Textil y calzado: hay al menos 334 pymes locales paralizadas que reclaman ayuda

Fuente: la Voz ~ De acuerdo con los registros de la Secretaría de Industria de la Provincia, previos a la pandemia de Covid-19, en Córdoba funcionan unas 334 pymes dedicadas a la fabricación –con venta minorista en muchos casos– de productos textiles de todo tipo (desde indumentaria hasta cortinas) y de calzado. A ese conglomerado pueden sumarse unidades más pequeñas de autoempleo y fuera de registro.

A ese mapa se le agrega, además, un universo de miles de comercios minoristas dedicados a la comercialización de productos de “moda”.

A partir de la cuarentena, las cámaras sectoriales coinciden en que la parálisis en esos eslabones es casi total desde el 20 de marzo, ya que ninguna de las actividades están habilitadas para producir ni vender.

El comercio electrónico es una salida en extremo acotada: un porcentaje mínimo de las empresas lo utiliza y, entre las que lo hacen, hay graves dificultades para la entrega de productos; debido a que la mayoría de ellas no pueden acceder a sus stocks por la restricción que impone el aislamiento obligatorio.

En ese panorama de ingresos cero, la principal preocupación es cómo cubrir los salarios de abril.

El debate en las cámaras pasó, ante la incertidumbre, de la necesidad de aplicar recortes a la esperanza de que el Estado nacional active nuevos aportes destinados a cubrir por completo los salarios.

El anuncio en ese sentido realizado, aún sin precisiones, por el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, abrió expectativas.

La ayuda fue tema central de la conversación que ayer mantuvieron el secretario general del gremio de comercio, Pablo Chacón, y los directivos de la Cámara de Comerciantes e Industriales Mayoristas de la provincia de Córdoba, que reúne a 100 empresas, incluidas varias de las textiles locales más grandes. “La necesidad es que los sueldos se paguen con ese auxilio. Las empresas no tienen un peso más porque están paradas”, señaló uno de los asistentes a la reunión, en representación de la entidad empresaria.

Antonio Truisi es socio de la cámara y propietario de Monimar Express, una mayorista de lencería y corsetería con 40 años de trayectoria. “Tengo 60 empleados, gente excelente y en muchos casos de mucha antigüedad. Hemos tenido jubilaciones en estos años. Para pagar los sueldos de marzo, logré un crédito al 24 por ciento con tres meses de gracia del banco Macro. No puedo volver a endeudarme, y menos con cero ingresos”, señaló.

El presidente de la Cámara de la Industria del Calzado de Córdoba, Miguel Hames, afirma que este parate llegó cuando el sector estaba por comenzar a entregar y vender la temporada invierno. “Las fábricas quedaron con insumos comprados y productos a medio hacer”, explicó.

Según precisó Hames, el sector calzado tiene 120 empresas en la provincia, que emplean de manera directa a unas 1.200 personas. Con la red de talleres y de proveedores, los trabajadores llegan a los 4.500.

“Tengo 95 por ciento de la temporada invierno hecha, recibí 40 por ciento y llegué a vender sólo el cinco por ciento antes de la cuarentena”, reconoce Marcelo Nasif, socio gerente de Conte Calzados, una marca local que fabrica y vende. La empresa sólo mantiene “abierta” su tienda on line, en la que lanzó nuevas promociones con el fin impulsar la venta en medio de las complicaciones logísticas.

La crisis de Covid-19 cortó todo el ciclo de producción y venta textil y de calzado, caracterizado por trabajar con ciclos de anticipación de al menos seis meses y pagos con cheques a 60 o a 90 días. “El textil adquiere la tela en primavera y produce en verano la colección que se vende en invierno. El minorista se la compra a plazo en febrero y este año, justo cuando iba a venderla, pasó esto”, grafican desde el sector. Eso generó un corte en la cadena de pagos y una escalada de cheques rebotados entre fábricas, proveedores y comercios.

Cero ventas: “Stock” estancado

30 M. Es la cantidad de pares de calzado ya fabricados en el país que no pueden venderse, según asegura la cámara nacional del sector. Temen que pierdan vigencia para otras temporadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *