Fibran Sur ya se hizo cargo de la ex Alpargatas y sus empleados

Fuente: El Ancasti ~ La Asociación Obrera Textil celebró que respetaron la antigüedad y escala salarial de los trabajadores.

El secretario general de la Asociación Obrera Textil de Catamarca, Jorge González, destacó que desde esta semana la empresa Fibran Sur SA se hizo cargo de la planta que tenía Alpargatas Textil en Sumalao y celebró que se respetaron los logros de los trabajadores que continuarán prestando servicios en esa fábrica. Además, cuestionó a quienes pretenden instalar irregularidades en los acuerdos por los despidos de Calzados Catamarca y expresó su preocupación por la situación actual de Nortextil, en El Pantanillo.

Tal como se había acordado con el Ministerio de Producción, Fibran tomó las riendas de la ex Alpargatas y mantuvo en su planta a los 112 empleados que allí cumplían funciones.
“En las gestiones que realizamos pudimos conseguir que se les respete la antigüedad y la escala salarial a los empleados, que son quienes quedaron en el último tramo antes de la venta de la fábrica”, explicó González en “Cae el Telón”.
Fibran es una empresa con casi 60 años de trayectoria, que cuenta con dos plantas en Quilmes y Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires.

“No se instalan con maquinaria de última generación porque la verdad que no es necesaria para lo que piensan producir, que van a ser trapos de piso y franelas. Lo importante es que vuelven a trabajar, porque ya en el último tiempo los empleados iban a cortar el pasto o hacer otras tareas de mantenimiento”, explicó el gremialista. Los elementos que producirá la fábrica serán de la línea “Media Naranja” y de una línea propia de la empresa.

En ese sentido, comentó que el grupo Alpargatas pagó todo lo que les adeudaba a los empleados antes de la venta a Fibran. “Les puedo asegurar que la gestión del gremio se hizo bien. Hay gente que reclama que le falta plata, pero hay una confusión. Quienes reclaman pertenecían a Calzados Catamarca, y acá nunca hubo gremio del calzado, por eso ellos estaban bajo nuestro convenio porque eran parte del mismo grupo empresario”, comentó.
Por otra parte, González se mostró “muy preocupado” por el futuro de la empresa ubicada en El Pantanillo Nortextil. “No le está dando el cuero con la producción, tiene cero ventas, y la situación es muy engorrosa y jodida. Ojalá que me equivoque, pero está cayendo en una crisis muy profunda”, dijo.

Al respecto, comentó que mantuvo un diálogo con el dueño de la empresa, y que este le comentó que está buscando el dinero “para cubrir una deuda que tiene de aguinaldos”, pero que los haberes y las quincenas “se están pagando al día”.
“No me quiero meter en política, pero es notable que todo esto empeoró con este Gobierno (del presidente Mauricio Macri) y con el aumento de las tarifas. Muchos argentinos estamos sufriendo, y en Catamarca es gravísimo. Cuando uno se queda sin laburo, no hay nada para hacer que no sea ponerse una verdulería en la vereda o vender pan casero, lamentablemente esa es la situación”, disparó.

Hermetismo
Si bien desde diciembre del año pasado se rumoreaba que la empresa Alpargatas había vendido su predio en Sumalao, desde el gremio y el Gobierno de la Provincia lo confirmaron recién hace un mes, cuando la compra por parte de Fibran se concretó oficialmente.

Según explicó el subsecretario de Industria Lisandro Álvarez, el Gobierno se hará cargo del salario mínimo hasta tanto la empresa estabilice la situación económica, y tramitarán en Nación la implementación del programa Transformación Productiva, que ayudará a solventar durante seis meses el salario mínimo vital y móvil destinado a los 112 operarios actuales, con lo que la empresa será responsable del resto del porcentual salarial.

Situación crítica
En los últimos cuatro años bajaron sus persianas varias fábricas del rubro textil en Catamarca. La primera fue Yersiplast, ubicada en avenida Belgrano, y luego ocurrió lo mismo con 12 de Octubre, Tileye, Alpargatas Textil y Calzados Catamarca.
En total, hubo más de mil despidos entre todas las empresas, que al momento de justificar las desvinculaciones argumentaron la profunda crisis en la que se vieron involucradas por la apertura de las importaciones y el incremento de los costos productivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *