Tips infalibles para comprar ropa sin pasar por el probador

Fuente: La Nación ~ Necesitaba un pantalón. Uno que fuera formal pero canchero, que lo pueda usar tanto para trabajar como para salir. Hizo una investigación pormenorizada por los sitios web de las tiendas que más le gustan y se decidió por uno. Comprobó las medidas, las comparó con uno que tenía de esa misma marca, pero cuando le llegó a su casa y se lo probó, nada parecía ser como ella había imaginado: además de que no le gustaba cómo le quedaba, la tela no parecía la misma.

En tiempos de pandemia comprar ropa se volvió todo un desafío. Uno nuevo, porque la imposibilidad de pasar por el probador hace que haya que pensar dos, tres, y hasta cinco veces si eso que vemos y nos impactó, ya sea de manera virtual o presencial, puede llegar a quedarnos bien cuando lleguemos a casa. Pagar antes de ver como nos queda es un riesgo que se debe (y se puede) minimizar.

“A las que nos gusta la moda, estamos felices desde que está permitido ir a nuestras tiendas favoritas para ver qué hay de nuevo cuando necesitamos hacer alguna compra. Solo que ahora nos encontramos con un desafío al que no estamos acostumbrados: comprar sin probarnos. Si nos equivocábamos cuando podíamos probarnos ¿cómo no fallar ahora? -se pregunta la asesora de imagen y personal shopper Kiki Fernández-. En un momento en el que cuidamos especialmente nuestro presupuesto, mejor no equivocarnos”, sostiene. Si bien unas pocas tiendas admiten la devolución del dinero, la mayoría solo permiten el cambio. “Eso muchas veces nos obliga a asumir un gasto inesperado en algo que realmente no necesitamos mientras aún estamos en la búsqueda de eso que sí nos hace falta”, señala Fernández.

Por empezar, no es lo mismo ver una foto en pantalla que tener la prenda en vivo, comprobar el color real, observar detalles de terminación y, sobre todo, tocar la calidad de la tela. Por eso, ahora que se puede, siempre es aconsejable acercarse hasta la tienda. “La experiencia del tacto es la mayor diferencia entre comprar in situ y la compra on line -plantea Fernández-. Tocar la tela nos puede decir si es más liviana o más pesada de lo que buscamos, si la remera o sweater tenderá a hacer pelotitas, si nos pica o no es tan suave como nos gusta. La mano está muchísimo más expuesta que la piel del cuerpo por lo que, si no nos da placer tocar la prenda, definitivamente no será adecuada para nosotros”.

En persona, además, se puede ver si tiene alguna transparencia no deseada (en una falda o pantalón, por ejemplo, si no elegimos que se trasluzca la ropa interior) o si su contenido de spandex o lycra la harán muy delatora en relación a lo que preferimos mantener oculto. “Una tela fina pero con algo de cuerpo nos evita esa duda”, sostiene la especialista que también hace hincapié en la paleta de colores.

“Si desconocemos cuáles son los que más nos favorecen, el truco es apoyar la prenda sobre nuestro pecho frente al espejo para poder ver cómo refleja el tono en nosotros y cómo nos sentimos con un estampado. De ese modo ya tenemos un gran camino ganado”.

Pero el gran tema es el talle, que no son los mismos para todas las marcas. “En todos los casos, llevar al negocio un centímetro de costurera nos ahorra muchos cambios. Una buena idea es medir en casa la prenda superior que mejor nos queda desde la costura de los hombros hasta el dobladillo y llevarlo anotado. La proporción de nuestro torso en relación a las piernas es fundamental en la elección del largo de una remera, blusa o sweater”, señala.

Pero sin dudas los más complicado de comprar sin pasar por el probador son los pantalones. “Lo mejor es sacar los centímetros de cadera y de cintura de un jean que nos quede bien -recomienda-. Eso es muy útil pero no suficiente. El tiro es determinante. Por eso, si tenemos dudas, mejor anotar también desde las cuatro costuras de la entrepierna hasta la cintura. Eso nos va a decir exactamente dónde aplicar los diámetros que tomamos”.

Más allá de los tips, Fernández sostiene que lo ideal es asesorarse con un especialista en imagen. “En muchos casos, más ahora, el servicio resulta un ahorro grande. En primer lugar, porque partimos del conocimiento de nuestro asesorado: eso evita el típico ‘me lo compré y cuando llegué a casa me arrepentí’. Además nuestro trabajo es pensar la versatilidad de las prendas y armar equipos con lo que ya tienen. Vemos que muchas veces malgastan su presupuesto comprando más de lo mismo en lugar de lo que les hacía falta para completar los outfits. En definitiva, con un asesor la selección es más pensada e inteligente, se compra menos y mejor.”

Ropa y calzado: 60% de los consumidores dicen que seguirán comprando online pospandemia

El hábito se mantendría firme aunque se levanten las restricciones a las compras presenciales, según una encuesta.

Fuente: Clarin ~ Durante la cuarentena, siete de cada diez personas compraron algún producto en la Web. La mayoría (49%) hizo algún pedido de delivery de comidas (por apps), el 37% compró algo de indumentaria; el 29%, calzado; el 34%, electrodomésticos y el 33%, alimentos y bebidas.

Pero más allá del tipo de producto elegido en la compra online, existe una idea común en este segmento de consumidores: cuando se normalice por completo la situación de apertura de locales, seguirán comprando de forma online en el mismo nivel o más.

Es una buena noticia para las empresas que participan del próximo Cyber Monday (2, 3 y 4 de noviembre), un evento más que esperado por las marcas de todo tipo para lanzar ofertas y cerrar el año lo mejor posible, después de las restricciones impuestas por la pandemia. Este evento es organizado por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE).

Para analizar especialmente el crecimiento de la demanda en la industria de la moda, la indumentaria, el calzado y los accesorios, la empresa de e-commerce, Glamit -que da soluciones tecnológicas a las principales marcas del país y de América Latina- se unió a la consultora de investigación de mercado Opinaia para elaborar un estudio que arrojó, entre otras, estas conclusiones: 

– El 35% de los compradores en la Web se ve motivado por oportunidades (descuentos, financiación, promociones) y el 12% compra por tentación o por impulso.

El 69% de los argentinos compró algún producto online este año, según el estudio de Opinaia.

-Los Baby Boomers y Generación X son los que tienden a comprar por necesidad, mientras que los Millennials y Centennials son más proclives a comprar por tentación o aprovechar oportunidades.

-Las personas que, en este estudio, mencionaron aprovechar oportunidades compraron más productos de indumentaria y calzado que aquellos cuya principal motivación fue cubrir una necesidad.

– Quienes aprovecharon oportunidades encontraron descuentos en precios y promociones atractivas que impulsaron su decisión de compra (67%), mientras que un 48% aprovechó los envíos gratis.

– Los compradores que adquirieron indumentaria y calzado online tuvieron en general una buena experiencia de compra ya que el 74% la califica con puntajes que van de 8 a 10.

– En tiempos de aislamiento social obligatorio, la entrega a domicilio es la principal ventaja de comprar indumentaria y calzado online, según el 25% de los usuarios. Se ponderan también los buenos precios (14%), la comodidad (10%) y la variedad de ofertas y promociones (6%).

– Las principales desventajas de la compra online de estos artículos son la imposibilidad de probarse la ropa o calzado (28%), la falta de oportunidad de testear la calidad del producto (14%) y las demoras en las entregas (11%).

El estudio se enmarca en la vinculación de Glamit con las marcas. La firma trabaja con más de treinta empresas de la industria de la moda como Levi’s, Rapsodia, Mimo, Swarovski, Fila, Vitamina, entre muchas otras, a quienes le ofrece -en la mayoría de los casos- el servicio de gestión integral de eCommerce.

Los consumidores volverían a comprar por Internet en la pospandemia.

Mariana Kotik, gerente comercial de Glamit, comenta que “los resultados fueron muy interesantes porque mostraron -entre otras cosas- que el 48% de los usuarios que compraron online adquirieron indumentaria o calzado y que la mitad de ellos lo hicieron porque se ‘tentaron’ con un producto, o se vieron motivados por aprovechar oportunidades como descuentos, promociones o financiación”, resaltó.

Por su parte, Paola Cavarozzi, directora de research de Opinaia, confirmó la tendencia del crecimiento del eCommerce durante la cuarentena: “Lo que distingue a esta etapa es que se incorpora indumentaria en el top tres de las más vendidas y esto modifica la categoría. También llama la atención los motivos que llevan a la compra entre las distintas edades: los más grandes deciden su compra de acuerdo con sus necesidades y, entre los más chicos, si bien cubrir una necesidad es la más mencionada, hay una mayor motivación por ‘tentación’ “.

Otro dato que resalta la ejecutiva de Opinaia es que la experiencia de compra online de indumentaria y calzado tiene una valoración alta. Y que, ante la posibilidad de mantener estos niveles de venta online en un escenario post-cuarentena, “la mayoría de los entrevistados respondieron que -una vez pasado este momento- comprarán igual o más a través del canal online”.

Bajo estrictos protocolos sanitarios y luego de 217 días, reabrió la feria La Salada

Las puertas del complejo ferial de Ingeniero Budge, en el partido de Lomas de Zamora, volvieron a abrirse en la mañana del miércoles. Los comercios podrán abrir según su numeración, en los accesos se toma la temperatura y se permitirá un número reducido de compradores

Fuente: Infobae ~ Pasaron 217 días, más de siete meses del calendario, para que la feria La Salada, autoproclamada la más grande en Sudamérica para ventas mayoristas o revendedores, reabriera sus puertas. El miércoles 18 de marzo había sido su última vez: un día antes de que el presidente Alberto Fernández anunciara que desde las cero horas del siguiente día quedaría restringida la circulación para trabajadores esenciales por el comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus. Otro miércoles, esta vez de octubre, volvió a operar, aunque en el marco de una nueva normalidad.

Durante el tiempo de su inactividad, La Salada tomó forma del desamparo. El predio se convirtió en un pueblo fantasma con sus calles desiertas, sus galpones envejecidos y su dinámica detenida. La escena habitual y más difundida de la feria se había transformado: la falta de gente descubrió el asfalto y el cemento de las construcciones. Las imágenes de locales y pasillos abarrotados de clientes y comerciantes dejaron de ser actuales.

Varias avionetas que se paseaban por el sur del conurbano bonaerense informaban por altoparlantes el regreso del centro comercial para el sábado 10 de octubre. Finalmente la reapertura se postergó once días, tras las nuevas habilitaciones decretadas por el gobierno provincial. Esta mañana en Ingeniero Budge, en el partido de Lomas de Zamora, la feria volvió a abrir. De a poco. Los predios Ocean, Urkupiña y Punta Mogote que conforman La Salada, entre las calles Euskadi, Tilcara, Rivera Sur y Virgilio, empezaron a recibir gente. De a poco.

Instalaron los protocolos sanitarios ya consagrados: menos afluencia de gente y menos puestos abiertos para ganar distancia social. En las puertas de acceso dos empleados toman la temperatura y sirven alcohol en gel para restregarse en las manos. Otros aspersores sanitizantes terminan con las tareas de prevención a quienes entran al galpón principal. Al interior del mercado se ingresa por una puerta y se egresa por la otra a fin de evitar el cruce y la mezcla de personas: el barbijo es obligatorio, se pintaron marcas en el piso para respetar el distanciamiento, se colocaron paneles trasparentes en las entradas de los comercios y los vendedores deben acreditar un permiso de trabajo.

Las ventas por el Día de la Madre cayeron 25,1% en relación a 2019, según CAME

Las ventas por el Día de la Madre cayeron este año 25,1% en relación a las cifras de 2019, una merma originada en faltantes de mercadería y las restricciones de movilización impuestas por la pandemia de coronavirus, según un relevamiento difundido hoy por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Fuente: Telam ~ “Los faltantes de mercadería, los ingresos insuficientes en los hogares, el temor a que la situación económica empeore, los protocolos estrictos para ingresar a los locales físicos y en algunas localidades las restricciones que todavía existen para circular, afectaron fuerte la venta”, explicó CAME en el documento.

La caída de este año es la tercera consecutiva en esta tradicional fecha, ya que en 2019 hubo una merma del 12% respecto a 2018 y, ese año, el descenso fue de 13,3% en relación a 2017, último año en que los registros de la entidad observaron un leve crecimiento del 1,1%.

“Ya la temporada pasada la fecha había sido muy pobre por la recesión económica. Y este año se profundizó esa dificultad con la crisis sanitaria”, explicaron.

Pese a esto, se observó una suba en el tique promedio, que se ubicó en $ 1.604, o 45,8% por encima del promedio registrado el año pasado.

Lo mismo había ocurrido en 2019, cuando las cantidades vendidas por los comercios minoristas tuvieron un promedio de $ 1.100, o 37,5% por encima de 2018, cuando se ubicó en $ 800.

En la ciudad de Buenos Aires, la apertura de los shoppings, que no fueron medidos en el presente relevamiento, “restó operaciones a los negocios de barrio”, explicó CAME.

En relación a esto, desde la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) resaltaron que las ventas en estos puntos polirrubros tras siete meses de inactividad, pudieron ayudar al repunte de la inédita caída del 85,1% interanual registrada en julio en los centros de compra.

La producción de indumentaria tuvo una caída interanual del 30,7% en agosto para confección de ropa y de 19,4% para telas e hilados, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De acuerdo a la CIAI, estas caídas “son sustancialmente menores a las registradas en los primeros meses del aislamiento (-78,2% en abril y -68,2% en mayo), lo que da cuenta de que la producción del sector está transitando hacia la normalización a niveles cercanos a la prepandemia”.

Asimismo, las ventas registradas este año por el Día de la Madre, reflejaron una situación que también fue advertida por la Cámara de la Industria del Calzado (CIC), que observó que su rubro viene de “cuatro años de caída consecutiva “, con fuerte baja de la producción, suspensiones y despidos.

Otro de los factores que contribuyeron a la baja en las ventas, fue adjudicado por la entidad empresaria a la disminución de los encuentros personales derivados de las restricciones, lo que, según su criterio, provocó “una falta de regalos”.

Sin embargo, CAME consideró “posible” que en los días siguientes puedan concretarse “algunas compras más”, en un año que, en materia de obsequios calificaron como “muy malo”, sobre todo en las ciudades que resultaron más afectadas por la pandemia de coronavirus.

En relación al faltante de productos, el relevamiento los detectó tanto en productos importados como en los nacionales que requieren insumos provenientes del exterior, como los cosméticos, perfumes, artículos electrónicos y electrodomésticos.

“También escaseó stock en determinados modelos de celulares, que ya es un regalo común para esta celebración”, remarcaron.

Las conclusiones de la entidad que nuclea a las pymes arrojaron que el 82,2% de los comercios relevados “finalizaron la fecha con bajas anuales en sus niveles de actividad y que, si bien el 23,7% esperaba tener este resultado, un 58,6% se mostró más confiado en tener más actividad.

En cuanto a las promociones que buscaron captar la atención de los consumidores, el 65,5% de los negocios ofrecieron alguna oferta especial, además de las ya instaladas promociones con tarjetas.

Entre estas ofertas especiales, CAME destacó los descuentos en efectivo, obsequios con determinadas compras, y ofertas del tipo “tres por dos” o “dos por uno”, entre otras variantes.

Previo al relevamiento de la entidad, un informe realizado por el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom), había reflejado una caída en la facturación de 41,7% respecto del año pasado, con un tique promedio que estimaron en $ 900.

El trabajo previó pocas ventas de tecnología, donde el gasto mínimo promedio oscila los $ 10.200, y de indumentaria o calzado de primeras marcas, donde los precios mínimos parten de un promedio de $ 3.000.

Según los datos de Indecom, los medios de pago más utilizados para las compras fueron: tarjeta de crédito (42,7%), efectivo (23,2%), las tarjetas de débito (15,1%), la aplicación de MercadoPago (10,3%), otras billeteras virtuales (6,6%) y las transferencias bancarias (2,1%).

Textiles esperan poco repunte de la demanda pese a la mayor apertura de comercios

Los sectores de indumentaria y de calzado esperan que la demanda tienda a normalizarse en lo que resta del año, tras haber pasado la etapa de mayor aislamiento y cierre de comercios por la pandemia, aunque las ventas seguirán en terreno negativo respecto del año pasado.

Fuente: Telam ~ “No es un panorama floreciente para el sector de la indumentaria pero es mejor que cuando estaba todo cerrado; esto tiende a normalizarse, ahora esperamos no tener que volver hacia atrás y que el consumidor vaya tomando confianza”, dijo a Télam la gerente general de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), Alicia Hernández.

A pocos días de la apertura de los shopping center, que reabrieron el miércoles pasado tras siete meses cerrados, Hernández observó que “están muy bajas las ventas” pese a que la apertura se dio “en una semana muy importante, previo al Día de la Madre, que es una semana comparable a lo que puede ser Navidad”.

Según la CIAI, en julio las ventas de ropa en los centros de compra cayeron 85,1% interanual, en parte porque “una importante proporción de la indumentaria del canal formal de fabricación se comercializa en los shopping center”.

En materia de producción, hubo una caída de 30,7% interanual en agosto para confección de ropa y de 19,4% para telas e hilados (datos del Indec), caídas que según la CIAI “son sustancialmente menores a las registradas en los primeros meses del aislamiento (-78,2% en abril y -68,2% en mayo), lo que da cuenta de que la producción del sector está transitando hacia la normalización a niveles cercanos a la prepandemia”.

Hernández señaló que “hay un problema serio de oferta” debido a que las empresas textiles estuvieron cien días paradas, hubo cierre de talleres, falta de insumos y las líneas de producción no están a pleno porque tienen personal licenciado.

Afirmó que “hay una contracción de la oferta y de la demanda”, y proyectó que en los comercios “este verano va a haber pocas prendas, poca variedad y un consumidor más cuidadoso por la baja del poder adquisitivo”.

En este contexto, dijo que “si no hubiera Ahora 12 estaríamos muchísimo peor, porque hoy son muy pocos los que compran con débito; las cuotas 3 y 6 son importantes para nosotros”.

Sobre los precios de la ropa, observó que “en el sector de venta informal subieron mucho los precios; el mercado no formal está impactando bastante en el índice de precios”.

Por su parte, el titular de la Cámara de la Industria del Calzado (CIC), Horacio Moschetto, expresó a Télam que “estamos un poco esperanzados que con esta apertura levante un poco el nivel de consumo”, y observó que “se acerca fin de año, que es una oportunidad de consumo para nosotros”.

Dijo que “venimos de cuatro años de caída consecutiva de la producción de calzado; el año pasado tuvimos fuerte baja de la producción, suspensiones, despidos”.

“Desde antes nuestro sector viene atravesando momentos duros y cuando arrancamos el año nos agarró esta pandemia, no estamos en condiciones de recuperar ni levantar la producción”, señaló.

Afirmó que “toda esta semana empezamos a ver cierto repunte por el Día de la Madre, esperemos que continue en alza esta tendencia”, y aseguró que para esta temporada “hay cosas que fuimos haciendo durante el año que las tenemos en stock”.

El consumo de calzados registró una caída del 11,7% interanual durante el primer trimestre de 2020 con un total de 23,4 millones de pares, de acuerdo con el informe sectorial de la consultura Investigaciones Económicas Sectoriales (IES).

Moschetto dijo que “el segundo semestre para los fabricantes de calzado siempre es más fuerte que la primera parte del año, porque es el período de Día de la Madre y Fiestas”.

“Después se extiende a la moda de verano, con ojotas y sandalias que es de menor costo que una bota o calzado de dama, entonces los volúmenes de venta son mayores”, concluyó.

Ropa y calzado, el rubro que más aumentó los precios en el año: por qué trepó un 60%, casi el doble que la inflación

Los industriales justifican los aumentos en los efectos de la cuarentena sobre la capacidad de producción y en el faltante de insumos importados que limitaron la oferta de fina

Fuente: Infobae ~ El Indec dio a conocer el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de septiembre y reveló que el rubro “Prendas de vestir y calzado” fue el que más subió respecto de igual mes del año previo: 57%, frente a un nivel promedio general que trepó 36,6% en términos interanuales. ¿Qué pasó? ¿Por qué saltaron tanto los precios de la ropa y el calzado cuando los locales estuvieron cerrados durante siete meses por la cuarentena que rige desde el 20 de marzo, con ventas que se desplomaron por no poder ser compensado con el auge del comercio online?

Justamente sucedió lo que en el sector de la indumentaria advertían que pasaría con las fábricas cerradas: la oferta se redujo, hay además menores importaciones de insumos por la escasez de divisas que determinó suba del 100% en un año de la cotización del dólar, y eso generó tensiones en los precios. A eso se le sumó el ajuste del costo de las materias primas que venían con valores rezagados.Sucedió lo que en el sector de la indumentaria advertían que pasaría con las fábricas cerradas y encarecimiento de las materias primas importadas

El salto en los precios de la ropa y el calzado ya se había registrado en agosto, cuando el aumento interanual había alcanzado el 62,5%. A partir de este dato, representantes de la Cámara Industrial Argentina de Indumentaria (CIAI) se reunieron con el director del Indec, Marco Lavagna, para conocer la metodología de medición, en momentos de pandemia, con los comercios cerrados, y con la imposibilidad de hacer los testeos habituales de forma presencial.

“Las marcas nacionales aumentaron 45% año contra año, pero las que compran producto importado, entre 60% y 65%. El dólar estaba a $40 el año pasado y ahora está a $80. También el mercado informal subió 60% porque no hay ropa suficiente, ya que los talleres de costura estuvieron cerrados”, explicó a Infobae el presidente de la CIAI y dueño de Jazmin Chebar, Claudio Drescher, quien agregó que el promedio que realiza en organismo estadístico no es ponderado.

El aumento de las prendas importadas se explica por la suba del dólar oficial, mientras que en el caso de los productos nacionales, inciden los insumos provenientes del exterior, así como también los importantes aumentos que hubo en los productos textiles a nivel local.

Consultadas al respecto, desde la Fundación Protejer, afirmaron que la devaluación del año pasado y la inflación del 55% no pudo ser trasladada a los precios, y ahora se están dando esos ajustes.La devaluación del año pasado y la inflación del 55% no pudo ser trasladada a los precios, y ahora se están dando esos ajustes (Fundación Protejer)

“Veníamos de un 2019 muy malo, lo que hizo que a pesar de que inflación de más de 50%, ninguna fábrica pudiera trasladar a los precios la suba de costos, así como tampoco la del dólar. Eso se empezó a recomponer en enero y febrero, pero no había ventas y las fábricas venían trabajando al 40%. Y luego llegó la pandemia. Lo que ha pasado en el último tiempo es que se empezó a recomponer los precios que no habían ajustado antes”, dijeron fuentes del sector textil. Además, algunas fibras subieron en dólares, como por ejemplo la de algodón, que trepó 60% en un año.

Por otra parte, la demanda está superando la oferta. Hoy las fábricas no pueden abastecer la demanda existente y eso también genera aumento en los precios, reconocieron desde la fundación. “Es un tema circunstancial y temporal porque es el tiempo que tardan fábricas en ponerse en marcha. Mientras tanto, hay un valle”, agregó la fuente consultada.

De acuerdo con el Indec, mientras que la indumentaria aumentó en septiembre 57,3%, el calzado subió 53%. Consultado el secretario de la Cámara del Calzado, Horacio Moschetto, planteó que los precios salidos de fábrica no subieron más de 40% en el año, pero reconoció que las plantas están produciendo mucho menos volumen con mucho menos personal por la pandemia, lo que hace subir los costos. Además, dijo, “también aumentaron las materias y los insumos no sólo por la suba del dólar oficial, sino también por la incertidumbre que genera la amplia brecha cambiaria, y que en algunos casos está generando que los proveedores no tengan precio”.

El dueño de Mishka, Marcelo “Chelo” Cantón, afirmó a este medio que en su caso el aumento promedio fue del 33%, lejos del 57% marcado por el Indec. Dijo: “Mientras que el año pasado un par de zapatos costaba, en promedio, $8.430, esta temporada vale $10.674 (27% de aumento), en el caso de las carteras, subieron de $6.000 a $8.000 en promedio, (33% más)”.

Pero el diseñador de la marca reconoció que se realizó un “trabajo importante para bajar costos” y lo ayudó el cambio con Brasil, ya que importan mucho cuero y calzado del vecino país. Remarcó Cantón que tienen un cupo para importar que por ahora el Gobierno lo está manteniendo, pero si aumentan las restricciones por la falta de dólares, los costos se incrementarán, dijo.Hay un cupo para importar cueros y materias primas, por ahora el Gobierno lo está manteniendo, pero si aumentan las restricciones por la falta de dólares, los costos se incrementarán (Marcelo “Chelo” Cantón)

Con este escenario de precios, abrieron la semana pasada los shoppings en la ciudad de Buenos Aires, lo que generó una gran expectativa en los comerciantes. Algunos anticiparon que tuvieron buenas jornadas de ventas, pero en general hubo moderación. El gran motorizador del mercado son las 12 cuotas del programa Ahora 12, que ahora incorporó el beneficio de los tres meses de gracia.

Día de la Madre: un repunte en las ventas para los shoppings

Muchos comerciantes señalan que, de a poco, los clientes se animan a volver; hay estrictos protocolos sanitarios

Fuente: La Nación ~ La llegada del Día de la Madre fue como un bálsamo para la maltrecha economía de los shoppings de la ciudad, que reabrieron sus puertas esta semana, después de siete meses de cuarentena. Desde las primeras horas de hoy, hubo buen movimiento en los principales centros comerciales y aunque la capacidad de personas está limitada por los protocolos sanitarios, muchos comerciantes registraron un repunte de las ventas, especialmente en el rubro de indumentaria femenina. Pero el público no se acercó solamente a comprar, sino también para recuperar una clásica salida de fin de semana vedada desde marzo.

“Estamos acostumbrados a otro número, pero de a poco están empezando a volver los clientes fijos. Abrimos el miércoles y cada día vino un poco más de gente”, explicó Daniela, encargada de un local de ropa de mujer de la planta baja del Alto Palermo. El suyo, como todos los otros comercios del shopping, tenía un cartel visible en la entrada que indica la cantidad máxima de personas que podían permanecer al mismo tiempo: “Ahora son solo seis, antes en un Día de la Madre podía llegar a tener 30 clientes al mismo tiempo, pero estamos con muchas expectativas y por ahora viene bien”.

Para Maru Calderón y su hija Daiana, oriundas de Monte Grande, volver al shopping fue recuperar un momento compartido. “Ya pasamos la angustia de estar encerradas y creo que ahora hay que empezar a salir, con precaución y responsabilidad. Veo que la gente respeta la distancia y hay alcohol en gel en todos lados”, opinó Calderón. En la mano derecha cargaba la bolsa con el regalo que acababa de hacerle su hija.

También en el Paseo Alcorta los comerciantes registraron un repunte de las ventas. Fue casi imprevisto. “Uno esperaba otra cosa, pero para haber abierto hace muy poco no estamos tan por debajo de lo habitual -dijo Gisela Iglesias, encargada del local de zapatos Sarkany-. La gente está aprovechando mucho las promociones de 18 cuotas sin interés”.

Mientras hacía la fila en la puerta de un negocio para comprarle una cartera a su madre, Delfina, una joven vecina de Palermo, señaló que inicialmente había pensado en hacer la compra online. “Pero como vivo cerca, cuando me enteré que había abierto el Alcorta vine acá para poder verla y elegir. Y también aproveché para venir a cambiar ropa que había comprado por Internet al principio de la cuarentena”, contó.

En la entrada del Dot, en el barrio de Saavedra, un enorme cartel de led registraba a cada instante la capacidad ocupada del centro comercial. Cerca de las 15 era del 64,9%, es decir 1298 de las 2000 personas permitidas por protocolo. Para entrar había que pasar frente a una cámara termográfica y rociarse las manos con alcohol en gel. La distancia social, en general, se respetaba y todos llevaban tapabocas.

“Está todo mucho más caro que antes”, opinó Karen Raboni, una estudiante de 20 años. “Por eso conviene comprar promociones. Le compré unas remeras a mi mamá y me terminé comprando una yo también”, completó su amiga, Iara Pereyra.

La gran mayoría de los comercios del shopping estaban abiertos, aunque la concurrencia era superior en los locales más orientados al público femenino. “La gente está comprando, se ven pasar muchas bolsas. Pensamos que no iba a venir nadie y desde el jueves empezó a crecer. Esperemos que siga así”, dijo Rocío Morales, vendedora de un local de cosméticos.

Para Ezequiel Fugazza, en cambio, las cosas no marchaban tan bien. “Nosotros estamos vendiendo ‘chirolas’, hoy tuvimos solo tres clientes”, lamentó este encargado del local de indumentaria masculina Key Biscayne. Sin embargo, reconoció que “en las sucursales que están a la calle las ventas sí están repuntando mucho”.

Unos pisos más arriba, en el patio de comidas del Dot muchos también aprovecharon el paseo de compras para disfrutar de un almuerzo al aire libre. El sector cubierto no estaba habilitado, pero sí la terraza, donde al menos había unas 40 mesas ocupadas por familias, parejas y grupos de amigos que habían comprado su comida en los locales gastronómicos del interior, que hoy funcionan solo en modalidad take away.

Abrieron shopping con precios altos pero con descuentos de hasta 35%

Hay gran expectativa por el Día de la Madre. Para mañana y pasado habrá promociones especiales. Funcionan con rigurosos protocolos de seguridad e higiene.

Fuente: Ambito ~ Finalmente y tras siete meses de permanecer cerrados los shopping de la Ciudad de Buenos Aires volvieron hoy a abrir sus puertas. Con el foco puesto en las promociones por el Día de la Madre ya anunciaron descuentos de hasta 35% con diferentes bancos para mañana y pasado. “Hay concurrencia moderada, los clientes recién ahora se están enterando la noticia, pero esperamos que poco a poco la afluencia vaya en aumento”, indicaron fuentes de Irsa, dueños de los principales centros comerciales del país

A mediados de marzo las puertas de todos los shoppings se cerraron como consecuencia de la cuarentena por la pandemia del coronavirus. Lo cierto es que pocos pensaron que permanecerían tanto tiempo sin estar operativos. “El confinamiento se llevó el 30% de nuestros locales”, explicó Sergio Dattilo, gerente de Relaciones Institucionales de IRSA, firma que tiene 14 shoppings en el país y la mitad de ellos en la zona del AMBA. Es que hoy los centros comerciales abrieron al 70%, un 30% de las marcas no pudieron sobrevivir 7 meses con sus persianas bajas por lo que optaron por cerrar definitivamente.

El nuevo protocolo incluirá control de temperatura antes de ingresar al establecimiento, alfombras sanitizantes, mayor frecuencia de limpieza de las áreas comunes y un sentido de circulación dentro del shopping. Además, a través de un sistema de cámaras, se controlará la cantidad de personas que hay dentro de los establecimientos para evitar el aglomerado de gente. “El Abasto tiene una capacidad de 8 mil personas, sin embargo en este contexto solo pueden ingresar 2 mil, en este momento hay poco más de 480 personas circulando”, describió Dattilo, durante la tarde.

“El ingreso está muy bien organizado, los protocolos que acordamos lo trabajamos muchos meses y tomamos la experiencia de otros países, y sabemos que hay que hacerlo muy bien. Con estas medidas de seguridad vamos a poder funcionar correctamente y la gente va a poder venir con total tranquilidad”, indicó por su parte Claudio Drescher, presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI).

El principal incentivo para que los clientes vuelvan a acercarse a los shoppings serán las promociones y descuentos especiales, que esta vez irán apuntando al Día de la Madre. “Lo que más tracciona las ventas es el ahora 12 con 3 meses de gracia. O se pagas la primera cuota en 90 días y luego 12 meses más sin intereses”, indicó por su parte Drescher. Lo cierto es que algunas marcas anunciaron descuentos especiales de acá al domingo, sin embargo los precios siguen siendo elevados.

Por ejemplo, un jean Levis, se consigue a $6000, lo que equivale a cerca de u$s 38 si se toma el dólar informal, ahora teniendo en cuenta el “ dólar tarjeta” esa suma es de u$s 44. Ahora bien, con los descuentos previstos por los shoppings ese valor llega a $3900, un precio mucho más accesible. Otro caso es el de las zapatillas que tienen precios realmente altos: un modelo de Nike para correr cuesta $18.999, es decir u$s 120, con el blue y u$s 140 con el dólar turista, con las promociones de los shoppings la rebaja llega a $12.350.

Por su parte, el gerente general de la Cámara Argentina de Shopping Centers (CASC), Mario Nirenberg, puso el foco en el próximo del Día de la Madre como motor para volver a generar facturación en los locales. “Hay una intención de compra de la gente que se va a verificar en estos próximos días, esperamos que podamos volver a caminar“, sostuvo. Mientras tanto, desde Irsa aseguraron que durante estos 7 meses no se cobró el alquiler a las marcas y si bien por ahora es apresurado “ya se irán dando las nuevas condiciones según empiecen a facturar los locales”.

Destacan la eliminación de derechos de exportación para la indumentaria nacional

La eliminación de los derechos de exportación para la indumentaria nacional beneficia a “un producto con altísimo valor agregado local y mejora la competitividad de nuestras prendas”, destacó hoy la cámara sectorial.

Fuente: El Intransigente ~ Según la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), la medida anunciada por el Gobierno nacional la semana pasada “permite comenzar a planificar una estrategia más activa en el posicionamiento de nuestras marcas y productos en el exterior”.

Por lo pronto, las exportaciones de ropa argentina cayeron 39,6% en agosto pasado, frente al mismo mes de 2019, detalló la cámara.

La entidad consideró que la eliminación de los impuestos a la exportación es un “elemento fundamental de la agenda propositiva que será necesaria desarrollar en un diálogo tripartito (Estado-sindicatos-gremiales empresarias), con el objetivo de embarcar a nuestro sector en un nuevo proceso de crecimiento y desarrollo productivo”.

La CIAI recordó que las ventas de ropa en los centros de compra cayeron 85,1% en julio respecto del nivel del mismo mes de 2019, con lo que se mantuvo la tendencia de abril, mayo y junio, en los cuales los shoppings permanecieron cerrados en casi todo el país.

“Dado que una importante proporción de la indumentaria del canal formal de fabricación se comercializa en dichos centros comerciales, la continuidad de su cierre explica, en parte, la persistencia de los malos resultados de nuestra cadena en materia de producción: -30,7% de caída interanual en agosto para confección de ropa y -19,4% para telas e hilados, según informó el Indec”, sostuvo la cámara.

Esas bajas, sin embargo, fueron “sustancialmente menores” a las registradas en los primeros meses del aislamiento (-78,2% en abril y -68,2% en mayo), “lo que da cuenta que la producción del sector está transitando hacia la normalización a niveles cercanos a la prepandemia”.

En adelante, consideró la CIAI, la incertidumbre radica en cómo impactará en las ventas del sector el empeoramiento de la situación sanitaria en varias provincias, entre ellas Santa Fe, Córdoba y Tucumán.

En este contexto, el apoyo del Estado Nacional resulta “un elemento indispensable para permitir la superación de esta inédita crisis económica”.

Políticas como el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y los créditos para capital de trabajo y financiamiento productivo, “son una ayuda fundamental para garantizar la supervivencia de nuestras empresas y nuestros puestos de trabajo por el tiempo que duren los peores momentos de la pandemia”, concluyó la CIAI.

Día de la Madre: entusiasmadas por la apertura de los shoppings, las marcas apuestan a las promos

Es una de las fechas comerciales más importantes del año. Con el regreso de los shoppings, ofrecen descuentos del 35% y cuotas para alentar las ventas

Fuente: Cronista ~ Las marcas celebran que los centros comerciales puedan reabrir esta semana, antes del Día de la Madre, como se les había prometido y luego de no poder hacerlo anteayer,después de siete meses de permanecer cerrados.

Mientras el Gobierno y representantes de los shoppings ultiman los detalles para la vuelta, los locatarios piensan en estrategias para revertir la caída de ventas que sufren desde el inicio de la cuarentena e impulsar el consumo en la antesala al festejo que agasajará a las madres el domingo.

Así y todo, son conscientes de que la demanda no será igual a la de otros años, cuando no existía la pandemia y el contexto era otro. Como parte de su protocolo, los shoppings reabrirán con una capacidad reducida al 50% y horarios limitados, al menos en una primera etapa. Esto, sin dudas, repercutirá en el nivel de consumo. 

El Día de la Madre, que en el país se festeja todos los años el tercer domingo de octubre, es una de las fechas comerciales más importantes, junto con Navidad y el Día del Niño. El año pasado, las ventas en esta celebración cayeron por segundo año consecutivo, un 12% en unidades, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Las marcas lanzaron promos especiales en sus canales de venta online, que esperan replicar en sus sucursales de los shoppings: descuentos de hasta el 35%, gift cards, obsequios, segunda unidad a mitad de precio y planes de financiación. Prune, XL, Ver, Tucci, Portsaid, Desiderata y Markova son algunas de las marcas de indumentaria que diseñaron acciones, al igual que otras de relojes y joyas, como Swatch y Pandora.

Esta última tiene todos sus locales de la Argentina situados en shoppings. “Con la compra de seis o más charms (los dijes ‘estrella’ de la marca), te llevás una pulsera gratis (que, actualmente, tiene un valor de $ 14.500). La oferta es válida hasta el Día de la Madre, el mismo 18, o hasta agotar inventario. Esta promo especial refleja el valor sentimental que transmiten los charms“, sostienen desde Pandora, que, por la compra de cuatro piezas (no necesariamente charms) también regala un joyero de la marca.

Este año, además, el foco estará puesto en cuotas fijas sin interés mediante alianzas con bancos y el programa Ahora, que sumó nuevos rubros e incluye a indumentaria, calzado, marroquinería, artículos de librería, electro y tecnología (con excepción de celulares), entre otros.

Desde IRSA, adelantan que la estrategia será ampliar el catálogo de descuentos para incentivar la concurrencia a sus centros comerciales, si reciben la autorización para reabrir. “Habrá descuentos de entre el 25% y el 35% y ofertas de último momento en nuestra app Appa. Se podrá pagar con tres cuotas sin interés por medio de acuerdos con programas de bancos. Las promos dependerán de cada centro comercial”, señalan desde la empresa que gerencia 14 shoppings en el país. En Distrito Arcos, el shopping de Palermo que reabrió a principios de agosto, ya se accede a estas rebajas.

En los próximos días, IRSA dará a conocer otras acciones comerciales también. “Comunicaremos la calendarización de nuestras promos para que los clientes organicen sus visitas a los shoppings, teniendo en cuenta su futuro funcionamiento”, comentan.

“Las marcas intentarán liquidar la temporada de otoño e invierno, un alto stock que, por el aislamiento, no se llegó a vender. El contexto es complejo porque la pandemia sigue”, analiza Damián Di Pace, director de Focus Market.

Para Di Pace, los planes de tres, seis, 12 y 18 cuotas fijas sin interés son clave, en un momento como este, para reactivar el consumo deprimido. La consultora realizó una encuesta entre 7500 personas sobre proyecciones de compra y detectó que el 80% de los encuestados abonará con el programa Ahora.

“Gracias a los tres meses de gracia sin costo adicional que se añadieron, que permiten adquirir productos de origen nacional y abonar la primera cuota a los 90 días, en lo que va de octubre ya se registró un repunte de las ventas, cercano al 10% comparado a los primeros días del mismo mes de 2019“, asegura Claudio Drescher, presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), que ayer publicó una solicitada suscripta por más de 90 marcas pidiendo la reapertura de los shoppings.

Según el titular de CIAI, “hay buenas expectativas y optimismo” para el Día de la Madre y los comerciantes ya tienen todo listo para reabrir.

Por su parte, la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF) estima que el 21% de las ventas del Día de la Madre serán regalos de indumentaria. El año pasado representaron el 24% de las ventas totales. Un 10% estarán dirigidos a calzado y marroquinería, otro 10% a perfumería y cosmética, un 9% a flores y plantas, otro 9% a electro, un 8% a telefonía, otro 8% a experiencias, mismo porcentaje a bazar, un 7% a informática y el resto a otros rubros.