Dardo Valiente, el CEO que vistió a cuatro presidentes: “Muchas textiles cierran porque no se aggiornaron”

Fuente: Infobae ~ Empezó como cadete y hoy su empresa de venta de indumentaria masculina, que tiene la franquicia Rochas París, se destaca dentro de un rubro en crisis. Nuevos locales y crecimiento en tiempos turbulentos. Le vendió trajes a Alfonsín, Menem, Kirchner, Macri, Borges y Tinelli

“Yo trato de invertir en las crisis. Ahora estamos mal, pero la historia nos dice que tiene que ser así, al menos en este rubro. Todos los grandes modistos, la gran revolución de la moda, son de la posguerra, de los ’50: Dior y el new look, Balenciaga, Givenchy, Chanel, Pierre Balmain. Hoy, mucha gente está cansada: no pueden cambiar el auto, comprarse una casa o viajar, entonces van al cine, salen a cenar y se compran un saco. Hay que invertir y estar preparado, después de las crisis la gente se engalana. Necesitan resarcirse de alguna manera”.

El que habla es Dardo Valiente, quien desde 2013 es el principal franquiciado en Argentina de Rochas París, la marca de 94 años que es sinónimo de indumentaria y perfumería y creció bajo la inspiración de Marcel Rochas, uno de los grandes modistos de Francia.

Hay que invertir y estar preparado, después de las crisis la gente se engalana. Necesitan resarcirse de alguna manera

Con su pyme Fejum controla cinco locales de la marca en el país. “Entre ellos los que están en lo que IRSA [dueña de los centros comerciales] denomina el ‘círculo dorado’ de los shoppings: Alto Palermo, Alcorta y Patio Bullrich”, aseguró el empresario, quien habló con Infobae de sus planes y de la situación del sector textil, uno de los más golpeados por la recesión y la baja del consumo.

Valiente empezó como cadete en casas tradicionales del rubro, como Halsey y Vega. Luego, a los 26, pasó a ser vendedor de Christian Dior, una marca que creció fuerte en el país en los ’80 y ’90 con un modelo de franquicias. Llegó a ser CEO del grupo que manejaba Cacharel, New Man y Dior. Parte de ese holding pasó al Exxel Group y Valiente se quedó con seis franquicias de Christian Dior, que había regresado al país luego de unos años de ausencia. Estuvo al borde de la quiebra en el 2001 y resurgió. “Con Duhalde remontamos y volvimos a hacer negocios. Tocamos el fondo de la pileta y emergimos. El 2008 también fue tremendo, las ventas bajaron 20 por ciento. Las pasé todas, podría decirse que soy un sobreviviente del negocio textil y de consumo de indumentaria”, detalla Valiente, quien se define como “un profesional de la comercialización al retail“.

El empresario en su nuevo local de Tribunales (Gustavo Gavotti)

El empresario en su nuevo local de Tribunales (Gustavo Gavotti)

En su extensa trayectoria le vendió ropa a Raúl Alfonsín y vistió a Carlos Menem y Néstor Kirchner con Christian Dior. Más cerca en el tiempo, con prendas Rochas, al presidente Mauricio Macri. “Le hicimos un jaqué cuando fue a ver los reyes de España el año pasado. A Néstor lo fui a ver varias veces a Olivos, me compraba trajes antes de ser presidente”, detalló. Políticos, funcionarios muy conocidos y miembros del Gabinete presidencial de hoy y de otras épocas, jueces y estrellas de la televisión –desde Marcelo Tinelli pasando por el “Puma” Rodríguez, hasta “Nacho” Viale y Benjamín Vicuña–, todos pasaron por los locales de Valiente.

“En los ’80, Jorge Luis Borges venía con María Kodama al local de Dior de Florida al 800. Ella elegía las camisas a medida y yo me sentaba a hablar con él. Era alucinante. Le preguntaba por todo, lo ‘mataba’ a interrogantes. De literatura, vida, familia, ropa, moda. Parecía un dios”, recuerda.

Con estas tasas a 70% parte de la competencia claudicó. Muchos están en convocatoria de acreedores y están los que no tienen ni stock ni servicios. Hoy la torta no crece, pero como hay muchos que aflojaron, se reparte diferente

En este 2019, Fejum proyecta facturar $170 millones. “Un local en la calle Santa Fe costaba USD 7.000 hasta hace unos meses, y ahora cuesta la mitad. Además, la preparación para ese local antes demandaba USD 80.000; ahora, unos 30.000 dólares. Ese es el verdadero esquema de costo-oportunidad. Es momento para invertir; las cosas no están bien, pero es ahora“, afirmó.

En los últimos meses, Valiente invirtió unos USD 300.000 –entre locales y productos– y abrió dos nuevos locales, uno en Callao y Santa Fe y otro en Tribunales, enfocado a los abogados del área y con ofertas de indumentaria a medida. Además se quedó con el management del local de la marca de Alto Palermo. “Apostamos para lograr más escala y poder consolidar gastos. Y salió bien, duplicamos la inflación: vendimos más del 100% sólo por mejorar la operatividad”, asegura.

Todas las fábricas locales de materia prima se fundieron. Después se fundieron las de Uruguay. Quedó Perú y Colombia, que crecen porque se profesionalizaron y se convirtieron en exportadores

En un rubro golpeado por la crisis, que opera a poco más de 31 por ciento de su capacidad instalada industrial, según el último dato del Indec, Rochas compite con marcas como Giesso, Etiqueta Negra y Key Biscayne.

– ¿Por qué muchas empresas textiles no lograron sobrevivir al 2018, o lo hicieron con problemas muy serios?

– Con estas tasas a 70% parte de la competencia claudicó. Muchos están en convocatoria de acreedores y están los que no tienen ni stock ni servicios. Hoy la torta no crece, pero como hay muchos que aflojaron, se reparte diferente. Gana el que es más profesional. Las fábricas locales quedaron perimidas, no hay maquinaria nueva. Las empresas no se aggiornaron, el management hace agua y no trabajan bien la relación precio-producto, y la imagen y el servicio. Es eso, no hay muchos secretos.

Valiente tiene cinco locales de Rochas París (Gustavo Gavotti)

Valiente tiene cinco locales de Rochas París (Gustavo Gavotti)

– ¿Producen todo a nivel local?

– No, tenemos parte de producción nacional y otra importada, que viene de China, Italia y países de la región. Acá, por ejemplo, no hay producción de camperas, no se hacen. Si tengo que fabricar acá, las tengo que vender a $15.000; una de China la vendo a la mitad, incluso con este dólar. Camisería se produce acá, y ambos también. Hoy fabrican trajes a nivel local Seman y Diego Savigniano, y no mucho más. Acaba de quebrar Agrest, una noticia muy triste de una empresa tradicional. El tema es que todas las fábricas locales de materia prima se fundieron. Después se fundieron las de Uruguay. Quedó Perú y Colombia, que crecen porque se profesionalizaron y se convirtieron en exportadores. Hoy importamos trajes de Colombia y mucha materia prima de Perú, desde donde ya traemos hoy el 40% de la tela. En este país cuando tenés las respuestas te cambian todas las preguntas.

Los países no se funden nunca, se funden las empresas que no trabajan bien. Por eso hay que seguir apostando. Si te quedás mirando la economía, te paralizás

– ¿Estar enfocados en el segmento más alto les permitió sobrevivir mejor?

– No nos enfocamos sólo en el segmento más alto de clientes. También tenemos un buen segmento medio-medio para ser accesibles a todo el público. Vendemos ambos por $99.000, pero hay muy buenos por $17.000. Nos matamos para conseguir esa relación precio-producto.

– ¿Cómo se financian?

– Hoy es muy difícil. A nosotros nos ayudó mucho para crecer un crédito del banco BICE, pero lo llegué a tomar al 18 por ciento. Y también nos financiamos con capital propio. Trato de ser optimista, lo soy. Creo que puede haber un atisbo de que la política monetaria sea la acertada, pero es muy complicado tener crédito con la tasa de Leliq a los niveles que está por estos días. Los países no se funden nunca, se funden las empresas que no trabajan bien. Por eso hay que seguir apostando. Si te quedás mirando la economía, te paralizás.

One thought on “Dardo Valiente, el CEO que vistió a cuatro presidentes: “Muchas textiles cierran porque no se aggiornaron””

  1. Es muy cierto lo que dice este hombre…se funden las fábricas y no las empresas… porque a los talleres le pagan monedas y ellos remarcan bien…no hay tecnología y si con los precios que pagan por prenda confeccionada y hasta en las buenas épocas no alcanzaba para invertir….una campera básica muy bien paga $300 de confección….como llega con los costos y que ganancia le aplica para venderla a $15000. Y si es tan patriota que invierte porque no fabrica todo en el país en vez de traer de afuera…. antiguamente todas las marcas hicieron mucha plata evadiendo de todo…..así crecieron…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *