Desafío E-fashion: el metaverso llegó al mundo de la moda

Fuente: Clarín ~ El diseño se sumerge en la era digital y experimenta nuevas formas. Cómo se crea y se compra hoy.

Sin duda, la era digital está moldeando el futuro de la industria de la moda, cambiando la manera en que se crea, exhibe, experimenta y hasta se compra. Y las marcas argentinas no son ajenas a este fenómeno, tanto que algunas ya sumaron a las criptomonedas como una opción de pago, otras, lanzaron colecciones en entornos virtuales (metaverso), y algunas desarrollan sus prendas mediante software 3D.

“A medida que la vida se va digitalizando, la moda también lo hace. Más allá de los e-shop y los pagos virtuales, que ya están instalados desde hace años y crecieron (a la fuerza) en la pandemia, hoy las cripto comienzan a estar presentes en este sector, básicamente porque también son la forma más fácil de comprar y vender en el metaverso, ese mundo virtual en donde las limitaciones de lo real desaparecen y donde cada vez más marcas se hacen presentes ya que es comercialmente rentable”, explica Ximena Díaz Alarcón, co-fundadora & directora de Contenidos de la consultora regional especializada en investigación y tendencias Youniversal.Wanama. La marca trabaja para implementar modernas formas de pago en las tiendas físicas también. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Wanama. La marca trabaja para implementar modernas formas de pago en las tiendas físicas también. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Y agrega: “Al generar estos espacios experimentales, inmersivos y lúdicos, las marcas se vuelven más atractivas para las nuevas generaciones. El mundo del gaming (juegos electrónicos o videojuegos en consolas como X-box), es una prueba de eso. Tal es así, que la firma de lujo Balenciaga se unió a Fortnite, el popular videojuego creado en 2017, tanto para diseñar los atuendos de los personajes como para crear una colección física inspirada en él”, aclara Díaz Alarcón.

¿Qué pasa en nuestro país? Conscientes de la evolución de las monedas digitales y de la importancia de estar a la vanguardia, las firmas argentinas de indumentaria Naíma, Cala y ÜCollective no dudaron en sumar criptomonedas como medio de pago.

“Creemos que hay un mercado en auge de usuarios que las usan y que actualmente no pueden realizar compras de indumentaria. Por eso, el año pasado decidimos implementar este método. Al principio notamos cierta reticencia, pero de a poco los clientes se fueron soltando y consultando más. Además, ahora que el valor está volátil pero amesetado a la vez, es más fácil que alguien se quiera desprender de ellas”, explica Julio Kim, CEO y dueño de las tres marcas.Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

El empresario sostiene que la modalidad es fácil, segura e inmediata. “La transacción se puede realizar en las tiendas físicas o en los e-shops de cualquiera de las marcas, y en todos ofrecemos atención personalizada para despejar cualquier duda que surja en relación al tema.

Pero, básicamente, los clientes deben escanear un código QR para luego pagar sus compras mediante una App. Aceptamos Bitcoin, Ethereum y Tether y no cobramos comisiones extras por ninguna. Los beneficios de esta modalidad son no tener que utilizar pesos, poder hacer todo desde el celular y poder liquidar la moneda si creen que está en un valor alto”, precisa Kim.

Y concluye: “Hasta ahora hemos tenido un impacto positivo por parte de nuestra comunidad”.Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

En sintonía, las marcas de indumentaria Wanama y John L. Cook también cuentan con esta opción, la cual adoptaron hace poco más de un mes en sus tiendas online.

“Queremos darle a los clientes todas las opciones de pago con las que hoy cuenta el mercado, y ésta es una que se viene desarrollando muy rápido. Aceptamos USDT, Bitcoin y DAI, principalmente, y estamos trabajando para implementarlas en las tiendas físicas también, ya que en Argentina no hay posnet de cobro con critpo como sí pasa en Estados Unidos”, detalla Daniel Lago, gerente comercial de Big Bloom (Wanama y John L. Cook).

Por su parte, la firma de indumentaria María Cher se subió a la moda del metaverso y lanzó su primera Fashion Collection en NFT o, en castellano, tokens no fungibles (un bien o una pieza irrepetible, única, insustituible por otra), a través de una alianza con la plataforma Qurable, un marketplace web 3.0 global de objetos coleccionables exclusivos y altamente curados en ese formato.John L. Cook.  La firma acepta nuevas formas de pago como USDT, Bitcoin y DAI. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

John L. Cook. La firma acepta nuevas formas de pago como USDT, Bitcoin y DAI. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

“El arte que coleccionamos, la ropa que vestimos y la música que escuchamos expresan nuestra identidad. Pero, ¿qué pasa cuando cada día pasamos más y más tiempo en mundos digitales, desde redes, chats, meets hasta recitales y eventos de moda o arte que pasan a tomar vida en metaversos? Para trascender o llevar con nosotros ese nivel de expresión, creamos junto con María Cher una colección que permita a sus clientes identificarse en el mundo virtual tal y como son y, a la vez, conectar con nuevas posibilidades de diseños, texturas y materiales”, revela Lucrecia Leguizamón, Head of Artist and Brand Relations de Qurable.Diseño de María Cher.  Prenda de  su primera Fashion Collection en NFT (tokens no fungibles). Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Diseño de María Cher. Prenda de su primera Fashion Collection en NFT (tokens no fungibles). Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

En esa línea, desarrollaron la colección tomando ítems de la marca, que fueron reimaginados en objetos 3D con movimiento y co creados en texturas y materiales que sólo podrían existir como tales en el mundo digital. La propuesta incluye sacos, botas y coloridas carteras, que resultan ser representaciones virtuales de las creaciones icónicas de Cher, pero dispuestas en un entorno digital de alto nivel de realismo.

Sobre el fenómeno, Leguizamón explica que “la web 3.0 es la evolución de Internet que les vuelve a dar a las marcas el poder que habían relegado en las redes sociales, descentralizando y visibilizando a los creadores y a sus comunidades.

Todas las marcas, muy pronto, van a dar sus primeros pasos sobre esta tecnología. Al mismo tiempo, los clientes podrán acceder a beneficios exclusivos asociados a las piezas que poseen y a formar parte de una comunidad con intereses y oportunidades afines”.Diseñadoras. Cynthia Kern, Evagelina Bomparola y María Cher en el lanzamiento de Qurable. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Diseñadoras. Cynthia Kern, Evagelina Bomparola y María Cher en el lanzamiento de Qurable. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Y concluye: “Sumar estas nuevas tecnologías es una decisión muy acertada y que conviene hacer temprano. Como pasó con el inicio de las páginas web, y después con el e-commerce y las redes, quienes la adoptan primero se posicionan como líderes y conquistan nuevos mercados. No por nada, ya se están subiendo a la ola marcas como Bomparola, Sadaels, Nous Etudions, Kosiuko, Herencia Argentina, This is Feliz Navidad, Paogi, Helicia, Ladies Polo World, Sneaker House y Complot, y estamos en conversaciones con muchas más. Desde la plataforma buscamos expandirnos en este mundo y sumar marcas y diseñadores”.

Diseño 3D

Cuando se habla de integración entre el mundo de la moda y la tecnología, generalmente la mirada suele posarse sobre la experiencia de compra-venta. Sin embargo, con la aparición de la tecnología 3D en el escenario productivo, surge todo un enfoque diferente en cuanto a la creación de prendas.

Lejos de los bocetos, los figurines y las modelos humanas, los softwares 3D se imponen en el diseño de indumentaria como una herramienta que permite crear prendas y accesorios completos en un entorno digital, representando con un elevado nivel de realismo las propiedades físicas de los materiales empleados.

Ellos son capaces de simular caída, textura, peso, brillo, cuerpo, color, estampado y acabado de un textil con gran fidelidad porque, por lo general, esos aspectos son parametrizados en laboratorios donde se registran estas cualidades para asegurar el máximo de su representabilidad.Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Y por si eso fuera poco, dentro del entorno 3D, el proceso se realiza sobre un avatar (representación digital de un cuerpo humano o no) que puede ser editado y ajustado a las medidas que el diseñador o marca considere necesarias.

“Anteriormente, los diseñadores bocetaban dibujos de un futuro modelo en dos dimensiones y la mayor aproximación tenía que ver con el uso de color y la representación gráfica de los textiles en el mismo. Este acercamiento tenía algunas desventajas, ya que no se podía predecir con tanta exactitud cualidades como el comportamiento del tejido. De hecho, este modo no permitía tener una idea clara y fiel de cómo resultaría ese diseño en la vida real. El 3D se diferencia respecto de los métodos tradicionales en que permiten realizar todo el proceso de desarrollo y diseño en un ámbito digital, reduciendo los tiempos y costos de trabajo.»Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Y continúa: «Lo que antes llevaba semanas en verificarse (para, en algunos casos, terminar definitivamente descartado), a partir del uso de esta tecnología se puede crear y evaluar en muy pocos días, con desperdicio cero, lo que lo hace más consciente, sustentable y transparente. Es por eso que cada vez más marcas lo eligen. En nuestro país, una de ellas es Go Archery, firma cordobesa que comercializa artículos deportivos para la práctica de Tiro con Arco (arquería), que sumó el desarrollo de piezas digitales para la línea de vestir”, relata Mercedes Sogo, diseñadora de Indumentaria y capacitadora para Sogo TyD.

Por último, otros referentes del sector se están orientando hacia la impresión digital, debido a la capacidad de producir rápidamente lotes más pequeños de productos, lograr una producción más eficiente y bajo demanda, y porque es un proceso mucho más sostenible desde el punto de vista medioambiental.

Uno de ellos es Coach Argentina, marca de indumentaria para ciclismo, fútbol, yoga y tiempo libre que, de la mano de Epson, sumó la SureColor F10070H, una impresora industrial que resume todo lo que necesitaban para sumergirse en esta tendencia de la industria textil: velocidad, calidad e impresión de colores flúo.Nike llegó a la industria digital gracias a la adquisición de RTFKT, empresa fundada hace dos años. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Nike llegó a la industria digital gracias a la adquisición de RTFKT, empresa fundada hace dos años. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

“Su sistema de impresión, basado en un cabezal súper preciso, un secador de alta eficiencia y en un sistema de recambio de tintas hot swap (que puede hacerse sin necesidad de apagar la PC), brinda una productividad sin paradas, de hasta 7×24 y permite darle autonomía al operador, que la puede manipular y hasta reemplazar sus piezas fácilmente”, detalla Rossana Gil, Sr. Channel Manager Vars, Industrial Line Epson Latinoamérica.

Priorizamos la calidad y precisamente por eso decidimos adquirir este tipo de impresora de transferencia con tinta de sublimación. Una vez que tenemos el diseño de la imagen, se transfiere a una tela de poliéster utilizando calor para vaporizar la tinta. Nos encanta porque como se trata de un proceso digital, ya no necesitamos más planchas de impresión para estampar nuestras creaciones”, finaliza Diego Gattelet, socio gerente de Coach.Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Pese a que no se puede tocar, la ropa intangible es rentable

 Tal como informa una nota publicada en Clarín.com, el campo de desarrollo para los indumentos virtuales de marcas top es tan promisorio que los analistas de la Morgan Stanley anticipan que esta industria podría generar ingresos de 50.000 millones de dólares en el año 2030, convirtiendo a las ventas virtuales en un 10% de las totales.Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

En el mundo, la plataforma líder del sector es The Fabricant, una startup de los Países Bajos, que se constituyó como el primer sitio en operar bajo la estructura de datos blockchain, fomentando entre su público la creación, el intercambio y la comercialización de prendas digitales. Sus creadores definen a este tipo de prendas como “thought couture”, ya que al igual que los pensamientos, son reales a pesar de no existir en el mundo físico. En 2019,The Fabricant en colaboración con CryptoKitties vendió su primer vestido digital en 9.500 dólares.

Además de plasmar atuendos para Puma, Adidas, Under Armour y Off-White, dentro del sector gamer estableció alianzas con Epic Games para los personajes del Fortnite, Atari y The Sandbox. También acaba de publicar una colaboración con World of Women, la comunidad NFT dirigida por mujeres con un volumen de operaciones de casi 157 millones de dólares.Avatares y metaverso. Balenciaga presentó colecciones en el plano virtual a través de los videojuegos, como Fortnite. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Avatares y metaverso. Balenciaga presentó colecciones en el plano virtual a través de los videojuegos, como Fortnite. Fotos: Gentileza de las Marcas y Archivo Clarín.

Por otra parte, uno de los artículos con mayor demanda en la Web 3.0 son las zapatillas con propiedades fantásticas. Una de las marcas emblemáticas es RTFKT, que vendió 621 pares de zapatillas NFT a 3,1 millones de dólares. La serie ya fue comprada por Nike.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.