La venta de ropa cayó 22% en el primer trimestre

Fuente: BAE ~ Las ventas del sector de indumentaria registraron un descenso del 22% en el primer trimestre del año, de acuerdo al último informe elaborado por la consultora IES. 

El trabajo de IES destacó que la caída más significativa se produjo durante marzo, mes que dio comienzo a la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus, con una contracción interanual del 65,1 por ciento.

En cuanto a la fabricación de productos textiles, en el primer trimestre del año se produjo una caída interanual del 14,9%, mientras que la producción de prendas de vestir fue del 22,1 por ciento.

Por su parte, las exportaciones del sector alcanzaron durante dicho período valores por 61,4 millones de dólares, una cifra 42,6 % inferior a los mismos meses de 2019. A su vez, las cantidades exportadas sumaron más de 21 000 toneladas, lo que implicó un descenso acumulado del 8,6 por ciento.

Sin embargo, es diferente el escenario de las importaciones de textil de indumentaria, ya que sus valores se mantuvieron casi estables, es decir, con una caída del 1,8 %. Además, se registraron en total compras por 276,6 millones de dólares.

Por último, de acuerdo al informe elaborado por la consultora IES, el primer lugar de destino de las exportaciones argentinas del sector, medidas en valores, fue Paquistán, seguido por Alemania, China y Brasil. En las importaciones China alcanzó el 45,3 % del valor importado, mientras que Brasil se ubicó en el segundo lugar con el 16 por ciento.

Abril fue un mes muy duro para los comercios, como consecuencia de la cuarentena obligatoria y el avance de la pandemia de coronavirus. En ese marco las ventas minoristas en Argentina se desplomaron durante abril, con una caída del 57,6 %, de acuerdo al último informe realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En el caso específico de la indumentaria, las ventas durante dicho mes disminuyeron un 79,1% anual. Los comercios se manejaron mayormente por Whatsapp, sobre todo en el caso de los localizados en barrios o ciudades más chicas, y en ventas por Internet. Calzado y marroquinería siguió la misma línea, disminuyendo un 79,9 por ciento.

La caída, que se produjo tanto en locales físicos como en online, fue menos fuerte en los rubros esenciales, donde la contracción fue del 31%. En el resto de los sectores, la baja promedio fue del 75 por ciento. El 94,5% de los comercios pymes estudiados tuvieron declives en sus ventas y no cubrieron sus costos operativos.

Por su parte, en el rubro de farmacias, perfumerías y cosméticas, las ventas totales no mermaron tan significativamente, con una caída anual del 26,9% y un aumento del 32,8% en el e-commerce. Igualmente, la participación de esa modalidad continúa siendo escasa, a pesar de que se incrementó con la cuarentena en cosmética y perfumería.

La medición de la CAME se realizó en base a 1.100 comercios de todo el país, analizados entre el miércoles 29 de abril y el sábado 2 de mayo. Según sus resultados, en este período las ventas volvieron a estar marcadas por la restricción de circulación de gente que generó la cuarentena.

Si bien con el correr del mes se fueron flexibilizando rubros, sobre todo en la modalidad online, no alcanzó para amortiguar el drástico derrumbe. Los comercios que abrieron o vendieron por internet tuvieron serios problemas de abastecimiento y faltas de precios de referencias, con algunos proveedores que comenzaron a presentar los precios con subidas importantes o en dólares.

Aunque la modalidad de atención y de funcionamiento de cada comercio fue variando de acuerdo al rubro y a la localización geográfica, lo cierto es que, incluso los comercios que abrieron sus puertas, vendieron menos producto de la baja circulación de gente en las calles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *