Fibra de Moahir, de la Patagonia hacia el resto del mundo

Fuente: Rio Negro ~  La fibra regional es de muy buena calidad y ha mejorado respecto a una década atrás. Se busca jerarquizar el trabajo territorial e incrementar el volumen comercializado.

El mohair es la fibra producida por las cabras de la raza Angora. Es una de las fibras más exclusivas del mercado fibras textiles. Argentina es un importante productor a nivel mundial, ocupando el tercer lugar luego de Lesotho y Sudáfrica.

Estos tres países aportan el 83% de la producción global con 12, 18 y 53%, respectivamente. La producción argentina rondaría las 470 toneladas y se localiza solo en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut, en ambientes frecuentemente expuestos a sobrepastoreo.

Los sistemas productivos del mohair se caracterizan por ser extensivos, de baja adopción tecnológica y estar en manos de pequeños productores (menos de 150 cabras por productor). Muchos de ellos han pasado gradualmente de la esquila anual a un esquema de dos esquilas por año, en otoño y en primavera, atendiendo a las demandas de la industria (mechas de menos de 150 mm).

Debido a los escasos volúmenes que se producen a escala predial y de las múltiples calidades de fibra, el mohair es llevado a centros de acopio donde se realiza la clasificación, el enfardelado y muestreo para su posterior venta con medidas objetivas en licitaciones públicas.

La calidad del mohair depende del Rinde al Peine (porcentaje de fibra a obtener en la industria luego del lavado, cardado y peinado), la Finura (diámetro de las fibras), el porcentaje de Fibras Meduladas (fibras que presentan un ahuecamiento o médula más o menos continuo en su interior) y el porcentaje de fibras tipo Kemp (fibras en las cuales el ahuecamiento supera el 60% del diámetro de la fibra). Estas variables repercuten en el precio al condicionar los procesos textiles.

“Mantener una alta calidad del producto es esencial para mantenerse como proveedor en el mercado de fibras lujosas”

El análisis de datos de laboratorio de 2014 a 2018, pertenecientes a lotes provenientes de siete centros de acopio adheridos al Programa Mohair, permitió demostrar que el mohair argentino es de muy buena calidad, sin embargo es necesario considerar la implementación de un sistema de clasificación único para el programa.

Mantener una alta calidad del producto es esencial para mantenerse como proveedor en el mercado de fibras lujosas.

En este sentido, conocer la variabilidad de la calidad de mohair a escala regional es la base para entender el comportamiento de estos sistemas productivos complejos, para el rediseño de políticas públicas y programas de mejora genética, para la adecuación de propuestas tecnológicas y mejorar la transformación textil.

Los valores hallados indican que el rinde al peine estuvo fuertemente asociado a la provincia de origen, observándose diferencias importantes a favor del mohair neuquino respecto al de las restantes provincias (entre 4 y 9%) y con rindes que llegan a 89,6 % en la categoría Adultos.

La diferencia de calidad entre el mohair esquilado en primavera y otoño es muy importante en Neuquén (91,5 vs 84,9 %) y Rio Negro (84,3 vs 80,7 %) y de menor importancia en Chubut (81,7 vs 80,6%. También se observó que el aumento del rinde entre categorías (Kid y Joven o Joven y Adulto), no es igual en todas las provincias.

La clasificación del mohair por finura de acuerdo a las edades fue diferente en cada provincia. En este caso también los diferentes criterios de clasificación (visual) que se aplican en los centros de acopio provinciales podrían ser determinantes en los resultados encontrados.

Se observó que el rango de diámetros dentro de las provincias es similar, con valores de 25, 28 y 30 micrones para las categorías Kid, Joven y Adulto, respectivamente.

La presencia de fibras meduladas continúa siendo levemente alta. El porcentaje de fibras meduladas encontradas fueron 2,1 %, 2,5 % y 2,8 % en las categorías Kid, Joven y Adulto, respectivamente. Los promedios para las provincias de Chubut (2,5 %) y Río Negro (2,6 %) resultaron mayores, en valores absolutos, a lo hallado para Neuquén (2,2 %), aunque estas diferencias no fueron significativas. Por último, respecto al porcentaje de fibras tipo kemp se encontró que viene aumentando de manera sostenida, sobrepasando el 1 % en la zafra pasada. Es probable que este aumento refleje la incorporación de lotes con cabras de Angora de menor pureza racial. También es posible que haya un control inadecuado en los reproductores utilizados en los servicios.

Estos resultados nos indican que es momento de revisar y rediscutir la incorporación de nuevos lotes y el plan de mejoramiento genético que se lleva a cabo en la raza.

En números

470
La producción argentina de mohair en toneladas. Se localiza en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *