La app que permite entrar a locales de ropa a través de videollamadas

La aplicación GoJiraf, que surgió inicialmente para cubrir noticias, aceleró su proceso de expansión en el marco de la pandemia por el Covid-19 y pasó de ser una herramienta para los medios de comunicación a convertirse también en una plataforma integral para live stream shopping y retail, brindándole a las marcas de ropa una nueva salida de ventas en la Argentina, Brasil y México.

“Veníamos más concentrados en sumar usuarios que generaran contenidos para medios y compartieran su geolocalización en nuestro mapa, pero, con la cuarentena, los esfuerzos que ya habíamos empezado a hacer en retail con algunos locales registrados se capitalizaron más. Las empresas nos venían a buscar por una necesidad real a partir del distanciamiento social“, afirmó en diálogo con LA NACION Catalina Sanchez Barrenechea, managing partner de GoJiraf.

El sistema es el siguiente: al registrarse en la aplicación, las marcas se dan de alta en el mapa interactivo donde ubican los locales en los que querrán brindar el servicio con vendedores disponibles para levantar llamadas. Del otro lado, el usuario entra en la app, busca a la marca en el mapa y, al tocar el logo, comienza la videollamada que puede ser pública o privada.

Consultada por las diferencias entre esta comunicación y las que se pueden establecer por redes sociales, como WhatsApp, Sanchez Barrenechea dijo que, en su caso, queda registro de la llamada y la marca puede saber cómo resultó, es decir, si el vendedor vendió algún producto o no lo hizo. “Nosotros le ofrecemos información analítica a las empresas y además no se necesita contar con un teléfono para hacer la videollamada. Otra ventaja es que el usuario elige lo que quiere ver, a diferencia de lo que sucede en Instagram, donde es víctima de una oferta constante”, señaló.

“Queremos ser la tercera opción de venta (después de la presencial y el e-commerce), transformando la experiencia de compra, combinando lo mejor de la venta física con las ventajas y lo práctico de la venta digital”, agregó.

Según ella, el cambio con esta modalidad es muy orgánico para el usuario y replica la compra física de una manera mejorada y más rápida. La gran diferencia, claro está, es que no se puede probar las prendas. En tanto, frente al e-commerce, la compra es más personalizada, ya que en el comercio electrónico no hay nadie que responda a las consultas. “A los menores de 30 años ni hay que explicarles cómo usar la app, aunque quizás sí a la gente más grande, pero ya se vio cómo aprendieron a usar distintas herramientas durante la pandemia”, continuó.

La plataforma es una intermediaria, con lo cual, si hay algún problema, el contacto es con la marca, si bien eventualmente tendrán un servicio de soporte. Con dos años de vida en el proyecto, ya trabajan 10 personas y llevan invertidos US$350.000.

“Nos contactamos con todas las grandes marcas de Argentina y estamos en tratativas con los shoppings para convertirnos en su plataforma oficial. Lo interesante de los shoppings es el tema del pick-up, porque se podría entrar por los estacionamientos a retirar los pedidos”, contó.

La expansión regional es uno de los objetivos. “En Brasil, ya tenemos dos socios a cargo de la venta a marcas y dos clientes en México”, cerró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *