En qué se inspiran los diseñadores

Fuente: Clarín ~ La crisis no siempre es un límite a la hora de crear. Apuesta en tiempo de colecciones.

Con Bafweek, Designers Buenos Aires y Argentina Fashion Week, Buenos Aires vive su Semana de la Moda, a puro desfile. A pesar de la superposición de fechas y la falta de coordinación entre los organizadores, desde el miércoles 6 hasta este jueves, cerca de 40 diseñadores locales habrán presentado sus colecciones en distintas locaciones de la ciudad.

¿Sus fuentes de inspiración? Tan variadas como sus propuestas. Algunos tuvieron en cuenta las tendencias internacionales y las adaptaron al estilo de los argentinos. Otros innovaron completamente y se movieron con total independencia. La crisis de la industria textil, para los más talentosos, no fue un límite a la hora de crear. Todo lo contrario.

Diseñadoras como Cynthia Kern, de Kosiuko, impactaron con una pasarela customizada con leyendas del rock, mega pantalla, animación en vivo y una puesta en escena en la que no faltaron brillos, flecos, metalizados, animal print, camuflados, pieles sintéticas, cuero de vaca y mix de texturas. “Le puse ánimo, color y alegría a este momento”, explica la directora creativa de la marca, luego de su desfile de apertura en Bafweek.

Con materiales innovadores intervenidos, estampas icónicas de la firma, apliques de cuero y muchas lentejuelas, Cynthia se propuso crear una colección “alegre que proponga e imponga. Que te lleva a orbitar, provocar. No es una colección sobria”, asegura.

Su grunge remixado, siempre con impronta rock, de los ochenta, desencaja, sin duda, con las propuestas más standard y apuesta a una mujer audaz y transgresora, que se atreve a las fajas de cuero violeta o negro que marcan la silueta, las camperas con flecos, los ponchos que combinan escocés con animal print y pelo y las botas metalizadas, estilo cowboy. “La gente busca diseño en un producto, si va a invertir en una prenda”, explica. En cuanto a su proceso creativo, es determinante: “No soporto el copy paste. No soporto ir al shopping y ver todas las vidrieras iguales. El amarillo lima ya me resulta agotador. Si lo elijo, lo recreo. Reinvento. Mi marca no admite una camisa de seda”, dice categórica. Y aquí, un detalle que suma: hacer moda con textiles intervenidos, customizados, pero no excesivamente costosos, sintéticos como el lurex y también accesibles. Un acierto que se adapta a estos tiempos de crisis y tuvo como consecuencia una explosión de ventas y difusión en redes.

Otro creador que se inspiró en el contexto actual fue Martín Churba, con Tramando. Llamó Stock divino tesoro a su colección, que fue el desfile de apertura de Designers Buenos Aires. “Puse en valor al stock, algo que históricamente la industria de la moda detesta, rechaza y maldice. Hoy el stock se vuelve un tesoro divino”, provoca. Más allá de las tendencias que pasan y hacen que los estilos de vestimenta caduquen, Churba entiende que la economía nos obliga a mirar los recursos de otra manera. “Hay que poner en valor lo que hay”, dice. Su colección estuvo inspirada en la economía, en la escasez. Para eso recuperó stock de otras temporadas y realizó una multiplicación de las versiones de los textiles de la marca, a través de la técnica de patchwork. Así fue como sorprendió con pedazos, trazos, de distintas colecciones recuperados. “Fue un trabajo artesanal muy hermoso. Un nido de partes que nos llevó a componer un nuevo todo”, aclara. Ése fue el punto de partida de su inspiración. Con sedas naturales y sintéticas, peludos, lana y microfibras que tenía guardados. “El protagonismo lo tiene el textil, que es nuestro sello -agrega-. Las tipologías sí responden a tendencias y siluetas buscadas por las consumidoras”.

Superposiciones, largos irregulares, prendas que conforman una suerte de acertijo, “donde no se entiende dónde empiezan o terminan”, desfilaron por la muestra Viral Mural y el subte grafiteado de la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta. “Fuimos más allá y recreamos la calle a través de una performance con artistas. Fue un trabajo de denuncia. Porque hay artistas que hoy duermen en la calle. Y la calle no es un lugar para vivir”.

Este homenaje/denuncia estuvo acompañado por la Red Solidaria y Juan Carr, reunidos en el Hogar Cura Brochero. “La moda, en general, tiende a ser selectiva y muy exquisita en cuanto a las imágenes. Hablar de este mundo, que a veces no podemos ni mirar, es casi un bofetazo para la moda, que damos con arte y amor. Para Tramando, el arte es transformador y convierte hechos muy tristes, situaciones de emergencia, en una puesta con valor estético”, sintetiza Churba.

Más cerca de los sueños que de la realidad se ubicó Jorge Rey, una de las figuras de Argentina Fashion Week, de apenas 20 años. El diseñador nacido en Rufino apostó a brillos incandescentes, volumen, drapeados, flores bordadas a mano, perlas, plumas y plisados en tules y seda natural para reflejar su Universo de estrellas. Con mapping y pantallas led, iluminó la Tribuna Central del Hipódromo de Palermo y reprodujo su sueño: “un viaje a un universo surrealista”, reconoce quien pudo cumplir su deseo de mostrar colección en Buenos Aires.

Otra inspiración de pasarela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *