JJOO Se agotó la ropa de las Kamikazes

Fuente: La Nación ~ “Debido a la cantidad de pedidos y a nuestra capacidad de respuesta (no seolviden que somos un microemprendimiento) sólo recibiremos pedidos hasta el jueves (por ayer). A todos los que esta vez no entren, retomamos en diciembre. Aguanten las Kamikazes”, en su página de Facebook, la marca de indumentaria que vistió al seleccionado femenino de Beach Handball contó que agotó sus recursos. Ese equipo, ganador del oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud, se convirtió en el gran furor tras la cita olímpica que se vivió en nuestro país.

El Beach Handball fue ganando adeptos tras la gran actuación del equipo femenino, que se consagró con el oro olímpico. Las canchas de Parque Sarmiento se convirtieron en un santuario para los hinchas que apoyaron a las Kamikazes hasta el final.

Claro, su indumentaria también llamó la atención. Es más: las Kamikazes fueron elegidas como las “mejores vestidas” del mundo. Ahora es un furor y en las redes sociales, la empresa que las viste ya dijo que no tiene más capacidad para aceptar pedidos de esa ropa que, además, no fue confeccionada al azar.

En una entrevista con LA NACION, Andrea Sala Rigler, diseñadora de la ropa, contó las especificaciones que tuvo para crearla. “Yo siempre pensaba en el roce, en que no quedaran desnudas, entonces lo hice con elásticos gruesos. Pasaron los torneos y todos los países los fueron achicando… Llegamos a moldes que les gustaron. El ida y vuelta siempre fue en persona. Sacamos otras versiones e hicimos estampados que fueron copiados por otros países”, dijo.

Los culottes y los tops tienen “especificaciones técnicas” en cuanto a los números y la ubicación. “Así nos sentimos cómodas. Con calor no se puede jugar de remera y shorts. La gente va a la playa y está en malla, ¿o usan otra cosa?”, contó una de las jugadoras en TyC Sports.

El Beach Handball fue la gran novedad en los Juegos Olímpicos, lo distinto. Las Kamikazes saltaron al primer plano y ahora, su ropa, se convirtió en tendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *