Un pullover que también es batería

Fuente: Uno ~  Los trabajos con una presentación del carbono tratado con nanotecnología, permitiría dentro de poco que la propia ropa funciones como batería eléctrica, siendo incluso lavable. Los investigadores de Cambridge, en colaboración con sus colegas chinos de la Universidad de Jiangnan, han demostrado cómo el grafeno, una forma bidimensional de carbono, y otros materiales relacionados pueden incorporarse directamente a las telas para producir elementos de almacenamiento de carga como capacitores (almacenan cargas eléctricas), o baterías.

El camino a las fuentes de alimentación con base textil que son lavables, flexibles y cómodas de usar queda abierto desde ahora. El grafeno puede burdamente explicarse como la huella de grafito que deja un lápiz, pero del espesor de un átomo, aunque los tejidos creados con este material, son 200 veces más resistentes que el acero, y 30 veces mejor conductor que el cobre.

La investigación, publicada en la revista Nanoscale, demuestra que las tintas de grafeno se pueden usar en textiles capaces de almacenar carga eléctrica y liberarla cuando sea necesario. Los nuevos dispositivos electrónicos textiles se basan en el teñido de poliéster de bajo costo, sostenible y escalable. Las tintas son producidas por técnicas de procesamiento de soluciones estándar.

Sobre la base del trabajo previo del mismo equipo, los investigadores diseñaron tintas que pueden recubrirse directamente sobre un tejido de poliéster en un proceso de teñido simple. La versatilidad del proceso permite que varios tipos de componentes electrónicos se incorporen al tejido.

Tejidos conductores y lavables

La mayoría de los demás dispositivos electrónicos portátiles se basan en componentes electrónicos rígidos montados en plástico o textiles. Estos ofrecen una compatibilidad limitada con la piel en muchas circunstancias, se dañan cuando se lavan y son incómodos de usar porque no son transpirables.

“Otras técnicas para incorporar componentes electrónicos directamente en los textiles son costosas de producir y, por lo general, requieren solventes tóxicos, lo que las hace inadecuadas para ser usadas”, dijo la Doctora Felice Torrisi, del Cambridge Graphene Center, y autora del artículo.

“Nuestras tintas son baratas, seguras y respetuosas con el medio ambiente, y pueden combinarse para crear circuitos electrónicos simplemente superponiendo diferentes tejidos de materiales bidimensionales sobre el tejido”.

Felice Torrisi

Los investigadores suspendieron las hojas de grafeno individuales en un solvente de bajo punto de ebullición, que se elimina fácilmente después de la deposición sobre el tejido, lo que da como resultado una red de conducción delgada y uniforme formada por varias hojas de grafeno. La posterior superposición de varias telas de grafeno y nitruro de boro hexagonal (h-BN) crea una región activa, que permite el almacenamiento de carga. Este tipo de “batería” en la tela es flexible y puede soportar ciclos de lavado en una lavadora normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *