Semáforo de la Indumentaria Argentina: Septiembre 2018

Fuente: CIAI ~ En julio las compras en el exterior crecieron 26% en dólares y 18,3% en toneladas, respecto de igual mes de 2017.

Según el presente Semáforo de la Indumentaria Argentina del mes de septiembre, en julio pasado se observó un aumento en la entrada de ropa importada a través de la Aduana: trepó 26% en dólares y 18,3% en toneladas, tomando julio 2018 versus julio 2017, según el INDEC. La misma fuente consigna que en los primeros siete meses de 2018, las importaciones acumulan un incremento de 19,8% en dólares y de 25,4% en volumen, respecto de igual lapso de 2017. Por su parte, las exportaciones se muestran erráticas: en el acumulado enero-julio de 2018 totalizaron U$S 13,1 millones, 9,3% por debajo del valor del mismo lapso de 2017, según los registros aduaneros del INDEC.

Cabe destacar que la fuerte devaluación del peso (+65% desde los últimos días de abril) no se ve reflejada en el comercio exterior de ropa. Así, en agosto de 2018, la paridad cambiaria con China (origen de aproximadamente 70% de las importaciones de ropa en el país) mejoró 26,7% respecto de agosto de 2017, según datos del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Esta dinámica aparentemente paradojal encuentra su explicación en que las importaciones efectivizadas en julio habían sido encargadas varios meses atrás, en virtud del comportamiento de las temporadas del mercado de la ropa, que requieren entre 6 y 12 meses de anticipación.

Por otra parte, el Semáforo de septiembre deja en evidencia una fuerte suba en los costos de las empresas del sector de indumentaria. Por un lado, la restricción financiera del BCRA se tradujo en un incremento al 53,1% anual de la tasa de interés para el financiamiento en cuenta corriente de las pymes. En este contexto, la actual crisis cambiaria complica las posibilidades de las empresas del sector para acceder a los fondos necesarios para solventar el capital de trabajo, al tiempo que pone en tensión la cadena de pagos.

Por su parte, la política de reducción de subsidios que lleva a cabo el Estado Nacional se traduce en un incremento de los costos de los servicios públicos para las empresas. Por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires la energía eléctrica se encareció 67,5% en julio respecto al mismo mes de 2017, según datos del Instituto Estadístico de la Ciudad. Y en agosto de 2018 la nafta súper tuvo dos incrementos, con una suba anual acumulada de 48,2%.

En relación a la demanda de ropa, se verificó un comportamiento dispar según el canal de compra. Los comercios minoristas de todo el país, el segmento más importante del mercado, sufrieron una caída de sus ventas de 4,8% en julio respecto al mismo mes del año pasado, según información de la CAME. En el segundo canal en términos de importancia, los shoppings, las ventas de ropa en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense crecieron 3,7% interanual en junio de 2018, según las mediciones del INDEC. En el mismo período, las ventas de indumentaria y productos textiles en supermercados de todo el país crecieron 20,7%, también según el INDEC.

La reciente dinámica del dólar permite prever una aceleración inflacionaria de cara a los próximos meses. La última medición del INDEC de julio situaba a la inflación minorista en 31,2% interanual. Al mismo tiempo, los precios mayoristas acumulan una suba de 47,1%, lo que deja en evidencia la brecha absorbida por el canal comercial, en un contexto de debilidad de la demanda de bienes y servicios.

En efecto, el poder adquisitivo de los trabajadores formales cayó 4,5% en julio de 2018 respecto a julio de 2017, según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET). Con el nuevo aumento de septiembre, las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares habrán acumulado un aumento nominal de 19,1%, al menos doce puntos porcentuales por debajo de la inflación. Ambos factores explican la caída en el consumo y en la demanda, dinámica que probablemente se acentuará en los próximos meses por la nueva suba del dólar del mes de agosto.

Las expectativas de inflación para los próximos 12 meses se sitúan en el 30%, según la encuesta realizada por la Universidad Torcuato Di Tella. La misma universidad mostró que no hubo cambios en la confianza de los consumidores en agosto de 2018 respecto de julio de 2018. Sin embargo, si la comparación se realiza contra agosto de 2017, el indicador muestra un derrumbe de 23,9%.

En relación a los precios de la ropa, el INDEC relevó un aumento promedio de 19,6% en julio de 2018, respecto al mismo mes del año anterior. Si se compara dicho guarismo con la inflación general (+31,2%), es posible observar un abaratamiento relativo de las prendas.

En lo que hace a la producción nacional de ropa, el último dato disponible en INDEC del primer trimestre de 2018 mostraba una caída interanual de 6,2%. Esto tuvo su correlato en la reducción de 8,1% en el empleo del sector, si se contrasta el IV trimestre de 2017 e igual período de 2016 (últimos datos disponibles en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación).

Por último, para todo 2018 el relevamiento del Banco Central sobre las expectativas del mercado realizado en el mes de julio estimaba una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de 0,3%. Sin embargo, en los últimos días, el Gobierno Nacional difundió una nueva estimación propia, donde sostiene que el PBI caerá 1% en 2018.

DESDE AQUÍ PODRÁN DESCARGAR EL INFORME 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.