El consumo postergado permitirá mostrar rápido efecto de mejoras al nuevo gobierno

Fuente: Cronista ~ El consumo registra más de 14 meses seguidos de caídas. Mientras que fue uno de los motores del crecimiento en el kirchnerismo, la caída del salario real se tradujo en más de un año en el que no llega a repuntar. En ese contexto, evalúan que hay consumos postergados por unos $ 104.000 millones.
Así surge de una evaluación que hicieron en la consultora Elypsis, según la cual, si se despeja la incertidumbre macro, vaticinan que podría volcarse ese monto a la economía. “Si la economía se ordena y se estabiliza el ingreso, hoy sujeto a shocks de inflación y tipos de cambio semanales, habría margen para un aumento inmediato en el consumo familiar equivalente a 0,5% del PBI- aun si no se recupera el poder adquisitivo en el corto plazo– debido sobre todo a las compras de durables postergadas por la incertidumbre, y al regreso de primeras marcas a la canasta de alimentos. Son $ 104.065 millones de consumos postergados a la espera de un escenario más previsible”, describieron.

Para llegar a esta conclusión cruzaron datos de consumo con encuestas realizadas a 5500 jefes y jefas de hogares del país. De los resultados emerge que  el 41,5% de los hogares consultados asegura tener algún consumo postergado ya sea por falta de ingresos o por incertidumbre. A su vez, el 60% de las familias consultadas para aumentar su consumo necesitaría más ingresos mientras el 29,3% más certidumbre.

Entre quienes aseguran tener consumos postergados por falta de ingresos, el monto promedio por familia es $ 82.532. En las familias donde hay demoras por efecto precaución, el promedio es $ 93.732.

De esta manera, y  en base a esos datos y extendiéndolo al total de hogares del país estiman que por falta de ingresos, hay consumos postergados por $ 244.998 millones. Es demanda que según definen, quisieran o necesitan realizar, pero no lo hacen recursos insuficientes. Por incertidumbre en tanto, hay consumos demorados por $ 104.065 millones. “Es el margen de aumento inmediato que tendría la economía hoy”, aseguran en Elypsis.

Entre los consumos más demorados por efecto precaución están más y mejor alimentación, con una estimación de gastos pendientes por $ 19.419 millones. Le siguen gastos vinculados a la vivienda, con $ 15.536 millones que podrían volcarse a ese sector si vuelve la confianza; indumentaria y calzado, con $ 14.240 millones; y turismo y recreación, con $ 11.651 millones.

En el último año 62,7% de los hogares bajó su consumo. A su vez, el 27,8% de los encuestados define su ingreso como alto o muy alto, 24% lo define como medio y 48,2% como bajo y muy bajo, según surge de la encuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *