Pese a las dificultades, proveedores de indumentaria para Estaciones de Servicio pudieron atravesar la crisis sanitaria

Fuente: Surtidores ~ Valoraron el hecho de trabajar con clientes como petroleras y estacioneros, quienes respetan los plazos de pago y compromisos, como así también, la formalidad de las operaciones.

Es conocido que el rubro textil está atravesando una de sus peores crisis de acuerdo a los análisis económicos que informaron en estos días que el elevado nivel de trabajo informal y talleres clandestinos, atentó contra los fabricantes de ropa registrados que no pueden competir ante la estructura de costos dispar y la competencia desleal.

El sector de Estaciones de Servicio, no es ajeno a esta coyuntura ya que, con la profesionalización y las exigencias de seguridad e higiene en el ámbito laboral, precisa de una solución eficiente y económica para los uniformes del personal de los establecimientos.

“La pandemia nos complicó los tiempos de fabricación y entrega, pero tenemos el incentivo de que nuestros clientes comprenden las circunstancias en las cuales debemos trabajar desde que estalló la crisis sanitaria”, informó a surtidores.com.ar, el socio gerente de “Rezk & Rosso Indumentaria Laboral”, Luciano Rezk.

El empresario explicó que “con la caída en la actividad, únicamente quedaron en pie dos hilanderías en Buenos Aires, cuyas plantas están trabajando a mitad de su capacidad porque tienen empleados licenciados o aislados por COVID”, hecho que les impactó directamente en la producción de la ropa requerida por los más de 300 clientes que tiene actualmente la firma.

Agregó que la empresa trabaja con el sector de combustibles que es uno de los rubros económicos con mayor nivel de formalidad, tanto en cuanto a registro de los empleados, como en lo relativo a los aportes y pago de impuestos.

Este detalle no es menor, porque toda la cadena de producción que termina en un uniforme para un playero u operario de minimercado, está perfectamente “en blanco”, en medio de una actividad atravesada por la informalidad y muchas veces, la ilegalidad.

Por ello, Rezk, destacó que “muchos de nuestros proveedores no sobrevivieron a las exigencias porque la pandemia les impidió seguir trabajando y cerraron sus puertas, mientras que se incrementó la informalidad en la industria textil”.

Aseveró que, en estas condiciones, “quienes tenemos todo en regla somos los blancos directos de los gremios del sector y de los entes recaudadores”, en un abanico de empresas formales cada vez más chico y un universo de fábricas de ropa de todo tipo sin control alguno.

NUEVOS TIPOS DE PRENDAS PARA YPF Y ESTACIONES BLANCAS

En lo referente a los productos de última generación que ofrece la empresa, Rezk comentó que para los tiempos de bajas temperaturas lo ideal es la campera tope de gama impermeable y con tratamiento ignífugo de última generación tecnológica.

“Ofrecemos descuentos en diferentes alternativas, como así también, seguimos vendiendo las clásicas camperas con interior de poliester, tanto con la marca de YPF, como con el logo personalizado para operadoras blancas”, indicó.

Finalmente dijo que “este año pudieron recuperarse porque se dio el fenómeno de que muchos clientes no renovaron la indumentaria de sus trabajadores en el 2020 y decidieron hacerlo en estos meses”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.