Fondos millonarios para el desarrollo de Calzado y Textil en La Rioja y Catamarca

Fuente: BAE ~ El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, también lanzó una muy amplia línea de crédito para empresas instaladas o que planeen radicarse en parques industriales

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anunció la creación de un régimen de promoción para la industria textil, confección y calzado de La Rioja y Catamarca, en el que se invertirán $520 millones y con el que se busca crear 1.000 nuevos puestos de trabajo en el corto plazo.

Asimismo, Kulfas lanzó una nueva línea de crédito por $2.500 millones a tasa subsidiada, con destino a empresas que estén instaladas o que vayan a instalarse en parques industriales de todo el país, como a los propios parques industriales.

El ministro realizó estos anuncios al participar de la segunda reunión de Gabinete Federal, encabezada por el presidente Alberto Fernández, en Chilecito, en el marco de Capitales Alternas, una propuesta mediante la cual el Gobierno busca garantizar la igualdad en los niveles de prestación de servicios públicos, equipamiento e infraestructura.

Durante el acto, como parte fundamental del futuro régimen de promoción, Kulfas suscribió con los gobernadores Ricardo Quintela, de La Rioja, y Raúl Jalil, de Catamarca, el acta de intención entre el Ministerio de Desarrollo Productivo y las provincias para la creación de un Fondo de Afectación Específica, respaldado por el FONDEP, por $520 millones.

Este fondo permitirá la creación de mil puestos de trabajo, en un plazo de dos años. Este aporte se hará efectivo a través de la entrega de Aportes No Reembolsables (ANRs).

Crédito

Las líneas de crédito tienen una tasa del 17% para inversiones y del 18% para capital de trabajo, con un plazo de hasta 60 meses y con 6 meses de gracia.

Del total, $1.500 millones serán destinados a las empresas que estén instaladas o se vayan a instalar en los parques industriales y $1.000 millones para ampliación de terrenos y aumento de capacidad de los predios industriales.

También se anunció la adjudicación, en el marco del Programa Soluciona, de un ANR por $14,2 millones a Agrogenética Riojana para la adquisición de capital de trabajo, activos fijos e intangibles, en el marco del desarrollo del proyecto de Cannabis Medicinal en la provincia. El objetivo final es implementar una producción nacional a gran escala de cannabis medicinal y sus derivados, capaz de abastecer al mercado nacional e internacional.

Por otro lado, se otorgó un ANR por $13,3 millones a la Cooperativa La Riojana para la incorporación de industria 4.0 a la cadena de valor vitivinícola con el objetivo de avanzar en el desarrollo de un Sistema Integrado Vitivinícola.

Fibra óptica

Durante el evento, Kulfas firmó con su par de Trabajo, Empleo e Industria de La Rioja, Federico Bazán, un acuerdo que consiste en un ANR desembolsado por $60 millones destinados al Parque Industrial de la Ciudad de La Rioja para realizar obras de pavimentación y mejoras de conectividad con fibra óptica.

Además, se acordó un futuro desembolso de $60 millones para el parque industrial de Chilecito y se realizarán capacitaciones para gestores de estos predios en la provincia.

En paralelo, se firmó un convenio para la colaboración en la implementación de programas y políticas públicas que fomenten el desarrollo de la Economía del Conocimiento en la provincia. A través del Programa Argentina Programa se capacitarán a más de 300 personas y se brindará asistencia técnica para la creación del Polo Tecnológico de La Rioja.

Finalmente, el ministro firmó con autoridades locales acuerdos para la creación de un Centro Universitario PyME en la Universidad Nacional de La Rioja y otro en la Universidad de Chilecito, en el marco del Programa de Competitividad de Economías Regionales (PROCER).

La razón por la que la ropa en Argentina cuesta 60% más que el año pasado

Fuente: Cronista ~ La indumentaria fue el rubro que tuvo mayores aumentos según el Índice de precios al consumidor (IPC) publicado por el Indec. ¿Por qué se da esto y qué factores influyen?

El incremento del 4% que registró la inflación en diciembre, el más alto del 2020, alimentó la preocupación social sobre la evolución de la economía y dejó algunos interrogantes por contestar: ¿por qué suben los precios, aún con tarifas congeladas y regulación oficial?

Al analizar el caso de la indumentaria, el rubro que registró mayores alzas en el último relevamiento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que realizó el Indec, se observa que la categoría ‘Prendas de vestir y calzado’ sufrió un aumento del 60% a nivel nacional. Así, la indumentaria se encuentra 12 puntos porcentuales por encima del siguiente indicador más elevado, Recreación y cultura, con un 48,8%.

Incluso con la caída de la actividad y el cierre de comercios de este rubro debido a la pandemia, la indumentaria casi dobla el promedio de inflación anual. Por ejemplo, un par de jeans “de marca” tiene un valor aproximado de 3.700 pesos y un par de zapatillas vale 6.300 pesos en promedio, ¿Por qué se da esto?

El alza de los precios de los insumos, con valores dolarizados, es un factor pujante para este aumento. Los hilados, las telas y algodones también sufren de escasez: en sólo 6 meses del 2020, el algodón aumentó un 18% en dólares.

Sin embargo, Damián Regalini, directivo de la Fundación Proteger y de la Cámara Argentina de Fabricantes de Medias aclaró que “lo que mide el INDEC poco y nada tiene que ver con la industria” y que “no necesariamente está relacionado a los precios de la industria textil argentina”.

Otro factor se refiere a la medición del IPC: el índice no distingue entre mercadería nacional e importada. Al sufrir esta última un gran aumento, este número se ve reflejado en el valor final, aunque los productos nacionales hayan tenido un resultado menor.

Por otro lado, es importante tener en cuenta el manejo de la industria. La cadena productiva de la indumentaria agrega mucho valor al producto final por factores ajenos a la producción de este, a una prenda retirada en fábrica se la agregan los “Gastos de Desarrollo de Marca”, costos financieros y comerciales (por ejemplo, el alquiler de un local) e impuestos.

El valor agregado que las marcas le aplican a sus productos, especialmente en este año paralizado en el que se busca recuperar el capital perdido, es uno de los factores más influyentes para los altos valores de las prendas. Si se tiene en cuenta que las ventas cayeron durante el año, pero las empresas debieron mantener los costos operativos prácticamente al mismo nivel, esto incide fuertemente en el precio final ya que se busca recomponer el capital.

QUÉ RUBROS SUPERAN EL PROMEDIO DE INFLACIÓN ANUAL DEL 36,1%

Aunque ‘Prendas de vestir y calzado’ se coronó como la categoría ganadora en cuanto a las variaciones anuales del IPC, hubo muchas otras que superaron el promedio del 36,1% de aumento anual. Estas son: Recreación y cultura, con 48%; Alimentos y bebidas no alcohólicas, con un 42,1%; Equipamiento y mantenimiento del hogar, con 37,7% y Restaurantes y hoteles, con un 36,3%.

QUÉ RUBROS SE MANTUVIERON POR DEBAJO DEL PROMEDIO

Por su parte, Bebidas alcohólicas y tabaco (33,1%), Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (17,6%), Salud (28,7%), Transporte (34,2%), Comunicación (7,6%), Educación (20,1%) y Bienes y servicios varios (26,7%) aumentaron por debajo del promedio de inflación anual.

Muchos de estos valores se deben, sin embargo, al congelamiento de tarifas: el gas, la luz y el transporte no han aumentado en 2020 para mantenerse a la par de la economía.

Prendas de vestir y calzado treparon más del 60% en 2020, según el Indec

Fuente: Página 12 ~ Derrume en el consumo y suba de precios 25 puntos por encima del indice general del Indec. En el interior, incluso, fue peor. Qué dicen la industria y el comercio

Los precios de la indumentaria y el calzado fueron los que más subieron entre todas las divisiones que releva el Indec en el Índice de Precios al Consumidor. Las subas treparon al 60 por ciento durante 2020, contra una inflación del 36,1 por ciento. Los aumentos se sintieron sobre todo en el interior del país: en la zona de Cuyo, prendas de vestir y materiales escaló 69,5 por ciento.

La fuerte suba en los precios se dio en el mismo año en el que se registró un derrumbe en el consumo. “Sigue deprimido por la crisis del coronavirus y sólo es impulsado por los programas Ahora 12”, informaron desde la Cámara Industrial de la Indumentaria (CIAI). Las ventas minoristas cayeron 11,9 por ciento interanual en diciembre, según Came. En los supermercados, la baja fue del 12,6 por ciento interanual, en octubre, según el Indec. En los shoppings, la caída fue del 71,1 por ciento, debido a que estuvieron cerrados gran parte del año.

A mediados de año, desde la CIAI encargaron realizar un informe para explicar los motivos de los aumentos, en un contexto de caída de las ventas y de fuertes descuentos por parte de las marcas. En mayo, prendas de vestir y calzado subió 7,5 por ciento mensual y en junio, 6,6 por ciento. Luego volvió a acelerarse para septiembre, donde trepó 5,8 por ciento, y en octubre, 6,2 por ciento. Además, se comunicaron con Marco Lavagna, director del Indec, y mantuvieron reuniones con los equipos técnicos para entender cómo realizan el muestreo y las estadísticas.

Desde la Cámara Industrial de la Indumentaria (CAIA), y la Federación de la Industria de la Indumentaria (Faiia), consideraron en un informe que la inflación fue “heterogénea” según el segmento de la cadena de valor. En el circuito formal de fabricación y comercialización, hasta octubre los aumentos se habían situado en 46,1 por ciento, mientras que en el circuito informal lo había hecho en un 70 por ciento. También los precios variaron según el origen: los productos nacionales subieron 45 por ciento, contra los importados que lo hicieron en hasta 70 por ciento.

Las mayores subas se dieron en el segmento informal, debido al blanqueo impositivo por la digitalización de los dos grandes circuitos informales, que son Flores y La Salada. En la Avenida Avellaneda por primera vez aceptan billeteras virtuales, con altas comisiones. También influyó el transporte, donde el tradicional “tour de compras” en efectivo fue reemplazado por fletes y transferencias bancarias.

En el caso del segmento formal de grandes tiendas departamentales o deportivas, que se abastecen de ropa importada, aumentaron sus costos por el aumento del dólar, que en 2020 subió por encima que la inflación. En algunos casos, destacaron fuentes del sector, las dificultades para importar y las fuertes expectativas de devaluación implicaron subas, para no “quedar descapitalizados”, en el caso de tener que reponer mercadería con un tipo de cambio más alto. 

Pero, además, la suba del dólar impacta en la producción nacional, debido a que tiene insumos dolarizados, ya sea telas importadas, o por más que sean telas realizadas en el país, con hilado producido en fábricas locales, éste requiere de fibra de algodón o de fibra sintética, que son commodities. El precio del algodón subió 17,4 por ciento en dólares entre abril y octubre del año pasado.

También influyeron otros factores que fueron transversales a cualquier industria. Los protocolos para prevenir el coronavirus incrementaron los costos de las empresas por traslados o licencias. En el caso de la fabricación, la actividad se encuentra concentrada en el AMBA, donde estuvo suspendida hasta agosto. La producción manufacturera de productos textiles cayó 20,8 por ciento interanual (acumulado hasta noviembre), mientras que la producción de prendas de vestir, cuero y calzado lo hizo en un 35,4 por ciento. En contraste, el último dato del Indec de noviembre muestra que la producción de hilados cayó 1,7 por ciento interanual, “lo que puede estar anticipando un freno de la caída de la producción en los próximos meses”, anticipan desde la CIAI.

Empresarios textiles admiten que después de 2018 y 2019, “dos años muy malos”, buscan “recomponer márgenes de rentabilidad”. Según pudo saber este diario, funcionarios del Ministerio de Desarrollo Productivo le hicieron conocer sus críticas a esta recomposición “en plena pandemia”. Mientras tanto, las importaciones cayeron 26,2 por ciento en cantidad interanual en noviembre (Indec). En este contexto, el dirigente empresario textil Teddy Karagozian salió a responder críticas en las redes sociales. Se trata del dueño de una de las principales hilanderías del país, un sector concentrado en pocas compañías. “El precio de ropa no es el industrial, es en el comercio”, se defendió en twitter, y agregó que “la industria no es el problema”. 

Yanczewski realizó en Rosario el primer desfile de moda post cuarentena en Posta 36

Fuente: ON24 ~ “Invitamos a comerciantes, diseñadores locales, emprendedores y aprovechamos la pasarela como un espacio que les sirva a todos. Necesitamos empujar el comercio, el trabajo de diseño y moda en la ciudad”

Uno de los rubros que aún quedaban a la espera de regresar a la actividad es el ligado a la industria de la moda y en Rosario, Gustavo Yanczewski, se dio el lujo de organizar el primer desfile post cuarentena del país.

Rosario Vive la Moda comenzó el pasado jueves en los jardines del salón de eventos Posta 36 y se repetirá cada semana durante enero, febrero y principios de marzo. El evento fue encabezado por 40 modelos de la escuela GY luciendo prendas de diseñadores y emprendedores locales.

“Junto con la Municipalidad y el Gobierno provincial armamos el año pasado la Asociación de Comerciantes “Rosario está de Moda” con quienes pusimos en marcha la Semana de la Moda en la ciudad. Como volvíamos a hacer estos desfiles de la escuela aprovechamos para integrar un poco los espacios”, contó el referente de moda local y remarcó: “Invitamos a comerciantes, diseñadores locales, emprendedores y aprovechamos la pasarela como un espacio que les sirva a todos. Necesitamos empujar el comercio, el trabajo de diseño y moda en la ciudad”.

La intención, lograda con creces, fue “recuperar un poco la vida social dando cuenta que se pueden armar protocolos y organizar eventos para que las actividades vuelvan a ponerse en marcha”.

El evento contó con una gran producción previa: la esperada en cada tipo de evento de esta envergadura, y la novedad de trabajar bajo protocolos sanitarios. “Organizamos todo de manera que el desfile se haga en el exterior con sillas para el público por grupos familiares, con distanciamiento entre cada grupo, y luego en el interior donde usamos el salón que tiene capacidad para 600 personas como vestuario de un desfile con 40 modelos”, detalló. Las modelos lucieron en cada pasada su respectivo tapabocas, muchos diseñados en conjunto con la prenda que lucían. “Queremos inculcar mucho el concepto de cuidado”, remarcó.

Feliz por este regreso a las pasarelas en donde desfilarán los 400 alumnos de su escuela, Yanczewski contó con orgullo cómo fue haber trabajado para lograr este primero de una serie de diez eventos: “Lo que hicimos ayer fue un primer retorno, que no es habitual como no es habitual que una modelo se maquille de la nariz para arriba porque la parte de abajo está dentro de un tapabocas, pero así tiene que ser y pudimos mostrar que se pueden organizar eventos con cuidados. Hay que cuidar a la gente más allá de la salud física, y generar encuentros así es una excusa para que se entienda que depende de todos que las cosas se pongan en marcha”.

Semana de la Moda de París será completamente digital

Fuente: Clarín~ Para terminar con la incertidumbre ante el destino de la Semana de la Moda de París, el organismo regulador de la moda francesa dijo que los desfiles de colecciones para caballeros y alta costura serán estrictamente sin público por las medidas ante el coronavirus

Para terminar con la incertidumbre ante el destino de la Semana de la Moda de París, el organismo regulador de la moda francesa dijo que los desfiles de colecciones para caballeros y alta costura serán estrictamente sin público por las medidas ante el coronavirus.

La Federación de la Alta Costura y de la Moda ha indicado a las casas de lujo que no podrán tener invitados esta temporada, después de recibir instrucciones de la policía.

En un comunicado para The Associated Press, la federación dijo el lunes “confirmamos que no puede haber reuniones públicas” en la Semana de la Moda de París, mientras que agregó que las casas “todavía pueden organizar pasarelas `reales’ con modelos para trasmitirlas en vivo ya que estos eventos se hacen a puerta cerrada”.

Aunque París no está técnicamente en un cierre, hay restricciones más estrictas que limitan el movimiento a nivel nacional, incluyendo un toque de queda a las 6 o a las 8 p.m., dependiendo de la locación. No obedecer las reglas puede llevar a una sentencia a seis meses de prisión.

El segundo cierre de Francia terminó el 15 de diciembre, pero los restaurantes, bares, cines y teatros seguirán cerrados.

Con respecto a la Semana de la Moda de Milán, a pesar de los esfuerzos del consejo de la moda italiano para mantener a un nivel mínimo los desfiles en vivo, las marcas optaron por mostrar sus colecciones sin invitados periodistas o fotógrafos presentes.

La región de Lombardía, donde se encuentra Milán, parece encaminada a otro cierre parcial.

Fendi, Dolce&Gabbana y Etro han dicho que sus desfiles no incluirán invitados. Son algunas de las cuatro marcas que planean desfiles en vivo en esta ocasión. Se envió mensajes a los representantes de la marca de lujo para deportes K-way, que tiene un desfile programado, sin recibir respuesta.

El calendario de la Semana de la Moda de Milán, que se hará del 15 al 19 de enero, es mucho menor de lo normal, únicamente habrá 40 marcas participando.

Respuesta al cuestionamiento del informe nacional de CAME sobre locales cerrados

Fuente: CAME ~ Bajo la absoluta convicción del buen trabajo gremial y técnico que realizamos hace muchos años en la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), hemos respondido los cuestionamientos del Gobierno Nacional sobre el comunicado de prensa emitido por nuestra entidad titulado “Hay un promedio de 9 locales comerciales vacíos por cuadra en todo el país”. 

A continuación, transcribimos los conceptos volcados en las cartas enviadas al ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, y al director del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), Daniel Schteingart:

En diciembre pasado, con el único objetivo de mostrar la difícil realidad que atraviesan las pymes, CAME lanzó un relevamiento para medir locales cerrados en el país.

El resultado de ese estudio fue duro: sobre 82.629 comercios relevados en 1500 calles de 39 ciudades, 12.843 estaban vacíos. El mayor problema fueron las galerías comerciales, donde la tasa de desocupación es altísima: el reporte arrojó un promedio de 9 locales cerrados por calle en las 1500 relevadas de las 39 localidades del país.

Estos resultados provocaron fuerte repercusión, como los tuvieron a mitad de año relevamientos similares de reconocidas entidades profesionales o pymes.

Como toda información que brindamos desde CAME, el propósito siempre es contribuir a definir políticas que mejoren la situación de las pymes. Por eso lamentamos que en lugar de utilizar los valiosos datos recolectados recorriendo las calles del país, desde el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) se haya destinado tanto tiempo y recursos a refutarnos, con un informe de 8 carillas, en el que además se cometieron errores importantes. Algunos por falta de comprensión en la lectura de nuestro comunicado, otros por desconocimiento de la dinámica pyme y otros por confusión de conceptos.

Entre los desaciertos que presenta el informe difundido por el CEP XXI, se encuentran:

  • Error 1: se confunde locales cerrados con cierres de empresas. Una pyme puede tener 5 locales y cerrar 3. Por eso CAME desglosa cierres de pymes y cierres de locales.
  • Error 2: se mezclaron cierres de empresas con bajas en la seguridad social o CUIT. Como se dijo en el punto 5 de nuestro comunicado, “no todas esas pymes darán de baja sus CUIT. Se espera que, en los próximos meses si todo se normaliza, de a poco vuelvan a reaparecer un porcentaje de ellos, en la misma u otra actividad”.
  • Error 3: se dice que “CAME da por sentado que el cierre de locales comerciales equivale al fin de la actividad productiva de la firma”. Decimos exactamente lo contrario. A lo que se mencionó arriba, se lo reforzó diciendo “Un fenómeno que se da, aunque por el alcance de este relevamiento no pudo cuantificarse, es que, en las ciudades medianas y chicas, muchos locales y pymes cerraron y pasaron a la informalidad, a vender en sus casas o por redes, aprovechando que sus clientes y la comunidad los conoce y rápidamente identifica su nuevo punto o modalidad de venta”. Nuestro comunicado solo tenía una carilla, pero se omitió la lectura de ese punto y en cambio, se dedicaron 2 párrafos a explicar que no tuvimos en cuenta ese fenómeno.
  • Error 4: el relevamiento de CAME midió “locales comerciales”, como especificó el comunicado, que es diferente a medir solo al “sector comercio”, como hace el CEP XXI. Es sabido que cuando se relevan locales vacíos, es imposible diferenciar si en ese lugar operaba un local de servicios técnicos, de ropa o un gimnasio.
  • Error 5: cuando los técnicos del CEP XXI cuantifican los CUIT, locales y empresas que cierran, omiten la cantidad enorme de locales informales derramados en el país, incluso en las arterias comerciales más importantes. Nuestros relevamientos no pueden diferenciar si ese local cerrado era formal o informal y por eso encuentran diferencias. Nuestra sugerencia es no usar solo la base de AFIP o seguridad social para medir lo que sucede, sino salir a la calle a relevar, preguntar u observar. Eso no pasaría si se controlara la informalidad.
  • Error 6: el informe de producción sostiene que no se aclara si esos locales cerraron antes de la pandemia o después. Claro que incluye a todos. El título del comunicado es preciso: “el 15,6 % de los locales comerciales del país están cerrados” y en el punto 4 lo mismo: “Proyectando los datos del relevamiento a todo el país, se puede estimar un total de 90.700 locales vacíos…”. Más allá de que alguna frase se haya prestado a la confusión, cualquier conocedor de la calle y la dinámica comercial, sabrá que es imposible diferenciar si el cierre es nuevo o viejo. Pero hagamos cuentas: entre 2018 y 2019 cerraron 26.950 empresas. No locales, sino empresas. Pensando intuitivamente, ¿podemos creer que con esta pandemia solo cerraron 4.992 comercios como dice el CEP XXI, siendo que ese rubro fue de los más afectados? Como dijimos antes: a) cierre de empresa no implica baja de CUIT; b) las 41 mil pymes cerradas incluyen a todos los rubros y no solo al comercio, como malinterpreta el CEP XXI.
  • Error 7: en ningún momento CAME habla de despidos, sino de ocupados afectados, entre los que se incluye a los dueños de esas 41 mil empresas que cerraron, que pueden ser 2 o 3, a empleados despedidos, empleados con recortes de sueldos o de horas de trabajo. Muchos ocupados pasaron a la informalidad, como indicó el INDEC en su último informe de empleo.
  • Confirmación de nuestros datos 1: el Colegio Profesional Inmobiliario porteño señaló ya en junio que solo en CABA, el 22 % de los locales habían rescindido el contrato de alquiler.
  • Confirmación de nuestros datos 2: según FECOBA, cámara socia de CAME pero independiente, de un relevamiento entre 45.500 locales en 184 arterias comerciales de CABA, la tasa de cierre subió de 9 % en 2019 a 15 % a fines de 2020. Se relevaron 21 mil locales cerrados.
  • Confirmación de nuestros datos 3: otra de las mayores cámaras de comercio del país también expresó en números al fenómeno. En el primer bimestre de 2020, antes de la llegada del COVID-19, los locales cerrados crecieron 13 % anual, y a fines de junio, ya había 16.000 con cartel “se alquila” en el interior del país (sin CABA). Incluso se alertó que 100.000 locales cerrarían en todo 2020.
  • Confirmación de nuestros datos 4: otro dato intuitivo es que, si entre 2013 y 2015 la tasa promedio de locales vacíos fue 6,8 % como dice el CEP XXI, con la profundidad de esta crisis y el tendal de cierres visto en las calles, la tasa de 15,6 % llega a ser incluso moderada.
  • Falla en las cuentas 1: en el último párrafo de la página 3, el CEP XXI sugiere que es imposible que en 12 días hábiles 33 encuestadores hayan relevado 82.629 comercios, porque serían 2.500 comercios por encuestador. Esa cuenta es errónea. Se calcula por calle. Lo correcto es que en 12 días hábiles cada encuestador caminó en promedio solo 4 calles.

En sus críticas, el informe oficial también desmerece nuestras mediciones de ventas minoristas mostrando el sesgo de negatividad de las pymes cuando informan la evolución de sus ventas. Desde CAME conocemos perfectamente ese efecto y se lo explicamos siempre a quienes nos consultan. El sesgo inverso ocurre cuando el ciclo es positivo.

Consideramos que ese sesgo no debería ser utilizado para desmerecer nuestros datos, sino aprovechados para sacar patrones de comportamientos sobre las pymes. Pero incluso así, hay que ser cuidadosos al comparar: el CEP XXI mide evolución en la “facturación” para todo el universo pyme sobre datos de AFIP, y CAME mide la evolución en las “cantidades vendidas” sobre una muestra de solo 1.100 comercios.

Dedicar tanto tiempo y capital humano a refutar cada línea de nuestros datos y cometiendo más errores de los que pueda tener nuestro informe, no tiene demasiado sentido. Conocemos los puntos débiles de la información que brindamos y vamos mejorando año tras año. Quizás sería valioso que puedan acompañar mensualmente nuestros datos corrigiendo los sesgos, algo posible con una serie de ventas de tanta antigüedad como es la de CAME.

La pandemia nos tomó a todos por sorpresa. No es culpa del Gobierno. Es una pandemia internacional. Nuestros estudios buscan reflejar su impacto en las pymes para que podamos, Gobierno y empresas, trabajar en conjunto y pensar cómo salimos al menor costo posible.

No queremos caer en la misma confusión de escribir 8 páginas para justificar lo que la realidad muestra. Solo pedimos 8 acciones: que nos escuchen, que nos entiendan, que nos atiendan, que nos consulten, que nos participen, que nos ayuden, que nos respeten, y que reconozcan en acciones y no solo en palabras, el valor de las pymes para el desarrollo local. 

Para acceder a la carta enviada a Matías Kulfas, clic aquí.

Para acceder a la carta enviada a Daniel Schteingart, clic aquí.

Semáforo de la Indumentaria Argentina – Enero 2021

El mercado prevé un crecimiento de 5,5% y una inflación de 49,8% para 2021

Fuente: CIAI ~ El relevamiento de expectativas del mercado realizado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) durante fines de diciembre detectó la previsión de un rebote de la economía nacional a la par de una considerable aceleración inflacionaria.

En contraste con la fuerte caída del Producto Interno Bruto de Argentina durante 2020 (estimada en 10,5%), las distintas consultoras, universidades y bancos que participan de la encuesta del BCRA descuentan que este año la economía crecerá 5,5%, recuperando aproximadamente la mitad del terreno perdido por la crisis del COVID-19. También se destaca que luego de un año donde la inflación se desaceleró (pasó de 53,8% en 2019 a 36% en 2020), los agentes estiman una aceleración de la suba de precios, que se ubicará en 49,8% entre diciembre de 2020 y diciembre de 2021. En una tendencia similar, el mercado estima que el dólar oficial se ubicará en $125,80 para fines de diciembre de 2021, lo que representa una suba de 52,1% durante el año. En otras palabras, existe consenso en esperar que la inflación minorista y el dólar sigan evolucionando en paralelo, en continuidad de la política cambiaria conocida como crawling peg.

Por su parte, el INDEC informó que las cantidades fabricadas de ropa en noviembre cayeron 17,2% respecto al nivel de noviembre de 2019. En contraste, la producción de hilados y tejidos sólo se contrajo 2,7% interanual, lo que puede estar anticipando un freno de la caída de la producción de indumentaria en los próximos meses. Por su parte, las importaciones de ropa se contrajeron 28,3% interanual según información aduanera publicada por INDEC.

El consumo de prendas sigue deprimido por la crisis desatada por el COVID-19 y sólo es impulsado por el programa Ahora 12 y 18 cuotas sin interés y con tres meses de gracia. Según el relevamiento de CAME, durante diciembre las cantidades de ropa vendidas en comercios minoristas cayeron 11,9% en comparación con mismo mes del año anterior.

En resumidas cuentas, los diversos indicadores del Semáforo de la Indumentaria dejan en evidencia la crítica situación que atraviesa nuestra industria desde hace 10 meses. Todas las expectativas están puestas en el éxito del plan de vacunación que permita proteger a los adultos mayores y a las personas con enfermedades pre-existentes, para poder minimizar la letalidad de esta enfermedad y poder tener un año 2021 más parecido a la normalidad anterior a la pandemia. Hasta tanto eso no se logre, nuestro sector va a seguir necesitando del apoyo del Estado Nacional para superar esta inédita crisis global.

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Noviembre 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – NOVIEMBRE 2020

Fuente: CIAI ~ En el mes de noviembre 2020, las importaciones de indumentaria totalizaron CIF USD 13,1 millones y 587 mil kilos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Así, las compras al exterior del mes disminuyeron un -28,3% en dólares y un -26,2% en kilogramos con relación al mismo mes de 2019, mientras que los precios promedio por kilo importado registraron variación interanual de -2,8%, con un promedio de USD/Kg 22,4.

En el acumulado enero-noviembre las importaciones continúan por debajo de las registradas el mismo período del año anterior. En efecto, con CIF USD 220 millones y Kg 10,7 millones para dicho período, la contracción alcanzó el -33% en dólares y -28,5% en kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Por su parte, el precio promedio se ubicó en torno a los USD/Kg 20,5, con una baja interanual del acumulado del período del -6,3%.

Respecto a los países de origen de importación, China continúa en el primer lugar acumulando el 51,6% de los dólares y el 65,8% del volumen durante enero-noviembre de 2020 (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto), con un precio promedio de 16 USD/Kg. Bangladesh mantiene el segundo lugar representando el 6,7% de los kilos; seguido de cerca por Vietnam (quien es segundo en términos de dólares).

En lo que hace a la región, en noviembre entraron desde Perú USD 695 mil, afianzando los registros del pasado mes como el principal país de origen sudamericano de las importaciones con USD 8,1 millones para el período enero-noviembre, con un precio promedio de 52 USD/KG. Brasil, en segundo lugar en divisas, envió a nuestro país indumentaria por USD 5,8 millones para el dicho período.

En el pasado informe de agosto se había resaltado la caída relativa de importaciones desde Perú en la comparación del acumulado interanual, situación que, si bien se atenúa con lo mencionado en el párrafo precedente, continúa con una baja interanual del -46%. India es otro país que ha caído en sus envíos -65,6%.  El único país que ha ganado como origen de las importaciones en la comparación interanual enero-noviembre es Camboya, con una suba de 6,8%. En general, los países del sudeste asiático son los que han registrado la mejor performance de envíos a nuestro país en los primeros once meses del año respecto al mismo  período de 2019.

En noviembre se importaron principalmente t-shirts y camisetas interiores de algodón también por USD 1 millón; prendas de protección, del tipo de las utilizadas en cirugía y medicina, de telas sin tejer por USD 980 mil; y pantalones de algodón para hombre por USD 862 mil.

En lo que hace al período enero-noviembre por grandes categorías, los abrigos capturaron el 21,1% de las compras externas (75% de origen chino), seguidos por pantalones con 17,2% (diversos orígenes)  y los sweaters de fibras sintéticas con 15,1% del total (ver Cuadro Nº6 y Gráfico Nº4 del Informe adjunto).

Por último, se continúa pensando que en los próximos meses continúe la tendencia a la baja en las importaciones en términos interanuales, como consecuencia del impacto de la pandemia COVID 19 en el comercio, el aumento de controles cambiarios que inciden en la operatoria de importación y la crisis de consumo en el mercado local.

.

Descargue desde aquí el Anexo Estadístico 

La industria textil sufren una fuerte caída de la producción

Fuente: Perfil ~ En los primeros 11 meses del 2020, la actividad cayó un 20,8%. La fabricación de prendas de vestir se derrumbó un 36,1 %.

La producción de la industria textil se contrajo un fuerte 20,8% en el acumulado de once meses de 2020 según el IPI. Por otra parte, el segmento de fabricación de prendas de vestir se derrumbó un 36,1 % en el período analizado.

De acuerdo al último informe de IES Consultores, la baja acumulada entre enero y noviembre fue del 33,5% en las ventas del sector de indumentaria y del 30,4% en el rubro blanco (ropa de mesa, cama y baño), por encima del promedio de la economía.

Día de la Industria: textiles plantean preocupación por la falta de insumos

IES reporta que las exportaciones del sector textil e indumentaria presentaron un panorama contractivo. En los primeros 11 meses del año alcanzaron los u$s 241 millones., con un derrumbe del 33,3% con respecto a igual período de 2019. Por el contrario, las cantidades exportadas sumaron 130 mil toneladas, lo que implicó una expansión acumulado del 17%.

Las importaciones del sector textil e indumentaria registraron una caída del 4,7% entre enero y noviembre al totalizar u$s 977 millones frente a los u$s 1025 millones del año 2019. Medidas en volúmenes, alcanzaron las 193 mil toneladas, con un crecimiento del 1,1%.

La industria muestra un agotamiento en la producción en septiembre

En cuanto al destino de las exportaciones de textiles e indumentaria medidas en valores, Paquistán ocupó el primer lugar con el 29,7% en el acumulado anual (desplazó a Alemania al segundo lugar con el 16,4% del total), que fueron seguidos por Vietnam con el 12,8% y Brasil. 10%. En cuanto al origen de las importaciones, China continuó encabezando el lote de proveedores medidos en valores, con cerca de la mitad de las importaciones, en tanto que Brasil se mantuvo en el segundo lugar a pesar de la caída en las compras a dicho país.

Para Alejandro Ovando, Director de IES Consultores ““hacia adelante podría observarse una recuperación del sector como consecuencia del proceso de concentración sectorial junto a fuertes estímulos al consumo en 2021”

Industria textil: proyecta crecer fuerte este año y habrá aumento de empleo

Fuente: BAE ~ La industria textil proyecta un crecimiento de alrededor de 25% en 2021 frente al año pasado, mientras creció el empleo y logró la incorporación de 20.000 trabajadores en los últimos meses.

Ante una consulta de BAE Negocios, estos datos fueron brindados por el secretario de la Fundación Pro Tejer, Luciano Galfione, quien informó que el sector tuvo una caída de entre 15% y 20% en 2020 frente al 2019, a pesar de que hace meses viene en recuperación.

“El sector textil en conjunto no se logró recuperar de la pandemia en forma simétrica; sin embargo, se notan las mejoras mensuales respecto de meses anteriores“, planteó Galfione.

Respecto de diciembre pasado, “los niveles de producción fueron los del 2019 o por encima”, agregó el directivo.

Más empleo

Por su parte, el vicepresidente de la Fundación Pro Tejer, Jorge Sorabilla, afirmó a este medio que “la industria textil no termina el 2020 tan mal, ya que estamos en niveles mejores que en febrero del año pasado” y confió en que “2021 traerá mayor empleo porque habrá mayores inversiones”.

Respecto del año en curso, “será bueno, con una actividad impulsada por el mercado interno y la sustitución de importaciones”, consideró Sorabilla.

El directivo señaló que el segmento de las marcas y los comercios minoristas “es el más complicado porque estuvieron parados 6 a 7 meses” y “se tuvieron que reconvertir on line”.

El plan global es la creación de 200 mil empleos en los próximos tres años, y como adelantó este medio, se prevén inversiones por alrededor de USD250 millones en 2021, frente a los USD64 millones de 2019.

Macri y ATP

Como hizo (el ex presidente Mauricio) Macri, es muy fácil destruir un entramado productivo y difícil ponerlo en marcha. El ATP fue de gran ayuda”, expresó Galfione. Por su parte, Pedro Bergaglio, presidente de la cámara que agrupa a los fabricantes del sweater y también directivo de la Fundación Pro Tejer, fue muy gráfico hace un tiempo atrás: “El ATP fue como una transfusión, después de cuatro años de perder sangre”. 

El sector textil genera 400.000 empleos directos en la Argentina y en su valor productivo tiene la capacidad de transformar la realidad económica nacional.