino de activismo para poder poner en agenda un proyecto de ley de talles que respondiera a una realidad reflejada en sus encuestas.

Mercedes Estruch es coordinadora de la organización desde el 2019: “Es una encuesta que se hace todos los años desde el 2012 y que refleja que, sobre todo en feminidades, ir a comprar ropa es un trauma. Digo feminidades porque son quienes más manifiestan las dificultades. Es verdad que ahora se está visibilizando y las masculinidades están poniendo en palabra también la complejidad referida a la indumentaria. Para el 2015, ya teníamos datos que se repetían, empezamos a indagar en cómo era la regulación de los talles en Argentina, y en esa búsqueda nos encontramos que había 14 leyes entre municipales y provinciales. No solo era una cuestión de naturalizar que las personas se vistieran como dice la industria, sino también que había una falla institucional en no tener una regulación unificada de los talles en nuestro país.

El estudio antropométrico busca ordenar y regularizar los talles.

“Entonces en aquel momento pensamos que lo que había que hacer era conformar y consolidar un proyecto de ley que nos permitiera no solo ordenar y regularizar los talles, sino también poder visibilizar las problemáticas que hay detrás de no encontrar talles: la exclusión y la discriminación por aspecto físico, la violencia estética que sufrimos en nuestro país y la gordofobia. En ese sentido, es donde empezamos a tocar puertas”, explica Mercedes que junto a su organización iniciaron el trámite para formar parte del Consejo Técnico Consultivo del SUNITI. Se trata de una mesa constituida por diversos actores que tienen la responsabilidad de llevar adelante la implementación y difusión del sistema de talles.

Paula Español, Secretaria de Comercio Interior, destaca la importancia de que este trabajo sea en conjunto, articulando diferentes voces y abordando el proceso de manera integral: “En la creación del Consejo Técnico Consultivo del SUNITI están representados diferentes actores que están involucrados en llevar adelante la implementación y difusión del sistema de talles, y que aportan sus puntos de vista y necesidades asociadas a los espacios que representan. Por eso, está compuesto por representantes de las cámaras sectoriales, de la sociedad civil, de las asociaciones de consumidores, del Consejo Federal de Consumo, de docentes de las Universidades Nacionales de las carreras de Diseño de Indumentaria y Diseño Textil, del Ministerio de Salud, del INADI y del INTI. Vale decir que la decisión de incluir representantes de las Facultades surgió a partir de las reuniones mantenidas con todos los sectores involucrados en ocasión de la elaboración de la reglamentación de la Ley 27.521, principalmente de las inquietudes planteadas por activistas y representantes de la sociedad civil y de las cámaras empresarias que trajeron a la mesa la necesidad que esta temática se aborde desde la etapa de formación académica de los diseñadores”, explica la Secretaria de Comercio Interior.

El talle en la agenda

A partir de 2017 se logra un acuerdo social sobre la necesidad de hacer avanzar un proyecto que estaba cajoneado. Según Mercedes Estruch, el rol de los feminismos fue clave como respaldo y para darle contexto a la problemática: “Si bien aún nos encontramos con feminismos en los que la cuestión corporal no está en los principales puntos de la agenda, sí entendemos que nos dio un contexto social y político para plantear estas discusiones. Sin duda el activismo gordx en argentina fue una pata fundamental. Y Saliéndonos de las fronteras capitalinas, los Encuentros Nacionales también tuvieron mucho que ver: talleres que se vienen dando sobre gordofobia y activismo gordx. Se fueron dando muchas cosas en paralelo y nosotrxs nos fuimos nutriendo de eso para llegar a este punto” explica la coordinadora de AnyBody.

Según Laura Contreras, lo que opera detrás de la industria de la dieta, el fitness y las tallas

es el neoliberalismo y sus magras políticas: “Todo el tiempo se proyecta la culpa en las personas, busca reafirmar la idea de los cuerpos normativos más allá de que no existan, porque nadie encarna el ideal normativo. Sí hay cuerpos que se acercan más a estos ideales y ante esta pedagogía tan eficaz del avergonzamiento corporal y de la reafirmación de la delgadez obligatoria, se retroalimenta todo un mercado, un negocio que tiene que ver con lo que se hace para tratar de acceder a un derecho como es el vestirse”.

Las 70 medidas que registra el scanner 3D

Melina es de la localidad de Malvinas Argentinas, también asiste al Centro Cultural Kirchner para realizar el estudio: “Yo de chica desarrollé un trastorno de conducta alimentaria. Hoy, después de tener el apoyo de mi familia puedo decir que tengo una dieta saludable y me siento bien. Considero que si en ese momento, hubiese existido una tabla de talles más amplia como la que hoy se plantea confeccionar, hubiera ayudado que yo al momento de comprar ropa pudiese encontrar cosas que me hicieran sentir bien conmigo”, cuenta Melina que tiene 25 años.

En la ciudad de Buenos Aires el estudio podrá realizarse hasta el 10 de octubre solicitando turno previo. Desde el INTI han elaborado un procedimiento muy respetuoso, cuidando la intimidad de las personas al momento de realizar la medición. Esto no es un dato menor cuando se trata de poner el cuerpo. Hasta el momento hubo mayor afluencia de cuerpos feminizados y se está convocando a masculinidades para poder llegar a los objetivos planteados en el estudio.

Textiles

Según la Cámara Industrial Argentina de Indumentaria, la ley de talles sumaría a más consumidorxs que hoy no encuentran talles como así también convocaría a más empresas a que fabriquen. Esa demanda insatisfecha podría revertirse, sumado a que también se aplicarían ciertos estímulos para la producción.

“Creo que la Ley es una de las formas de empezar a pensar la relación de consumo de otra manera, con ampliación de derechos y de una manera más inclusiva. Nosotros, desde la Secretaría de Comercio Interior, abordamos de diferentes maneras la defensa de las y los consumidores más vulnerables. Venimos trabajando en incorporar la perspectiva de género al monitoreo de las publicidades y los estereotipos que estigmatizan y brindan información engañosa. Ya hemos imputado y multado empresas por esto, pero el fin no es sancionarlos, sino que se incorpore la mirada de género también en las publicidades y marketing·, explica Paula Español.

Desde la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor y Arbitraje del Consumo, se plantea una fiscalización y control para el cumplimiento de la ley: “Vamos a tomar medidas en caso de que haya actos discriminatorios o prácticas abusivas por parte de las y los proveedores de indumentaria. Otra manera de abordar el tema es que la Escuela Argentina de Educación en Consumo, en conjunto con el INADI y el Ministerio de Salud, está encargada de generar actividades de capacitación, información y sensibilización para difundir y concientizar contra la estigmatización por cuestiones vinculadas a la Ley de Talles. Incluso, debe destacarse que, aun antes de la conformación del Consejo Técnico Consultivo del SUNITI, algunas Cámaras empresarias ya han tomado cursos de capacitación de la Escuela y se encuentran en diálogo permanente con nuestro organismo”, concluye Español.

Todavía queda un largo trecho por delante, mover una estructura tan arraigada históricamente no es tarea sencilla, en principio parecieran estar las condiciones dadas para que en un futuro no muy lejano y en pleno siglo XXI vestirse sea un derecho de todxs. 

Cuáles son las marcas que están metidas en el negocio de vestir al fútbol argentino: los 10 clubes que más vendieron

Fuente: Cronista ~ El 10 de marzo de 2020, Boca le ganó 3-0 a Deportivo Independiente de Medellín por la segunda fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores. Esa noche la Bombonera gritó los goles de Eduardo «Toto» Salvio y Emanuel «Bebelo» Reynoso. Fue la última en la que se disputó un partido de fútbol con público en la Argentina (N.d.R: la nota se escribió antes del partido de la selección en el Monumental).

Las tribunas vacías junto a la situación económica son dos de los factores que explican la situación actual del negocio de indumentaria deportiva, en particular de las marcas que visten a los equipos de Primera -conocidas como sponsors técnicos. Los efectos de la pandemia cambiaron el panorama, con empresas que se van, otras que se achican y una nueva apuesta de los jugadores nacionales.

«Hoy es difícil conseguir un sponsor técnico», resume Matías Cecileo, presidente de la Asociación de Marketing Deportivo de Argentina (AMDA). Uno de los puntos que menciona el ex gerente de marketing de Banfield y Vélez tiene que ver con una de los primeros eslabones de las camisetas: su fabricación. Describe: «En la Argentina existen tres o cuatro fábricas que producen, entonces el nivel de producción es limitado«.

En la misma sintonía se manifiesta Nicolás Casimiro, gerente de marketing de la textil Distrinando. «El mercado quedó más acotado, hay menos marcas y estas son un poco más chicas. Hoy es un mercado complicado para los clubes porque ya no tienen esa disponibilidad de tener muchas marcas a la espera de vestirlos. Además, la demanda supera la oferta para las fábricas por lo que, aunque quisieras, no podes tomar muchos clubes para que sea negocio porque no te da la producción». Desde 2013, la firma nacida en Saladillo tiene la licencia de la italiana Kappa, que es la que más equipos viste en el torneo de la Liga Profesional (Racing, Vélez, Unión y Aldosivi).

El actual mercado se compone de tres tipos de players. Primero las multinacionales que operan directamente en el país y utilizan a los escudos grandes como plataforma para vender sus otros artículos deportivos, en especial el calzado. Ahí figuran las alemanas Adidas (River y Boca) y Puma (Independiente) y la estadounidense Nike (San Lorenzo). Luego aparecen las licencias de marcas extranjeras manejadas por grupos nacionales. En este caso, en general, suelen apostar por equipos que tienen fuerza en una zona particular para poder tener acceso a las casas de retail locales. Este grupo lo integran etiquetas como la china Peak (Lanús y Huracán), la danesa Hummel (Gimnasia Esgrima La Plata), la italiana Givova (Talleres de Córdoba y Banfield) y la española Kelme (Platense y Colón de Santa Fe).

La alemana Adidas viste a River y Boca y lidera las ventas de camisetas

Por último, están las compañías argentinas que, en el último tiempo, comenzaron a tomar impulso con el repliegue de algunos jugadores extranjeros y licenciados. De las 15 marcas que hoy visten a los clubes de Primera cinco son nacionales, seis con licencias y cuatro son multis. Visto del lado de los clubes, más de la mitad usan indumentaria de marcas licenciadas.

Desde 2019, 13 de los 26 equipos de la máxima categoría cambiaron de sponsor técnico. Hay casos resonantes como el de Boca, que después de 23 años rompió con Nike y firmó con Adidas por US$ 10 millones por año. La empresa del swoosh anunció la venta de su negocio local al grupo mexicano Axo en febrero de 2020, pero la operación se suspendió en diciembre. Si bien continúa en el país, está buscando socio para cambiar su modelo de distribución.

Gimnasia La Plata tenía todo acordado con una marca con sede en Abu Dabi, pero a los siete meses debió rescindir su contrato. Under Armour, que figura en el pecho de Rosario Central y Estudiantes de La Plata desde 2019, estaría en proceso de abandonar este mercado por lo que ambas ya eligieron nuevo sponsor. Y a esto se le suma el caso de la marca de las tres tiras que, si bien sumó a Boca, ahora debe negociar con River para saber si extenderá el acuerdo que tienen desde 1982.

La situación económica y la falta de incentivo de adquirir la indumentaria oficial (camiseta, short, entre otros) producto de la imposibilidad para los hinchas de mostrarla en la cancha modificaron el negocio. Pero no solo por la caída en las ventas que, estiman, es de un 40 por ciento, sino también porque eso mutó los contratos que se firman.

No va más

Históricamente los acuerdos -de entre dos y tres años de duración- entre clubes y sponsors podían contar con dos elementos: un compromiso de entrega de indumentaria por año y un pago mensual o anual por sponsoreo. «A esto se le suman los premios por objetivos que ayudan a los clubes a pagar los premios a los jugadores», puntualiza Cecileo. Sin embargo, apuntan algunas firmas del sector, el fee está comenzando a desaparecer.

«Solo los clubes muy grandes siguen cobrando ese fee. Eso es un gran cambio y modificó el panorama. Nosotros ya no lo tenemos más en ningún club y creo que todas las marcas comenzarán a hacer lo mismo porque hoy tiene un costo muy elevado entregar ropa ya que cuesta mucho fabricarla y los clubes tienden a valorar más la mercadería que se les entrega hoy», afirma Mayca Gowland, gerente de Marketing de Umbro.

Mayca Gowland, gerente de marketing de Umbro

La marca de origen británico es manejada en el país por Grupo Dass Argentina, filial local del holding brasileño, desde 2010. Entre sus filas tiene a Atlético Tucumán, Newell’s Old Boys y Argentinos Juniors. A partir de este año, señala, el 90 por ciento de sus productos se fabrican en la Argentina, mientras que las camperas de lluvia y los abrigos continúan elaborándose en Brasil.

¿Qué involucra la provisión de indumentaria? Por lo general las compañías desarrollan una colección de entre 30 y 40 productos que se dividen en línea de juego, de entrenamiento, ropa de concentración y accesorios. Según detalla Gowland, entre el 15 y 20 por ciento va a la utilería del club y el resto sale a la venta.

«Un club vale lo que vende. Para la marca la única forma de ganar es vender 3 a 1, es decir, si le doy una al club tengo que vender tres para recuperar la inversión y a partir de la cuarta empiezo a ganar», comenta Pablo Medina Juri, ex general manager de Hummel Argentina y actualmente en Nemer. El 60 por ciento de las ventas se las lleva el manto sagrado, del cual puede haber hasta cinco diseños por año en los clubes más creativos y con más presupuesto.

En 2019 los 10 equipos más vendedores comercializaron 8,9 millones de camisetas, según Euroamericas Sport Marketing. El Superclásico se llevó 4 de cada 10 ventas. Este año el mismo ranking cayó en un 10 por ciento –7,9 millones– y creció el poderío de River y Boca al 50 por ciento.

Salir campeón puede ser un aliciente en los números, pero tampoco mueve la aguja. «Pueden subir las ventas un 10 por ciento o quizá un 30 por ciento si es un equipo que nunca sale campeón. No te salva», remarca un especialista. Lo que sí puede mover el avispero es lo impredecible, como Diego Armando Maradona firmando como DT de Gimnasia La Plata. «En dos meses vendieron lo que normalmente venden por año», apunta alguien que conoce los números. Del valor de fábrica, revelan, el precio final de la indumentaria sube casi un 200 por ciento en los puntos de venta.

A la carga los de acá

En 2014 la pergaminense Coach Argentina había comenzado a trabajar vistiendo a las inferiores del club ícono de la ciudad, Douglas Haig. Un día, Diego Gattelet, su responsable, recibió un llamado del arquero del primer equipo. Al parecer la marca alemana que los vestía tenía algunos inconvenientes con la entrega de materiales, entonces le pidió si ellos podían confeccionarle un buzo. «Los compañeros la compararon con la que tenían y les gustó, fue así como llegamos a acordar vestir al plantel profesional en 2016. Después de eso no hicimos publicidad ni nada, fue boca a boca», cuenta el directivo, en diálogo con APERTURA.

El fundador de la empresa fue su padre, Eduardo, quien empezó junto a su esposa fabricando indumentaria deportiva con cuatro máquinas en su casa. Pero recién en 1997 nació Coach como marca, aunque no ligada al fútbol, sino al ciclismo, un nicho que aún mantiene. Sin embargo, con los años el mix fue cambiando. «Antes la venta de la empresa era 80 por ciento indumentaria de ciclismo. Hoy es 50 por ciento y la otra mitad el resto de los deportes», detalla.

Actualmente, Coach figura en las camisetas de Guillermo Brown de Puerto Madryn y Estudiantes de San Luis. Desde enero pasado también forma parte de la Primera División ya que es el sponsor técnico de Sarmiento de Junín, con el que tiene un acuerdo desde 2018. «Hoy estamos cerrando una inversión grande a nivel producción porque el fútbol creció muchísimo y necesitamos crecer para que no haya faltante», apunta. La firma, que elabora todo desde su planta sobre la ruta 8, planea desembolsar US$ 200.000 para duplicar su producción a casi 40.000 prendas por mes.

Con el Kiwi juninense mantienen un contrato de compra anual de indumentaria, que incluye desde el fútbol hasta otras disciplinas, como vóley, básquet y hockey. «Las exigencias de Primera son diferentes. Después del ascenso se modificó el contrato», cuenta Gattelet. Ahora Coach espera dar el salto internacional y, según revelan, mantienen conversaciones para vestir a un club boliviano que disputa torneos continentales.

La cercanía es una de las claves para tener una logística aceitada. Además, vestirse con una marca coterránea implica conocer de cerca la zona, la historia del club y, por supuesto, a los hinchas. Por eso algunos equipos eligen marcas de su provincia. Es el caso de Central Córdoba de Santiago del Estero que desde hace varios años utiliza camisetas de Adhoc, la marca de la santiagueña Dijema Textil. Por otro lado, Patronato volvió a vestirse con una marca entrerriana después de una década tras firmar con Axfiu en junio pasado.

60% de las ventas de línea deportiva se la llevan las camisetas. El ratio para que sea negocio es de 3 a 1: tres vendidas por cada una entregada al club

Otra local que juega en Primera es Sport Lyon, que tiene más de 20 años en el mercado. Llegó a la máxima categoría de la mano de Defensa y Justicia en 2014 y desde entonces sigue como socio del Halcón de Florencio Varela. Supo vestir a Temperley durante su paso por la A y hace cinco años está en el pecho del manto sagrado de Arsenal de Sarandí.

El retraimiento de algunos jugadores internacionales también le dio la oportunidad a que surgieran nuevos players locales. Fue así como la empresa rosarina de moda Fiume lanzó su línea deportiva en 2020 y a fin del año pasado acordó vestir a Godoy Cruz de Mendoza.

«Hace mucho veníamos planteando la renovación de la compañía en cuanto a ampliar la gama de productos. La pandemia hizo que esa reconversión se acelerara», afirma Nelson Rainero, uno de los socios detrás del proyecto. Para esto invirtieron cerca de US$ 500.000 en la sponsorización y la importación de productos, en particular de artículos técnicos como pilotines y camperones.

El deal involucra el desarrollo de 40 productos sobre cuatro ejes: ropa de entrenamiento, de concentración, de juego y accesorios. Tercerizan la fabricación de las camisetas y producen algunos artículos, como los jogging chupines.

Nelson Rainero y Hernán Marty están detrás de Fiume Sport, el sponsor técnico de Goody Cruz de Mendoza

Y, a su vez, un posicionamiento en territorio mendocino. «Somos fuertes en Rosario y Santa Fe, pero también tenemos historia de locales en Cuyo. En Mendoza teníamos seis locales, cerramos cinco por la pandemia y ahora estamos por abrir dos», agrega Rainero. A nivel ventas, señala, esperan que dupliquen el volumen entregado al club, que ronda las 10.000 prendas.

Pero la marca también aprovecha para colocar sus artículos de moda en la previa de los partidos. Quizá alguno recuerde algún que otro jugador usando las vinchas de Fiume. Para esto eligen un partido y les dan remeras, jeans, entre otras cosas, al plantel. «Creo que nos falta algo de Buenos Aires, pero vamos a tener que pagar derecho de piso en la parte deportiva y ganar confianza. Hoy sé que si no vistiera a Godoy Cruz, seguro vendería mucha menos ropa de mi línea en Mendoza», admite Rainero y resume: «Queremos ser una marca de moda con una línea deportiva que sea multimarca y no solo de fútbol».

No soy yo, sos vos

Para las empresas de menor tamaño puede ser una cuestión comercial. Colgarse del escudo de un equipo para lograr visibilidad entre los fanáticos. Sin embargo, para gran parte de los jugadores del segmento tiene más que ver con una cuestión de marketing. Claro que no es que están dispuestos a perder plata, pero su objetivo principal está en poder venderles toda su línea de productos de marca a las casas de deportes donde colocan las camisetas.

Hay pocos casos de relaciones duraderas. La más larga es la sociedad River-Adidas, después aparece Independiente-Puma desde 2009, Defensa y Justicia-Sport Lyon con casi una década de la mano y podría nombrarse alguna más. «Es difícil sostener relaciones de largo plazo. Siempre hay un halo de incumplimiento de ambos lados«, observa Claudio Destéfano, periodista y especialista en marketing deportivo.

Estudiantes de La Plata presentó Ruge, su marca propia que vestirá a todas las disciplinas del club a partir de 2022

En agosto de 2020, Gimnasia presentó a Romai Sports como su nuevo sponsor técnico. Las demoras de la compañía emiratí lo llevaron a continuar utilizando, sin contrato, la indumentaria de Le Coq Sportif. El contrato se rompió en marzo pasado ante la falta de respuesta.

Un tuit destapó en 2018 un conflicto entre Colón de Santa Fe y su marca Burrda. En 2017, el Sabalero había anunciado un contrato con dicha compañía que, detallaba en el comunicado, se trataba de una firma suiza con sede en Catar. La queja de un hincha por el diseño de una camiseta en Twitter motivó la respuesta de la cuenta oficial de la empresa, que aseguraba no tener presencia en el país. Ahora, la homónima argentina le inició un reclamo legal millonario al club santafesino por incumplimiento de uso de indumentaria y falta de pago.

«Del lado de los clubes tenés dirigencias que apuntan a la cantidad de prendas, calidad y una buena relación. Otros se encaprichan con algunas marcas y tienen objetivos de marketing. Hay algunos que prefieren tener menos prendas porque piensan que con determinada marca se les acercan más sponsors», mencionan desde el sector. Para Cecileo, las claves, desde el punto de vista de los clubes son abastecimiento, relación diaria, desarrollo en conjunto de las prendas y la distribución.

Este halo de incumplimiento también lleva a que algunos equipos decidan tomar el toro por las astas. En lugar de negociar con otras firmas, Estudiantes de La Plata comunicó que a partir de 2022 vestirá su propia marca de indumentaria, Ruge. Se trata de una alianza con la compañía platense Mateu Sports. Destéfano conoce de cerca esta estrategia ya que hizo lo mismo con Atlas, que actualmente milita en la Primera C. «Te sirve cuando sos un club de nicho y tenés aceitada la distribución. Te da flexibilidad y margen. Podes venderlo al valor que quieras».

Tono “azul Messi” y chaquetas homenaje a Newell’s Old Boys. Los deportistas de élite apuestan a sus propias marcas de ropa

Fuente: La Nación ~ Así como las empresas de indumentaria deportiva suelen convocar a figuras claves para el show business y el mundo de la moda (alcanza con pensar en Rhianna para Puma y Rosalía o Billie Eilish para Nike), lo mismo pasa en el sentido inverso: son cada vez más los deportistas de élite que se lanzan con su propia marca de ropa. Pionera en ese aspecto –el de aprovechar su imagen para producir vestimenta– es, sin dudas, la tenista estadounidense Venus Williams, quien, ya en 2007, creó EleVen, la firma orientada a un público masivo que inició el negocio con más de cien diseños por menos de veinte dólares cada uno. Experiencia que amplió luego con accesorios y productos beauty.

Venus Williams creó EleVen, la firma con más de cien diseños por menos de veinte dólares cada uno
Venus Williams creó EleVen, la firma con más de cien diseños por menos de veinte dólares cada unoinstagram

Otro de los que se destaca por su vínculo con la ropa es Lewis Hamilton, el piloto de Fórmula 1, siete veces campeón mundial, que también tiene su línea de prendas asociada a Tommy Hilfiger. Juntos desarrollaron TommyxLewis que incluye buzos y pantalones de jogging, y una variedad de modelos en denim. Además, está el caso del Floyd Mayweather, creador de “The Money Team” (“El Equipo del Dinero”), la firma que vende artículos para adultos y niños, y que, de acuerdo, con la impronta que caracteriza a su dueño, propone atuendos de apariencia ostentosa, y una amplia gama de gorras cup, item inequívoco en el estilo del boxeador.

 “The Money Team”, la firma de Mayweather, propone atuendos de apariencia ostentosa y una amplia gama de gorras cup, un hit en el estilo del boxeador
“The Money Team”, la firma de Mayweather, propone atuendos de apariencia ostentosa y una amplia gama de gorras cup, un hit en el estilo del boxeadorInstagram

“Los comportamientos sociales y los hábitos de consumo de vestimenta han cambiado enormemente en los últimos quince años y más aún en los últimos cinco o siete”, explica Eugenia Aryan, directora del Programa de Posgrado Diseño de Indumentaria Deportiva (FADU-UBA). “La división entre prendas deportivas y urbanas se desdibuja cada vez más, y en términos de diseño aparecen propuestas estéticas híbridas, llevadas tanto a la práctica en algunos casos como al uso diario”, agrega. Además, este tipo de expresiones, se dan en un contexto social que trasciende la tendencia en sí porque llegó para quedarse y transformarse en una forma de vida. Siendo, según Aryan, “un gran argumento para tomarlo como oportunidad y lanzar un producto que difícilmente falle desde el punto de vista comercial ¿Quién no se interesaría por un proyecto de éxito asegurado?”, indaga. A su vez, la experta –quien estuvo a cargo del diseño de la indumentaria que los atletas argentinos visten en la Villa Olímpica en Tokio 2020– hace hincapié en que el factor emocional gana importancia. “El sentimiento identitario y la necesidad de pertenencia a un determinado club son factores vitales, independientemente de si se va a adquirir una prenda para la práctica deportiva, o de uso casual, un perfume o una loción post solar –reflexiona– va más allá del producto, es el propio deportista el producto en sí mismo”.

Lewis Hamilton tiene su línea de prendas asociada a Tommy Hilfiger
Lewis Hamilton tiene su línea de prendas asociada a Tommy Hilfigerinstagram

Dentro y fuera de la cancha

Los futbolistas tampoco se quedan atrás; Johan Cruyff, ídolo indiscutido de la selección de Holanda en la década del 70, fue un adelantado en el rubro. Fundó la firma homónima, de ropa y zapatillas, todavía vigente, que unió el diseño deportivo a prendas de rasgos urbanos. De este tiempo, es David Beckham, vuelve a dar que hablar. Si bien está retirado del campo de juego, presentó una línea cápsula en torno a los atletas de deportes electrónicos (compiten en FIFA, Rocket League, etc) de la empresa Guild Esports (o Guild a secas), que comprende hoodie (buzo con capucha), remera y pantalón con las estampas diseñadas por nada menos que Fergus Purcell. También el alemán Mesut Özil tiene una marca fashion (M10) que apuesta a una colección streetwear, lo mismo el portugués Cristiano Ronaldo, quien posee su propia firma, denominada CR7, en referencia a las iniciales de su nombre y el número que lleva en la espalda. El delantero de la Juventus, comercializa jeans, además de calzado y accesorios.

Messi en The Messi Store, con sede en Barcelona y tienda virtual para el mundo entero
Messi en The Messi Store, con sede en Barcelona y tienda virtual para el mundo enterogentileza

Entre los argentinos, por popularidad se destaca Carlos Tevez con TVZ32 Apache, la marca que confecciona diseños en algodón y friza con estampas alusivas al exjugador de Boca Juniors, aunque, el deportista que mejor da cuenta de la fusión entre moda, diseño y gloria deportiva que caracteriza esta era, es Lionel Messi. A partir del lanzamiento de “The Messi Store”, en 2019, la tienda con sede en Barcelona y venta virtual a todo el mundo, el astro del fútbol se anima a la indumentaria en un armado estratégico que incluye a Ginny Hilfiger, antes diseñadora de Tommy (la empresa de su propio hermano). “El objetivo es extender el núcleo de los valores, la visión y el espíritu deportivo de Leo, desde la cancha hasta la ropa” expresa Hilfiger, desde Nueva York.

El astro se anima a la indumentaria en un armado estratégico que incluye a Ginny Hilfiger, antes diseñadora de Tommy, la empresa de su propio hermano.
El astro se anima a la indumentaria en un armado estratégico que incluye a Ginny Hilfiger, antes diseñadora de Tommy, la empresa de su propio hermano.gentileza
El tono azul Messi, un sello de la firma
El tono azul Messi, un sello de la firma
Las chaquetas rojas y negras son en homenaje a Newell’s Old Boys
Las chaquetas rojas y negras son en homenaje a Newell’s Old Boys

“Consideramos que Messi es una firma de estilo de vida premium más que de vestimenta deportiva”. La marca que propone prendas en tono “azul Messi” inspirado en la camiseta del seleccionado argentino y chaquetas rojas y negras en homenaje a Newell’s Old Boys, además procura estar en línea con los imperativos de la escena contemporánea que atienden a la tecnología y la evolución de los aspectos sostenibles de cara al futuro.

Abre la convocatoria de BA Moda: un espacio para visibilizar la industria de la moda y el diseño

Fuente: BA ~ ¿Desarrollás una actividad vinculada con el sector de la moda y del diseño y querés transmitir tu conocimiento a los nuevos talentos? BA Moda es el espacio para hacerlo realidad.

Con el objetivo de articular, vincular y visibilizar la cadena de valor de la industria de la moda, otorgar a los ciudadanos la posibilidad de capacitarse y disfrutar de una variada agenda de actividades, la Dirección General de Desarrollo Productivo lanza la segunda edición de BA Moda.

La convocatoria del programa tendrá lugar desde el 3 de junio hasta el 30 de noviembre inclusive y podrán participar actores del sector de la moda y del diseño de indumentaria o afines que presenten charlas, capacitaciones, talleres, muestras, desfiles, circuitos y/o recorridos virtuales, entre otras actividades, que se lleven a cabo entre los meses de junio y diciembre de 2021.

Las propuestas de participación deberán representar a la moda y al diseño de indumentaria y relacionarse con temas de actualidad e innovación, tales como nuevas plataformas online, ventas online, redes sociales, tecnologías aplicadas a la industria, sustentabilidad, sostenibilidad, economías circulares, diversidad de género, inclusión y diversidad de talles, oficios y saberes de la industria, entre otros.

¿Cómo participo? Leé atentamente las Bases y Condiciones. Descargá el formulario y envialo a la casilla de correo electrónico bamoda@buenosaires.gob.ar.

Seguinos en @bamodaok y enterate de todas las novedades

Chalecos, buzos y jogging: una nueva moda invierno surge por efecto de la pandemia y el teletrabajo

Fuente: BAE Negocios ~ Cada momento histórico está acompañado de una moda particular y la pandemia por coronavirus no será la excepción. Con el confinamiento y las tareas remotas, las prendas que se adaptan a la vida hogareña adquirieron relevancia. ¿Cuáles son las tendencias para la temporada otoño invierno 2021?

Con menos obligaciones fuera de casa, el auge del teletrabajo y las clases virtuales, las prendas de ropa que se adaptan a la vida hogareña adquieren más protagonismo. Sin dudas, la moda, como fenómeno social y cultural, refleja la época en la que se vive y hoy más que nunca, está atravesada por la realidad de la pandemia por coronavirus (Covid-19). 

Además, la moda sigue cumpliendo un papel preponderante, aumentando su protagonismo gracias a las redes sociales y los e- commerce, canales mediante los cuales las marcas y diseñadores lograron seguir creando lejos de las tiendas físicas.

Según afirman expertos en el rubro, la pandemia impactó incluso en aquello que se pone en juego a la hora de comprar: se buscan prendas más sueltas y duraderas, que puedan usarse más allá de la temporada.

La comodidad como pilar de la moda en pandemia

Sole Silva, dueña de la importadora de telas que lleva su nombre y proveedora textil de las principales marcas de la Argentina y Latinoamérica, contó que «algo que claramente se volvió primordial a la hora de comprar una prenda es la comodidad y funcionalidad».

«A un año de la pandemia la gente busca otro tipo de prendas. Esto hizo que la industria de la moda haya realizado, a la fuerza, una rápida adaptación a los nuevos tiempos», apunta una importadora de vestimenta.

«Estas dos características se transformaron en los pilares, a través de las cuales, nacen las tendencias de este otoño invierno» comenta Sole Silva.

Otoño invierno 2021

Para este invierno, la moda invita a elegir prendas holgadas y suaves al tacto, funcionales y que otorguen libertad de movimiento. Sole Silva anuncia que especialmente este invierno se caracterizará por: 

1. Tejidos

 uno de los principales protagonistas de esta temporada, la comodidad que brinda hace que las prendas tejidas invadan todo el guardarropas, desde pantalones, sweaters, remeras hasta vestidos.

Uno de los tejidos que ya está invadiendo las vidrieras de todas las marcas es el de los chalecos,sobre todo los que tienen escote en V. Junto con una camisa por debajo, son «el combo infaltable de este invierno», define.

2. Buzos y joggers

Si hablamos de comodidad, esta combinación no puede faltar. Ya desde 2020 la tendencia en buzos y joggings de todos los colores continúa creciendo,  pero este año los colores tierras y pasteles serán los elegidos.

3. Sobrecamisas

Esta prenda, que funciona como un punto intermedio entre una camisa y una campera, es la más buscada en este otoño/invierno. El estampado tendencia es a cuadros, haciendo referencia a las clásicas camisas leñadoras.

Son un clásico ejemplo de cómo la moda se está adaptando a los nuevos tiempos, en que debe ser relajada e informal.

Cada gran marca (Zara, Pull & Bear, Stradivarius, H&M, Berska, entre otras) sacó diferentes tipos de sobrecamisas, agregándoles distintos plus para darles un toque diferente: con flecos, cierres, peluche, etc.

4. Loose fit jeans

Los loose fit jeans serán una tendencia imbatible debido a su calce holgado. En largo midi, combinan elegancia y practicidad.

Ecommerce Moda: probadores virtuales

Fuente: El Marplatense ~ Y así la tecnología abrió las puertas al E-Commerce, o eso es lo que se espera al paso en que la era de la revolución robótica entra en los hogares de los consumidores, pero en este caso, la curiosidad viene de la mano del sector moda.

Son los llamados probadores virtuales, un sistema que simplifica la problemática de las tallas en cuestión de devoluciones de compra, uno de los primeros grandes motivos por los que el consumidor acaba rechazando el producto y por lo cual, quiere ser reembolsado. Una de las primera posibilidades que encontramos es poner un soporte con una cámara el cual analice las dimensiones de la persona con interés de comprar en la propia tienda y por otro lado, ya son muchas las tiendas que han optados por implementar una aplicación unida a la webcam del ordenador que analice la estructura corporal de la persona.

Sin lugar a dudas el marco de posibilidades es muy amplio, aunque se podría decir que aún necesita tiempo para ser mejorado este sistema, así como, adquirir confianza por parte de los posibles consumidores objetivos. Un ejemplo de probador virtual en tienda lo encontramos en el siguiente vídeo.

Ecommerce de Moda

Por otro lado, la experiencia tecnológica sabe mejor sosteniéndose en casos ya probados como es el de una tienda online Goertz.com, la cual, se ha lanzado a este terreno virgen en colaboración con Microsoft Kinect, colocando zapaterías virtuales en distintas estaciones de tren y algunos centros comerciales de Alemania.

Por otro lado, el hecho de no tener que moverse de casa también resulta demasiado atractivo, cosa que algunas tiendas online han aprovechado para desarrollar aplicaciones que visualicen las medidas más aproximadas de una persona para que la talla sea la más adecuada, y no sólo eso, el beneficio de que una persona se pueda »ver» con las prendas seleccionadas genera mucha más confianza en el producto. Encontramos la plataforma Fits.me, basada en un robot que se deforma en condición de la persona a probar. También, existe la posibilidad Upload, el cual, es un sistema que utiliza la biometría y la webcam del ordenador para calcular las medidas del cuerpo del posible cliente.

Sin lugar a dudas, la tecnología y la moda unidas proporcionan muchas posibilidades al ecommerce, pero sobre todo, es un campo en continuo progreso.