Invierno atípico: sin liquidación de ropa por la cuarentena

Fuente: Ambito ~ Agosto se convirtió en un mes atípico para la industria textil. Y es que la cuarentena por el coronavirus hizo que muchas marcas de ropa pasaron por alto las liquidaciones de invierno. En capital hace apenas una semana volvieron abrir los locales comerciales en las principales arterias. “La única forma de sobrevivir para algunas firmas es ajustando los precios, por los más de 120 días en los que no pudieron recibir público”, explicaron desde la cámara que los agrupan.

“Hoy no hay precios de referencia, un producto similar según donde se compre puede costar hasta la mitad. Las grandes cadenas salen al mercado con descuentos del 40 ó 50%, pero lo cierto es que son con precios elevados, son estrategias de marketing pero no promociones verdaderas”, explicó al diario Ámbito Horacio Ernesto Burgo, presidente de la Cámara Argentina de Innovación Textil y Afines (CAITA).

Según los últimos datos brindados por el Índice de Producción Industrial (IPI) junio mostró un retroceso del 14,6% durante el primer semestre del año, incluyendo una caída en el mes del 6,6% de la mano de la paralización parcial por la pandemia del 5% de las fábricas. “En muchos casos faltan promociones y descuentos por una merma considerable del stock, las marcas no quieren liquidar esos productos por lo que las bajas de liquidación son insignificantes”, reconoció Burgo.

La caída que acumula la industria textil muestra una baja del 22,7% comparado al mismo semestre del 2019, claro sin pandemia ni confinamiento. Lo cierto es que los números son aún peor a los de la salida de la convertibilidad, cuando entre los meses de diciembre de 2001 y febrero de 2002, el sector se hundió un 8,4% interanual. “La industria está totalmente destrozada”, remarcó Burgo.

Para el especialista hoy hay una verdadera distorsión de precios. “Es cierto que muchas marcas no están aplicando las clásicas liquidaciones, pero otras, quizás las pymes buscan liquidar su stock y generar flujo de dinero para poder pagar los gastos fijos”, describió Burgo. “Es difícil decir que la indumentaria en la Argentina está cara, es según con que lo comparas, a nivel dólar los precios son económicos”, sostuvo. Pero mientras en un local de ropa un sweater se consigue a $7500 –aunque con una rebaja del 40%- en otra similar, por un producto parecido se paga $2800 –con un descuento del 30%-. “Hay que caminar mucho antes de comprar”, recomendó Burgo.

Y si bien, hay descuentos particulares de cada tienda, aunque con precios muy elevados, desde CAITA sostuvieron que esta temporada “se perdió la liquidación masiva”. “El sector hoy no tiene norte, estamos realmente destruidos, el futuro es complejo, las fábricas no quieren generar mucha mercadería por miedo a volver a una fase previa y tener que cerrar las puertas”, finalizó Burgo.

A pesar de las ventas online, en todo el país la cuarentena afectó al sector. Los datos de julio de CAME muestras que las ventas anuales se redujeron 41,3% para el promedio país, mientras en el AMBA la baja se extiende al 49% porque los locales se mantuvieron mayormente cerrados y lo que movió la actividad fue más que nada la venta virtual. Por su parte, en el interior el achicamiento fue más leve porque las tiendas en general abrieron, pero igualmente la gente compró poco lo que generó muchos cierres de comercios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.