Textiles: “No está siendo la temporada que nosotros esperábamos”

Fuente: El Marplatense ~ Lo reconoció el titular de la Cámara Textil de Mar del Plata, Juan Pablo Maisonnave, quien coincidió con otros sectores con la baja en las ventas. Insistió al Gobierno con la necesidad de tomar otras medidas para modificar la macroeconomía. “Sino no vamos a tener un futuro mejor”, sostuvo.
El titular de la Cámara Textil de Mar del Plata, Juan Pablo Maisonnave, compartió una mirada similar a la de otros sectores comerciales y sostuvo que la temporada de verano que transita Mar del Plata no está acorde con las expectativas que se planteaban en la previa.

“Quedó plasmado que vino casi la misma cantidad de turistas y no vimos en los comercios un resultado positivo como el que se esperaba con la variación del tipo de cambio. Sumado a la baja del poder adquisitivo del último año, no fue la temporada que esperábamos“, sintetizó.

En declaraciones a Radio Mitre Mar del Plata, el máximo referente que tiene la entidad empresaria sostuvo que se esperaba “más cantidad de gente con mayor poder adquisitivo” pero lamentó que finalmente no se haya visto reflejado ese escenario sobre las calles de la ciudad.

“Las fábricas están trabajando ya con la producción de invierno; está la doble tarea de trabajar en temporada pero pensando también en lo que serán los próximos meses”, manifestó el referente del sector.

En este sentido, Maisonnave también reconoció que las fábricas tuvieron algunas “bajas” en los pedidos porque cayó también la demanda de diferentes productos del rubro. “Estamos en recesión y creo que no hay una industria que le esté yendo bien”, consideró, en el programa Antes que sea Tarde.

El responsable de la cámara local apostó al proyecto para realizar diferentes intervenciones urbanísticas sobre la Avenida Juan B. Justo en los próximos meses, con el objeto de embellecer la zona y hacerla “más amigable” para el turista, pero insistió en que la mejora del flujo turístico “no parte solamente de una arteria  comercial”.

“Esto está atado a como se presenta la ciudad con respecto a la limpieza y otras cuestiones. El turista tiene que venir a Mar del Plata porque quiere venir acá y no elegir otro destino. Hay que tratar de mejorar la calidad para el turista“, analizó.

Con respecto a la situación económica, el titular de la entidad celebró diferentes convenios acordados con la Provincia y si bien también destacó algunas medidas “positivas” del Gobierno nacional remarcó que “el contexto no está ayudando”.

“Las últimas medidas macroeconómicas tampoco ayudan. La devaluación ayudó para mejorar la competitividad pero sigue habiendo dificultades importantes en muchos otros aspectos. Hay temas macro que tienen que empezar a cambiar para tener un futuro mejor al presente que transitamos”, concluyó.

Si no se no corrige el rumbo económico “va a llevar al país al precipicio”

Fuente: InfoNews ~ Yeal Kim, presidente de la entidad textil explicó que la capacidad ociosa en su sector alcanza al 70%. “Hemos retrocedido 17 o 18 años, la situación es similar al 2002”, expresó

Yeal Kim, presidente de la Fundación ProTejer consideró que el si el Gobierno no corrige el rumbo económico “va a llevar al país al precipicio”.

En declaraciones a Maldita Suerte por FM La Patriada, el empresario textil explicó que “la crisis del sector es global pero ningún país esta tan mal como Argentina”, donde la capacidad ociosa “alcanza al 70%”.

“Hemos retrocedido 17 o 18 años, la situación es similar al 2002. Los problemas de la industria son producto de las políticas macroeconómicas del Gobierno”, afirmó.

“El futuro es muy negativo, vemos un túnel totalmente oscuro. Hay una crisis muy grande, si seguimos así no sabemos si vamos a pasar el segundo semestre de este año”, explicó el empresario, que aseguró que el “80% del problema es por la falta de la demanda”.

“Las medidas que están tomando junto al FMI van a matar todas las industrias del país. En un país donde no hay demanda, no hay mucho que hacer”, concluyó.

La industria textil negocia un plan de reactivación y frenar los despidos

Fuente: IProfesional ~ Ante la caída en la actividad y la pérdida de empleos, las empresas plantean prorrogar la rebaja de aportes, reinstaurar el Repro y subsidiar la energía

La industria textil negocia con el Gobierno un plan de reactivación para impulsar el mercado interno y frenar la sangría de empleos.

Los empresarios y los sindicalistas de la actividad le darán las últimas puntadas este jueves a las 11 en la sede de la Federación de Industrias Textiles de Argentina (FITA), en donde terminarán de consensuar el paquete que contempla entre las principales medidas la prórroga de la rebaja de aportes patronales, tarifas de energía reducidas, un plan de facilidad de pagos de deudas a la AFIP y la suba de aranceles para productos importados que se fabrican en el país.

Los anfitriones de FITA recibirán en su casa a los miembros de la Federación Argentina de la Industria de Indumentaria (FAIA) y la Fundación ProTejer, mientras que por la parte sindical asistirá la Asociación Obrera Textil (AOT), el Sindicato de Empleados Textiles (Setia), el del vestido (Soiva) y la Unión de Cortadores de la Indumentaria (UCI).

El planteo sectorial es un nuevo llamado de atención al Gobierno, luego de los 35 puntos presentados el mes pasado por la Unión Industrial Argentina (UIA) al Gobierno en un intento por moderar el acuerdo con el FMI, un programa que hoy se traduce en la ausencia de financiamiento por el elevado nivel de tasas -en torno del 45%-; un esquema ascendente de tarifas, que alimenta la escalada inflacionaria, y una caída de la actividad del 1,6% para este año, según el pronóstico del propio Fondo.

La intención de los textiles es llevar al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, una propuesta alternativa al borrador oficial presentado el 29 de enero pasado en una de las tres mesas técnicas del sector por el secretario de Industria, Fernando Grasso, y el de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio, que proponía “flexibilizar” al menos 10 ítems de los convenios colectivos de trabajo, en línea con la demorada reforma laboral que descansa en el Senado.

En lugar de esa iniciativa, que fue rechazada en bloque por los representantes de la parte empresaria como sindical, el sector pide ahora “medidas para promover el empleo y la inversión”.

Uno de los documentos que circula, elaborado por la FITA al que accedió iProfesional, contiene entre otros puntos el pedido de créditos accesibles, la revisión de los derechos de exportación a las manufacturas textiles y mayores reintegros a las ventas externas.

El plan económico incluye además la entrega urgente de Repro a las empresas textiles en estado crítico. Con el visto bueno de algunas entidades empresarias, el secretario adjunto de la Asociación Obrera Textil, José Listo, le acercó el último jueves al director de Empleo en la Secretaría de Trabajo, Fernando Premoli, un listado con unas 50 empresas grandes que, según los gremios, necesitan en forma prioritaria los subsidios para preservar las fuentes de trabajo, al menos hasta registrar una recuperación de la actividad.

Empleo en crisis
“Estamos entrando en un tobogán, las empresas dicen que van a despedir más gente porque tienen la producción parada”, advirtió el sindicalista de AOT durante la audiencia mantenida en la sede de Alem al 650, mientras que el funcionario se comprometió a analizar la cuestión. Actualmente, hay 20 textiles beneficiadas por el subsidio, según datos privados.

Entre las firmas afectadas se encuentra la emblemática Alpargatas, que prevé la venta de su planta en Catamarca. Desde que inició un plan de ajuste en 2015, la firma del grupo brasileño que produce Havaianas y Osklen ya cerró varias de sus filiales en el país y redujo su personal al 60%, de 3.700 a 1.600.

El otro caso resonante es el de las marcas de jeans Wrangler y Lee, pertenecientes a VF Corporation, compañía que la semana pasada confirmó su salida del país y ahora negocia el pago de indemnizaciones para unos 200 empleados. Así, desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri, AOT perdió 8.000 trabajadores y Setia, otros 6.000, por lo que hoy nuclean a 36.000 y 20.000 afiliados respectivamente.

En vistas de la crisis de empleo, el Gobierno redujo a partir de enero los aportes patronales a la industria textil, calzado y marroquinería. La resolución -publicada el 23 de noviembre pasado con la firma de Macri, Marcos Peña y Sica- dispuso elevar a $17.500 la base salarial a partir de la cual los empleadores deben descontar cargas sociales, lo que implicó un adelantamiento para el sector de la rebaja gradual en marcha de las contribuciones patronales.

Desde entonces, las autoridades excluyeron de la mesa de negociaciones la discusión de los Repro, un punto que algunas cámaras prefieren mantener afuera del plan de medidas por temor a que Sica o Nicolás Dujovne no prorrogen la reducción de aportes a los textiles. La disposición establece que el Ministerio de Producción y Trabajo y el de Hacienda deben evaluar si la situación económica del sector amerita mantener el beneficio en el tiempo.

Otras entidades, en cambio, se quejan por haber quedado fuera del selectivo grupo de beneficiarios de los Repro, a la par que advierten que el alivio fiscal no es suficiente para reactivar la actividad, por lo que, de no haber cambios de fondo, pronostican un recrudecimiento de la recesión en los próximos meses, con mayores caídas en la producción y los niveles de ocupación.

Cabe destacar que este rubro genera más de 126.000 puestos formales en 8.000 empresas, un tercio del total del empleo sectorial, que en su mayoría es informal.

“Hay que cambiar un poco la política económica con medidas que vayan al consumo. La baja de cargas ayudan a bajar costos pero si trabajas al 40% de tu capacidad es como si te dieran aspirinas para tratar una enfermedad severa”, graficó Jorge Sorabilla, vicepresidente de la fundación ProTejer y miembro del comité ejecutivo de UIA.

La intención oficial de modificar los convenios laborales también genera escepticismo en las cámaras empresarias, en donde aseguran que el principal problema de competitividad lo tienen afuera de las fábricas y que la prioridad es dinamizar el mercado interno.

El borrador en Word sin membrete ni firma presentado por las autoridades al que accedió este medio propone la fragmentación de las vacaciones, la jornada de trabajo y el pago del aguinaldo; la flexibilización del contrato de trabajo a plazo fijo, la revisión del refrigerio y viáticos, y la eliminación del trabajo a domilicio; y la quita de sanciones a los empleadores por falta de pago de aportes y contribuciones, junto con un trámite abreviado del procedimiento preventivo de crisis, un expediente que deben presentar las firmas de más de 1.000 empleados previo a la aplicación de despidos o suspensiones, cuando se afecte a más del 5% de su plantilla.

Esos cambios, reconocen los empresarios, ya rigen de hecho. “Particionar vacaciones, banco de horas para evitar horas extra, hay un montón de flexibilizaciones que ya están funcionando”, dijo un técnico de la mesa a iProfesional.

Desde hace un año, por ejemplo, hay grandes firmas que dejaron de pagar las horas extra, mientras que en el caso de las fábricas que cierran tampoco se abonan las respectivas indemnizaciones, las mismas que el Gobierno propone reducir mediante la modificación de los convenios o, de manera más amplia, a través de la reforma de la Ley de Contrato de Trabajo.

Ese es uno de los puntos, tal como adelantó este medio, que comenzará a debatir este jueves en su primera reunión oficial del año el Consejo Asesor del Trabajo, el grupo de expertos designado por Sica para eludir la resistencia sindical a la reforma laboral encabezada por textiles, metalúrgicos, camioneros, marítimos y ahora también por el gremio del neumático.

La crisis económica le pasa factura a las Pymes textiles

Fuente IProfesional ~ Según los datos de la CAME, las ventas minoristas de indumentaria cerró 2018 con una caída del 6,9% interanual. Las causas del derrumbe

Las pequeñas y medianas empresas argentinas no se libran de la crisis económica y de estabilidad que afecta al mercado argentino. Fuentes del sector destacan que la industria textil se encuentra entre las más afectadas.

Las ventas minoristas cerraron 2018 con una caída de 6,9 por ciento interanual, de acuerdo con los datos publicados recientemente por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Diciembre fue un mes especialmente duro para el sector minorista, con un descenso de ventas respecto al mismo mes de 217 del 9,9 por ciento, según publicaba en La Nación.

De corte similar son los datos elaborados por la Fundación Pro Tejer. Destacan una caída del consumo durante el período comprendido entre enero y octubre de 2018 del 11,8 por ciento.

“El sector está cayendo duro desde 2016, salvo una pequeña evolución favorable que hubo en los meses electorales de 2017”, dijo al matutino Marcos Meloni, empresario del sector moda y vicepresidente de Pro Tejer.

Meloni enfatizó que “el sector textil esta próximo al peor mes desde 2002”. Remarcó que “las importaciones de productos terminados aumentaron 100 por ciento en unidades”. De esta forma, se acentúa la marcada competencia en el escenario local y la pérdida de mercados para empresas argentinas.

Fuentes de mercado resumen los tres factores que actualmente le quitan el seuno a los pequenos y medianos empresarios del sector textil en Argentina: subida de costes estructurales, escasez de financiación y una aguda caída de la rentabilidad.

Empresarios y gremios textiles dejan de lado la flexibilización y reclaman medidas de reactivación

Fuente: La Provincia ~ Los gremios y las cámaras empresarias del sector textil acordaron dejar de lado una flexibilización laboral hasta tanto el Gobierno “adopte medidas para recuperar la industria” según señaló el secretario general de la Asociación Obrera Textil, Hugo Benítez. El sindicalista indicó que los empresarios “entienden y están totalmente de acuerdo en que no se puede discutir una modificación del convenio porque necesitamos que la industria esté funcionando a pleno y se empiecen a tomar medidas para eso”. Benítez expresó que en las conversaciones mantenidas con la Federación de la Industria Textil Argentina (FITA) “analizamos que hasta tanto no se adopten medidas para reactivar, no podemos discutir modificaciones al convenio”. La posición de los empresarios se suma así al rechazo que los cuatro gremios del sector manifestaron al intento del Gobierno de aplicar una flexibilización laboral con cambios en el convenio para abaratar indemnizaciones y aguinaldos, flexibilizar las jornadas laborales, el otorgamiento de vacaciones y regularizar el trabajo a domicilio. “Para nosotros el tema se terminó con la presentación del documento de rechazo a cualquier tipo de flexibilización y reforma del convenio colectivo de trabajo que le elevamos al ministro Dante Sica”, dijo Benítez, en declaraciones a NA. El sindicalista recordó que en la convocatoria del Gobierno a gremios y empresarios para analizar la situación de la industria “los funcionarios no hablaron nada de eso sino que empezaron a pedir cambios en el convenio, por lo que resolvimos expresar nuestra procupación y rechazo en ese documento”. Benítez consideró “irracional” el intento de flexibilización laboral del Gobierno “cuando la industria tiene más de la mitad de su capacidad instalada, afronta cierres, despidos, suspensiones y adelanto de vacaciones, porque, al no haber consumo, dejan de producir”. “Si está todo parado, nadie quiere hablar del convenio y nosotros no vamos a aceptar cambios que signifiquen un deterioro del poder adquisitivo y el sistema de vida de los trabajadores” dijo Benítez. Explicó que los gremios “mantienen un diálogo fluido con las cámaras empresarias, en el que la principal preocupación no son los convenios sino cómo hacemos para lograr una reactivación”. “Lamentablemente la industria está totalmente parada y lo del convenio hay que discutirlo en un ámbito más favorable, con la industria trabajando en forma normal y no en estas condiciones”. Benítez agregó por último que: “El Gobierno sigue estando ausente en la propuesta de medidas que se necesitan para reactivar el empleo y el consumo interno”.

Semáforo de la Industria de la Indumentaria Argentina – Febrero 2019

La producción de ropa cayó 15,5% en diciembre

La crisis del sector de fabricación de indumentaria no se detiene

Fuente: CIAI ~ Hoy el INDEC dio a conocer el nuevo dato de producción física de prendas de vestir: 15,5% de caída respecto a diciembre de 2017. Para todo 2018, la disminución fue de 7,8%. Por su parte, la producción de hilados y tejidos (eslabón textil de la cadena de valor) mostró una contracción interanual de 36,3% en diciembre.

Semejante contracción deja en evidencia la magnitud de la crisis que atraviesa la cadena de valor en nuestro país. Esto vuelve imperativa la necesidad de diseñar, consensuar e implementar políticas públicas que eviten la quiebra de empresas y la destrucción de puestos de trabajo, teniendo en consideración que el principal factor de la actual crisis es la caída del consumo de prendas.

A su vez, el INDEC dio a conocer la información de comercio exterior del mes de diciembre de 2018. Los datos fueron sorprendentes pues en el último mes del año las importaciones de ropa volvieron a crecer (+7,5%) en comparación a mismo mes de 2017. El fenómeno estuvo explicado por los despachos de prendas de mayor valor, pues los precios promedios de la ropa importada crecieron 18,7% interanual. Si se analiza en términos de cantidades, las importaciones cayeron 9,5% en el período.

Lo llamativo es que este comportamiento se dio en un contexto donde el tipo de cambio real con China (principal origen de las importaciones de ropa del país) subió 27,7%, según información elaborada por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Es decir, donde se encareció la mercadería china por el salto del dólar en Argentina.

Sin embargo, el dato más llamativo fue que 2018 cerró con importaciones de ropa por un total de U$S 509,6 millones, cifra que representa un récord histórico para nuestro país (un crecimiento de 9,9% respecto al valor de 2017). Si la medición se realiza en kilogramos de prendas, las importaciones totalizaron 22.917 toneladas, 15,6% más que el año anterior.

En relación a las exportaciones de ropa nacional, durante los 12 meses del año 2018 acumularon un total de U$S 21,3 millones, lo que significó una caída de 34,9% respecto al nivel de 2017. Hace 10 años, Argentina exportaba U$S 106 millones de ropa, cinco veces el nivel del año pasado.

De esta forma, la balanza comercial de Argentina cerró 2018 con un déficit de U$S 488,3 millones. La caída de las exportaciones y el crecimiento de las importaciones es un proceso que tuvo lugar a lo largo de la última década, tornando cada vez más deficitaria la balanza del sector: en 2007 había sido sólo U$S 127 millones, según estadísticas del INDEC.

Las compras de ropa por parte de la población argentina continúan cayendo. Según la información publicada por el INDEC, las ventas de indumentaria en Shoppings del Gran Buenos Aires (Capital y Conurbano Bonaerense) disminuyeron 9,5% en noviembre de 2018 respecto a mismo mes del año anterior. En los supermercados de todo el país, la reducción de las ventas fue de 10,8%. Y en los comercios minoristas relevados por la CAME, la caída interanual de las ventas durante enero de 2019 fue de 10,6%.

La reducción de las ventas de indumentaria está fundamentalmente explicada por la fuerte caída del poder adquisitivo de la población argentina. En diciembre de 2018, el poder adquisitivo de los trabajadores formales se contrajo 14,6% comparado con mismo mes del año anterior, según el Instituto de Estadísticas de los Trabajadores (IET). Por su parte, el poder de compra de los beneficiarios de la seguridad social (jubilados, pensionados y asignaciones familiares) se contrajo 13,6% en enero de 2019 respecto a enero de 2018. Se trata de cálculos propios que surgen de comparar los aumentos nominales de 28,5% por la nueva Ley de Movilidad contra la inflación minorista del mismo período (48,7%).

En este contexto, la confianza del consumidor inició el año con una caída de 8% en enero respecto a diciembre de 2018, según la Universidad Di Tella. Sin embargo, analizando respecto a enero de 2018, el indicador muestra una caída de 26,7%.

El Relevamiento de Expectativas del Mercado elaborado por el BCRA[1] durante los últimos días hábiles de enero demostró que el mercado espera una inflación minorista de 29% para todo 2019 (0,3% más alta que la relevada el mes pasado). Las expectativas de caída del PBI de 1,2% para 2019 continuaron en el mismo nivel que el relevamiento pasado.

El crédito continúa prohibitivo para las empresas del sector. La tasa de interés para adelantos de cuenta corriente se ubicó en 58,6% anual en el último día hábil de enero, según el BCRA. Dicho valor está 30 puntos por encima de la inflación esperada para el mismo período. Esto representa una pérdida de competitividad para la producción nacional por motivos completamente ajenos a la productividad de nuestras empresas. Así, se torna indispensable que la autoridad monetaria continúe con la reducción de las tasas de interés y que el sector público implemente medidas concretas que efectivamente permitan el acceso al crédito a tasas diferenciales para las PyMEs del sector.

El precio de la energía eléctrica subió 46,2% en diciembre de 2018 respecto del valor de un año atrás, según datos del Instituto Estadístico de la Ciudad. Por su parte, la nafta súper se encareció 54,9%, empujando los costos logísticos del sector. Los precios de la ropa en Argentina mostraron un incremento interanual de 32,7% en noviembre de 2018 según estadísticas del INDEC, muy por debajo del nivel general de inflación de 48,7%.

La disminución de la fabricación nacional de indumentaria llevó a la destrucción de empleos “en blanco” en el sector. La última información disponible en el Ministerio de Producción y Trabajo indica que, entre el segundo trimestre de 2018 e igual período de 2017, se destruyeron 3.056 puestos, lo que representa una caída de 6,9% en el personal de nuestras industrias.

[1] Todos los meses el BCRA consulta a alrededor de 50 consultoras, centros de investigación, entidades financieras y analistas extranjeros respecto de las expectativas sobre el comportamiento futuro de una serie de indicadores (dólar, inflación, PBI, entre otros).

A continuación podrán descargar el Semáforo de la Indumentaria Argentina – Edición 2019: CIAI – Semáforo Febrero 2019

Informe Exportaciones Prendas de Vestir: Enero – Diciembre 2018

INFORME EXPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – DICIEMBRE 2018

Fuente: CIAI ~ En el mes de diciembre el valor total exportado de prendas de vestir superó los USD FOB 1,2 millones mientras que el volumen ascendió a los 30 mil kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Así, las exportaciones de indumentaria continuaron cayendo marcando bajas tanto en valor como en volumen del orden del -43% y -48%, respectivamente, en relación al mes de noviembre de 2018; y del -26% y -32% en relación a diciembre del 2017.

El precio por kilogramo durante diciembre promedió los USD/Kg 41,41 aumentando un +10% en relación a noviembre de 2018 y un +13% con respecto a diciembre de 2017. Asimismo, este precio se encontró alineado con el promedio anual superando a este último por USD/Kg 0,39 (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Estos datos del mes de diciembre cerraron el año 2018 con el nivel de exportaciones más bajo, desde, al menos, los últimos 17 años ubicándose, incluso, por debajo del promedio de los últimos 3 años (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). En efecto, el valor exportado ascendió a los USD FOB 21,3 y el volumen alcanzó los 519 mil kilos. De esta manera, a pesar del nuevo tipo de cambio la caída de las ventas al exterior se ubicó en torno al -35% en dólares y -23% en kilogramos en relación al año 2017.

Cabe resaltar que ganar mercados en el exterior lleva un tiempo considerable por lo que una mejora cambiaria en términos reales debería sostenerse en el tiempo de cara a tener efectos sobre las exportaciones a la par que debería ser acompañada de otras medidas de política pública de fomento a salida exportadora.

Por su parte, el valor exportado se contrajo un -59% en relación al año 2015 mientras que comparando con el año 2012  (año en el cual se exportaron más de USD FOB 110 millones, récord para el sector), estas cayeron un -81%. Los precios promedio por kilo de 2018 también evidenciaron una tendencia a la baja cayendo un -15% en relación a 2017.

En suma, dado el achicamiento del mercado interno -que registra un menor volumen de ventas en todos sus segmentos (comercios minoristas, centros de compra y supermercados)-,  el complicado panorama productivo -vinculado a las dificultades de acceso al financiamiento, las altas tasas de interés, el incremento de costos de producción, las intermitencias en la cadena de pagos- y con un aumento de la participación de los productos importados, las exportaciones no han logrado dinamizar la producción de cara a impactar positivamente sobre la industria de la confección local. No obstante, el panorama exportador podría mejorar relativamente en caso de que el nuevo tipo de cambio real se sostenga, impactando positivamente sobre la competitividad precio de nuestras prendas, y este escenario se combine con una batería de medidas de incentivo al consumo y al sector.

Por último, se resalta enfáticamente la importancia de impulsar las exportaciones del sector de la indumentaria: la brecha de precios entre el kilo de indumentaria exportada y el kilo de indumentaria importada deja en evidencia el alto contenido de valor presente en las confecciones argentinas, particularmente en materia de diseño. En rigor, el precio por kilo exportado del 2018 rondó los USD/Kg 41,02 mientras que el precio por kilo de la mercadería importada promedió los USD/Kg 22,24.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que, por su parte, la AFIP comenzó a publicar datos más completos por lo que a partir de enero 2019 comenzaremos a utilizarlos de cara a mejorar la calidad de la información.

Desde Aquí podrán acceder al anexo estadístico

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Diciembre 2018

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – DICIEMBRE 2018

Fuente: CIAI ~ Las importaciones de indumentaria del mes de diciembre de 2018 se ubicaron en torno a los USD CIF 30 millones y 1,15 millones de kilos mientras que el precio promedio por kilo alcanzó los USD/Kg 26,35 (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

El valor de las prendas importadas se incrementó un +7,5% en el mes de diciembre de 2018 en relación al mismo mes del año anterior pero el volumen importado retrocedió un -9,5% evidenciando, consecuentemente, un aumento del precio promedio por kilo importado (+19%). Así, las compras al exterior continúan modificando su tendencia, en buena medida, en función de la coyuntura local, la estacionalidad, el bajo nivel de consumo interno, el tipo de cambio, los costos de producción y sus respectivas proyecciones.

Tras la última devaluación se registraron bajas tanto de valor como de volumen importado –desde septiembre 2018 inclusive- modificándose recién en diciembre con este aumento que solo se verificó en relación a los precios y por tanto, al valor importado.

No obstante, el año 2018 cerró con valores y volúmenes por encima del año 2017: un +9,9% y un +15,6%, respectivamente (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). En efecto, en el período enero-diciembre 2018 el valor importado ascendió a los USD CIF 509,6 millones mientras que el volumen se ubicó en torno a los 22,9 millones de kilos y el precio por kilo promedió USD/Kg 22,24.

Cabe destacar que este aumento interanual de las compras al exterior se da en el marco de incrementos de valor y volumen registrados anualmente desde el 2015 y precios promedio decrecientes. Efectuando la comparación punta a punta entre el año 2018 y el año 2015, las importaciones crecieron un +80% en dólares, un 124% en kilos y el precio promedio por kilo cayó un -20%.

Para los próximos meses se espera que el nivel de importaciones continúe cayendo en función de estos nuevos precios relativos, es decir, al menos hasta que la devaluación se traslade en mayor medida a los costos de producción y en tanto y en cuanto el salario de la población no recupere poder de compra.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que, por su parte, la AFIP comenzó a publicar datos más completos por lo que a partir de enero 2019 comenzaremos a utilizarlos de cara a mejorar la calidad de la información.

Desde Aquí podrán descargar el anexo estadístico

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Diciembre 2018

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – DICIEMBRE 2018

Fuente CIAI ~ Las importaciones de indumentaria del mes de diciembre de 2018 se ubicaron en torno a los USD CIF 30 millones y 1,15 millones de kilos mientras que el precio promedio por kilo alcanzó los USD/Kg 26,35 (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

El valor de las prendas importadas se incrementó un +7,5% en el mes de diciembre de 2018 en relación al mismo mes del año anterior pero el volumen importado retrocedió un -9,5% evidenciando, consecuentemente, un aumento del precio promedio por kilo importado (+19%). Así, las compras al exterior continúan modificando su tendencia, en buena medida, en función de la coyuntura local, la estacionalidad, el bajo nivel de consumo interno, el tipo de cambio, los costos de producción y sus respectivas proyecciones.

Tras la última devaluación se registraron bajas tanto de valor como de volumen importado –desde septiembre 2018 inclusive- modificándose recién en diciembre con este aumento que solo se verificó en relación a los precios y por tanto, al valor importado.

No obstante, el año 2018 cerró con valores y volúmenes por encima del año 2017: un +9,9% y un +15,6%, respectivamente (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). En efecto, en el período enero-diciembre 2018 el valor importado ascendió a los USD CIF 509,6 millones mientras que el volumen se ubicó en torno a los 22,9 millones de kilos y el precio por kilo promedió USD/Kg 22,24.

Cabe destacar que este aumento interanual de las compras al exterior se da en el marco de incrementos de valor y volumen registrados anualmente desde el 2015 y precios promedio decrecientes. Efectuando la comparación punta a punta entre el año 2018 y el año 2015, las importaciones crecieron un +80% en dólares, un 124% en kilos y el precio promedio por kilo cayó un -20%.

Para los próximos meses se espera que el nivel de importaciones continúe cayendo en función de estos nuevos precios relativos, es decir, al menos hasta que la devaluación se traslade en mayor medida a los costos de producción y en tanto y en cuanto el salario de la población no recupere poder de compra.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que, por su parte, la AFIP comenzó a publicar datos más completos por lo que a partir de enero 2019 comenzaremos a utilizarlos de cara a mejorar la calidad de la información.

Desde Aquí podrán descargar el anexo estadístico

Durísimo documento hacia los gobiernos emitieron los gremios textiles

Fuente: La Licuadora ~ Se realizó la conferencia de prensa que estuvo encabezada por los gremios del SOIVA, AOT y SETIA, por la angustiante situación del sector textil. Ademas, participaron gremios enrolados en la CTA Autónoma y la CGT.

Por la dignidad de los trabajadores y trabajadoras.  Por el rechazo a salarios de hambre. Por nuestra soberanía. Por la industria nacional. Por Tierra del Fuego. Por las conquistas logradas. Por la memoria de quienes nos precedieron y nos enseñaron a luchar orgullosamente por nuestros derechos. Por la clase obrera. Por argentina. –

Como todos sabemos nuestra querida República Argentina está atravesando una crisis económica, social y política sin precedentes.

Estamos gravemente heridos por el MODELO POLÍTICO NEOLIBERAL que lleva adelante el GOBIERNO DE CAMBIEMOS y por medio del cual ha demostrado al pueblo desde que asumió el poder en ARGENTINA que su forma de hacer política es:

●       La entrega de SOBERANÍA, la pérdida del salario, la pérdida de mano de obra argentina.

●        La falta de beneficios para potenciar las economías regionales, la degradación de la clase obrera, el sometimiento de nuestros jubilados a la indigencia.

●       El despoblamiento de la Patagonia llevado adelante a través de un ataque sistemático, macabro y traidor por parte de medios de comunicación afines al poder, instalando en la sociedad la idea de que somos caros de mantener para el estado, con el único fin de entregar nuestra geografía y sus recursos a otras banderas.

●       Particularmente en Tierra del Fuego, arbitrar los medios para administrar una crisis aún mayor entre los habitantes y los sectores industriales (entre otros) para reducir a fondo todas las alternativas que brinden una subsistencia digna y promisoria a quienes aquí hacemos soberanía. De este modo, una vez asfixiados, obligar a las familias a tomar la decisión más triste de todas… ABANDONAR LA TIERRA EN LA QUE DECIDIMOS VIVIR.

Lo antes mencionado es sólo una parte de la historia y de la manera de hacer política por parte de este Gobierno Nacional, dado que faltaría mencionar infinidad de medidas que ha logrado llevar adelante el gobierno actual y que perjudicaran a la clase obrera por las próximas décadas.

Ese fue el modelo político que llevaron adelante desde el primer día.

No crean los trabajadores y trabajadoras que el gobierno se equivocó y no tiene rumbo.

No nos engañemos más. No esperemos nada más. Porque no hay nada más que lo que venimos padeciendo desde su asunción.

Debemos también hablar de los docentes, médicos, enfermeros, fuerzas de seguridad, trabajadores estatales y tantos otros que permanecen en la lucha constante por salarios dignos y condiciones de vida decentes para todo el conjunto de argentinos y argentinas.

Esto marca a las claras que en la Argentina de hoy no hay absolutamente un sólo compañero o compañera que haya sido beneficiado por este modelo político.

El mercado interno está totalmente quebrado al provocar el derrumbe del único patrimonio que tiene un trabajador. Ese patrimonio es el salario que percibe mes a mes e inyecta nuevamente en la economía.

Si no hay salarios dignos un trabajador o trabajadora no tiene futuro. Si no hay sueldos que puedan cubrir las necesidades básicas no hay futuro.

Si padecemos una inflación abismal que licua los sueldos, si vivimos en una economía dolarizada con salarios en pesos no hay futuro para la clase obrera.

La pequeña y mediana empresa es el motor de la economía. Y cuando decimos PYME Hablamos de la PYME industrial, del taxi, del kiosco, de la panadería, del restaurant, del bar, de las tiendas de ropa, la peluquería, el almacén, etc.

Nadie desconoce que al caminar por cualquier cuadra de cualquier barrio de nuestra extensa república nos vamos a encontrar con el mismo panorama: trabajadores y trabajadoras que se quedan en la calle, empresas y locales de cualquier rubro que tuvieron que cerrar sus puertas ante la falta de consumo al no haber plata en los bolsillos de la gente.

Los compañeros y compañeras estatales de la provincia de Tierra del Fuego en particular, sin desmedro de los padecimientos de la generalidad, son víctimas del ajuste que aplicó el gobierno de Bertone – Arcando, con el aval de la legislatura cómplice, que el 8 y 9 de enero de 2016 aprobaron el paquete de leyes que fueron el laboratorio del ajuste a nivel nacional: reforma previsional imponiendo un cálculo del haber jubilatorio inferior; quita de derechos a las personas con discapacidad; creación de la AREF, unificada a la AFIP y con atribuciones extraordinarias sobre los contribuyentes; suspensión de las paritarias; pago de “paliativos” por decreto en reemplazo de recomposición salarial acordada en paritarias; persecución policial y judicial a dirigentes gremiales y uso discrecional de herramientas administrativas para manejar el estado con absoluta impunidad, ignorando la legislación vigente con el aval de funcionarios judiciales adictos.

Todo esto redundó en un congelamiento salarial durante tres años y medio, y la instauración de un estado de temor y amedrentamiento en muchos compañeros y compañeras del sector público. La paz social que dice haber recuperado Bertone es la inmovilidad del terror.

El rol de complicidad del Ministerio de Trabajo de la provincia, en manos del incalificable Claudio Carreras, fue determinante para que este cúmulo de abusos pudiera concretarse.

Al deterioro de la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras y sus familias que se produjo por estas medidas inusitadamente insensibles, suman ahora un incremento al precio de servicios esenciales para la supervivencia en nuestro territorio: la exorbitancia de las tarifas de electricidad y gas hacen de esos insumos artículos de lujo para muchos de nuestros conciudadanos y los colocan en una situación de vulnerabilidad social alarmante.

Pero lo más lamentable de todo es la complicidad y la connivencia de algunos dirigentes políticos y empresariales que avalan esta destrucción.

Son estos cómplices quienes apoyan el relato y que lo llevan por cuanto medio les sea posible, argumentando que éste es el camino.

Son ellos quienes le piden paciencia al pueblo con la panza llena y con grandes cuentas bancarias.

Son ellos quienes nos venden lo que jamás va a suceder.

Son ellos quienes tienen el poder de generar opinión haciendo confundir a los ciudadanos y así lograr la pelea del trabajador contra el trabajador, del ciudadano contra el ciudadano, de pobres contra pobres.

Son ellos quienes operan con algunos medios hegemónicos anti-patria la instalación de información basura para distraer la atención de la ciudadanía de las reales intenciones que tienen para con nuestro pueblo. Así sucedió con la reforma previsional. Lo mismo sucede con la reforma laboral que intentan imponer para lograr el sometimiento y la esclavitud de los trabajadores y trabajadoras, para que resignemos conquistas que se lograron en base a lucha y por las cuales tantos de nuestros compañeros han dejado la vida para llevar a la clase obrera a lo más alto.

Son ellos los que han instalado esta idea de que los trabajadores y trabajadoras tienen la culpa de todo lo malo que sucede en Argentina.

Son ellos quienes dicen que el trabajador es un alto costo que paga el empresario y por eso se funden las empresas.

Son ellos quienes pretenden llevar adelante un plan estratégico desde lo discursivo hasta la implementación de alternativas posibles para sacar adelante su situación financiera.

Son ellos quienes proponen salarios de hambre para el sostenimiento de las fuentes de trabajo y así cuidar sus empresas.

En este momento, precisamente el sector textil es uno de los rubros más castigados pasando por uno de sus peores años.

Con una caída del 40% (por ciento) en las ventas del sector.

Las cadenas de pago están totalmente cortadas. Los servicios aumentaron en algunos casos más de un 500%. No hay créditos. Se pagan tasas de hasta un 100%. Los impuestos varios que las empresas deben afrontar se han convertido en impagables.

La apertura de la importación se sumó a los ingredientes de este cóctel asesino de nuestra industria, entre tantas otras cosas que hacen tambalear el sector.

Ahora proponemos detenernos por un segundo y reflexionar entre todos:

¿Podremos decir ahora que en estos párrafos donde hablamos de la INDUSTRIA TEXTIL hemos hablado de la realidad que viven los empresarios?

¡No!

Es así: estamos hablando de las empresas.

Estamos hablando de empresas que pertenecen a las CAMARAS EMPRESARIAS DE TIERRA DEL FUEGO.

U.I.F (UNION INDUSTRIAL FUEGUINA)

C.A.F.I.N (CAMARA FUEGUINA DE LA INDUSTRIA NACIONAL)

Dichas empresas son quienes se presentaron ante el MINISTERIO DE PRODUCCION Y TRABAJO para solicitar ante esta cartera una serie de medidas para salvaguardar las industrias radicadas en TIERRA DEL FUEGO y las FUENTES LABORALES.

¿De qué hablan las medidas que intentan llevar adelante?

●       Reducción de adicionales de convenio y conquistas logradas desde hace más de diez años para los trabajadores y trabajadoras de TIERRA DEL FUEGO.

●       Congelamiento salarial para los nuevos aumentos paritarios del 2019.-

Y con eso hemos dicho todo.

Bajar salarios. Ajustar a través del bolsillo de los empleados.

Volviendo a lo antes expresado, nos hacemos tres simples preguntas:

1- ¿Son los trabajadores responsables de las medidas adoptadas por el Gobierno?

2- ¿Son los trabajadores responsables de la recesión económica que vive nuestro país?

3- ¿Son los trabajadores responsables de las muchas empresas que padecen el ahogo que impone este gobierno a la INDUSTRIA NACIONAL?

La respuesta rotundamente es NO.

Los trabajadores y trabajadoras son el eslabón más importante de la cadena; los que aportan a sus empleadores mano de obra de excelencia y calidad para poner en el mercado productos de primera; los que hacen, con esfuerzo y trabajo, que las ganancias de las empresas en los últimos años (al menos hasta fines del 2015) hayan sido considerablemente grandes como para tener la posibilidad de poner sus activos en dólar futuro, tal como los indican los datos publicados de forma oficial y que cualquiera puede buscar.

Entonces decimos que la postura adoptada por las cámaras empresariales es totalmente vil y cobarde.

Decimos que pretenden empresas ricas con empleados pobres.

Decimos que no tienen la valentía y la honestidad de otros empresarios ejemplares que, lejos de intentar rebajar salarios, despedir compañeros y compañeras, y cortar el hilo por lo más delgado, toman decisiones con responsabilidad sabiendo que los culpables no están abajo, que no son los trabajadores.

Los únicos responsables son los Gobiernos y empresarios que llevan adelante este modelo político de hambre y destrucción.

Decimos a la gobernadora Bertone que la defensa de la soberanía, de la industria y de los trabajadores y trabajadoras de nuestra provincia no se hace pagando espacios en los medios nacionales para despegarse del gobierno nacional hoy, porque está en campaña, cuando la realidad marca que fue su mejor aliada desde el minuto uno de la gestión.

Por todo lo expuesto instamos a las empresas a deponer su actitud y a contribuir a mesas de diálogo para reclamar al gobierno entre empresas y trabajadores medidas que nos devuelvan la producción, los salarios dignos y apostar entre todos a un futuro estable y duradero.

En Tierra del Fuego debemos exigir prorrogar el subrégimen por los próximos 50 años de la ley 19.640. Subrégimen que da origen, espíritu y sustento para seguir haciendo viable la subsistencia de los habitantes y las industrias en nuestra querida provincia.

Sabiendo que los trabajadores:

NO VAMOS A ACEPTAR SALARIOS DE HAMBRE.

NO VAMOS A ACEPTAR DESOCUPACIÓN.

NO NOS VAMOS A ENTREGAR.

DEFENDEREMOS NUESTRA FUENTE DE TRABAJO, NUESTRA INDUSTRIA, LAS EMPRESAS, LOS SALARIOS, LAS PARITARIAS DIGNAS.

SIEMPRE EN PAZ Y CON UNIDAD.

ESTO LO SACAMOS ADELANTE ENTRE TODOS.

HACE UN TIEMPO FUE UN SECTOR, DESPUÉS FUE OTRO. AHORA SOMOS NOSOTROS: MAÑANA TE TOCA A VOS.

EL CULPABLE ES EL MODELO, NO LOS TRABAJADORES y TRABAJADORAS.

Río Grande 24 de enero de 2019.

Fuente multisectorial de gremios.