Vestirse tal como se piensa: Agustina, del marketing a la sustentabilidad

Fuente: La Nación ~ El itinerario de Agustina Ricaldoni ilustra a la perfección el estado de ánimo de una generación que, serena pero decidida, se ha divorciado del sistema de la moda dominante, codicioso e insensible al devenir del planeta y a quienes lo habitamos. En apenas un lustro, Agustina saltó en alto del dominio del marketing y de los accesorios de cuero al veganismo y una práctica rigurosa de producción de piezas sustentables. En julio último, presentó en redes su marca, Número 52. Su Instagram obtuvo una inmediata respuesta entusiasta.

Los deterioros ambientales y las fallas de ética que la industria de la indumentaria inflige a lo largo de su cadena productiva explican el rechazo de esta mujer de 43 años y la adhesión de un público informado que incluye a la moda entre los vectores principales de contaminación del planeta. Ya hay también razones de orden ético y dimensiones sociales y culturales para impulsar otros modos, sanos, justos, de creación de prendas para vestir al mundo.

En 2016, Agustina Ricaldoni había lanzado una colección de bolsos de cuero, sólidos y espaciosos, pensados para mujeres embarazadas -ella misma lo estaba por entonces-. El éxito fue considerable desde el inicio, pero a medida que su emprendimiento crecía -“Era el Ford de la cartera, en dos tonos solamente: negro y suela”- Agustina tomaba conciencia de estar forjando un eslabón más del ciclo de producción que tanta gente condenaba. Investigó. Leyó. Estudió. Los principios de la moda sustentable y las acciones y discursos de Greta Thunberg se convirtieron en referencias.

Así, no tardó en vivir un dilema ético: “¿Cómo podría trabajar con cuero? Sentía el corazón roto.”

Su cambio fue drástico. En abril de 2019, informó por Instagram su intención de dejar el cuero, sin haber aún decidido su próximo paso. Solo tenía claro que “revertía la comodidad de una (buena) situación y de un universo que le era familiar” para lanzarse a lo nuevo.

Para trasladar su producción al modo slow, optó por dos materiales iniciales: un textil de marca española, Piñatex, obtenido a partir de fibras de hojas de ananás, ideal para la marroquinería, y una tela de corcho, de alta calidad, de origen portugués, ya adoptada por Adidas y Nike y por Carolina Herrera en unas carteras de edición limitada.

Precisa Agustina: “Dado que al importar los materiales del exterior, por avión, tenemos una alta huella de carbono, colaboramos desde el inicio con la Fundación Banco de Bosques, plantando parcelas en función de las ventas”.

Con lo slow por premisa, Agustina reduce su repertorio a un mínimo de piezas básicas y clásicas, a años luz de cualquier tendencia. A la par de su bolso, hay unas botas cortas de Piñatex que enamoran, onda Chelsea, rockeras, con pulsera cruzada y taco de 5, un clásico moderno, versátiles de la oficina al after hour, y bajo la lluvia.

El próximo verano habrá dos pares de mocasines, “mis referidos de la vida”, dice, y nuevas texturas, como ciertos cueros vegetales y unas gamuzas “espectaculares, obtenidas del reciclado de plásticos”.

La moda responsable es una realidad. Agustina advierte: “La gente está despierta. Quién no habla de esto, no lo hace por ignorancia, sino porque elige callarlo”.

Moda sustentable: el color que imprime la naturaleza

Fuente: La Gaceta ~ Natalia Orozco llegó a Tafí del Valle al encuentro  Diseño argentino artesanal sustentable de tejedoras sin saber que le cambiaría la vida. Siempre sintió un fuerte vínculo con la Madre Tierra y, lejos de su Jujuy natal, en los valles tucumanos encontró la respuesta. Los tintes naturales, la cadena de la lana, las técnicas milenarias de las comunidades terminaron de tomar forma cuando bajó a la ciudad. Hoy tiene su propia marca de diseño de ropa sustentable.

Con su emprendimiento experimenta y retoma las técnicas de producción y de teñido ancestrales. “Con la industrialización se perdió un oficio antiquísimo y precolombino que fue reemplazado por la creación de tintes químicos artificiales que agilizan la producción pero son altamente tóxicos para la Madre Tierra”, explicó.

El principal motor que impulsó al proyecto fue el hecho de haber conocido acerca del sistema industrial de producción de moda, que no sólo es excesivamente contaminante, sino que promueve el trabajo clandestino. “Desde un principio quise generar un cambio en el paradigma de producción volviendo a lo artesanal, tomando el oficio milenario de teñir con tintes naturales e ir rediseñando cada proceso del diseño, así sea sustentable en toda la cadena productiva”.

Natalia conocía de moda, pero no quería seguirla, sino que buscaba algo más profundo, que hablase de un contexto y se inspirase en la naturaleza. Es por eso que tomó la decisión de embarcarse en el mundo de lo sustentable, procurando disminuir la contaminación. “Cuidamos el uso del agua, tratamos de no desperdiciar juntando agua de lluvia”.

Su estilo de trabajo se basa en cero desperdicios textiles (zero waste pattern design), en el uso de tintes naturales de producción artesanal y la creación de los estampados a partir del uso de hojas naturales y residuos orgánicos, como cáscaras de cebolla, yerba mate. Inclusive el diseño del packaging sigue la premisa de crear con la menor huella ambiental posible. Actualmente trabaja con tejidos de algodón provenientes de cooperativas textiles del norte del país, lo que aporta a las prendas un valor social ya que dichas asociaciones trabajan con éticas de comercio justo. “Es importante visibilizar las condiciones en las que se crean las prendas, por eso hacemos foco en la trazabilidad completa de nuestros productos y en la transparencia laboral”.

Su propuesta sustentable no sólo es una manera de demostrar que se puede crear con técnicas más amigables para el ambiente. Natalia logra crear ya sea desde el descarte, los desechos o el reciclaje.

Natalia aplasta un helecho silvestre contra un recorte de tela blanca. Tuvo que viajar hasta las Yungas para encontrar ese pedacito de selva que quedará marcado en la prenda cuando el paso de las horas la oxide. El proceso es lento y puede durar hasta tres días pero a ella le apasiona. Cuando la huella de la hoja quede tatuada en la tela, junto con el pigmento de la yerba mate, todo el esfuerzo habrá valido la pena.

El feminismo gana visibilidad entre las marcas de moda argentina

Fuente: Fashion Network Argentina ~ A lo largo de la historia, la moda siempre funcionó como un modo de expresión para las mujeres: desde los colores característicos que vestían las sufragistas británicas, pasando por las primeras jóvenes en atreverse a usar un smoking hasta la rebeldía de Mary Quant al inventar la minifalda en los años 60.

En la actualidad, hace algunos años que las mujeres vienen atravesando un importante momento histórico gracias a la nueva ola de feminismo presente en muchísimos países del mundo. En Argentina, en particular, las reivindicaciones feministas tomaron mucha fuerza desde 2015, año en el que surgió el movimiento “Ni una menos”, un colectivo nacido con el fin de protestar y repudiar la violencia de género y los femicidios en dicho país.

Como pasó a lo largo de las diferentes épocas, las mujeres argentinas volvieron a utilizar a la moda como un canal para expresar y visibilizar aún más la lucha feminista. Fue así que surgieron muchas marcas de diseño ligadas con este activismo.

Una de ellas es Emme Vázquez, una firma de indumentaria creada por la diseñadora y actriz argentina Melisa Vázquez, cuya cápsula Carnal está pensada exclusivamente en torno a la violencia y las problemáticas que viven hoy las mujeres.

“Comencé a estudiar el feminismo y a acercarme al movimiento yendo a los encuentros de mujeres en Argentina. Además, soy docente en una materia de la FADU (Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires) que tiene perspectiva de género y una bibliografía muy interesante en relación a los estereotipos asociados a la indumentaria y la cuestión de hegemonía de clase en el sistema de la moda”, cuenta Vázquez en entrevista con FashionNetwork.com.

Sus diseños utilizan el corset como prenda emblemática de la tipología de mayor opresión de la vestimenta femenina, para generar prendas desestructuradas y fusionadas con la lencería, el estilo deportivo y frases de reconocidas autoras feministas.

En 2018, Emme Vazquez ganó el concurso Autores de Moda BA, lo que la llevó a poder presentar su colección en la importante pasarela de la Buenos Aires Fashion Week primavera- verano 2019.

“También trabajo con la fundación Media Pila, con mujeres en situación de vulnerabilidad para hacer otras remeras (camisetas) y poder ayudar. Varias de las modistas con las que yo trabajo son egresadas de esta fundación, que trabajan en sus talleres o desde su casa como monotributistas. Es un gran pilar para desarrollar un comercio ético y justo”, detalla.

Recientemente, sus diseños llegaron a París de la mano de la presentación del “Primer libro de Diseñadores de Latinoamérica”, de la fotógrafa francesa Marie Daveréde. Allí, Vazquez presentó su colección “Femme-Bang SS20”, participando con otros importantes diseñadores nacionales tales como Pablo Ramírez y Jessica Trosman.

Luchando por la aceptación de todos los cuerpos

Otra de las firmas argentinas que entrelaza el diseño con el activismo feminista es Crema, boutique de goce, un proyecto de lencería que apunta a la inclusión de todas las morfologías.

“Me parece fundamental que empecemos a desligarnos de la idea de que nosotras como personas nos tenemos que adaptar a las prendas. Las prendas se tienen que adaptar a nosotras. No es difícil ni costoso, es una cuestión cultural y se han instalado modas. Desde la militancia del feminismo venimos rompiendo con ese concepto de las mujeres de seguir cediendo ante todo y ante algo tan obvio y necesario como la ropa”, opina Lupa, la diseñadora y fundadora de la marca, en conversación con FashionNetwork.com.

Crema ofrece a través de las redes sociales diversos diseños de lencería con un enfoque artesanal sin stock ni tallas estandarizadas, donde cada clienta puede pedir a medida el modelo que más les gusta, realizándole todas las modificaciones necesarias para que se sientan cómodas.

Consultada sobre por qué cree que el feminismo tiene tanta fuerza en Argentina, Lupa dijo que es un movimiento en constante crecimiento. “Creo que hay una corriente mundial de información y visibilización de cuestiones que no se hablaban y que empezaron a hablarse. Cuando empezás a escuchar empezás a hacerte preguntas, es increíble como se generan interrogantes. Mi proyecto funciona en un círculo que se retroalimenta y se mantiene por el empoderamiento de las mujeres, que se reconocen merecedoras de esto, de tener la prenda que te gusta y cuando te gusta. Para vos misma y no para compartir con nadie. Creo que eso fue lo más lindo, que nos hizo encontrarnos”, expresa.

Las remeras como bandera

En 2017, las amigas Erna y Julieta aprovecharon la moda de las camisetas con slogans para crear Siesta, prendas que gritan, un emprendimiento que tiene como protagonistas las frases feministas.

“No queríamos hacer frases de cualquier cosa, porque de eso hay miles. Nos parecía una buena manera de comunicar y hacer visible la lucha feminista que cada vez tomaba más fuerza, sobre todo en las marchas que iban surgiendo luego del primer #niunamenos”, cuentan ambas a FashionNetwork.com.

Con lemas como “Somos la semilla de la rebeldía” o “Al machirulo ni cabida”, las camisetas de Siesta se consiguen en su tienda online con envíos a todo el país o en un showroom de emprendimientos autogestivos en Buenos Aires.

“Las frases se convierten en un resumen de uno o dos renglones lo que desde la academia y desde las calles se viene diciendo y escribiendo. Hacer visible en pocas palabras nuestro reclamos, como exigir políticas públicas que respeten nuestras decisiones y entender que la violencia de género debe ser tratada como una cuestión pública, un flagelo cultural al que debe abordárselo desde el Estado”, concluyen Erna y Julieta.

Adidas fabricará ropa y calzado con plástico reciclado

Fuente: IProfesional ~ Adidas entra de lleno en la ecología con una nueva propuesta para utilizar dos nuevos tejidos que contienen plástico reciclado en sus productos

El tema del plástico y su reutilización no es nuevo para el fabricante alemán, quien desde hace unos años hizo oficial su alianza con la organización Parley for the Oceans para convertir la contaminación marina en ropa deportiva. Esto se ha visto materializado en jerseys oficiales de futbol, zapatillas y equipamiento para otras disciplinas en 2019.

Ahora Adidas ha anunciado dos nuevos tejidos llamados Primeblue y Primegreen, tecnologías sostenibles que contienen plástico de los océanos y en donde se recicla el 100% del poliéster utilizado. Primeblue se define como un tejido de alto rendimiento que contiene Parley Ocean Plastic y está presente en las zapatillas Ultraboost 20 para corredores, así como en uniformes de ligas y equipos importantes.

Primegreen es también de alto rendimiento y se caracteriza por no contener plástico virgen (recién creado). Según Adidas, ambos serán clave para que la empresa alcance el 50% del volumen total de poliéster reciclado a finales de 2020.

El fabricante abordará tres categorías de productos sostenibles: reciclados, reutilizables y verdes. En los primeros entran los recién anunciados Primegreen y Primeblue, la segunda es de productos como la Futurecraft Loop, unas zapatillas para ser reutilizadas una vez cumplido su ciclo de vida. Por último, los productos verdes o “Bionic” serán pensados para tener múltiples vidas y eventualmente “volver a la naturaleza”.

Con el anuncio, Adidas también detalló un plan en el que reducirá su huella de carbono y logrará la neutralidad climática en 2050. Comenzando este año, más del 50% del poliéster utilizado en los productos será reciclado. Posteriormente logrará acuerdos con diversas disciplinas deportivas y ligas para hacer la transición a uniformes sostenibles, indicó Hipertextual.

La moda argentina ante un nuevo paradigma de producción: el modelo slow

Fuente: Perfil ~ El encuentro con Mauro Pesoa, diseñador de 26 años que ya suma un Martín Fierro de la moda junto con premios de proyección internacional, se da en un café porteño del barrio donde vive desde hace pocos meses. Su taller permanece en Formosa, donde creció; cerca de su madre, quien le transmitió el oficio familiar: mimbrería.

Hoy esa técnica es el diferencial de sus creaciones, desde prendas hasta zapatos o carteras, siempre reivindicando el valor de lo artesanal y de un modelo de producción “slow”.

-Si bien empezaste hace pocos años, tus diseños acarrean un legado familiar de tres generaciones. ¿Cómo lo aggiornás?

-Parto de lo que significa la mimbrería. El oficio lo aprendí cuando ya había egresado de diseño, gracias a mi madre, Y juntos decidimos aplicarlo a una colección que relataba nuestra relación madre-hijo. Con ella ganamos el primer concurso franco argentino de moda sustentable, allá por 2015, y viajamos a Milán para representar a la Argentina.

Hasta el día de hoy, mi idea es hacer del mimbre el diferencial de la marca, logrando que esté tanto en prendas como en objetos sin que compitan. Soy el único de mi familia que sigue el oficio, es una gran responsabilidad.

-¿Qué te da esta técnica, que no hayas aprendido en la carrera de indumentaria?

-Son cosas totalmente distintas. Si bien en indumentaria vas viendo cómo se generan cosas con diversos materiales, lo hacés como un prototipo. Cuando empecé a trabajar el mimbre, encaré mi proyecto como una marca de consumo fijo. Es difícil mantener una firma que tiene un oficio atrás, sin hacer sillones ni canastas de mimbre que ya se vieron.

También te puede interesar: Pampita y Angie Landaburu: quién es el diseñador predilecto para las bodas

-¿Cómo se compara la artesanía con el diseño?

-Ambos son oficios. En la mimbrería, existen pasos a seguir parecidos a los de la indumentaria. Para trabajar con mimbre tenés que prepararlo una hora antes, ponerlo en remojo, seguir por el trabajo manual… Además, en ambos casos hay que diseñar: pensar antes de hacer.

-¿Cómo desarrollás tus colecciones?

-Las ideas surgen en cualquier momento, y las voy anotando en un libro. Cuando me pongo a pensar una nueva colección, la fusiono con lo que me esté pasando a nivel espiritual o emocional. Mis vivencias en Formosa, siempre presentes.

-¿Qué rol juega la sustentabilidad en la moda actual?

-Debería ser una política de Estado. Hoy en día, hasta la nafta puede ser sustentable. Las marcas de moda deberían, aunque sea, tener visibilidad en toda la cadena de desarrollo del producto; idealmente, un producto slow. En la Argentina hay algodón sin agrotóxicos, materiales de descarte.

Tenemos que pensar en lo que estamos dejando. Hoy los proyectos sustentables son de nicho, producen en pocas cantidades a precios elevados. Pero a la vez está toda esta gente que empieza a consumir responsable, desde lo que come hasta lo que hace en su vida cotidiana, y también quiere vestir así. Es un punto de quiebre.

También te puede interesar: ¿Ecología o marketing?: la firma de fast fashion que alquilará sus prendas

-¿Qué materiales utilizás?

-Además del mimbre, algodón sin agrotóxicos. Un tejido que traigo de asunción, hecho de fibras de coco. Y un algodón que, si bien tiene agrotóxicos, está hecho por familias.

-Otro punto clave es la mano de obra…

-Sí, así funciona la economía circular. Cuando trabajás con empresas chicas, sabés toda la terciabilidad de las personas que trabajan allí. Es indispensable conocer la fábrica, ver el estado en que se produce. De eso se trata el rol actual del diseñador.

Ya terminó eso de que compraba una tela y hacía algo fabuloso. Hoy podés competir con industrias enormes, por lo general tailandesas o chinas, cuya mano de obra es desconocida. Pero evolucionar es pensar en toda la cadena. Es tiempo de resignificar lo artesanal.

-¿Cómo compartís esta filosofía con el público?

-Las prendas de mi última colección, Oficio Ancestral, en vez de etiquetas tienen códigos QR. al escanearlos te enterás de quién hizo cada pieza, cómo, qué cantidad de agua se consumió. Si podés tener toda esa información online, incluido el nombre de la marca, ¿para qué desperdiciar metros de etiquetas de plástico?

-¿Notás alguna similitud entre tus adeptos?

-Si bien varían en edades y procedencias, suelen compartir cierta nostalgia. En los años 60, el mimbre tuvo su gran boom, interrumpido en los 80 por el auge plástico. Aquel recuerdo de abuelas, de madres, de la propia juventud, obra como disparador. Por eso creo que el típico modelo de “segmentación” ya caducó.

Según Pesoa, vencida está también la dualidad temporal. ¿Primavera-verano? ¿Otoño-invierno? ¿Medias estaciones? Ajeno a los esquemas, el diseño slow debe sus colecciones al mood de cada autor. Oficio Ancestral fue exhibida en BAFWeek y descripta por el artífice como “metafórica”.

Sus musas “personajes de la mimbrería, cuya labor difiere según su lugar de procedencia”. Su leitmotiv, “resignificar prendas de trabajo”. Mujeres con vestidos repletos de tiras, otrora útiles al momento de trasladar mercadería. Hombres ataviados en overoles, aptos para toda cosecha. Y a modo de colofón, máscaras de mimbre que, ocultando la identidad de sus modelos, concentran la atención en las prendas.

También te puede interesar: Se subasta el vestido con el que Lady Di y John Travolta hicieron historia

-Si te abstrajeras del legado familiar, ¿qué te distinguiría como creador?

-Ser joven. Es decir, ser un pequeño factor de cambio. Hacer cosas chicas, sí, pero que van a servir a lo largo. Ya de chico traía eso de “modificar” cuestiones que iban con el cuerpo; ya fuera una remera al revés, un nudo que generara una nueva silueta.

-¿Cómo percibís la situación de la moda argentina?

-Veo un cambio a nivel educación, que es de donde nace la nueva generación. Si enseñás con métodos antiguos, como etiqueta y protocolo, limitás. Así terminás copiando otras marcas.

Las cátedras de ahora trabajan desde otro punto de vista. Hay marcas ya instaladas que, ajenas a esto, intentan hacer algo mucho más fashion que les sirve, obviamente, pero no sé cuánto tiempo puede llegar a durar.

-¿Qué desafíos proyectás para el año que comienza?

Expansión de marca. Estamos cerrando con una plataforma online, independiente, de Nueva York. También hay propuestas de Tokio, pero para encarar ese mercado hace falta cintura. Tenemos que estar preparados.-

Tendencias en activewear que reinarán este 2020

Fuente: CIAI ~ Lyst, buscador de artículos de moda, investigó las microtendencias emergentes y los cambios continuos en la cultura activewear, la moda y el consumo en los últimos tres años para llegar a las siguientes conclusiones.

Las tendencias que reinarán en el panorama athleisure este 2020 son: prendas para esculpir la silueta, moda cada vez más sostenible, marcas orientadas a eventos brunch y artículos funcionales y futuristas.

Esculpiendo la silueta

Las búsquedas de artículos activewear han experimentado un incremento notable desde el inicio de este nuevo año, concretamente del 59%. La demanda de leggings fue elevada a lo largo de todo 2019 y registró una subida del 15% adicional desde la primera semana de 2020 impulsada por los propósitos de Año Nuevo.

En cifras…

Cada hora se compran en Lyst una media de 35 leggings, y su coste promedio ha aumentado un 17% interanual. En España, el crecimiento del interés ha sido constante desde el final del verano y en concreto búsquedas de leggings han aumentado en nuestro país un 252% desde septiembre de 2019.

Tras el resurgimiento de la ropa moldeadora, los leggings y los pantalones de deporte que realzan la figura se han convertido también en uno de los artículos de moda favoritos del momento. Estos datos ponen de manifiesto el crecimiento continuado de su popularidad, y las búsquedas que incluyen las palabras clave «moldeador», «push up» y «reductor» han registrado un aumento agregado de más del 392% en los últimos tres meses.

Las visualizaciones de páginas de leggings que reducen la cintura y moldean la figura de SPANX, Sweaty Betty y AloYoga han crecido sustancialmente en el recién estrenado año.

Cintura alta y monos de cuerpo entero

Las búsquedas de leggings de cintura alta marcan máximos históricos y han aumentado un 65% interanual. Paralelamente, Lyst ha observado un crecimiento del interés por los monos de deporte de una pieza. La demanda de monos y leotardos creció de forma agregada un 83% en 2019 y ha aumentado un 21% más desde principios de enero. Los monos deportivos de marcas como Adidas, ASOS y Free People Movement están disfrutando de un gran protagonismo en el sector de la moda. El color más buscado es actualmente el negro sólido.

Moda cada vez más sostenible

Las búsquedas de moda sostenible han crecido un 75% interanual, y el activewear con consciencia ecológica es una de las principales tendencias que prevemos para 2020. Plástico reciclado, nylon regenerado, algodón orgánico o poliéster reciclado son algunos de los materiales utilizados por las marcas deportivas eco-friendly de creciente popularidad entre los compradores.

Las palabras «sostenible» y «reciclado» aparecen cada vez más en las búsquedas de zapatillas deportivas casual. Por ello, no es de extrañar que la marca de zapatillas deportivas casual sostenibles Veja lanzase su primera zapatilla de deporte en septiembre tras trabajar durante cuatro años en el desarrollo del modelo eco de running llamado «Condor».

Hacia la sostenibilidad

Simultáneamente, las búsquedas de materiales sostenibles específicos para activewear utilizados comúnmente en la ropa deportiva han experimentado también un importante crecimiento interanual: un 102% en el caso del econyl, un 130% en el del repreve, un 42% en el del tencel y un 52% en el del algodón orgánico. Ahora más que nunca, los compradores eligen moda respetuosa con el medio ambiente para hacer deporte, y las búsquedas de las palabras clave «ropa deportiva sostenible» marcan máximos históricos al registrar un crecimiento del 151% en relación con el año anterior. Las marcas más buscadas actualmente en Lyst en el ámbito de la ropa deportiva responsable son Girlfriend Collective, Adidas x Parley, Outdoor Voices y Vyayama, la marca de ropa de yoga y deporte consciente que más rápidamente ha crecido.

En España, los artículos deportivos son en muchas ocasiones la primera toma de contacto con la moda sostenible. La marca ecológica más buscada en España es Veja, fabricantes de zapatillas sostenibles. Las búsquedas para la marca han crecido en nuestro país un 223% desde septiembre.

Marcas para el brunch

La creciente popularidad del yoga –esa disciplina que llena nuestros canales de Instagram– ha dejado en el espacio de la ropa deportiva una impronta que refleja esta tendencia. Desde citas y hashtags motivadores hasta influencers del fitness con millones de seguidores en Instagram, la ropa deportiva ha dado un salto de nivel para pasar a formar parte de estilismos cool aptos tanto para ir al gimnasio como para tomar un brunch el fin de semana.

Las prendas activewear de Lululemon o Beyond Yoga –con sus característicos y actuales animal prints, atrevidos patrones o elegantes tonos monocromos– experimentaron en 2019 un incremento constante en la frecuencia de búsqueda que sugiere un auge de los estilos de vida más saludables. Además, no parece que esta tendencia vaya en descenso este año, ya que de hecho ha experimentado un aumento del 38% desde principios de enero. Entre otras, las marcas de moda deportiva australianas, como P.E Nation y L’URV, gozan actualmente de una elevada demanda en Lyst.

El poder del yoga

Asimismo, la creciente popularidad de la cultura del yoga en los últimos dos años ha contribuido a que el número de productos relacionados con esta práctica a la venta en Lyst aumente un 42%. Las búsquedas de moda centradas en prendas de vestir para yoga han crecido notablemente, en particular los «leggings de yoga», que aumentaron un 36% intermensual. Más del 32% de los usuarios que compran ropa deportiva en Lyst filtran por colores al comprar sus artículos de yoga. Las búsquedas online indican que los colores pastel –en particular el azul claro, el rosa bebé, el lila, el beige y el blanco– han repuntado y aparecen frecuentemente en búsquedas relacionadas con el yoga.

En España las marcas deportivas más buscadas son por este orden: Nike, Sprwmn, Adidas Originals, Fila, Puma y Alo Yoga.

En nuestro país se confirma la tendencia de los leggins fuera del gimnasio, de hecho entre los más populares están modelos como los Heritage de terciopelo de Nike, los de logo de Ellesse, de raya lateral de Fila y los leggings de poliuretano negro de Stradivarius.

Funcional y futurista

La difuminación de las fronteras entre «entrenar» y «salir» se traduce en una evolución de la ropa deportiva futurista que busca el equilibrio perfecto entre funcionalidad y moda. Desde los colores metálicos hasta los leggings con cremalleras y bolsillos, la demanda de prendas deportivas mixtas crece de forma imparable. De hecho, las búsquedas de leggings con bolsillos han aumentado un 180% en los últimos tres meses, mientras que las búsquedas de «leggings con cremalleras» han crecido un 76%.

Brillos y efecto encerado

Asimismo, otro estilo de tendencia que ha experimentado un rápido auge recientemente son los leggings de alto brillo y con efecto encerado. La demanda de estos modelos –demasiado estilosos para sudarlos– va en aumento, y la búsqueda de «leggings negros con efecto encerado» en particular ha aumentado un 250% desde mediados de noviembre. Después de que JLo se dejase ver luciendo unos leggings de yoga de color oro rosa metalizado en diciembre, las búsquedas de «leggings metalizados» aumentaron un 33% en las siguientes 24 horas.

Monocromático

Por su parte, las búsquedas de colores monocromos sólidos que pueden combinarse y conjuntarse fácilmente –como el negro, el burdeos, el verde oscuro y el gris– han ganado en popularidad en los últimos tres meses, avanzando de forma agregada un 71%. La colaboración entre Nike y la diseñadora de ropa futurista Marine Serre en la colección cápsula de la copa mundial de fútbol femenina de 2019 resultó ser todo un éxito y generó un pico de visualizaciones de página de la diseñadora durante su anuncio el pasado mes de mayo.

Tonalidades neón

Otra demanda que ha experimentado un marcado crecimiento es la de ropa deportiva en tonos neón de colores como el fucsia y el amarillo, cuyo número de búsquedas registra actualmente aumentos del 61% y el 55%, respectivamente.

Detalles del estudio

Para recopilar los resultados del Informe sobre Activewear, Lyst comparó el comportamiento online de más de 104 millones de consumidores que buscaron, exploraron y compraron artículos de moda en más de 12.000 marcas de moda y distribuidores. Asimismo, Lyst analizó los diferentes picos de búsqueda registrados en los últimos tres meses.

Jean-Paul Gaultier se despidió de la moda con un desfile que simuló su funeral

Fuente: Cronista ~ “La moda para siempre”. Con ese epitafio cerró el último desfile de Jean-Paul Gaultier, el diseñador francés que se despidió de las pasarelas con un show que simuló ser su funeral, y del que participaron algunas de las musas y todas las prendas icónicas que marcaron su carrera de 50 años. Al final, cantó Boy George.

Sin embargo, no será un adiós definitivo: “Haré exposiciones, espectáculos, me dejaré guiar por nuevas aventuras”, declaró el ‘niño terrible’ de la moda.

Con 67 años, Gaultier presentó la colección de alta costura primavera-verano 2020 que, en verdad, fue una selección de sus grandes éxitos, tan eclécticos como disruptivos: desde las prendas marineras hasta los corsés que usó Madonna en los ’90, pasando por los jeans con cuero y el estilo andrógino.

En el Teatro de Chatelet, en París, se subieron a la pasarela algunas de sus musas: la vedete estadounidense Dita Von Teese, la Miss francesa Iris Mittenaere, la top model estadounidense Bella Hadid, la actriz española Rossy de Palma y la cantante francesa Mylène Farmer.

El momento más divertido del desfile-show fue cuando apareció, sobre la pasarela, un féretro decorado con los conos del corset que hizo famoso Madonna, trasladado por un grupo de bailarines, al tiempo que Boy George cantaba en vivo ‘Back to black’, el himno de Amy Winehouse.

Siempre me gustó mezclar, especialmente cosas que en principio no pegan entre sí. Me encanta el mestizaje de prendas, personas, razas y géneros. Cuando sabemos mirar, hay belleza por todas partes”, expresó Gaultier, quien en 2018 estuvo en Buenos Aires para la inauguración de ‘Amor es amor’ en el CCK, una exposición en tributo al matrimonio igualitario.

“Estoy haciendo lo mismo que hacía al principio de mi carrera sin recursos, pero ahora con mi legado. Adiós a la nuevo y hola a viejo”, resumió. Unos 250 modelos caminaron por la pasarela ante 1.800 invitados que aplaudieron a rabiar, entre los que estaban colegas como Christian Lacroix.

En una entrevista publicada por El País Semanal en julio, en ocasión de su anterior desfile en París, Gaultier revelaba su visión crítica sobre el estado actual de la industria de la moda: “Hay demasiada ropa. Todo, incluidas las marcas, es masivo, como si fuese Carrefour. Y tenemos que dejar de consumir tanto. No es algo malo per se. Simplemente debemos adaptarnos, ser más concisos: hacer poco y bien”.

Eso explica que hace 6 años haya decidido dejar de producir colecciones prêt-à-porter, para hacer foco únicamente en alta costura y perfumes. Según el diario español, “Gaultier fue uno de los primeros en expresar pública y claramente su rechazo hacia un modelo de negocio que había obligado a las firmas a pasar de producir dos colecciones al año -otoño/invierno y primavera/verano- a más del doble. También fue uno de los pocos en actuar en consecuencia”.

Textiles entre los 7 sectores que impulsa el Gobierno para salir de la crisis

Fuente: Clarín ~ La Argentina se encamina a transitar otro año recesivo. El tercero en forma consecutiva. Los analistas pronostican una caída del PBI para 2020, “aunque si se aleja el fantasma del default podría empezar a recuperarse en el segundo semestre y concluir el año con valores positivos”, indica un informe de Ecolatina. El año pasado un solo sector logró crecer: el campo. Para el actual, los expertos vaticinan buenos rendimientos y mejoras en varios rubros, entre ellos la agroindustria (sobre todo la carne), el turismo, y algunas ramas industriales como textiles, electrodomésticos, cueros, calzados y juguetes.

Hay otros negocios que también podrían evolucionar favorablemente, pero dependerá de las medidas que tome el Gobierno, como la producción en Vaca Muerta, la exportación de servicios profesionales (por la suspensión de la ley de promoción), la construcción y el consumo masivo. Hay factores que inciden a nivel general (cepo, poder de compra de los salarios y tasas de interés) y otros de manera muy particular, como por ejemplo la ampliación y el reforzamiento de las trabas a las importaciones, lo que impacta en la producción de manufacturas.

“En 2019, las pymes industriales resultaron muy golpeadas”, explica el director ejecutivo de la UIA, Diego Coatz. Las importaciones tienen algo que ver, pero aclara que la reactivación depende fundamentalmente de la recuperación económica. Inicialmente, aunque sin grandes definiciones, el Gobierno trata de reanimar actividades intensivas en empleo, como textiles, alimentos, cueros, calzado y juguetes. “Pero con las grandes industrias (construcción, automotriz), las que mueven el PBI, hay que ser muy cautelosos”, expresa Coatz.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, viene manteniendo rondas de consultas con empresarios de diversos ámbitos. Y a todos les repite lo mismo. Lo primordial es estabilizar la macro y revitalizar sectores con mucho empleo, “con una baja progresiva de tasas, controles a las importaciones y la competencia desleal y una moratoria impositiva para las pymes”, dijo al Económico Daniel Rosatto, presidente de IPA (Industriales Pymes Argentinos).

Los sectores ganadores de 2020, según un análisis de Abeceb, serían el campo (141 millones de toneladas para la campaña actual), textiles (una industria con una capacidad ociosa de 51,6%), electrodomésticos, químicos (agroquímicos y productos de limpieza y perfumería) y servicios basados en el conocimiento, a pesar de las dudas por el futuro del régimen promocional, hoy suspendido.

La economista de Econviews Lorena Giorgio añade a la lista el turismo receptivo. El negocio se vio favorecido por las sucesivas devaluaciones y por el recargo del 30% a las compras de los argentinos en el exterior. “La llegada de visitantes desde el exterior derrama sobre otras actividades, tales como la gastronomía, la hotelería y los servicios”, remarcó.

Uno de los interrogantes clave del año es Vaca Muerta. Con el congelamiento de tarifas y el cepo, su desarrollo entró en un cono de sombras. “La perforación de pozos se redujo 14% entre setiembre y noviembre del año pasado, con respecto al mismo lapso del año anterior”, comenta Javier Cao, de Abeceb. El economista añade que las empresas demoran inversiones “a la espera de definiciones sobre una potencial ley de incentivo para el sector”. Sobre esto, subraya que el punto principal es la posibilidad de acceder a los dólares para girar divisas al exterior.

Giorgio conjetura que Vaca Muerta podría ser un sector ganador siempre y cuando se brinden facilidades impositivas, reglas claras y la posibilidad de girar utilidades. “De otro modo -agregó- es difícil que lleguen nuevas inversiones”. En cuanto a la energía eléctrica, Abeceb calcula que “el Gobierno deberá desembolsar entre US$2.000 y US$3.500 millones en subsidios” para compensar las tarifas planchadas, “que afecta en principio a las distribuidoras del AMBA”.

El rubro exportación de servicios profesionales presenta dos caras. Abeceb alude a la decisión oficial de frenar el régimen promocional, que contemplaba beneficios impositivos y laborales a tecnológicas, consultoras y desarrolladoras de software. “Es un sector competitivo, pero habrá que estar atento a los cambios en las reglas de juego”, destaca la consultora. A pesar de esto, Giorgio sostiene que el negocio crecerá. “Por las devaluaciones, hoy es más barato contratar mano de obra argentina que en otros lados. Y hay firmas que están retornando al país, que cuenta con recursos altamente calificados”, finalizó.

El reforzamiento de las restricciones a las importaciones impacta parcialmente a rubros industriales. Sin embargo, el director de DNI, Marcelo Elizondo, recordó que ya había 1.200 posiciones arancelarias vigentes desde el gobierno anterior. “Ahora se agregaron 300 posiciones más: autos, autopartes, motos, plásticos, productos de madera, insecticidas y electrodomésticos”, enumeró.

Elizondo señala que metalmecánica, textiles, calzado, marroquinería y los juguetes eran algunos de los rubros cubiertos por las LNA (licencias no automáticas), lo que implica un permiso para importar. “Pero ahora es posible que a estos sectores se los controle más”, añadió.

Las importaciones en 2019 totalizaron unos US$50.000 millones, lo que representa una caída de 25,3% con respecto al año anterior. “El alcance de las LNA -dice Elizondo- suma alrededor de US$15.000 millones”. Una cifra similar a la manifestada por Kulfas. ¿Los mayores controles impulsarán la producción local? Desde el grupo fueguino Newsan prevén incrementarla a lo largo del año. “Se abre la posibilidad de fabricar productos de línea blanca por el nuevo esquema de aprobación de licencias”, dijeron desde la firma.

Emanuel Poletto, presidente de la CAIJ, la cámara del juguete, sostuvo que durante el macrismo, las importaciones crecieron 80%. “Además -resaltó el empresario- el 30% del total ingresa al país mediante prácticas desleales, con precios por debajo del costo de la materia prima”. La industria está conformada por 180 empresas pymes, entre ellas Duravit, Ruibal y Rasti.

Por la alta inflación y la pérdida del poder de compra de los salarios, la venta de productos masivos (alimentos, bebidas, limpieza y tocador) cayó 12% el año pasado, según datos de la consultora Nielsen. De todos los canales, los que menos perdieron fueron los mayoristas (-2,5%) y las cadenas de supermercados (7%). Para 2020, los analistas prevén una desaceleración en la caída, en el mejor de los casos, siempre y cuando se estabilicen variables clave, como “inflación controlada, dólar calmo y las eventuales medidas de estímulo al consumo”, opinó Osvaldo del Río, director de la consultora Scentia.

Si eso ocurre, agrega Del Río, el nivel de consumo oscilará entre -1% y +1,5%. Si no es así, Scentia pronostica una contracción de -5,7% para este año. Desde Nielsen sostienen que las proyecciones son difíciles, pero que la recuperación llevará bastante tiempo. “Lo más probable es que el consumo no siga cayendo y esto sería una buena noticia”, destacó Javier González, analista de Nielsen.

Abeceb prevé una pequeña suba de 0,3% para todo el año por varios factores: “Mejora de ingresos por congelamiento de tarifas, una recomposición de ingresos para los sectores bajos (tarjetas alimentarias y devolución de IVA) y acuerdos de precios para canasta básica”, entre otras cosas.

A pesar de todo, González sostiene que los consumidores reordenaron sus gastos en función de la matriz impuesta durante el gobierno de Macri: quita de subsidios a los servicios y el transporte. “Aunque se mantengan congeladas las tarifas, es muy difícil retornar al consumo del último ciclo kirchnerista”, explicó. Por otro lado, el experto señala que fabricantes y cadenas de supermercados demoran decisiones “porque creen que el Gobierno tomará otras medidas”.

Hay otros grandes rubros que tienen pronóstico reservado. La construcción afronta un año con dos caras: por un lado, el ladrillo ofrece la posibilidad de captar inversiones en pesos favorecidos por el cepo. Pero las ventas están en los niveles históricos más bajos. Abeceb proyecta un año de estancamiento “tras la caída de 7,8% de 2019”.

La industria automotriz estima vender este año 410.000 unidades, esto es casi 50.000 unidades menos que en 2019, “que fue la más baja desde 2005”, dice el informe de Abeceb. El sector se vio afectado por las sucesivas devaluaciones y también por la suba de impuestos internos. De todos modos, la consultora remarca que “las exportaciones y proyectos de inversión (PSA comienza a fabricar localmente el modelo 208) impulsarán la producción, que podría crecer 7,8%”. En parte, ese incremento reforzaría las ventas de 0km a la región.

La producción de electrodomésticos cayó 37% en los últimos dos años. Por las trabas a las importaciones, en 2020 se prevé una recuperación.

Crearon una marca de ropa y sus vestidos son la clave de su éxito

Fuente: Ohlala ~ Dos mujeres se aliaron para lograr un modelo de negocio rentable en el complejo mundo de la moda. Acá te contamos cómo lograron subsistir a pesas de las crisis y adversidades del rubro.
Sofía Incera (36) es diseñadora de indumentaria y desde muy chica soñó con tener su propia marca de ropa. Mientras estudiaba la carrera se animó y dio el primer paso: armó Bisovi, la registró e hizo una primera colección. Sin embargo, nunca llegó a lanzar, ya que tenía una socia que se bajó antes de arrancar y la dejó sola. Empezó a hacer ferias los fines de semana con las prendas que había hecho, pero esas ventas no le generaban ingresos para vivir y empezó a volcarse al área textil. Se dio cuenta de que gracias al contexto del país había una oportunidad en producto terminado que la llevó a construir y armar una fábrica. Encaminó su rumbo por ahí y dejó a Bisovi dormido. Pero todo cambiaría en 2013, cuando conoció a Luz González Clément (32), su cuñada y novia de su hermano, quien se convertiría en su aliada ideal.

Sofi le comentó que tenía ganas de resucitar esa marca que había hecho a sus 18 años y Luz, que es muy fan del mundo emprendedor, del espacio digital y las redes sociales, no lo dudó. Ella estudió comunicación y trabajaba en una multinacional manejando la estrategia de redes sociales de toda Latinoamérica. “Con Sofi tuvimos una conexión muy fuerte, somos las dos muy parecidas. Estamos bien divididas porque yo estoy muy volcada en todo lo que es venta, comercialización y marketing; ella, enfocada en el diseño. Somos un complemento perfecto, las dos tiramos para adelante. Desde el momento en el que arrancamos nunca frenamos. Al principio yo seguía con mi trabajo y vendía Bisovi en mi casa, hacía ferias los fines de semanas. Sofía estaba abocada a su fábrica, pero desarrollaba el producto y yo se lo comercializaba”, cuenta Luz.

Estuvieron algunos años así hasta que hubo un quiebre y tuvieron que decidir el futuro de la marca. “En 2018, por el contexto nacional la fábrica de Sofi, donde hacíamos las producciones, ya no podía seguir y tuvimos que decidir qué hacer con esto: era o cerrar las persianas y que cada una hiciera lo suyo o poner todo. Yo no podía seguir con las dos cosas, la doble vida no daba para más, así que en junio renuncié, armamos una nueva sociedad, una nueva fábrica. Nos mudamos a un lugar más chico, con seis personas muy abocadas a Bisovi. Reestructuramos todos los procesos que teníamos y todas nuestras proyecciones. Planteamos un negocio a largo plazo que funcione”, recuerda Luz.

Para exprimir al máximo la empresa, Luz se inscribió en un programa de Endeavor y fue seleccionada para participar de un curso para mujeres en el cual recibió asesoramiento y capacitación de mentores sobre cómo resolver sus desafíos de negocio. Todos los miércoles, durante 4 meses, había una charla con emprendedores que tuvieran proyectos relacionados a los que estaban trabajando las asistentes, para que cada una pudiera tener un referente de algo. Se armó una comunidad de mujeres súper fuertes, se ayudaron y se empujaron. Con el conocimiento y la experiencia en mano supo diseñar mejor la estrategia y encarar el proyecto desde un lugar mucho más abarcativo.

Sin embargo, el primer año los números no les daban, fue bastante duro, pero miraron el vaso medio lleno y se quedaron con todos los aprendizajes que pudieron incorporar. “Cuando tenés crisis y las cosas no funcionan bien te das cuenta en dónde hay que poner los ojos para no distraerse con el resto de las cosas. Reconstruir todo, volver a ver los procesos de cero, estuvo bueno porque nos hizo focalizarnos en cuáles eran los objetivos claves que teníamos que cumplir”, explica. Se mudaron, priorizaron poner espejos enormes con dorado, imponentes, tienen una fragancia propia, música especial. todo es personalizado. Por el tipo de prendas que venden, a veces hace falta asesoramiento, por eso en el showroom ofrecen café, te permiten probarte lo que quieras el tiempo que quieras, es como si te recibieran en su casa. “La primera mitad de 2019 estuvimos tambaleando, no funcionaba. Vendíamos, pero no queríamos subir los precios porque siempre pensé la empresa como una marca sofisticada, exclusiva, distinta, pero que puedas acceder. Ante el temblor empezamos a ser más creativas, a pensar en distintos segmentos en donde podamos trascender, dejar una huella y ayudar a la gente a potenciarse”, detallan.

Evitar el desperdicio

Además de la moda, las chicas tienen el foco en un tema central de la actualidad: el cuidado del medio ambiente. Para desarrollar su marca con consciencia decidieron ordenar que no haya casi nada de desperdicio de tela: “Transformamos los vestidos con todo el stock que tenemos o con cosas que pasaron de moda. Hacemos una prenda nueva con la misma tela, no desechamos. Queremos que se empiece a reutilizar y, además, creemos que es una inspiración para todas las chicas que estudian diseño y que ven como un desafío pasar de un vestido a otro, que no tienen nada que ver entre ellos. De paso, pueden analizar por qué este modelo no funcionó. Para no desaprovechar ni un pedazo de tela y no generar desecho hacemos que todas las telas se corten de determinada manera que se pueda utilizar el 100%, así reducimos los famosos retazos”, explican.

EN NÚMEROS

Tienen 5 líneas diferentes: lencería, hospital, niños -fiesta y bebé-, fiesta dama, vestidos casual. Proyectan lanzar bikinis y darle mucho foco a Mini Bisovi.

  • En 2019 vendieron 2600 vestidos.
  • Los precios de los vestidos varían entre $3500 y $21000.
  • Hoy trabajan 11 personas en Bisovi: 6 en fábrica, 3 en el showroom y ellas dos.

Los mejores diseñadores del país presentaron sus colecciones en Mar del Plata

Fuente: La Nación ~ Esta vez en versión “after beach”, al atardecer y como siempre en Playa Grande, los principales diseñadores del país presentaron sus últimas colecciones en una nueva edición de “Mar del Plata Moda Show”, uno de los acontecimientos clásicos en el inicio de cada temporada.

Al aire libre, en esta oportunidad ya no en las tradicionales escalinatas sino en las piscinas del balneario del hotel Costa Galana, se vivió este desfile que tuvo como figura destacada a Mirtha Legrand, siempre en primera fila para acompañar esta cita organizada por Héctor Vidal Rivas, creador y productor de esta propuesta.

Ingrid Grudke, Candela Ruggeri, Eva Bargiela, Victoria Ramos, Valentina Mayorca, Alexia Tourmikian, Marina Donda, Mario Guersi y Agustín Reuther fueron algunas de más de 50 modelos que participaron de las distintas pasadas.

Lucieron parte de las últimas colecciones de los diseñadores Benito Fernández, Amelia Fonio, Luciano Marra, Claudio Cosano, Atilio Pérez, Gerónimo de la Iglezia, José Valosen, Jorge Rey y Verónica de la Canal, además de alhajas de Cazzaro Joyas y prendas de las marcas comerciales Genoa, PeaceMaker, Bernardita, Bruna´s y Sir Fausto.

Este desfile, que tuvo la conducción de Gabriela Sobrado y Horacio Cabak, contó además con una pasada referida a “diversidad de género, amor y aceptación” a cargo del elenco de “La fiesta inolvidable”, espectáculo que se presenta esta temporada en el teatro Corrientes y encabeza Flor de la V.

El Concejo Deliberante de General Pueyrredón entregó en el inicio del espectáculo una distinción a Vidal Rivas y durante el programa se rindió homenaje al diseñador Jorge Ibáñez, que fue una de las históricas figuras de este desfile que lleva dos décadas de presentación consecutiva en esta ciudad.

“Mar del Plata Moda Show” es una propuesta a beneficio del Museo Juan Carlos Castagnino de esta ciudad y cuenta con el apoyo del Banco Santanter, AMA, el ministerio de Turismo de la Nación y la Fundación Noble.