Roberto Piazza: “En el mundo la moda es fabulosa”

Fuente: Diario Hoy ~ En diálogo con diario Hoy, el modisto reflexionó sobre el arte y presentó sus nuevos proyectos.

Durante una charla con este multimedio, el cantante y diseñador de primera línea Roberto Piazza recorrió su trayectoria y brindó una mirada particular de la realidad.

—¿Bajo qué circunstancias te adentraste en el arte?

—Considero que todo lo que hago es arte. Primero estudié en escuelas que tuvieran esta línea presente, luego me formé como profesor de Bellas Artes. También empecé a trabajar junto a mi mamá en Santa Fe cuando tenía 15 años. Cuando quise empezar a trabajar para hacer plata, le pedí que corte una tela, una túnica de lienzo: yo la pinté, la teñí, la intervine de forma decorativa. Te estoy hablando de junio de 1975. Y desde ese momento nunca paré hasta el día de hoy. Para mí hacer un vestido es hacer arte, como también un recital de blues, de baladas, de tangos es hacer arte. Además, una obra de teatro o cualquier expresión artística. Todo es arte, se relaciona con el arte. De esta manera, así empecé, con una simple túnica de lienzo junto a mi mamá que supo acompañarme por muchos años hasta que falleció y luego seguí solo. Por el 82 llegué a Buenos Aires y nunca paré hasta el día de hoy, en Argentina y en varias partes del mundo.

—¿Qué características observás en la moda actual?

—En la actualidad, la moda está en una fase maravillosa, solo que no po­demos hablar de Argentina, que transita una etapa caótica en relación a la economía y a su involución. La moda mundial dictamina lujo, barroco, todo lo que sea ostentoso, grande, imperial, maravilloso, caro, costoso, todo lo más de lo más. En Argentina, más allá de la crisis económica y social que se transita, tengo una cartera de clientes que son una élite, buscan vestidos que son despampanantes, jamás algo sencillo. Se trata de una élite que busca eso, me muevo allí y soy el único que lo hace, gracias a Dios. Ahora estoy preparando una colección que se ­presentará en mayo, se llama El fénix y es superostentosa. Se titula así por el hecho de renacer entre cenizas constantemente, y después de la pandemia, ni hablar. La moda en Argentina es “el que puede, puede, y el que no, que mire”. En el mundo, la moda es fabulosa.

—¿Cuál es el balance que hacés sobre tu carrera profesional?

—Hay días en que me levanto con ganas de dejar todo y otros tengo ganas de ir corriendo a la sedería y hacer un monumento gigantesco. Tengo mis días, porque obviamente entre el Gobierno, la pandemia, la economía, las finanzas, los sindicatos y todo lo demás, no te dan mucho aliento ni ganas. De esta manera, te tiene que gustar mucho para seguir adelante. Ahora tengo mis días. Tengo mi mesón, me va bien. Este año fue bueno: estuve nueve meses en Argentina, tuve una buena clientela, vendí buenos vestidos. El balance es bueno. Si hubiera nacido en Europa sería Valentino, pero nací en Santa Fe. En otra vida lo seré.

—Te instalaste en el Viejo Continente, ¿cómo fue la vida en ese cambio?

—No resido en Europa, siempre voy y vengo. Recorro por meses, voy siguiendo las rutas de las temporadas altas en invierno y la baja, verano. Estaré aquí por tres meses y vuelvo a principios de marzo. Los artistas no tenemos ni fronteras ni países. Vivir en Estados Unidos o en Europa tiene un nivel de vida que con Argentina no tiene nada que ver; igual amo a mi país donde estudié, me crie, hice todo lo que se te ocurra. Pero en otros lados no está la pasión del tango, lo uso como metáfora, pero obviamente es otra forma. Acá caminás en paz, te divertís, es otra cosa.

—¿Qué debilidades y fortalezas encontraste en el camino?

—Las debilidades y fortalezas que encontré en mis casi 48 años de trayectoria son muchísimas. Todos los días. Las debilidades mayores fueron los gobiernos que tuvimos que nunca nos han ayudado, a ninguno, ni a vos, ni a mí, ni a nadie, siempre fue un caos. Siempre hay líos por la inflación, el cambio de peso, el dólar, entre otros. No podés proyectar algo para un futuro, si quisiera tener una cadena de boutiques, estaría loco porque te fundís a los dos días. Te querés comprar algo, no podés; querés acceder a una casa, es imposible, y así; querés proyectar un viaje y no te dejan. Yo tengo un recorrido hecho, pero la gente joven tiene tres mil millones de inconvenientes para ver una luz. Es muy complejo. Lo bueno es que en mi vida hice todo lo que me gusta. Todo lo que hago es lo que me gusta. Y aquello que no me gusta, no lo hago aún así si me conviniera. Una vez me convocaron para ser diputado, con un sueldo altísimo, y como no me gustaba la gente dije que no quería.

—¿En qué proyectos estás inmerso?

—Primero, seguir viajando y haciendo cosas afuera. Hacer un desfile para muchas personas y me lo dedico a mí mismo. También será destinado a la fundación contra el abuso infantil. Tengo unos conciertos de baladas, tangos y blues. Todo está muy enquilombado, si uno no se autogestiona su propio trabajo es muy complicado. Hay que lucharla día a día. Por ahora lo sorteo porque amo lo que hago. Sin embargo, el día que me harte, me canse de toda la desorganización organizada me voy a ir a la mierda, pero por ahora sigo un poco en cada lado y en Argentina, que es mi casa madre, la patria grande.

Colgó su título de abogada y se dedicó a hacer carteras: hoy factura más de $35 millones al año

Fuente: IProfesional ~ Lía Protto pasó de un estudio jurídico a recorrer talleres buscando la mejor calidad para sus productos. En pandemia explotó el negocio y quiere exportar.

En 2007, Lía Protto era abogada y trabajaba en el microcentro con tareas vinculadas a seguros y ART que no le generaban ningún desafío. Pero la creatividad y el diseño siempre fueron parte de su vida. «Trabajaba en un estudio jurídico haciendo cosas que me aburrían y empecé a buscar dónde poner mi creatividad», cuenta a iProfesional.

Si bien tuvo que «estudiar una carrera con salida laboral concreta», a sus 26 años comenzó a hacer un curso en la Escuela Argentina de Moda y en poco tiempo ya estaba diseñando camperas de cuero, billeteras y carteras, lo que daría origen a su marca Trentoya en 2008.

Lía empezó de cero, buscando proveedores, yendo a caminar la calle Boedo por materiales de confección y, si bien hoy la marca funciona de otra manera, al principio era ella haciendo todo. «Ese camino me hizo conocer y aprender muchas cosas sobre el rubro», recuerda.

«En la búsqueda de talleres de confección antes de tener el propio, me metía en cualquier lugar, estaba loca. Mi mamá y mi hermano, que me han acompañado a lugares desconocidos, me miraban y me preguntaban si estaba loca, si iba a entrar a esos lugares. Y sí, para fabricar en Argentina al menos un poco loco tenés que estar«, expresa.

Lía reconoce que su vida anterior, en el mundo de la abogacía, le permitió desarrollar más su personalidad, ser más sociable. «La facultad ayuda mucho y te abre la cabeza, estudies lo que estudies. Además, me tocó trabajar en un lugar donde el dueño del lugar te decía que no importaba cómo, pero que había que conseguirlo, y aprendí -a fuerza de experiencia- que si querés algo, tenés mil maneras de conseguirlo. Si te dicen que no, hay que seguir intentando hasta que salga. Todo ese camino me formó como profesional y me ayudó para después hacer mi camino de forma independiente».

Los primeros obstáculos para producir

«Con respecto a la marca, puedo escribir un libro de los obstáculos para ser emprendedor en Argentina, y no hablo solamente de la carga impositiva», dice la creadora de Tentroya.

Lía empezó buscando proveedores y yendo a caminar la calle Boedo por materiales de confección

En primer lugar, se refiere a la falta de profesionalización de la actividad. «Recorría talleres buscando alguien que quisiera hacer algo distinto, la mayoría de los modelistas (que son los que hacen el primer prototipo del producto) cuando ven que es algo diferente de lo que se hace habitualmente, te dicen que no se puede», cuenta.

«Insistís para que lo hagan, para que le pongan cabeza y laburo, tratás de contagiarlos de tu visión, pero mucha gente elige seguir haciendo bolsos básicos y lo entendés porque económicamente es lo que más les conviene», se lamenta.

Luego, narra que al momento de fabricarlos «toca la frustración de recibir productos que esperaste por dos meses y llegan todos mal hechos, mal cosidos, manchados, con los materiales arruinados».

Ahora Lía lo toma como parte del proceso, pero las primeras veces era tremendo. «Una cartera que habías imaginado 6 meses atrás, que le habías comprado los materiales y conseguido el taller, te llega destruida, mal cosida, mal armada, manchada, y el cuero, una vez que se cose. queda marcado y no tiene solución, tenés que volver a comprar el cuero y volver a producirlo».

La joven analiza la actualidad del rubro: «El hecho de que no haya un plan sostenido para el crecimiento de la industria hace que sea muy informal. Muchas veces los talleres constan de 2 personas que son familiares y trabajan en el fondo de su casa, con la pequeña máquina que se pudieron comprar. No apuestan a crecer porque ya tuvieron una mala experiencia, entonces en lugar de trabajar con 2 o 3 tenes que buscar 20 para poder sacar una producción o armar un equipo propio».

Por otro lado, sigue, «los cueros que se exportan son los de primera calidad y los que quedan acá son los rechazos de exportación, por lo que partís desde atrás con respecto a marcas internacionales. Y lo mismo te pasa con los herrajes, acá te adaptás a lo que hay, no a lo que vos querés o a lo que el diseño lleva».

Como próximos pasos, Lía quiere llevar sus productos a otros mercados

Sumado a ello, «cuando se cierran las importaciones, los insumos no se consiguen y eso perjudica a todos. Nunca llegás a competir con marcas internacionales porque no tenés los insumos. Hay un herraje que yo uso que lo compré en China. Acá no se consigue. Lo quise fabricar, pero no lo fabrican porque no tienen la máquina y no quieren invertir en eso por miedo».

No obstante estos temas, la emprendedora plantea: «Argentina es increíble y puede crecer con su industria, tenemos muy buenas ideas y buena gente, pero necesitamos contar con un plan que ayude a que esto ocurra. Si queremos competir con marcas en serio, tenemos que tener con qué. ¿Saben lo que crecerían las fábricas si contáramos con algún tipo de colaboración? Facilidades para contratar, acceso al crédito, acceso a los insumos», enumera.

Los números del negocio

Tentroya comenzó con una inversión de u$s3.000. «Empezamos haciendo indumentaria de cuero y después fuimos sumando accesorios y carteras», cuenta Lía. «Hoy estamos en una venta que ronda los 100 productos mensuales y una facturación promedio de $3 millones mensuales».

Sobre cómo ha ido evolucionando el negocio, «fue en sintonía con mi propia evolución como emprendedora», dice. «Arrancamos vendiendo a conocidos y amigos de amigos. Cuando empezamos a crecer, incursionamos en el mundo del marketing, prensa, branding, y la marca fue de a poco creciendo. A la gente le iba gustando y llegamos a tener dos locales, uno en Posadas y Rodriguez Peña y el otro en Galerías Pacifico».

El primero tuvo que cerrarlo por la situación económica y luego de la pandemia, el otro. «Fueron tiempos de mucho miedo porque creí que iba a tener que cerrar la empresa», recuerda la emprendedora.

Actualmente, la marca se vende solo a través del canal on line. «Modalidad que explotó con la pandemia y ahora sigue creciendo. La facturación superó las expectativas. La clave del éxito estuvo en la tenacidad del equipo y en la readaptación que transitamos en todo este corto plazo. Es algo que caracteriza a todo emprendedor argentino», manifiesta.

Tentroya comenzó con una inversión de u$s3.000

Y sigue: «Estoy convencida de que es el camino; invertir para que el canal sea cada día una mejor experiencia para el cliente y para el usuario, la forma de llegar a más personas. Con un local llegás a la gente de la zona mientras que teniendo una tienda on line llegás a todos los rincones del país».

«Si bien me encantan los locales físicos y creo que esta bueno que la marca tenga una tienda física, creo que el canal online hoy nos da la posibilidad a nosotros como empresarios de llegar a lugares que no llegaríamos y a los clientes de acceder a productos que no estan en la zona en la que ellos viven y recibirlos de la misma manera que los recibe una persona en CABA», cuenta.

Con el diario del lunes, «creo que todo lo que vivimos fue un aprendizaje y no me arrepiento del camino recorrido, por supuesto que puedo encontrar muchas cosas que haría mejor, pero siento que no tendría la experiencia ni el aprendizaje que tengo ahora», reflexiona.

Si volviera el tiempo atrás, la joven tal vez apostaría muchos más recursos al canal online. «Creo que no tiene techo y las posibilidades que ofrece son infinitas», plantea.

«No dejaría de tener local, pero siempre portando fuerte al crecimiento online. Por otro lado, armaría más equipo. A veces uno cree que puede hacer todo solo y muchas veces me terminé agobiando. Siempre las cosas que se hacen en equipo terminan siendo mejor».

En términos de balance, dice: «El aprendizaje que nos dejaron esto últimos 2 años es la posibilidad de reinventarnos. Cuando algo pasa que te sorprende y te saca de tu zona de confort, tener la capacidad y la disposición para adaptarte es muy importante, y creo que eso en la Pyme es mucho más sencillo que en una empresa grande».

La empresa que fundó Lía nació en 2008

Como próximos pasos, Lía quiere llegar a otros mercados. «Buscamos crecer dentro del país aumentando la facturación y no descartamos la idea de abrir un nuevo local, pero también buscamos crecer en fabricación nacional para poder exportar al resto del mundo y lograr que nuestros productos lleguen a todos lados».

Actualmente, la marca está con un proyecto de expansión a Estado Unidos bastante encaminado. «Contamos con un depósito allá y sistema de distribución, queremos crecer en ese mercado y después lograr nuevos, siempre abastecidos desde Argentina», concluye.

Diseñadores del Norte Grande y sus creaciones autóctonas en Mar del Plata


Fuente: Telam – Diseñadores de moda de nueve provincias del Norte Grande exponen desde este viernes sus trabajos autóctonos tras haber mostrado sus diseños en la noche de este jueves en el tradicional desfile «Mar del Plata Moda Show» que se realizó en el hotel Costa Galana de esa ciudad.

Este proyecto, alentado por los gobernadores en la última asamblea que se realizó en Corrientes, propuso que las provincias de Catamarca, Corrientes, Chaco, Misiones, La Rioja, Jujuy, Salta, Tucumán y Santiago del Estero participen de este imponente desfile en la costa atlántica.

El objetivo fue exponer sus diseños autóctonos, sus producciones y las culturas regionales.

A partir de este viernes y hasta el domingo los diseñadores del Norte Grande exponen sus trabajos en un showroom que funcionará hasta el próximo domingo 8 en el Costa Galana.

El objetivo fue exponer sus diseños autóctonos, sus producciones y las culturas regionales

En el desfile estuvieron el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales y el presidente de la Junta Ejecutiva y secretario de Relaciones Internacionales de Santiago del Estero, Bernardo Abruzesse.

La diseñadora misionera María Eugenia Chacón dijo a Télam que es de la localidad misionera de Puerto Esperanza y que su colección «está inspirada en el corredor verde de mi provincia».

«Lo que son los árboles nativos y cada uno de los conjuntos que hoy expongo representa cada árbol como el palo borracho, el palo rosa y el lapacho todas especies de mi tierra natal», agregó.

«Dentro de la ruta del diseño misionero llego a este desfile que es imponente cada temporada» subrayó Chacón.

«Siempre trabajo con colores representativos de nuestra región y estar en un lugar como este es una gran vidriera para los productores de moda del interior» resaltó.

Mara Eugenia Chacn diseadora de la provincia de Misiones Foto Alejandro Moritz
María Eugenia Chacón, diseñadora de la provincia de Misiones / Foto: Alejandro Moritz.

Por su parte, el diseñador salteño Marcelo Senra afirmó que «cada provincia tiene su identidad y fuente de riqueza en materia prima. Yo desde hace 30 años llevé el mundo la impronta salteña con los tejidos del chaguar y sus tejidos».

«Cuando me recibí de arquitecto descubrí que el diseño de modas era lo que realmente me gustaba y aprendí el oficio. Mi idea fue y es siempre sacar los materiales del contexto y ponerle calidad, potencialidad y estilo» puntualizó.

Senra manifestó: «Todos los días me sorprendo de lo mágico que tiene este país, desde esa mujer que teje el chaguar bajo un mango con más de 40 grados de calor en el norte, se pueden crear diseños fabulosos con textiles de colores de la tierra».

El diseñador aseguró que se reconoce «como un fiel representante de este país federal que todos queremos lograr. En cada rincón de esta Argentina tenemos mucho potencial, es por eso que en este 2023 voy a comenzar a diseñar ropa unisex para el país y el mundo».

Verónica López, una diseñadora tucumana que le pone mucho color a sus prendas y accesorios contó: «mi última colección se llama ´Tarot´ yo no me baso en tendencias pero realizo todo mi trabajo con el color de mi norte querido».

«Hace 12 años me dedico a esto y estoy muy orgullosa de representar a mi provincia en este desfile de Mar del Plata porque nos visibiliza mucho y mostramos el trabajo que hacemos con tanta pasión desde un rincón de la patria» finalizó.

Luego, Laura Custidiano diseñadora de la provincia de Corrientes dijo que «lo que nosotros hacemos es identidad regional pura, todo lo que es concepto sustentable de la madera de la región litoral y todos nuestros tintes realizados con yerba mate, cascara de cebolla, té, oxido, hojas de eucaliptus y el chamamé que es el arte de lo que es nuestra cultura correntina».

«Estar en este espacio es una gran exposición que nos permite mostrar nuestras raíces y nuestra idiosincrasia, por eso yo siempre digo que nuestra ropa tiene ´payé´ como es característico en nuestra provincia».

Próximos eventos de diseño en la costa atlántica

Los diseñadores del Norte Grande participarán de dos desfiles más el día 12 de enero en Pinamar Moda Look y el 25 de enero en el desfile en Cariló Golf, en el marco de una campaña de promoción turística y cultural del Norte Argentino en la Costa Atlántica, que será de 11 de enero al 21 de febrero.

¿Cómo elegir una buena marca para tu nueva línea de indumentaria?

Fuente: Uno Santa Fe ~ Uno de los grandes desafíos de todo emprendedor y emprendedora es encontrar la identidad perfecta para su negocio. Esto quiere decir, encontrar la marca que mejor represente los servicios a prestar, de tal modo que los clientes puedan reconocerla de inmediato

Uno de los grandes desafíos de todo emprendedor y emprendedora es encontrar la identidad perfecta para su negocio. Esto quiere decir, encontrar la marca que mejor represente los servicios a prestar, de tal modo que los clientes puedan reconocerla de inmediato. Particularmente hoy en día, con el surgimiento de tantos emprendimientos y las redes sociales que facilitan su promoción, es vital que tu marca sea única y clara.

La industria de la ropa es tan grande como nunca. Cada vez hay más estilos en demanda y las tendencias cambian con mucha rapidez. Ante un mercado que cada vez crece más, también crece la dificultad de crear marcas únicas y que se distingan. En los últimos tiempos, el público estuvo mostrando preferencia por los pequeños negocios y emprendimientos, con los cuales la interacción se siente más personal.

Hoy, te queremos presentar algunas recomendaciones para que puedas encontrar la marca perfecta para tu línea de indumentaria. Desde la elección del nombre hasta el registro de la marca, aquí te daremos varios tips para que tu negocio florezca con éxito.

Un nombre, una identidad

Lo primero que vas a tener que pensar es el nombre que le querés poner a tu línea de indumentaria. Como cuando nombramos a un bebé o a una mascota, esta decisión no es poca cosa. Es fundamental que el nombre evoque el mismo estilo que la ropa misma. Esto crea cohesión, lo cual vuelve más sólida la identidad de tu marca.

Aquí hay que poner en práctica la creatividad, las fuentes de inspiración pueden ser ilimitadas. Pensá: ¿algo o alguien en especial inspiró tus diseños? ¿Hay alguna palabra que venga a tu mente cuando pensás en lo que quisiste transmitir con ella? ¿Cómo querés hacer sentir a la persona que compre y vista tus prendas? Las palabras en idiomas extranjeros son una linda opción, siempre y cuando sepas bien lo que quieren decir, por supuesto.

Aunque el nombre puede consistir en frases (pensá, por ejemplo, en Cómo quieres que te quiera), nunca debés caer en lo descriptivo. No se trata de describir literalmente aquello que estás vendiendo, sino más bien un estilo. También es imperativo que el nombre que elijas no se parezca a ningún otro en el mercado. Querés que tu marca sea única e inconfundible con otras. Esto, además, ayuda a que las búsquedas de Google sean más precisas y muestren siempre tu emprendimiento antes que otros.

El logo, la cara de tu marca

Además de pensar un buen nombre, necesitás un buen logotipo. Los logos son la cara de las marcas, un aspecto visual esencial. El diseño que elijas será una parte integral de la identidad de tu emprendimiento, es probable que tengas que hacer varios borradores antes de llegar a uno definitivo.

En esta instancia podés jugar con los colores, tamaños, fuentes y formas. Si tu marca de indumentaria es de estilo gótico, jugá con las líneas duras y los colores oscuros. Si vendés ropa formal o de gala, puede que las tipografías finas y la paleta de neutros se acerque mejor a tu identidad de marca. ¡No tengas miedo a probar! Es uno de los momentos más creativos y potencialmente divertidos del proceso.

Como ya aconsejamos con los nombres, asegurate de que tu logo sea único y no se pueda confundir con otros ya existentes. También recomendamos atenerse a diseños minimalistas o no muy poblados, para que los consumidores los puedan reconocer con más rapidez.

Cuidá tu propiedad intelectual

Antes de lanzar tu línea al mundo, no podés olvidarte de registrar la marca. El registro de marcas es el aspecto legal más importante de un negocio, garantiza la protección de tu propiedad. En especial hoy en día, cuando vemos tantas reproducciones falsas en la industria de la indumentaria. No permitas que nadie se haga pasar por tu marca. La ley de registro de marcas Argentina te protege contra cualquier intento de fraude o robo de la propiedad intelectual.

Marketing

Desde ya, uno de los aspectos integrales de un emprendimiento. Gracias a los avances de la tecnología, ya no se necesitan grandes agencias especialistas para promocionar una marca. Las redes sociales son un espacio clave para la difusión de tu marca. En ellas hay múltiples opciones de publicidad a diferentes precios, para que las aplicaciones mismas muestren tu contenido a usuarios que podrían estar interesados.

El look de las redes sociales también forma parte de la marca. La estética de tu perfil también debe estar en consonancia con el logo y el nombre; juntos forman esa identidad excepcional. Es recomendable pensar en una paleta de colores coherente y cohesiva que sirva como hilo de todas las publicaciones. Esto da a los consumidores la sensación de unidad. Al mismo tiempo, comenzarán a asociar ciertas características visuales con tu marca. De este modo, por ejemplo, si están pasando historias de Instagram, van a poder identificar tu contenido sin tener que leer el nombre de usuario primero.

Las redes sociales también son un buen lugar para crear un sentimiento de comunidad alrededor de tu marca. Las mismas aplicaciones irán atrayendo a tu perfil a los usuarios que más se podrían interesar en tus productos. Tu tarea es hacer que se sientan bienvenidos. La interacción por mensajes y comentarios es una gran parte de lo que lleva a las ventas. Si los clientes sienten que la marca tiene una personalidad amable, no dudarán en seguir apoyándola en el futuro. Una relación positiva con el público te va a llevar muy lejos.

Esperamos que estos consejos sean de ayuda y muy pronto puedas comenzar con tu línea de indumentaria. Pensá en que es lo que hace única a tu marca, que ese sea el centro de foco para la identidad de tu línea de indumentaria. Tanto el nombre como el logo tienen que ser característicos y diferentes al resto del mercado: que nadie pueda confundir tu marca con otra. Y reiteramos, no te podés olvidar de registrar tu marca antes de salir al mercado. Después de tanto esfuerzo para crear una identidad, asegurate de protegerla. ¡Éxitos!

Vivienne Westwood, un paso adelante

Fuente: Clarín ~ La diseñadora británica, fallecida en Londres a los 81 años, fue una creadora implacable y la que mejor supo corporizar la idea más acabada de la vanguardia.

Con más de cincuenta años de labor en la escena de la moda contemporánea, Vivienne Westwood abandonó este mundo y, como no podía ser de otro modo, lo hizo, trabajando. Es que, si hay algo que caracterizó a la diseñadora británica, fallecida en Londres a los 81 años, fue la tenacidad para plasmar sus ideas en prendas de vestir, por ende, en una propuesta más expandida en cuanto a los modos de pensar, hacer y usar la indumentaria.La diseñadora de moda Vivienne Westwood posa con una tarta tras untársela en la cara mientras asiste a un picnic de protesta por el 50 cumpleaños del fundador de Wikileaks, Julian Assange, en la Plaza del Parlamento de Londres, Gran Bretaña, el 3 de julio de 2021. REUTERS/Henry Nicholls/Foto de archivo La diseñadora de moda Vivienne Westwood posa con una tarta tras untársela en la cara mientras asiste a un picnic de protesta por el 50 cumpleaños del fundador de Wikileaks, Julian Assange, en la Plaza del Parlamento de Londres, Gran Bretaña, el 3 de julio de 2021. REUTERS/Henry Nicholls/Foto de archivo

El racconto de su carrera indica que la llevó a cabo entre las emblemáticas consignas epocales “No Future” y “Save The planet”, las mismas que ineludiblemente refieren a los hitos fundamentales de su trayectoria; primero, en la década del 70, cuando en yunta con Malcolm McLaren (manager de los Sex Pistols) creó la estética que definió al movimiento punk, y luego –entrado este siglo– con la sostenida tarea para concientizar sobre la urgencia del cambio climático.

Un paso adelante

Y si la moda es estar un paso adelante, fue, sin dudas, Westwood quien lo asimiló al pie de la letra al volverse una creadora implacable, la que mejor supo corporizar la idea más acabada de la vanguardia.

Así como pergeñó el estilo de las chaquetas y pantalones con recursos típicos de la práctica del bondage, también echó mano a las tachas y los tejidos tartan, entre otros artilugios todavía usados por los punkies, e hizo lo propio al poner en boga las camisetas con inscripciones gráficas, tal el caso del revisitado retrato de la reina Isabel II, bajo la leyenda “God Save The Queen”, aunque con la boca de la monarca cerrada por un alfiler de gancho.

Fue la diseñadora nacida en Tintwistle, quien le ganó al futuro de la hoy ultradifundida moda circular al darle nuevo sentido a las ropas de segunda mano y al recuperar textiles tradicionales por caso el emblemático Harris Tweed, lo mismo cuando ya en los 80 anticipó las prendas genderless o sin distinción de género, usadas tanto por hombres como por mujeres, al presentar su colección “Pirate”.

A su vez, fue Westwood, paradójicamente, quien indagó en la historia de la vestimenta y exageró los contornos de la silueta femenina de antaño al resignificar el uso del miriñaque y el vilipendiado corset, siendo su último gran hallazgo el propósito de evidenciar la necesidad de cambiar el sistema de la indumentaria.

“Buy less, choose well and make it last” (“Comprar menos, elegir bien, hacerlo durar”), una de sus recordadas máximas destinadas a combatir el consumismo, terminó transformándose en un mantra para quienes adhieren a la moda sostenible con todo lo que ello implica en cuanto a los aspectos sociales, económicos y culturales. Y fue justamente en ese sentido que en su manifiesto del 2007 postuló al arte y la cultura como antídoto contra la propaganda.La diseñadora de moda británica Vivienne Westwood posa en una jaula para protestar por la extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, el 21 de julio de 2020. EFE/EPA/NEIL HALL La diseñadora de moda británica Vivienne Westwood posa en una jaula para protestar por la extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, el 21 de julio de 2020. EFE/EPA/NEIL HALL

Westwood no solo tomó notoriedad por sus reiteradas posturas ideológicas, desde el seno mismo de la industria fashion, montando sus elocuentes creaciones en las pasarelas mainstream y a través de sus campañas publicitarias –incluso en el popular programa de televisión Sex and the City (cuando diseñó el vestido de novia para Carrie Bradshaw)– sino que además procuró hacerlo en la vía pública como activista en manifestaciones frente a la Embajada de Ecuador a favor del cerebro del Wikileaks, Julian Assange, o a instancias del Tribunal Supremo londinense por motivo del fracking (fractura hidráulica).

La misma que se jactó de no llevar ropa interior cuando fue reconocida por sus aportes a la moda con la Condecoración de la Orden del Imperio Británico, algo que repitió posteriormente al recibir el título de “Dame” también otorgado por la realeza.

En tanto ícono indiscutido su legado trascendió con creces a la vestimenta, algo que se traduce en la vigencia que sostiene desde hace décadas y que logró conmover tanto a sus coetáneos como a las generaciones actuales. Así lo demostraron los mensajes que por estos días le dedicaron el mismísimo Paul McCartney, en coincidencia con su primogénita Stella, el italiano Pierpaolo Piccioli y el norteamericano Marc Jacobs, referentes del diseño contemporáneo.

Jorge Rey, el nuevo niño mimado de la moda: «Me aburre el egocentrismo, en el universo hay lugar para todos»

Fuente: Clarín ~ Es un diseñador disruptivo, tiene 23 años y viste a Valeria Mazza y Pampita. Su historia de resiliencia.

Peinado batido, en alto, muy al estilo The Cure, que recuerda al Cerati de los “raros peinados nuevos”. Impecablemente maquillado: un delineador negro resalta sus ojos claros.

Traje estampado multicolor. Zapatones negros con plataforma. Digamos que no pasa inadvertido jamás. Así irrumpe en la suite presidencial del hotel Hilton, en Puerto Madero, para hacer las fotos de esta revista. Basta de misterio: estamos ante Jorge Rey, el nuevo niño mimado de la moda argentina.

Tiene sólo 23 años y tras su primer gran desfile porteño en 2018 –el Six O’ Clock Tea, un evento paquete a beneficio–, se convirtió en revelación siendo aún teenager.

Hacía poco había llegado desde su ciudad natal, Rufino (Santa Fe), y ya se empezaba a repetir su monárquico apellido. Anamá Ferreira, Adriana Costantini, Andrea Bonelli y Barby Franco fueron las primeras famosas en llevar sus diseños.

Al poco tiempo, puso su atelier en Recoleta y llegaron nuevas clientas como Lali Espósito, Juana Viale, Natalia Oreiro, Valeria Mazza y, sobre todo, Carolina “Pampita” Ardohain.

Fue ella quien hizo brillar el nombre de Jorge Rey en la entrega de los Martín Fierro el año pasado: usó un vestido de maxi falda, hecho en raso italiano con bordados en gemas y cristales, cuya cola medía dos metros y medio. ¿Quién podía sacar la vista de semejante lujo y glamour?

Todavía nadie sabía que su breve historia ya contenía datos de resiliencia: superar el bullying de chico por su peso (llegó a los 135 kilos) y su orientación sexual, sin contar un grave accidente automovilístico sufrido a los 13 años.

«Vengo de la llanura pampeana, donde no había nada…Eso me dio herramientas para ser quien soy»Jorge Rey, diseñador

“Eso me define. Vengo de la llanura pampeana. En Rufino no hay nada, pero nada de nada. Es un pueblo entre las rutas 7 y 33 y como ahí no había nada de lo que yo quería hacer, tuve que crearlo o venirme a Buenos Aires a buscarlo. Tuve que ingeniármelas para hacer todo, desde un traje para patín artístico hasta una producción de moda. Pero, ¿sabés algo? Hacer todo donde no hay nada me dio las herramientas para llegar a ser lo que soy.”

El mundo según Jorge Rey

Imaginemos por un instante que Jorge sale a la calle y se ve a sí mismo caminando, con sus peinados, sus trajes, sus plataformas. Él tiene un piropo para decirse.

“¡Qué libre que es!”, lanza y se explaya: “Yo admiro la libertad en todo. No soy de esos caretas que dicen apoyar la libertad, pero después la juzgan en los demás. ‘Seamos libres’, dicen, pero después la ven en otro y les da miedo. Me gusta sentirme libre para decir lo que quiero en la calle con mi look. Puedo ver a alguien, descubrir que me gustan sus botas y parar a esa persona para decírselo. Porque no olvidemos que la moda es para expresarse. La imagen de uno comunica siempre mas allá de lo que se diga con la boca”.

-¿Sentís que la fama te da aún más libertad?

-Tengo más facilidad para poder llevar a cabo lo que quiero, pero la libertad siempre estuvo. Estoy creando mi propia realidad. Todo lo que hoy soy, en algún momento lo pensé y lo proyecté hacia el futuro. Dije: “Qué divertido sería hacer esto” y luego lo hice.

Aquel niño de Rufino

Jorge cuenta que, cuando era chico, se mostraba curioso, inquieto, hiperkinético. “Siempre tuve carácter, soy escorpiano, de armas tomar”, dice. “Y creo firmemente que lo que no te mata te hace más fuerte. Además tengo ascendente en Capricornio: me gusta que todo vaya para adelante y hacer, concretar, llevarlo a cabo.”

-¿Recordás alguna anécdota de esos años de infancia?

-Cuando vine a ver Casi ángeles a la calle Corrientes, no me quisieron comprar las alitas de merchandising que vendían a la salida del teatro. Así que cuando volví a casa, me las hice yo. Fui a una librería, compre los materiales y listo. Siempre fui muy detallista como buen observador. ¡Siempre quise ser un ángel y lo logré!Jorge Rey, el nuevo niño mimado de la moda. Foto: Andrés D'Elía. Jorge Rey, el nuevo niño mimado de la moda. Foto: Andrés D’Elía.

-Y ahora sos el ciudadano ilustre de Rufino, me imagino.

-No sé si tanto. Pero una vez entré a un restaurante y me empezaron a aplaudir todos de pie (se pone colorado). Casi me muero de la vergüenza.

-¿Pero no trabajás para ser reconocido en un punto?

-En realidad, lo que más me gusta es lo que sucede cuando alguien se acerca y me dice que se ve reflejado en mí por la libertad de ser yo mismo. Creo que así estoy generando en el otro un cambio.

-¿No te da miedo que el personaje Jorge Rey tape un poco al diseñador?

-No, porque Jorge Rey diseñador sin Jorge Rey persona no existe, son parte de lo mismo. El otro día una persona me preguntó: “¿Qué disfraz vas a ponerte hoy?” A lo que contesté: “No sé qué personaje mío va a salir a la luz hoy”.

-¿Seguís siendo tan inquieto como cuando eras chico?

-No paro nunca. Para mí, lo mas importante es hacer. Medito, entreno, voy al atelier con mis clientas, tomo clases de baile y canto…

-¿Y cuándo parás?

-Cuando medito, o cuando llego de grabar y me saco el maquillaje y estoy tranquilo. Tengo toda la noche para descansar.

-Veo que no padecés el ritmo de vida como la mayoría de los humanos.

-No, para nada. A veces, en una semana, puedo tener hasta seis eventos, y el día que me quedó libre digo: “¿Y ahora qué hago?“ Me puedo quedar viendo una serie, pero últimamente no lo hago más, siento que eso me consume la vida. Post pandemia se acabó la etapa de series para mí. Hoy sólo me entretiene crear y hacer. Hago mil cosas a la vez. No puedo limitar mi creatividad.

Soy muy honesto y le he dicho a muchas clientas: ‘Eso te queda horrible’. Jorge Rey, diseñador

La moda según Rey

Sus vestidos exhiben muchas capas de tul, plumas, colores fuertes, escotes profundos y apliques de piedras. Pero, para Jorge, la moda no sólo se reduce a una cuestión de ropa para lucir y brillar.

“La moda es algo social”, define. “Yo me tomo taxis todo el día, desde mi casa en Cañitas hasta el atelier que puse en Santa Fe y Callao. Con el taxista hablamos de todo. Los taxistas se sueltan, me cuentan todo lo que pasa: me dan la tendencia de hacia dónde va la realidad. Me encantan, además, los lugares under, esos subsuelos que hay en Buenos Aires, donde podés ver la moda de los más jóvenes. Estoy atento a esta onda emo, medio dark, que está resurgiendo. Me gusta palpar la moda en la calle. Porque primero está la calle y la gente y luego las redes sociales.”

-¿Cómo es tu proceso creativo?

Aplico mis estudios, no soy un improvisado. Primero estudié en Rufino con una modista llamada Rosa, y luego en la Universidad de Palermo durante un año y medio. Empecé a trabajar enseguida. Me gusta el poder que te da la independencia: gano mi propio dinero y no dependo de nadie. Voy construyendo lo mío y hago lo que siento, aunque a veces por supuesto, me equivoco.

-Hablame de Rosa, la mujer que te enseñó a coser.

-Ya no cose más. Me acompañó cuando abrí el atelier acá en Buenos Aires, y luego volvió a Rufino. Ahora tiene más de 80 años… Es como mi abuela, mi confidente. Ella sabe todo de mi vida. A los 15, la visitaba todos los días y aprendía de ella. Rosa me escuchaba y siempre me decía: “Vos tenés el arte en tus manos, porque con eso se nace, no se consigue en ningún lado, esa facilidad de crear. Lo tuyo es un don”. Me gusta la excelencia y creo que siempre todo puede estar mejor. Hablamos a diario hasta hoy. La adoro.

-¿Qué otras mujeres tenés como referentes?

-Obvio que mi mamá, mi hermana y mi abuela que era peluquera. Siempre estaba con su pelo impecable, increíble. Creo que todo el tema de trabajar mi pelo lo aprendí de ella, que falleció este año. El 2022 fue un año fuerte para mí.

-¿Cómo es la mujer que se pone un vestido tuyo?

-Es extrovertida, divertida y no tiene ningún problema con la mirada del otro.Jorge Rey arma sus looks de alto impacto al detalle. Foto: Andrés D'Elía. Jorge Rey arma sus looks de alto impacto al detalle. Foto: Andrés D’Elía.

-¿Pero quién tiene la última palabra cuando le hacés un vestido a una clienta?

-Depende de las personas. Soy muy honesto y le he dicho a algunas clientas “Esto te queda horrible”. Como diseñador, tengo que decir la verdad. Algunas se enojan y no vuelven más. Si yo voy a un diseñador, me gusta que me diga la verdad. No hago un vestido para vender y nada más. Tiene que quedar bien. Esa mujer esta representando a la marca. Y yo cuido mi marca, porque ahora proyecto en vender un poco hacia el extranjero el año próximo.

-¿Soñás con el Imperio Rey?

-Me gusta crecer. Soy adicto a los perfumes y los sumaré a mi marca. Quiero ser más que un diseñador. Ahora hice varios casting para varias series, estoy componiendo música, hice mi primera comedia musical… Voy fluyendo y creo que todo se irá dando naturalmente.

-¿Es caro un Jorge Rey?

-Dinero, no: no me gusta hablar de plata con nadie. A mis clientas les armo el presupuesto y si lo aceptan, trabajamos. Simple. Además, ¿qué es caro y qué es barato? Es muy relativo todo.

-Tus vestidos son muy llamativos, ¿pero pueden repetirse?

-Claro que puede usarse varias veces, y ahora además un vestido de alta costura puede mezclarse con prendas más urbanas, casuales, como una campera de jean o de cuero, un par de borcegos, algo más street style.

-¿Le sirve a un diseñador que una famosa lleve su ropa?

-Claro que sí, te da mucha visibilidad. He vestido desde Valeria Mazza hasta Lali Espósito y la trapera Emilia Mernes.

-¿Te gusta la movida del trap?

-Me encanta, porque ahí hay una tendencia hacia algo más disruptivo. Y, bueno, a mí me gusta hacer moda disruptiva y glamorosa.

Me aburre el egocentrismo; es demodé. Hoy la moda es divertirse. Me gustan la los buenos tratos. No vengo a competir con nadie.Jorge Rey, diseñador

-Hay diseñadores que toda la vida hacen lo mismo: Armani, Versace, Carolina Herrera, ¿cómo ves tu estilo en unos años?

-Lo único que sé es que siempre habrá brillos en mi ropa. Me gusta jugar con la morfología del cuerpo, con partes que salen, partes que entran.

-¿Tenés diseñadores favoritos?

-Me gustan mucho Dolce & Gabbana, Gucci, Giambattista Valli, Valentino....

-¿Mirás a los clásicos o a los de tu generación?

No miro, ni admiro a nadie. La verdad, sólo admiro a mi perra que me salvó cuando tuve un accidente el 31 de diciembre de 2011. Se llama Gala, es una Border Collie con un ojo celeste y otro verde. Ella me contuvo en la recuperación después de que me atropelló un auto. También admiro a mi hermana que se abrió un camino como ingeniera agrónoma en el campo, que es un medio muy machista. Yo soy medio autista, vivo en mi universo y no comparo nada. Creo y hago según lo que siento.

-¿Cómo te llevás con los celos y los egos que hay en este mundo?

Me aburre el egocentrismo; es demodé. Hoy la moda es divertirse. Me gustan la los buenos tratos. No vengo a competir con nadie ni a sacarle el puesto a nadie. Todos somos únicos. En el universo hay lugar para todos.

Entre la moda y la actuación

Jorge Rey está por hacer un viaje a Los Ángeles, del que no da detalles, pero deja entrever que está relacionado con la actuación, con hacer castings.

También hay algo musical dando vueltas. Hace unas semanas, hizo una versión teatral de Cenicienta. “Lo di todo en la obra”, cuenta.

“Era una historia graciosa donde hacía de George Queen, el diseñador.” Venimos del Mundial,

-¿Cómo lo viviste?

-No me interesó para nada. Es más, uno de los días en que jugó Argentina yo estaba haciéndome unos masajes. Me da ansiedad. Obvio, que siempre quiero que Argentina sea campeón porque sé que eso hace feliz a mucha gente, pero el fútbol no me interesa. Te diría que veo un partido por los jugadores, ¡que son unas bombas! (risas)

-¿Creés en el amor?

-¡Claro! Sueño con una casa, hijos y perros. Hace algún tiempo me rompieron el corazón, así que ahora no ando buscando el amor. Si sucede, sucede. En el fondo, soy muy conservador. Porque soy libre, pero la libertad no es sinónimo de libertinaje, como se quiere hacer creer hoy en día.

-¿De acá a treinta años creés que vas a cumplir tu sueño?

-Me veo más feliz. Haciendo siempre lo que me gusta. Y libre.

La discreción, la nueva tendencia entre los diseñadores de moda

Fuente: AFP – El reino de los grandes diseñadores de moda como John Galliano o Karl Lagerfeld ha quedado atrás, y aunque los gigantes del lujo siguen contratando a creadores excepcionales, la discreción vende.

La catastrófica campaña publicitaria de la firma Balenciaga, que había utilizado a niños blandiendo osos de peluche ataviados al estilo sadomasoquista, ha demostrado los problemas que puede provocar contar con un director artístico demasiado audaz.

Las fotografías, encargadas por el director artístico Demna, tuvieron que ser retiradas inmediatamente, en medio de un escándalo que aún no se ha apagado totalmente.

En la marca francesa Louis Vuitton, un año después de la muerte del estadounidense Virgil Abloh, su director creativo, es el estudio el que se encarga ahora de concebir las colecciones para hombre.

Gucci estará en la misma situación hasta nuevo aviso, tras la marcha a finales de noviembre del extravagante Alessandro Michele, que hizo explotar la popularidad de la marca italiana, hasta que las ventas empezaron a caer en relación a Vuitton o Hermès.

«Las situaciones son diferentes», pero revelan una tendencia: «es la edad de oro de los perfiles bajos», analiza Arnaud Cadart, de la empresa de gestión de activos Flornoy Ferri.

– La era de la discreción –

Este cambio demuestra que muchas marcas ya tienen su propio espacio, y no necesitan una estrella.

«La identidad de la marca ya no depende del creador, los creadores son intérpretes de la identidad de la marca», declara Julie El Ghouzzi, de la agencia de asesoramiento Cultz.

Hermès, Chanel, Dior o Vuitton son «las marcas que mejor funcionan estos últimos años», y al mismo tiempo «son las que tienen un director artístico discreto», añade Arnaud Cadart.

Los nombres de diseñadores como Nadège Vanhee-Cybulski y Véronique Nichanian de Hermès, o Virginie Viard de Chanel, se oyen poco fuera del mundo de la moda.

En Chanel, cuando falleció en 2019 Karl Lagerfeld, estrella mundial, la firma escogió a su brazo derecho para que continuara discretamente el trabajo.

– Equilibrio delicado –

Demna volvió al estrellato a Balenciaga, expandiendo la marca al mercado de las zapatillas deportivas, de la moda callejera.

Pero no todo el mundo apreció su penúltimo desfile en marzo, un homenaje a los refugiados ucranianos en el que presentó sus «bolsas de basura», vendidas a 1.800 dólares (1.500 euros).

La relación de Demna con Kanye West, que abrió uno de sus desfiles en octubre, también dañó su imagen y la de Balenciaga, que unas semanas después rompió toda relación con el rapero debido a sus comentarios antisemitas.

«Es difícil pensar que esto no quiebre el impulso de la marca, que estaba tomando mucho impulso», dice Cadart.

El caso John Galliano, despedido en 2011 por Dior tras un video en el que profirió insultos antisemitas bajo los efectos de la droga, marcó el comienzo del fin de los diseñadores famosos.

«Cuanto más crecen las casas, más se vuelve el lujo en un mercado de masa. Ahora buscan directores artísticos más discretos», dice Benjamin Simmenauer, profesor del Instituto francés de la moda.

El riesgo es «que la gente se aburra. La moda debe divertir y plantear preguntas», añade.

Alessandro Michele, de Gucci, es el ejemplo de este delicado equilibrio.

Sus desfiles barrocos y extravagantes llamaron la atención, pero no generaron muchas ventas.

«Los mercados quieren que Gucci venda bolsos negros y no cosas rosas llenas de volantes que la gente normal no llevaría», explica Cadart.

Pero esta visión «atemporal» terminaría perjudicando a Gucci, cuyo ADN está anclado «profundamente en la transgresión», declara Benjamin Simmenauer.

«Se necesita un poco de seducción barroca, un poco de locura», opina este experto.

Búsqueda de prendas confeccionadas por Paco Jaumandreu

Fuente: BAE – El Museo de la Historia del Traje convoca a poseedores de prendas confeccionadas por Paco Jaumandreu a ser parte de una exhibición

Hasta el 15 de diciembre permanece abierta la convocatoria realizada por el Museo de la Historia del Traje que busca reunir prendas confeccionadas por Paco Jaumandreu. Las mismas ingresarán a la institución en calidad de préstamo, para ser exhibidas en una muestra a realizarse entre marzo y junio de 2023. Las piezas contarán con seguros durante toda la estadía en el museo, que además es monitoreado por cámaras de seguridad y personal de vigilancia. La exposición tomará el nombre del espectáculo musical Paquito. La cabeza contra el suelo dirigido por Juanse Rausch junto a la vestuarista Lara Sol Gaudini, quienes también colaborarán como curadores de la muestra.

«La exposición se centra en la historia del diseñador argentino y en vinculación con la pieza de music hall que tiene el mismo nombre. La muestra recorre la vida y obra de este diseñador de indumentaria, modisto, marica, crítico de modas, conductor de televisión, performer de shows de moda y escritor, a través de la reconstrucción de época de los personajes principales de su vida con trajes de la colección del museo: su madre, sus tías, las divas de Hollywood. Y cómo el vestuario de la producción musical condensa ideas y conceptos vertidos en su libro autobiográfico. También sus diversas facetas en el mundo de la moda, por medio de una gran cantidad de fuentes documentales tales como revistas, fotografías, películas y demás material vinculado», describe Vicky Salías, directora del Museo de la Historia del Traje.

Paco Jaumandreu tomó gran notoriedad en la sociedad argentina de su época por diseñar los vestidos de Eva Perón, aunque también lo hizo para otras actrices que brillaron en el cine. «Además habrá una parte de la exposición dedicada a mostrar cómo desde el vestuario se cuenta una historia. Por eso existe esta ligazón con el music hall», agrega Salías. «La convocatoria surgió porque el museo cuenta con algunas piezas de Paco pero pocas. Conseguimos algunas otras prestadas de privados y de museos como el Museo del Cine y demás. Pero nos parecía que tal vez podríamos legar a gente que tenga piezas y no conozca todavía el museo. Entonces un poco a raíz de eso decidimos hacer esta búsqueda, con la esperanza de que alguno la done. Porque la verdad que el vestuario de Paco es importante en la historia del traje de la Argentina», considera.

¿Quién fue Paco Jamandreu?

Francisco Vicente Jaumandreu nació el 17 de octubre de 1925 en Mamaguita, provincia de Buenos Aires, y fue diseñador de modas, vestuarista de cine, crítico de modas y actor. Estudiante destacado en su pueblo natal, migró a Capital Federal a los dieciséis años, en pos de su sueño de convertirse en diseñador de modas. Pasó por varios trabajos, de bailarín a maestro de grado; escribió artículos de moda en publicaciones, como Mundo Argentino y El Hogar, y artículos para Radio Belgrano, Radio El Mundo y Radio Splendid.

Paco Jamandreu
Paco Jamandreu

Consiguió su primera gran oportunidad a través del director de cine Bayón Herrera, quien lo introdujo en el mundo de las estrellas de la época: Zully Moreno se transformó en una clienta habitual de Jamandreu. Y se ocupó de diseñar vestuarios para películas.

La crisis de Europa de entreguerras dificultó la llegada de artículos de moda, y la clientela del diseñador trascendió el mundo del espectáculo e incluyó a toda la elite local. Entre sus clientas, la más famosa fue, sin duda, Eva Duarte de Perón, con quien mantuvo una estrecha relación de amistad.

La caída del peronismo, en 1955, marginó al modisto, que se autoexilió a Brasil, en 1958. Cuando regresó a la Argentina, diseñó el vestuario de varias películas de Armando Bó, que tenían como protagonista a su amiga Isabel Sarli. Comenzó, entonces, una nueva etapa de éxito de sus diseños; y se hizo conocido en Estados Unidos por su trabajo. Vistió a estrellas como Marlene Dietrich y Joan Crawford.

El 9 de marzo de 1995, falleció de un ataque cardíaco, cuando estaba trabajando en la producción del vestuario para la película Amor de otoño.

¿Cómo colaborar con la muestra?

La búsqueda está dirigida al público en general y quienes estén interesados deben escribir un correo electrónico a info@museodeltraje.gob.ar consignando en el asunto «Préstamo Jaumandreu» con imágenes de la prenda a prestar que muestren la etiqueta e indicando el estado de conservación de la misma.



Fuente: Museo de la Historia del Traje / Museo del Bicentenario.

Como en Miami y Milán, Buenos Aires tendrá su propio distrito de la moda: dónde estará y qué marcas participan

Fuente: Cronista ~ Una iniciativa público-privada busca potenciar a una de las zonas preferidas de los turistas.

Al igual que en grandes ciudades del mundo, Buenos Aires buscará posicionarse con un nuevo distrito de la moda que se ubicará en el barrio de Recoleta. BAFA (Buenos Aires Fashion), como lo denominaron, nació de una iniciativa de los propios comerciantes de la zona y se desarrolló en conjunto con el Gobierno de la Ciudad.

Así, más de 200 firmas y locales de indumentaria, joyería, gastronomía, hoteles cinco estrellas y galerías de arte, conformarán este proyecto que busca renovar las calles de una de las zonas más distinguidas y preferidas para los turistas.

La entidad, que esta tarde se presentará oficialmente, busca comunicar y promocionar la oferta de arte, moda, hotelería, gastronomía y joyería de la región, con el objetivo de jerarquizarla de cara al turismo nacional e internacional que visita la Ciudad de Buenos Aires. El objetivo es, mediante la Marca Distrito BAFA, posicionar la zona como un ícono comercial y cultural de América latina, haciendo foco en la revalorización del patrimonio cultural e histórico del mismo.

La cobertura de BAFA está comprendida entre las avenidas Del Libertador, Pte. Quintana, Cerrito y Pueyrredón -abarcando el centro de la movida comercial del barrio-, es decir, la avenida Alvear, la calle Posadas y los diferentes emblemas de ese sector de las Comunas 1 y 2.

Quien comenzó a trabajar en esta iniciativa fue Sebastián Calfún, titular de la marca de ropa Calfún y ahora presidente de BAFA, luego de un viaje de trabajo a Milán, donde vio de primera mano el éxito de su Quadrilatero d’Oro. «Uno siempre tiene ideas pero hay momentos en los que las ideas son más factibles y la pandemia nos cambió la cabeza a todos los empresarios pyme argentinos en cuanto a privilegiar la unión y el trabajo en equipo«, cuenta el empresario que le acercó la propuesta en 2021 a la diputada porteña Natalia Fidel con quien trabajó el proyecto.

En diálogo con los otros comerciantes de la zona llevaron adelante un relevamiento para establecer objetivos y pedidos que se trabajaron junto con varios organismos del gobierno porteño como el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, el ente de Cultura, Turismo y hasta Seguridad. Las prioridades son el trabajo sobre la seguridad en la zona y su promoción comercial. «La idea es atraer tanto a visitantes argentinos como extranjeros para darles una propuesta 360: desde hospedarse hasta hacer shopping, disfrutar de la cultura y la gastronomía así como existe en ciudades como Miami o París», dice Calfún en diálogo con El Cronista.

En ese sentido, trabajaron en desarrollos concretos como un sistema de denuncias de hechos de inseguridad a través de códigos QR, estrategias de monitoreo central y facilidades de estacionamiento, también a través de QR.

BAFA busca fomentar el comercio en la zona de Recoleta.

La promoción comercial estará, a la vez, apuntalada por una agenda cultural de eventos que se inaugurará en febrero de 2023. «De estos van a participar todos los sectores que conforman el distrito para integrar a toda la oferta comercial y promocionarla, dándole valor al patrimonio de la zona. Es una propuesta integradora público-privada para poner en valor al distrito«, menciona Calfún.

El presidente del flamante distrito explica que el número de comercios que se suman a la agrupación aumenta día a día y esperan pronto llegar a los 300. Desde el sector esperan, además, que el número de marcas que se instalan en la zona aumente a partir de esta noticia.

Qué marcas forman parte de BAFA

Además de moda, BAFA estará conformado por firmas de arte, hotelería, gastronomía y joyería. Estos comercios dan, en su conjunto, trabajo a más de 8000 personas. Algunas de las firmas que participan son: Rossi & Caruso, Evangelina Bomparola, Palacio Duhau Park Hyatt Buenos Aires, La Recova de Posadas, Carmen Ceretti Leathers, Santesteban, Santino Joyeros, Jean Pierre Joyeros, Miranda Bosch Arte & Real Estate, Zegna y Four Seasons.

Para formar parte de este pool comercial hace falta, además de estar presente con una tienda en la zona, ser admitido por la comisión directiva y abonar una cuota de socio. En la zona ya se puede ver la señalética nueva que delimita las calles del distrito.

«Estoy convencida de que lograremos posicionar BAFA, único distrito en Latinoamérica con estas características, no solo como una zona comercial, sino como un lugar de interés cultural, artístico y como un nuevo polo gastronómico, potenciando de esta manera el flujo de visitantes tanto extranjeros como locales. Estamos hablando de una zona con una enorme potencialidad en donde la experiencia del visitante va a ser llevada a un nuevo nivel», menciona María Guedes Caruso, de Rossi Caruso y vicepresidenta primera de BAFA.

Y agrega: «Desde nuestro lugar esto nos lleva a decidir invertir tiempo y recursos de nuestras propias compañías en el desarrollo de este tipo de conceptos donde se busca no solo la mejora individual sino colectiva, tanto de los que formamos parte de BAFA, como de la comunidad en su conjunto».

Sebastián Calfún, titular de Calfún y presidente de BAFA.

Otra de las empresarias que se sumó a la promoción de esta iniciativa y forma parte de la comisión directiva es Evangelina Bomparola, dueña de la firma de moda que lleva su nombre. «Lo más importante es trabajar en equipo para alcanzar objetivos en común. Somos más de 200 empresas y comercios que queremos lo mismo: poner al distrito en el mapa y en el calendario del mundo«, dice y recalca la importancia que tendrá para el turismo: «Recibimos entre 5 y 6 millones de turistas en el año, tanto del interior del país como del resto del mundo. En este momento todos nuestros hoteles están sobreocupados. Con estos datos es fundamental organizarse para poder darles a nuestros visitantes un marco de contenido unificado con señalización, seguridad e información en un contexto en el que lo público y lo privado estén alineados en darle el mejor servicio para su estadía».

En esa línea, los hoteles de lujo que están ubicados en la zona no quisieron quedarse afuera. «Es común en las ciudades más cosmopolitas que se creen estos distritos que delimitan un sector de la ciudad que apunta a la moda, al arte y al lujo. Al ser parte de un distrito se pueden generar activaciones junto a las marcas que lo conformamos atrayendo a la gente y generando mayor circulación. A nivel internacional para un hotel es muy bueno porque al visitar clientes de lujo y manifestar que el hotel está en el Distrito Fashion o de la Moda, te posiciona en un lugar preciso y claro«, dice Gabriel Olivieri, director de Marketing del Four Seasons.

Así, las expectativas entre los comercios que se sumaron a la iniciativa son altas. «Ha sido importante la transición de las posiciones competitivas a la unión de colegas de empresas con un objetivo prioritario de trabajar por el bien común que se traducirá en mejores condiciones para nuestros negocios. Esta actividad implicará atraer a un público que sepa apreciar la calidad y distinción de la zona, en una visión colectiva para desarrollar el comercio en sus distintos rubros. Nos preparamos para estar a la altura de las expectativas de un público cada vez más exigente, así también como para el desafío de ser internacionalmente competitivos», concluye Carmen Ceretti, de la tradicional Galería Promenade. 

El orgullo de Benito Fernández por el emprendimiento de Marina, su hija, que presentó la línea «Mini» de ropa para chicos

Fuente: Para Ti ~ Marina, la hija de Benito, lanzó este viernes su colección de ropa para chicos de 2 a 6 años. Orgulloso, el diseñador la felicitó por redes sociales.

diciembre 3, 2022 , hija del diseñador , presentó este viernes su propia marca de ropa para niños de 2 a 6 años, Mini. Y su papá la felicitó públicamente en sus redes sociales. En un emotivo posteo, el diseñador expresó todo su orgullo por el lanzamiento de Marina,

«Qué lindo ver tu crecimiento y todo el esfuerzo que pusiste en este proyecto que se concreta hoy», comenzó escribiendo Benito. «Aparte de ser super creativa y trabajadora, sos mil sol☀️. Te deseo todo lo mejor en 

. Te quiero muchooooo Marinaaaaa💕», completó el mensaje en el posteo donde incluyó imágenes tanto de algunas prendas como de su hija y de su nieto.

Benito y Marina Fernández
Marina y Benito con su nieto, Fermín.

Una colección con prendas traen luz y alegría

Soñando con una forma diferente de hacer ropa para niños, enfatizando el valor de la libertad de ser niño, «Mini por Marina» se lanza con la colección de verano llamada «Sunshine», una serie de prendas que traen luz y alegría, que se refleja en estampados coloridos y personajes que cuentan diferentes historias.

La colección “Sunshine” resalta un verano con colores fuertes y diseños y estampas divertidas, con prendas frescas como remeras de algodón, shorts y vestidos estampados para andar cómodos. 

Benito y Marina Fernández
Benito y Marina Fernández.

Con una combinación de colores y diseños únicos se busca crear prendas que a los niños les guste y divierta usar, para que jueguen y disfruten todos juntos. La estética lúdica va dirigida directamente a ellos, pero la calidad y comodidad son igualmente importantes. Es fundamental que acompañen sus personalidades, su creatividad y sus actividades. La idea siempre es que sea fácil y emocionante elegir productos distintos para los más chicos, explicó la diseñadora.

Mini por Marina, colección de Marina Fernández
Mini por Marina, colección de Marina Fernández

Por otra parte, las prendas de Mini por Marina están pensadas para que niños y niñas las puedan usar sin distinción de género. Todas las ilustraciones, estampas y colores son para todos por igual; porque todo se comparte en este universo Mini”, afirmó Marina, que también reveló que eligió estampados con imágenes de perros, gatos, galaxias, corazones, estrellas, flores y música para sus prendas.

Mini por Marina, colección de Marina Fernández
Mini por Marina, colección de Marina Fernández

Después de estudiar en la Universidad de Palermo, Marina trabajó con Agatha Ruiz de la Prada y luego se incorporó a la marca Benito. Hoy en día sigue encargada del área de diseño en las colaboraciones de Benito con otras marcas. Su local de Mani por Marina abrió sus puertas en la zona del Botánico, en el conocido pasillo de Cabello 3650, en la planta baja C, de esta Capital.

Mini por Marina, colección de Marina Fernández
Mini por Marina, colección de Marina Fernández
Mini por Marina, colección de Marina Fernández
Mini por Marina, colección de Marina Fernández
Mini por Marina, colección de Marina Fernández

Mini por Marina, colección de Marina Fernández