Semáforo de la Indumentaria Argentina – Septiembre 2021

La recuperación de la movilidad impulsa las ventas de ropa

Fuente: CIAI ~ La caída de los contagios desde principios de junio permitió una fuerte recuperación de la movilidad de las personas y la re-apertura de una gran cantidad de actividades. El aumento de movilidad social está impulsando las compras de ropa, en paralelo a lo que ocurre en una gran cantidad de países del mundo.

  • El fuerte aumento del movimiento de personas de los últimos meses está dinamizando el mercado de indumentaria.
  • Las ventas en comercios minoristas crecieron 38,5% en agosto contra mismo mes del año anterior, según un reciente relevamiento de la CAME. Si la comparación se realiza contra mismo mes de 2019, se experimentó una disminución de 5,8%, valor que representa la menor caída del 2021.
  • La recuperación de las ventas está traccionando la producción nacional de indumentaria: en julio, las cantidades fabricadas crecieron 60,9% comparado con mismo mes de 2020 y superaron, por primera vez, los niveles pre-pandemia: +5,7% versus julio de 2019.
  • En ese contexto, varias empresas del sector tienen dificultades para encontrar talleres donde fabricar las prendas y costureros capacitados en el oficio para contratar.

Aclaración metodológica: varios indicadores se comparan contra el mismo año de 2019, dado que la cuarentena de 2020 distorsiona la base de comparación.

A nivel mundial, la pandemia del COVID-19 asestó un duro golpe al mercado de indumentaria, por el aislamiento de las personas y la fuerte reducción de la movilidad. Nuestro país enfrentó la tercera ola hacia fines de mayo y principios de junio de este año, que provocó la mayor cantidad de contagios desde el inicio de la pandemia. Desde entonces, los casos diarios se redujeron 90% en los últimos tres meses, lo que permitió una fuerte recuperación del movimiento social, como lo indican los indicadores de movilidad de Google en base a información geo-referenciada de los teléfonos celulares de millones de argentinos. Los gráficos a continuación muestran que para algunos destinos, tales como almacenes y farmacias y lugares de trabajo, se superaron los niveles previos al inicio de la pandemia (febrero de 2020), mientras que otros como retails y estaciones de transporte están muy próximos a lograrlo.

Fuente: @SantiOlsze en base a datos de movilidad de Google.

La recuperación de la actividad social lleva a una gran cantidad de consumidores a comprar prendas, lo que está impulsando las ventas de indumentaria. Por primera vez desde el estallido de la pandemia allá por marzo de 2020, las ventas de ropa en comercios minorista cayeron menos de dos dígitos respecto a los niveles registrados en el año 2019: -5,8% durante el mes de agosto, según recientes resultados del relevamiento de CAME.

El crecimiento de la demanda de ropa durante los últimos meses impulsó la fabricación nacional, en un contexto de caída de las importaciones. Las cantidades fabricadas de ropa crecieron 60,9% interanual en julio comparado con mismo mes de 2020, según las estadísticas del INDEC. La novedad radica en que la producción de indumentaria superó, por primera vez en el último año y medio, los niveles pre-pandemia, al aumentar 5,7% comparado con julio de 2019.

Por último, el comercio exterior del sector continuó experimentando la dinámica verificada durante los últimos trimestres: caída de importaciones y suba de exportaciones. En efecto, las importaciones de prendas se redujeron 56,3% en julio de 2021 comparado con mismo mes de 2019 (si se mide en cantidades, la caída fue de 49,8%), según información aduanera publicada por el INDEC. En contraste, las exportaciones de ropa argentina subieron 33,7% en julio de 2021 en relación con lo exportado durante julio de 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.