Situación de la Industria de la Moda

Fuente: FECOBA ~ Desde la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FECOBA) compartimos información relevante sobre la situación de la industria de la moda en el marco de la pandemia Coronavirus y el escenario tanto estructural como coyuntural de la economía.

Los datos fueron presentados por la Federación Argentina de la Industria de la Indumentaria y Afines (FAIIA) y la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) durante una charla abierta realizada el pasado 6 de julio.

El consumo de indumentaria bajó un 30% (aproximadamente) durante la pandemia, resultado de la caída del poder adquisitivo, el aumento de la desocupación, la incertidumbre de los consumidores, entre otro factores.

Para 2021 las proyecciones arrojan una variación de entre 10% y 15%. Factores como la anulación del turismo de compras, redefinición de las cadenas globales de valor, fin del dólar barato, sustitución de gastos y consumo postergado por aislamiento incidirían favorablemente para evitar una mayor caída de las ventas en relación con 2019.

Para acceder al informe completo, clic aquí

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Mayo 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – MAYO 2020

Fuente: CIAI ~ Las importaciones de prendas de vestir registradas en mayo de 2020 cayeron un -22% en dólares y -11% en kilogramos en relación al mismo mes de 2019. Así, alcanzaron los USD CIF 18,3 millones y los 994 mil kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). De esta manera, se recupera un poco la dinámica importadora respecto del mes pasado, cuando se registra el impacto pleno de la pandemia Covid-19 en el flujo de compras externas.

Con la baja de mayo se genera una caída de las importaciones en los primeros cinco meses del año de un -26% en valor y un -18,5% en volumen. No obstante, medido en dólares, estas magnitudes aún se encuentran por encima de similares períodos anteriores como 2015 y 2007 (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto y Gráficos Nº1 y Nº2 del Informe adjunto).

Los precios promedio por kilo del mes de mayo, por su parte, se reflejaron una caída del -12% en relación a mayo del año anterior ubicándose en torno a USD/Kg 18,4. Los precios promedio de los primeros cinco meses USD/Kg 18,6 fueron los más bajos desde el primer cuatrimestre de 2008 (USD /Kg 16,75), como consecuencia de una caída que se registra mes a mes (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Probablemente los precios continúen a la baja, dado que se habla de un gran saldo exportable de indumentaria en Asia, debido al impacto de la crisis que ha generado la pandemia, como se mencionara en el informe anterior.

En materia de países de origen de las importaciones, China continúa en el primer lugar manteniendo una participación en el total del mercado importador representando el 70% de los kilos importados de prendas en enero-mayo (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto). Muy por debajo se ubicaron Bangladesh (6,5% de los kilos), Vietnam (5,2%) y Camboya (3,3%). Por el lado regional, Brasil y Paraguay ocuparon el 9no y 10mo del período enero-mayo, con 1% y 0,98% respectivamente en términos de kg. Perú y Colombia detentaron una participación menor al 1%, ubicándose en los puestos 12do y 15vo. Se acentúa la participación asiática.

Entre los principales productos importados durante enero-mayo del año se ubicaron los abrigos tanto femeninos como masculinos de fibras sintéticas, los sweaters también de fibras sintéticas, y los sweaters de algodón (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto).

Hacia el interior de estas categorías, es decir, en términos de categoría de producto, los abrigos se posicionaron primeros con USD CIF 36,8 millones y 1,8 millones de kilogramos (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto) en su gran mayoría originarios de China (79% del total). En segundo lugar fue registrado por la categoría sweaters -que superó los USD CIF 23 millones y casi 1,2 millones kilos- también con China como principal origen (50%). Tercero se ubicaron los pantalones, con 18 millones USD CIF y 771 mil kilos, con orígenes más diversificados.

Por último, se estima que en los próximos meses continúe la baja en las importaciones en términos interanuales, como consecuencia del impacto de la pandemia COVID 19 en el comercio, el aumento de controles cambiarios que inciden en la operatoria de importación y la crisis de consumo en el mercado local.

Desde aquí podrán descargar el anexo estadístico

CAME apoya la decisión de los intendentes que prohibieron vender a los hipermercados productos textiles

Fuente: CAME ~ Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) destacan que municipios de la provincia de Buenos Aires hayan prohibido a los locales de grandes superficies vender artículos que no son de primera necesidad. La venta de esos productos establecía una desigualdad con los pequeños negocios de barrio, que permanecen cerrados con la vuelta a la fase 1 de la cuarentena por la pandemia de Covid-19. “Esta decisión protege a los comercios que tienen prohibida la comercialización de sus productos. Solicitamos que la medida se haga extensiva a todo el AMBA y a las jurisdicciones que se encuentran en fase 1 para evitar un mayor cierre de pymes”, dijo el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán.

Los negocios dedicados a la venta de artículos como indumentaria, lencería, calzado, etc.; no están habilitados para abrir. En el mes de mayo, CAME había manifestado su indignación por la competencia desleal, ya que las grandes superficies como hipermercados siguen vendiendo mercaderías no esenciales. Esto sucede porque el decreto presidencial por el cual se mantiene el aislamiento social, preventivo y obligatorio no se los prohíbe. Además, se suma la ausencia de protocolos que establezcan los requerimientos de salubridad contra el Covid-19, mientras que las pymes comerciales han hecho innumerables esfuerzos para contar con todo lo necesario para mitigar la propagación del virus. 

“La pyme es atendida por sus dueños o personal que vive en cercanía o se traslada por medios propios. Tiene muchísima menos circulación que un hipermercado. Pueden adoptar medidas de limpieza y desinfección mucho más estrictas que un gran supermercado donde miles de personas tocan y dejan productos en diversos lugares”, enfatizó el titular de CAME.

Es que los comerciantes de electrodomésticos, indumentaria, juguetería, librería, blanquería, marroquinería, calzados, artículos de bazar y para el hogar, entre otros rubros, están haciendo un gran esfuerzo económico para subsistir ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, acumulando deudas, y con una caída de las ventas minoristas de 50,8% anual en el mes de mayo. Mientras que el 94,5% de las pymes no pueden cubrir sus costos operativos, las grandes cadenas ofrecen descuentos especiales en estos productos, aprovechando la circunstancia. 

Cabe destacar que en nuestro país las pymes comerciales dan trabajo registrado a 1.000.000 de personas. Es por eso que desde CAME pedimos la extensión de la decisión adoptada por los municipios de Lanús, Tres de Febrero, Hurlingham, La Matanza, Merlo y Morón a otras localidades donde hay restricciones a los negocios pyme. “La medida permitirá que esas ventas se canalicen de manera electrónica a los comercios más pequeños”, destacó Díaz Beltrán.

La Ciudad exime del pago de ABL a comercios no esenciales

Fuente: Ámbito ~ Los comercios no esenciales de la Ciudad de Buenos Aires quedarán exceptuados de pagar el impuesto de Alumbrado Barrido y Limpieza ( ABL) durante junio y julio, y contarán con una línea de crédito a tasa fija del 12 por ciento y seis meses de gracia.

Así se anunció esta tarde tras una reunión mantenida entre las autoridades de la Ciudad y de la Federación de Comercio e Industria (FECOBA).

El Gobierno porteño destacó que las medidas tendrán un costo fiscal de unos 600 millones de pesos anuales, en un escenario en el que la recaudación viene cayendo 35 por ciento en términos reales como consecuencia de la cuarentena.

“Las medidas constituyen sólo un paliativo en medio de una catástrofe económica que provoca el cierre masivo de pymes”, dijo el presidente de FECOBA, Fabián Castillo, tras el encuentro con el ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad, José Luis Giusti, y el subsecretario Pyme, Christian Bauab.

Las herramientas dispuestas involucran a un total de 110 mil comercios, entre los que figuran, bares, restaurantes, librerías, peluquerías, jugueterías, hoteles, gimnasios y tiendas de indumentaria y calzado.

A la vez, durante junio y julio se condonará el impuesto al uso del espacio público para las actividades comerciales en la vía pública.

En lo que respecta a la asistencia crediticia, el Banco Ciudad se comprometió a aplicar un “acceso ágil” para el sector, con el fin de otorgar préstamos por un monto máximo de 500.000 pesos por comercio, a una tasa fija del 12% anual.

El préstamo contempla un período de gracia inicial de hasta seis meses para el pago del capital e intereses, y luego hasta 18 cuotas fijas (abonando la primera cuota en enero de 2021).

FECOBA indicó que las medidas forman parte de un esquema de ayuda solicitado por la entidad a las autoridades porteñas y nacionales en el marco de una “crisis sin precedentes, que ya provocó el cierre definitivo de 20 mil locales comerciales”.

Industria textil al rojo: la producción de las pymes se desplomó en la cuarentena

Fuente: IProfesional ~ Distintos municipios y provincias fueron autorizando la re-apertura de fábricas y comercios de ropa, aunque buena parte del sector aún permanece cerrado

La parálisis del sector de indumentaria fue prácticamente total durante las primeras semanas de la cuarentena: la producción de ropa cayó 78,2% interanual durante abril, según información brindada por el Indec.

En este contexto, solo operaron las pocas fábricas dedicadas a la confección de indumentaria de uso sanitario (cofias, camisolines, cubre-calzado y barbijos) y tapabocas.

El primer puntapié para la re-apertura del sector fue la habilitación de la venta online de indumentaria desde fines de abril. A partir del 12 de mayo, varias ciudades grandes y municipios comenzaron a exceptuar del aislamiento a la producción y a la venta presencial de indumentaria. Una dinámica similar se dio en pequeñas ciudades del interior del país que no reportaron casos positivos.

A pesar de las aperturas de locales y del e-commerce, las ventas de ropa de comercios minoristas cayeron 74,5% en mayo comparado con mismo mes del año anterior, de acuerdo a datos brindados por la CAME. En otras palabras, a un cuarto del nivel del año anterior.

Las re-aperturas continuaron durante la segunda quincena de mayo y la primera de junio: en la actualidad, está autorizada la fabricación en los municipios de La Matanza, San Martín, Luján, Lanús, Mar del Plata, Hurlingham, San Isidro, La Plata, Avellaneda, Tigre, Ezeiza, Vicente López, Marcos Paz y San Fernando y la comercialización en Mar del Plata, Santa Fe, Rosario, Mendoza y Jujuy.

Las ventas de ropa de comercios minoristas cayeron 74,5% en mayo

En la Ciudad de Buenos Aires, uno de los mayores focos de expansión del covid-19, desde hace dos semanas se autorizó la reapertura de los comercios barriales de proximidad.

Según datos brindados por la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) en su Semáforo de la indumentaria argentina, además cayó el precio de las importaciones un 10,7%; la producción de hilados y telas en un 57,8%; las exportaciones en dólares un 78,4%; las ventas en shoppings un 59,3% y las ventas en supermercados, un 44%, entre otras cosas.

Los comercios y la industria textil con el aislamiento

Al momento, se estima que alrededor de la mitad del sector permanece cerrado: desde la fabricación en la Ciudad de Buenos Aires y varios municipios del Gran Buenos Aires (donde se concentra las dos terceras partes del empleo total del sector) a la comercialización en shoppings de todo el país, centros comerciales a cielo abierto y las principales avenidas comerciales. 

La crisis económica desatada por la expansión del coronavirus impacta por partida doble en la industria de indumentaria.

“Por un lado, gran parte de las prendas de la temporada otoño-invierno quedarán sin vender, lo que representa una inédita caída de los ingresos para la cadena de valor. Por el otro, el transcurso de los meses sin ventas (o con ventas mínimas) provoca que las empresas se descapitalicen y carezcan del capital de trabajo necesario para arrancar la producción de la temporada primavera-verano”, señala la CIAI en un informe.

La crisis desatada por el coronavirus impacta en la venta de indumentarias

La actual falta de ventas pone en peligro la producción para los próximos meses. “Ambos impactos ponen en riesgo la supervivencia de miles de empresas y puestos de trabajo a lo largo de los distintos eslabones que componen la cadena de valor de la indumentaria argentina. Cadena que se origina en la siembra y cosecha del algodón y se integra por la producción de hilos y telas, y por el diseño, confección y comercialización de las prendas, generando empleo para aproximadamente 1 millón de personas”, sostiene la CIAI.

Para que las fábricas y marcas de indumentaria puedan superar esta dramática situación será necesario actuar simultáneamente sobre la oferta y sobre la demanda del sector.

Resulta indispensable la inyección de líneas de crédito para capital de trabajo que permitan a las empresas comenzar a fabricar la próxima temporada. Pero también, y dada la caída del poder adquisitivo de los consumidores por la crisis económica, también se necesitan planes de cuotas fijas sin interés, con algunos meses de gracia, para fomentar la demanda de productos de fabricación nacional.

A medida que crecen los contagios, se aleja el horizonte de retorno a la (nueva) normalidad en el sector y la incertidumbre se acrecienta. Por este motivo, “se necesita el trabajo coordinado del Estado, los sindicatos y las gremiales empresarias para diseñar e implementar urgentemente más medidas que permitan la supervivencia de las unidades productivas y los puestos de trabajo del sector”, concluye la Cámara de la Indumentaria.

El Futuro de la Innovación, Ciclo de Reflexiones – Observatorio de Tendencias INTI

Fuente: INT ~ En estos meses, la pandemia ha puesto a nuestra industria en una crisis que ha resaltado cuán frágiles, caducos y complejos son los ecosistemas del sector. Debido a este escenario global, el mercado de la moda ha tenido que re-pensar la forma en que funciona el negocio. Nos hemos visto obligados a hacer una pausa, lo que nos da una oportunidad para evaluar dónde estamos actualmente, desarrollar resiliencia y capacidad de adaptación.

En este tiempo de re-diseño de nuestras acciones, el equipo OdTINTI ha reunido a diversas mentes creativas y comerciales para brindar dos jornadas de reflexiones, recorriendo estrategias para marcas en mercados desafiantes, herramientas de comunicación digital frente a la recesión, cambios y resiliencia en la industria del denim, y enfoques de branding que utilizan la crisis para mejorar el sistema de la moda.

“El futuro de la Innovación” es un ciclo de dos viernes, dos jornadas de seminarios digitales gratuitos en vivo, llenas de ideas para orientar a marcas, diseñadores y minoristas sobre cómo enfocar las acciones durante este período de suspensión. Este seminario web proporcionará un panorama post-covid para el sector moda, indumentaria y textil, a nivel internacional y local.

—————————————–

Jornada 1 | Viernes 26 de Junio | 10 am ART

LA MODA EN UN ESCENARIO CRÍTICO. TENDENCIAS SOCIALES Y ESTRATEGIAS DE MARCAS
por Laureano Mon
Laureano Mon es analista de tendencias, consultor y educador. Licenciado en Ciencia Política con estudios de posgrado en Gestión y Política en Cultura y Comunicación así como de Máster en Economía Política. Es experto en análisis de tendencias sociales y de consumo. Es investigador del Observatorio de Tendencias en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) en Argentina. Es co-fundador de The Sprout Studio.

Jornada 2 | Viernes 3 de Julio | 10 am ART

DENIM: HÁBITOS 2021
por Alejandro Ogando
En Denim: Hábitos 2021 conversaremos sobre las tres direcciones del consumo de prendas denim para el próximo Invierno 2021. Se abordarán nuevos conceptos, tejidos, paletas de color, siluetas, tipologías de prendas y procesos de lavandería.
Alejandro Ogando es Diseñador de Indumentaria y Director de “estudio OGANDO”, estudio de diseño que se especializa en tejidos y colecciones del universo del Jeanswear. Además es Consultor en Marketing y comunicación.

TENDENCIAS EN COMUNICACIÓN DIGITAL Y ESTRATEGIAS POST PANDEMIA
por Celeste Nasimbera
La aceleración de la transformación digital, internet como no- lugar y la importancia de la conversación. El análisis de tendencias como herramienta para decodificar nuevos escenarios y proyectar una comunicación eficaz post pandemia.
Celeste Nasimbera es Periodista especializada en productos digitales. Editora digital L’Officiel Argentina. A cargo de Crónicas de moda.

CLAVES DEL BRANDING PARA REINICIAR EL SISTEMA
por Paola Cirelli
Nos encontramos en un punto de inflexión del sistema tradicional de moda. Revisar y replantear la estrategia de marca es clave para los pasos que nos tocan dar. Es el momento de las marcas con propósito, valores y que conecten desde las emociones. En esta charla hablaremos sobre los puntos importantes a tener en cuenta y cómo generar cambios para construir marcas relevantes.
Paola Cirelli es Diseñadora de Indumentaria especialista en Branding y Design Thinking. Fundadora de Fashion Design Thinking Studio y Maldita Moda Club Podcast. Docente universitaria y escritora.

—————————————–
Las jornadas se transmitirán por Youtube Live | Canal Observatorio de Tendencias INTI
Días previos a la fecha de la jornada comunicaremos el link directo de acceso.

Por consultas escribinos a odtinti@gmail.com
Te recordamos que la hora de inicio del evento online es hora Argentina (ART); por favor convertir a tu zona horaria local. Anticipamos que cada jornada durará aproximadamente dos horas.

¿No podes unirte ese día? No hay problema. Todos los seminarios quedan disponibles en nuestro canal de YouTube Observatorio de Tendencias INTI. Te invitamos a que compartas los videos con quien se haya perdido la sesión.

Seguinos en nuestras redes @OdTINTI @intiargentina
#OdTINTILive #ElFuturodelaInnovación

Fecoba pide ampliar el horario de los comercios porteños por el Día del Padre

Fuente: Pura Ciudad ~ La entidad también solicita que los vendedores puedan trabajar el próximo sábado.

Como el domingo 21 de junio es el Día del Padre, la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA) solicitó al Gobierno porteño que durante esta semana se amplíe una hora la atención al público. En vez de iniciar a las 11, solicitan hacerlo desde las 10 de la mañana. La entidad también solicita que los vendedores puedan trabajar el próximo sábado.

Fabián Castillo, presidente de FECOBA, dijo: “Creemos que están dadas las condiciones para establecer esta excepción. Los protocolos sanitarios se están cumpliendo en prácticamente todos los negocios. Adelantar una hora el horario de apertura nos dará un poco más de margen para empujar algo las ventas”.

Por el aislamiento, los locales sólo pueden abrir a partir de las 11 y de lunes a viernes, indicó la entidad en un comunicado. Castillo estimó ante La Nación: “Además, es típico que el día anterior a esas fechas especiales haya más venta, por eso pedimos al gobierno abrir el sábado”.

FECOBA le pidió además al Gobierno nacional, en una nota enviada al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, la prórroga del programa Ahora 12.

Semáforo de la Industria de la Indumentaria Argentina – JUNIO 2020

Aún falta re-abrir más de la mitad del sector de indumentaria

Fuente: CIAI ~ En el transcurso de las últimas semanas, distintos municipios y provincias fueron autorizando la re-apertura de fábricas y comercios de ropa, aunque buena parte del sector aún permanece cerrado

Aclaración al lector: el Semáforo de la Indumentaria presenta indicadores económicos de fuentes de información públicas y privadas que tienen entre uno y dos meses de rezago temporal. La presente edición del Semáforo sólo refleja parcialmente la grave crisis económica que atraviesa el sector. Sin embargo, desde la CIAI decidimos continuar su publicación para no discontinuar esta fuente de información utilizada por actores de nuestra cadena de valor, funcionarios y periodistas.

La parálisis del sector de indumentaria fue prácticamente total durante las primeras semanas de la cuarentena: la producción de ropa cayó 78,2% interanual durante abril, según información de INDEC. Sólo operaron las pocas fábricas dedicadas a la confección de indumentaria de uso sanitario (cofias, camisolines, cubre-calzado y barbijos) y tapabocas.

El primer puntapié para la re-apertura del sector fue la habilitación de la venta online de indumentaria desde fines de abril. A partir del 12 de mayo, varias ciudades grandes y municipios comenzaron a exceptuar del aislamiento a la producción y a la venta presencial de indumentaria. Una dinámica similar se dio en pequeñas ciudades del interior del país que no reportaron casospositivos. A pesar de las aperturas de locales y del e-commerce, las ventas de ropa de comercios minoristas cayeron 74,5% en mayo comparado con mismo mes del año anterior, según la CAME. En otras palabras, a un cuarto del nivel del año anterior.

Las re-aperturas continuaron durante la segunda quincena de mayo y la primera de junio: en la actualidad, está autorizada la fabricación en los municipios de La Matanza, San Martín, Luján, Lanús, Mar del Plata, Hurlingham, San Isidro, La Plata, Avellaneda, Tigre, Ezeiza, Vicente López, Marcos Paz y San Fernando y la comercialización en Mar del Plata, Santa Fe, Rosario, Mendoza y Jujuy. En la Ciudad de Buenos Aires, uno de los mayores focos de expansión del COVID-19, desde hace dos semanas se autorizó la reapertura de los comercios barriales de proximidad.

Al momento, se estima que alrededor de la mitad del sector permanece cerrado: desde la fabricación en la Ciudad de Buenos Aires y varios municipios del Gran Buenos Aires (donde se concentra las dos terceras partes del empleo total del sector) a la comercialización en Shoppings Centers de todo el país, centros comerciales a cielo abierto y las principales avenidas comerciales.

La crisis económica desatada por la expansión del COVID-19 impacta por partida doble en la industria de indumentaria. Por un lado, gran parte de las prendas de la temporada otoño-inviernoquedarán sin vender, lo que representa una inédita caída de los ingresos para la cadena de valor. Por el otro, el transcurso de los meses sin ventas (o con ventas mínimas) provoca que las empresas se descapitalicen y carezcan del capital de trabajo necesario para arrancar la producción de la temporada primavera-verano. Así, la actual falta de ventas pone en peligro la producción para los próximos meses. Ambos impactos ponen en riesgo la supervivencia de miles de empresas y puestos de trabajo a lo largo de los distintos eslabones que componen la cadena de valor de la indumentaria argentina. Cadena que se origina en la siembra y cosecha del algodón y se integra por la producción de hilos y telas, y por el diseño, confección y comercialización de las prendas, generando empleo para aproximadamente 1 millón de personas.

Para que las fábricas y marcas de indumentaria puedan superar esta dramática situación será necesario actuar simultáneamente sobre la oferta y sobre la demanda del sector. Por un lado, resulta indispensable la inyección de líneas de crédito para capital de trabajo que permitan a las empresas comenzar a fabricar la próxima temporada. Por el otro, y dada la caída del poder adquisitivo de los consumidores por la crisis económica, también se necesitan planes de cuotas fijas sin interés, con algunos meses de gracia, para fomentar la demanda de productos de fabricación nacional. A medida que crecen los contagios, se aleja el horizonte de retorno a la (nueva) normalidad en el sector y la incertidumbre se acrecienta. Por este motivo, se necesita el trabajo coordinado del Estado, los sindicatos y las gremiales empresarias para diseñar e implementar urgentemente más medidas que permitan la supervivencia de las unidades productivas y los puestos de trabajo del sector.

Lanzamiento Efica DIGITAL la exposición más grande de Calzado Argentino ONLINE

Fuente: CIC ~ ¡La Exposición Nacional de Calzado, Marroquinería, Proveedores y Servicios más grande, ahora ONLINE!

Tu empresa no puede quedarse afuera de esta Mega Exposición. Participás sin costo, solo tenés que ser Socio de la Cámara de la Industria del Calzado. Contactate con nosotros y te contamos cómo. Bajo la consigna: Diferenciate. Sé parte de EFICA 103 DIGITAL, invitamos a todos los fabricantes de calzado, marroquinería, proveedores y servicios a exponer en este exclusivo sitio web con un stand sin costo.

De acuerdo a las normativas y a los requerimientos sanitarios vigentes respecto del COVID-19, en esta ocasión EFICA 103 no se realizará en forma presencial. Es por ello que la Cámara de la Industria del Calzado (CIC) desarrolla exitosamente EFICA 103 ONLINE, la Mega Exposición Virtual de Calzado, Marroquinería, Proveedores y Servicios, una novedosa plataforma en formato digital que incluirá además servicios de interés, cuyo lanzamiento se llevará a cabo durante el mes de Julio de 2020.

Allí, se reunirán los principales fabricantes de calzado del país, presentando sus colecciones en todos los sentidos: tendencias, información y moda. Todos los socios de la Cámara podrán participar con un stand sin costo para exponer sus productos. De esta forma, como expositor accederás a una nueva y dinámica forma de venta, con re direccionamiento a tu propio sitio web, donde ganarás contactos potenciales, podrás gestionar reuniones y envíos nacionales e internacionales, teniendo un alcance exponencial y personalizado, siempre asesorado y monitoreado por la CIC.

Adicionalmente, podrán exponer los rubros de Proveedores, Marroquinería y Servicios varios. Con el objetivo de preservar a la industria Nacional y las fuentes de empleo, como Cámara nos sentimos orgullosos de poder brindar este novedoso y útil servicio a un Sector Productivo que viene padeciendo los embates de la presente situación, buscando generar nuevos negocios y contactos, apoyando siempre el trabajo argentino. Continuamos trabajando y en breve te participaremos del Lanzamiento de EFICA 103 DIGITAL ¡A UN SOLO CLICK! Argentino ONLINE



La economía después de la cuarentena: cuál es el plan que pide la industria textil y del calzado para sobrevivir a la crisis

Fuente: Infobae ~ “Estamos pidiendo un año y medio de recuperación para luego pasar a un año y medio de normalidad”, resumió el presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), Claudio Drescher, al explicar de qué se trata el autodenominado “Plan Marshall” que le presentó al Gobierno y que busca reactivar un sector devastado por la crisis del coronavirus.

La “cadena de la moda” se vio fuertemente afectada por la cuarentena, no sólo porque los locales estuvieron más de dos meses cerrados -la reapertura fue muy gradual y en Capital Federal todavía los shoppings permanecen sin abrir sus puertas-, sino porque cambiaron las prioridades de los consumidores y, dato no menor, los ingresos de la población se redujeron considerablemente, aseguran en el sector.

La cadena de la moda se vio fuertemente afectada por la cuarentena, no sólo porque los locales estuvieron más de dos meses cerrados sino porque cambiaron las prioridades de los consumidores y, dato no menor, los ingresos de la población se redujeron considerablemente

En abril, el sector textil utilizó apenas un 4,2% de la capacidad instalada, según el Indec, y la actividad cayó 57,8% en términos interanuales. Mientras que la contracción del rubro de prendas de vestir, cuero y calzado fue del 79,1% respecto del mismo mes del año pasado. Las marcas se quedaron con prácticamente toda la mercadería de otoño-invierno sin vender, ya que son pocas las que tenían desarrollado el e-commerce y, por otra parte, también la habilitación de los envíos se produjo más tarde.

Esta situación hizo que las empresas que deben producir la temporada de verano no tengan capital de trabajo para hacerlo, por lo que sin financiamiento podrán fabricar mucho menos de lo que la demanda podría traccionar cuando la economía comience a recuperarse, analizan en la industria.

Por eso, el plan presentado por la cadena textil, indumentaria y calzado al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y al secretario de Industria, Ariel Schale, consiste, en primer lugar, en buscar mecanismos crediticios para que las firmas puedan producir para la próxima temporada. La propuesta del sector consiste en elaborar un crédito a 36 meses con tasa subsidiada (18%) los primeros 18, con seis meses de gracia, y tasa Badlar el otro año y medio.

Hay que hacer que la oferta de productos se pueda lograr con financiamiento. Las marcas se quedaron sin vender la mitad de la ropa de invierno, lo que hace que no haya capital de trabajo para la temporada de verano”, aseguró Drescher a Infobae.

Según agregó el titular de la cámara y además dueño de Jazmin Chebar, la caída de la demanda esperada para cuando pase la pandemia ronda el 30%, cuando en el mundo se ubica en 20%, pero sin créditos, el sector advierte que producirá mucho menos de lo que los consumidores requerirán, por lo que “además de quiebres y convocatorias de acreedores, habrá una tensión en los precios”, sostuvo el industrial, quien añadió: “Si no hay Plan Marshall, las pymes quedarán en el camino”.

La industria del calzado atraviesa una situación similar: prácticamente no se vendió la producción de invierno y ya “está perdida”, admitió el secretario de la Cámara de la Industria de Calzado, Horacio Moschetto. “Cuando estábamos en pleno proceso de invierno, vino la cuarentena. Con la materia prima ya paga, la producción quedó a mitad de proceso y no la vamos a vender. La temporada de invierno ya pasó”, dijo el directivo.

Con la materia prima ya paga, la producción quedó a mitad de proceso y no la vamos a vender. La temporada de invierno ya pasó (Horacio Moschettto)

Los comercios de indumentaria y calzado están abiertos en gran parte del interior del país y recientemente fueron habilitados, con estrictos protocolos sanitarios, en Capital Federal. Pero los locales están vendiendo al 20% de lo habitual. Ese escenario, sumado a que el sector, como tantos otros, tiene infinidad de cheques rechazados, hace muy difícil arrancar a producir el calzado de verano. Y es por eso que reclaman, como los productores textiles y de indumentaria, créditos para capital de trabajo. Mientras tanto, gestionan las habilitaciones de las plantas, ya que son muy pocas las que pueden producir producto de la pandemia.

Otro de los ejes del plan presentado por los sectores mencionados apuntan a reactivar la demanda, que por la crisis económica derivada del COVID-19 quedó más deprimida de lo que ya venía. La continuidad del programa Ahora 12, que vence a fin de mes, es clave para el sector, pero el planteo fue más allá: extender a 18 cuotas y dar además 3 meses de gracia para estimular la compra de producción nacional. “Las mujeres de clase media que antes consumían tienen la billetera más chica. Nuestro planteo es que hay que trabajar en los dos niveles: oferta y demanda”, aseguró Drescher.

Las mujeres de clase media que antes consumían tienen la billetera más chica. Nuestro planteo es que hay que trabajar en los dos niveles: oferta y demanda (Claudio Drescher)

Desde la industria textil, Jorge Sorabilla, miembro de la UIA y directivo de TN& Platex, sostuvo que “la cadena de valor está descapitalizada por dos razones: porque se rompió la cadena de pagos sobre ventas pasadas, y porque todo el sector, pero las marcas en particular, no pudieron vender su producción y perdieron la temporada”. En la actividad, el porcentaje de cheques devueltos por falta de fondos asciende al 50 por ciento.

Sorabilla remarcó: “hay que darle un shock de liquidez a la cadena de valor, ya que si las empresas no tienen capital de trabajo, no pueden reaccionar al aumento de la demanda, que en algún momento va a llegar”.

En el Gobierno están focalizados en las urgencias que provocó la pandemia, pero al mismo tiempo elaboran políticas para el día después. “Está en los planes de los funcionarios de Producción buscar alternativas para darle liquidez a las empresas, pero están viendo de qué modo en función de las restricciones que impone el sistema financiero, más aún en el actual contexto”, dijeron fuentes de la industria.

El plan propuesto por la cadena textil, de indumentaria y de calzado también contiene medidas de mediano y largo plazo, como la necesidad de implementar líneas de crédito para inversión productiva; un plan para la formalización del trabajo del sector de la confección y un esquema para incentivar las exportaciones del sector.