La industria en niveles prepandemia

Fuente: Página 12 ~ Los segmentos que van adelante son materiales de la construcción, autos y maquinaria agrícola.

La actividad industrial arranca el 2021 algo por encima de los niveles previos a la pandemia, luego de remontar un largo en los primeros meses de cuarentena. De hecho, el 2020 habría cerrado con una caída acumulada de la producción del orden del 7 por ciento. Los segmentos que van adelante en la recuperación son materiales de la construcción, autos, maquinaria agrícola y plástico, aunque otros rubros todavía no remontan. El empleo industrial formal está un 1 por ciento por debajo de 2019, lo cual implica unos 10.300 puestos menos, aunque gracias a una serie de incrementos mensuales, ya está en nivel pre-pandemia.

El último dato oficial de actividad industrial es de octubre, cuando el indicador del Indec midió una merma del 2,9 por ciento interanual, lejos del derrape de 16, 33 y 26 por ciento de los meses de marzo, abril y mayo y también de las caídas más moderadas de junio (-6,4), julio (-6,6) y agosto (-7,0). De acuerdo con la estimación del informe del Centro de Estudios para la Producción (CEP) que forma parte del Ministerio de Desarrollo Productivo, “la actividad industrial creció en noviembre un 2,4 por ciento y 3,3 por ciento mensual desestacionalizado”.

De 15 sectores industriales, 12 incrementaron su consumo de energía respecto a octubre en la medición sin estacionalidad y los 3 que la disminuyeron (bebidas, tabaco y otras industrias) lo hicieron en una magnitud leve (menor al 1 por ciento mensual). Asimismo, de 1053 plantas industriales relevadas, el 51 por ciento consumió más energía que en noviembre de 2019”, detalla el CEP. Para la consultora FIEL la industria en noviembre quedó estable en relación al mismo mes del 2019, mientras que la comparación frente a octubre sin tener en cuenta factores estacionales arrojó una mejora del 0,7 por ciento.

Los sectores

En noviembre, la producción automotriz creció 20,1 por ciento interanual y la cantidad de vehículos producidos superó las 32 mil unidades, lo cual representa el mayor nivel desde febrero de 2019. El impulso viene por el lado del mercado interno y está asociado a la sensación de oportunidad en el cero kilómetro en donde rige el dólar oficial y por lo tanto juega a favor la brecha cambiaria. En cambio, las exportaciones siguen en terreno negativo por la crisis global.

Para FIEL, tanto autos como minerales no metálicos, que engloba a buena parte de los insumos de la construcción, realizaron el mayor aporte al crecimiento de la industria. El desempeño de la construcción privada y la producción de bienes durables como autos, agropecuario y línea blanca impulsa a la actividad siderúrgica. “Los despachos de cemento treparon 28 por ciento interanual y registraron el mayor valor en más de dos años. A su vez, la producción de acero subió 9,3 por ciento y exhibió el mayor nivel del año. A su vez, maquinaria y equipo presenta un aumento del 19 por ciento en la utilización de energía eléctrica, de la mano por ejemplo de la maquinaria agrícola o de la producción de artefactos de uso doméstico”, dice el CEP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *