¿Por qué hay que usar corpiños inteligentes para hacer deportes?

Fuente: La Nación ~ Fueron los olvidados de las innovaciones tecnológicas de la indumentaria deportiva por mucho tiempo. Hasta ahora. Y la razón es que varias de las marcas más reconocidas del mercado comenzaron a concientizar sobre la importancia de usar el sostén o brasier -también llamado bra- correcto al momento de hacer deporte. ¿Por qué? Así como no es lo mismo usar cualquier tipo de zapatilla para hacer running porque puede traer problemas al pisar y posteriormente dolores en las rodillas, cintura y espalda, tampoco se puede hacer deporte con cualquier tipo de top o corpiño. Simplemente porque esto puede traer problemas fisiológicos e incluso a hacer que nuestra performance deportiva disminuya.

“No todas las mujeres utilizan un bra para hacer deporte, quizás usan un corpiño normal y no tienen conciencia sobre cómo esto puede estar afectando a su cuerpo”, señala María Cecilia Candia, licenciada en psicología y responsable en capacitación en Adidas Argentina. Un estudio que realizó en 2017 la Universidad de Portsmouth arrojó cifras para tener en cuenta: un 64% de las mujeres experimenta incomodidades en el busto durante la práctica de ejercicio. El 80% no sabe cuál es su talle de bra o usa uno que le queda incómodo porque es chico, es grande o se estira luego del uso. Un ajuste adecuado puede reducir el dolor producido por el movimiento del busto en un 73%.

El uso de un corpiño o top normal solo reduce el movimiento del busto en un 23%. Y, dependiendo del tamaño, los senos pueden moverse hasta 21 cm durante el ejercicio. “La glándula mamaria es unos de los órganos de mayor movilidad y con escasos elementos de sujeción. El uso incorrecto de un corpiño deportivo podría ocasionar caída prematura de la glándula, lesiones en el ligamento de Cooper que une la glándula mamaria a la dermis y los tejidos entre sí”, cuenta la doctora Betina Llanes (MN 90.9089), jefa del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Alemán.

Para Llanes es importante el uso de un sujetador adecuado para la práctica de cualquier deporte, sobre todo la talla correcta. A mayor impacto en el deporte, mayor deberá ser la sujeción en todos los planos alrededor del busto, arriba, abajo y en los laterales, para evitar el movimiento excesivo
de las mamas y provocar caída prematura de la glándula y lesiones irreversibles en los ligamentos.

Si una mujer practica running, que es un deporte de impacto, no utilizar un corpiño o bra con un buen ajuste supone dolor, lo que puede derivar en una mala posición del cuerpo. “Puede que al correr nos estemos sosteniendo los pechos y eso hace que no usemos los brazos para lo que tenemos que usarlos al correr o también pasa que nos encorvamos hacia delante para que no nos duela la espalda, todo eso trae consecuencias en nuestra performance y en el organismo”, aclara Candia. Para Viviana Echevarría, manager de Running & Training en Reebok Argentina, durante mucho tiempo la consumidora se sintió insatisfecha con las propuestas de tops deportivos en el mercado.

“No se llevaba a cabo ningún tipo de avance tecnológico que incluyera estudios en profundidad por parte de la industria”, añade. Según explica, los principales factores que causan incomodidades en la mujer a la hora de realizar actividad física, ya sea de alta y baja intensidad, son las partes adicionales, pesadas y abultadas como ganchos, cierres, almohadillas de espuma, capas extra de tela, varillas o tiras regulables, además
de la poca capacidad de soporte y ajuste.

Raúl Alejandro Supital, docente de biomecánica y anatomía funcional de la Fundación Barceló, explica que es indispensable elegir el talle correcto porque un talle grande se traduce en la falta de sujeción necesaria, mientras que un talle chico puede afectar la capacidad respiratoria y consecuentemente el rendimiento deportivo. “Respecto al material, hay que evitar aquellos que tienen mucha Lycra pueden traer lesiones en la piel como irritación, micosis y otros problemas dermatológicos”.

Las marcas fueron desarrollando tecnologías para lograr una mayor protección y comodidad. Por lo general, los bra deportivos se clasifican en tres categorías: para deportes de bajo, medio y alto impacto. Las características suelen variar entre unos y otros, los de soporte bajo se utilizan para actividades como yoga, pilates, tai chi o caminatas; los de medio para bicicleta, rollers y los de alto para running, aerobics, crossfit y entrenamiento funcional. Lo principal a observar es la capacidad del bra de aislar y darle contención a cada pecho, la buena sujeción que da la banda inferior que se
pega al cuerpo e impide que la prenda se mueva y la presencia de tiras que puedan regularse.

Reebok desarrolló un sostén que se adapta a los distintos tipos de entrenamiento gracias a la tecnología motion sense. Se trata de un tejido de alto rendimiento compuesto por una solución gelatinosa llamada STF (fluido espesante traslúcido), que se mantiene en estado líquido mientras está estático y se solidifica a medida que avanza el movimiento hasta alcanzar el ajuste necesario. El tejido se adapta al deporte que la mujer realice; la prenda no tiene costuras y suma perforaciones en el pecho y la espalda para evaporar la transpiración.

Mientras que Adidas propone tres tipos de bra, uno de compresión ligera, acolchado y con tiras ajustables; otro de soporte medio con alto ajuste al cuerpo, tiene opción de acolchado o no y tiras fijas. Y el de alto soporte que viene con copas encapsuladas para individualizar y sostener cada uno de los pechos de manera de reducir el movimiento al máximo; en esta prenda el 80% de soporte lo hace la banda inferior, que tiene ranuras que se pegan bien al cuerpo. Las tiras reducen el rebote y tienen ganchos ajustables, también pueden cruzarse para maximizar el ajuste.

Por su parte, Nike también tiene tres modelos de bra deportivos con tecnología que protege contra el movimiento y el rebote. El de soporte liviano viene con tiras ajustables, con una malla que facilita el movimiento y se aconseja para yoga, spinning, danza o pilates. El medio cuenta con una banda inferior que lo hace más firme y confortable, ajusta y controla el rebote. Se usa para entrenamiento funcional, running, baile o spinning. Por último, el de soporte alto viene con una banda elástica, un cierre gancho y tiras regulables a la vez que sus tazas reducen el movimiento. Está indicado para entrenamientos de alta intensidad como tenis o crosfit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *