21 Oct, 2019
 

Según la Came, las ventas por el Día de la madre cayeron un 12,5% en indumentaria y lencería


Fuente: Rosario3 ~ La promociones y los beneficios no lograron sostener las ventas por el Día de la madre que, según un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came) cayeron un 13,3 por en la comparación con el año pasado.

El informe de la institución que agrupa a los comercios minoristas señala que se trata de “la caída más alta de los últimos diez años”, superando a la baja de 2008 (-10,5 %)

“Se notó poco ánimo de consumo este año a pesar que el mercado estuvo lleno de ofertas y hubo escasa compra rebote más allá del regalo. Hubo promociones de todo tipo. Eso permitió contener las ventas, que estuvieron muy frenadas hasta el sábado al mediodía pero mostraron luego una tibia recuperación”, se detalla en el informe.

En el desagregado por rubro, las bajas más acentuadas se registraron en artículos para el hogar y uso personal (-16,3%), joyerías y relojerías (-16%), artículos de informática, celulares, y electrónicos (-14,7%), calzados y marroquinería (-14,4%), librerías (-14,6%), servicios de estética, belleza y relajación (-14,3%) y bazares (-13,1%)

El rubro indumentaria y lencería (-12,5%) fue el que mayores ventas concentró, empujada en parte por promociones. La baja en las ventas fue del 12,5% respecto a 2017 (a precios constantes).

Según una encuesta realizada por Focus Market para Came entre más de siete mil compradores, el 30 por ciento de los regalos fueron por montos de hasta 500 pesos y el ticket promedio fue de 800 pesos, un 19,4 por ciento más que al año pasado.

Asimismo, las ventas estuvieron signadas por los planes de hasta 18 cuotas, los descuentos que decidieron realizar algunas marcas y las promociones bancarias.

Textiles argentinos piden protección: en Australia crecieron con apertura

Fuente: Ambito Financiero ~ La crisis económica y un posible cambio de modelo a partir del 10 de diciembre próximo -según lo que permite presumir el resultado de las PASO- vuelve a reavivar en la Argentina el eterno debate: cómo hacer para crecer. Eso quedó reflejado, la semana pasada, en la convención anual de la Fundación Pro Tejer, un tradicional evento que nuclea a las empresas de la industria textil local. El encuentro estuvo dominado por las críticas de los empresarios del rubro a la política llevada adelante por el Gobierno de Mauricio Macri que provocó, según los datos aportados, la pérdida de unos 50.000 puestos de trabajo y el cierre de más de 4.000 empresas. De hecho, no había ningún funcionario oficial en el lugar y sí, en cambio, participó Matías Kulfas, un referente económico de Alberto Fernandez. Aparte de las quejas, se escucharon muchos reclamos con el eje puesto en el freno de las importaciones de productos. El expresidente de la entidad, Jorge Sorabilla, durante un almuerzo con periodistas, resumió la situación: “Entre la baja de impuestos y la protección arancelaria, preferimos esta última porque es de fácil implementación. El tema de los impuestos es más complicado y lleva tiempo”.

Este dilema -apertura vs. proteccionismo – fue superado en muchos países, para un lado o para el otro, hace ya algún tiempo, con resultados diversos. Un ejemplo para tener en cuenta podría ser el de Australia, un país que tiene algunas similitudes básicas con la Argentina. Amplio territorio, baja población, geográficamente periférico y gran cantidad de recursos naturales.

Hasta hace tres décadas atrás, con una econFuente: Ambito Financiero omía cerrada, se encontraba en una profunda crisis con una recesión prolongada, desempleo en alza y una inflación descontrolada, dentro de sus parámetros. Todo eso llevó a que se produjera un fuerte debate en el Gobierno y la sociedad sobre la solución a esos problemas. El primer ministro de entonces, el laborista Bob Hawke, fue el encargado de llevar adelante una transformación económica que se mantiene hasta hoy. Basado en instituciones independientes de la clase política y siguiendo las sugerencias de una comisión autárquica de competitividad (algo hoy impensado en la Argentina), se decidió entrar en una proceso paulatino de recortes de subsidios y apertura económica. Concretamente, se definieron los sectores en los que tenían que hacer foco y se les quitaron beneficios a otros que no eran eficientes.

Así se llegó a la conclusión, en 1991, de que los contribuyentes no debían sostener con sus impuestos a fábricas automotrices como Ford y General Motors, entre otras, que producían autos caros para los australianos y que, por esos altos costos, no podían ser exportados. En un proceso de 20 años fueron cerrando todas plantas y se abrió la importación. Paralelamente, se implementó un plan de capacitación para reconvertir a los trabajadores que se quedaran sin empleo a otros sectores como el turismo, los servicios y la minería. El resultado fue que, con precios más accesibles, se duplicara en pocos años las ventas de 0 km.

Otro de los sectores que tenían una fuerte protección era el textil que producía productos caros por el alto nivel de protección con aranceles entre el 30% y el 80%. Esto impedía que fueran competitivos para exportar. De manera gradual se fue quitando la protección y reconvirtiendo a la industria que producía “todo pero caro” a especializarse en determinados rubros para poder exportar. El principio que guió este cambio fue empezar a considera a los aranceles eran un subsidio que pagaban todos los habitantes. El resultado de esas políticas provocó un cambio profundo que llevó al país a no entrar en recesión desde hace 28 años, con un fuerte aumento del PBI per cápita de la industria manufacturera (ver cuadro).

Diego Berazategui, director de consultora Akrom y presidente de la Cámara de Comercio Argentina en Australia, explicó que “los derechos de importación eliminan la competencia en el mercado local y los fabricantes dimensionan sus empresas para vender en un mercado cautivo. Así, los productos importados se venden en la Argentina al doble o al triple que lo que se venden en Australia. Sólo en 2017, la política de subsidiar al sector textil le costó a los argentinos $30.000 millones anuales.”

En tanto, del otro lado del mundo -agrega Berazategui- los resultados son otros:

Desde que el Gobierno australiano tomó la decisión de abrir la economía, el PBI per cápita de Australia creció 6 veces más rápido que el de Argentina.

En la actualidad, el sector textil australiano aporta el 30% más al PBI que el argentino.

Poniendo el foco en áreas de valor, el sector textil australiano exporta 7 veces más que el argentino.

En Australia, con la mitad de la población argentina, la industria textil emplea a 33.000 personas (0,12% de la población) mientras que en el país ocupa a 98.000 (0,21% de la población).

Australia pone el foco en áreas de diseño, con alto valor agregado, mientras que la Argentina mantiene el modelo de sustitución de importaciones.

En estos casi 30 años, la Argentina pasó por distintas políticas económicas pero, su mayor parte, con sesgo proteccionista. Es normal, cuando se viaja o se navega por internet, comprobar que los argentinos pagan mucho más caro por indumentaria de lo que cuesta en otros países. A favor de los industriales locales hay que puntualizar que el nivel impositivo argentino sacan de competitividad a casi cualquier industria. El debate está abierto y lo plasmado en la convención de la fundación Pro Tejer muestra que será unos de los principales temas de agenda desde diciembre. Un dato para tener en cuenta: el primer ministro australiano Hawke, antes de dirigir el país, había sido presidente de la Australian Council of Trade Unions, la versión oceánica de la CGT local.

Según la CAME, el mayor porcentaje de ventas por el Día de la Madre se dio en indumentaria y calzado

Fuente: Telam ~ A partir de un relevamiento de la Confederación Argentina de Mediana Empresa (CAME), el mayor porcentaje de las ventas que se realizaron por el Día de la Madre corresponde a indumentaria, seguido por calzados y recreación, como gastronomía, spa y espectáculos.

De acuerdo al análisis del organismo, las ventas estuvieron signadas por los planes de hasta 18 cuotas, los descuentos que decidieron realizar algunas marcas y las promociones bancarias, además, la decisión de parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), de devolver el IVA en rubros de alta demanda para los regalos del Día de la Madre.

El informe analizó la proyección de la demanda a través de la consultora Focus Market y en base a encuestas y relevamiento de ofertas, promociones y descuentos disponibles en los comercios minoristas.

El trabajo se hizo sobre la base de 7.396 encuestados, lo que permitió proyectar que el gasto promedio por producto sería de $1.100, y también los rubros en los que se concentraría la preferencia de regalos, formas de pago y canales de compra.

Se pudo determinar de esta manera que los rubros con mayor demanda fueron los de indumentaria con un 24%, seguido por calzados con el 13%, en tanto que la recreación, que involucra la gastronomía, los spa y los espectáculos arrojó un 12% de preferencia.

Para perfumería, cosmética y belleza quedó un 9 %, un 7 % para la telefonía celular, al igual que los electrodomésticos y las flores y plantas 7%, mientras que los productos de bazar y regalos registraron un 6%.

La implementación de los Planes Ahora 3, 6, 12 y 18 cuotas, con tasas que se mantuvieron en el 20%, constituyeron un motor importante para el movimiento comercial, a lo que se sumaron los planes especiales para adquirir productos de indumentaria, calzado y marroquinería, bicicletas, libros, artículos de librería, teléfonos celulares 4G, computadoras, notebooks y tabletas e instrumentos musicales.

En ese sentido se logró establecer que en indumentaria y calzado se registraron promociones bancarias con hasta 30% de descuento y seis cuotas sin interés, y en electrodomésticos el descuento llegó al 35% y 12 cuotas sin interés.

En celulares los descuentos estuvieron en el orden del 15%, y 18 cuotas sin interés y 50% en el abono por 12 meses; mientras que en otros segmentos, comercios y portales web se promocionan descuentos de hasta el 40% en productos determinados.

Se promocionaron también descuentos de hasta 10% en perfumes; 25% en regalerías; hasta 30% en artículos seleccionados en supermercados y hasta 35 % en maquillaje.

Este año, la Afip lanzó el Programa SUMA, una prueba piloto para las compras en florerías, indumentaria y zapatos, perfumerías, joyerías y otros, mediante el cual los contribuyentes podrán «recuperar» el IVA que abonaron en la compra.

La Afip reintegrará hasta $200 por ticket de compra con un tope de $1.000 en el mes, para lo cual el contribuyente debe cargar los datos de los comprobantes de compras en la web.

Récord de ventas y público en el Luxury Outlet de Palermo

Fuente: La Nación ~ Ni la lluvia ni la recesión alcanzaron a frenar la fiebre H&M en el Luxury Outlet, que ayer tuvo un preopening exclusivo para los socios del Club La Nación y hoy tiene su inauguración oficial para todo el público.

Más de 20.000 personas se acercaron ayer al complejo Tribuna Plaza de Palermo (Libertador 4401) para participar de la apertura del Luxury Outlet, que reúne a 68 marcas de indumentaria que ofrecen sus colecciones a precios de outlet y que tiene a H&M como una de las propuestas más convocantes.

El concepto de Luxury Outlet nació en 1999, con la premisa de funcionar como un pop-up store, es decir, las tiendas que funcionan durante un plazo determinado de tiempo. En este caso, el complejo del Tribuna funcionará de martes a domingo (entre las 12 y las 20 horas) hasta el 24 de noviembre. El paseo comercial está abierto para todo el público, aunque los socios del Club La Nación cuentan con un descuento exclusivo de 35 por ciento.

Al igual que lo que sucedió en Luján, H&M es una de las estrellas del polo comercial. La marca sueca no llegó al país en forma directa sino a través de un acuerdo comercial para vender en el mercado local los excedentes de stocks que no pudo colocar en Europa. En todos los casos no se trata de ropa usada o productos de segunda, sino prendas que no llegaron a las tiendas de H&M por un tema de error de cálculo o sobrestock. Por eso, cumplen con la premisa que en la industria llaman ‘mantener la curva’, es decir tener todos los talles y tamaños.

En la organización igualmente destacan la buena perfomance que ayer tuvieron prácticamente todas las marcas que participan del Luxury Outlet. “Ayer fue una verdadera locura, con todas las marcas atendiendo gente hasta las 12 de la noche. En Cheeky hubo momentos con colas de 40 minutos, Awada tuvo que sumar una caja más para atender gente y Prune batió records de ventas. El comentario más escuchado que tuvimos fue que no se vendía más porque las marcas no daban abasto para atender a los compradores”, explicaron en la organización.

En Luxury Outlet destacaron que, más allá de la lluvia, el clima que se vivió en la jornada de ayer distaba mucho del panorama que vive el comercio argentino, golpeado por la recesión y las subas de precios. “La gente quiere comprar marcas pero a buen precio y por eso cuando encuentra una oferta que es verdaderamente a precio de outlet se vuelca a comprar”, aseguró Sergio Blanco, presidente de Luxury Outlet.

Blanco destaca que la propuesta se basa en un par de pilares. “Para las marcas el Luxury significa la posibilidad de facturar, pero sin perder imagen, porque la gente sabe que se trata de una acción puntual que tiene inicio y final. Y para el público, nos preocupamos muchísimo para que pueda acceder a precios que sean realmente de oferta. Cuando una marca intenta traer un perchero con precios de primera no se lo permitimos porque no queremos contaminar la oferta que está enfocada en el concepto de outlet”, señaló Blanco.

El 40% de los argentinos gastará hasta $1.000 en el regalo para mamá

En relación a los rubros, el más elegido es Indumentaria, con el 24%, seguido por Calzados con el 13% y Experiencias (cena, spa o espectáculos) con el 12%. Los regalos, asimismo, serán adquiridos en centros comerciales de barrio o shopping, en el 40% de cada caso.
Las madres desearían elegir el regalo o tomarse unas vacaciones solas, en el 26% de los casos, aunque no se atreven a pedirlo. En términos de celebración, la opción más elegida es “comer en casa” con el 52% de los casos.En el informe, se detalla que el mercado ofrece de hasta el 40% para la compras de ese día, y que continúan vigentes los planes Ahora 3, 6, 12 y 18.

Yeal Kim: “Es la peor crisis de este nuevo siglo”

Fuente: BAE ~ La industria textil perdió en los últimos cuatro años más del 30% del nivel de actividad y casi 23.000 puestos de trabajo, mientras que el uso de la capacidad instalada se encuentra en la actualidad por debajo del 50%, advirtió el presidente de la Fundación Pro Tejer, Yeal Kim.

En el discurso de apertura de la 15a Convención Protextil, el dirigente alertó que el sector atraviesa “la peor crisis de este nuevo siglo”.

Indicó que desde 2016 a la actualidad la industria textil perdió más del 30% del nivel de actividad, se destruyeron casi 23.000 puestos de trabajo y el uso de la capacidad instalada se encuentra en niveles mínimos históricos.

“Hemos intentado llevar adelante nuestra actividad como industriales en el marco de un entorno macroeconómico que ha atentado contra toda actividad productiva”, aseguró el empresario.

Afirmó que “todas las ramas de la industria manufacturera culminarán el año con niveles de actividad sensiblemente inferiores a los registrados en 2015”.

Estimó que “en estos últimos cuatro años la industria argentina habrá perdido más de 160.000 puestos de trabajo”.

Ariel Schale: “No somos monstruos proteccionistas”

Fuente: La Nación ~ Durante la jornada expuso también Ariel Schale, que además de director ejecutivo de la Fundación Pro Tejer integra, al igual que Kulfas, el equipo de asesores económicos de Alberto Fernández. En la misma línea, habló de una “destrucción de la industria nacional” generada por un “combo” de depresión del consumo interno y duplicación de las importaciones.

“Tenemos el nombre Pro Tejer, pero no somos monstruos proteccionistas. El problema cuando se gobierna bajo matrices ideológicas muy fuertes que se enamoran de los instrumentos y no de los objetivos, porque el objetivo no es ni la protección ni al apertura: es el desarrollo”, y recibió un acalorado aplauso del auditorio.

Schale aseguró que se registraron 42 meses consecutivos de pérdida de empleo en el sector industrial registrado, con una profundización en el último semestre. “Vamos a terminar diciembre de 2019, con estimaciones muy conservadores, con un perdida de 160.000 puestos de trabajo industriales desde 2015”, aseguró.

Además, dijo que durante la gestión de Mauricio Macri desaparecieron casi 4300 empresas industriales registradas. “Este proceso de destrucción material viene acompañado de batalla cultural. Porque se destruye lo que se destruye fundamentando que no tiene valor: que no somos competitivos, que cazamos en el zoológico. No son más que falsedades absolutas que confunden todo el diagnóstico”, consideró Schale, para quien no se puede abrir el mercado sin resolver antes las deficiencias estructurales del país.

Schale mostró un cuadro de evolución de actividad de la industria manufacturera y aseguró que 2019 cerrará con una caída de 16% respecto de 2015. Si se mira específicamente el rubro textil la situación es peor, con una contracción de 30,9%. “Asistimos a un proceso que ha sido un verdadero derrotero de destrucción de nuestra capacidad productiva y que nos ha retrasado en el tiempo. Porque mientras nosotros tratamos de sobrevivir, el mundo avanza y moderniza su industria”, sostuvo.

Matías Kulfas. Industricidio, inflación y acuerdo económico: las definiciones del economista

Fuente: La Nación ~ “Industricidio”. Así se refirió a la situación que vive bajo el gobierno de Mauricio Macri el sector industrial Matías Kulfas, uno de los colaboradores más cercanos al candidato a presidente Alberto Fernández. El economista habló de 20.000 pymes cerradas en los últimos cuatro años y 140.000 empleos industriales destruidos. “El camino del carry trade, de la especulación financiera, podrá ser un negocio para unos pocos, pero no hay ningún país del mundo que se haya desarrollado por esa vía”, lanzó.

Kulfas habló en el marco de la convención anual Pro Textil, una jornada organizada por los textiles agrupados en la Fundación Pro Tejer, donde más de 1000 empresarios del sector lo aplaudieron en varias ocasiones. Fue gerente general del Banco Central y su nombre suena cada vez más fuerte como candidato a ocupar un puesto clave en un eventual gobierno del Frente de Todos, si es que se confirma la tendencia de las PASO.

El asesor de Fernández volvió a reclamar un “acuerdo económico y social” y consideró que uno de los primeros temas a debatir en ese ámbito debería ser cómo “cortar la inercia inflacionaria”.

“El gobierno de Mauricio Macri pensó que el problema era fácil de resolver y que era solo monetario, por lo que se solucionaba con una política que restringiera la cantidad de dinero circulante. El resultado lo tenemos a la vista. La Argentina es un laboratorio de experiencias fallidas”, lanzó, y sintetizó: “Hoy tenemos el doble de inflación de la que Macri recibió”.

Para Kulfas la suba de precios es “un problema complejo y con varios componentes”. “Por supuesto que hay que tener una política monetaria y fiscal prudente y consistente, pero no es lo único”, sostuvo.

El asesor económico de Fernández consideró fundamental “reordenar la macroeconomía, trabajar con un tipo de cambio que sea competitivo y que sea estable”, en línea con lo que había dicho más temprano en una entrevista radial: “El dólar a $60 está bien, pero el problema es que está todo atado con alambre”.

En ese sentido, Kulfas consideró que es “muy importante trabajar para obtener un superávit fiscal”, pero sin “poner el carro delante de los caballos”. “Estas políticas basadas en recorte de gastos, en el déficit cero, no cumplen el objetivo. Profundizan la recesión y hacen que decrezca la recaudación fiscal”, dijo, en alusión al plan económico del gobierno de Cambiemos.

Como propuesta, Kulfas señaló que es fundamental recuperar el mercado interno y aumentar de forma simultánea las exportaciones. “Yo escuché que esto no es posible, pero ese argumento no tiene ningún asidero: la Argentina mostró un crecimiento del consumo interno y simultáneamente de las exportaciones en 2003 y hasta 2008 inclusive. Y volvió a ocurrir en 2010 y 2011”, aseguró, aunque aclaró que “no hay que volver necesariamente a ese modelo”, porque “son momentos distintos”.

El economista rechazó algunas críticas al señalar que Fernández no tiene intenciones “aislarse del mundo” sino que, en un marco de globalización que es evidente, “integrarse de manera inteligente”. “Macri pensó ‘regalo mis mercados y a cambio me van a regalar otros mercados’, pero la verdad es que nadie regala nada en una negociación”, dijo Kulfas, y agregó: “¿Esto fue negligencia, malas decisiones, impericia técnica? Yo creo que podemos discutirlo, algo de eso hay”.

“Mauricio Macri prometió una lluvia de inversión y la única lluvia que llegó fue de lo inversiones financieras de tipo especulativo. Estamos pagando las consecuencias”, aseguró Kulfas, y resaltó “una deuda externa contraída con organismos internacionales y acreedores privados que ha triplicado su peso en términos del producto, en relación con 2015”. En ese sentido, el economista sostuvo que tener acceso a los mercados financieros internacionales es importante solo a los fines de “renegociar la deuda”, pero no como un objetivo en sí mismo. “Tenemos que generar un superávit comercial genuino basado en nuestras capacidades productivas”, aseguró.

El economista no es el único asesor económico de Fernández -en su equipo también está, por ejemplo, Cecilia Todesca-, pero desde mediados de septiembre elevó el perfil y estuvo en distintos puntos del interior del país dando charlas que fueron percibidas hasta ahora como el indicio más claro de lo que podrían ser los lineamientos económicos de un gobierno del Frente de Todos.

En una de esas charlas, en La Rioja, presentó “las seis reglas de la economía albertista”, dentro de las que planteó la necesidad de generar un “nuevo acuerdo con el FMI”, reperfilar la deuda con los bonistas y avanzar hacia una “reforma laboral sector por sector, sin soluciones mágicas”.

El presidente de la UIA dijo que nunca bajamos los brazos en situaciones difíciles

Fuente: Telam ~ El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, afirmó esta tarde que “los industriales nunca bajamos los brazos en situaciones difíciles como ésta” y exhortó a “trabajar en los problemas de la coyuntura pero también para encontrar respuestas a los problemas que nos aquejan a lo largo de la historia”.

“El común denominador para solucionar los problemas es generar condiciones macroeconómicas para poder desplegar el potencial del sector industrial”, destacó el titular de la UIA, quien consideró que se necesitan políticas económicas que logren promover la agregación de valor, el mercado interno y la exportación.

Al hablar en la 15va. Convención ProTextil , organizada por la Fundación Pro Tejer , bajo el lema “El futuro es textil”, que se desarrolló en el Centro Migueletes, de la localidad bonaerense de San Martín, Acevedo sostuvo que “el país que viene va a necesitar más y mejor industrias que pongan en valor todos nuestros activos productivos”.

El directivo reclamó que se ponga en marcha “un proyecto industrialista”, al enfatizar que “la industria es parte de la solución de nuestros problemas y de nuestro futuro”, y pidió que se adopte una visión integradora junto con el sector agrícola y de servicios.

En su discurso, Acevedo recordó que la entidad industrial presentó el Plan 2023 con ideas y sugerencias ante la necesidad de “poner en marcha un proyecto industrialista” e instó a trabajar con una “mirada integradora”, al advertir que es “una falacia” plantear un dilema entre agro, industria y servicios.

También advirtió sobre la necesidad de acompañar los cambios que se están imprimiendo en la industria y en los procesos productivos a nivel mundial y aseveró que “la industria es parte de la solución para nuestros problemas y de nuestro futuro”.

“Estoy orgulloso de ser industrial. Sé los problemas que estamos teniendo pero estoy convencido de que si entre todos podemos hacer, si podemos ser escuchados, tenemos que tener mucha fe en el futuro”, concluyó.

A su turno, el presidente de la Fundación Pro Tejer, Yeal Kim, afirmó que “venimos cargando con la peor crisis de este nuevo siglo”, y agregó que “nuestro sector ha perdido más de 30% del nivel de actividad, se han destruido casi 23.000 puestos de trabajo y nuestra capacidad instalada se encuentra por debajo del 50%, en mínimos históricos.

Kim remarcó luego que “hemos intentado llevar adelante nuestra actividad como industriales en el marco de un entorno macroeconómico que ha atentado contra toda actividad productiva, ya que lo que nos pasa a nosotros los textiles, les pasa a todos los colegas de la industria nacional”.

El directivo puntualizó que “todas las ramas de la industria manufacturera culminarán en 2019 con niveles de actividad sensiblemente inferiores a los registrados en 2015. La industria argentina habrá perdido más de 160.000 puestos de trabajo.

Textiles le pidieron al próximo gobierno que avance con medidas no arancelarias

Fuente: BAE ~En el marco de la 15° convención Pro Textil, las principales autoridades de la entidad remarcaron que durante la gestión de Cambiemos el sector perderá alrededor de 50.000 empleos, entre formales e informales, mientras que la industria en general sufrirá una caída de más de 180.000 puestos.

El director ejecutivo de la Fundación Pro Tejer, Ariel Schale -quien suena para ocupar un cargo en un eventual gobierno de Alberto Fernández-, dejó en claro que desde 2015, desaparecieron nada menos que 4.229 empresas industriales en forma global, con un promedio del uso de la capacidad instalada de 47,8% en los últimos doce meses.

En esta dirección, el directivo detalló que las ventas minoristas en general y textiles en particular, bajaron en 42 de los 45 meses de la era Macri. De acuerdo con las proyecciones de Pro Tejer, la actividad manufacturera en general se derrumbará un 16% entre diciembre de este año y diciembre de 2015.

Ante ese escenario, Schale le recomendó a la próxima administración aplicar medidas no arancelarias para defenderse de las importaciones.

Por su parte, el vicepresidente de Pro Tejer, Jorge Sorabilla, expresó que “la política económica actual está dañada de muerte. Debemos volver a producir: no puede ser que importar sea rentable y un industrial que invierte en el país y vende en forma eficiente, pierde plata”. Sentenció que “lo que está fallando es el Estado” y “se impone un cambio en la lógica de la economía”.

En la misma línea y en el marco del duro diagnóstico que se trazó durante el evento respecto al sector fabril y en particular el textil, el secretario de la fundación, Luciano Galfione, pidió “hacer un Nunca Más de estos procesos destructivos de la economía”. Al mismo tiempo, planteó generar “una batalla cultural para defender la importancia de la producción nacional”, un fenómeno que debe comenzar en la escuela primaria. “Tenemos que lograr que un chico vea que su padre y su abuelo trabajaron exitosamente en una fábrica, para que incorpore el valor de la fábrica en la Argentina”, apuntó.

Respecto de las negociaciones externas, Schale cuestionó el acuerdo MercosurUE ya que “nos pone una carrera loca para ser competitivos”, cuando “primero se debe alcanzar la competitividad sistémica y luego negociar acuerdos. Se nos acusó de llorones y no ser competitivos y el gobierno actual hizo todo para destruir la industria”.

“Se trata de un gobierno que firmó en condiciones muy asimétricas y donde puede haber un asesinato del entramado industrial. Vamos a exportar 50% de carga impositiva y 80% de tasa de interés”, agregó Schale.

Respecto de la administración del comercio exterior, en Pro Tejer consideran que un eventual gobierno del candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, debería poner el foco en medidas no arancelarias, en un mundo donde existen 50.000 medidas de esas características. “Es necesaria una agenda ofensiva de generación de dólares, pero también una defensiva”, finalizó Schale.