Ley de talles: la industria asegura que no puede producir para todos los cuerpos

Fuente: Perfil ~  Un proyecto en el Congreso espera un estudio antropométrico a cargo del INTI. Los consumidores piden ampliar la oferta y las marcas proponen ‘normalizar’ medidas.

En 15 días el Congreso Nacional volverá al ruedo y en medio de proyectos como la reforma del Código Penal o la Carta Orgánica del Banco Central, los legisladores tienen en carpeta un proyecto de Ley Nacional de Talles que pretende que en todos los locales de indumentaria del país haya un mínimo de ocho medidas disponibles.

Esos talles serán resultado de un “estudio antropométrico” que el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) está llevando adelante: es una medición de los cuerpos de los argentinos, teniendo en cuenta diferencias por regiones, que debería dictaminar cuántos centímetros tiene que tener el talle más chico y cuántos el más grande.

Según una encuesta de la ONG, al 38% de los argentinos siempre le cuesta conseguir su talle mientras que otro 31% dijo que eso le pasa frecuentemente.

El proyecto de ley presentado por la diputada Victoria Donda establece un plazo de 12 meses para el relevamien- to. Frente a la propuesta y el reclamo de ONGs como Any- body, que promueven la aceptación de todos los cuerpos, desde el sector de indumentaria advierten que, por escala y costos, “la industria no puede producir todos los talles”.

“Lo que hay que permitir es que cada empresa defina dónde está su consumidor y cuál va a ser el sector rentable”, sostuvo Alicia Hernández, de la Cámara de Indumentaria Argentina (CIAI). Hoy la curva de talles vigente está basada en un modelo regulado por las normas IRAM y las empresas aseguran que es una curva amplia. Pero los talles varían de marca en marca, no son uniformes, y en los locales de los shoppings centers no suele haber variedad de medidas.

La contrapropuesta de la industria es el de una ley de “normalización” de talles, donde si una persona es talle 50 en una marca, lo sea en todas. Tras el estudio antropométrico del INTI, señaló Hernández que el paso siguiente es construir una nueva curva de talles. “Lo empezamos a hacer con el gobierno anterior. El estudio es costoso porque hay que medir gente en todo el país y se tienen que trasladar. Nos prometieron que lo tienen que terminar en esta gestión”, remarcó la vocera de CIAI.

Oferta y demanda. “No es un tema de producción sino de consumo”, sostuvo Hernández. A eso suma el contexto de la industria textil que opera a la mitad de su capacidad instalada.

“La ley de talles, más allá de cumplir con una variedad, lo que tiene que hacer es generar una relación que haga que la prenda quede bien”, asegura Romina Kolsky, de Lecol, una firma de indumentaria que fabrica talles reales, que agrega que en la Argentina hay falta de oferta.
Las marcas tampoco tienen en los locales todos los talles. Un paliativo podría llegar de la mano del e-commerce. Hay marcas que ofrecen más variedad de talles por internet. Es un modelo que está creciendo en el exterior, en locales que fabrican con bajo costo y gran escala, como el caso de H&M o Forever 21. “El segmento más complicado es el de adolescentes y jóvenes porque es la identidad con la marca y estas empresas buscan soluciones, por caso puntual”, asegura Hernández.

Kolsky agrega que la comparación con Estados Unidos o Europa no es correcta. “Ellos confeccionan en China. Nosotros no podemos exportar porque no podemos competir”, agrega y cuenta que reciben pedidos de Uruguay pero los costos no cierran. “Los impuestos, el transporte, duplican el costo”.

El problema de los talles para la industria es que ampliar la variedad tiene un costo mayor. “Los costos son distintos. Una remera nuestra es entre el doble y triple de una remera común. Pero no es solo la tela que ves ahí sino también el desperdicio que hay en un corte”, explica Kolsky.
Las marcas que están en los shoppings solo representan el 30% de la producción de indumentaría argentina. “En La Salada hay ropa para todo el mundo”, concede la representante de la industria.

Modelo rentable. “Hasta hace diez años, el modelo era la mujer anoréxica. No querían una chica excedida de peso. Hoy ya no es políticamente correcto pensar en ese concepto”, detalla la fabricante de talles reales.
“De parte de las supermar- cas no veo un cambio. No están más inclusivas”, agrega sobre las que pueblan los locales de los shoppings.

Según Hernández, la industria no va a registrar determinadas demandas de la sociedad hasta que no sean rentables. “Y hacer una curva amplia de talles no es rentable para las empresas”, agregó.

Pero Kolsky asegura que el negocio puede funcionar si deja de ser solo de talles grandes. “Con la marca estamos yendo a cuerpos de hasta 200 kilos, pero se puede estar vestida de la misma forma que un talle 3. Le va a quedar igual y no es que aumenta de a dos centímetros cada talle. No son diseños para talles chicos que se van agrandando linealmente. Ya está pensado para que le quede bien, a un talle 14 a un talle 4”, explica sobre lo que debería pasar en base a la ley detalles.

RADIOGRAFIA ♦ Una encuesta realizada por la ONG Anybody revela que el 38% de los encuestados -hombres y mujeres- en la Argentina siempre tiene dificultades para conseguir su talle.
♦ Otro 31% respondió que frecuentemente tiene esas vicisitudes.
♦ De los que respondieron que tienen problemas para dar con la prenda adecuada, el 63% señaló que los pantalones o jeans son el mayor escollo.
♦ La mayoría de los casos se dan entre los 18 y 34 años.

Por la fuerte baja del consumo, casi ninguna marca de ropa puede escaparle a la crisis

Fuente: IProfesional ~ A los empresarios se les hace muy difícil cumplir con sus obligaciones en dólares y buscan renegociar el precio de los alquileres de locales

La devaluación del peso que se inició en abril pasado impactó con mucha fuerza en la industria textil y muchas empresas debieron concursarse para no cerrar sus puertas. Otras, directamente, decidieron bajar las persianas definitivamente.

En la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), por su parte, dan cuenta de bajas menos pronunciadas, pero igual de contundentes. Según su relevamiento, el sector de indumentaria y lencería cerró 2018 con una caída del 11,5% en unidades, mientras que en el caso de los textiles la baja llegó al 8,1 por ciento.

Durante el último año se multiplicaron los casos de las marcas nacionales que optaron por el concurso de acreedores de manera de poder organizar su situación financiera. La lista incluye desde Legacy, que en junio se presentó en convocatoria, hasta Big Bloom, la sociedad dueña de las marcas Wanama y John L. Cook, que un par de meses después terminó siguiendo sus pasos.

Hoy las estrategias de supervivencia pasan por limar los costos aún más a fondo, cambiar la estructura de capital de la compañía, bajando deuda al máximo, subir al mínimo los precios, renegociar alquileres con los shoppings y, para algunos, convocarse.

A otras empresas del rubro la caída en las ventas directamente las llevó a cerrar todos sus locales, como en el caso de Chocolate. La casa de indumentaria femenina decidió cerrar en septiembre la última tienda que tenía y sus dueños están en busca de un comprador para la marca, que fue fundada a fines de los 80 por Susana Fandiño y Mónica Rivas. En su mejor momento, llegó a tener más de veinte locales y presencia en los principales shoppings del país. Tras el cierre de sus tiendas, las fundadoras pusieron en venta la licencia para el uso de la marca.

El cambio de manos también fue el camino recorrido por Topper. La histórica marca deportiva, que estaba en poder del grupo Alpargatas, fue adquirida en septiembre por el empresario brasileño Carlos Wizard Martins, que pagó u$s24 millones para hacerse con el control de la firma en el mercado local.

Fue la misma decisión que tomó la firma Tileye (Eyelit), especializada en ropa interior, que a fin de año le bajó la persiana a una de sus dos fábricas, en Catamarca, mientras que la brasileña Paquetá -que producía zapatillas para Adidas- también optó por esta vía ante la fuerte caída de la demanda, destacó La Nación.

En el caso de las marcas Wrangler y Lee, la decisión de la empresa dueña directamente fue dejar de operar en el país. A través de un comunicado, la multinacional VF Corporation anunció una reestructuración a nivel global que incluía la separación en dos compañías independientes. Las marcas de jeans como Wrangler y Lee quedaron en manos de una nueva sociedad, bautizada Kontoor, que decidió dejar de operar localmente ante la falta de interesados por el manejo de sus licencias. La reestructuración además incluye el cierre de su planta de producción en Benito Juárez, provincia de Buenos Aires.

Ciudad: piden informes por los proveedores textiles no inscriptos

Fuente: Noticias Urbanas ~ Una fundación pidió información al GCBA porque “los proveedores textiles ni siquiera se anotaron en el Registro de Dadores de Trabajo de la cartera laboral local”.

La fundación La Alameda realizó un pedido de informes porque “el Pro, en su aérea de la Dirección de Compras y Contrataciones, hace más de diez años que otorga licitaciones a proveedores textiles del Estado que ni siquiera se anotaron en el Registro de Dadores de Trabajo de la cartera laboral local”.

“Es un escándalo el descubrimiento de La Alameda. En 2008, el Gobierno porteño asume las competencias de la Ley de Trabajo a Domicilio, entonces crea el Registro de Dadores de Trabajo a Domicilio, pero nunca se puso en funcionamiento. Jamás se inscribió ninguno de los empresarios textiles que ganan licitaciones del Estado porteño”, indicó la fundación en un escrito.

“En este registro debe inscribirse toda persona física o jurídica que tenga su domicilio o asiento legal en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sea dador, intermediario o tallerista y que utilice el sistema de Trabajo a Domicilio”, explicaron desde La Alameda.

Y agregaron: “Esto demuestra que la falta de interés total del Gobierno porteño por combatir el flagelo de la trata y el trabajo esclavo. Mientras que un aérea crea un registro de dadores de trabajo, por otro lado Licitaciones y Contrataciones les compra indumentaria a empresas que no tienen siquiera un empleado registrado, y en algunos casos incluso ni siquiera se dedican al rubro textil e indumentaria”.

“El pedido de informes de La Alameda a la Subsecretaría de Trabajo demuestra que si no tienen empleados es porque tercerizan su producción, por ende, deberían estar inscriptos”, subrayaron.

En tanto, la contestación al pedido de informes de La Alameda, firmada por Sergio Scappini, director general de la Dirección General de Empleo, “no surgen inscriptas en el Registro de Dadores”.

“La industria textil argentina cuenta con el triste porcentaje de casi el 80 por ciento de sus trabajadores NN reducidos a la esclavitud”, aseguraron.

Para Ezequiel Conde, de La Alameda, “es inadmisible que el Gobierno de la Ciudad permita con tanta soltura que estas empresas y personas físicas ganen millonarias licitaciones sin ni siquiera saber donde mandan su producción”.

Se creó la comisión “CAME contra la ilegalidad”

Fuente: Came ~ Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informamos que se ha creado la comisión denominada “CAME contra la ilegalidad” que estará a cargo del vicepresidente Regional NEA y presidente de la Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas de Formosa (CAPYMEF), Antonio Fabián Hryniewicz.

Esta comisión tendrá por objetivo interactuar con dirigentes, funcionarios y autoridades competentes de toda la Argentina para generar, entre todos, herramientas concretas que permitan colaborar contra la ilegalidad y la informalidad que en nuestro país está tomando gran dimensión.

Es importante destacar que desde CAME creemos fundamental brindar un tratamiento federal a este tema que aqueja no solo a las Pymes sino a la sociedad en su conjunto, mediante la constitución de esta comisión.

Finalmente, todos aquellos dirigentes que quieran participar y/o realizar consultas sobre la comisión pueden hacerlo de manera abierta, enviando un correo electrónico a comisionilegalidad@came.org.ar

Indumentaria encabeza el ranking de barrios que cerraron más locales en enero

Fuente: Bae ~ El balance del mes de enero para el comercio fue lapidario, cerraron 2536 locales en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense. Un simple cálculo muestra que bajaron su persiana 82 locales por día. Los barrios más afectados en enero fueron: La Plata en el Conurbano con 77 locales menos y en CABA, Belgrano con 56 cierres (-38 en Las Cañitas).

El dato más contundente y doloroso es que 10.144 personas perdieron su trabajo, según la Encuesta Semestral Económica (E.M.E.) elaborada por los 120 colaboradores de la ONG Defendamos Buenos Aires y el estudio Miglino y abogados.

En CABA el ranking de barrios que cerró más negocios en enero, después de Belgrano, sigue con Puerto Madero (-36), zona muy afectada por las obras el Paseo del Bajo. Un dato lo refleja: la mayoría de los locales gastronómicos tuvo que pedir el Procedimiento Preventivo de Crisis. El tercer lugar del podio lo comparten Recoleta y Barrio Norte (-35) y el Centro porteño (-35).

En las Cañitas bajaron las persianas 38 locales, Recoleta 35 y en Palermo Soho 28

Retiro no se queda atrás con 34 locales menos en el primer mes del año. Esta vez, a diferencia de otras veces, los comercios sufren por igual, tanto en barrios de clase alta, como en barrios no tan pitucos. El quinto lugar lo comparten Palermo Soho y Liniers, dos barrios muy diferentes, que sufrieron el cierre de 28 locales cada uno en el arranque de 2019.

Tarifazos, falta de financiación, baja en ventas y suba en alquileres impactan a todos. El sexto puesto lo comparten San Telmo; Palermo Viejo y Nuñez/Colegiales, en cada una de estas tres zonas porteñas, nada menos que 26 locales, no pudieron resistir y tiraron la toalla.

“Los rubros más golpeados fueron indumentaria y calzado de mujer; gastronomía; indumentaria y calzado de hombre; ferreterías; gestoría; talleres de reparación de vehículos; bares y remiserías”, explica Javier Miglino, director de Defendamos Buenos Aires.

El cierre del histórico local de la heladería Saverio en la avenida San Juan fue uno de los que más impactó en estos días. En plena temporada, cerró, remató sus muebles y desvinculó a trabajadores, aunque aseguran que en un par de meses reabrirá enfrente, en un local más chico. Sólo dejó abierto el local de Caballito.

En las Cañitas bajaron las persianas 38 locales, Recoleta 35 y en Palermo Soho 28

En el conurbano, después de La Plata con 77 cierres en enero, le siguió Lomas de Zamora/ Banfield (-68); Moreno (-69); Quilmes (-67); Florencio Varela (-58); Morón (-50) y el sexto puesto lo comparten con 49 cierres: Merlo, Tigre, Tablada, Avellaneda y San Martín. Berazategui cerró 48 comercios, Pilar (-46), Ramos Mejia y Burzaco (-43) y San Justo(- 41).

Cuando baja el consumo y sube todo el resto, el impacto se siente tanto en el conurbano profundo como en los glamorosos barrios porteños.

Cierres, ajustes y concursos: casi ninguna marca se salva

Fuente: La Nación ~ De Topper a Wrangler, pasando por Wanama, Chocolate, AY Not Dead o Legacy, la crisis del negocio textil en la Argentina no perdonó a casi ninguna marca. La
devaluación del peso que se inició en abril pasado impactó con mucha fuerza en una industria que, paradójicamente, sufría con el retraso del tipo de cambio, pero que no pudo adaptarse a la disparada del dólar por encima de los 35 pesos, que en teoría tendría que haberla ayudado a ganar competitividad frente a la oferta importada.

“Lo que pasó en 2018 es algo que se repite cada tanto en la Argentina. Se promueve una baja del dólar, lo que obliga a las marcas a importar para sobrevivir, y cuando finalmente llega la devaluación, la situación se hace insostenible porque las empresas se encuentran con un montón de obligaciones en dólares”, señaló Teddy Karagozian, presidente de la empresa textil TN & Platex. Según él, la demanda de insumos textiles en promedio cayó un 25% en 2018 y el panorama para este año no se presenta mucho mejor.

“Las marcas se confiaron en que con Macri iban a poder importar en forma tranquila y que iba a haber una estabilidad del tipo de cambio, que finalmente no llegó. Y la disparada del dólar las terminó encontrando con contenedores que hoy valen el doble”, explicó Marcelo Sorzana, director de la consultora especializada en indumentaria Surreal, que estima una caída del 30% en las ventas del rubro.

En la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), por su parte, dan cuenta de bajas menos pronunciadas, pero igual de contundentes. Según su
relevamiento, el sector de indumentaria y lencería cerró 2018 con una caída del 11,5% en unidades, mientras que en el caso de los textiles la baja llegó al 8,1 por ciento.

Frente a este panorama, durante el último año se multiplicaron los casos de las marcas nacionales que optaron por el concurso de acreedores de manera de poder organizar su situación financiera. Esta vía fue la que eligieron varias de las más importantes del mercado interno. La lista incluye desde Legacy, que en junio se presentó en convocatoria, hasta Big Bloom, la sociedad dueña de las marcas Wanama y John L. Cook, que un par de meses después terminó siguiendo sus pasos.

“La marca está fuerte y vamos a seguir operando normalmente. La idea es resolver el problema financiero que enfrenta todo el mercado”, señalaron en AY Not Dead, que también optó por la vía judicial, en noviembre pasado, para ordenar su situación financiera tras declararse en cesación de pagos un mes antes.

“Hoy tenés muchas empresas al borde del KO, que no tienen muchas alternativas: o se convocan o bien intentan pasar este infierno si sus dueños pueden y les inyectan capital”, explicó a LA NACION el dueño de un par de marcas de ropa que por ahora vienen sobrellevando la crisis sin recurrir a la vía judicial. “Hoy las estrategias de supervivencia pasan por limar los costos aún más a fondo, cambiar la estructura de capital de la compañía, bajando deuda al máximo, subir al mínimo los precios, renegociar alquileres con los shoppings y, para algunos, convocarse”, agregó.

A otras empresas del rubro la caída en las ventas directamente las llevó a cerrar todos sus locales, como en el caso de Chocolate. La casa de indumentaria femenina decidió cerrar en septiembre la última tienda que tenía y sus dueños están en busca de un comprador para la marca, que fue fundada a fines de los 80 por Susana Fandiño y Mónica Rivas. En su mejor momento, llegó a tener más de veinte locales y presencia en los principales shoppings del país. Tras el cierre de sus tiendas, las fundadoras pusieron en venta la licencia para el uso de la marca.

El cambio de manos también fue el camino recorrido por Topper. La histórica marca deportiva, que estaba en poder del grupo Alpargatas, fue adquirida en septiembre por el empresario brasileño Carlos Wizard Martins, que pagó US$24 millones para hacerse con el control de la firma en el mercado local. Desprenderse de ese activo fue prácticamente la única opción que le quedaba a Alpargatas en medio de un proceso de reestructuración que la obligó a cerrar un par de plantas en Catamarca y La Pampa.

Fue la misma decisión que tomó la firma Tileye (Eyelit), especializada en ropa interior, que a fin de año le bajó la persiana a una de sus dos fábricas, en Catamarca, mientras que la brasileña Paquetá -que producía zapatillas para Adidas- también optó por esta vía ante la fuerte caída de la demanda.

En el caso de las marcas Wrangler y Lee, la decisión de la empresa dueña directamente fue dejar de operar en el país. A través de un comunicado, la multinacional VF Corporation anunció una reestructuración a nivel global que incluía la separación en dos compañías independientes. Las marcas de jeans como Wrangler y Lee quedaron en manos de una nueva sociedad, bautizada Kontoor, que decidió dejar de operar localmente ante la falta de interesados por el manejo de sus licencias. La reestructuración además incluye el cierre de su planta de producción en Benito Juárez, provincia de Buenos Aires

Por la crisis, la venta ilegal callejera aumentó más de 30% en el final del año pasado

Fuente: Bae Negocios ~ Los efectos de las crisis también se hacen notar en el mercado informal. La venta ilegal callejera aumentó 30,3% en el cuarto trimestre del año pasado en relación con el mismo período de 2017, en tanto que en comparación al tercer trimestre del 2018 subió 5,4 por ciento.

Según un relevamiento difundido por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, los puestos en las calles se incrementó particularmente en la ” Ciudad de Buenos Aires, Tucumán, La Plata y la ciudad de Paraná, compensadas en forma parcial por los comportamientos en otras ciudades, en donde se registraron disminuciones”.

El relevamiento detalló los rubros que acreditan mayores ventas ilegales. Indumentaria y calzado fueron los más comercializados en Buenos Aires, Rosario, Salta, Neuquén y La Plata; alimentos y bebidas, registraron mayoría de ventas en Posadas, Tucumán y Santa Fe, mientras que la venta ilegal en juquetería y esparcimiento fue encabezada por Paraná.

Las tareas de relevamiento de campo fueron realizadas con el aporte de distintas cámaras de comercios e industria de Rosario, Salta, Neuquén, Misiones, Entre Ríos, Santa Fe y Tucumán.

En la Ciudad de Buenos Aires se detectaron en el cuarto trimestre del año unos 683 puestos de venta callejera ilegal, en las avenidas, calles y peatonales relevadas, un 33,9% más que en igual trimestre de 2017.

En tanto que en Rosario se identificaron 84 puestos de venta callejera ilegal; en Salta 30; en la ciudad de Neuquén 38; en Posadas 45; en Paraná 13; en la ciudad de Santa Fe 26,3 puestos en promedio por mes; en la ciudad de Tucumán 62 y en La Plata 190 puestos de venta callejera ilegal en las avenidas, calles y peatonales, detalló el trabajo de la entidad.

Las tradicionales marcas de jeans Wrangler y Lee dejarán de fabricarse en Argentina

Fuente: Infobae ~ VF Corporation, la compañía que maneja las firmas, anunció una reestructuración en el modelo de negocios. La decisión afectará a unos 200 empleos

La tradicionales marcas de jeans Wrangler y Lee, licencias de la norteamericana VF Corporation, se irán del país en 2019. Unos 200 trabajadores que emplea la filial local de la empresa ya fueron avisados y gran parte de ellos se quedarán sin empleo a partir de marzo.

El pasado 28 de enero VF Corporation emitió un comunicado en el que anunció “el Spin Off (división subsidiaria) a nivel global, lo que implica la separación de sus marcas en dos compañías independientes, con la intención de lograr modelos de negocios más eficientes en cada una de las regiones donde operan”.

“En este marco, VF mantiene el negocio de Lifestyle para las marcas relacionadas con indumentarias y calzados (Vans & Timberland), y crea una nueva compañía denominada Kontoor para las marcas de Jeanswear (Wrangler & Lee). Con respecto al negocio de Kontoor, se ha tomado la decisión de finalizar sus actividades en Argentina durante el año 2019“, acotó la empresa.

En la región, las marcas que se comercializan en forma directa por VF son Wrangler y Lee

En principio, no habría prosperado la alternativa de un licenciamiento para fabricar los productos bajo las marcas Wrangler y Lee, con las características originales, y también para distribuirlos en el mercado local.  También se evaluó sin éxito la posibilidad de una alianza estratégica con partners locales y regionales.

En Argentina VF produce sus prendas en una planta de la localidad bonaerense de Benito Juárez, donde emplea a 45 operarios a través de la subsidiaria Koontor.

Según publicó El Diario de Tandil, dichos “empleos solo se mantendrán en caso de que otra empresa compre la fábrica y decida volver a producir”. Añadió que “la noticia generó un impacto grande entre los habitantes de Benito Juárez. Es por esto que ciudadanos y representantes sindicales organizan una marcha para el 14 de febrero“.

A fines de los años 90, cuando la mayoría de las compañías redefinían sus roles como competidores globales, VF Corporation expandió su portfolio de marcas y pasó a ser una de las mayores empresas de apparel del mundo, con presencia directa en los mercados donde se comercializan sus marcas.

En el caso de América Latina, VF Corporation decidió gerenciar en forma directa la producción de sus marcas. En 2005, las oficinas regionales se establecieron en Buenos Aires.

Ahora, VF también reorganizará sus operaciones en Chile y en Brasil, aunque allí, a diferencia de Argentina, avanzan las negociaciones para seguir con su actividad. La empresa también tiene producción en Perú y Uruguay.

El cese de los negocios en la Argentina también tiene que ver con la situación global de VF, debido a la caída de la facturación de su producción de jeans, que provocó que la empresa tomara la decisión de escindir su unidad dedicada al denim, para enfocarse en las marcas más rentables del grupo, como Vans, elegida por el público skater, y The North Face.

VF es una de las corporaciones textiles más grandes del mundo, cuyas acciones cotizan en el Nasdaq de Wall Street, con una valuación de mercado de 33.945 millones de dólares.

El bajón de ventas sufrido en Argentina por estas marcas de jeans tradicionales no es un fenómeno puntual, sino que es una muestra del presente de todo el negocio de la indumentaria.

El decepcionante desempeño de la industria argentina a lo largo de 2018 tuvo uno de sus peores resultados en el rubro textil, lastrado por la recesión y la caída del consumo interno. El INDEC informó que el año pasado la actividad industrial en su conjunto registró un retroceso de 5%, aunque sobre el cierre del año la contracción de la actividad se profundizó a un 14,7% interanual en diciembre.

En los rubros textiles, prendas de vestir, cuero y calzado el retroceso de la actividad fue de 7,5% en el acumulado de doce meses de 2018, y de 18,3% interanual en diciembre pasado.

Fuente INDEC

Fuente INDEC

En la subdivisión, el INDEC detectó en diciembre un desplome de 36,3% en el ítem “Productos textiles” respecto de diciembre de 2017, mientras que en “Prendas de vestir, cuero y calzado” mostró una disminución de 10,8 por ciento.

Fuente: INDEC

Fuente: INDEC

Dificultades para encontrar talles de ropa

Fuente: Sin Mordaza ~ Un estudio nacional Santa Fe aparece en el tercer lugar de la lista. El 75 por ciento desconoce que existe la norma provincial.

Una encuesta nacional reveló que Santa Fe es la tercera provincia en el país con mayor porcentaje de personas a las que les cuesta conseguir talles al momento de comprar ropa. El territorio santafesino sólo tiene delante a la provincia de Buenos Aires y Capital Federal. El 70 por ciento de los encuestados aseguró que le resulta difícil adquirir talles “siempre” o “frecuentemente” en los locales que comercializan ropa en la provincia.

El 75 por ciento de los encuestados manifestó que no sabe si existe en Santa Fe una ley que regule la confección y comercialización de todos los talles. Sí está legislada y hasta hay un pedido de modificación para que alcance a todas las edades y géneros.

Cada año, la ONG Anybody Argentina realiza una encuesta con la que busca revelar las sensaciones de las personas al adquirir indumentaria y zapatos con sus consiguientes dificultades (o no) de conseguir talle.

A nivel nacional, las 8.565 respuestas registradas por la encuesta mostraron que el 69,55% de ellos plantea problemas, siempre o frecuentemente, para encontrar su talle. Los jeans y pantalones son las prendas que más inconvenientes presentan.

El 35% de los encuestados en suelo santafesino manifestó que siempre tiene problemas para encontrar talle.

La mitad de las personas que viven esta situación muestran tristeza por no encontrar la ropa deseada y, por ello, el 51% de esa cantidad cuestiona su propio cuerpo.

Mariela García, dueña de un local de “talles reales” en una galería de Alsina al 1200. “Tratamos de ofrecer ropa en todos los talles y moderna, que no sea todo para  señoras. Hay muchas chicas jóvenes que tampoco consiguen nada. Por eso, trabajamos para personas de 15 a 70 años”. Indicó que tiene “clientas fijas” que acuden a ella por la escasez de locales en la ciudad.

La ley, casi desconocida
En Santa Fe existe, desde 2007, la normativa 12.841 que regula la confección de prendas en todos los talles necesarios para cubrir las medidas antropométricas sólo de la mujer adolescente.

Los comercios que vendan ropa de mujer deben tener en existencia todos los talles. Desde la ONG encargada de realizar la encuesta resaltaron la impostergable necesidad de que se sancione una ley nacional de talles.

Ley de talles 2
Actualmente existe un proyecto de modificación de la ley 12.841, del senador sanlorencino Armando Traferri, en el que se propone expandir el espectro para que la ley no tenga distinción de género ni edades.

En el proyecto de modificación  plantea eliminar el término “adolescente” para reemplazarlo por “la franja etaria a la que se dediquen” las fábricas y locales comerciales encargados de fabricar o comercializar las prendas para, también, dejar sin efecto la especificidad de “mujer” que se marca en la ley y que se contemple a todos los géneros.

Larreta abrirá un parque de un kilómetro de largo en Palermo

Fuente: IProfesional ~ El Parque Ferroviario, que correrá a los costados del tren San Martín, sería anunciado por Horacio Rodríguez Larreta esta semana

La ciudad de Buenos Aires tendrá un nuevo parque que se extenderá entre las calles Soler y Córdoba, en torno a lo que hasta ahora era el entorno del tren San Martín, que se encuentra actualmente en obra.

El parque tendrá un kilómetro de longitud y estará limitado de un lado por el viaducto y por el otro por una calle con bicisenda paralela a Godoy Cruz. Fue diseñado por los arquitectos Mario Boscoboinik y Jorge Iribarne, ganadores del concurso organizado por la Sociedad Central de Arquitectos.

Desde el gobierno porteño ya instalaron los obradores sobre la calle Soler en donde ya no está más el paso inaugurado pocos años atrás y que permitió una vía alternativa para atravesar Juan B Justo a las calles Honduras y Paraguay.

La nueva construcción contará con un circuito aeróbico, además de juegos para niños, bicisendas y diferentes especies de árboles. Además está prevista una alineación de tipas a lo largo del y jacarandás en las calles transversales. El parque se completará con algarrobos y paloborrachos en los sectores próximos al ferrocarril.

Este espacio verde será una continuidad de la Plaza de la Ciencia inaugurada por Cristina Kirchner durante su segundo mandato, sobre la calle Godoy Cruz entre Paraguay y Soler. El parque tendrá dos módulos de dos cuadras de largo, mientras que después de Honduras habrá calles abiertas desde y hacia Juan B Justo.

El Parque Ferroviario Palermo tendrá una superficie superior a los 22 mil metros cuadrados que incluirán también locales comerciales, ubicados sobre la calle Godoy Cruz, que no podrán superar los 10 metros de altura, mientras que en sobre Juan B Justo habrá dos torres que superen los 50 metros, según relevó La Política Online.

El gobierno ya comenzó a subastar los terrenos que se extienden a lo largo de Godoy Cruz y que se convertirán en cotizadas viviendas frente al nuevo parque. Hasta ahora se vendieron dos de las tres parcelas que salieron al mercado y que la empresa Parlermo Grenn compró meses atrás.