Este argentino se la jugó por el país y ahora factura millones gracias a Nike y Adidas

Fuente: Cronista ~ Perseverancia y esfuerzo. Dos de las cualidades necesarias, además de espaldas anchas y cierto gusto por el riesgo, para emprender con alguna posibilidad de éxito en la Argentina. De esas dos cualidades nace el nombre de Derwill, vocablo alemán que hace referencia a ambas. Se trata de una pyme textil que este 2021 cumple 30 años de trabajo ininterrumpido fabricando y comercializando medias deportivas.

30 años no es nada

Su fundador, Marcelo López Imizcoz, comenzó su carrera en Gatic en el año 1985, y aprendió que aprendió el oficio en la localidad de Pigüé, provincia de Buenos Aires, de la mano de Eduardo Bakchellian, el por entonces dueño de la empresa que tenía a Adidas como marca insignia. El emprendedor decidió pegar el salto en 1991 y fundar Derwill, que comenzó con la apertura de un galpón ubicado en San Lorenzo y Panamericana y tres máquinas provenientes de lo que entonces era Checoslovaquia. El siguiente hito de expansión en la vida de la firma llegó en diciembre de 2003, cuando mudaron su operación a una fábrica tres veces más grande que la anterior a la que, además, le sumaron tecnología y capacidad de producción.

Y se fue consolidando en el tiempo como una de las empresas líderes en la fabricación de medias deportivas: tiene como clientes a Nike, Adidas, Under Armour, Babolat, Falabella y New Balance. Hoy la planta cuenta con más de 200 máquinas con la última tecnología y ha logrado convertirse en el exportador de Argentina, medido en volumen, siempre con el liderazgo de Marcelo, que ha sumado a sus hijos Manuel, Gonzalo y Ramiro -los tres formados en Administración de Empresas- al equipo de Derwill para que sigan sus pasos.

“Nuestro desarrollo a lo largo de los años se vio impulsada fuertemente por la alianza comercial con Nike, nuestro principal cliente en este momento y con quien exportamos en 2020 un millón de medias a Chile. Solo para dar una idea de la magnitud del crecimiento de Derwill de la mano de Nike, su producción se incrementó un 2000% en los últimos 20 años de trabajo conjunto. Este crecimiento ha permitido a Derwill sumar mercados para exportación, proveyendo artículos para Brasil -un mercado tradicionalmente muy competitivo- y los principales mercados de América latina“, cuenta López Imizcoz.

La pandemia se paso muy bien, cumpliendo con los protocolos y funcionado de acuerdo a las directivas del municipio. Armaron una carpa exterior de manera de lograr distanciamiento y proveyeron transporte con combis para garantizar presentismo. Se trabajó todo esto con el sindicato, de manera muy articulada.

Marcelo López Imizcoz aprendió el oficio al lado de Eduardo Bakchellian, ex dueño de Gatic.

Imizcoz es optimista por naturaleza y por ello, cuando se lo consulta sobre si volvería a apostar por la Argentina, su respuesta es un sí rotundo aunque señala que la macro es un factor a tener en cuenta y frente a lo que hay que estar siempre muy atentos y ser flexibles. “Para nosotros en Derwill fue fundamental el apoyo de clientes internacionales como Nike u otras grandes marcas para las cuales fabricamos, que nos aportan know how y tecnología y mejores prácticas”, explica.

Respecto al tiempo que lleva el mundo sobrellevando la pandemia, el empresario pyme marca que la pandemia los fortaleció porque les permitió ordenarse y trabajar más coordinadamente con protocolos muy cuidados. “Nos permitió consolidar exportaciones y terminar de armar la planta que acabamos de inaugurar, así que el balance es en general positivo”, puntualiza.

En consonancia con lo antedicho, los planes a futuro de la compañía son consolidar las exportaciones a países de América latina de la mano de Nike y de las marcas para quienes fabrica productos. En 2021 y tras la inversión de u$s 5 millones, planean casi duplicar la capacidad productiva pasando de producir ocho millones a 13 millones de pares de medias al año.

Nueva planta

Para sostener este esfuerzo, este año Derwill inauguró su nueva planta para la fabricación de medias en la localidad de Malvinas Argentinas, en la provincia de Buenos Aires. Con la ya mencionada inversión, la nueva planta está sumando 50 nuevos operarios -para llegar de esta manera a 190 empleados–, va a expandir la capacidad productiva en cinco millones de pares de medias (un 40% más) y, para lograrlo, sumará 114 nuevas máquinas de tejeduría y planchado.

La inversión en esta planta se concentra principalmente en la adquisición de nuevas máquinas de tejeduría y de plancha, incorporando la misma tecnología y los mismos procesos que hoy utilizan las plantas más modernas de fabricación de medias en los Estados Unidos, Europa o Asia.

La nueva planta tiene una superficie de 4000 metros cuadrados que ocupa un galpón, las oficinas, salas de reuniones y un comedor. El edificio se emplaza en una superficie total de 7500 metros cuadrados, donde se acondicionan espacios para una cancha de fútbol, una parrilla, una huerta, un estacionamiento y zonas de carga y descarga de mercadería e insumos.

Previo a esta inauguración Derwill operaba en una planta en Don Torcuato, empleando a 140 operarios, de los cuales un 60% son mujeres. El 100% de su dotación está afiliado al Asociación Obrera Textil (AOT). En Don Torcuato Derwill contaban con una capacidad para producir ocho millones de pares de medias al año, usando 136 máquinas tejedoras y planchadoras, provenientes de China e Italia.

One thought on “Este argentino se la jugó por el país y ahora factura millones gracias a Nike y Adidas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *