Esperan muchas compras en cuotas y que se elija más ropa que tecnología

Clarín ~ A pocos días de abrir los regalos de Navidad -y mientras se espera el anuncio de medidas del nuevo Gobierno para fomentar el consumo- todo indica que este año el arbolito será más «textil» que tech.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) anticiparon a Clarín los resultados de una encuesta de intención de compra que muestra que se regalará menos tecnología y más la indumentaria. ¿La clave? Se elegirán obsequios más baratos. Y, aún así, con financiación.

Los shopping ya anticiparon promociones agresivas con precios que para los compradores más avezados -los que sabrán exactamente cuándo y dónde comprar- serán casi de liquidación en pleno diciembre.

También apuestan fuerte a las compras en cuotas con los planes Ahora 12 y Ahora 18.

«Diciembre empezó mejor de lo que esperábamos. La gente cada vez posterga más las compras navideñas, este año no es la excepción. Pensamos superar el ticket y empatar la cantidad de unidades vendidas respecto a las Fiestas anteriores», detallan desde IRSA, dueña de los shoppings más importantes de Argentina.

Por la inflación, la firma proyecta que las ventas brutas serán del 45% más en pesos (nunca revelan el valor) y, en unidades, iguales que el año pasado.

La expectativa de compradores, aseguran, se mantiene por el público fiel. Para «acompañarlos», en estos shoppings durante todo diciembre están vigentes los planes “Ahora 12” y “Ahora 18”. Más la agenda de descuentos, de entre el 20% y 30%, espaciados según el banco y la tarjeta Visa, del 18 y 22 de diciembre.

El 23 de diciembre no faltará la tradicional “Noche Shopping”. Desde las 20 y las 4 de la mañana, habrá descuentos del 20% en casi todos los locales. Otros treparán al 25%, 30%, 35% y 40% en franjas de 2 o 3 horas. Y se suman los “Happy hours”, con rebajas de 50% y 60% durante 10 minutos de manera aleatoria. Ese es el precio de liquidación de temporada.

Para los que no esperaron a último momento, este jueves se agregó la «Pre Noche Shopping» en el Patio Bullrich, algo que se había replicado la noche anterior en el Alcorta.

«El regalo que antes era un celular hoy es ropa«, sentencia Pedro Cascales secretario de prensa CAME. La intención de regalar un smartphone o tablet sólo es del 1,5% y 1% de los compradores, respectivamente.

«El consumo de ropa viene retraído durante todo el año, también el de calzado, (que no muestra intención de compra), así que es normal que ahora repunte», agrega.

El rubro «indumentaria» se lleva el 27,6% de intención de compra para Navidad. El año pasado esa cifra era aún mayor: alcanzaba el 30%. Desde CAME -que realizó una encuesta para poder medir estas preferencias- explican que esto se debe a que quienes la Navidad pasada regalaron ropa, esta vez se inclinarán por regalos aún más baratos. Así, el porcentaje faltante en indumentaria está repartido entre quienes regalarán artículos de bazar, el 11,8%, y perfumería y bijouterie, el 20%.

«De todas maneras, hay que ver en las próximas horas o días, si ocurre el relanzamiento del que se habla de un Ahora 12, con menos costo financiero. Las grandes cadenas absorben ese costo. Las Pymes no pueden. Ahí puede haber un cambio en la intención de compra y que opten por bienes más caros, como electrodomésticos o celulares. También esto ocurriría de haber otro tipo de inyección de fondos en la gente. Vimos este año una retracción de compra en quienes tenían capacidad de gasto, pero que no se animaron por la incertidumbre».

Respecto de la ropa, y en busca de precios más económicos, otra tendencia que se prevé es la de menos marca.

El informe elaborado para CAME en base a encuesta en todo el país, sobre 7669 personas -al que Clarín tuvo acceso por anticipado- asegura que el primer lugar de intención de compra son los locales en calles comerciales de barrio, con el 41%, luego los shoppings, con el 30%. A los outlets (como los de Gurruchaga, en Palermo), los elige el 11% y en Internet compra el 15%.

En Avenida Avellaneda, por ejemplo, el famoso circuito de compras del barrio de Flores, se esperan para la semana próxima un aluvión de compradores de regalos, además de los vendedores minoristas que en estos días se estuvieron stockeando. Ahí, un vestido que en un local de marca puede costar $ 2.000, sale $ 650. Hay musculosas «de salir» a $ 350 y blusas a menos de $ 600.

Entre micros de larga distancia -frenados en las calles que cortan a la avenida y que no cargan valijas sino carritos con los que se arrastran bolsones celestes de compras-, Clarín recorrió esa ruta de «regalos de ropa barata». Los comerciantes este diciembre ven «más gente, en grupo y antes de tiempo».

La mayoría de los comercios tiene un mínimo de compra. Algunos exigen 6 y otros sólo venden a mayoristas. Pero el promedio es de 4. Se ve mayoría de mujeres (grupos de amigas o madres e hijas) que se ponen de acuerdo para ir a comprar. La desventaja es que la ropa no se puede probar y sólo algunos permiten cambios. Tampoco hay bolsas de cartón (se entregan las de plástico) ni moño de regalo.

«La zona de Avenida Avellaneda siempre va a ser un lugar conveniente porque los precios son muy accesibles. Por el mínimo de compras, si tenés varios regalos que comprar genial, llegas fácil. Si no podés hacer las compras en grupo. Hay de todo y cada vez hay marcas más lindas para elegir», dice Milena Abdala, una suerte de influencer en buenos precios, a quién siguen más de 81 mil seguidores en su Instagram, @lasgangas.

Hace cinco años que recorre esta ruta y asegura que está llegando gente que antes no la hubiese tenido como opción.

Depende del local, pero en líneas generales, abren de lunes a viernes de 8 a 16 y, algunos, los sábados de 8.30 a 13. Al correrse de la avenida, donde este miércoles era difícil transitar a pie, sobre las calles de Helguera, Aranguren, Cuenca y Morón están las prendas de mejor calidad y diseño, ideales para hacer regalos.

Felisa, sobre Helguera al 700, tiene como mínimo de compra 4 prendas surtidas (en algunos locales debe llevarse mínimo dos iguales), no se pueden probar pero sí cambiar por talle (no por color o por otro artículo).

Sus prendas son de diseño nacional. A precio de made in China. Ahí un vestido negro de noche está $ 750. Uno muy similar de marca, a pocas cuadras de ese local, está $ 1.990.

«Puedo hablar de todo Flores en general. Para regalo de Navidad diría que lo mejor es lo que están llevando, vestidos cortos, frescos. Están entre $ 650 y $ 800. El medio de pago también es un tema acá. No todos aceptan tarjeta o te cobran un recargo. La mayoría se maneja con efectivo«, dice Clara Borghetti, la diseñadora de la marca.

Un problema se puede dar al conseguir un talle, ya que muchos locales se manejan con «talle único», que pueden resultar chicos para muchos compradores o agasajados. Y si bien hay ropa de hombre, la mayor oferta es de prendas de mujer.

A la ropa, le sigue otro clásico entre los regalos: los juguetes, con el 24% de intención de compra. Y este sábado tendrá lugar la Noche de las Jugueterías.

«Este diciembre superamos las expectativas. Se sumaron 1.000 jugueterías, de todas las provincias. Desde cadenas, como Cebra o El Mundo del Juguete, hasta las de barrio. No habrá un descuento unificado, cada una ofrecerá su propuesta. La idea es revertir la tendencia en baja de ventas que arrastramos desde hace un año y medio. La Navidad pasada se vendió un 15% menos que la anterior. Creemos que eso va a cambiar», dice a Clarín Emmanuel Poletto, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ).

En el segmento intermedio, también se estima una buena performance de los showrooms para los regalos: son los emprendimientos que no están a la calle y que en algunos casos venden ropa de mayoristas como los de Avellaneda y, en otros, prendas de diseño o accesorios de plata. Ante este crecimiento, CAME posiblemente lo tome en cuenta para la encuesta de regalos de Navidad del próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.