Producción. Fibra de vicuña rumbo a la industria textil de Italia

Fuente: Jujuy al día ~ El Ministerio de Desarrollo Económico y Producción busca expandir la comercialización de fibra de vicuña, por ese motivo envió un vellón en bruto a Italia para su análisis y evaluación. La iniciativa consolidará la actividad en la región y brindará a las comunidades la oportunidad de generar los ingresos necesarios para su progreso.

El ministro de Desarrollo Económico y Producción Exequiel Lello Ivacevich, indicó que esa posibilidad de exportar se dio por una demanda de la industria textil de Italia, “hemos trabajado con el Ministerio de Ambiente a fin de tener los permisos y remitir una muestra de vellón de fibra de vicuña en bruto de 180 gramos para su análisis y evaluación, para posteriormente consolidar el vínculo y las operaciones comerciales que de ella deriven”.

Además, agregó que la semana pasada se llevó a cabo una reunión virtual con el representante en Argentina de la empresa textil de Italia Carlos Bustamante para concluir el envío de la muestra de fibra de vicuña para su análisis.

En ese sentido expresó que actualmente las comunidades de la provincia de Jujuy cuentan con un stock acopiado de fibra de vicuña de aproximadamente 900 Kg., con potencialidad de comercialización tanto en el mercado nacional como internacional. Participaron de la reunión los secretarios de Desarrollo Industrial y Comercial José Rossetto, de Biodiversidad y Desarrollo Sustentable del Ministerio de Ambiente Verónica Sato y la directora de Agencia de Comercialización Mónica Salas.

BIO PROTECT – TEJIDOS CON TECNOLOGÍA ANTIVIRAL CONTRA COVID-19

Fuente: Santista Workwear ~ En este informe, se explica la funcionalidad y resultados de la aplicación de un material a base de Nanopartículas de Plata (Ag) sobre tejidos de PES/CO.
Se muestra su eficacia para inhibir el virus SARS-CoV-2, disminuyendo el número de réplicas en un 99,83% después de un período de incubación de 3 minutos y la inhibición del 99,99% de las bacterias Staphylococcus aureus, Escherichia coli y hongos como Cándida albicans, previniendo las infecciones cruzadas y sin provocar alergias ni procesos de foto-irritación, demostrando la seguridad de su uso.

Introducción
Los microbios patógenos (bacterias, hongos y virus) son una amenaza potencial para la salud de los seres humanos y el medio ambiente en todo el mundo. Existen con características de variedad, propagándose rápida y fácilmente provocando reacciones adversas. El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) es un nuevo coronavirus que causa la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19).
Ante la actual experimentación y pruebas de desarrollo de vacunas que confirmen su eficacia, es imperativo explorar cualquier otra estrategia de intervención eficaz que pueda reducir las tasas de mortalidad y morbilidad de esta enfermedad que se espera continúe durante varios meses más y que además y es probable puedan surgir otros brotes causados por el SARS-CoV-2 y/o mutaciones y/u otros virus desconocidos en el futuro.
Para esto, el uso de equipo de protección personal se considera una de las estrategias más importantes para protegerse de los patógenos transmisibles, especialmente cuando se produce la transmisión por aerosol y cuando no se dispone de un tratamiento o profilaxis eficaz para la enfermedad provocada por estos patógenos en cuestión. En el caso del COVID-19, la OMS y nuestro país recomiendan y exigen el uso generalizado de tapabocas, mascarillas, barbijos y otros EPPs como una herramienta importante en el control de la propagación del SARS-CoV-2. Por lo tanto, la actual pandemia ha puesto de relieve la necesidad particularmente emergente de contar con materiales que inactiven los virus al contacto para prevenir transmisión. Las superficies y materiales biocidas inorgánicos han atraído mucha atención debido a su mejor estabilidad y seguridad en comparación con los reactivos orgánicos para prevenir infecciones y transmisión. Entre los agentes inorgánicos, el catión de plata Ag+ y el metal son los más utilizados.
La nanotecnología es capaz de modificar tanto el catión Ag como el metal en su rango nano (1×10-9 nm = mil millonésima parte de un metro), lo que cambia drásticamente sus propiedades químicas y físicas (Fig. 1).
Las nanopartículas de Ag (AgNPs) adquieren especial atención por su carácter específico y orientación amigable con el medio ambiente con una amplia aplicación en la industria y la medicina debido a sus características antibacterianas, anti fúngicas, larvicidas y antiparasitarias. El uso de AgNPs se ha mejorado enormemente debido al desarrollo de resistencia a los antibióticos contra varias bacterias patógenas, y se emplean en la industria biomédica como revestimientos en apósitos, en dispositivos medicinales, en forma de nanogeles en cosméticos y lociones y como agente antimicrobiano en diferentes industrias textiles.

Mecanismo de inhibición de SARS-CoV-2
Las AgNPs (plata catiónica Ag + + Polímero Orgánico) (Compuesto Nanoparticulado) funciona para inactivar el SARS-CoV-2 al interactuar con su proteína de superficie espiga S (Spike Glycoprotein (S)) en función de su carga.


Como agente antivírico, las AgNPs pueden interferir con la replicación viral por dos mecanismos separados de adhesión a la superficie de la envoltura viral. Esta adhesión evita que el virus pueda conectarse a la célula infectante, evitando la contaminación y posibles daños.
Estos mecanismos antivirales son causados principalmente por el estrés en células infectadas (por contacto físico), interacciones con el ADN y daño enzimático.


El primer mecanismo es mediante la unión de las AgNPs con los residuos de azufre de las glicoproteínas de la superficie del virus en la proteína S, lo que evita la interacción con el receptor y su entrada en la célula huésped.
El segundo mecanismo implica el paso de las AgNPs a través de la membrana celular que consecuentemente acaba bloqueando efectivamente los factores de transcripción necesarios para el adecuado ensamblaje de la progenie viral.

Efectividad Antiviral
La performance de aplicación de esta tecnología es certificada por ensayo adaptado del método estándar ISO 18184 – Determinación de la Actividad Viral de Productos Textiles – Método de ensayo cuantitativo.
Este método consiste en depositar virus en superficies de tejido. Después de un tiempo de contacto, se cuentan la cantidad de virus remanentes y la tasa de reducción se calcula comparando el espécimen antiviral del test y el espécimen de control por logaritmo común.
Con esta tecnología sobre tejido se logra inactivar el virus e inhibir su replicación infectando más células, reduciendo el número de copias y logrando una Inactivación Viral del 99.8% en 3 minutos.

Los resultados de este test fueron sustentados y verificados además con el test viral en tiempo real PCR (Reacción en cadena de la polimerasa), midiendo el número de copias de ARN viral en el cultivo sobrenadante del test anterior, ambos realizados en el Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de San Pablo.

Efectividad Antibacterial y Fungicida
Esta tecnología además de antiviral, es antibacteriana y fungicida.
Se comprobó mediante la aplicación del ensayo normalizado AATCC TM147-2011 (2016e), Test Method for Antibacterial Activity of Textile Materials: Parallel Streak. Procedimiento Cualitativo que verifica zona interrupción del crecimiento de bacterias Gram (-) (E. Coli) y Gram (+) (S. Aeurus).
Resultado del ensayo AATCC 147 contra Escherichia coli:

(a) muestra de PES/CO no tratado como referencia
(b) muestra de PES/CO tratado antibacterial a base de compuesto AgNP-OP

Resultado del ensayo AATCC 147 contra Staphylococcus aureus:

(c) muestra de PES/CO no tratado como referencia

(d) muestra de PES/CO tratado antibacterial a base de  compuesto AgNP-OP

Podemos observar en tejido sin tratamiento sin zona de inhibición bacterial y el tejido con tratamiento las zonas de inhibición de crecimiento de bacterias.

Tabla de resultados

El otro método ensayado es un procedimiento cuantitativo, AATCC TM100-2011 (2016e), Antibacterial Finishes on Textile Materials: Verifica grado de actividad Antibacterial Gram (+) y Gram (-) y hongos Candida Albicans.
Tabla de Resultados

El mecanismo antibacteriano de las bacterias grampositivas y gramnegativas está asociado con las AgNPs y su penetración en la membrana celular de estos microorganismos. Las AgNPs pueden penetrar las membranas celulares y liberar iones Ag+, que tienen una alta afinidad para reaccionar con compuestos de fósforo y azufre, ya sea desde la membrana o desde el interior de la célula.

Evaluación de la respuesta alérgica
Se realizó una prueba de compatibilidad por HRIPT, que tiene por finalidad comprobar la ausencia del potencial de irritabilidad dérmica y sensibilización del producto por uso repetido. Se colocaron apósitos semioclusivos conteniendo el producto sobre el dorso de los participantes durante 6 semanas, siendo 3 de aplicación de forma alternada, 2 semanas de descanso y nueva aplicación en otra área virgen en la sexta semana. Las lecturas del local de las aplicaciones fueron realizadas en cada cambio de apósito de acuerdo a la escala de lectura redactada por el ICDRG (International Contact Dermatitis Research Group). Las evaluaciones fueron realizadas al inicio y al final del estudio, estando un médico disponible para evaluación y atención de los participantes en caso de que hubiese indicio de positividad o reacción adversa.
Los resultados fueron capaces de demostrar que el producto no indujo ningún proceso de irritabilidad dérmica primaria, irritabilidad dérmica acumulada o sensibilización. Siendo seguro para uso tópico y por lo tanto considerado como “Dermatológicamente testeado”.

Patricio Gabriel Arluna
Responsable de Investigación, Desarrollo e Innovación Argentina.

Sello Óptico UV para BIO PROTECT

Fuente: Santista Workwear ~ Incluimos el sello de seguridad UV en el reverso de los tejidos Santista con terminación antiviral (contra Covid-19), antibacteriana y fungicida BIO PROTECT. Estampado realizado mediante al utilización de tintas especiales que reaccionan y quedan visibles ante la exposición de luz ultravioleta.

La tecnología antiviral contra COVID-19, lanzada por Santista inactiva el virus en 3 minutos con un 99,8% de efectividad. Ademas es antibacteriano y fungicida de amplio espectro.

Santista primera textil con Algodón Responsable Argentino –ARA-

Incorpora a su producción las primeras toneladas cosechadas con Algodón Responsable Argentino (ARA), sello que otorga a las empresas que demuestran indicadores positivos en cuanto a lo ambiental, social y productivo. Disponible en productos de la Líneas Workwear, Kolor y Denim. @santistajw @santistaworkwear

Santista, textil líder en América latina, acaba de incorporar a suslíneas de tejidos Algodón Responsable Argentino (ARA),certificado con el sello de calidad para la mejoradel sistema productivo sobre el uso responsable y conservación de los recursos hídricos, no remoción y presencia de cobertura, prácticas ambientales sustentables, gestión integral de plagas, calidad de la fibra, prácticas laborales sustentables y vínculo con la comunidad.

Las empresas productoras al implementar el sello de ARA, introducen un sistema de mejora continua en los procesos de toda la empresa bajo una mirada sistémica e integrada, apuntando a obtener indicadores de gestión en el plano ambiental, social y productivo.

“Somos la primera textil argentina enincorporar a su producción algodón ARA, esto reafirma nuestro compromiso con iniciativas de impacto positivo para el desarrollo sustentable y sostenible de la economía regional del Tucumán, Chaco, Santiago del Estero y Salta”, explica Pablo Milovic, Gerente de Operaciones de Santista.

ARA  surge de dos asociaciones de productores agropecuarios: Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID) y Asociación Argentina de Productores Algodoneros (AAPA).

Las primeras toneladas cosechadas son del  productor LIAG Argentina SA, que eligió a Santista como primer socio industrial de esta importante iniciativa empresarial.

Santista trabaja continuamente en disminuir el impacto ambiental y en potenciar su impacto positivo en la región, como resultado en el mes de mayo presento su iniciativa Good Denim, en donde agrupan cada uno de proyectos sustentables aplicados a sus tejidos, como el reemplazo de los suavizantes químicos, por suavizantes sustentables de origen natural o como  la recuperación de fibras de algodón, se ve reducido la emisión de CO2, ahorro de agua y cultivo de algodón, entre otros.

Sobre Santista:

Santista Argentina, con una trayectoria de más de 95 años en el país, ocupa una posición de liderazgo como productora mundial de tejidos para indumentaria profesional, denim y kolor.

La compañía se destaca por crear soluciones innovadoras e integradas en el sector textil. Su posicionamiento se extiende tanto a nivel nacional como internacional, brindando a sus clientes el más completo portfolio de productos, servicios y soluciones.

Santista abarca dos unidades de negocios: Santista Jeanswear, líder en la producción de Denimdiferenciado y Kolor; y Santista Workwear, líder en producción y comercialización de tejidos para indumentaria de trabajo con sus marcas OMBU, Grafa70 y su sistema de Garantía Total. Con más de 800 empleados, una planta en Tucumán y oficinas comerciales en Buenos Aires.

Santista posee en su ADN, innovación, sustentabilidad y un claro enfoque en la calidad, generando relaciones de confianza y proporcionando bienestar y seguridad.

Visite:

www.santista.com.ar

www.santistajeanswear.com.ar

Instagram: @santistajw

www.santistaworkwear.com.ar

Instagram: @santistaworkwear

Ecommerce Moda: probadores virtuales

Fuente: El Marplatense ~ Y así la tecnología abrió las puertas al E-Commerce, o eso es lo que se espera al paso en que la era de la revolución robótica entra en los hogares de los consumidores, pero en este caso, la curiosidad viene de la mano del sector moda.

Son los llamados probadores virtuales, un sistema que simplifica la problemática de las tallas en cuestión de devoluciones de compra, uno de los primeros grandes motivos por los que el consumidor acaba rechazando el producto y por lo cual, quiere ser reembolsado. Una de las primera posibilidades que encontramos es poner un soporte con una cámara el cual analice las dimensiones de la persona con interés de comprar en la propia tienda y por otro lado, ya son muchas las tiendas que han optados por implementar una aplicación unida a la webcam del ordenador que analice la estructura corporal de la persona.

Sin lugar a dudas el marco de posibilidades es muy amplio, aunque se podría decir que aún necesita tiempo para ser mejorado este sistema, así como, adquirir confianza por parte de los posibles consumidores objetivos. Un ejemplo de probador virtual en tienda lo encontramos en el siguiente vídeo.

Ecommerce de Moda

Por otro lado, la experiencia tecnológica sabe mejor sosteniéndose en casos ya probados como es el de una tienda online Goertz.com, la cual, se ha lanzado a este terreno virgen en colaboración con Microsoft Kinect, colocando zapaterías virtuales en distintas estaciones de tren y algunos centros comerciales de Alemania.

Por otro lado, el hecho de no tener que moverse de casa también resulta demasiado atractivo, cosa que algunas tiendas online han aprovechado para desarrollar aplicaciones que visualicen las medidas más aproximadas de una persona para que la talla sea la más adecuada, y no sólo eso, el beneficio de que una persona se pueda »ver» con las prendas seleccionadas genera mucha más confianza en el producto. Encontramos la plataforma Fits.me, basada en un robot que se deforma en condición de la persona a probar. También, existe la posibilidad Upload, el cual, es un sistema que utiliza la biometría y la webcam del ordenador para calcular las medidas del cuerpo del posible cliente.

Sin lugar a dudas, la tecnología y la moda unidas proporcionan muchas posibilidades al ecommerce, pero sobre todo, es un campo en continuo progreso.

3 Problemas comunes que hacen que una página web no genere clientes

3 PROBLEMAS COMUNES QUE HACEN QUE UNA PÁGINA WEB NO GENERE CLIENTES

Columna de opinión: Pablo Mendoza, Director de m|p Marketing Digital ~ Hoy te quiero contar acerca de algunos problemas que algunas empresas pueden llegar a enfrentar por no llevar una estrategia de marketing digital de manera correcta.

1) Website diseñado con tecnología vieja

Muchas veces nos encontramos con marcas textiles que tienen un diseño web que data de 10 años atrás. Muchas veces esas páginas web no cargan de manera correcta y no son se pueden visualizar en dispositivos móviles.

Lo grave de todo esto es que por más que la marca sea conocida, difícilmente pueda llegar a captar nuevos clientes a través de internet. Por lo general, estos negocios pierden margen de popularidad en internet y redes sociales, lo cual sólo beneficia a los competidores.

Por último, una página web que utiliza tecnología vieja (html, javascript, Flash), no logra ser leída por Google y por lo tanto no puede rankear en los resultados de búsqueda. Esto hace que sea imposible de encontrar por los potenciales clientes.

2) Velocidad de carga de la página web

De la mano con la tecnología anticuada, la velocidad de carga de la página web es algo clave. Si una página web tarda en carga, se corre el riesgo que el visitante se vaya a otro lugar, potencialmente a un competidor.

Cada visitante que no puede ver la información ofrecida, es un cliente perdido. Es por eso que es esencial que la página web funcione bien en todo momento.

3) Los formularios o botones de contacto no funcionan y problemas con la información de contacto

Imaginate tener un negocio físico que cuando los clientes ingresan no pueden encontrar al cajero y por lo tanto no puede cerrar la compra. Esa es una analogía precisa de lo que sucede a nivel digital cuando los formularios de contacto no funcionan o la información de contacto esta difícil de encontrar.

Es sumamente importante que este aspecto esté cubierto y funcionando. Como dije antes, cada visitante es un potencial cliente y no se puede dejar las cosas libradas al azar.

Mi nombre es Pablo Mendoza, soy Director de m|p Marketing Digital y puedo ayudar a tu marca a crecer. Te ofrezco planes económicos y soluciones reales. Contactame para que pueda acercarte una propuesta, una evaluación gratuita del mercado y tus potenciales competidores, y una perspectiva de los potenciales resultados que puedo generar.

Contacto:
Email: pablo@mendozapablo.com
Web: www.mendozapablo.com
WhatsApp: +54 9 11 4081-8558

Marketing digital estratégico para la Industria Textil

Columna de Opinión: Mi nombre es Pablo Mendoza, soy Director de m|p Marketing Digital y tengo una amplia experiencia en el mercado, donde he ayudado a muchas marcas textiles y de otras industrias, a crecer e incrementar sus ventas a través de internet y redes sociales.

En esta nueva normalidad, la industria textil se vio ante el desafío de resolver la problemática de mantener sus ventas tendiendo el puente entre productos y consumidor final. Los grandes shoppings o negocios con un flujo de clientes ingresando y saliendo de ellos, ya parece ser un lejano recuerdo.

Ante esta imposibilidad, debemos decir que la pandemia potenció en e-commerce como puente entre marcas y consumidores, algo que en Argentina tenía generaba un poco desconfianza.

Las marcas de ropa supieron reducir la duda del cliente ante el riesgo de que el producto no llegue a destino, que corran riesgo sus datos personales o método de pago, que la ropa que compraran no fuera el talle correcto y otros.

Esta re-culturización del proceso de compra-venta sin duda le dio un soporte a las marcas que ya contaban con una presencia fuerte en internet, y que tenían detrá una estrategia online ya armada.

Otras empresas tuvieron que adaptarse de manera rápida a través de campañas publicitarias en redes sociales (especialmente en Instagram), o a través de una creación de un sitio web orientado al e-commerce.

La realidad pre-pandemia hacía que los clientes vinieran a los locales comerciales a buscar los productos. Hoy es el cliente quien abre las puertas de su casa para recibir su compra.

Es por todo esto que es sumamente importante para cualquier empresa textil, incluso para aquellas que son proveedores de material y su enfoca de negocios pasa por ser netamente B2B, el tener un sitio web profesional que contenga todos los elementos digitales que le permitan al visitante poder hacer consultas, pedidos de presupuestos o compras.

 Es de vital imporancia también tener una estrategia y un plan de cómo generar esas visitas, ya sea a través de redes sociales, campañas en Google Ads, posicionamiento orgánico (a mediano / largo plazo) y otras tácticas.

Por último, es también muy relevante que todo este esfuerzo invertido no sea algo que uno hace una vez. La retención del cliente y la generación de fidelidad de marca a nivel de marketing digital, es algo que siempre se deja para el final, sin embargo deberiamos re-pensar este aspecto como algo principal de nuestro plan.

Mi nombre es Pablo Mendoza, soy Director de m|p Marketing Digital y puedo ayudar a tu marca a crecer. Te ofrezco planes económicos y soluciones reales. Contactame para que pueda acercarte una propuesta, una evaluación gratuita del mercado y tus potenciales competidores, y una perspectiva de los potenciales resultados que puedo generar.

Contacto:
Email: pablo@mendozapablo.com
Web: www.mendozapablo.com
WhatsApp: +54 9 11 4081-8558

Ultimas vacantes disponibles para la inscripción en la Carrera: Técnico Superior en Ennoblecimiento Textil

Dada la demanda de inscripciones se habilitó una extensión de cupos para la el ciclo lectivo 2021.

La Asociación capacita a través de la Carrera desde el año 2000, técnicos de nivel superior que aportan su capacidad a la industria textil.

1erAÑO
 primer cuatrimestre

Fibras Textiles
Máquinas de Tintorería
Química Inorgánica

segundo cuatrimestre

Auxiliares Textiles
Química Orgánica y Química de los Colorantes
Tintorería I
Tratamiento Previo
Teoría y Medición del Color

2doAÑO
primer cuatrimestre

Estadísticas y Control de Producción
Estampado Textil
Laboratorio
Tintorería II
Procesamiento de Indumentaria

segundo cuatrimestre

Acabado Textil
Seguridad, Higiene y Medio Ambiente
Solideces y Calidad
Introducción al Diseño Textil
Cultura Industrial

Modalidad presencial
La Carrera dura 2 años y se dicta en 2 clases semanales los días martes y jueves de 18.30 hs. a 21.30 hs. en nuestra sede, de marzo a diciembre. Exámenes finales en julio, diciembre y marzo. Horas cátedra de 45 minutos. Título No oficial AAQCT. Asistencia mínima 75%. Prácticas de Laboratorio días miércoles de 18.30 a 20.30 hs en el primer cuatrimestre del 2do año. Biblioteca: acceso a libros, revistas y artículos técnicos.

Modalidad a distanciaSe puede cursar en cualquier momento del año. Los apuntes se entregan digitalizados. Los exámenes son virtuales. Se pueden cursar cualquier asignatura como curso individual.

Requisitos
Título y analítico certificado del secundario –  Fotocopia frente y dorso del DNI – Foto 4×4 – Ficha de inscripción completa

Costos
Inscripción $ 8000.- (se puede abonar por Mercado Pago en cuotas)
Cuotas (2) de marzo y abril $ 4.500.– cada una.
Cuotas (8) de mayo a diciembre inclusive de $ 6.000.-
Socios y Socios Cooperadores 10% de descuento

Consultas e inscripciones
capacitacion@aaqct.org.ar
Tel. 54 11 4644 3996  //  Cel. 54 911 5116 7002
Lunes a viernes de 13 a 21 hs.

CURSOS VIRTUALES

Cursos actualmente disponibles00 QT – Qué es una Tintorería Industrial
00 TI – Tintorería para Iniciados
01 FT – Fibras Textiles
13 PI – Proceso de Indumentaria

Próximamente:
02- MT  Máquinas de Tintorería
04 AT – Auxiliares Textiles
08  TC – Teoría y Medición del Color
10 ET – Estampado Textil

Modalidad a distanciaSe puede cursar en cualquier momento del año. Los apuntes se entregan digitalizados. Los exámenes son virtuales. Se pueden cursar cualquier asignatura como curso individual.

Costos
El costo de cada curso es de $ 13.300.- (se puede abonar por Mercado Pago en cuotas)
Promoción de Verano 40% de descuento
Socios y Socios Cooperadores 20% de descuento

Una pyme fabricó la primera máquina nacional de barbijos a alta velocidad

Fuente: El Economista ~ El Ministerio de Desarrollo Productivo financió el diseño y la fabricación de la primera máquina nacional de alta velocidad para la confección de barbijos tricapa. Esto sucedió en el marco del Programa de Apoyo al Sistema Productivo Nacional, a través del cual el ministerio le otorgó al Grupo-Tek un Aporte No Reembolsable (ANR) de más de $9 millones.

El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz, visitó junto al presidente de la Fundación Saber Cómo del INTI, Lorenzo Beccaria, la fábrica situada en Vicente López.

“La asistencia permanente a las pequeñas y medianas empresas en todo el país es un objetivo de este gobierno y este es un gran ejemplo de la implementación de tecnología para mejorar su producción y del avance y la recuperación que está teniendo la industria nacional”, señaló el secretario Merediz, y resaltó las capacidades de diseño, desarrollo e innovación de las pymes “que incluso en una situación tan compleja como la pandemia logran fabricar maquinaria de alta tecnología para abordar las necesidades sanitarias de nuestro país”.

El Grupo-Tek, fundado por Mariano Jimena y el ingeniero Javier Cardini, recibió la asistencia de los ANR del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP) y su logro contó con la participación de unas 30 pymes y emprendedores argentinos.

Jimena adelantó que esta primera máquina abastecerá la demanda de regiones donde aún no hay producción de barbijos. “El resultado de esto es que al principio de la pandemia nuestro país no contaba con este tipo de máquinas y ahora, no solo tenemos la primera, sino que estamos listos para fabricar más”, concluyó

El Programa de Apoyo al Sistema Productivo Nacional se propuso destinar $2.300 millones para asistir a mipymes, cooperativas, empresas e instituciones de investigación y desarrollo que contribuyan a la emergencia sanitaria a partir de líneas de créditos directos a tasa fija del 12% y aportes no reembolsables.

La pandemia puso en jaque el financiamiento productivo

Otro de los programas del Ministerio de Desarrollo Productivo se dio a conocer la semana pasada cuando se lanzó una nueva convocatoria del Programa de Apoyo a la Competitividad (PAC), que destinará ANR de hasta $1.500.000 para 7.000 proyectos de desarrollo empresarial que mejoren las ventajas competitivas de las MiPyMEs.

Sin embargo, varios especialistas coinciden en que los diferentes créditos que puso a disposición el Gobierno son de supervivencia y no están pensados para un financiamiento a largo plazo, sino para paliar la crisis provocada por la pandemia de Covid-19. Muchas empresas todavía necesitan líneas de crédito para afrontar el día a día.

En una encuesta realizada por el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA), realizada a 777 empresas de diversas actividades, regiones y tamaño, se determinó que el 43% del total de empresas tuvo mayor demanda de crédito, pero solo el 38% del total pudo acceder al monto necesitado. Es decir que todavía sigue habiendo dificultades para conseguir préstamos para financiar inversiones y aumentar la capacidad productiva.

Muselina de Dhaka, la preciada tela milenaria que ya nadie sabe fabricar

Fuente: La Nación ~ En la Europa de finales del siglo XVIII, una nueva moda provocó un escándalo internacional. De hecho, toda una clase social fue acusada de aparecer en público desnuda. La culpable fue la muselina de Dhaka, una tela preciosa importada de la ciudad del mismo nombre situada en lo que ahora es Bangladesh.

No era como la muselina de hoy. Hecha tras un elaborado proceso de 16 pasos con un algodón extraño que solo crecía a lo largo de las orillas del río sagrado Meghna, la tela se consideraba uno de los grandes tesoros de la época.

Los creadores de sátiras del siglo XIX destacaron los peligros de los vestidos de muselina, como el riesgo de aparecer desnudos bajo la intensa luz del sol, el viento o la lluvia
Los creadores de sátiras del siglo XIX destacaron los peligros de los vestidos de muselina, como el riesgo de aparecer desnudos bajo la intensa luz del sol, el viento o la lluviaAlamy

Gozaba de un patrocinio verdaderamente global, que se remontaba miles de años. Era un producto considerado digno de vestir estatuas de diosas en la antigua Grecia, innumerables emperadores de tierras lejanas y generaciones de la realeza mogol local.

Había muchos tipos diferentes, pero los mejores fueron honrados con nombres evocadores designados por poetas imperiales, como baft-hawa, literalmente “aire tejido”.

Se decía que estas muselinas de alta gama eran tan livianas y suaves como el viento. Pero la muselina de Dhaka también era bastante transparente.

Aunque tradicionalmente, estos tejidos de primera calidad se usaban para hacer túnicas para hombres, en Reino Unido transformaron el estilo de la aristocracia, extinguiendo los vestidos estructurados de la era georgiana.

Los delicados “vestidos camiseros” rectos de arriba hacia abajo empezaron a estar de moda. No solo sus cualidades vaporosas podían considerarse atrevidas para la época, sino que también eran del estilo de lo que antes se consideraba ropa interior.

En una popular publicación satírica de Isaac Cruikshank, un grupo de mujeres aparece juntas con vestidos largos de muselina de colores brillantes, a través de los cuales se pueden ver claramente sus nalgas, pezones y vello púbico. Debajo se lee la descripción: “Señoras parisinas con su vestido de invierno de 1800”.

Mientras tanto, en un fragmento de comedia igualmente misógino de una revista mensual femenina inglesa, un sastre ayuda a una clienta a lograr lo último en la moda. “Madame, estará listo en un momento”, le asegura. Luego le indica que se quite la enagua, después el corsé y finalmente las abultadas mangas. “Es un asunto fácil, ya ve”, explica. “Para vestirse a la moda, solo hay que desvestirse”.

Aún así, la muselina de Dhaka fue un éxito, entre aquellos que podían pagarla. Era el tejido más caro de la época, con un séquito de admiradoras que incluía a la reina francesa María Antonieta, la emperatriz francesa Josefina Bonaparte y Jane Austen.

La muselina de Dhaka era una de las favoritas de Josefina Bonaparte, la primera esposa de Napoleón, que poseía varios vestidos inspirados en la época clásica
La muselina de Dhaka era una de las favoritas de Josefina Bonaparte, la primera esposa de Napoleón, que poseía varios vestidos inspirados en la época clásicaAlamy

Pero tan rápido como este maravilloso tejido alcanzó a “la Ilustración”, el movimiento cultural europeo de mediados del siglo XVIII, se desvaneció.A principios del siglo XX, la muselina de Dhaka había desaparecido de todos los rincones del mundo y los únicos ejemplares sobrevivientes están guardados de forma segura en valiosas colecciones privadas y museos.

La enrevesada técnica para fabricarla se perdió en el tiempo y el único tipo de algodón que se podía utilizar, el Gossypium arboreum var. neglecta, conocido localmente como Phuti karpas, se extinguió abruptamente. ¿Cómo pasó esto? ¿Se podría revertir?

La muselina de Dhaka nació gracias a plantas cultivadas a orillas del río Meghna, uno de las tres que forman el inmenso delta del Ganges, el más grande del mundo.

Cada primavera, sus hojas se abrían paso a través del suelo gris y una vez que crecían producían una sola flor de color amarillo dos veces al año, que daba paso a una flor de fibras de algodón.

Estas no eran fibras ordinarias. A diferencia de las hebras largas y delgadas producidas por su primo centroamericano, el Gossypium hirsutum, que constituye el 90% del algodón del mundo en la actualidad, Phuti karpas producía hebras gruesas y fáciles de deshilachar. Esto puede parecer un defecto, pero todo depende de lo que planees hacer con ellas.

De hecho, las fibras cortas del arbusto desaparecido no servían para hacer telas de algodón baratas con maquinaria industrial. Trabajar con ellas era algo voluble y se rompían fácilmente si intentabas retorcerlas. Pero la gente local dominó los hilos rebeldes con una serie de técnicas ingeniosas desarrolladas hace milenios.

La muselina de Dhaka era una tela preciosa importada de la ciudad del mismo nombre, situada en lo que ahora es Bangladesh
La muselina de Dhaka era una tela preciosa importada de la ciudad del mismo nombre, situada en lo que ahora es Bangladesh

El proceso completo involucraba 16 pasos especializados y cada uno era realizado por una aldea diferente alrededor de Dhaka, que entonces era parte de Bengala. Algunas estaban en lo que ahora es Bangladesh y otras en el estado indio de Bengala Occidental. Era un verdadero esfuerzo comunitario, que involucraba a jóvenes y ancianos, hombres y mujeres.

Primero, las bolas de algodón se limpiaban con los pequeños dientes con forma de espina de la mandíbula de una especie de bagre caníbal nativo de los lagos y ríos de la región.

Luego venía el giro. Las fibras cortas de algodón requerían altos niveles de humedad para estirarlas, por lo que esta etapa se realizaba en botes, por hábiles grupos de mujeres jóvenes muy temprano en la mañana y al final de la tarde, los momentos más húmedos del día.

Las personas mayores generalmente no podían hilar el hilo porque simplemente no podían ver los hilos. “Obtenías diminutas juntas entre las fibras de algodón, donde estaban unidas”, aseguró Sonia Ashmore, historiadora del diseño que escribió un libro sobre la muselina, en 2012. “Le daba a la superficie una especie de rugosidad, lo que provocaba una sensación muy agradable”, describió.

Finalmente, estaba el tejido. Esta parte podría tardar meses en completarse ya que los diseños clásicos de jamdani -en su mayoría formas geométricas que representan flores- se integraban directamente en la tela, utilizando la misma técnica usada para crear los famosos tapices reales de la Europa medieval.

El resultado era una obra de arte minuciosamente detallada representada en miles de hebras plateadas y sedosas.

Una maravilla asiática

A los clientes occidentales les costaba creer que la muselina de Dhaka fuese hecha por manos humanas. Había rumores de que la tejían sirenas, hadas e incluso fantasmas. Algunos dijeron que se hizo bajo el agua.

“La ligereza y la suavidad no se parecía a nada de lo que tenemos hoy”, indicó Ruby Ghaznavi, vicepresidente del Consejo Nacional de Artesanía de Bangladesh.

La muselina de Dhaka llegó a tener hasta 1200 hilos, pero el número mayor alcanzado en los últimos años es de 300
La muselina de Dhaka llegó a tener hasta 1200 hilos, pero el número mayor alcanzado en los últimos años es de 300Drik

El mismo proceso de tejido continúa en la región hasta el día de hoy, utilizando muselina de menor calidad de hilos de algodón ordinarios en lugar de Phuti karpas.

En 2013, el arte tradicional del tejido jamdani fue protegido por la Unesco como una forma de patrimonio cultural inmaterial. Pero la verdadera hazaña fue el número de hilos que se pudo lograr.

Una tela con mayor cantidad de hilos es más codiciada porque ellos hacen que el material sea más suave y tienda a desgastarse menos con el tiempo.

Mientras más hebras haya para empezar, más quedará para mantener la tela unida cuando algunas comiencen a deshilacharse.

Saiful Islam, quien dirige una agencia fotográfica, encabeza un proyecto para traer la muselina de Dhaka de nuevo a la vida.

Manifestó que la mayoría de las versiones que se fabrican hoy tienen entre 40 y 80 hilos, lo que significa que contienen aproximadamente esa cantidad de hilos horizontales y verticales entrecruzados por pulgada cuadrada de tela.

La muselina de Dhaka, por otro lado, tenía recuentos de hilos en el rango de 800 a 1200, por encima de cualquier otra tela de algodón que existe en la actualidad.

Aunque la muselina de Dhaka desapareció hace más de un siglo, todavía hay saris, túnicas, bufandas y vestidos intactos en los museos.

De vez en cuando, uno reaparece en una casa de subastas de alto nivel como Christie’s y Bonhams, y se vende por miles de dólares.

“El comercio fue construido y destruido por la Compañía Británica de las Indias Orientales”, dijo Ashmore.

Mucho antes de que la muselina de Dhaka cubriera a las mujeres aristocráticas en Europa, la tela se vendía en todo el mundo.

Era popular entre los antiguos griegos y romanos, y la muselina de “India” se menciona en el libro El periplo del mar Eritreo, escrito por un comerciante egipcio anónimo hace unos 2000 años.

Puede ser que el autor romano Petronio haya sido la primera persona en levantar una ceja por su transparencia. “Tu novia podría vestirse con un manto del viento y estar públicamente desnuda bajo las nubes de muselina”, escribió.

El equipo de Bengala Muslin solicitó la ayuda de los aldeanos locales durante la búsqueda de la planta perdida
El equipo de Bengala Muslin solicitó la ayuda de los aldeanos locales durante la búsqueda de la planta perdidaDrik

En los siglos siguientes, el tejido fue elogiado en las obras del renombrado explorador bereber-marroquí del siglo XIV Ibn Battuta y del prolífico viajero chino del siglo XV Ma Huan, entre muchos otros.

Pero podría decirse que la era mogol fue el apogeo de la tela. El imperio del sur de Asia fue fundado en 1526 por un cacique guerrero de lo que hoy es Uzbekistán y en el siglo XVIII gobernaba todo el subcontinente indio.

Durante este período, la muselina se vendió ampliamente por comerciantes de Persia (actual Irán), Irak, Turquía y el Medio Oriente.

La tela fue acogida por los emperadores mogoles y sus esposas, que rara vez usaban otra cosa. Su devoción fue tan lejos como para atraer a los mejores tejedores bajo su patrocinio, empleándolos directamente y prohibiéndoles vender las mejores telas a otros.

Según la leyenda popular, su transparencia provocó aún más problemas cuando el emperador Aurangzeb regañó a su hija por aparecer desnuda en público, cuando, de hecho, estaba vestida con siete capas.

Todo iba muy bien hasta que aparecieron los británicos. Para 1793, la Compañía Británica de las Indias Orientales había conquistado el imperio mogol y, menos de un siglo después, la región estaba bajo el control del Raj británico.

La muselina de Dhaka se exhibió por primera vez en Reino Unido en la Gran Exposición de las Obras de la Industria de Todas las Naciones de 1851.

Este espectacular evento fue una creación del esposo de la reina Victoria, el príncipe Alberto, con la intención de mostrar las maravillas del Imperio Británico a sus súbditos.

La muselina de Dhaka llegó a tener hasta 1200 hilos, pero el número mayor alcanzado en los últimos años es de 300
La muselina de Dhaka llegó a tener hasta 1200 hilos, pero el número mayor alcanzado en los últimos años es de 300Drik

Unos 100.000 objetos de los rincones más lejanos del mundo se reunieron en una sala de cristal brillante, el Palacio de Cristal, que tenía 564 metros de largo y 39 metros de alto.

En ese momento, un metro de muselina de Dhaka alcanzaba precios que oscilaban entre las 50 y las 400 libras esterlinas, según Islam, lo que equivale aproximadamente a entre 7000 y 56.000 libras esterlinas en la actualidad, es decir, entre 9600 y 77.000 dólares.

Incluso la mejor seda era hasta 26 veces más barata. Pero mientras los londinenses victorianos adulaban la tela, quienes la producían se veían empujados hacia la deuda y la ruina financiera.

Como explica el libro Goods from the East, 1600-1800, la Compañía de las Indias Orientales comenzó a entrometerse en el delicado proceso de fabricación de la muselina de Dhaka a fines del siglo XVIII.

Primero, la empresa reemplazó a los clientes habituales de la región por los del Imperio Británico. “Realmente instauraron un dominio absoluto sobre su producción y llegaron a controlar todo el comercio”, dijo Ashmore.

Luego atacaron duramente a la industria, presionando a los tejedores para que produjeran mayores volúmenes de tela a precios más bajos. “Necesitabas una habilidad tan especial para convertirlo (el Phuti karpas) en tela. Es un proceso muy arduo y costoso y al final del día solo obtenías unos ocho gramos de muselina fina por un kilo de algodón”, afirmó Islam.

“Mientras los tejedores luchaban por mantenerse al día con estas demandas, se endeudaron”, explicó Ashmore.

Se les pagaba por adelantado por la tela, cuya confección podía demorar hasta un año. Pero si se consideraba que la tela no estaba a la altura del estándar requerido, tenían que devolverlo todo. “Nunca pudieron mantenerse al día con estos pagos de deuda”, detalló.

Las nuevas plantas de algodón de phuti karpas son idénticas a las que se usaban para cultivar la muselina de Dhaka hace cientos de años
Las nuevas plantas de algodón de phuti karpas son idénticas a las que se usaban para cultivar la muselina de Dhaka hace cientos de añosDrik

El golpe final vino de la competencia. Empresas coloniales como la Compañía de las Indias Orientales se habían dedicado a documentar las industrias en las que confiaban durante años y la muselina no era una excepción.

Cada paso del proceso de fabricación de la tela se registró con meticuloso detalle. A medida que aumentaba la sed europea de telas de lujo, surgió un incentivo para fabricar versiones más baratas más cerca de casa.

En el condado de Lancashire, en el noroeste de Inglaterra, el magnate textil Samuel Oldknow combinó el conocimiento interno del Imperio británico con la tecnología más avanzada, la rueca, para suministrar a los londinenses grandes cantidades.

En 1784, tenía 1000 tejedores trabajando para él. La muselina de fabricación británica no se acercó al nivel de la original de Dhaka, ya que estaba hecha con algodón ordinario y tejida con un número de hilos significativamente menor.

La combinación de décadas de maltrato y una disminución repentina en la necesidad de textiles importados terminó de aniquilar la producción.

Cuando la guerra, la pobreza y los terremotos azotaron la región, algunos tejedores empezaron a fabricar telas de menor calidad, mientras que otros se convirtieron en agricultores a tiempo completo.

Al final, todo colapsó. “Creo que es importante recordar que en realidad era un negocio familiar. A menudo hablamos de los tejedores y de lo fantásticos que eran, pero detrás de su trabajo estaban las mujeres, haciendo el hilado”, indicó Hameeda Hossain, una activista de derechos humanos que escribió un libro sobre la industria de la muselina en Bengala. “Así que la industria involucró a mucha gente”, añadió.

A medida que pasaban las generaciones, el conocimiento de cómo hacer la muselina de Dhaka se olvidó. Y sin nadie que hilara sus sedosos hilos, la planta phuti karpas, que siempre fue difícil de domar (nadie pudo cultivarla lejos del río Meghna) desapareció.

Islam nació en Bangladesh y se mudó a Londres hace unos 20 años. Se enteró por primera vez de la muselina de Dhaka en 2013, cuando la empresa para la que trabaja, Drik, quería adaptar una exposición británica sobre esta tela para una audiencia de Bangladesh.

Se dieron cuenta que había pocos detalles, por lo que realizaron su propia investigación. Durante el año siguiente, Islam y sus colegas se reunieron con personas de la industria artesanal local, exploraron la región donde se había producido y buscaron ejemplos tangibles de muselina de Dhaka en museos de Europa.

“El Museo Victoria and Albert (V&A) tiene una colección magnífica con cientos de piezas”, dijo. “Y si vas al English Heritage Trust, tienen 2000 piezas. Sin embargo, Bangladesh no tenía ninguna”, afirmó.

El equipo finalmente organizó varias exposiciones sobre el tema, encargó una película y publicó un libro, escrito por Islam.

Confeccionar la muselina de Dhaka lleva mucho tiempo y paciencia
Confeccionar la muselina de Dhaka lleva mucho tiempo y pacienciaPexels

En un momento empezaron a pensar que podría ser posible producir nuevamente la legendaria muselina de Dhaka. Juntos fundaron Bengal Muslin, una empresa colaborativa destinada a hacer precisamente eso. La primera tarea fue encontrar una planta adecuada.

Aunque hoy en día no hay semillas de phuti karpas en ninguna colección, encontraron un prolijo folleto de sus hojas secas y conservadas en el Royal Botanic Gardens, Kew, del siglo XIX.

A partir de esto, fue posible secuenciar su ADN. Armado con los secretos genéticos de su objetivo, el equipo regresó a Bangladesh. Miraron mapas históricos del río Meghna y los compararon con imágenes de satélite modernas para ver cómo había cambiado su curso en los últimos 200 años.

Luego, alquilaron un bote y recorrieron su inmensa amplitud (tiene 12 kilómetros de ancho en algunos lugares) en busca de plantas silvestres que se parecieran a dibujos antiguos. Todas las opciones prometedoras se secuenciaron y compararon con el original.

Finalmente encontraron una coincidencia del 70%: un arbusto despeinado que puede haber tenido antepasados phuti karpas. Para cultivarla, inicialmente se establecieron en una parcela de tierra en una pequeña isla en medio del Meghna, en Kapasia, a 30 kilómetros al norte de Dhaka.

“Era un lugar ideal. La tierra es fértil porque se formó a través de la acumulación de sedimentos del río”, describió Islam.

Muchas de las habilidades necesarias para hacer muselina de Dhaka se han perdido, por lo que igualar la calidad de la tela original es un desafío
Muchas de las habilidades necesarias para hacer muselina de Dhaka se han perdido, por lo que igualar la calidad de la tela original es un desafíoDrik

Fue allí donde, en 2015, plantaron algunas semillas como prueba. Pronto hubo hileras ordenadas de phuti karpas entre la tierra seca, el primer cultivo de este tipo en más de un siglo.

El equipo cosechó su primer lote de algodón el mismo año. Aunque todavía no tenían suficientes plantas para hacer una muselina de Dhaka 100% auténtica, colaboraron con hilanderos indios para combinar algodón ordinario y phuti karpas en un hilo híbrido.

Luego llegó el momento de tejer y esto resultó ser más complicado de lo esperado. Debido a que todavía hay tejedores en Bangladesh que fabrican muselina jamdani -aunque versiones más toscas con menor número de hilos- Islam esperaba simplemente mejorar sus habilidades y enseñarles cómo producir un producto de mayor calidad que se acercara más al tejido antiguo. “Pero ninguno de ellos quería trabajar en esto”, narró Islam.

Cuando les dijo que quería hacer saris de 300 hilos, “todos le dijeron que era una locura”. “Ellos dijeron: ‘Muchas gracias por contarnos esa historia, pero no gracias’”, explicó.

De las 25 personas a las que se acercó, una finalmente aceptó. La mayoría de los tejedores de la región son pobres y trabajan en chozas sencillas. Entonces, Al Amin, ahora su maestro tejedor, acordó que se agregaran controles de temperatura y humidificadores a su taller, para crear las condiciones específicas necesarias para hacer esta tela complicada.

Mientras tanto, algunas de las cerca de 50 herramientas necesarias ya no estaban disponibles, por lo que el equipo fabricó las propias. Un ejemplo es el shana, un trozo de bambú cortado con el objetivo de tener miles de dientes artificiales que puedan mantener el hilo en su lugar mientras se trabaja.

Luego de seis meses extenuantes, muchas más improvisaciones y gran cantidad de hilos rotos, Amin hizo un sari de 300 hilos, nada parecido al estándar original de muselina de Dhaka, pero significativamente mejor de lo que cualquier tejedor había logrado durante generaciones.

Tenía la paciencia tenaz que se necesitaba para trabajar con nosotros”, aseguró Islam. “Contribuimos con el 40% del esfuerzo, pero el resto salió de él”, añadió.

María Antonieta era una fanática de la muselina de Dhaka
María Antonieta era una fanática de la muselina de DhakaWikipedia

Hasta 2021 el equipo hizo varios saris con la muselina híbrida, que fueron exhibidos en todo el mundo. Algunos se vendieron por miles de dólares.

Islam siente que la recepción que tuvieron demuestra que la tela tiene futuro. “En esta época de producción en masa, siempre es interesante tener algo especial. Y la marca sigue siendo poderosa”, analizó.

En la actualidad, el equipo tiene plantas que crecen continuamente, aunque se vieron obligados a abandonar la antigua parcela debido a problemas de inundaciones. Ahora están cultivando los phuti karpas nuevos en una ribera cercana, que tiene el beneficio adicional de ser accesible sin un bote.

Islam espera que algún día puedan hacer un sari de muselina pura de Dhaka con un número de hilos aún mayor. El gobierno de Bangladesh dio su respaldo al proyecto. “Es una cuestión de prestigio nacional”, aseguró Islam, que también desea mejorar la imagen del país.

“Es importante que nuestra identidad no sea pobre, con muchas industrias textiles, sino también la fuente de las mejores telas que jamás hayan existido”, afirmó.

Quién sabe, tal vez pronto una nueva generación vuelva a usar esta tela antigua y se acostumbre a su transparencia algo atrevida.