Empresarios apoyan las medidas pero les preocupa llegar de pie al día después de la cuarentena

Fuente: Cronista ~ El decreto de necesidad y urgencia 376/20, anunciado el domingo por la noche dibujó una primera sonrisa en el rostro de los empresarios, después de más de un mes de tensión al compás del brusco freno de la actividad económica en la cuarentena.

Es que como pocas veces en la historia económica reciente, la crisis esta vez golpeó a todo el entramado productivo, no sólo a las micro y PyME.

También las grandes compañías tienen hoy fuerte caída de actividad, con sus plantas paralizadas, aún no pueden dimensionar el impacto real del parate en su sector y muchas tienen exportaciones frenadas. Recién ayer comenzó a regir la habilitación para exportar, pero hay que mostrar contratos o compromisos en firme.

Desde distintos sectores empresariales hay unánime reconocimiento al esfuerzo que hace el Gobierno para asistir a las empresas. «Lo primero es remarcar el esfuerzo que el Gobierno está haciendo para tratar de atender los reclamos de los distintos sectores afectados», señaló Mario Grinman, secretario de la Cámara Argentina de Comercio (CAC).

Esta actividad es una de las demás golpeadas en un contexto de comercios cerrados por la cuarentena. El sector viene bregando para que autoricen a operar algunas ramas de actividad, hasta ahora sin resultados. «Está bien la medida pero parece insuficiente porque si los comercios no trabajan, no tienen ingresos y habrá que pagar la otra mitad de los salarios», indicó Grinman.

Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), valoró la medida y recordó que «el pago del 50% del salario (hasta dos salarios mínimos) es una de las medidas que habíamos pedido y además de esta forma se evita tener que pedir crédito a los bancos para el pago de salarios».

El dirigente fabril admitió que esta medida despeja el panorama de este mes para el pago de haberes, sin embargo, apuntó que «el tema bancario no está arreglado, tiene que haber más fluidez en otorgar créditos para capital de trabajo y hay que volver a recomponer toda la cadena de pagos y el crédito». El punto central es que la cadena de pagos quedó muy dañada por la gran cantidad de cheques rechazados que hubo durante la cuarentena.

Para José Urtubey, «las medidas son positivas, ayudan a contener el pago de salarios», pero pone el foco en la cadena de pagos, ya que «seguramente las empresas van a requerir asistencia con mayor fluidez en el descuento de cheques».

El sector de la construcción atraviesa una situación muy difícil desde hace dos años. «Es muy buena la decisión (de pagar parte de los haberes) y uno de los pedidos que le habíamos hecho al Presidente», señaló Iván Szczech, titular de la Cámara Argentina de la Construcción. Un alivio importante en un sector al que no llegaba casi ninguna de las medidas para pymes dispuestas hasta ahora, por el tamaño de las constructoras y la cantidad de gente que emplean.

Pedro Cascales, directivo de CAME, señaló que «las medidas son una ayuda importante para afrontar los salarios de abril», pero aclaró que «todavía hay empresas que no terminaron de abonar marzo».

Por su parte, Juan Cantarella, gerente general de AFAC (autopartes), destacó que el beneficio «asimila a empresas pequeñas y grandes, que en esta crisis, a diferencia de otras, no reciben asistencia del exterior» y resalta que se contempla los acuerdos en el marco del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.