Las marcas se mudan de los shoppings a los barrios

Fuente: Cronista ~ Los shopping vuelven a cerrar sus puertas. Como en marzo de 2020, otra vez, los centros comerciales de la zona AMBA bajan sus persianas, por lo menos, hasta el próximo 30 de abril. La decisión del Gobierno precipita un proceso que ya ocurría: la llega de las marcas a los barrios. En busca de mayor circulación de clientes, se acercan a sus consumidores en zonas como Devoto, Villa Urquiza, Belgrano o Caballito.

“Hoy, las marcas deciden salir de los shoppings e ir al aire libre, donde circula más el público. Pero se está dando con una particularidad: no van sólo a las avenidas Santa Fe o Cabildo; llegan a los centros comerciales de los barrios”, explicó Karina Longo, de L.J. Ramos.

De distritos fashion a mercaditos modelo: los nuevos locales de moda en Cañitas y Palermo

Si bien la mayoría decide mantener su presencia en los shoppings, hay que tener en cuenta que los meses que permanecieron cerrados el año pasado no pagaron el alquiler de los locales. También, buscan extenderse hacia donde hoy está focalizado el consumo.

“Los barrios ya estaban en desarrollo. Hay edificios nuevos, centros comerciales importantes. Lo que hizo la pandemia fue adelantar este proceso“, indicó Longo. “Hoy vemos una demanda muy grande en zonas como Villa Urquiza, Devoto, Belgrano, Parque Patricios y Caballito”, señaló.

Si bien la mayoría decide mantener su presencia en los shoppings, hay que tener en cuenta que los meses que permanecieron cerrados el año pasado no pagaron el alquiler de los locales. También, buscan extenderse hacia donde hoy está focalizado el consumo.

De hecho, en Devoto y en Monte Castro, ya comenzaron a llegar las clásicas marcas de los shoppings a las principales avenidas del barrio. “En la avenida Cuenca, se instalaron grandes marcas de indumentaria, las clásicas casas de carteras y las deportivas. Son etiquetas que, en Devoto, sólo veíamos en el shopping, explicó Marta Liotto, vicepresidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Ciciba), quien tiene inmobiliaria en ese barrio.

“Las marcas, antes, nos pedían locales con gran cantidad de metraje. Hoy, eso cambió. Buscan locales más chicos y estar cerca de los barrios”, describió Liotto. “Ahora, no tenemos prácticamente unidades comerciales en alquiler. Sólo aquellas más grandes, que tienen precios elevados”, agregó.

A diferencia de arterias comerciales como Florida o Lavalle, que dependen, en gran parte, del turismo y de los oficinistas, los valores de los alquileres en los barrios de cercanía se mantienen estables y son pocos los que ajustan sus precios.

Calle Florida, sin turistas ni oficinistas al borde del colapso: cerraron 550 locales

“Aquellos comercios de hasta 200 metros cuadrados (m2) se alquilan rápido, no hay rebajas en los precios. Los mayores a 300 m2 son los que menos demanda tienen actualmente y pueden estar meses hasta encontrar un locador”, graficó Longo.

El cambio empezó el año pasado, luego de que los shoppings estuvieran siete meses cerrados. “Esta vez, vamos a tener una segunda ola de consultas. Pero, a diferencia del año pasado, creemos que la decisión se va a tomar más rápido. Las marcas no van a esperar meses a ver qué pasa con la decisión del Gobierno. Ya tienen la experiencia de 2020. Ahora, van a actuar de forma más inmediata”, observó Longo.

Más allá de marcas de indumentaria y calzado, a los barrios también desembarcaron las grandes franquicias, como Farmacity y Vacalin. “De este tipo, tenemos demanda constante”, finalizó Liotto.

Los brokers coindicen en que son pocos los que quieren perder su presencia en los shoppings. “Las marcas se resisten a irse porque les da cierta reputación. Además,  los meses en los que están cerrados no pagan el alquiler. Pero sí se expanden hacia los barrios en busca de los consumidores”, resumió Domingo Speranza, de Newmark.

“Las marcas más grandes están muy cautas, hace rato que no se producen búsquedas importantes de locales comerciales”, agrego Christian Giménez, responsable de Locales del Adrián Mercado. Y es que hoy el principal movimiento parece estar en las marcas de nivel medio.

“El mercado en el primer trimestre viene complicado, el sector está tibio. No hay grandes búsquedas. Lo que más se venía abriendo que tenía que ver con gastronomía a partir de estas restricciones se vuelve a enfriar. El futuro para los próximos meses es desalentador”, concluyó Giménez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *