Shein: el enigmático grupo textil chino que le está comiendo terreno a Zara

Fuente: Ahora ~ La empresa, que vende solo de manera digital, ya vale más que la suma de Inditex y H&M gracias a su apuesta por los algoritmos para detectar al instante tendencias en los gustos de los consumidores.

Shein está haciendo tambalear los cimientos de la industria de la conocida como fast fashion o moda rápida, un sector valorado en más de 1,4 billones de euros y del que el grupo español Inditex es uno de los líderes indiscutibles. Gracias a un modelo de negocio basado en el de Zara, combinado con el desarrollo de algoritmos similares a los del gigante del comercio electrónico Alibaba o de la aplicación de vídeos cortos TikTok, esta empresa emergente china ha logrado un puesto en el exclusivo top tres de los unicornios valorados en más de 100.000 millones de dólares (unos 96.000 millones de euros). A pesar de las dudas en torno a los estándares de calidad y sostenibilidad de la marca, así como de las innumerables críticas que ha recibido por plagio, Shein atrae diariamente a millones de jóvenes de todo el mundo gracias a la velocidad con la que les permite renovar su armario a un precio muy barato, indica El País de España.

Shein ha supuesto para el fast fashion una revolución similar a la llegada de TikTok a las redes sociales. “Han logrado algo que parecía imposible: crear tendencias a un coste irrisorio y muy rápido. Que se cumplan estos tres factores es muy complicado. Zara dicta la moda y cambia sus escaparates con frecuencia, pero Shein ofrece miles de nuevos productos a diario y los precios más bajos del mercado”, apunta Sucharita Kodali, analista de ventas en Forrester.

El éxito del grupo chino es incontestable, especialmente en Estados Unidos. Shein, que vende sus prendas solo a través de internet, es la aplicación de compras más descargada en 50 naciones y desde principios de mes ocupa el primer puesto en la clasificación general estadounidense, por delante de TikTok, Instagram, Twitter y Amazon. Según la consultora Earnest Research, en los tres primeros meses de 2022 acumula casi un tercio de las ventas totales de ropa en Estados Unidos, superando la suma de H&M (17%) e Inditex (10%).

Es, además, la tercera empresa emergente mejor valorada del planeta, después de la también china ByteDance, matriz de TikTok, y de SpaceX, propiedad de Elon Musk. Su reciente tasación en 100.000 millones de dólares es superior a la suma de las capitalizaciones bursátiles de Inditex (64.000 millones de euros) y H&M (20.600 millones de euros). Sin embargo, Shein es tan opaca que ni los fondos de inversión estado­unidenses que la financian, como Tiger Global y General Atlantic, ofrecen información sobre ella. Ese perfil bajo le ha valido para evadir la campaña contra las posibles suspensiones nacionales con las que sus compatriotas han venido lidiando en el último año, incluso ante los crecientes rumores sobre una salida a Bolsa en Wall Street, que, de concretarse, sería la primera operación de capital de una empresa china en Estados Unidos desde julio de 2021.

Y es que poco se conoce dentro del gigante asiático de esta compañía creada en Nanjing en 2008 bajo el nombre de SheInside. El negocio, especializado inicialmente en vestidos de novia, despegó realmente en 2015, dos años después de que uno de sus tres fundadores, Xu Yangtian, comprara en solitario el dominio. Tras el cambio de nombre y el traslado en 2017 de la sede central a Cantón, el crecimiento de la empresa ha sido meteórico.

Bajo la dirección de Xu, experto en optimización para motores de búsqueda en internet (SEO), la firma ha sacado provecho del auge del comercio electrónico, especialmente en pandemia. Shein no publica sus resultados, pero la consultora Sinolink Securities estima que en 2020 sus ventas se dispararon un 250% interanual, hasta alcanzar unos 9.500 millones de euros, mientras que en 2021 sus ingresos superaron los 14.800 millones de euros, casi siete veces más que antes de la crisis sanitaria.

“Llega a un público joven, que cambia de opinión de un día para otro y consume por impulso. En redes se promueve que se suban fotos y vídeos con sus prendas, lo que genera un sentido de pertenencia a una comunidad”, comenta Kodali. “En su aplicación, los descuentos aparecen de forma aleatoria, lo que añade emoción a la experiencia, que se vuelve adictiva”, agrega. Gracias a su fuerte apuesta por las redes sociales —­acumula más de 250 millones de seguidores en todas las plataformas— y la legión de influencers que promocionan sus productos, Shein se ha convertido en una obsesión para los nacidos a las puertas de este siglo. Pero sus buenos resultados económicos van más allá de su estrategia de marketing.

Mark Greeven, profesor de Innovación en la escuela de negocios IMB de Lausana, opina que la clave está en la gestión de la cadena de suministros y la apuesta por la automatización y la inteligencia artificial. Shein ha llevado al límite el proceso logístico que Inditex popularizó en la década de 1990, que permite ofrecer artículos nuevos prácticamente cada semana (en lugar de por temporadas) y a la moda. La empresa ha reducido el tiempo que se necesita entre el diseño de una nueva pieza y su producción a tan solo cinco o siete días, de manera que es capaz de sacar a la venta semanalmente una gran cantidad de productos a precios entre un 40% y un 60% más bajos que la competencia.

“El algoritmo de Shein es capaz de predecir en tiempo real las tendencias de decenas de mercados. En su plataforma aparecen diariamente prototipos de miles de prendas y, basándose en el monitoreo del comportamiento de los usuarios, es capaz de predecir la demanda y el número de artículos que realmente se necesitará en el inventario”, señala Greeven. “La clave está en realizar pequeños encargos (incluso inferiores a 100 piezas) a sus diversos fabricantes, de los que Xu se ganó la confianza pagándoles con rapidez”, enfatiza.

Empresas satélite

Se calcula que Shein cuenta con más de 300 empresas satélite que trabajan exclusivamente para la marca. Dado que todas las partes de la cadena de fabricación se ubican en el mismo lugar y utilizan el mismo software, la comunicación queda completamente automatizada, lo que permite reajustar al instante los planes de producción, sin acumular existencias. Y, al no tener tiendas físicas, se reducen mucho las comisiones. No obstante, Greeven expone que los puntos débiles del sistema podrían salir a flote en el futuro. “Su base de consumidores, de unos siete millones de usuarios mensuales activos, es muy pequeña en comparación con la de las principales plataformas de comercio electrónico. A más usuarios, mayores complicaciones para gestionar datos y mayor presión logística”, dice.

El ritmo de producción y el silencio de Shein sobre su estrategia de sostenibilidad han suscitado serias dudas sobre los estándares de calidad, la procedencia de las materias primas y las condiciones de sus trabajadores. La organización suiza de derechos humanos Public Eye denuncia en un informe la explotación laboral a la que están sometidos los trabajadores de sus fabricantes, algunos llegando a las 75 horas semanales, un horario que viola la ley laboral del país, que establece un máximo de ocho horas diarias de trabajo y 40 semanales. “Shein aún tiene muchos retos por delante y deberá responder muchas preguntas para ganarse la confianza del público. Si quieren crecer, deben ser transparentes”, concluye Kodali.

La diseñadora argentina Clara Pinto brilla con sus creaciones en el London Craft Week

Fuente: Télam ~ Con un estilo que celebra las técnicas artesanales de fabricación a mano, logró destacarse en Londres y hoy tiene una propia marca con su nombre en la que presenta su colección en homenaje a la lana orgánica británica, la sastrería tradicional y los bioplásticos degradables.

Con un estilo que celebra las técnicas artesanales de fabricación a mano, Clara Pinto, la diseñadora argentina que logró destacarse en Londres y hoy tiene una propia marca que lleva su nombre, presenta su colección en el London Craft Week que inaugura hoy en la capital britanica rindiendo homenaje a la lana orgánica británica, la sastrería tradicional y los innovadores bioplásticos degradables.

Invitada por el London Craft Week, Pinto es la única diseñadora argentina que participa en la edición 2022. Por estos días presenta su colección en la residencia del embajador argentino en Londres, que abrió sus puertas una vez más a los artistas y emprendedores argentinos.

Este año el festival de diseño se lleva a cabo desde hoy y hasta el 15 de mayo en alrededor de 200 ubicaciones de Londres e incluye un programa de 300 eventos que exhiben el trabajo de más de 400 creadores independientes de 25 países diferentes.

Nacida en una familia de bordadores y comerciantes textiles, Pinto se introdujo desde muy temprana edad en el mundo de las lentejuelas, los abalorios y los colores. Luego se formó en diseño textil y bellas artes en Buenos Aires y trabajó durante varios años en casas de moda de lujo antes de crear su propia marca de prêt-à-porter en 2019, a la vez que se convirtió en artista residente de Sarabande, la fundación que creó el fallecido diseñador Lee Alexander McQueen para ayudar a talentos sin recursos

La diseñadora llegó hace seis años a Londres, donde presentó su trabajo a un grupo de curadores y fue seleccionada como una de las diseñadoras innovadoras del año.

Para crear esta colección que presenta en el marco del London Craft Week fusionó junto a su equipo mundos antagonistas y diseñó una exposición inspirada en los gráficos de videojuegos de bloques de colores de principios de la década de 2000 y en los procesos orgánicos que implica trabajar con lana cruda.

«La responsabilidad social también es algo en lo que yo creo, que es el no consumo. Lo que hago es hacer siempre algo extra para que la gente ame su prenda y la cuide y la use durante mucho tiempo»

Clara Pinto

«No me gusta teorizar tanto sobre la procedencia, pero está inspirada más que nada en un videojuego y también en mi progreso textil y en las lanas y los textiles de cada región. Me interesa el vestir que tiene que ver con ropas que te empoderan, te hacen sentir bien, te divierten, que son más utilizables y duraderas, no tanto la alta costura», dice en una entrevista con Télam.

«Me inspiré en la primera versión de un videojuego que se llama Spyro, el dragón, de la Play Station. Fui en búsqueda del primer juego que me remitió y me trasladó a ese espacio de fantasía, donde hay cristales, colores muy fuertes, mágicos. Me trasmite alegría», detalla.

Según la diseñadora, es la primera vez en su vida que está creando «desde un lugar de felicidad», investigando y reinterpretando las tradiciones en el uso sobre la lana con un toque artesanal y auténtico, visto desde sus ojos como «algo divertido y bello».

En su colección, Pinto incluyó abrigos y chaquetas a medida con intervenciones de lana orgánica teñida de forma natural, bioplásticos de almidón de maíz y sus característicos vestidos bordados de fieltro con colores brillantes y formas decontracturadas.

La colección abarca además una línea de joyería de perlas irregulares de agua dulce con bio-resina realizada en colaboración con la artista y diseñadora de joyas Sara Chyan.

La diseñadora resaltó el diseño de la pasarela que también se inspiró en la estética de los videojuegos de principios de la misma época, donde la escenógrafa Kamola Askarova y los ingenieros de iluminación Javier Velázquez Traut y Catalina Joy Ansaldi, crearon en la residencia del embajador argentino, un ambiente de fantasía de colores con los materiales naturales que se unen al mundo digital.

Pinto y el equipo que particip de la London Craft Week
Pinto y el equipo que participó de la London Craft Week.

«Esta es mi primera colección prêt-à-porter para insertarme en un mercado más comercial y es mi primera vez en el Festival. Yo no tenía dinero para financiarlo y me contactaron del London Craft Week para ofrecerme un lugar gratis», relata.

A partir de esa invitación, detalla cómo comenzó a escalar un sueño que se está haciendo realidad casi sin inversión. Pinto tampoco escapa a la responsabilidad social actual con el medio ambiente e intenta con mucho esfuerzo e investigación, encontrar materiales que sean sustentables y sobre todo conocer su procedencia y quienes los producen.

Pero más que nada, asegura que su responsabilidad tiene que ver con la durabilidad y el uso de sus prendas. «La responsabilidad social también es algo en lo que yo creo, que es el no consumo. Lo que hago es hacer siempre algo extra para que la gente ame su prenda y la cuide y la use durante mucho tiempo», sostiene.

En ese sentido, considera a la industria de la moda como «avasallantemente» peligrosa. «Todo el comportamiento del consumo debe cambiar para empezar. La verdad es que la gente a veces la gente no tiene dinero para un producto tan caro y eso se tiene que revertir de cómo se compra y cuánto dura», subraya.

En ese sentido, Pinto dice que está tratando de dejar de usar un plástico como el polyester, pero todavía, -se sincera- no tiene los medios para generar ese nivel de calidad sin comprometer su creatividad. «Con cada colección voy dejando cosas atrás. Antes trabajaba con residuos de plásticos, pero ahora trato de no usar algo que impacte tanto. La lana es maravillosa y degradable», resalta.

La diseñadora destaca además la residencia del embajador argentino en Londres como como «un edificio impresionante» y eso es lo que significaba «Spyro» para ella.

La pasarela también incluye un montaje de luces espectacular y la música de un diseñador español. Se trata de Pau Silez Lezcano, que ahora está en Argentina estudiando una maestría en la Universidad Tres de Febrero, quien le diseñó una pieza sonora singular.

MET Gala 2022: ¿cuándo es y cuál es el tema del evento de moda más importante del mundo?

Fuente: La Nación ~ Te contamos todo lo que tenés que saber sobre una de las pasarelas más icónicas de la industria.

Primero que todo, aclaremos qué es y por qué es tan importante este evento. La Gala del MET es una velada, que se celebra el primero lunes de mayo de cada año, para inaugurar la exposición de moda anual del Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York. Para celebrar la exposición de primavera, todos los invitados se visten de acuerdo a la temática propuesta para la ocasión. A lo largo de los años, esta gala se ha vuelto mítica.

-- AFP PICTURES OF THE YEAR 2021 --

US socialite Kim Kardashian arrives for the 2021 Met Gala at the Metropolitan Museum of Art on September 13, 2021 in New York. - This year's Met Gala has a distinctively youthful imprint, hosted by singer Billie Eilish, actor Timothee Chalamet, poet Amanda Gorman and tennis star Naomi Osaka, none of them older than 25. The 2021 theme is "In America: A Lexicon of Fashion." (Photo by Angela WEISS / AFP) / AFP PICTURES OF THE YEAR 2021
— AFP PICTURES OF THE YEAR 2021 — US socialite Kim Kardashian arrives for the 2021 Met Gala at the Metropolitan Museum of Art on September 13, 2021 in New York. – This year’s Met Gala has a distinctively youthful imprint, hosted by singer Billie Eilish, actor Timothee Chalamet, poet Amanda Gorman and tennis star Naomi Osaka, none of them older than 25. The 2021 theme is «In America: A Lexicon of Fashion.» (Photo by Angela WEISS / AFP) / AFP PICTURES OF THE YEAR 2021ANGELA WEISS – AFP

Pequeña historia del MET Gala

La Gala del Met se celebra desde 1948, siempre con fines benéficos, y su primera fecha, que tuvo lugar en el Rainbow Room del Rockefeller Center, se llamó “La Fiesta del Año” dando una pista de lo que significaría en la historia e industria de la moda americana.

Desde la década del 90 esta gala es copresidida por la emblemática ex editora de Vogue, Anna Wintour. Y las controversias no tardaron en llegar. Desde diseñadores en huelga por no ser incluidos en ciertas muestras, temáticas que despertaban la crítica social, por estar al límite de una comunicación racista, hasta la muy viral actuación de Madonna, en 2016, exhibiendo su cola y sus pechos, como una declaración política y social.

Los expertos en la industria y los fashionistas atentos saben que siempre sucede algo interesante alrededor de este evento que ya tiene más de 70 años en Nueva York.

La actriz Indya Moore en la Gala del Met 2021, en el Museo Metropolitano de Arte
La actriz Indya Moore en la Gala del Met 2021, en el Museo Metropolitano de ArteANGELA WEISS – AFP

MET Gala 2022: cuál es la temática

Este año el Upper East Side de Manhattan está de fiesta. Nuevamente la moda americana es la temática elegida. El Gilded Glamour o glamour de la Edad Dorada de Estados Unidos, específicamente de la ciudad de Nueva York, es la consigna para esta gala, que dará lugar a la exposición “In America: An Anthology of Fashion”.

Esta temática genera mucha expectativa en la alfombra roja, ya que los vestidos deslumbrantes serán protagonistas. Para el dress code de este año se espera mucho dorado, brillos y exuberancia propia del jet set americano de la época.

Estarán presentes los personajes más emblemáticos de la televisión, el cine, la música, la moda y el deporte. Y, como cada año, el MET Gala tiene diferentes coanfitriones de lujo que ayudan con el evento. En esta ocasión, los grandes anfitriones del evento son Blake Lively, junto con su marido, Ryan Reynolds y serán acompañados, también, por Regina King y Lin-Manuel Miranda.

En las redes oficiales se podrán seguir el minuto a minuto de la alfombra roja y todos los detalles de lo que sucederá en el esperado evento del lunes 2 de mayo.

El negocio de la moda está cada vez más afectada por la guerra Rusia Ucrania

Fuente: TN ~ El cierre de locales y el corte de e-commerce con el país de Putín tiene sus consecuencias económicas para la industria.

Desde confeccionar prendas solidarias a ver paralizados los envíos, pasando por muestras públicas de apoyo a Ucrania, la invasión rusa está afectando mucho al sector de la moda a nivel internacional. Pequeños diseñadores y grandes firmas sortean los golpes del conflicto e intentan, desde el diseño, aportar soluciones.

Tan solo tres días después del comienzo de la invasión de Ucrania, el desfile de Armani en la Semana de la Moda de Milán se celebró entre un silencio sepulcral con protestas contra Putín en la entrada al show. Balenciaga convirtió su desfile en París en un alegato contra la guerra en Ucrania y grandes nombres de la moda como Dior, Hermès, Chanel, Prada, o Zara cerraron sus tiendas en Rusia.

Louis Vuitton otra de las mega marcas de lujo que frenó su actividad en Rusia (Photo by AFP)
Louis Vuitton otra de las mega marcas de lujo que frenó su actividad en Rusia (Photo by AFP)Por:

La guerra tiene consecuencias en la moda

Pero más allá de las firmas punteras, la guerra está afectando al sector en su conjunto. “Una de nuestras mayores tiendas estaba en Kiev. Nuestros trabajadores de allí han sido forzados a luchar para mantener la seguridad”, explica a Efe telefónicamente un representante de Volchok, firma rusa insignia de estilo urbano que, tras ocho años de carrera meteórica, ha visto frenada su actividad por la invasión.

Fundada en San Petersburgo en 2014, Volchok es una de las firmas de ropa de estilo urbano más reconocidas en Rusia, pero también a nivel internacional, con apariciones en cabeceras como Vogue o L Officiel. “Nos encontramos en medio de un conflicto horrible que afecta a la marca de distintas formas. Aún no podemos retomar el trabajo”.

La firma rusa Volchock frenó su producción. (Foto: @volchockclothing)
La firma rusa Volchock frenó su producción. (Foto: @volchockclothing)

La firma, que produce en Rusia, importa materias primas como telas y accesorios cada vez a mayor coste por “el debilitamiento del rublo y las interrupciones en los suministros”, explican sobre una situación que gestionan “con pocas esperanzas” de mejora. De momento ya han tenido que abandonar varios proyectos.

Con dos grandes colecciones experimentales al año, la marca se ve ahora obligada a suspender la primera de ellas. “La temática ahora mismo, además, nos parece irrelevante. Estamos tratando de trabajar en cuentagotas en cosas sustanciales”, adelantan sobre el proyecto de derechos humanos en el que se involucran.

“Lanzamos varias prendas apoyando un proyecto que ayuda a víctimas de la persecución política y a medios independientes”, explican sobre las prendas “simples y no muy costosas”, que elaboran y que marcarán el mercado de la moda rusa de ahora en adelante, tras la salida masiva de varias firmas del mercado del país.

Retirar las mercancías, sanciones y multas

La firma de vestidos nupciales Charo Ruiz, insignia del estilo ibicenco, es española, pero una parte importante de sus ventas son en Ucrania y Rusia. “El mercado de Rusia y Ucrania supone un 25 % de la facturación total de la firma”, dice a Efe sobre una situación que ha generado a la marca “cientos de pedidos anulados y la pérdida de muchos clientes”.

El negocio en Rusia y Ucrania resulta “casi imposible”, por lo que la firma se ha visto obligada a retirar las mercancías de la zona, algo complejo a lo que se suman las sanciones y multas financieras, que hacen “imposible cualquier tipo de transacción”.

Charo Ruiz vende en Rusia y ahora está en problemas. (Foto: @charoruiz)
Charo Ruiz vende en Rusia y ahora está en problemas. (Foto: @charoruiz)

“A pesar de la horrible situación que están viviendo, parece que siempre queda esperanza. Hay dos tiendas en ciudades no bombardeadas que quieren continuar y reclaman sus pedidos en intento de resistencia”, desgrana sobre su clientela rusa, que define como muy fiel. “Lamentablemente, no tenemos previsto recuperar este mercado”.

Las redes como aliadas

La diseñadora Yulia Yadryshnikova vive en Madrid desde hace doce años. Dos de los últimos dedicó a realizar prototipos de sus diseños y una parte de la producción en Yaroslavl, una ciudad ubicada cerca de Moscú. Su forma de contribuir al conflicto, es recaudando fondos a través de Instagram fondos para destinar a Ucrania. Además, promueve el trabajo de distintos creadores que realizan iniciativas por Ucrania, como las charlas y talleres para crear una comunidad de Ksukatysheva, profesora de moda en la British Higher School of art & design.

La última campaña de la marca  Yulia Yadryshnikova que recauda fondos para Ucrania. (Foto: @yuliayadryshnikova)
La última campaña de la marca Yulia Yadryshnikova que recauda fondos para Ucrania. (Foto: @yuliayadryshnikova)

Iryna Marchuck es una ucraniana afincada en Madrid. Con la llegada del conflicto y desde España, colabora con la tienda de ropa y complementos artesanales La Antigua Shop, y junto a Silvia Calles lanza ahora una serie de láminas benéficas para enviar así lo recaudado a los refugiados ucranianos, una forma de hacerlo sorteando distancias.

“Para el pueblo ucraniano es importante sentir el apoyo de la gente y saber que no están solos. Desde hace un mes todos vivimos con incertidumbre. Me costó días asumir que lo que está pasando es verdad”, dice a Efe tras agotar la primera tanda de láminas y con la vista puesta en próximas ediciones.

Camisetas con marca propia: ¿es negocio jugar sin Adidas ni Nike?

Fuente: Clarín ~ Estudiantes creó Ruge y desarrolló su ropa oficial. Se agotó el stock en pocos días. La modalidad crece en el fútbol del ascenso y en otros países.

Un poco por planificación y mucho por casualidad, Estudiantes lanzó su propia marca de indumentaria deportiva. Asociado a una centenaria casa de deportes de La Plata, presentó Ruge, su línea oficial de camisetas y prendas para vestir a todos los equipos de fútbol del club, con singular éxito. La venta al público arrancó en febrero y en pocos días agotaron el stock. “Sextuplicamos la cantidad con respecto al promedio de los últimos 10 años”, sorprende Martín Carbonari, dirigente a cargo del proyecto.

El origen de Ruge tiene que ver con la salida de Under Armour del país, una marca que lucían Rosario Central y Estudiantes. Los rosarinos firmaron contrato con Umbro pero los pincharratas apostaron por su propia marca. Es un caso inusual, pero no es el único. Gimnasia de La Plata y Central tienen su línea de ropa deportiva pero solo para la inferiores y otras disciplinas. En el ascenso la tendencia está más difundida.

¿Es buen negocio crear una marca de ropa identificada con el fútbol? “Hay clubes en Brasil, Inglaterra y Alemania que lo hacen. Pero esto es por dinero. Si en algún momento surge una buena oferta, se podría cambiar el esquema”, argumenta Carbonari.

En 2022, un total de 18 marcas se reparten los 28 equipos que disputan la Liga Profesional. Kappa lidera con 5 clubes (Racing, Velez, Unión, Aldosivi y Tigre) y Umbro logró fichar a 3: Argentinos, Central y Atlético de Tucumán. Boca y River lucen Adidas, Nike tiene sólo a San Lorenzo y Puma juega con Independiente.

Para los clubes, la indumentaria oficial es una fuente de ingresos. Se lo conoce como sponsoreo técnico y, en general, los contratos con las marcas establecen la provisión de toda la ropa deportiva para los equipos (entre 15.000 y 20.000 por año) y un porcentaje de las ventas al público en general.

Las cláusulas varían según la convocatoria del club y su potencial audiencia televisiva. Por caso, Racing exigió que Kappa priorice el abastecimiento de sus tiendas “Locademia” (3 físicas y la online) como parte del acuerdo.

El contrato por Ruge, según Carbonari, tiene algunas similitudes respecto de las marcas tradicionales. La institución firmó contrato con Mateu Sports, una popular casa de deportes radicada en La Plata desde 1905, que tiene 19 sucursales y que fabrica prendas para muchas actividades físicas.

“La demanda nos sorprendió y por eso nos quedamos sin mercadería”, explicó a Clarín Mauro Galdamez, dueño de la cadena de origen familiar. El empresario añade que trabajan contra reloj para recuperar el stock, “a pesar de las dificultades que atraviesa el mercado”.

Los problemas son comunes a toda la industria textil: “Las fábricas están muy tomadas de trabajo, los equipos de trabajo están al límite y hay faltante de telas”, enumera Galdamez. Más allá del bache circunstancial, Mateu se adueñó de la licencia de la indumentaria oficial de Estudiantes por los próximos 3 años.

En el club están entusiasmados con los primeros resultados. “Contamos con una marca y apenas pusimos los productos en góndola, la gente respondió”, subraya Carboni y remata: “Lo importante es que la pelota entró al arco”.

La relación con las marcas internacionales es bastante compleja. Las principales, Adidas, Nike, Puma o Umbro, entre otras, establecen las pautas de provisión de mercadería, que se produce y confecciona en talleres especializados, como RA Interbranding y R&A Indumentaria. Los fabricantes reciben los encargos específicos y la entregan a los clubes y las tiendas para vender al público, todo bajo supervisión de los dueños de las licencias.

“Las marcas propias de los clubes no es algo nuevo. Es probable que surjan otras, porque los sponsoreos (pago por el uso de la indumentaria) casi no existen», comenta una fuente con más de 30 años en la industria. El pago se reduce hoy a los clubes de mayor convocatoria, como Boca y River, y promedia el US$1 millón al año. Además del pago de un porcentaje por las ventas a partir de determinada cantidad. “Una marca deportiva es un respaldo de prestigio y calidad para el club”, aseguran hoy en Racing.

No obstante, el club de Avellaneda creó en 1998 su marca de indumentaria (La Academia) luego de rescindir de apuro con Topper, que atravesaba una crisis financiera. Se la fabricó Taiyo y duró pocos meses. San Lorenzo hizo lo mismo entre 1999 y 2000, en la transición de los contratos que firmó con New Balance y Signia. Fueron casos aislados y por circunstancias azarosas, pero en el ascenso es más común.

Desde los 90, Dana Deportes, un fabricante de Lanús fue proveedor oficial de numerosos equipos, entre ellos Talleres de Remedios de Escalada, Atlanta, Defensores de Belgrano, Temperley, Almagro y Estudiantes de Caseros. Por su parte, Sport 2000 hizo lo mismo con Godoy Cruz. Es una lógica que crece en función de los cambios de tendencia en cuanto a los sponsoreos de las marcas globales.

Este año, en el Nacional B, Atlético de Rafaela sigue los pasos de Estudiantes. “Luego de analizar distintas alternativas, se resolvió avanzar en el desarrollo de la marca propia”, dijo el club en un comunicado.

El imperio Zara. La heredera toma el timón del gigante textil

Fuente: La Nación ~ Marta Ortega, la hija del fundador del grupo, se acaba de hacer cargo de una empresa sana y en crecimiento, pero que enfrenta grandes desafíos en materia de integración digital.

Las excavadoras trabajan a destajo en la sede de Inditex en Arteixo (A Coruña). El grupo está empezando a construir un enorme edificio de 170.000 metros cuadrados que será la base de los equipos comerciales y de diseño de Zara, con una inversión de 238 millones de euros. Será la enésima ampliación de las instalaciones desde que en 1977 Confecciones Goa (las siglas invertidas de Amancio Ortega Gaona) llegó al polígono de Sabón, en Arteixo, a 15 minutos de A Coruña. La arquitectura de las diferentes ampliaciones cuenta la historia de un grupo en expansión, desde las modestas fábricas originales y el edificio de logística, con su aire industrial, hasta la ultramoderna, tecnológica, sostenible y luminosa sede de Zara.com, con espacios amplios y plantas diáfanas.

La sede de Inditex ha recuperado el bullicio prepandemia. Diseñadores, estilistas, fotógrafos, maquilladores, modelos, patronistas, cortadores, costureros, comerciales, administrativos, programadores… trabajan a pleno ritmo. Sin embargo, una luz roja refulgía la semana pasada en las pantallas de la sala de operaciones del centro de proceso de datos de Inditex, el impresionante corazón tecnológico de la compañía, en una de las salas de más limitado acceso. Esa luz roja, en un enorme mapamundi digital, enumeraba las tiendas de Zara cerradas en Rusia, Ucrania y Bielorrusia. La luz roja sigue encendida y es la principal señal de alarma (pero no la única) con la que se encuentra Marta Ortega que acaba de asumir la presidencia de Inditex, la empresa fundada por su padre, Amancio Ortega, que acaba de cumplir 86 años.

El 30 de noviembre, por sorpresa y con unas semanas de adelanto sobre el plan inicialmente previsto, Inditex anunció la salida de Pablo Isla y su sustitución por Marta Ortega, de 38 años, como presidenta y por Óscar García Maceiras, que era secretario del consejo desde hacía ocho meses, como primer ejecutivo con el cargo de consejero delegado. Entonces, todo parecía encarrilado para una transición tranquila y sin sobresaltos.

“¿Por qué abordamos ahora esta transición? Porque entendemos que es un momento óptimo para abordarla. Porque la compañía tiene muchísima solidez, tiene una estrategia bien definida, tiene unos equipos fantásticos en todos los ámbitos, con una gran combinación de juventud y experiencia”, explicó Pablo Isla en la conferencia de prensa telemática de ese día.

Isla tenía razones para considerar óptimo el momento. Inditex venía de acumular dos trimestres de facturación y beneficios récord. Las restricciones de la pandemia parecían quedar atrás y la maquinaria de la compañía estaba perfectamente engrasada. “Casi todas nuestras tiendas están ya abiertas y la venta online continúa con un fuerte ritmo de crecimiento”, diría dos semanas después Isla a los analistas al presentar los resultados del tercer trimestre y el avance de ventas del cuarto. En ese momento las ventas crecían a ritmos superiores al 30%, o al 10%, si se comparaban con el mismo periodo de 2019, antes de la pandemia. En la conferencia con analistas Isla explicó cómo la compañía había manejado con éxito los problemas en la cadena de suministro que habían afectado a otros competidores del sector de la moda, aseguró que la compañía mantenía una política de precios estables y nadie preguntaba aún por Rusia o Ucrania.

Ómicron estropeó los resultados del cuarto trimestre de su ejercicio, según ha reconocido la propia compañía. Las ventas de noviembre a enero, el periodo de más actividad del año, que iban camino de récord, se quedaron un 11% por debajo de las de 2019 y ni siquiera igualaron a las de 2018 o 2017. El repentino descenso dejó una factura de 400 millones en los resultados, puesto que fueron necesarias unas rebajas más agresivas y hubo que hacer frente a los gastos incrementales de la campaña de Navidad y a los derivados de una mayor actividad online. Pablo Isla no ha podido despedirse con ventas y beneficios récord pese a que desde 2004, el año anterior a su llegada, hasta 2021, Inditex ha quintuplicado su facturación y sus resultados.

Según la compañía, tras la caída de los casos de ómicron y el fin de la mayoría de las restricciones, el inicio de la campaña de primavera/verano de este año había recobrado todo el vigor. La pandemia no está del todo superada, y los confinamientos y cierres en China en particular, seguirán dando disgustos a los gestores de Inditex. Sin embargo, eso no es nada al lado del impacto que tendrá el cierre de las tiendas y de la venta online en Rusia y Ucrania, que se ha convertido en el problema más grave con el que arranca la era de Marta Ortega y Óscar García Maceiras.

Tras el anuncio de la suspensión de actividad en Rusia, la mayoría de los analistas recortaron sus previsiones para Inditex. Richard Edwards y Andreea Maican, de Goldman Sachs, rebajaron su estimación de ventas para este año en unos 3100 millones y la de beneficio, en unos 600 millones. Además, bajaron el precio objetivo de la empresa de 37,5 a 29 euros por título, lo que implica un recorte de valoración de nada menos que unos 26.500 millones de euros.

Zara fue una de las marcas internacionales que anunció su salida del mercado ruso tras la invasión a Ucrania
Zara fue una de las marcas internacionales que anunció su salida del mercado ruso tras la invasión a Ucraniagetty images – Getty Images Europe

En su informe anual, la compañía recuerda que en ambos mercados todas las tiendas (502 en Rusia y 84 en Ucrania) se operan en régimen de alquiler, por lo que el valor de los activos netos del grupo en esos países al cierre del ejercicio 2021 “no es relevante”. Y explica que “evaluar las implicaciones que esta situación pueda tener para el grupo Inditex es complejo, dadas las múltiples hipótesis posibles de evolución potencial a corto y medio plazo”. Ha sido un golpe inesperado. Inditex venía de abrir 13 tiendas en Ucrania en 2021, el país con más inauguraciones.

Ramificaciones

El efecto de la invasión de Ucrania no es solo directo, sino que tiene varias ramificaciones. David Schneider, cofundador de la alemana Zalando, con mucha presencia en Polonia, advirtió a principios de marzo de una ralentización de la actividad en los países vecinos a Rusia y Ucrania. Inditex tranquilizó a los analistas asegurando que veía una “evolución muy normal” en esos mercados.

A inversores y analistas les preocupa también que la subida de los combustibles encarezca la logística y el transporte de mercancías que, en el caso de Inditex, depende mucho de los fletes aéreos, como subraya Georgina Johanan, analista de JP Morgan, que sin embargo concede que “la cadena de suministro de Inditex es increíblemente ágil” y eso le permitirá adoptar medidas mitigadoras.

La guerra, además, ha acentuado las tensiones inflacionistas que se padecían ya en Europa. La propia Inditex ha reconocido que ha subido un 5% los precios de media en el mundo en la campaña de primavera-verano del hemisferio norte y un 2% en el caso de España.

“Inditex tiene una política de precios estable. En aquellos mercados con impacto temporal de inflación significativa o depreciación de los tipos de cambio hacemos los ajustes necesarios para proteger los márgenes”, explicaba la semana pasada al presentar los resultados García Maceiras, que calificó como “selectivas” las subidas aplicadas. Por ahora, esa subida de precios no ha tenido impacto en las ventas, pero si los clientes tienen que gastar más en electricidad, gasolina y comida tendrán menos renta disponible para gastar en moda. El banco JP Morgan recuerda que hay una correlación negativa entre inflación en productos básicos y venta en moda, aunque cree que los relativamente bajos niveles de desempleo y el menor gasto en renovar el vestuario durante la pandemia pueden seguir impulsando las ventas de moda pese al deterioro de la confianza de los consumidores.

En España, principal mercado del grupo, las perspectivas de crecimiento económico se han deteriorado. El descontento social ha saltado a las calles y el paro de transportistas ha llegado ya a provocar retrasos en las entregas de sus ventas online.

Panorama complicado

El panorama, pues, se ha deteriorado sensiblemente desde aquel 30 de noviembre y el primer año de la era de Marta Ortega y Óscar García Maceiras no va a ser un camino de rosas. “Este año se presenta muy complicado dada la exposición de Inditex a Rusia y Europa del Este, una perspectiva difícil en China, costes de insumos crecientes y las menores perspectivas de consumo en Europa por la subida de los precios del petróleo, el gas y los alimentos”, señalaba Simon Irwin, analista de Credit Suisse, en una nota para clientes.

Muchos analistas, sin embargo, lo que destacan es que Inditex es seguramente el grupo mejor preparado del sector para hacer frente a una situación tan adversa. Ha manejado mucho mejor que sus rivales los problemas en la cadena de suministro, ha arrancado el ejercicio con un impresionante crecimiento de las ventas pese a las subidas de precios y los resultados de 2021, incluso con el impacto de ómicron en el tramo final, dejan un puñado de buenas noticias nada despreciables.

Simbiosis en marcha

La era de Marta Ortega empieza con la apertura del mayor Zara del mundo, una impresionante tienda en los bajos del edificio España, en plena Plaza de España de Madrid. Parece paradójico, en pleno avance digital y después de que la compañía haya cerrado 665 tiendas en España en la última década, pero para Inditex no lo es. De hecho, presenta el nuevo Zara como estandarte de su modelo de integración de la tienda física y la online, con su amplio almacén en el sótano, sus zonas de autocobro, los servicios de localización de prendas en la tienda, de reserva de probadores o la posibilidad de comprar escaneando una prenda con el celular.

La era de Marta Ortega empieza con la apertura del mayor Zara del mundo, una impresionante tienda en los bajos del edificio España, en plena Plaza de España de Madrid.
La era de Marta Ortega empieza con la apertura del mayor Zara del mundo, una impresionante tienda en los bajos del edificio España, en plena Plaza de España de Madrid.Miguel Osés – EFE

La digitalización tiene algo de diabólico para los grupos minoristas, en particular los de moda. Como norma, las ventas online sustituyen (canibalizan, dicen en el sector) en buena medida a las físicas. Las ventas en tienda tienen mayores costos fijos, como el alquiler de los locales y las nóminas de sus empleados, mientras que las ventas digitales tienen más costes variables, de almacenamiento, distribución y reparto. Así que si una tienda deja de vender un vestido en la tienda para venderlo online, en principio la empresa logra un menor beneficio.

“Cuando las ventas en tienda caen, muchos costes fijos se mantienen; cuando las ventas online crecen, los costos variables se incrementan”, explicó gráficamente la británica Next en una presentación de resultados.

Obviamente, las matemáticas de la venta online cambian si no canibalizan a las físicas. Las ventas digitales adicionales mejoran el margen. Sin embargo, aparentemente, en el caso de Inditex buena parte de las ventas online desplazan a las tradicionales. Así, en los últimos dos años las ventas online han aumentado en 3600 millones, pero las físicas han caído en 4170 millones. De hecho, las ventas en tiendas cerraron 2021 (es cierto que fue un año aún algo anómalo por la Covid) por debajo del nivel de 2016. Acaso consciente del riesgo de deterioro de la rentabilidad, Inditex tardó más que otros competidores en abrazar la venta online. Y cuando lo hizo, ideó un modelo de integración de la venta física y la digital que le ha servido para cambiar esa ecuación y proteger sus márgenes.

Amancio Ortega es el fundador de Inditex y el padre de Marta Ortega, la flamante presidente del grupo
Amancio Ortega es el fundador de Inditex y el padre de Marta Ortega, la flamante presidente del grupo

La principal baza de Inditex ha sido la integración de ambos modelos. Pablo Isla lo explicaba la semana pasada: “Un porcentaje altísimo de nuestros clientes son de alguna manera tanto de la tienda física como del mundo digital. Unas veces compran en un canal, otras veces en otro, a veces ven el producto online y lo compran en la tienda, a veces ven el producto en la tienda y lo compran online. A veces compran online y piden la entrega en tienda o compran online y si quieren hacer una devolución, van a la tienda. Es una integración absoluta entre el mundo físico y digital, que es otra de nuestras señas de identidad como compañía”, resumía.

Cuando ambos modelos están integrados, las tiendas se convierten a la vez en mini depósitos para el canal digital. El personal de las tiendas realiza entregas y devoluciones de ventas online en los propios locales o incluso los prepara y procesa para su reparto a domicilio, optimizando así los recursos sobre todo en las horas de baja afluencia a las tiendas.

El caso de EE.UU.

El éxito digital ha permitido que Estados Unidos se haya convertido en su segundo mercado por ventas (solo por detrás de España) pese a que, por número de establecimientos, es el decimoquinto país del grupo, con un centenar de tiendas de Zara. EE.UU. es un mercado muy competitivo, pero al mismo tiempo con una gran penetración digital.

Los analistas se lo reconocen. “Creemos que hoy en el sector, los factores esenciales para tener éxito son la agilidad, la flexibilidad, la velocidad, una fórmula omnicanal ganadora y la innovación. Creemos que Inditex los reúne todos y es el primero de la clase en velocidad, a la vez que tiene un enfoque dinámico del espacio en las tiendas, del canal online y de la integración entre los dos canales”, señalan los analistas de JP Morgan, en un informe reciente que estudia las implicaciones de las operaciones digitales de Inditex.

“Hoy tenemos una posición de liderazgo mundial también en el canal online, siempre muy integrado con la tienda física”, proclamaba la semana pasada Isla. Lo cierto es que Inditex tiene un porcentaje de ventas online (un 25,5%) menor que el de otros competidores como H&M (32%), Gap (39%) o Mango (42%), aunque sí supera a Fast Retailing (Uniqlo) o Marks&Spencer. Pero cuando se mira la cifra absoluta, los US$7500 millones de venta online de Inditex superan holgadamente los 6100 de H&M, los US$5900 millones de Gap y, por supuesto, los US$942 millones de Mango.

Entre los grupos que publican sus cuentas, Inditex solo se queda por detrás de la plataforma multimarca Zalando, una firma nativa digital, que facturó US$10.400 millones en 2021. Y queda la incógnita de la china Shein, una empresa muy opaca, de precios ultrabajos que ha estado tratando de emular los puntos fuertes del modelo de Inditex, pero sin tiendas. Es una compañía nativa digital, hiperactiva en redes sociales, que apostó fuerte por EE.UU. y con cuya salida a Bolsa se ha especulado en los últimos años. No publica cifras de ventas, pero se estima que pueden superar ampliamente los US$10.000 millones. Aunque en términos de calidad y diseño está varios escalones por debajo de Zara, puede ser el gran competidor de Inditex en la era Marta Ortega.

Kornit Tel Aviv Fashion Week: la semana de la moda más innovadora del mundo

Fuente: Perfil ~ La capital financiera y cultural de Israel ahora se convierte en la metrópolis del diseño, tecnología y sustentabilidad para la industria del fashion.

Israel no sólo es sinónimo de interculturalidad, sino también un fuerte reflejo de cómo lo tradicional y lo moderno pueden convivir de manera armónica en una superficie de 22.140 km2, y Tel Aviv es el claro ejemplo de esto. 

La semana pasada, diseñadores de renombre y emergentes, proveedores textiles, estilistas, artistas y periodistas de todas partes del mundo, se reunieron en el Kornit Tel Aviv Fashion Week para celebrar el inicio de un nuevo rumbo en la moda: inclusiva, tecnológica y sustentable.

La iniciativa surgió gracias a la alianza entre el reconocido director, productor y empresario israelí, Motty Reif (visionario e impulsor de la moda israelí desde hace más de 10 años), junto a la empresa líder de producción textil y moda digital Kornit, dirigida por Ronen Samuel.

“Kornit Fashion Week quiere cambiar la mentalidad de una industria que durante mucho tiempo ha estado envuelta bajo ciertos parámetros de belleza, de tipo de producciones, de elección de géneros y edades, y otros tantos límites que impidieron trasmitir la verdadera creatividad”, explica Reif.

En colaboración con el Ministerio de Turismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Municipalidad de Tel Aviv y el Instituto de Exportación, los más de 26 shows, las presentaciones y conferencias tomaron sede en Hangar 11, en el puerto de Tel Aviv.

Tel Aviv

En cada uno de los desfiles se vivió una experiencia diferente, con performances y puestas de escenas originales y vibrantes, recursos tecnológicos y efectos especiales, pero principalmente, el factor común fue sin dudas los “front row” dedicados a la diversidad, al respeto y la admiración por cada uno de los creativos. Algunos de los diseñadores ya establecidos como Tovale , Alon Livné , Sigal, Bananhot , Shenkar , Dekel, Dror Kontento , Shai Shalom, junto a nuevas promesas como Sabina Mousaïev , Seven Seventies , Aharon Génich House of Jaffa, Yanky and Nataf , Kesh Limited , Chir Goldstein , Chana Marélus, por solo mencionar unos cuantos, animaron una audiencia de todas las edades.

Highlights del Kornit Tel Aviv Fashion Week:

Premios de Trayectoria: Una de las diseñadoras más reconocidas en Israel, Tovaleh Hussein, recibió el premio Lifetime Achievement Award con sus 35 años en la industria de la moda. Su desfile Tovale+ se vio envuelto en un arco iris de vibrantes tonos, modelos de todas las edades divertidas bailando en la pasarela, con piezas confeccionadas en finas telas de seda, bordados a mano y decorados con piedras de Swarovski.

Gala de Honor: Invitada de honor, la diseñadora Dra. Mona al-Mansuri, quien llegó por primera vez a Israel desde los Emiratos Árabes Unidos, y fue recibida con grandes aplausos por representar el acercamiento entre los países y un nuevo camino al diálogo y la Paz.

Tel Aviv

Alta costura y la impresión digital: Como parte del desafío de lograr una moda sustentable, diseñadores de alta costura como Dror Kontento se han sumado a utilizar las tecnologías vanguardistas de impresión digital de la empresa Kornit. En varios de los desfiles se ha podido apreciar este avance en la producción textil. “Algunas colecciones que tardaban entre 6 meses hasta un año, con este nuevo software se podrán producir en cortos plazos y así también ahorrar billones de litros de agua que se utilizan para producir prendas”, comenta el CEO de Kornit Ronen Samuel.

Esta nueva tendencia abrió la semana de la moda de la mano del diseñador israelí Kontento, quien presentó una estética en blanco y negro, péplum y asimetrías, y los prints de Kornit digital mezclados con piedras Swarovski.

Fashion & Tech: Como es de imaginarse, Tel Aviv es el centro de las empresas de IT, por lo tanto, se hizo lugar a conferencias de las Start up que hay que echar un vistazo, relacionadas con la moda y nuevas soluciones. Entre ellas: Virtuality.fashion, 1beat.com, Sizer.me, Otailo.com

Marta Ortega ya es la presidenta de Inditex, lider mundial de la moda

Fuente: TN ~ La hija de Amancio Alcorta, creador de Zara, le escribió una carta a sus 174.000 empleados: “Les pido paciencia mientras sigo aprendiendo de todos cada día“, afirmó.

El gigante español del “prêt-à-porter” Inditex, casa matriz de Zara, arrancó este viernes un nuevo capítulo de su historia con la llegada a los mandos de Marta Ortega, quien pilotará a partir de ahora el imperio fundado por su padre en un momento clave para su futuro. “Empiezo esta etapa con un profundo sentimiento de responsabilidad”, escribió la hija del multimillonario Amancio Ortega, de 38 años, en una carta dirigida a los 174.000 empleados del grupo español, líder mundial de la moda para todos los públicos.

Marta Ortega le pidió apoyo a sus empleados

“Les pido su apoyo y paciencia mientras sigo aprendiendo de todos cada día”, agregó la nueva presidenta de Inditex, quien se encargaba hasta ahora de supervisar el diseño y el lanzamiento de productos para las ocho marcas del grupo.

Marta Ortega, presidenta de Inditex (Foto: INDITEX via dpa)
Marta Ortega, presidenta de Inditex (Foto: INDITEX via dpa)

Marta Ortega, bajo perfil

La menor de los tres hijos de Ortega, que no ha organizado ninguna ceremonia pública o conferencia de prensa para marcar su llegada, sucede así a Pablo Isla, presidente de Inditex desde la retirada de Amancio Ortega en 2011 y gran artífice de su expansión internacional.

Descrita como una mujer reservada y discreta, hace años que Marta Ortega era vista como la probable sucesora de su padre. Su designación, sin embargo, solo se anunció en otoño, dentro de una reorganización orquestada por el propio Amancio Ortega. “Llevamos tiempo preparando esta transición”, explicó Isla en noviembre. “Marta lleva ya quince años trabajando en la empresa. Es una persona que conoce muy bien” la compañía, subrayó.

Marta Ortega y su marido Carlos Torretta, durante el desfile del diseñador Roberto Torreta, su suegro. (Foto: EFE/ Ballesteros)
Marta Ortega y su marido Carlos Torretta, durante el desfile del diseñador Roberto Torreta, su suegro. (Foto: EFE/ Ballesteros)

Marta Ortega: su historia

Nacida el 10 de enero de 1984 de la unión de Amancio Ortega y su segunda esposa Flora Pérez, Marta Ortega, de figura esbelta y cabello rubio, creció en La Coruña, ciudad gallega situada en el extremo noroccidental de España, junto a sus medios hermanos Sandra y Marcos.

Luego de estudiar en un colegio católico en Galicia y en un prestigioso liceo privado en Suiza, se graduó en 2007 en la European Business School de Londres, ciudad donde daría los primeros pasos, de incógnito, en el grupo familiar, como vendedora en una tienda Zara. Pero, según el diario El País, sus compañeros de trabajo, sorprendidos al verla con un reloj Rolex, acabaron descubriendo quién era.

Todavía se desconocen cuáles serán sus primeras orientaciones a la cabeza del gigante mundial de la moda. Su nombramiento en otoño generó inquietud en algunos sectores financieros y provocó una caída de la cotización de Inditex en bolsa. Pero los temores iniciales parecen haberse desvanecido.

Anna Wintour, Marta Ortega y Diane von Furstenberg en Nueva York. (Foto: Jamie McCarthy / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / Getty Images via AFP)
Anna Wintour, Marta Ortega y Diane von Furstenberg en Nueva York. (Foto: Jamie McCarthy / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / Getty Images via AFP)

Marta Ortega, que nunca ha ocupado un puesto ejecutivo en Inditex, “ha estado muy bien preparada” y “está bien rodeada”, valora Alfred Vernis, profesor en la escuela de comercio Esade y exejecutivo del grupo textil.

La hija de Amancio Ortega ocupará la presidencia del grupo y no su dirección general, en la que estará Óscar García Maceiras, procedente del Banco Santander. “Será él el que deberá tomar las decisiones ejecutivas”, subraya Vernis.

Inditex, con ganancias récord pero un problema: Rusia

Pese a ello, la llegada de la heredera se produce en un momento clave para la compañía gallega, con ganancias récord en los últimos años pero enfrentada ahora a uno de los momentos más complejos de su historia.

El líder mundial de la moda masiva, valorado en 62.000 millones de euros (unos 68.560 millones de dólares), casi triplicó sus beneficios el año pasado, llegando a los 3.240 millones de euros. Pero la invasión rusa de Ucrania ha oscurecido las perspectivas para 2022.

El gigante textil anunció a comienzos de marzo la suspensión de las actividades en sus 502 tiendas en Rusia, uno de sus principales mercados mundiales tras España, lo que debería lastrar sus resultados. “Este ejercicio se presenta muy complejo, teniendo en cuenta la exposición de Inditex a Rusia y al resto de Europa”, además del “aumento de los costos de producción” generado por la inflación récord, subraya Crédit Suisse en una nota.

Marta Ortega ya es la presidenta de Inditex, lider mundial de la moda

El futuro de Inditex

El grupo fundado en 1985 por Amancio Ortega, el hijo de un trabajador ferroviario que acabó convirtiéndose en el hombre más rico de España, debe además reforzar su actividad en internet ante la intensa competencia de las compañías de venta online.

Y, sobre todo, tendrá que concentrarse en acelerar su “viraje verde” para reducir su impacto ambiental, hoy muy elevado. Pablo “Isla lo estaba haciendo, pero no suficientemente”, señala Alfred Vernis, que avisa de que ese cambio indispensable “tendrá un costo” para la empresa.

UE busca formas de desalentar la «moda rápida» en ropa

Fuente: La Nación ~ La Unión Europea advirtió el miércoles a los consumidores que dejen de tratar la ropa como pañuelos descartables mientras busca contrarrestar el uso creciente de la “moda rápida”, que provoca contaminación.

Nuevas normas propuestas por el brazo ejecutivo de la UE impondrían el uso mínimo obligatorio de fibras recicladas para 2030 y prohibirían la destrucción de productos no vendidos. Las normas de la Comisión Europea tratan de contener la liberación de microplásticos y mejorar las condiciones globales de trabajo en la industria de la indumentaria.

“Queremos que los productos sustentables sean la norma”, dijo el vicepresidente de la comisión, Frans Timmermans. “La ropa que usamos debería durar más de tres lavadas”.

Esto requeriría cambios profundos en una industria que, con tal de mantener bajos los costos y precios, produce artículos de vida corta en países en desarrollo en Asia y Latinoamérica, frecuentemente bajo malas condiciones laborales.

“Todos los textiles deben ser duraderos, reciclables, fabricados con fibras recicladas y libres de sustancias peligrosas. La estrategia también busca promover los sectores de reúso y reparación y evitar el desperdicio de textiles”, dijo Timmermans.

Casi el 75% de la ropa y los textiles usados en la UE son importados. En 2019, el bloque de 27 países importó ropa por valor de 80.000 millones de euros (89.200 millones de dólares), principalmente de China, Bangladesh y Turquía, según la Comisión Europea. El consumidor promedio descarta 11 kilos (24 libras) de textiles por año.

Aunque las normas apuntan a la ropa fabricada para consumo masivo, la UE quiere que las marcas de lujo establezcan la pauta de la moda sustentable en un sector en el que lo fugaz y efímero es esencial para las ganancias.

“Hay un cambio cultural en marcha”, dijo Timmermans, y añadió que las grandes casas de la moda “siempre son las primeras en mostrar el camino hacia adelante”.

“Los diseñadores, los artistas, comprenden que el mundo ha cambiado y debemos volver sobre la manera como diseñamos la moda”, acotó.

Dior inauguró el museo más grande de la moda en París

Fuente: TN ~ Dedicado a su creador, muestra el trabajo de todos sus herederos hasta el día de hoy.

Dior abrió al público las puertas del nuevo museo dedicado a la marca y a su fundador, la mayor sala de exposiciones de moda de París, junto a su principal tienda en la famosa Avenida Montaigne, que ha sufrido una gran renovación.

Tres pisos para Dior

Tras la apertura en los últimos años del Museo de Yves Saint Laurent y la reapertura del Palais Galliera, el museo de la moda de París, ahora ha sido el turno de Dior, con una galería de tres plantas que recorren los inicios del modisto y la evolución de la marca hasta nuestros días.

Todos los diseñadores de Dior en un mismo ámbito. (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)
Todos los diseñadores de Dior en un mismo ámbito. (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)Por: REUTERS

Así es la exhibición de Dior

La exhibición arranca con los orígenes de la familia de Dior (1905 – 1957), hijo de un empresario acomodado, y recupera documentos inéditos como los carteles publicitarios de la fábrica Dior, fundada en 1832, en la que se trabajaba desde el ácido sulfúrico hasta la lejía y el jabón.

Además de algunos de sus primeros bocetos, se pueden ver las fotografías junto a amigos artistas, como Jean Cocteau o Max Jacob, hasta la apertura de su taller en 1947.

Desde entonces hasta su muerte, diez años después, Dior realizó una carrera fulgurante con acciones empresariales nunca antes vistas, como organizar desfiles fuera de sus fronteras (en Venezuela, Estados Unidos o Rusia), que le llevaron a ser portada de la revista Time, siendo el primer diseñador en lograrlo.

El público ya puede visitar el Museo Dior. (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)
El público ya puede visitar el Museo Dior. (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)Por: REUTERS

Dior fue además un pionero en el mundo de las ‘celebrities’, al ser el primero que prestó ropa a famosas actrices para que las lucieran en los estrenos de sus películas.

Cuando el modisto falleció en 1957, París y el mundo lloraron su pérdida como la de uno de los creadores más grandes de la historia.

De Christian Dior a María Grazia Chiuri

Más allá de los documentos biográficos, la Galería de Dior permite ver en primera mano las creaciones del diseñador y las que más tarde harían sus sucesores: desde un jovencísimo Yves-Saint-Laurent, pasando por Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galliano, Raf Simons y la actual directora creativa, Maria Grazia Chiuri.

Muchos vestidos fueron reconstruídos en los talleres de la marca. (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)
Muchos vestidos fueron reconstruídos en los talleres de la marca. (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)Por: REUTERS

Además, la Galería ha reconstruido el despacho del diseñador y ha abierto por primera vez al público la sala que servía de bambalina a los desfiles de Dior, junto a la escalera en la que se presentaban las colecciones, también visible ahora.

Dior: Museo y tienda insignia

El museo ha sido inaugurado al mismo tiempo que la principal “boutique” de la marca ha reabierto sus puertas, en el número 30 de la avenida Montaigne, que tras tres años en obras ha sido convertida en una especie de templo comercial, con obras de arte en su interior, un jardín, un restaurante y una pastelería.

El logo de Dior en la fachada de la tienda remodelada en el número 30 de la Avenue Montaigne. (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)
El logo de Dior en la fachada de la tienda remodelada en el número 30 de la Avenue Montaigne. (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)Por: REUTERS

La tienda, cuya remodelación ha sido obra de Peter Marino, cuenta además con una galería acristalada con los techos más altos de París, unos ocho metros de altura, con la ambición de que la visita se convierta en una experiencia y atraiga a los seguidores de la marca no solo hacia las compras sino hacia el universo recreado.