Cada vez más trajes de baño proponen versiones sustentables

Fuente: Cronista ~ La mayoría de los trajes de baño tradicionales están elaborados con tejidos sintéticos derivados del petróleo, tales como el nylon o el poliéster. ¿Cuál es el problema de esto? Que al lavarlos o al entrar en contacto con el agua, estos textiles desprenden partículas de microplástico, principal fuente de contaminación de los océanos

Con el fin de minimizar el impacto negativo de este tipo de prenda, cada vez son más las marcas de swimwear que proponen versiones sustentables. Para lograrlo, se valen de la moda circular, el uso de textiles reciclados, otros de extrema calidad para que perduren en el tiempo, y hasta de algunos obtenidos a partir del reciclaje de botellas de plástico o de sogas de nylon recuperadas del mar.

Un emprendimiento argentino que confecciona desde una mirada ética, responsable y consciente es Un Panda, la firma de lencería y trajes de baño de Sheila Cepeda Ferreyra.PUBLICIDAD

«Lanzé este proyecto en 2018, y logré combinar mi gusto por el diseño con mis intereses ambientales. Tanto la ropa interior como las bikinis que elaboro, están íntegramente realizadas con retazos textiles que donan otros emprendimientos autogestivos», relata Cepeda.

El reciclado de prendas también es útil para evitar que se sigan produciendo textiles sintéticos en cantidad. En esta línea, con el compromiso de optimizar cada centímetro de género, ella se ocupa de cuidar cada paso de la confección. «Ajusto los moldes para que entren en el cachito de tela que tengo en ese momento. Así, desperdicio lo menos posible y logro combinaciones únicas, por lo que cada prenda es diferente».

El packaging, por su parte, está hecho con revistas recicladas y la emprendedora siempre aliento a sus clientas a reducir y a llevar al local sus bolsas para llevarse sus compras.

Por el momento, la marca sólo ofrece bikinis de dos piezas básicas, aunque su dueña revela que está trabajando en nuevos modelos que le permitan incorporar más recortes y que se adapten a varios talles.PUBLICIDAD

«Vendo mis creaciones en ferias artesanales de La Plata, donde ofrezco lo que produzco para ese día. Uno tiene que saber qué es lo que financia cuando compra una prenda. Pensar cuántas manos hubo atrás, qué proceso tuvo, de dónde viene», alienta Sheila.

Otra alternativa responsable, nacida en el 2014, es Brilla Gringa. Además de lencería, esta marca ofrece trajes de baño cuyo modo de producción utiliza casi al 100% los textiles, intentando tener el menor desperdicio posible. La producción es constante, a demanda y a menor escala, por lo que lejos de elaborar grandes cantidades de una misma prenda, produce a medida que va vendiendo sus propuestas. Aquí prima la calidad antes que la cantidad, cuidando el proceso y los detalles para que las piezas perduren en el tiempo.

Las prendas se venden todas por separado. Todo se comercializa en su tienda online, que abre solo dos veces al mes en pos de acompañar el ciclo de producción y venta.

GRANDES MARCAS

En su camino hacia la sustentabilidad, adidas tiene como objetivo para el 2025, ofrecer productos realizados 100% con materiales reciclados, con ciclos de vida que continúan después de cada uso y que puedan, eventualmente, volver a la naturaleza.

En esa línea, desarrolló una colección de trajes de baño para hombre y mujer en la que la innovación en materiales sustentables es protagonista. Por ejemplo, una de sus malla enteriza femenina está confeccionada con un 78% de nylon reciclado y un 22% de elastano para ahorrar recursos y reducir emisiones, mientras que el modelo «athly V 3 Tiras» está elaborado con hilo Econyl® reciclado a partir de redes de pesca y otros tejidos de nylon.

Para varones, en cambio, propone el short de natación «solid» que posee un tejido plano 100% poliéster reciclado con recubrimiento libre de PFC (compuestos químicos altamente contaminantes).

«Como planeta, debemos aprender a trabajar con la naturaleza en lugar de luchar contra ella. Como marca, continuamos explorando las posibilidades de la innovación de materiales», dice Amy Jones Vaterlaus, directora Global de Futuro en adidas.

En tanto, la etiqueta Patagonia también sumó a su colección veraniega una prenda para el agua. Se trata de los «Baggies» shorts, una malla para hombres hecha con nylon reciclado (Supplex®), de secado rápido y con un acabado para repeler la humedad. Además, cuenta con costuras certificadas por comercio justo, lo que significa que las personas que los hicieron ganaron un bono por su trabajo.

Por otra parte, la empresa está innovando en género eco-friendly. «Utilizamos cáñamo y poliéster reciclado para confeccionar algunos de nuestros productos. La idea es que todas las prendas puedan ser potencialmente reciclables», precisan.

INNOVACIÓN TEXTIL

The Lycra Company, firma especializada en el desarrollo de fibras y de tecnología para la industria de la indumentaria, lanzó a fines de 2019 EcoMade, un hilo hecho con un 20% de residuo industrial que actúa de la misma forma que uno elaborado con materia prima virgen. «Este producto está realizado con remanentes. Es apto para confeccionar ropa deportiva, lencería, jeans y hasta trajes de baño. Y dado que creemos en la economía circular, estamos por lanzar dos versiones actualizadas: Coolmax®, que ayuda en la frescura de la ropa, y Thermolite®, un hilo reciclado de alta performance obtenido de la reutilización de botellas PET o 100% de residuo textil», anuncia Carlos Fernandes, commercial director South America en The Lycra Co.

El ejecutivo señala que los productores de tejido en toda Sudamérica ya están lanzando sus colecciones con estas fibras. Y remarca que esta tecnología ya está disponible para productores argentinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.