Los industriales de la provincia de Buenos Aires presentaron un plan que exige la reactivación del sector

Fuente: Infobae ~ El sector fabril de la provincia de Buenos Aires, que representa el 45% de la actividad nacional, se contrajo en el último año 4,5% y perdió 25.000 puestos de trabajo. Las pymes sufrieron el impacto, agravado por la dificultad para obtener financiamiento.

A partir de ahí, las principales cámaras sectoriales de la provincia consensuaron un plan en el que sugieren varias acciones para que las pueda emprender la conducción que encabeza Axel Kicillof y ejecutar Augusto Costa, ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, quien participó de un evento en donde intervinieron más de 200 empresarios de distintos rubros en la Universidad Tecnológica Nacional, en General Pacheco, partido de Tigre.

Martín Rappallini, presidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (Uipba) dijo: “el plan que presentamos al gobierno provincial incluye los temas que entendemos como más relevantes para ayudar a la recuperación de la industria, por ejemplo el acceso al financiamiento; leyes laborales; impuestos; energía; medio ambiente; infraestructura; parques industriales; formación técnica y la industria 4.0, entre otros. Pensamos que en todas ésas áreas deben tomarse medidas en el corto plazo, creándose también, un mapa estratégico productivo, que permita llevar mejores políticas para el sector”.

Las inquietudes de los industriales se centran en: acceso al financiamiento; leyes laborales; impuestos; energía; medio ambiente; infraestructura; parques industriales; formación técnica y la industria 4.0

Actualmente, en tierra bonaerense, conviven unas 30.000 empresas industriales, que dan empleo a medio millón de trabajadores.

Este segmento, en la provincia de Buenos Aires lleva 18 meses con indicadores en disminución. “Por ello elaboramos en conjunto este plan, porque creemos que este país sale adelante a través de la producción, de la industria y sobre todo de la mano con los trabajadores, hay que modificar lo que ocurrió en estos últimos 4 años, en donde la anterior administración sólo benefició a quienes apostaron por la timba financiera”, puntualizó Silvio Zurzolo, presidente de la Asociación de Industriales de la provincia de Buenos Aires (Adiba) y miembro de comité de la Unión Industrial Argentina (UIA), representa a 207 cámaras de la jurisdicción.

El proyecto que contiene conclusiones de 10 mesas de trabajo “es el arranque y también incluye a la educación, motivo por el cual, formaron parte de la propuesta más de 6 universidades y trabajadores. Por otro lado, intervinieron unos 16 sindicatos, y obviamente la idea es tener mucho feedback entre nosotros y el gobierno, que creemos que nos llevará 6 meses para la puesta a punto, pero que luego se tomará el rumbo de un desarrollo productivo a largo plazo que estimamos dará muy buenos resultados”, amplió Zurzolo.

El proyecto que contiene conclusiones de 10 mesas de trabajo “es el arranque y también incluye a la educación, motivo por el cual, formaron parte de la propuesta más de 6 universidades y trabajadores

El ministro Augusto Costa respaldó las inquietudes que recibió: “es muy bueno que los industriales aporten ideas al gobierno, y muy loable, porque sabemos que trabajan al servicio del país y del crecimiento. Hay que destacar a los jóvenes empresarios que participaron, y es fundamental que las nuevas generaciones intervengan de las organizaciones y acompañen a quienes hace rato van por este camino. Otra cuestión muy importante es la labor de las mujeres empresarias, que a fuerza de lucha logran superar obstáculos”.

Y agregó el funcionario: “viene un cambio de tiempo empresarial en la industria. Hemos tenido encuentros desde hace rato, para saber los problemas estructurales, discutimos diferentes ideas, muchas están en este plan y es el fruto de un trabajo que se viene realizando desde hace tiempo. La agenda y el compromiso es articular acciones permanentemente con los empresarios y participar con los sindicatos y los municipios de manera consensuada”.

“Para que el sector industrial pueda recuperarse, es imprescindible que haya una reactivación económica. Pero para que esa reactivación se sostenga en el tiempo, se deben corregir otros problemas que acarrea la industria, y que también son motivos de quejas constantes por parte de las pymes. En particular, el costo del financiamiento; la presión fiscal, que ahoga a las empresas y en muchos casos las obliga a trabajar por la mera subsistencia; el costo de la energía, y la rigidez de las normas laborales, que lejos de favorecer la creación de empleo, la dificultan y la penalizan”, dijo Rappallini.

Para que el sector industrial pueda recuperarse, es imprescindible que haya una reactivación económica. Pero para que esa reactivación se sostenga en el tiempo, se deben corregir otros problemas que acarrea la industria, y que también son motivos de quejas constantes por parte de las pymes (Martín Rappanelli)

En esa línea, Silvio Zurzolo, agregó: “hoy la industria está al 60% de su capacidad instalada. Creo, que para salir adelante, el nuevo gobierno deberá hacer una correcta administración del comercio, y que se otorguen créditos de fomento a tasas subsidiadas. Como también emprender buenas estrategias de Compre Nacional (Ley 25.551, Compre Trabajo Argentino) y el desarrollo de los proveedores”.

Por otro lado, Martín Rappallini consideró: “los desórdenes del tipo de cambio golpean muy fuerte a las empresas, y en particular a las pymes. La volatilidad del dólar impide planificar adecuadamente sus costos y las obliga a una incertidumbre incompatible con la posibilidad de trazar planes más ambiciosos y crecer. El punto más urgente a resolver por el Gobierno nacional, es ese”.

Los parques fabriles, presentes

Otro de los componentes importantes del sector fabril de la principal provincia del país por aporte económico, son los parques industriales. En el territorio existen 150 complejos (85 cuentan con decreto provincial), los cuales, se asegura, “necesitan ser acompañados por políticas públicas nacionales, provinciales y municipales de apoyo a su desarrollo. Y facilitar la radicación de las industrias en esos establecimientos que ofrecen ventajas impositivas y se genera sinergia entre las empresas”.

La recesión los afectó. En 2019 hubo polos fabriles que vendieron en un año la misma cantidad de lotes que antes comercializaban en un mes. Actualmente cubren más de 5.900 hectáreas en los que operan cerca de 4.000 industrias con unos 150.000 empleos, pero aún hay capacidad disponible en 1.381 hectáreas, considerando únicamente los que poseen decreto provincial, que podrían albergar de forma inmediata a 2.500 empresas.

Según el relevamiento de Colliers International la mayoría de la demanda se concentra en la zona norte del Gran Buenos Aires, con valores del metro cuadrado que oscilan entre USD 130 y USD 150, en Tigre; van desde USD 85 a USD 120 en Pilar; entre USD 50 y USD 60 en Zárate. En General Rodríguez, en la zona oeste, las cotizaciones de la tierra, van desde USD 45 a USD 55 por m2; y en Ezeiza, en el sur, entre USD 70 y 100 dólares el metro cuadrado.

“Es de importancia estratégica establecer políticas de incentivo tanto para la relocalización como para el desarrollo de nuevos agrupamientos en la provincia de Buenos Aires”, destacó Darío Parlascino, presidente de la RedParques Industriales y gerente general del Parque Comirsa, en Ramallo.

Las fuentes consultadas coinciden en que si se estabiliza la macroeconomía y crece el nivel de actividad, los sectores textiles, calzados, químicos y construcción van a experimentar una mejora, y lentamente pueden ir recuperándose de la caída de los últimos dos años; y también los sectores vinculados a la exportación, “siempre que no sigan siendo castigados con impuestos”, alertan en el sector.

“Toda la industria puede crecer, para ello, hay capacidad para hacerlo. Pero hoy de cada 10 máquinas, 4 están paradas. Hay que tener en cuenta que el mundo está pasando por una transformación digital, una llamada cuarta revolución, en donde deberíamos tener planes y apoyo a todas las industrias para que se puedan transformar digitalmente. Hoy el gran problema no pasa por el sector sino por no tener industrias con tecnología de avanzada. Para eso necesitamos políticas de Estado, porque falta infraestructura adecuada para poder estar en línea con lo que la industria 4.0 requiere. Necesitamos no sólo tener autopistas, sino que también haya fibra y se empiecen a instalar todos los equipos de 5G, en eso es lo que estamos trabajando”, resaltó Silvio Zurzolo.

Necesitamos políticas de Estado, porque falta infraestructura adecuada para poder estar en línea con lo que la industria 4.0 requiere

Mientras que Parlascino, precisó: “para empujar la actividad será decisivo, que en el mediano y largo plazo, se emprendan en conjunto algunos programas de vinculación parques-universidades, acercamiento de organismos de investigación y creación de parques tecnológicos como políticas de gobierno”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *