Metaverso. La tecnología y su impacto en el estilo personal

Fuente: La Nación ~ Participaron más de 60 marcas, artistas, diseñadores y hasta celebrities de la moda con las que se pudo interactuar.

El avance da la tecnología y los ecosistemas digitales 3D están revolucionando el campo de las compras online. De hecho, las ventas a través de cascos de realidad virtual crecieron un 56% entre 2017 y 2021, alcanzando los 2600 millones de dólares el año pasado.

La moda no se quedó afuera de esta revolución. El tradicional Fashion Week que todos los años se realiza en Nueva York se completó con la versión virtual en la que estuvieron presentes las primeras marcas de las distintas capitales del mundo como Londres, Nueva York, París, Copenhague o Milán, desfilando sus últimas colecciones en un mundo nuevo.

El evento fue organizado por Decentraland, plataforma de realidad virtual, creada por argentinos, basada en tecnología blockchain. ¿Los protagonistas? Una mezcla de marcas consagradas y jóvenes creativos que ya venden sus diseños en el metaverso. Desde Dolce & Gabbana a Tommy Hilfiger, Philipp Plein, Etro, Hogan, IKKS, Elie Saab, Guo Pei, Imitation of Christ, Nicholas Kirkwood, Dundas, o Estee Lauder, la única firma de belleza incluida que ha creado para la ocasión un NFT junto a la artista Alex Box. La española Mango también ha recurrido al arte en NFT para su primera aventura en el metaverso y expuso obras creadas por el artista Farkas. Mientras que el diseñador, Giuseppe Zanotti puso a disposición de los asistentes 500 pares de una edición limitada de su zapatilla Cobras.

En el Metaverso Fashion Week participación de más de 60 marcas, artistas y diseñadores unidos en un mismo espacio digital para presentar sus creaciones
En el Metaverso Fashion Week participación de más de 60 marcas, artistas y diseñadores unidos en un mismo espacio digital para presentar sus creaciones

En el evento que contó con la participación de más de 60 marcas, artistas y diseñadores unidos en un mismo espacio digital para presentar sus creaciones también se presentaron casas de moda emergentes del mundo digital.

En Rarible Street los usuarios podían encontrar un espacio inspirado en las calles de Nueva York con pop-up stores digitales como Perry Ellis.

Fueron cuatro días de desfiles, fiestas, conferencias y compras. En el Metaverse Fashion Week, se podía participar de conferencias con protagonistas de la moda. También estuvieron las famosas “after-parties”, no faltó nada, hasta el “street style” estuvo presente con las nuevas tendencias.

Es interesante preguntarse por qué las marcas de lujo hoy están prestando atención al Metaverso. En principio, la respuesta es porque podría ayudar a ampliar su mercado en más de un 10% para el 2030.

Desde mi experiencia personal, no podía dejar de sumergirme en la experiencia, ya que la tecnología y la moda son mis dos pasiones. Mi avatar estuvo vestido con ropa elegida entre las pocas opciones que ofrecía el sitio de forma gratuita y la verdad, es que no me sentí identificada para nada con mi elección.

Hoy en día mucho no me interesa como luce mi avatar, pero reconozco que invertiría algunos pesos en mejorar mi apariencia virtual, por lo menos para verme mejor, ya que no me siento identificada ni cómoda. Así me sentí, fue como si hubiera ido a un desfile en forma presencial con un look que no me representa.

Las personas que participaron se registraron, crearon un avatar y lo lookearon entre las opciones gratuitas o pagas
Las personas que participaron se registraron, crearon un avatar y lo lookearon entre las opciones gratuitas o pagas

Pero ese es mi caso puntual, la idea en realidad en el metaverso es que uno tiene la libertad de ser quien quiera: hombre, mujer o lo que se te ocurra porque es un lugar virtual donde interactuamos social y económicamente con avatares, viviendo experiencias inmersivas.

Ahora las preguntas que me hago son: ¿Cómo me quiero ver en este mundo paralelo? ¿Qué imagen quiero transmitir virtualmente? Cómo vamos a convivir con nuestro otro yo y con el de los demás?

No hablamos de futuro: el cambio de paradigmas es actual: está sucediendo, y en un tiempo no muy lejano veremos las consecuencias y los nuevos efectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.