La producción de ropa cayo 68% en mayo

Fuente: BAE ~ En mayo, la producción de ropa cayó 68,6% interanual debido no sólo al cierre obligatorio de las fábricas por la pandemia del coronavirus, sino también a la cancelación de pedidos del eslabón comercial.

De acuerdo con datos de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), a los que accedió BAE Negocios, “esta última se asocia también al derrumbe de la demanda de ropa, que en abril cayó 99% en shoppings (por el cierre físico) y 40% en supermercados”.

La concentración de la enfermedad en el GBA (y el consecuente mantenimiento de la cuarentena) hizo que las ventas de ropa de los comercios minoristas se reduzcan 72% interanual durante junio, mientras en el resto del país (que pudo relajar el aislamiento), la caída se ubicó en
23%, según había dado cuenta CAME.
La intensificación de la cuarentena durante la primera quincena de julio en el GBA llevó a una mayor caída de las ventas y a una nueva interrupción de la producción en diversos partidos del Conurbano. La evolución de los contagios resulta determinante para relajar o intensificar la cuarentena, lo que repercute en la situación del sector, tanto por el lado de la oferta de prendas como de la demanda.
En relación a la oferta de indumentaria, la cuarentena estricta impide el normal funcionamiento de los comercios (y, en muchos casos, su apertura) y de las fábricas de confección, lo que imposibilita avanzar con la producción de la temporada primavera-verano.

Capital necesario

A su vez, según la CIAI, “al deprimir las ventas de la actual colección otoño invierno, las empresas no cuentan con el capital de trabajo necesario para la reapertura del sector. Esto pone en peligro a la producción nacional para los próximos meses”.

Asimismo, se incrementa el riesgo de extranjerización del sector, en un contexto global en el cual en el hemisferio norte no se pudieron vender las prendas de la colección primavera-verano. Por esto, se necesita una política de administración de comercio exterior inteligente que desincentive el ingreso de prendas a valores de liquidación, que puedan afectar el entramado productivo local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *