Creó una marca de ropa femenina y sus ventas online se dispararon en la pandemia

Fuente: La Nación ~ El universo de Dolores Reynal (46) siempre estuvo vinculado a la moda. Creció en un hogar donde la búsqueda de la estética era un tema muy importante y de su mamá dice que heredó el gusto por la ropa. Con una infancia y adolescencia que transcurrieron en el campo, ya con 10 años Dolores se interesó por aprender y quiso tomar clases de costura con la mujer que, en ese entonces, confeccionaba la ropa de su madre, como se acostumbraba por aquellos años.

“Ella me enseñó el oficio y la pasión por crear, aprendí moldería y ya desde muy chica me hacía mi propia ropa desarmando y creando con los recursos que tenía a mi alcance. Eso forjó mi esencia y mis pasos futuros. Conozco el oficio desde que tengo memoria y lo amo. Nunca más paré y cuando vine a vivir a Buenos Aires seguí cosiendo y tomando clases, hasta aprendí a hacer vestidos de fiestas”.

En 2001, en medio de la crisis socio-económica que atravesaba la Argentina, comenzó a hacer carteras que ella misma confeccionaba. Un año después, convencida de que su camino iba de la mano del emprendimiento, aprovechó un retiro voluntario y se sumergió de lleno en el apasionante mundo del proyecto propio.

“Nada me ha dado más satisfacciones y más dolores de cabeza que ser emprendedora. Pasé por muchos rubros de los cuales aprendí muchísimo. En 2005, paralelamente a mi negocio con las carteras, empecé a hacer producto terminado de tejidos a marcas de ropa que tenían locales en muchos shoppings de capital y Gran Buenos Aires. Ahí aprendí muchísimo, trabajaba codo a codo con el departamento de diseño y producción. Fue la etapa de mayor aprendizaje y debo reconocer que fue la mejor escuela que he tenido”. Desarrollo, producción, tiempos, modo de trabajo, fichas de producción, todo lo técnico lo aprendió durante esa etapa.

Crecer con la crisis

Y fue en ese contexto que se animó a dar sus primeros pasos con la marca propia a la que llamó Dolores Reynal. Al comienzo solo hacía tejidos, luego fue incorporando otros ítems y hoy dice con orgullo que tiene una colección completa de indumentaria femenina, clásica y atemporal.

“Mi búsqueda es con la estética más que con la moda. La moda para mi es una búsqueda de la personalidad y lo que me gusta de mi marca es que no rompe el estilo personal de cada una, mi ropa se adapta, el estilo lo pone la clienta”.

Hoy, luego de varios años de desarrollo, el foco de la firmaestá puesto en lograr la mejor relación precio calidad. Dolores reconoce que, a pesar del desconocimiento por parte de los argentinos sobre la dinámica de la venta online, a ella le resultó tan personalizada como la presencial. “Este tiempo de pandemia ha sido un enorme desafío para el equipo, la exigencia subió, la demanda online creció enormemente. Nuestro objetivo para 2020 era aumentar el canal de venta online y convertirlo en una experiencia que hoy se ha transformado en una exigencia. Por eso, trato de que cada visita a nuestro sitio (doloresreynal.com) sea una experiencia que motive lo sensorial y que sea grato desde que recibas el paquete, aprecies cómo está envuelto y te dejes llevar por el perfume que acompaña cada prenda”.

Los vestidos de invierno y verano son las prendas más buscadas y vendidas de su colección que, además incluye blusas y camisas, abrigos, pantalones, polleras, monos, cinturones y tejidos. “El vestido tiene algo mágico, cuando lo usás tenés una sensación de empoderamiento que no se puede comparar a la que genera otra prenda”.

Pero los desafíos continúan. Aunque las ventas crecieron exponencialmente en los meses de pandemia y las redes sociales cambiaron de forma drástica la comunicación, todavía queda mucho trabajo por hacer. “Las redes hoy te acercan al cliente de una manera única: por eso tratamos de tener una respuesta inmediata a las consultas. Vínculo cercano y asesoramiento online 24 x 7 son las consignas en las que estamos enfocados en este momento”. Por otro lado, asegura que la logística es un aspecto del negocio que todavía presenta algunas trabas para las firmas locales. “Argentina no estaba preparado para este boom. Aún los tiempos y los costos de envíos son altísimos, eso dificulta enormemente el crecimiento. Ojalá mejoremos, hay mucho por hacer”.

Los consejos de Dolores

  • Hacer alianzas con otros emprendedores, nutrirse de ideas y de proyectos nuevos es clave en momentos de crisis.
  • Costos fijos, es muy importante tenerlos siempre controlados y seguir de cerca su evolución.
  • Confiar en la intuición. “Hay momentos en los que, más allá de los números y los malos rendimientos, la intuición es la herramienta más valiosa que te permite seguir adelante. Hay que cerrar los ojos y confiar en eso”.
  • Conocer al cliente y tener confianza en el producto, esta es una combinación que no puede fallar. “Los consumidores necesitamos que nos conquisten para que se genere esa confianza y emoción que nos haga sentir cerca. Para nosotros cada clienta es única y exclusiva y tratamos que se sienta así. Eso nos ha dado fidelización y una experiencia que quedará en el recuerdo de cada una. Conocer a nuestras clientas, estar en contacto diario con ellas, escuchar sus sugerencias, sus aportes, sus críticas y sus inquietudes nos enriquece. Conocerlas hoy es nuestra mayor fuente de inspiración”.

En números

$50 mil fue el monto de inversión inicial.

Un poco más de $5.5 millones fue el promedio mensual de facturación (sin IVA) de mayo y junio de 2020.

283,8% fue el crecimiento en ventas del primer semestre de 2020 vs. el mismo período de 2019.

60 mil seguidores tiene en Instagram (@doloresreynal). “Lo manejo yo misma, todavía me cuesta delegar algo tan importante como el contacto directo con las clientas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *