Diseñadores de alta costura piden que sus clientes puedan probarse las prendas

La Cámara de la Industria de la Moda de Mar del Plata solicitó a las autoridades municipales que se autorice a los ateliers y sastrerías locales a probar las prendas de alta costura que se hacen a medida, no así la indumentaria llamada “de percha” y que se encuentra a disposición del público en general.

Así lo señaló el presidente de la cámara, Adrián Caballero, quien agregó que los creadores de la moda también se sumaron a las medidas vigentes de sanitización de las prendas y que rigen para los comercios de venta de ropa en general.

“El primer paso para ingresar a un atelier ya está aprobado, tal como se entra a cualquier negocio, con las medidas dispuestas”, dijo y agregó que en el caso de los diseñadores, rige una realidad especial.

“Pedimos poder tomar las medidas (para hacer la prenda), que la clienta se pueda probar su vestido, su traje, su pantalón, esto es para la ropa a medida. Solo esa clienta se la prueba, no es que pasa por varios cuerpos, como ocurre con la ropa que está en los percheros de la industria de la confección, nosotros tenemos otra realidad”, especificó a LA CAPITAL.

“Cuando terminamos de hacer la prueba, desinfectamos la prenda de la clienta, la ponemos en una funda de nuestra marca que también está desinfectada, y la prenda recién se puede volver a tocar, a modificar o a coser después de las cuarenta y ocho horas de haberse hecho la sanitización”, informó.

En el protocolo confeccionado por la cámara local, se establece que los diseñadores reciban a sus clientes con “camisolín, guantes, máscara y barbijo”, mientras que los clientes tendrán que poseer barbijo y los elementos de trabajo (centímetros, alfileres y tijera) estarán debidamente desinfectados.

A su vez, entre visita y visita pasará cerca de una hora y media, con la idea de que el atelier pueda ventilarse y desinfectarse.

El protocolo también señala la necesidad de que se autorice el ingreso de tres personas en cada una de las entrevistas que recibe el atelier, teniendo en cuenta que quien encarga una prenda (novia, cumpleañera de quince, madrinas, egresadas, etc) suele llegar al taller de alta costura siempre en compañía de otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *