Ay Not Dead, el detrás de escena de una marca irreverente y creativa con un sueño: alejarse de la belleza «heteronormativa»

Fuente: Cronista ~ (@aynotdead) A casi veinte años de su creación, MALEVA conversó (en sus oficinas y bunker creativo) con Noel Romero, co-fundadora y quien decide los proximos pasos de una marca con un estilo inconfundible inspirado (en gran parte) en el arte/Su sueño de alejarse de la belleza heteronormativa, un equipo de trece diseñadoras, la poesía detrás de las colecciones/Además: ¿cómo se «filtra» en un mundo en el que las tendencias nos bombardean?

Remeras estampadas, jeans básicos, creatividad, rock, moodbards, libros, arte y música son algunos de los ingredientes que componen la esencia de Ay Not Dead, la marca de indumentaria con casi 20 años en el mercado argentino, creada por los hermanos Romero, Noel, Diego y Martín. Desde MALEVA recorrimos sus oficinas y talleres y charlamos con una de sus creadoras para acercarles el detrás de bambalinas de este proyecto que supo conservar, a lo largo de los años, su inconfundible estilo. 

«Creativa, irreverente y rockera», así describe a su marca, Noel Romero la directora creativa y corazón detrás de Ay Not Dead. Con espíritu rebelde y mucho estilo, nos recibió en su oficina. Una repleta de sweaters coloridos esparcidos por el piso, carpetas rojas con millones de folios, percheros, ilustraciones, cajas y fotografías. «Estamos planeando la temporada otoño/invierno del año que viene, por eso el lío» comentó señalando el laberinto de colores y estímulos que la rodeaba.

Amante del arte y la cultura, Noel diseñó una marca de ropa que la representa. La creó con 24 años junto con una amiga – Angie Chevallier -, recién salidas de la Universidad. Querían hacer algo diferente, que las representara, un proyecto en donde «la moda se acercara a la cultura», nos confió Noel.

«Estudié moda acá y en una Universidad en Londres. Fue ahí donde terminé de descubrir el punto de vista de la moda que me interesa. Allá, está muy ligada a los artistas, los museos, la música, incluso a la política», contó mientras se quitaba el blazer negro que completaba su outfit, remera del mismo color y jeans claros de la marca. 

Desde su primera colección Now I love an argentinean girl, inspirada en Heroína, el tema de Sumo, hasta la actualidad, uno de los intereses que pulsan detrás, es el contacto con la cultura. Ya sea a través de músicos como en ese primer caso, o a través de escritores y/o artistas plásticos, Noel se centra en sus gustos artísticos a la hora de crear. «Siempre estamos colaborando con algo, aunque sea pequeño, en relación a la cultura

Desde el 2010, debido a la compra de María Cherñajovsky (dueña de María Cher) y su marido del 50% de la marca, Ay Not Dead dejó de ser una de nicho para volverse más comercial. Aun así su alma conserva su esencia. «Por más de que ahora seamos más grandes, la idea y las ganas siguen siendo las mismas. Tenemos más responsabilidades comerciales, pero seguimos con nuestra impronta.»

¿Cómo es la ropa de Ay Not Dead? Una que tiene que ver con la onda y no la belleza. En palabras de su creadora: «AYNOT es ropa que resalta la originalidad, la creatividad, las cosas que te gustan. La ropa es comunicación y como tal, la idea es que diga algo de vos, que te lleve a iniciar una conversación.» 

La trastienda: trece diseñadoras, una línea masculina, un moodbard, libros, películas y viajes.

13 diseñadoras; entre 6 y 8 meses de trabajo; dos líneas de ropa, una femenina y una masculina; un proceso de creación con tres capas fundamentales: el moodboard, la carta de colores y el estilo de la marca; y libros, películas, viajes. Todo esto involucra el armado de las colecciones: dos por año, una por temporada.

¿Cómo es el proceso creativo detrás de cada temporada?

Cuando diseño la colección, trato de hacerlo de la misma forma que aprendí en Central Saint Martins. Es decir que parto de una idea conceptual, puede ser un tema o imágenes que me atraen en el momento. No hay mucho pensamiento al respecto, sino que es algo muy intuitivo y eso me encanta. Cuando lo ponés todo junto en un board, te da un mood. De este surge la carta de colores con los que vamos a trabajar. A partir de ese momento, puedo empezar a hablar con mis diseñadoras. Teniendo esto en cuenta, junto con el estilo de la marca que yo tengo internalizado y las chicas re manejan, ya tenemos el esqueleto. Ahí comienza un proceso en que laburo por sectores. Por un lado con las diseñadoras a cargo de sweaters y jeans, por el otro con las de remeras prints y buzos, por otro con la de hombres. Ahí nos ponemos a full con las carpetas culturales que están llenas de referencias de libros, películas, series, bandas. También van apareciendo las cosas que te pasan en esos 6 meses en que se diseña. Si te fuiste de vacaciones, si conociste a alguien, si viste algo que te llamó la atención en la calle. Todas esas experiencias se infiltran siempre en la creación.

¿Cuál es el lugar de las tendencias?

AYNOT sigue un estilo más allá de una moda. Obvio que hay lugar para las nuevas tendencias, pero siempre pasan por un filtro. Por suerte hoy, gracias a las redes y el celular, estamos todo el tiempo consumiendo moda y descubriendo las novedades. De toda esta información se hace un filtro, ya que hay cosas que van de la mano con lo que hacemos y otras que no. 

Según su creadora, en Ay Not Dead, nunca veremos lentejuelas, las siluetas propias de 1940, 1950, lo híper sexy o el glamour de lo demasiado femenino. Lo que sí entra en el mundo de AYNOT es «el rock, el arte, los 70, 80, 90 y 2000. Algo masculino y algo femenino al mismo tiempo, la ironía y el humor. Hasta lo reo.» Por más de que Noel tiene muy en claro el camino, confiesa que con el tiempo aprendió que hay situaciones en las que vale la pena ceder. «Me pasa con los zapatos, mi gusto no se ajusta al de las argentinas. No me gustan las chancletas o las plataformas de goma, sino los zapatos más finitos, de madera, franceses. Pero esos no se venden acá, así que regulo. También me pasa que trabajo con diseñadoras más jóvenes y alunas con estilos propios muy fuertes. De ellas me nutro un montón y sus improntas, a veces se filtran en las prendas diseñadas.

Lo que está pasando ahora es lo mejor del mundo. Ese alejarse de la belleza heteronormativa es lo que siempre soñé con AYNOT. Hoy estamos en ese camino de ser más diversos, pero creo que todavía no estamos a la altura del espíritu de la marca

¿Cuáles son sus influencias?

Tengo mis referentes de inspiración en Vivienne Westwood, Hedi Slimane y Acne Studios. Siento que ellos o su trabajo están, de una manera u otra, cerca de AYNOT. De hecho, lo de Hedi Slimane fue muy loco. Porque cuando con Angie estábamos pensado la semilla de lo que fue la primera colección, una que fusionara lo rollinga con el glamour, él apareció con su colección súper rockera para Dior Homme en París. Claramente lo empezamos a seguir después de eso.

Esa primera colección de Ay Not Dead surgió como el trabajo para recibirse de la facultad. Aun así, su camino para ver la luz fue más largo. Las siguió a Londres, donde se nutrieron de técnicas nuevas de diseño, textil, estampas y marketing. Lo que les permitió, al volver al país, encontrar un nicho en la crisis del 2001, diseñando telas para las empresas y diseñadores que ya no podían comprarlas afuera. En 2003, se animaron y lanzaron esa primera colección que combinaba el mundo dark del rock con una estampa más femenina, en un pequeño local de Palermo. Fue un éxito. «Cuando nos dimos cuenta de que podía ser un negocio viable, se sumaron mis hermanos. Diego en la comunicación (hoy se dedica a la línea masculina) y Martín más con lo administrativo. Hoy son clave, ellos manejan la marca.»

AY NOT DEAD hoy: artistas mujeres, diversidad y poesía.

Scandal & Parade es la colección del momento. Su nombre, como sucede en cada colección, fue elegido en base a una frase poética, que abre la puerta a un universo. «De este se nutre la esencia de la colección» nos decía Noel. En este caso, surgió de un libro sobre la obra del dramaturgo y ensayista, Jean Cocteau.

Noel catalogó a la temporada como una de sus favoritas. «Más allá de los diseños, me pareció muy interesante trabajar con Amber Later, la modelo trans que protagoniza la campaña realizada en Nueva York. Es una chica muy sensible, editora de una revista y amante de la poesía argentina. Conectamos mucho». Por más de que Noel siente que se «subieron tarde a la ola de la diversidad», son a la vez, «los primeros en meter este tipo de imágenes dentro de un shopping en Argentina.»

Mirando hacia el futuro

El año que viene Ay Not Dead cumple 20 años y prometen celebración. «Aún no definimos cómo, pero vamos a celebrar 100%. Lo estamos planeando, tenemos que elegir, porque queremos hacer de todo: un libro, una fiesta, una muestra, reversiones con las primeras colecciones…»

Se esperan novedades también, en lo que es la imagen de la marca. Los cambios en la sociedad, en cuanto a la diversidad y la percepción de los cuerpos, están dentro de la agenda de la diseñadora. «Lo que está pasando ahora es lo mejor del mundo. Ese alejarse de la belleza heteronormativa es lo que siempre soñé con AYNOT. Hoy estamos en ese camino de ser más diversos, pero creo que todavía no estamos a la altura del espíritu de la marca» confió.

Otra apuesta fuerte para las futuras campañas son las voces de artistas femeninas. Teniendo en mente colecciones como Total Picasso, hoy Noel se ve atraída a mostrar y relacionarse con artistas mujeres. «Estoy tentada de hacer, toda una línea y muchos de los futuros diseños solo con el trabajo de mujeres», comentó mientras recorríamos los talleres y nos mostraba algunas de las remeras impresas de Scandal & Parade, con obras del escultor Constantin Brâncui. Un ejemplo de esto es la colaboración con la artista plástica Paola Vega, que veremos la próxima temporada primavera/verano. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.