La economía después de la cuarentena: cuál es el plan que pide la industria textil y del calzado para sobrevivir a la crisis

Fuente: Infobae ~ “Estamos pidiendo un año y medio de recuperación para luego pasar a un año y medio de normalidad”, resumió el presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), Claudio Drescher, al explicar de qué se trata el autodenominado “Plan Marshall” que le presentó al Gobierno y que busca reactivar un sector devastado por la crisis del coronavirus.

La “cadena de la moda” se vio fuertemente afectada por la cuarentena, no sólo porque los locales estuvieron más de dos meses cerrados -la reapertura fue muy gradual y en Capital Federal todavía los shoppings permanecen sin abrir sus puertas-, sino porque cambiaron las prioridades de los consumidores y, dato no menor, los ingresos de la población se redujeron considerablemente, aseguran en el sector.

La cadena de la moda se vio fuertemente afectada por la cuarentena, no sólo porque los locales estuvieron más de dos meses cerrados sino porque cambiaron las prioridades de los consumidores y, dato no menor, los ingresos de la población se redujeron considerablemente

En abril, el sector textil utilizó apenas un 4,2% de la capacidad instalada, según el Indec, y la actividad cayó 57,8% en términos interanuales. Mientras que la contracción del rubro de prendas de vestir, cuero y calzado fue del 79,1% respecto del mismo mes del año pasado. Las marcas se quedaron con prácticamente toda la mercadería de otoño-invierno sin vender, ya que son pocas las que tenían desarrollado el e-commerce y, por otra parte, también la habilitación de los envíos se produjo más tarde.

Esta situación hizo que las empresas que deben producir la temporada de verano no tengan capital de trabajo para hacerlo, por lo que sin financiamiento podrán fabricar mucho menos de lo que la demanda podría traccionar cuando la economía comience a recuperarse, analizan en la industria.

Por eso, el plan presentado por la cadena textil, indumentaria y calzado al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y al secretario de Industria, Ariel Schale, consiste, en primer lugar, en buscar mecanismos crediticios para que las firmas puedan producir para la próxima temporada. La propuesta del sector consiste en elaborar un crédito a 36 meses con tasa subsidiada (18%) los primeros 18, con seis meses de gracia, y tasa Badlar el otro año y medio.

Hay que hacer que la oferta de productos se pueda lograr con financiamiento. Las marcas se quedaron sin vender la mitad de la ropa de invierno, lo que hace que no haya capital de trabajo para la temporada de verano”, aseguró Drescher a Infobae.

Según agregó el titular de la cámara y además dueño de Jazmin Chebar, la caída de la demanda esperada para cuando pase la pandemia ronda el 30%, cuando en el mundo se ubica en 20%, pero sin créditos, el sector advierte que producirá mucho menos de lo que los consumidores requerirán, por lo que “además de quiebres y convocatorias de acreedores, habrá una tensión en los precios”, sostuvo el industrial, quien añadió: “Si no hay Plan Marshall, las pymes quedarán en el camino”.

La industria del calzado atraviesa una situación similar: prácticamente no se vendió la producción de invierno y ya “está perdida”, admitió el secretario de la Cámara de la Industria de Calzado, Horacio Moschetto. “Cuando estábamos en pleno proceso de invierno, vino la cuarentena. Con la materia prima ya paga, la producción quedó a mitad de proceso y no la vamos a vender. La temporada de invierno ya pasó”, dijo el directivo.

Con la materia prima ya paga, la producción quedó a mitad de proceso y no la vamos a vender. La temporada de invierno ya pasó (Horacio Moschettto)

Los comercios de indumentaria y calzado están abiertos en gran parte del interior del país y recientemente fueron habilitados, con estrictos protocolos sanitarios, en Capital Federal. Pero los locales están vendiendo al 20% de lo habitual. Ese escenario, sumado a que el sector, como tantos otros, tiene infinidad de cheques rechazados, hace muy difícil arrancar a producir el calzado de verano. Y es por eso que reclaman, como los productores textiles y de indumentaria, créditos para capital de trabajo. Mientras tanto, gestionan las habilitaciones de las plantas, ya que son muy pocas las que pueden producir producto de la pandemia.

Otro de los ejes del plan presentado por los sectores mencionados apuntan a reactivar la demanda, que por la crisis económica derivada del COVID-19 quedó más deprimida de lo que ya venía. La continuidad del programa Ahora 12, que vence a fin de mes, es clave para el sector, pero el planteo fue más allá: extender a 18 cuotas y dar además 3 meses de gracia para estimular la compra de producción nacional. “Las mujeres de clase media que antes consumían tienen la billetera más chica. Nuestro planteo es que hay que trabajar en los dos niveles: oferta y demanda”, aseguró Drescher.

Las mujeres de clase media que antes consumían tienen la billetera más chica. Nuestro planteo es que hay que trabajar en los dos niveles: oferta y demanda (Claudio Drescher)

Desde la industria textil, Jorge Sorabilla, miembro de la UIA y directivo de TN& Platex, sostuvo que “la cadena de valor está descapitalizada por dos razones: porque se rompió la cadena de pagos sobre ventas pasadas, y porque todo el sector, pero las marcas en particular, no pudieron vender su producción y perdieron la temporada”. En la actividad, el porcentaje de cheques devueltos por falta de fondos asciende al 50 por ciento.

Sorabilla remarcó: “hay que darle un shock de liquidez a la cadena de valor, ya que si las empresas no tienen capital de trabajo, no pueden reaccionar al aumento de la demanda, que en algún momento va a llegar”.

En el Gobierno están focalizados en las urgencias que provocó la pandemia, pero al mismo tiempo elaboran políticas para el día después. “Está en los planes de los funcionarios de Producción buscar alternativas para darle liquidez a las empresas, pero están viendo de qué modo en función de las restricciones que impone el sistema financiero, más aún en el actual contexto”, dijeron fuentes de la industria.

El plan propuesto por la cadena textil, de indumentaria y de calzado también contiene medidas de mediano y largo plazo, como la necesidad de implementar líneas de crédito para inversión productiva; un plan para la formalización del trabajo del sector de la confección y un esquema para incentivar las exportaciones del sector.

Comercios porteños: los detalles del protocolo para la reapertura de locales de indumentaria y calzado y qué planean hacer para reactivar las ventas

El gobierno porteño habilitó desde este lunes un esquema de atención al público con características particulares para elección y devolución de los productos

Comercios porteños: los detalles del protocolo para la reapertura de locales de indumentaria y calzado y qué planean hacer para reactivar las ventas

Comercios porteños: los detalles del protocolo para la reapertura de locales de indumentaria y calzado y qué planean hacer para reactivar las ventas | Por Daniel Blanco Gómez https://ibae.am/3f2pd83

Publicado por Infobae en Domingo, 7 de junio de 2020

El gobierno de Alberto Fernández volvió a extender el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) por lo que se extenderá la medida hasta el 28 de junio. Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires implementará desde el lunes próximo un esquema de apertura de actividades que prevé la habilitación de locales barriales de venta de ropa y calzado, que se sumaran al resto de las actividades comerciales ya habilitadas.

El esquema se pondrá en marcha en el contexto de una “cuarentena protocolizada” en la que pueden darse “avances o retrocesos” según el incremento de contagios de coronavirus. Según informó el titular de Ejecutivo porteño en una conferencia de prensa luego del encuentro, la Ciudad implementará nuevas medidas tendientes a la reactivación de algunas actividades.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que la Ciudad va a una “cuarentena protocolizada”, es decir, que las medidas que pondrá en marcha estarán regidas por “protocolos estrictos y específicos” para evitar que se generen zonas de aglomeración de personas y aumente, así, el riesgo de circulación del virus.

En el caso de los locales de ropa y calzado, el protocolo elaborado por la Ciudad junto a la Federación de Comercios y aprobado por la Nación, prevé la apertura de los locales de esos rubros situados en los barrios; en tanto que no abarcará a los ubicados en grandes centros comerciales.

En ese contexto, la Federación de Comercio e Industria (Fecoba) que reúne a unas 230 cámaras comerciales expresó su satisfacción por los alcances de la reapertura comercial prevista a partir del lunes y destacó que la medida permitirá “una incipiente recuperación del sector pyme en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires“.

Al mismo tiempo, desde la entidad insistieron en la necesidad de avanzar en herramientas que permitan también la reapertura de los locales ubicados en las principales arterias de la Ciudad que no fueron habilitados.

El titular de Fecoba, Fabián Castillo, dijo a Infobae que hay cerca de 35 mil comercios del sector indumentaria y calzado en la Ciudad de Buenos Aires de los cuales 17 mil son comercios de proximidad.

“Un 80% de los que trabajan en esos comercios viven en la cercanía y no tienen que usar transporte público. Estos sectores tan importantes para la economía productiva van a poder abrir a partir del lunes”, contó Castillo.

Hasta el momento las ventas fueron principalmente online y por la vía de pedidos por whatsapp con entregas a domicilio por parte de empleados y, en muchos casos, por los mismos dueños

Fernando De Vito, presidente de la Cámara del Calzado dio cuenta del panorama negativo del sector: “Somos una industria que llegó a producir 125 millones de pares por año hacia fines del 2015, pero con la recesión de los últimos cuatro años esa cifra se redujo a ochenta millones de pares por año. En ese período cerraron aproximadamente unas cuatrocientas fábricas y el personal ocupado paso de quince mil trabajadores a once mil. Hoy con esta nueva crisis que nos toca vivir, seguramente que se producirá un nuevo cierre de fábricas ya que las ventas han mermado casi en un 90% por efectos de la cuarentena”.

En declaraciones a Infobae De Vito afirmó: “tanto en lo comercial como en la fase industrial, la temporada de invierno está perdida ya que al no haber compromisos sociales, no existe el consumo de productos de moda y la gente se arregla con lo que tiene”. Y agregó: “hasta el momento las ventas fueron principalmente online y también hubo comercios que implementaron las ventas por whatsapp, con entregas de los empleados del comercio a domicilio y en muchos de los casos los mismos dueños de los locales”.

En esa misma línea, Yeal Kim, presidente de la Fundación Pro Tejer, se refirió a la apertura de comercios de indumentaria y aseguró: “es muy buena noticia porque al estar cerrado por casi 180 días para muchos sectores era un problema muy serio. Nos estamos preparando con todos los protocolos para poder abrir”, agregó.

En este sentido, destacó el industrial: “esto nos trae la esperanza de poder recuperar lo que veníamos perdiendo. Es una muy buena noticia para el sector”. Y manifestó que “los que tenían productos de invierno, ya han perdido. Vamos a recuperar un 20% o 30% del consumo”, en diálogo con FM La Patriada.

Digitalización del comercio y ofertas

El titular de Fecoba comentó que desde la entidad que agrupa a unas 230 cámaras del sector están avanzando con la digitalización del comercio, dado que la pandemia aceleró un proceso que ya estaba en desarrollo. “Sabíamos que con el tiempo íbamos a tener que avanzar en el uso de la tecnología para la relación con el cliente, pero esta pandemia vino a adelantar todo este proceso. Desde el día uno de la cuarentena venimos desarrollado una herramienta de geolocalización que se llama Estoy Cerca. El comerciante y el que ofrece servicios va a poder mostrar ahí lo que produce lo que vende y las ofertas. Es una plataforma donde se podrá buscar comercios por cercanía a través de la geolocalización, encontrar promociones y comprar de forma online. De esta manera se busca tener mayor visibilidad de los comercios”, explicó Castillo.

El sector desarrolla una plataforma donde se podrá buscar comercios por cercanía a través de la geolocalización, encontrar promociones y comprar de forma online (Fabián Castillo, Fecoba)

Si bien la herramienta aún no se terminó de desarrollar, se prevé que estará disponible en el corto plazo, por lo que se trabaja con el gobierno porteño para lograr una difusión de un instrumento vital para las pymes para revertir la profunda recesión de abril y mayo. “Son meses muy difíciles los que vienen y vamos a tener que trabajar mucho. Cuando toda esta situación pase vamos a tener que buscar más herramientas para seguir creciendo y recuperar un sector que viene mal”, sostuvo Castillo.

En ese sentido, advirtió que otro punto importante es la logística, que hoy es muy cara. “Hay mucha demanda de productos online pero la oferta de distribución es muy poca y encarece los productos”, señaló.

Con respecto a la política de precios que implementarán los comercios consideró: “Hoy los precios se mantienen porque la gente no tiene dinero y necesitamos vender. Esto el lunes tiene que empezar a funcionar. Vamos a poner toda la energía y la imaginación para salir adelante. Hay miles de familias que dependen de este sustento”.

En otro orden, Castillo destacó que el Día del Padre es una “punta de vidriera” para los próximos días. “Se analizó cambiar la fecha pero el día va a quedar fijo. No se toca”, aclaró el titular de Fecoba al tiempo que agregó: “Vamos a hacer promociones muy fuertes para que el cliente pueda comprar ese regalo al mejor precio y con financiación”.

En tanto, Fernando De Vito aseguró que por el momento los precios se mantienen en el mismo nivel que al inicio de la temporada, y en muchos casos se ofrecen descuentos temporarios para incentivar un poco la venta. “Sin duda que en los próximos treinta días se comenzará con las liquidaciones de temporada y algunas ofertas especificas por el Día del Padre. Hay que tener en cuenta que muchos comercios no cuentan con grandes stocks de mercadería, ya que recibieron productos hasta días anteriores al inicio de la cuarentena y luego no hubo entregas posteriores”, detalló.

Sin duda que en los próximos treinta días se comenzará con las liquidaciones de temporada y algunas ofertas especificas por el Día del Padre (Fernando De Vito, Cámara de Calzado)

Y agregó: “La expectativa, es tener esperanza, que nunca la hemos perdido, ya que somos un sector acostumbrado al sacrificio y a sobrevivir a las distintas crisis que hemos atravesado lo largo de nuestras vidas”.

Cómo será el protocolo sanitario para el sector

Todo trabajador que presente síntomas vinculados a la infección por COVID-19 deberá autoexcluirse de la actividad laboral. En el caso que ocurra en el ámbito laboral deberá comunicarse por los medios que establece el sistema de salud de cada jurisdicción.

Se tendrá que considerar para la protección de la salud de los trabajadores la posibilidad de reprogramar el horario de la jornada laboral, de modo que lo aleje de los picos de tránsito de personas que utilizan el transporte público.

Se deberá colocar cartelería visible en el comercio, con información actualizada sobre métodos de Prevención contra la COVID-19. En ese marco, tendrán que señalizar los lugares de espera para mantener una distancia de 1,5 a 2 metros entre el vendedor y los clientes. Siempre que sea posible se aislará al trabajador de las personas externas al establecimiento, a través de mamparas o pantallas.

En caso de que la situación requiera que el cliente pruebe el calzado se podrá permitir con el uso obligatorio de una media descartable que proveerá el comerciante, la cual será de un único uso y luego será desechada dentro de una bolsa de nylon cerrada. La mercadería será desinfectada con los productos correspondientes.

Se deberá avisar al cliente que la ropa podrá ser devuelta en el caso que corresponda, y en ese caso se deberá desechar todo el embalaje que estuvo en contacto con el exterior (bolsa, cajas, separadores) y se deberá realizar un planchado a vapor minucioso de las prendas.

Sin la colección otoño-invierno 30 millones de pares “pasarían de moda”

Fuente: IProfesional ~ “Somos una industria que hoy está totalmente parada. Sin puntos de venta, sin demanda, hoy la situación de riesgo es para las más de 1.300 fábricas del sector. El 80 por ciento son pyme. Estamos hablando del empleo de 60.000 personas contando todo el rubro. Hoy un zapato demanda el trabajo de hasta 40 proveedores. La extensión de la cuarentena sin la posibilidad comercial nos deja en la peor situación, sin saber cómo haremos para afrontar mayo”.

Laura Barabas, gerente de la Cámara de la Industria del Calzado, es contundente a la hora de evaluar el estado de situación de un segmento conformado de forma mayoritaria por compañías nacionales y que, tras no quedar incluidos entre los rubros exceptuados de la cuarentena, bordea el abismo.

En diálogo con iProfesional, la directiva expuso que la ausencia total de ventas -con la consiguiente parálisis en la fabricación que esto origina- pone en peligro el pago de la totalidad de los sueldos correspondientes al mes de abril. Sostuvo que buena parte de las pyme alcanzó a cubrir los salarios de marzo sólo a partir del acceso a créditos y el endeudamiento.

Al mismo tiempo, alertó sobre la pérdida de salida comercial de los modelos de la colección otoño-invierno -la mitad ya estaban fabricados previo a la imposición del aislamiento social- siempre por efecto de la imposibilidad de llevar a cabo la venta.

“Son alrededor de 30 millones de pares que pasarán de moda. Perderán vigencia porque la entrega se lleva a cabo antes de mayo. Hoy no hay a quien entregarle los productos para la estación fría. Porque no hay nadie a quién vendérselo. Son pares que, con suerte, el año que viene tal vez puedas vender a menor precio pero fuera de la tendencia”, explicó a iProfesional.

“En ese volumen lo que predomina es el calzado para dama. Habrá que pensar, luego, estrategias para tratar de vender al menos una parte de esa producción que hoy no llega al mercado porque no hay comercialización. Si no se genera algún tipo de movimiento comercial se hará muy difícil que las fábricas puedan sostener los puestos de trabajo“, añadió.

Barabas comentó que la producción de calzado es una de las actividades que posee mayor incidencia de la mano de obra. “El 70 por ciento del precio del calzado corresponde al costo de producción, a los salarios de quienes intervienen en la fabricación. Tenemos una producción con mucha terminación a mano, por ejemplo”, precisó.

La producción de calzado, detalló la directiva, se concentra mayormente en el conurbano bonaerense aunque también es relevante la actividad en Capital Federal, Córdoba y Santa Fe. A la parálisis de las fabricas, comentó, también hay que añadirle el freno que sufren proveedores como curtiembres y fabricantes de plantillas.

“Los fonderos, que nos hacen las bases de los zapatos, los fabricantes de cordones y cierres para el calzado, también están en una situación por demás de difícil. Muchas curtiembres que trabajan sólo para el calzado y la marroquinería, están en igualdad de dificultades. Sólo la reactivación de los comercios, por supuesto que siguiendo los protocolos, puede cambiar este escenario alarmante”, dijo.

Para luego concluir: “Se puede definir un esquema de trabajo por horas, con procesos diferenciados y una actividad que no se lleve a cabo en horario pico. Se pueden modificar las distancias entre las máquinas en cada fábrica para garantizar la seguridad sanitaria de los trabajadores. Las opciones para reactivar la producción están, se pueden aplicar. Pero antes que todo tiene que existir un lugar donde se pueda vender. Eso es clave para cambiar este momento”.

Coronavirus: industriales advierten que no podrán pagar sueldos

Fuente: BAE ~ Debido al colapso económico provocado por la pandemia del coronavirus, diversos sectores industriales ya salieron a pedir al Gobierno el financiamiento a tasas muy bajas para pagar los sueldos de abril, mayo y junio, además del diferimiento impositivo y las cargas patronales.

Uno de los directivos de la Cámara de la Industria del Calzado, Horacio Moschetto, reveló a BAE Negocios que “la cadena de valor textil-indumentaria-calzado ya formuló un pedido para obtener créditos blandos con el fin de pagar los salarios de abril, mayo y junio”. Asimismo, “pedimos no hacer aportes patronales durante estos meses, y un diferimiento impositivo”, agregó Moschetto, quien detalló que los planteos se elevaron ante la AFIP, el Ministerio de Desarrollo Productivo y la cartera de Trabajo.

Por su lado, Damián Regalini, presidente de la cámara que agrupa a los fabricantes de medias, ratificó los pedidos enunciados por Moschetto y narró: “Tenemos un montón de cancelaciones, ya sea por deudas, erogaciones, gastos fijos, la salida mensual de las empresas”.

“Se frenó la actividad el día 15. No vamos a tener la mitad de nuestro ingreso para atender la situación que va a ser desesperante. Precisamos más medidas, y medidas inmediatas, urgentes”, manifestó Regalini.

Asimismo, el presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA), Orlando Castellani, coincidió en la necesidad de contar con líneas a tasas muy blandas para afrontar los sueldos en el primer semestre, junto a un alivio tributario. “La actividad metalúrgica se puede encuadrar junto a los sectores sensibles. No sabemos la extensión de este parate y confiamos en que el Gobierno protegerá a la industria, porque ya ha anunciado medidas en la buena dirección”, señaló Castellani.

El presidente de Adimra indicó que si bien existe un alineamiento con la Unión Industrial Argentina (UIA), “el sector tiene sus propias problemáticas que las vamos a ir informando a las distintas áreas del gobierno”. Respecto del comercio exterior, aseguró que “la cuarentena afecta las exportaciones, porque nadie va a avanzar en ninguna operación en este cuadro”.

Cierre de locales y fábricas

Desde el segmento de las manufacturas del cuero, Rubén Pallone (CIMA), dijo que “tratar de mantener la actividad es imposible. Los clientes cierran locales porque lo nuestro no es primera necesidad; mayoristas y minoristas cierran”.

La actividad esta 100% parada, con expectativas de que esto no sea demasiado largo, en medio de la temporada otoño-invierno. El temor es que el tiempo pase y no tenga sentido la temporada; necesitamos los Repro para conservar el empleo”, indicó Pallone.

En la industria del juguete, su presidente, Emmanuel Poletto, aseguró: “Estamos preocupados. Nuestro sector acató el decreto, no abrió ninguna fábrica y ahora el problema lo vamos a tener cuando haya que pagar sueldos, servicios, impuestos. Esperemos que el gobierno piense cómo contener la situación”.

Poletto advirtió que “muchas Pymes no tienen carpeta calificada en los bancos” y remarcó que lo que se necesita es diferimiento de impuestos, suspender el adelanto del impuesto a las Ganancias”.

Alpargatas vendió 100% de Topper

Fuente : Ambito ~ La firma de capitales brasileño Alpargatas cierra este 2019 concretando al dedillo sus planes de desinversión en la Argentina. Ayer se confirmó que vendió el 100% del capital accionario de la firma Topper al brasileño Carlos Roberto Wizard Martins, cabeza del grupo Sforza.

El empresario brasileña había comprado el 22,8% del capital accionario de Topper Argentina en septiembre del año pasado y en aquel entonces además de desembolsar u$s24 millones – de los cuales u$s10 millones fueron en efectivo, firmó una carta de intención para quedarse con la totalidad de la compañía por la que ahora pagará otros u$s64 millones.

De esta manera Alpargatas comunicaba: “El acuerdo prevé la posible enajenación de la participación accionaria remanente sujeta al ejercicio de la opción de compra o de la opción de venta. En el caso de que una de esas opciones se ejerza, el precio determinado para el 100% del negocio será calculado con base en el múltiplo de 6 veces el Ebitda”. Así es que ahora el empresario brasileño está cumpliendo con aquella opción de compra.

Mientras tanto Alpargatas, en menos de un año se desprendió de sus cuantiosas activos en la Argentina, en paralelo que decidió abandonar por completo el negocio textil.

De esta manea la compañía pasó de tener en la Argentina siete plantas de producción y más de 3.000 empleados, a quedarse solo con una fábrica dedicada a la producción de calzado localizada en la provincia de Tucumán y donde hoy emplea en forma directa a poco más de 700 personas.

Lo cierto es que Alpargatas encontraba en la Argentina su talón de Aquiles. Según se desprende de su último balance anual, cerrado en diciembre pasado, lograba crecer en todos los mercados en los que operaba a excepción de la Argentina.

La fuerte devaluación del peso, sumado al incremento de los costos laborales fueron los dos ítems claves que llevaron a la empresa brasileña a tomar esta drástica decisión.

El portafolio global de marcas de Alpargatas incluye Havaianas y Dupe, en sandalias; Sete Leguas, botas de goma; Timberland, ropa y calzado para aire libre; Mizuno, artículos deportivos, calzado y ropa, y Osklen, una marca de moda.

Por su parte Wizard Martins, ya era dueño de la operatoria de la marca en Brasil, la compró en mayo de 2016 y ahora con esta transacción buscaría consolidar estas unidades de negocios.

El empresario nacido en Curitiba desarrolló su imperio económico como propietario de Wizard Instituto de Idiomas, una entidad de enseñanza con filiales en una decena de países que emplea a 45.000 personas y cuenta con 1 millón de alumnos.

En los últimos años, diversificó sus negocios hacia otros sectores asociado a sus hijos Lincoln y Charles Martins. A principios del año pasado ingresó además en el rubro gastronómico: acordó con Yum! Brands, la mayor empresa de restaurantes del mundo, la cesión de las licencias de las marcas Pizza Hut y KFC en Brasil. El negocio fue valuado en 135 millones de reales en ese momento. Otros de sus hitos fue en 2015 cuando se asoció con el exjugador de fútbol brasileño Ronaldo para crear un negocio de escuelas de fútbol bautizadas “Ronaldo Academy”, que registró más de 400 franquicias a nivel mundial, con fuerte desarrollo en Brasil y China. Desarrolló el mismo modelo bajo el paraguas de Neymar Jr, y el Club Palmeiras. Wizard Martins es, además, una celebridad en Brasil, donde incluso escribió libros de autoayuda financieros, el más conocido está titulado: “Despierte el millonario que hay en usted”. Así es que este gurú de las finanzas, multimillonario vinculado al culto mormón, ahora mira con atención a la Argentina y más específicamente al alicaído negocio del calzado deportivo.

John Foos lanza zapatillas de fibras de cannabis

Fuente: BAE ~ El año que viene la marca argentina John Foos cumple 40 años, desde su departamento de innovación, investigación y desarrollo, ultiman los detalles para lanzar cuatro productos icónicos de cada década. Miguel Fosatti, dueño de la marca adelanta: “Haremos una línea de zapatillas realizadas con telas fabricadas con hilados de fibras de cannabis”.

Tienen listos los primeros modelos, buscan llegar a un público que busca cada vez más consumir productos amigables con el planeta. Ricardo Fernández Mora, director comercial de John Foos, explicó a BAE Negocios: “Contará con las máximas innovaciones en materia de sustentabilidad reunidas en un sólo producto. La idea es suplantar las telas, usaremos tejidos de cañamo, vamos a reutilizar los descartes y los transformaremos en materia prima”.

John Foos cuenta con una planta en Beccar donde trabajan 200 operarios que fabrican 2.500 pares por día, con una estimación mensual de 70.000 pares mensuales. Miguel Fosatti, CEO de John Foos, señaló a BAE Negocios: “Nuestra idea inicial es fabricar entre 4000 y 5000 pares mensuales más, ya que se harán de un sólo color porque no se pueden teñir, sino se vulnera el sistema natural. De la planta del cannabis se sacan las fibras para construir los hilados con los que se tejen las telas”.

La materia prima se la compran a un proveedor que ya lo tiene desarrollado y con los materiales de descarte lo implementan en el moldeado del caucho. usan los desechos regenerados. La capellada será de un tejido de cañamo. El desarrollo lo realizaron en conjunto con Tejidos Rincón, desde principio de año que trabajan el desarrollo en conjunto.

Fernández Mora, señaló: “Trabajamos con un concepto de economía circular, creemos que podría ser el primer producto fabricado en Argentina con fibra de cañamo. Si bien fue muy usado en la antigüedad. Haremos tres modelos que serán unisex, el color es una mezcla de arena con tierra”.

Muchos países han la producción industrial de la planta de cañamo, por asociarla al cannabis sativa, que se utiliza como droga recreativa. Tanto el cannabis como el cañamo industrial contienen el componente psicoactivo tetrahidrocannabinol, son cepas distintas con composiciones bioquímicas únicas. El cañamo tiene concentraciones más bajas de THC Y concentraciones más altas de cannabidiol, lo que disminuye o elimina sus efectos psicoactivos. China que nunca lo prohibió, hoy representa el 50% de la producción mundial de cañamo y producción textil. Mientras que en Europa, Chile y Corea del Norte se produce en menor escala.

Vuelven las Flecha: la primera zapatilla argentina renace 50 años después de su auge

Fuente: La Nación ~ Se trata de las zapatillas que se convirtieron en un clásico a finales de los 70′.

Flecha fue la primera marca de zapatillas argentinas de lona. Nació en 1962 y salió al mercado rompiendo la tradición de las hechas sólo en cuero. Lona y suela de PVC; tres años después irrumpió el más popular, la medio básquet. La dueña era Alpargatas, que llegó a producir un millón de pares mensuales y las instaló como un clásico hasta fines de los ’70. El nuevo dueño es el diseñador Gustavo Samuelian, quien compró la marca. Arrancó con “casi un muestrario, 4000 pares; la idea son 10.000 para la próxima temporada y tratar de exportar”. Además, sumará indumentaria.

La vida de Flecha -como la de la Argentina- atravesó diferentes ciclos; después del éxito inicial, cayó. En 2006 Kosiuko compró la licencia para tener derecho a utilizar la marca; no anduvo como esperaba y regresó a Alpargatas. Hace unos dos años Samuelian comenzó a trabajar con la fábrica para un relanzamiento, un cambio en el diseño. El exdueño de Bolivia -se fue hace un año-, desarrolla ahora Bonavena, trabaja con Artisan (marca de camisas y accesorios, de sastrería súper-premium) y terminó comprándole Flecha a Alpargatas.

“Cuando decidieron vender lo que tenían en la Argentina, me la ofrecieron. Nunca hubiera imaginado comprarla, pero acepté. Creo que no había funcionado lo que hicieron hace una década porque seguían fabricándose con la misma tecnología, eran de baja calidad; en los ’60 cumplieron su función, pero ahora el mercado es otro”. Cuando tenía Bolivia en el local vendía rezagos militares y recuerda que en el 2005 un hombre al que habitualmente le compraba, le trajo unos 100 pares de Flechas originales, nuevas.”Estaban en las cajas; algunas hasta amarillentas por los años; las vendí hasta que se terminaron; así empezó mi historia con la marca”, recuerda.

La nueva Flecha es de suela vulcanizada; con lona de más calidad. “Es otra tecnología y, por supuesto, tiene otro precio, pero aun así es más barata que la competencia. Nunca imaginé que terminaría haciéndome cargo de la fabricación; era algo ‘inaudito, que no podía pasar nunca’, pero pasó. Me entusiasmó que fuera la primer marca de Argentina y casi la única que queda, la que más historia tiene”, dice Samuelian.

Los 4000 pares que ya se comercializan los produjo Alpargatas, pero el diseñador ya encontró una fábrica “nacional” que haga la nueva tanda: “Fue todo un tema; el costo pesa, pero pensé ‘tengo la primer marca nacional y la voy a fabricar en China o en Brasil ; no puede ser’. Ya tengo alguien que la hará acá; no se trata de fundirse, pero rayaba lo hipócrita poner una bandera argentina en la zapatilla y producirla en otro lado. Es una manera de reivindicar la historia, no es de nacionalista”, dice.

Samuelian proyecta un buen futuro para Flecha; menciona el caso de la marca italiana Superga, también con décadas de historia que “ahora abre locales por todo el mundo; porqué no la podemos llevar nosotros al mundo, mantener el mismo espíritu”. Para eso busca financiamiento. Los modelos seguirán siendo urbanos, no “tecnológicos deportivos; sino para salir, para andar por la vida”.

La comercialización -por ahora focalizada en la Ciudad de Buenos Aires – será en locales multimarcas de ropa. “En general no tienen acceso a zapatillas porque las grandes marcas deportivas priorizan otros formatos; allí hay un nicho y tenemos aceptación porque Flecha es popular, conocida. Además, es competitiva; buena calidad y buen precio”, explica.

El primer modelo que salió al mercado fue el icónico, el de suela serrucho: “La idea es hacer otros modelos y abrir también a ropa; me lo piden artistas y músicos conocidos. Por primera vez la marca incursionará en otros segmentos. Vamos a ir también al interior y al exterior porque el producto se lo merece”, sostuvo.Hasta que fue diseñador y trabajó con la exdueña de la marca, Samuelian no usó Flecha. “Mi mamá me compraba la Topper blanca, pero siempre me acuerdo que en la casa de mi abuela había unas Flecha azules que habían sido de mi viejo; yo las miraba, pero eran muy grandes para mí. Pensaba ‘algún día las usaré”, pero ese día no llegó nunca”, recuerda.

Avia invierte en producción y planea local propio para 2020

Fuente: El Cronista ~ Desembolsará u$s 1,5 millón para aumentar la fabricación de calzado e indumentaria en un 25%. En lo que va del año ya duplicó la cantidad de puntos de venta que maneja

La marca estadounidense de indumentaria y calzado Avia se prepara para la llegada de su tercera temporada en el país, tras su retorno al mercado local en 2018. Latín Shoes, su li-cenciataria en el país, invertirá u$s 1,5 millón para incrementar la producción.

A su vez, proyecta abrir su primer local de venta directa, que estará ubicado en la ciudad de Buenos Aires, durante el segundo semestre de 2020.Luego de estar cuatro años fuera del mercado argentino, Avia, enfocada en el segmento fitness y wellness, retornó oficialmente a fines de 2018.

Con una inversión de $ 20 millones, la firma puso de nuevo un pie en el país y se expandió lejos de las grandes cadenas.

Su licenciataria, de la familia Halyo, opera en el segmento del calzado desde hace más de 65 años y comercializa otras nueve marcas del rubro, como Stone y Sergio Tacchini.

“El panorama económico trajo aparejado bastante movimiento a nivel de marcas y jugadores en el mercado deportivo, tanto salidas como entradas. Eso generó que podamos encontrar un espacio en las vidrieras”, aseguró Matías Halyo, CEO de Avia Argentina.Parte de la nueva inversión apuntó a la estrategia de marketing para la temporada de verano y otra porción tuvo como destino aumentar la producción en un 25%.

Hoy, la mitad se fabrica en China, mientras que un 25% de la indumentaria, underwear y parte del calzado se producen en el país. Para este año, proyecta vender 100.000 pares y, de cara a 2020, mejoraron sus perspectivas de crecimiento de un 20% a un 30 por ciento.

Por el momento, Avia apuntó a locales de menor escala para volver al ruedo. “Hoy nuestra necesidad no pasa por las grandes cadenas. Estamos con clientes que tienen cinco o seis puntos de venta. Ya recibimos llamados de cuentas importantes y ese era el efecto que buscábamos lograr”, manifestó Halyo. En el último semestre, duplicó la cantidad de puntos de venta y superó los 500.

Los planes para el local propio recién quedarán para fines del próximo año. “Queremos ver cómo empieza a correr el tema económico después de las elecciones. Nos gustaría tener un panorama más claro y, quizá en dos meses, tener algo más concreto”, explicó. El proyecto es abrir un primer local propio en CABA y, luego, crecer en los principales mercados del interior en 2021.

30% de crecimiento en las ventas proyecta para 2020. Este año, espera vender 100.000pares

El calzado representa el 60% de las ventas de la marca, mientras que la indumentaria ocupa un 30%

Zapatillas veganas. Se fabrican con maíz, hongos, algodón orgánico y café

Fuente: La Nación ~ El calzado deportivo se suma a la movida por la crisis climática y contra el maltrato animal a partir del uso de materiales alternativos

Nuestras zapatillas son basura y estamos orgullosos. Lo afirman tres amigos mendocinos -Alejandro Malgor (34), Ezequiel Gatti (40) y Nazareno El Hom (36)-, emprendedores al frente de Xinca, la marca de zapatillas realizadas con neumáticos. Reconocidos como una de las mejores start ups por Venture Argentina, la firma nació con una impronta social y ambiental. Los emprendedores estaban preocupados por los desechos contaminantes y por la desigualdad. Entonces investigaron el camino de la basura proveniente del caucho e hicieron números. Una gomería de barrio desecha más de 200 neumáticos por mes. El reciclado ya era un hecho. La pata social llegó al mismo tiempo: la campaña Ponte en sus pies, organizada junto al club Boca Juniors, calzó a más de 1400 chicos. Y esperan llegar a 10 mil.

Las tres R que conforman la base de los proyectos sustentables también dicen presente en otras firmas que apostaron por las eco zapatillas. Reciclar, reducir y reutilizar ya es el mantra que cose prendas y accesorios innovadores. Las zapatillas Cotton + Corn, de Reebok, están fabricadas con algodón y maíz.

“Es un producto puro, libre de petróleo y no tóxico. Se incorpora a la línea de calzado producida con elementos que crecen”, señala Bill Mclnnis, vice presidente de Reebok Future, el departamento de innovación de la compañía. Mclnnis, ingeniero mecánico y ex investigador de la NASA, que explica que el maíz utilizado para la suela “no es el comestible, ya que contiene etanol”. Además, destaca el valor agregado de sustentabilidad en cada par de zapatillas. “El producto final reduce la huella de carbono y dura lo mismo que un calzado estándar”, afirma sobre la línea urbana de laboratorio.

El maíz reciclado también fue el punto de partida para la firma alemana Nat-2 , que utiliza descarte de granos, maderas ecológicas y corcho para producir botas para lluvia y zapatillas innovadoras. Las botas son semitransparentes y cambian la tonalidad de acuerdo a la exposición a la luz. Sebastian Thies, director de la marca, asegura que “despiden un leve aroma a pochoclo”. Thies inspira en los grafittis urbanos para desarrollar modelos “que combinen tecnologías alternativas y materiales innovadores. Maderas de bosques renovables, algodón orgánico y café son algunos de los ingredientes que utilizo para lograr calzados veganos con texturas tan suaves y flexibles como el cuero”, dice.

“Por cada zapatilla que comprás plantás cinco árboles y reciclás dos botellas de plástico de los océanos”. La estrategia de Flamingos Life le valió la certificación vegana que legitima los procesos productivos de esta marca española. Ya llevan plantados más de 115 mil árboles en colaboración con la ong Eden Reforestation, de California. Y reciclaron cerca de 15 mil botellas junto a la organización Waste Free Oceans. La materia prima del modelo que fusiona la alpargata y la sandalia es el PVC reciclable, el algodón orgánico cultivado sin pesticidas y el caucho natural procedente del árbol Hevea Brasiliensis. “Cada colección está asociada a un problema medioambiental concreto”, apunta Carlos García, CEO de Flamingos Life. Entre los beneficios enumera la durabilidad, “más de 60 años”, la resistencia y el cuidado del medio ambiente.