Una pyme fabricó la primera máquina nacional de barbijos a alta velocidad

Fuente: El Economista ~ El Ministerio de Desarrollo Productivo financió el diseño y la fabricación de la primera máquina nacional de alta velocidad para la confección de barbijos tricapa. Esto sucedió en el marco del Programa de Apoyo al Sistema Productivo Nacional, a través del cual el ministerio le otorgó al Grupo-Tek un Aporte No Reembolsable (ANR) de más de $9 millones.

El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz, visitó junto al presidente de la Fundación Saber Cómo del INTI, Lorenzo Beccaria, la fábrica situada en Vicente López.

“La asistencia permanente a las pequeñas y medianas empresas en todo el país es un objetivo de este gobierno y este es un gran ejemplo de la implementación de tecnología para mejorar su producción y del avance y la recuperación que está teniendo la industria nacional”, señaló el secretario Merediz, y resaltó las capacidades de diseño, desarrollo e innovación de las pymes “que incluso en una situación tan compleja como la pandemia logran fabricar maquinaria de alta tecnología para abordar las necesidades sanitarias de nuestro país”.

El Grupo-Tek, fundado por Mariano Jimena y el ingeniero Javier Cardini, recibió la asistencia de los ANR del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP) y su logro contó con la participación de unas 30 pymes y emprendedores argentinos.

Jimena adelantó que esta primera máquina abastecerá la demanda de regiones donde aún no hay producción de barbijos. “El resultado de esto es que al principio de la pandemia nuestro país no contaba con este tipo de máquinas y ahora, no solo tenemos la primera, sino que estamos listos para fabricar más”, concluyó

El Programa de Apoyo al Sistema Productivo Nacional se propuso destinar $2.300 millones para asistir a mipymes, cooperativas, empresas e instituciones de investigación y desarrollo que contribuyan a la emergencia sanitaria a partir de líneas de créditos directos a tasa fija del 12% y aportes no reembolsables.

La pandemia puso en jaque el financiamiento productivo

Otro de los programas del Ministerio de Desarrollo Productivo se dio a conocer la semana pasada cuando se lanzó una nueva convocatoria del Programa de Apoyo a la Competitividad (PAC), que destinará ANR de hasta $1.500.000 para 7.000 proyectos de desarrollo empresarial que mejoren las ventajas competitivas de las MiPyMEs.

Sin embargo, varios especialistas coinciden en que los diferentes créditos que puso a disposición el Gobierno son de supervivencia y no están pensados para un financiamiento a largo plazo, sino para paliar la crisis provocada por la pandemia de Covid-19. Muchas empresas todavía necesitan líneas de crédito para afrontar el día a día.

En una encuesta realizada por el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA), realizada a 777 empresas de diversas actividades, regiones y tamaño, se determinó que el 43% del total de empresas tuvo mayor demanda de crédito, pero solo el 38% del total pudo acceder al monto necesitado. Es decir que todavía sigue habiendo dificultades para conseguir préstamos para financiar inversiones y aumentar la capacidad productiva.

Estiman que 75% de trabajadores de la industria de indumentaria está en la informalidad

Fuente: Perfil ~ Es una aproximación tras analizar 257 unidades productivas. La investigación forma parte del libro “¿Quién hace tu ropa?”, coordinado por investigadores de la UNC y el Conicet. Salario sólo explica del 1,66% a 3,33% del costo de la ropa.

Los investigadores Andrés Matta y Jerónimo Montero Bressán, de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC y del Conicet respectivamente son los coordinadores del libro “¿Quién hace tu ropa? Estudios sobre la industria de la indumentaria en Argentina” que, desde distintas perspectivas propone una rigurosa mirada sobre el pasado, presente y perspectivas de ese sector.
Así, desde una lógica interdisciplinaria, el trabajo ofrece una visión global, pasando por la organización de la industria a nivel nacional o local, pero también estudios antropológicos de casos e incluso análisis de las cuestiones sanitarias y de género alrededor de esta industria. “Buscamos una mirada estructural del problema. Esta es una industria paradigmática que siempre se aborda desde una forma unidimensional, cerramos o abrimos las importaciones o unilateral, lo soluciona solo el Estado o los empresarios o la Afip. Todo eso ha fracasado, hay que mirar las cuestiones estructuralmente si no, no se soluciona nada”, explica Matta.

Uno de los segmentos más valiosos del libro lo ofrece el abordaje sobre la realidad de la industria de la indumentaria en el Gran Córdoba ya que permite identificar la existencia de cuatro segmentos que surgen de un análisis de conglomerados jerárquicos de variables relacionadas con su tamaño, su estrategia comercial, su posición en la cadena de valor, nivel tecnológico y el perfil de los titulares y trabajadores. Sobre 800 unidades productivas identificadas se tomó un universo de 257 para estudiar y lograr conclusiones. Así, se identifica en la capa superior del sistema a los “Fabricantes” que conforman un 15,1% de los establecimientos y a los que se denomina como comercializadores o fabricantes de marcas ya que su principal capital se encuentra en la construcción de su imagen comercial y en el control de los canales de ventas. Producen en anualmente 158,5 miles de prendas, emplean en promedio a 33 empleados, pero un porcentaje menor son costureros. “Son fabricas sin fabricantes, apenas el 18% realiza actividades de costura”, explica el estudio.

Controlan la mayor parte de la cadena de producción con una posición más fuerte frente a los “Talleres” y “Costureros domiciliarios” de menor envergadura a los que tercerizan la producción. “Estas empresas ´disciplinan´ el proceso productivo al fijar las condiciones de trabajo (calidad, plazos de entrega y precios por prenda). Transfieren así, parte del riesgo empresario a esas unidades tercerizadas”, advierte el trabajo.

Un segundo rol son los “Comercializadores” que son el 32,5% del sector, son similares a los fabricantes, pero no se registran como tales, sino como vendedores de indumentaria o monotributistas. Controlan algún tipo de canal comercial y subcontratan la totalidad de la producción. Muchas veces son los llamados “emprendimientos de diseño”.

Un tercer escalón son los “Talleres”, que son el 9,2% de los casos y son las unidades productivas que realizan tareas de confección y bordado para los Fabricantes y Comercializadores. Tienen más cantidad de equipos y de costureros y tercerizan también parte de su producción a unidades más pequeñas. El 81% se registra como Responsable Inscripto o monotributista. La mayoría son emprendimientos de economía social.

El último segmento son los “Costureros domiciliarios” que son el 43,2 de las unidades productivas, son emprendimientos unipersonales o familiares de subsistencia que funcionan en el marco doméstico confeccionando y comercializando prendas para los eslabones de arriba de la cadena productiva. Solo está registrado el 33%, en la mayoría de los casos como monotributistas sociales

Informalidad. La industria de la indumentaria ocupa a cerca de 150 mil personas en el país, con fuerte concentración en provincia de Buenos Aires y el Amba. Córdoba representa cerca del 4% tiene unos 6.000 empleados, de los cuáles sólo están registrados 1.500, es decir el 25%.

-¿La mayoría de las empresas tiene un vínculo directo o indirecto con la informalidad?
-Ahora tenemos algunos datos evolucionados y vemos que no pudimos encontrar problemas o irregularidades solo en el 9% de las empresas o de las unidades productivas analizadas en Córdoba. En el otro 91% tenemos que el 41% es totalmente informal, hay un 35% con alguna irregularidad de evasión o de elusión, por ejemplo, no se registran como fabricantes, sino como comercios, entonces no tienen inspección. O están registrados como fabricantes, pero no tienen trabajadores registrados. Y después tenemos un 15% donde aparecen marcas muy conocidas que tienen prácticas elusivas. Aún el 9% que en teoría es prolijo, termina teniendo, en algún momento del recorrido de la prenda, un vínculo con la informalidad porque termina subcontratando a partes que están en el 91%.

El estudio concluye, además, que el Sistema Socio Técnico que constituye hoy el núcleo de la industria de indumentaria a nivel global permanece casi inalterable desde hace casi 150 años, aunque sus principales características, la fragmentación, la precariedad laboral y la gobernanza concentrada en las marcas han tendido a profundizarse en las últimas décadas.

El costo del trabajador
Otro elemento central que aporta el trabajo es el análisis de los costos de la fabricación de las prensas. Y en ese sentido se estima que el costo directo total de una prenda ronda entre el 14% y el 20%, pero el salario tiene una incidencia del 1,66% en el caso de los establecimientos informales y de 3,33% en el caso de los formales. “Ahí hay claramente una estructura que se podría mejorar, para pasar de la informalidad a la formalidad de los empleados, porque no implicaría mayores costos”, dicen los investigadores.

BAFWEEK 2021: un viaje a la pasarela más creativa y fantástica de la moda argentina

Fuente: Infobae ~ BAFWEEK 2021, el evento fashionista que marca agenda en la moda argentina

El pasado miércoles 7 de abril por la noche, la pista central de La Rural deslumbró con una puesta en escena única. Los más de 500 metros cuadrados de escenografía permitieron entrelazar la moda y la música en un extraordinario fashion show que reunió a los mejores diseñadores y marcas de todo el país. Al final, el rostro exhausto y feliz de los creadores de este evento lo decía todo: el icónico BAFWEEK se llevó a cabo contra viento y pandemia.

El Buenos Aires Fashion Week sorprendió una vez más con un único fashion show que deslumbró por una hora y media a todos los espectadores. Este año tan particular, la industria de la moda volvió a apostar a presentar colecciones a pesar de haber sido una de las industrias más golpeadas por el COVID-19, y quienes fueron además de sus prendas los protagonistas del invierno 2021, fueron Cazzu, Duki y Bhavi, tres artistas revolucionarios de la escena musical, quienes eligieron el escenario de BAFWEEK para hacer sus primeros shows de 2021.

Entre los creativos y marcas que estuvieron en el escenario de La Rural fueron Ay Not Dead, Raimondi, JT, Kosiuko, Elemental x Nous Etudions, FILA, Garcia Bello + Natura, Ginebra, ML, Daels, Mishka, Valentina Karnoubi, Anushka Elliot y Roberto Sanchez, y todos presentaron lo último en tendencias de otoño-invierno.

Como en New York, París, Milán y Londres, donde las semanas de la moda se llevaron a cabo de manera híbrida, transmitiéndose de manera online y presencial con pocos invitados, BAFWEEK, lo hizo de la misma manera. El evento se desarrolló respetando de forma estricta los protocolos y medidas sanitarias vigentes. Se planteó en tres bloques compuestos por marcas y diseñadores, y un artista musical fue el encargado del cierre de cada uno.

Los looks románticos con estampados florales también se dejaron ver en la pasarela de 2021

Los looks románticos con estampados florales también se dejaron ver en la pasarela de 2021

Ay Not Dead dio comienzo al show con una colección que reveló un antagonismo entre lo duro/elegante versus lo suave y femenino. Presentó “Birds, Beasts and Flowers”, una propuesta inspirada en el libro de poesía homónimo de D.H Lawrence. Como su título lo indica, hace referencia en semejanza a los pájaros y flores. Los modelos desfilaron al ritmo de las canciones de Charly García, amigo de la marca.

“Fue muy emocionante para nosotros hacer un show, un desfile en medio de esta situación pandémica, como con un momento de fantasía y creatividad para nosotros y para la gente. El soundtrack fue muy importante para nosotros porque fue de Charly García, pusimos varios temas de él con su aprobación por supuesto y fue como hacerle un homenaje al maestro del rock. Aunque era un evento con muchos traperos, nosotros quisimos poner nuestra semilla del rock, que tiene que ver mucho con nuestra marca”, detalló Noel Romero, diseñadora y fundadora de Ay not dead.

Fila celebró sus 110 años y se presentó por primera vez en el marco de la BAFWEEK

Fila celebró sus 110 años y se presentó por primera vez en el marco de la BAFWEEK

Luego llegó el momento de Daels, que homenajeó las tradiciones argentinas vistiendo a las modelos con materiales y atuendos típicos de la cultura gaucha y pampeana. Su colección se llamó “sincrético” y parte del concepto de la doble herencia cultural antagonista belga/argentina que define el ADN de la marca, usando esta tensión como objetivo para deconstruir, repensar y dar valor a sus raíces.

Mishka por su parte, inspiró su presentación en la revolución fashion de los años 60 y la locura de los fotógrafos por capturar las nuevas tendencias. “Significa para nosotros todo el camino recorrido, la madurez de tantos años de mucho trabajo pudiendo presentar hoy un Mishka como propuesta integral más allá de su inicio el zapato. Además estar presentando colección de indumentaria, carteras, anteojos, accesorios y todo un universo que nos representa como etiqueta aún de autor es un orgullo”, comenta a Infobae, Marcelo Cantón, fundador de Mishka.

Y agrega: “Este desfile fue muy emotivo por varias razones, el contexto de pandemia y lo difícil que es seguir adelante. A su vez la alegría de poder mostrar que hoy, 20 años después, la marca arrancamos junto al primer BAF”.

La propuesta sin género que siempre marca tendencia de Raimondi

La propuesta sin género que siempre marca tendencia de Raimondi

Luego, fue el momento de Valentina Karnoubi con una colección que festejó la pluralidad de lo femenino con prendas sutilmente románticas y, por primera vez, presentó una serie de looks masculinos. Esta fue su cuarta colección y la llamó “viaje al centro de la tierra”, impulsada por la resignificación de la belleza desde una perspectiva diversa y effortless chic.

Y el último momento del bloque fue de la mano de la diseñadora Juliana García Bello y la marca de maquillaje Natura, con una performance en pasarela para mostrar su alianza que busca resignificar el concepto de belleza. Para el cierre, el trapero Bhavi hizo su aparición con los temas más populares de su reciente disco Cinema. Él vestido por Levi’s, una marca que se destaca por acompañar la escena musical a través de los años y lo hizo para seguir al joven artista que rompe el esquema de trapero tradicional.

Bhavi hizo el cierre del primer bloque vestido por Levi's

Bhavi hizo el cierre del primer bloque vestido por Levi’s

El segundo bloque, Elemental x Nous Etudions abrió la pasarela con una coreografía en línea con los mensajes de sustentabilidad y responsabilidad ambiental de la colección.

También deslumbró -un año más- Raimondi, que mostró su colección a través de una performance artística, destacando la lógica de diversidad y alta calidad de sus prendas. Enfocado en el diseño, la producción de baja escala y el no género de sus prendas, Sebastián, su diseñador, cree que el futuro de la moda está en la diversidad, la personalidad y la calidad de sus diseños.

Lo siguió JT, que por primera vez en su historia adaptó su presentación a un evento de naturaleza colaborativa. “Realeza aumentada”, fue el nombre de su nueva temporada, una colección que nació pensada de adentro hacia fuera reflexionando en cómo se construye lo externo a partir de lo interno.

Duki, el trapero del momento fue uno de los protagonistas de la pasarela de bafweek

Duki, el trapero del momento fue uno de los protagonistas de la pasarela de bafweek

Y cerró Roberto Sanchez, que fue otra nueva incorporación del ciclo, que presentó su nueva colección Kisses from Rober de la mano de Duki. La marca creada por Andrés Baglivo. DUKI, es el referente indiscutido del trap que lleva la bandera argentina del movimiento por el mundo gracias a su importante rol en la escena Argentina. Allí interpretó algunos de sus hits como Piensa en mí y Wacha.

Ginebra inauguró el último bloque con modelos y bailarines envueltos en diseños inspirados en el cosmos. La marca de Micaela Tinelli presentó “Supernova” su colección Otoño/Invierno 2021, inspirada en un mundo onírico como una nueva forma de ver y percibir la realidad, siendo el universo: estrellas y planetas, el diseño más preponderante en nuestra colección.

Azul, negro y verde, los colores protagonistas del invierno 2021 de Mishka

Azul, negro y verde, los colores protagonistas del invierno 2021 de Mishka

Anushka Elliot presentó una colección impulsada por los viajes alrededor del mundo. “Grito Sagrado” la llamó y expresa una voz que manifiesta una Latinoamérica multicultural en donde las prendas son creadas para mujeres únicas que no se rigen por las tendencias. “Es una colección que nos invita a viajar y a la vez nos conecta con lo local y, por supuesto, con la naturaleza. Les comparto mi universo de paisajes exóticos, de mi influencia gauchesca y la belleza de lo artesanal. Creo que esta colección es una manera de transmitir el amor y la pasión en todo lo que hago”, dijo Anushka a Infobae.

“Participar en el BAFWEEK fue una gran experiencia. Una gran oportunidad para mí y mi equipo. Más en este año que se generó este show híbrido que fue muy dinámico, es un formato que suma mucho para estos tiempos que los shows necesitan algo más que una pasada. Yo generé ese movimiento con un skater donde quería mostrar esa libertad de fluir”, agregó la diseñadora.

Para celebrar su 110 aniversario FILA debutó por primera vez en el evento de moda más importante del país con su colección titulada ¨White Rock’. La icónica marca sporty marcó su debut con una colección que rememora los inicios de la marca en los 70s, con guiños al streetstyle, los avances de las tecnologías y los recursos constructivos del montañismo.

Mery del Cerro con un vestido de paillettes multicolor by Kosiuko

Mery del Cerro con un vestido de paillettes multicolor by Kosiuko

Y finalmente, el cierre de pasarela estuvo a cargo de Kosiuko. Entre colores vibrantes y prints lúdicos, la marca presentó su propuesta con un show de moda y patinaje artístico.̈ Con su colección llamada “Point Of View” donde estuvieron presentes las mejores modelos del país e it girls.

Sin dudas, todas las miradas se las llevó Cazzu, que impactó con un total look de Jazmín Chebar. En diálogo con Infobae dijeron sobre su diseño y participación: “Nuestra participación este año en BAFWEEK fue diferente, lo que hicimos fue trabajar junto a Cazzu, la gran referente del trap latinoamericano, para armar un look inédito para su show. Su look estaba compuesto por un corset, mangas y una mini confeccionada en un jacquard de flores que es único y lo que buscamos fue crear un cruce entre el universo de Jazmín Chebar y la estética urbana de Cazzu. Nos parece que fue una forma de participar distinta y que acompañaba la propuesta musical que hubo para esta edición”, detalló María Waissman, coordinadora de Imagen de Jazmin Chebar.

Cazzu con un diseño exclusivo para el show by Jazmín Chebar

Cazzu con un diseño exclusivo para el show by Jazmín Chebar

Por último, el maquillaje también jugó un papel importante en la pasarela de BAFWEEK. Verónica Mendoza, makeup artist de Natura, cuenta que los delineados siguen siendo una tendencia infalible para este otoño-invierno 2021. “No importa si decidís llevarlos en formato gráfico o aplicado solo en el párpado superior o inferior; este invierno los ojos llevan un protagonismo especial. La originalidad de estas propuestas está en presentar un delineado retro creando una mirada actual”.

Asimismo, las pieles se volvieron protagonistas absolutas, y ya no sólo importa aplicar productos para enaltecer los propios rasgos sino también protegerla de todo tipo de agentes exógenos. “En esta temporada veremos por un lado bases cubritivas y de efecto mate y por el otro pieles traslúcidas y luminosas priorizando la doble funcionalidad, proteger la piel y resaltar nuestra belleza”, detalla la maquilladora.

Otra tendencia que dominó el make up de las pasarelas esta temporada fue la diversidad de colores a la hora de plasmar las propuestas. Por un lado, se observaron como las paletas predominantes para esta época invernal se centraron en los tonos terrosos y naturales, exaltando una idea de belleza más universal y menos hegemónica. Para aquellas que disfrutan del maquillaje en tonos fuertes y metálicos también podrán hacerlo optando por acabados luminosos con texturas fluidas y sedosas.

Mariah Schutz, la diseñadora de ropa para cuerpos reales: “Los talles son siniestros”

Fuente: Clarín ~ Mariah Moda Social es un emprendimiento creado por Mariah Schutz (50), que confecciona prendas a medida para cuerpos distintos. Dona el 100% de sus ventas a organizaciones no gubernamentales.

Al llegar al atelier de Recoleta, los percheros con ropa a medida exhiben prendas hechas con sedas italianas, bordados y aplicación de piedras, strass y lentejuelas. Están hechas taylor-made por artesanos de la costura, como modistas y bordadoras y, además, por pedido de clientes que “co-crean” el diseño.

Ropa sin talles, para todos los cuerpos, la consigna de Mariah Schutz. Foto: Gentileza Maria Schutz Social.

Ropa sin talles, para todos los cuerpos, la consigna de Mariah Schutz. Foto: Gentileza Maria Schutz Social.

“Todo surge por una experiencia personal. Si bien mi talle creció, cuando era menudita tenía problemas para vestirme porque tenía mucho busto o mucha cola. Los talles son siniestros. Me da terror por los chicos; una con el tiempo lo va asimilando pero igual te cuesta, cuando decís en este pantalón no entro y en este tampoco… Es grave cuando les pasa a los jóvenes que están formando su personalidad y sienten que no pertenecen a una media o a un talle. ¡Porque ni siquiera un 52 les va, si es un 46 de antes! Cada vez tenés que ser más chiquito y más delgado. ¡Y llega la importación china! La ropa que viene de China, por una cuestión antropomórfica, es más chica. Andá a explicarle eso a una chica que de por sí tiene problemas de autoestima como casi todos los adolescentes. Entonces descubrí y brego por una idea que es la de que cada talle es único, como única sos vos y yo, y cada persona…” dice Mariah, una rubia de ojos claros que se apasiona con su experiencia y acaba de ser elegida embajadora solidaria de la Cámara Argentina de la Moda.

“La ley de talles no se cumple. Además, el cuerpo es asimétrico. Una prenda no puede ser simétrica porque el cuerpo no lo es. A veces te tira de un lado, o la manga es más corta… Voy a meterme activamente en el tema de esta ley. Sé que la industrialización de la moda implica una métrica estandarizada para cada talle. El problema es que no se respeta, sea por abaratar costos o por otras cuestiones… hay prendas que lavás la primera vez y ya se encogió o destiñó” señala.

La ley de talles no se cumple. Además, el cuerpo es asimétrico. Una prenda no puede ser simétrica porque el cuerpo no lo es. A veces te tira de un lado, o la manga es más corta… Voy a meterme activamente en el tema de esta ley.

Mariah Schutz, diseñadora de moda.

“Mi emprendimiento es único en el mundo. ¡Yo no compito con ninguna marca industrial, mientras yo hago dos prendas, la industria, 19 mil! Pero si lo mío se replica en distintos lugares y me copian, la gente va a tomar conciencia de todo esto” concluye.

¿Alta costura y precio imposible?

Si hay una prenda para cada uno y a su medida, si los géneros son importados y la tarea de bordado exige mano de obra calificada, estas prendas serían para muy pocos. Pero no es el caso. “Son prendas para verse bien, no son carpas para gordas. Y también la gente con capacidades diferentes tiene derecho a vestirse bien, verse mejor y sentir confort. O que puedan ponerse solos la ropa porque los cierres no son complicados. Lo más caro de mi tienda, hoy, cuesta 37 mil pesos pero siempre hay un perchero de ofertas” dice Mariah.

¿Cómo es el proceso? “Alguien llega y elige un modelo. Me encanta este kimono, por ejemplo. Le tomamos las medidas, todas. Cuando te sentás, cuando estás parada… porque no piensan en el cambio que se opera en la prenda cuando uno se sienta.” Luego se muestran los géneros y los avíos. Y la clienta pide los cambios si quiere; “en vez de bordado con piedras prefiere aplicar una cinta azul. No queremos asesorar tanto, porque si digo hagamos escote en V porque estiliza, le estoy diciendo que es gorda. Acá se visten con lo que les gusta, no vienen a usar ropa para disimular defectos. La idea del emprendimiento la tuve el día de mi cumpleaños –el 12 de mayo– y en plena pandemia, el año pasado. Le mandé a la gente unos canolis con una inscripción: ‘Mi mayor deseo es que el tuyo se cumpla’. Fue mi regalo para ellos. Compartí mi cumple así. Y recibí un regalo divino, una vincha bordada con un tul, con un packaging hermoso… Ahí me iluminé”, comenta.

"Mis clientas se visten con lo que les gusta", dice la diseñadora Mariah Schutz. Foto: Gentileza Mariah Schutz Social.

“Mis clientas se visten con lo que les gusta”, dice la diseñadora Mariah Schutz. Foto: Gentileza Mariah Schutz Social.

Y agrega: “Yo venía ayudando a diferentes organizaciones pero bueno, tenía un límite para dar. Entonces pensé. ¿Qué pasa si la plata que dono, o mejor, parte de ella, la empleo para pagar mano de obra que confeccione prendas y el precio que paga la clienta va a parar a una ONG, fundación o comedor de barrio al que quiere ayudar?. Cuando el vestido está listo, la clienta deposita el dinero en la cuenta de la entidad y viene a retirarlo con el comprobante de su transferencia. La plata no ingresa a la tienda para la mayor transparencia. Y ella se lleva su kimono con una etiqueta con su nombre, porque participó del diseño. Tengo dos intenciones claras: hacer prendas únicas y que me ayuden a ayudar”.

Colecciones cápsula

Hicimos una colección junto a Lucas Poggi,nadador paraolímpico. El eje es ropa que se adapta a una silla de ruedas. “Vamos a seguir haciendo indumentaria para cuerpos que tienen otra capacidad de movimiento. Me pregunté siempre por qué se tienen que vestir con jogginetas. Y apareció Lucas. Algunas personas con capacidades diferentes se visten solas u otras necesitan ayuda. Usamos aberturas con imanes, cierres con cremalleras especiales; es inteligencia aplicada a nuevas prendas con otra moldería y una mirada ergonómica.”

Vamos a seguir haciendo indumentaria para cuerpos que tienen otra capacidad de movimiento. Me pregunté siempre por qué se tienen que vestir con jogginetas.

Mariah Schutz, diseñadora de moda.

Lucas los asesoró con cosas que le pasan a él y después lo hicieron otros y así fueron conociendo lo que les ocurre. “Hay prendas para la gente que se sondea. Vienen con un bolsillo estilo cargo para que puedan transportar la sonda y entrar a un baño. ¿Cómo cerrás un pantalón si no puede ser en la zona púbica? Será de costado o desde abajo, al costado, con un cierre especial. Porque si no tienen sensibilidad en la pierna puede complicarse. Difundo lo que hago por Instagram y en diferentes medios. Y estoy muy satisfecha con las repercusiones”.

"La ropa tiene que sentirse cómoda al estar parada o al estar sentada", comenta la diseñadora Schutz. Foto: Gentileza Mariah Schutz Social.

“La ropa tiene que sentirse cómoda al estar parada o al estar sentada”, comenta la diseñadora Schutz. Foto: Gentileza Mariah Schutz Social.

Túnicas masculinas

Para Mariah, el próximo paso es que el hombre argentino se atreva a las túnicas, muy sobrias, con estilo Armani. Porque cree que hay que vestirse con otras formas. “Una túnica, un kimono o un caftán son prendas nobles, que cubren y dan comodidad”, concluye. 

No pasa de moda: el inédito efecto de la crisis en el negocio de la ropa

Fuente: La Nación ~ En el último año, por la pandemia, la industria de la moda cambió. No sólo retrocedieron fuerte las ventas, sino que quedó stock de la temporada otoño-invierno 2020 que no todas las marcas pueden aprovechar.

Si bien las ventas por Internet crecieron, estuvieron lejos de compensar la caída de las presenciales. Los compradores a la caza permanente de ofertas son otro factor que pesa en la estructura.

La experiencia de nueve meses de 2020 marcaron las decisiones para este año: producción más acotada, reutilización de los básicos que quedaron y promociones.

A los desafíos generales de toda la economía, al sector le pegan especialmente los problemas para ingresar importaciones.

El cierre de los shoppings en Caba por siete meses fue un golpe fuerte para la industria de la indumentaria.
El cierre de los shoppings en Caba por siete meses fue un golpe fuerte para la industria de la indumentaria.

“Hubo sobrantes de las colecciones anteriores, mucha mercadería quedó en los depósitos –describe Claudio Drescher, socio de Jazmín Chebar y presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria-. A las marcas para mujeres se les hace mucho más difícil recuperar esos productos. En cambio, las de niños y hombres pueden hacer un mejor aprovechamiento. El stock frenado generó un costo extra muy importante”.

El ejecutivo remarca que el impacto de los centros comerciales cerrados siete meses en Ciudad de Buenos Aires fue letal: entre 65% y 70% de la venta global de productos de moda se origina allí.

Hace casi medio año la Cámara presentó al Ministerio de Desarrollo Productivo una propuesta de plan de reconstrucción para el sector que apunta también a desarrollar marcas para los mercados interno y externo.

Las empresas sufrieron haber desembolsado capital para productos que no pudieron vender, lo que les complicó también afrontar la primavera-verano. Después de esa coyuntura, Drescher apunta que la tendencia dominante es a “concentrarse en la cercanía, tener más velocidad de respuesta y no tener pedidos de programación tan largos para estar alineados a la necesidad del mercado”. Indica que era un cambio que ya venía y se profundizó.

Desde LTO, fábrica y venta de indumentaria femenina, Javier Ahumada describe que la crisis del año pasado implicó la salida del mercado de comercios y productores: “Quedaron los de más experiencia, los que ya surfearon otras crisis. En materia comercial, también los que pudieron adaptarse a las nuevas exigencias de los clientes, que pasan por cada vez más servicios y una organización de los locales donde la gente pueda elegir solo”, sostiene.

Coincide con sus colegas en que el stock que quedó sin vender se suma a las pérdidas porque con los actuales niveles de inflación “es capital invertido muerto; un rollo de tela económico cuesta $25.000, así que es mucho lo que se debe invertir para que quede parado. Hay que rotar cinco o seis veces en la temporada, como mínimo”.

Drescher señala que las prendas que quedaron del otoño-invierno pasado fueron puestas en locales “cuando son básicas o no se mostraron”, pero hay marcas que “mandan a sus outlets” porque no les queda otra.

Desde la empresa que manejan las marcas Portsaid, Desiderata y System reconocen que para adecuarse a la nueva realidad, “hay que ser flexible y dar un giro cuando es necesario”.

Enfatizan que cambiaron las prioridades y los momentos de uso de la indumentaria y, por lo tanto, las colecciones viraron en ese sentido. “Miramos tendencia constantemente y buscamos adaptar nuestras propuestas a eso y a nuestra realidad. Es un constante aprendizaje”, dicen.

La industria de la moda sufre en todo el mundo por la pandemia.
La industria de la moda sufre en todo el mundo por la pandemia.

Admiten que de la colección otoño-invierno 2020 dejaron afuera productos que no creían “correctos para ese momento en particular donde todos estábamos confinados y las ocasiones de uso se veían restringidas”.

Al mix de las colecciones lo van modificando en el momento, aunque se acortaron los tiempos productivos. “Cada una de nuestras marcas tiene una estrategia diferencial en la planificación de la colección. Estamos constantemente analizando posibles escenarios ante nuevos posibles cierres o caída de ventas”, definen.

Desde la empresa textil que produce varias marcas –Industrial, Black Sport y Rock & Jeans-, Diego Funes explica que trabajan just in time y eso se convirtió en una fortaleza: “Cuando llegó la cuarentena estábamos produciendo invierno, no teníamos lista la colección. Así que nos pudimos acomodar, lo que no les pasa a quienes tercerizan la fabricación o compran a otros. Podemos optimizar y no quedarnos con stock. Este sistema nos ayudó. Vemos que hay empresas que están cayendo por los problemas”.

El otro punto a favor es que el 85% de lo que hacen es atemporal y, además, son fuertes en el home wear (ropa para la casa), un segmento que creció mucho.

Funes comenta que en medio de la cuarentena dura la venta online y la que hacen a por mayor colaboraron para sostener los niveles de operaciones. “También el seguir trabajando para industrias. En contingencia, empezamos a producir batas, cofias y barbijos que un año después seguimos haciendo”, recuerda.

Los dueños de locales que compran a importadores o fabricantes desde hace unos meses perciben los cambios en la forma de producir moda. Gabriela Alercia, propietaria de Cortesía, ratifica que la fabricación es “mucho más acotada que en años anteriores, incluso hay poco de productos que se venden bien, se agotan y no hay más”.

En su caso, que trabaja con “básicos de diseño”, prima el criterio de elegir prendas que se puedan volver a poner en venta. Incluso menciona que importadores que un año atrás aumentaron precios sobre la base de la suba del dólar ahora los tienen más baratos y hay en existencia.

Marcas que antes hacían cápsulas de hasta un centenar de prendas, ahora las redujeron a un cuarto o menos. Analizan cómo van las ventas y actúan en consecuencia. La producción de la colección de invierno, en muchos casos, sigue hasta mayo mientras que en paralelo las marcas miran el verano. Drescher apunta que desde diciembre hay una mejora en las ventas y que, de no mediar otro cierre obligado, esperan una recuperación “lenta”. Aunque sostiene que hay diferencias fuertes entre empresas, las operaciones online representan entre 10% y 15% del total.

“Lo básico es resistente, el resto perecedero”, sintetiza el dueño de una de las marcas de “fast fashion” (moda de alta rotación) de la Argentina. En su caso, pudo recuperar remeras, jeans y camperas de la temporada anterior. “El año pasado fue muy complejo; no sólo se facturó menos, sino que muchos afrontaron problemas de abastecimiento. En los últimos meses también hay demoras en las importaciones, todo es complicado”, agrega.

En la Argentina, salvo géneros como el jean y el jersey, todo el resto es importado, por lo que los faltantes también condicionan la producción.

La crisis de la moda es mundial. El año pasado, Inditex –la española dueña de Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe- puso en marcha un plan de venta online para dar salida al stock de sus 1.600 tiendas cerradas en la cuarentena europea. Fue la forma que encontraron para no perder la producción.

Este argentino se la jugó por el país y ahora factura millones gracias a Nike y Adidas

Fuente: Cronista ~ Perseverancia y esfuerzo. Dos de las cualidades necesarias, además de espaldas anchas y cierto gusto por el riesgo, para emprender con alguna posibilidad de éxito en la Argentina. De esas dos cualidades nace el nombre de Derwill, vocablo alemán que hace referencia a ambas. Se trata de una pyme textil que este 2021 cumple 30 años de trabajo ininterrumpido fabricando y comercializando medias deportivas.

30 años no es nada

Su fundador, Marcelo López Imizcoz, comenzó su carrera en Gatic en el año 1985, y aprendió que aprendió el oficio en la localidad de Pigüé, provincia de Buenos Aires, de la mano de Eduardo Bakchellian, el por entonces dueño de la empresa que tenía a Adidas como marca insignia. El emprendedor decidió pegar el salto en 1991 y fundar Derwill, que comenzó con la apertura de un galpón ubicado en San Lorenzo y Panamericana y tres máquinas provenientes de lo que entonces era Checoslovaquia. El siguiente hito de expansión en la vida de la firma llegó en diciembre de 2003, cuando mudaron su operación a una fábrica tres veces más grande que la anterior a la que, además, le sumaron tecnología y capacidad de producción.

Y se fue consolidando en el tiempo como una de las empresas líderes en la fabricación de medias deportivas: tiene como clientes a Nike, Adidas, Under Armour, Babolat, Falabella y New Balance. Hoy la planta cuenta con más de 200 máquinas con la última tecnología y ha logrado convertirse en el exportador de Argentina, medido en volumen, siempre con el liderazgo de Marcelo, que ha sumado a sus hijos Manuel, Gonzalo y Ramiro -los tres formados en Administración de Empresas- al equipo de Derwill para que sigan sus pasos.

“Nuestro desarrollo a lo largo de los años se vio impulsada fuertemente por la alianza comercial con Nike, nuestro principal cliente en este momento y con quien exportamos en 2020 un millón de medias a Chile. Solo para dar una idea de la magnitud del crecimiento de Derwill de la mano de Nike, su producción se incrementó un 2000% en los últimos 20 años de trabajo conjunto. Este crecimiento ha permitido a Derwill sumar mercados para exportación, proveyendo artículos para Brasil -un mercado tradicionalmente muy competitivo- y los principales mercados de América latina“, cuenta López Imizcoz.

La pandemia se paso muy bien, cumpliendo con los protocolos y funcionado de acuerdo a las directivas del municipio. Armaron una carpa exterior de manera de lograr distanciamiento y proveyeron transporte con combis para garantizar presentismo. Se trabajó todo esto con el sindicato, de manera muy articulada.

Marcelo López Imizcoz aprendió el oficio al lado de Eduardo Bakchellian, ex dueño de Gatic.

Imizcoz es optimista por naturaleza y por ello, cuando se lo consulta sobre si volvería a apostar por la Argentina, su respuesta es un sí rotundo aunque señala que la macro es un factor a tener en cuenta y frente a lo que hay que estar siempre muy atentos y ser flexibles. “Para nosotros en Derwill fue fundamental el apoyo de clientes internacionales como Nike u otras grandes marcas para las cuales fabricamos, que nos aportan know how y tecnología y mejores prácticas”, explica.

Respecto al tiempo que lleva el mundo sobrellevando la pandemia, el empresario pyme marca que la pandemia los fortaleció porque les permitió ordenarse y trabajar más coordinadamente con protocolos muy cuidados. “Nos permitió consolidar exportaciones y terminar de armar la planta que acabamos de inaugurar, así que el balance es en general positivo”, puntualiza.

En consonancia con lo antedicho, los planes a futuro de la compañía son consolidar las exportaciones a países de América latina de la mano de Nike y de las marcas para quienes fabrica productos. En 2021 y tras la inversión de u$s 5 millones, planean casi duplicar la capacidad productiva pasando de producir ocho millones a 13 millones de pares de medias al año.

Nueva planta

Para sostener este esfuerzo, este año Derwill inauguró su nueva planta para la fabricación de medias en la localidad de Malvinas Argentinas, en la provincia de Buenos Aires. Con la ya mencionada inversión, la nueva planta está sumando 50 nuevos operarios -para llegar de esta manera a 190 empleados–, va a expandir la capacidad productiva en cinco millones de pares de medias (un 40% más) y, para lograrlo, sumará 114 nuevas máquinas de tejeduría y planchado.

La inversión en esta planta se concentra principalmente en la adquisición de nuevas máquinas de tejeduría y de plancha, incorporando la misma tecnología y los mismos procesos que hoy utilizan las plantas más modernas de fabricación de medias en los Estados Unidos, Europa o Asia.

La nueva planta tiene una superficie de 4000 metros cuadrados que ocupa un galpón, las oficinas, salas de reuniones y un comedor. El edificio se emplaza en una superficie total de 7500 metros cuadrados, donde se acondicionan espacios para una cancha de fútbol, una parrilla, una huerta, un estacionamiento y zonas de carga y descarga de mercadería e insumos.

Previo a esta inauguración Derwill operaba en una planta en Don Torcuato, empleando a 140 operarios, de los cuales un 60% son mujeres. El 100% de su dotación está afiliado al Asociación Obrera Textil (AOT). En Don Torcuato Derwill contaban con una capacidad para producir ocho millones de pares de medias al año, usando 136 máquinas tejedoras y planchadoras, provenientes de China e Italia.

Jorge Rey, el niño terrible de la moda: ‘Me han dado vuelta la cara, pero yo me río’

Fuente: Clarín ~ Jorge Rey, el diseñador de 22 años al que ni una pandemia puede detener, continúa creando y creciendo en el mundo de la moda. Nació en Rufino, Santa Fe. Allí hizo su primer desfile en 2016, al cual asistieron 500 personas. Vino a estudiar a Buenos Aires y luego de un año y medio dejó la facultad para diseñar. En 2018 participó del evento Six O’Clock Tea y desde esa pasarela nunca se detuvo.

Durante la cuarentena presentó una colección cápsula desde Rufino, Futuro alado, inspirada en la pandemia y hecha con materiales diversos y accesorios representativos del aislamiento: barbijos, guantes, trajes de PVC. Vistió a Juana Viale y a Lali Espósito, y en enero lanzó su más reciente colección, Obsessionality, que también fue presentada en un fashion film en Paris Fashion Week.

A fines de marzo participó de la pasarela virtual de Argentina Fashion Week con una colección de vestidos de novia, con mucho volumen y bordados abundantes, su sello característico.
El diseñador Jorge Rey en acción, en pleno diseño. Foto: Andrés D’Elía.

El diseñador Jorge Rey en acción, en pleno diseño. Foto: Andrés D’Elía.

-¿Cuál fue tu inspiración al crear Obsessionality, una de tus últimas colecciones?

-Una de las cosas más locas es que la diseñé en noviembre de 2019. Obsessionality tiene que ver con la obsesión misma, las enfermedades. Al ver de cerca los diseños, hay pequeños virus bordados, “Covids”, como les digo yo, pero todos fueron pensados y diseñados antes de la pandemia. Para crear esta colección también me inspiré en las cartas de tarot. Muchas veces tomo conceptos para crear, que después no terminan apareciendo o no se terminan comunicando. Y creo que lo que uno no comunica, no existe. A veces elijo no contarlo porque me gusta que cada uno saque sus conclusiones sobre lo que está viendo. Pero las cartas, su estética, sus figuras están plasmadas muy sutilmente. Todo tiene un porqué. Diseño pensando en un “qué” y en un “por qué”, en qué es lo que debe decir cada prenda.

-¿Elegís expresarte a través de la moda?

-Lo que más me gusta de la moda es la capacidad de comunicar a través de ella, de mostrar algo, de hacer arte. Uno no se viste solo para abrigarse. Siempre estamos comunicando: desde el color que usamos, los zapatos que elegimos, todo expresa. Uno se comunica constantemente y también recibe del otro, e indirectamente se construye con el otro. Somos seres sociales. Por eso, para mí es muy importante ver qué es lo que quiere la persona. Esto me permite crear un diseño a medida que hable de quién es, que la represente. Eso es lo que quiere una clienta cuando me pide que la vista.

Muchas veces tomo conceptos para crear, que después no terminan apareciendo o no se terminan comunicando. Y creo que lo que uno no comunica, no existe.
Jorge Rey, diseñador de moda.

-¿Y qué busca la mujer hoy?

-Comodidad. Hoy en día se pone en juego estar cómoda, linda, sofisticada, joven y fresca. Pero lo más importante es estar cómoda, con prendas de ajuste relajados. Si te vas a vestir para una fiesta, querés brillo, estar elegante: ya no se sufre para estar linda. Si te sentís cómoda con lo que tenés puesto, te comés el mundo.

-¿Cómo es ser joven en esta industria? ¿Sentís algún prejuicio?

-Trato de ni preguntármelo, hago mi trabajo y me divierto. Sé lo que tengo que hacer, cuáles son mis responsabilidades y qué tengo que cumplir; y me manejo en base a eso. A veces no es tan fácil, han dejado de saludarme, me han dado vuelta la cara, pero yo me río. Ya fue. ¿Qué tanto?

-¿Qué es lo que más te gusta de diseñar?

-Crear. Dibujar, pensar, tener ideas. A veces creo por crear, y creo solo porque me divierte. Cuando creo, estoy insoportable, es mi tema del momento y todos lo saben. Eso pasó cuando hicimos los clips de las cápsulas de White, Caprichosa y Prólogo, algunas de mis colecciones, que de hecho ahí no terminaron. Los tres están muy pensados: “Rey es insoportable”, dicen. Pero hay cosas que no están dichas que después se van a ir develando.
Una de las creaciones del diseñador Jorge Rey.

Una de las creaciones del diseñador Jorge Rey.

-¿Y antes de diseñar que hacías?

-A los 6 años vendía bijouterie. Cuando tuve un accidente, me puse a hacer tarjetas. Las diseñaba, las imprimía y las vendía en mi pueblo. A los 13 años hice un curso de organización de eventos y viajaba hasta Buenos Aires para asistir. Después empecé a estudiar corte y confección, aunque no terminé. Pero ahí empezó todo. En ese verano, después de lastimarme, con la pierna enyesada aprendí a diseñar con Photoshop e Illustrator, mientras escuchaba el álbum de Adele a repetición.

Lo que más me gusta de diseñar es dibujar, pensar, tener ideas. A veces creo por crear, y creo solo porque me divierte. Cuando creo, estoy insoportable, es mi tema del momento y todos lo saben.
Jorge Rey, diseñador de moda.

-¿Cómo fue el accidente?

-Una noche de Año Nuevo, con trece años, fui a comprar una cañita voladora nueva. Salí corriendo a una avenida a probarla y un auto que venía a 70, me chocó. Volé 7 metros, pegué contra un árbol, estuve inconsciente y 15 días internado, pero solo me quebré la cabeza del fémur. Fue un caos, pero del caos siempre sale algo lindo, algo nuevo, del caos siempre sale la luz. El caos es el primer paso, sin eso no hay nada.

-¿Qué es lo próximo que vamos a ver tuyo?

-Una cápsula y una colección que siguen en proceso creativo. Ahora estoy trabajando con una obra de arte que me encanta, siempre me gustó mucho, es mi fuente de inspiración para mi próxima colección. No puedo contar demasiado. También estoy haciendo vestuario y algún que otro proyecto en la televisión.

-¿Y qué es lo que más te gusta hacer?

-Yo hago lo que sea: creo que es algo que me identifica como diseñador. Soy un apasionado de lo que hago y me gusta ver eso reflejado en mi trabajo, que se note que hay pasión. No me cierro a nada, me divierto. Lo que mande el universo, acá estará Rey para recibirlo. Yo después de un accidente entendí que la vida es hoy, lo que estás haciendo hoy y mañana no sabés qué pasa. Tomarme la vida así es lo que creo que me ha hecho llegar a ser quién soy y gran parte de lo que me hace ser Jorge Rey. Que la pregunta nunca sea ¿se puede hacer?, sino ¿cómo lo hacemos?
Otro diseño de Jorge Rey, el nuevo niño terrible de la moda.

Otro diseño de Jorge Rey, el nuevo niño terrible de la moda.

Se describe como alguien inquieto, que tiene que estar todo el tiempo en movimiento, siempre con ideas nuevas, pensando, soñando, planeando un nuevo proyecto.

“Lo último que puedo decir es que para mí soñar es muy importante. Hoy estoy acá porque soy muy afortunado: hay muchos jóvenes que también sueñan y yo llegué. Pero sin trabajo no hay nada, uno puede soñar pero hay que trabajar para que esos sueños se cumplan, hay que mantenerse en movimiento. Cuando miro para atrás veo todo esto con lo que yo soñaba y el Universo, Dios, Alá, I don’t know, me lo hicieron posible. Yo mismo lo hice posible.”

Entrevista a la referente de la moda sustentable en el mundo

Fuente: La Portada ~ Lucía Chain es una de las diseñadoras más vanguardistas de su generación. Usa tintes extraídos de plantas y textiles orgánicos. Cuestiona el sistema de la moda por no ser eco friendl y busca nuevas formas para comunicar de manera amable cómo es posible modificar hábitos indumentarios.

¿Cómo es hacer diseño sustentable en Argentina?

Diseñar de una manera sustentable es primero comprender el contexto en el que uno vive. No existe una definición de lo que es sustentable, se construye de acuerdo al contexto en el que crea y vende el producto. Eso significa tener bien presente nuestras raíces y entender cómo son nuestros modos de producción que difieren un montón con respecto a otros sitios, conocer quiénes pueden ser nuestros proveedores dentro del país. Es un desafío porque no hay información, entonces los diseñadores debemos investigar constantemente sobre nuestras materias primas.

¿Cuáles son tus raíces?

Me crie con mi abuela y mi mamá. Ellas me enseñaron a bordar, a tejer y a coser. Teníamos un mantel que comenzó a bordar mi abuela cuando mi mamá era chiquita, lo siguió bordando ella cuando yo era chiquitita y después lo seguí bordando yo. Y sigue la pieza incompleta, pero me parecía que era como el símbolo de esta generación tras generación de mujeres, como un legado femenino que forma lo que es el espíritu familiar en sí y que está también tan oculto y con tan poco valor a nivel mundial, o al menos antes que no se hablaba para nada de la artesanía.

Entonces, ahí empecé a indagar un montón sobre el tiempo que lleva elaborar una prenda, sobre qué procesos se pueden llevar a cabo para hacerla más artesanal y para hacerla más amigable con el ambiente. También conocer la historia de las mujeres que están detrás de la confección de estas prendas, que son personas invisibles.

¿Qué características debe tener una prenda para que sea sustentable?

Tienen que estar realizadas con materiales nobles, biodegradables, que no afecten al medio ambiente en su proceso de producción y que por supuesto no dañen la piel. Por ejemplo, el polyester hace transpirar por demás y nuestro cuerpo tiene que activar de otra manera las glándulas, algunas pelusas que largan ese tipo de telas pueden afectar la piel. Es fundamental saber cómo están hechas esas prendas, evitar los talleres que ejercen la esclavitud. Por eso brindo capacitaciones gratuitas para poder dar nuevas herramientas a aquellos que quieran producir de una manera sana, mostrarles cómo es el proceso y ver que con pocas herramientas puedan independizarse. Debemos utilizar nuestro trabajo como herramienta transformadora.

¿Qué materias primas utilizás?

Mis diseños están producidos con algodones crudos realizados en Chaco, sin agrotóxicos, en campos trabajados por cooperativas de trabajadores, cooperativas pequeñas, pero que trabajan con mucho corazón y con mucho esfuerzo para generar un textil de calidad y de origen puro y nacional. No tienen ningún tipo de proceso químico, entonces el textil es completamente crudo .Les agrego valor con pigmentos naturales que surgen de condimentos, alimentos y plantas. Y estos tintes salen de, quizá, rezagos de la producción de flores de mi papá y de campos que estén alrededor, pero también de los rezagos de la cocina, por ejemplo, de la piel de la cebolla. A la hora de producir, trabajo solamente con máquina recta para simplificar recursos, energía y para facilitar trabajo a personas que puedan disponer de esta maquinaria simple. Además produzco por pedido, entonces no genero un stock innecesario y produzco avíos (como botones) con madera recuperada. Como mis colecciones son biodegradables, cuando estas prendas terminen su ciclo de vida volverán a la tierra.

¿Cuáles son los conceptos creativos que definen tu marca?

Primero, el tema de lo natural, de cómo lo trato y cómo lo comercializo después. Lo segundo, es lo universal, que es esto de contemplar absolutamente a todos sin tener un estereotipo o un modelo de persona que pueda ser usar lo nuestro. No hay límites ni de edad, ni de género, ni de intelectualidad, ni racial, ni nada. Es para todos.

Finalmente, el tercer concepto es la rebeldía que hay detrás de la marca, una que nació imponiéndose a un montón de cosas que estaban impuestas justamente dentro del sistema de la moda. Lo que intenté yo fue ir poniendo como mi semillita y sembrando algo que inspire a otros a generar un cambio.

¿Cuáles son tus retos a futuro?

El principal es algo que me sigue pasando: tener que explicar lo que uno hace como si fuese algo extraordinario cuando en realidad tendría que ser lo común para todos los procesos productivos. Ese es el reto principal, el comunicarlo y explicarlo constantemente todo el tiempo.

En la etiqueta de uso y cuidados hay una frase que para mí es fundamental y dice: Usá mucho la prenda, cuidala con cariño y si con el tiempo se rompe, remendala. Es mi manera de decir que mis prendas no son descartables. Si en un tiempo la dejas de usar y se convierte en un trapo, la prenda es biodegradable. Eso es importante, vuelve a la tierra.

Artículo elaborado para diario La Portada por Pablo Bauman Obredor, Juliana de Oro y Cristian Larrañaga, equipo de “El Bicho Reactor”, programa radial que se emite por FM del Valle de Trevelin.

Ventas minoristas pymes. Resultados de marzo 2021

Fuente: CAME ~ De a poco el consumo comienza a recuperarse frente al año pandémico, pero sin la fuerza suficiente para encontrar niveles similares a 2019. El índice de ventas marca una suba del 14,4% anual en marzo, pero fue 24,9% inferior al mismo mes de 2019. El 60% de los comercios tuvo progresos en la comparación anual, pero con tasas moderadas y aún persiste un 40% que no crece o sigue cayendo.    

-Las ventas minoristas pymes tuvieron un rebote importante en marzo y crecieron 14,4% anual. Se esperaba esa reacción siendo que se compara contra el mes de arranque de la cuarentena, marzo 2020, cuando los negocios se mantuvieron 10 días cerrados y algunos incluso bajaron la persiana días antes de decretarse el aislamiento.

-Si bien ese rebote es sustancial, hay que considerar que en este periodo el consumo todavía resulta 24,9% inferior a marzo 2019, marcando que el proceso de recuperación recién está comenzando y a una velocidad más lenta de lo esperado.

-Con ese efecto, en los primeros tres meses del año las ventas acumulan una caída de 0,5% frente al mismo trimestre de 2020, pero una baja de 14,1% contra los tres primeros meses de 2019.

-Así surge del Índice de Ventas Minoristas Pyme que elabora mensualmente CAME en base a respuestas de 1100 comercios del país brindadas entre el 29 de marzo y el 3 de abril.

-Algunas de las observaciones más repetidas que realizaron los comercios consultados fueron: a) los empresarios pymes están haciendo esfuerzos para no subir precios por la escasa circulación de dinero en las familias; b) se esperaba un rebote más fuerte; c) continuaron los faltantes de mercadería; d) hay mucho temor a volver a fase 1; e) hubo locales que debieron cerrar algunos días por detectarse casos de covid en empleados;

-El 64% de los negocios relevados vieron incrementar sus ventas en marzo (vs. marzo 2020), y en el 16,8% declinaron. En el resto, se mantuvieron sin cambios.

-Todos los rubros prosperaron en la comparación anual. Las tasas más elevadas fueron en: Ropa y artículos deportivos y de recreación (+27%) y Electrodomésticos, artículos electrónicos, computación, celulares y accesorios (+21,9%).

-En cambio, los de menores tasas de crecimiento anual fueron Alimentos y Bebidas (+8,6%) y Farmacias (+4,8%). Los dos sectores fueron los que menos descendieron en marzo del año pasado.

-Los comercios tenían mejores expectativas para este mes de lo que finalmente fue y frente a la situación sanitaria, que continúa siendo delicada, se ve un panorama muy incierto hacia adelante.

Alimentos y Bebidas: las ventas en marzo se incrementaron 8,6% anual pero todavía se ubican 5,3% debajo de marzo 2019. El año pasado el consumo de ese rubro había caído 12,8% a pesar de que muchos de esos locales continuaron abiertos. Es que, aun así, hubo fuerte traslado hacia negocios más grandes y a canales online que los comercios pymes no tenían habilitados. “El consumo se mantiene, pero de productos más económicos”, expresó la dueña de un almacén del Conurbano. “Nuestras ventas fueron mayores con respecto al año anterior porque desde el 11 de marzo 2020 ya se notó una caída estrepitosa por la inminencia de las medidas extremas tomadas en función del covid. Además, este marzo estamos trabajando con mucho turismo interno que ayuda al consumo de alimentos y bebidas”, agregó el dueño de una despensa de San Martin de los Andes.

Electrodomésticos, artículos electrónicos, computación, celulares y accesorios:   aquí hubo un crecimiento de 21,9% comparado con un marzo 2020 donde se había registrado una baja de 40,3%. Frente al mismo mes de 2019 el expendio resultó un 27,2% menor. “Las ventas estuvieron mejor de lo que esperábamos, pero no sé si se va a sostener en los próximos tres meses”, señaló un comerciante de Santiago del Estero. “Mejoraron mucho nuestras ventas y pudimos retomar pautas publicitarias tanto en redes como en televisión. Las promociones de 3 cuotas sin interés y Cuenta DNI ayudaron”, observaron desde una casa de electrodomésticos de Mar del Plata.

Jugueterías y artículos de librería: las ventas subieron 18,6% frente a el mismo mes del año pasado, pero fueron 50,2% menores al marzo 2019. Es que si bien el inicio de clases impulsó a muchos negocios del sector librería (libros, material escolar, etc.), por ahora las clases se recompusieron muy parcialmente. “La apertura de los colegios nos está salvando”, señalaron desde una librería de Rosario, aunque el propietario de otra librería de Mendoza aclaraba que “está muy tranquilo, todavía hay incertidumbre, la gente no se decide a comprar los libros escolares

Textil indumentaria: el índice marcó un ascenso de 15,9% anual, pero está 31% debajo de marzo 2019. “Las ventas no fueron lo esperado, pero sí mejor que en febrero 2021 y marzo 2020”, dijeron desde una tienda de indumentaria de la ciudad de Santa Fe. A su vez, algunas de las observaciones más repetidas que hicieron los negocios consultados fueron: a) las ventas fueron buenas en los primeros 15 días y luego se cayeron; b) repuntaron pero no es lo que se esperaba; c) se vende mucho por redes y con envío a domicilio; d) sigue faltando mercadería, hay muchas demoras de los proveedores; e)los comercios orientados a adolescentes fueron los que mejor anduvieron en el mes; f) la vuelta a clases hace que haya más gente circulando y se mueva un poco más el consumo de ropa; g) los descuentos y liquidaciones son los que salvan las ventas en muchos negocios.

-Sobre las expectativas hacia adelante, el porcentaje de comercios que cree que mejorarán en los próximos tres meses se redujo de 41,2% en febrero a 35,4% en marzo, básicamente por el temor a nuevas restricciones frente al avance de nuevas cepas del covid.

Shopping: señalan empresarios que se recuperan las ventas

Fuente: Ambito ~ Desde el sector advierten que les preocupa el efecto de eventuales restricciones de la circulación ante segunda ola de coronavirus.

Se puede decir que los empresarios de shopping están “abriendo el paraguas”. Luego de seis meses de reapertura de los centros comerciales, la posibilidad de una restricción a la circulación de personas los tiene preocupados. Eso es porque desde que retornaron al trabajo el 14 de octubre, pasado tras siete meses de cierre forzado por el covid, la actividad se fue recuperando de manera marcada. Hoy tiene una vacancia de locales de sólo el 10%.

Sostienen que una vuelta al uso estricto del transporte público por parte de personas consideradas esenciales los puede golpear. De hecho, las empresas del sector han venido operando con un aforo limitado y estrictas normas sanitarias, que garantizan a los visitantes seguridad. Pero entienden que si los potenciales visitantes empiezan a tener problemas para llegar a los locales, los comercios pueden sufrir una baja de la demanda.

Según pudo averiguar Ámbito, esa misma preocupación es compartida por empresarios del sector textil, quienes ven que si se retorna a una fase de menor circulación o de limitaciones para algunas actividades económicas, la demanda de estas empresas pueden verse afectadas porque es en los centros comerciales donde se canaliza una buena parte de la comercialización.

El tema tampoco escapa a la Unión Industrial Argentina (UIA), que en su última reunión de Comité Ejecutivo estuvo analizando los potenciales escenarios que se podrían abrir con las medidas que dispondrá el gobierno para enfrentar la segunda ola de la pandemia.

La Cámara Argentina de Shopping Centers (CASC) salió a curarse en salud. En un comunicado planteó que la recuperación de la actividad del sector “debe atribuirse al gran esfuerzo que hicieron los operadores de los centros comerciales en apoyo de sus locatarios, como así también la llegada de nuevas marcas que apuestan a la recuperación y el crecimiento de la actividad”.

La nota de la entidad empresaria asegura que se puede verificar un “buen flujo” de visitantes a los locales “siempre dentro de los aforos establecidos y cumpliendo los más estrictos protocolos de seguridad e higiene”. Mario Nirenberg, director ejecutivo de la CASC, recordó que en lo peor de la pandemia y a la fecha de reapertura en el AMBA el pasado 14 de octubre había un nivel de vacancia “de hasta 25% en muchos shopping”. El directivo detalló que hoy el sector está “en 10% promedio, con algunos shopping con plena ocupación”. Concesionarias de autos, marcas de diseño, decoración, estética, cuidados personales bancos y centros médicos son algunos nuevos rubros que se instalaron de cara a una nueva normalidad. Niremberg afirmó que “ningún otro lugar garantiza los cuidados y las seguridades que pueden ofrecer los shopping centers”.

La CASC manifestó que el respeto de los protocolos “aportan tranquilidad respecto a los cuidados para el público y los trabajadores del sector, tanto los propios de los shopping como los de los locatarios que los ocupan”.