INFORME IMPORTACIONES PRENDAS DE VESTIR: ENERO-FEBRERO 2019

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – FEBRERO 2019

Fuente: CIAI –  En febrero de 2019, las importaciones de indumentaria cayeron un -28% en dólares y un -18% en volumen en relación al mismo mes de 2018; superando los USD CIF 36 millones y promediando los 1,8 millones de kilogramos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Las consecuencias del nuevo tipo de cambio y de la caída del consumo en el mercado interno continúan traduciéndose en la contracción relativa de las compras al exterior de prendas de vestir; no obstante lo cual, dicho nivel aun se encuentra por encima de años anteriores. En efecto, en comparación con febrero pero de 2017, los dólares importados crecieron un +6% mientras que los kilogramos lo hicieron un +30%.

Esta tendencia mensual se refleja en el agregado bimestral: las importaciones de enero-febrero 2019 disminuyeron un -27% en valor y un -29% en volumen encontrándose por encima del mismo bimestre de 2017 (+12% y +23%, respectivamente); del 2016 (+80% y +118%); y del 2015 (+78% y +131%) (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Así, el nivel de importación es mayor al registrado durante toda la década con excepción del año 2018 (ver Gráficos Nº1 y Nº2 del Informe adjunto).

En relación a los precios promedio por kilo del mes, estos cayeron un -13% en relación a febrero del año anterior ubicándose en torno del USD/Kg 20,24. Los precios promedio del bimestre estuvieron más arriba fruto de lo evidenciado en enero, cerrando USD /Kg 21,66, es decir, un 2% por encima del mismo bimestre del año anterior (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

En cuanto a los países de origen de las importaciones, China permanece primera representando el 57,5% de los dólares importados de prendas en el bimestre y el 69,7% de los kilos (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto). China es seguida en peso sobre las importaciones totales por Vietnam, que explicó el 5,6% del valor importado y el 3,6% del volumen; e India con el 5,6% y 4,6%, respectivamente.

Entre los principales productos importados durante los primeros dos meses del año se posicionaron en los primeros lugares del ranking los sweaters de fibras sintéticas, los abrigos tanto femeninos como masculinos -también de fibras sintéticas- y los sweaters de algodón (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto).

En términos de categoría de producto, los abrigos se posicionaron primeros con USD CIF 19,4 millones y 823 mil kilogramos (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto) en su mayoría originarios de China (73% del total), y luego por Vietnam e Indonesia. La categoría de producto más demandada fue la de  pantalones -que alcanzó los USD CIF 15,1 millones y 697 mil kilos-; 46% del total provino de China. En el tercer puesto se registraron los sweaters y luego las t-shirts ambos con China como principal origen aunque, en el caso de las t-shirts, con una participación de países de origen mucho más diversificada y desconcentrada.

Para cerrar y a modo de proyección, se estima que los próximos meses el nivel de importaciones continuaría cayendo en función del nivel del tipo de cambio y del mayor grado de incertidumbre asociado a este último; y en tanto y en cuanto el salario de la población no recupere poder de compra.

Desde Aquí podrán descargar el Anexo Estadístico 

Textiles: “La inflación es una enfermedad que afecta la rentabilidad”

Fuente: El Marplatense ~ Lo aseveró Juan Pablo Maisonnave, el titular de la Cámara Textil de Mar del Plata, al remarcar el complejo contexto que también afecta al sector. “Lo que preocupa es lo que se ve para adelante porque no hay nada claro”, afirmó.

El titular de la Cámara Textil de Mar del Plata, Juan Pablo Maisonnave, alertó por el fuerte impacto que tiene el contexto inflacionario para la industria y renovó la preocupación por la “incertidumbre” que rige para los próximos mes en el país.

En declaraciones a El Marplatense, el referente del sector pidió al Gobierno que “corrija” distintas variables económicas para promover un “crecimiento del mercado interno” a partir de la recomposición de los salarios. “Si eso no se da, es muy difícil que haya un crecimiento”, consideró.

“La inflación es una enfermedad que está afectando directamente el poder adquisitivo del trabajador pero también la rentabilidad de las empresas”, sostuvo, y agregó: “La situación es muy parecida a la del año pasado pero lo que preocupa es lo que se ve para adelante porque no hay nada claro”.

Esta semana, se conoció un nuevo relevamiento de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) que coincidió con que el contexto inflacionario “impide” la mejora del sector. “En la medida en que los precios continúen ganándole la carrera a los ingresos de la población, no habrá recuperación del poder de compra y las ventas del sector difícilmente mejoren”, señalaron, a través de un comunicado.

Al puntualizar sobre la volatilidad de la cotización del dólar en este comienzo de año, Maisonnave dijo que “sorprendió” el gran movimiento que se registró. “Es algo que le sorprendió a todos. Y no se vislumbra nada claro por delante, que es lo que preocupa a los industriales y empresarios. Así no se puede planificar para hacer inversiones o lo que sea”, insistió.

Además, el máximo responsable que tiene la Cámara Textil de la ciudad remarcó la dificultad de las empresas de acceder a respaldos por parte de las entidades bancarias por las condiciones que se fijan: “Si bien vemos esfuerzos de algunos bancos con tasas subsididas, vemos que las comisiones bancarias están en niveles que no hay en ningún otro país”.

Ambiciosos desafíos a nivel nacional trazan con la cadena textil formoseña

Fuente: Agenfor ~ La visita que hiciera a Fontex el presidente de la Confederación General Empresaria  de la República Argentina (CGERA), Marcelo Fernández, quien junto a Ariel Schale, director ejecutivo de la Fundación Pro-Tejer, dejo las bases solidas para ambiciosos desafíos para la cadena textil formoseña.

Es que ambos participaron del encuentro que encabezo en esta ciudad Daniel Scioli para conocer las instituciones y trabajar en la vinculación con dicho programa de estado que respalda fuertemente a la confección de indumentarias y posee un alto nivel de inversión e innovación tecnológica.

Fernández destacó el fuerte apoyo que el gobierno de Formosa brinda al sector textil indumentario a través del Fontex.

Si bien no es su primera visita,  el empresario recalcó  que siempre queda sorprendido al ver como se trabaja  , a punto tal que  la caratuló  como “un orgullo para los formoseños  y una envidia para los empresarios nacionales”,  destacando  que el estado formoseño  brinda un fuerte apoyo al sector textil  indumentaria en su desarrollo, en su  fabricación , y su diseño , en la búsqueda constante de generar trabajo en la provincia.

Adelantó que como presidente de la CGERA  e integrante de la cadena textil indumentaria  espera en el futuro desarrollar negociaciones con la provincia “porque Formosa no sólo produce ,  administra y controla su algodón, sino que está pensando cómo  darle valor  a la materia prima y eso es lo que se necesita para el desarrollo.”, sintetizó.

CIAI en la mesa #EmergenciaTextil

La Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria participó de la mesa #EmergenciaTextil en el municipio de San Martín.

En el encuentro -donde se expuso la situación sectorial- participaron por Catamarca el ministro de Producción y Desarrollo , Daniel Zelarrayán; el subsecretario de Industria, Lisandro Álvarez; el subsecretario Económico municipal, Alejandro Tsolis; los secretarios de Producción de La Matanza, Débora Giorgi; de Saavedra – Pigüe, Guillermo Oustry; el subsecretario de Producción de Moreno, Gastón Fraga.

A su vez, participaron los representantes del sector. El vicepresidente, el secretario y el director ejecutivo de Fundación Pro Tejer, Carlos  Diforti, Luciano Garfione y Ariel Schale, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), UIA Joven,  CIMA, FITA, CAFAICYN, Cámara de Textiles de Pigüe, APYME y los sindicatos SETIA, AOT de San Martín y UCI.

El sector de la indumentaria sufre la caída del consumo

Fuente: La Nación ~  Las tradicionales marcas de jeans Wrangler y Lee cierran su planta de producción y se van del país. La noticia, anunciada el 6 de febrero de este año, no hizo más que subir el volumen de una alarma que ya sonaba hacía tiempo: el sector de la indumentaria tiene serios problemas para sostener el negocio en la Argentina, una realidad que se agrava aún más en el contexto actual de caída del consumo.

Los números del comienzo de año hablan por sí solos: las ventas de indumentaria en comercios minoristas de todo el país sufrieron una caída de 13,8% en febrero de 2019 en comparación con mismo mes de 2017, según el relevamiento realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En los locales físicos, la reducción fue aún mayor, de 16,3%, mientras que en la modalidad online, se creció 1,3%.
Por su parte, las ventas en shoppings del Gran Buenos Aires cayeron 4,8% en diciembre de 2018, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). En supermercados hubo un leve,crecimiento de 1,8% interanual en diciembre para indumentaria, calzado y textiles para el hogar (que incluye toallas y sábanas).

Gustavo Martínez, gerente general de Taverniti, uno de los mayores fabricantes de jeans del país, dice que el sector hace tiempo que viene golpeado, pero hoy se suma la baja del consumo. “Porque hay otros problemas históricos, como carga impositiva, costos logísticos y litigiosidad laboral, pero todo eso se tapa si las ventas andan bien”, explica el empresario.

Alejandro Pernas, dueño de la tradicional Sastrería González, comenta que está claro el panorama para todos, ya que el mercado interno se derrumbó. “Nuestra industria no es gran exportadora, lo que indica que el grueso de la producción es para consumo interno y, considerando que este está golpeado por la inflación y el aumento de tarifas, no es difícil imaginar el resultado”, agrega el comerciante, que además es presidente de la Federación Argentina de la Industria de Indumentaria y Afines.

Según Pernas, los industriales que trabajan para sectores de menores recursos están más complicados que los que le apuntan a un segmento más alto, pero igualmente nadie se escapa de la trampa en la que cayó el sector. “El Indec publicó el uso de capacidad instalada y en el rubro textil e indumentaria estamos en el orden del 30%. Esto indica que tenemos en promedio el 70% de capacidad ociosa”, destaca.

Las malas noticias no se terminan ahí. La alta tasa de interés aparece como otro gran problema para el sector, porque no solo dificulta la financiación de la empresa, sino que también hace más complicado financiar las propias ventas (ya que mucha de la ropa que se vende en el país se vende en 3, 6 o 12 cuotas). “Esto afecta directamente la rentabilidad, que ya venía cayendo”, apunta Martínez.

La devaluación impacta también, porque la ropa tiene un componente dolarizado alto y eso no se puede trasladar a los precios. “Hay una necesidad muy grande del consumidor de descuentos y ofertas, y eso reduce el margen de ganancia. Las promociones fueron como una trampa en la que las empresas fueron entrando y de la que hoy no pueden salir, porque si no, no venden”, señala Martínez.

La contracción de la demanda de ropa afecta negativamente a la industria nacional y eso ya se palpa en cifras: en enero, la caída de las cantidades fabricadas de indumentaria fue de 12,5% interanual, según el Indec. Al mismo tiempo, el eslabón textil (proveedor de su principal insumo) tuvo una caída en su producción de 27,9%.

Yeal Kim, presidente de la Fundación Pro Tejer, comenta que el problema fundamental es la falta de demanda, que proviene del hecho de que los consumidores perdieron poder adquisitivo. “El argentino gasta cada vez menos en alimentos y bebidas, así que imagínese en todo lo que es indumentaria. En este contexto, las marcas en lugar de seguir la tendencia de moda, tratan de reutilizar los remanentes de stock que les habían quedado. Todos están perdiendo plata”, resume el directivo, que también es presidente de la textil Amesud.

Claudio Drescher, presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria, empieza su explicación en una fase anterior a la actual crisis que vive el sector. Su visión es que en el primer período del actual gobierno (hasta abril de 2018) hubo ingenuidad en la administración del comercio exterior, que hizo que el país tuviera balanza comercial negativa y rojo en turismo. “¿Por qué nos afectó en particular a nosotros? Porque había un dólar subvaluado que permitía comprar fácilmente ropa en el exterior. Eso provocó una caída de la producción y la prueba está en que dos importantes empresas deportivas desmontaron sus talleres acá”, dice.
Por otro lado, según Drescher, los empresarios del sector, que tenían gran confianza en que el nuevo proceso estaba en manos de un equipo proindustrial, ahora están preocupados. “En esta nueva etapa lo que desalienta es que no se ve que atravesar esta crisis sea el camino para estar mejor. No vemos un plan económico o un plan industrial que nos pueda ayudar. No se ve desde el sector preocupación por la industria”, opina Drescher. “Sica [Dante, ministro de Producción y Trabajo] es un ministro con espíritu industrial, pero la macro lo supera”, agrega.

Desde la Secretaría de Industria, en tanto, se destaca como algo positivo el logro de llevar a $12.000 el mínimo no imponible para las cargas patronales. “Esta medida beneficia de forma directa a 126.000 empleos formales distribuidos en 8000 empresas presentes en todas las provincias. Así, estamos bajando los costos laborales para que las pymes de indumentaria, textil, calzado y marroquinería puedan crecer”, manifiestan desde esa cartera.

En el sector de la indumentaria, de todos modos, entienden que la medida oficial es apenas una gota en un desierto que no presenta ni un solo oasis en medio de caída del consumo, altas tasas para financiarse y suba de los costos de producción.

Empresarios dicen que la devaluación puso en jaque a la producción local

Fuente: Bae Negocios ~  Los empresarios se despegaron del accionar devaluatorio del mercado, convalidado por el gabinete económico, al sostener que la disparada del dólar sin un plan para activar la demanda interna y con la aplicación de trabas para la exportación provocó un esquema de crisis sistémica en la producción nacional. Varios representantes del sector privado dejaron ver el descontento que tienen con el Gobierno y así pusieron distancia con la escalada inflacionaria.

“Los empresarios estamos siendo muy perjudicados por la devaluación del peso. Siempre hablamos de evitar el atraso del dólar, pero nunca pedimos la debilidad del peso. Lo importante es tener previsibilidad para los negocios, situación que no se observa en la actualidad ya que los costos dolarizados hacen que los precios tengan una fuerte inestabilidad en toda la cadena”, afirmó el presidente de la UIA, Miguel Acevedo.

En diálogo con BAE Negocios, el líder industrial dijo que “no existe ningún sector empresario que pueda festejar ante una situación cambiaria que no permite planificar la actividad, ni en el corto ni en el mediano plazo”, y puso como ejemplo la situación que viven las fábricas que venden con plazo de entre 30 y 90 días y que “están rezando que la inflación de los insumos no se dispare porque pierden el escaso margen de rentabilidad que tienen”.

El director ejecutivo de la UIA, Diego Coatz, coincidió en que “al sector industrial no le sirve un dólar que se aprecie fenomenalmente como en 2016, con una inflación de más de 30% y el dólar sin mover, ni tampoco los saltos como el del año pasado, que afectan mucho la actividad”.

Según Coatz, el dólar del ahorro depende de la confianza, que es algo que se construye en el tiempo”, mientras para la competitividad de la industria el valor de la divisa es sólo un aspecto ya que “se necesitan políticas integrales”.

Y si bien se mostró confiado en que “la tensión cambiaria se estabilice en abril-mayo”, a la vez que le reclamó al Banco Central que “defina un criterio de intervención, para vender dólares en el mercado y que no dependa sólo de la tasa de interés”.

En declaraciones radiales replicadas por la agencia oficial Télam, Coatz vinculó la suba de la divisa de los últimos días a “un esquema en el que hay más demanda que oferta”, hasta que pueda actuar el Tesoro y lleguen los recursos del Fondo Monetario. Y cuestionó que la tasa de interés sea “el único instrumento para tranquilizar el mercado cambiario” y lamentó el impacto en las pymes. “Si la tasa es de 65%, las pequeñas y medianas empresas tienen que pagar 80% por adelantos en cuenta corriente”, precisó.

Por su parte, el vicepresidente de Cgera, Ariel Aguilar, criticó con dureza la suba de la tasa de interés al sostener: “si hacés alguna venta, tenés que dar plazo y cambiás los cheque y no sólo perdés la rentabilidad sino en algunos casos parte del costo”.

Para el industrial del sector del cuero, “son cuatro ejes tremendos los que afectan la crisis del sector: consumo, tarifas, importaciones y tasa”. “Es que dolarizaron toda la estructura productiva, logística, insumos, energía, entre otras cosas. Todo se valúa en dólares menos los salarios”, se quejó.

INFORME EXPORTACIONES PRENDAS DE VESTIR – ENERO 2019

INFORME EXPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Fuente: CIAI

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO 2019

Las exportaciones de indumentaria de enero de 2019 mantuvieron un nivel similar al registrado en el mismo mes del año anterior (+1%) apenas superando los USD FOB 1,77 millones (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). En términos de volumen, las ventas al exterior se incrementaron un +9,3% interanual en enero promediando los 49 mil kilogramos. Por tanto, quedó evidenciada una baja del precio por kilogramo de prendas exportadas que rondó el -7,5% promediando los USD/Kg 36,32. Este precio resulta el más bajo desde enero de 2011, período en el cual el precio por kilo se ubicó en torno a los USD/Kg 36,18.

Ahora bien, a pesar de registrar mínimas variaciones en relación al año anterior, las exportaciones continúan en niveles históricamente bajos (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). Comparando con el año 2017, la caída de valor alcanza el -21% mientras que en relación a enero de 2015, la caída fue del -74%.

En esa línea y a pesar del incipiente incremento en enero, las exportaciones no han logrado aun dinamizar la producción de cara a impactar positivamente sobre la industria de la confección local que se encuentra afectada seriamente por la siguiente coyuntura:

– el achicamiento del mercado interno que registra un menor volumen de ventas en todos sus segmentos (comercios minoristas, centros de compra y supermercados.

– el complicado panorama productivo vinculado a las dificultades de acceso al financiamiento, las altas tasas de interés, el incremento de costos de producción, las intermitencias en la cadena de pagos.

– el aumento de la participación de los productos importados, lo que implica que, sobre un mercado  local reducido, la producción local cuenta con menor peso en las ventas totales del sector. 

El panorama exportador podría mejorar relativamente en caso de que el nuevo tipo de cambio real se sostenga, impactando positivamente sobre la competitividad precio de nuestras prendas, y este escenario se combine con una batería de medidas de incentivo al consumo interno y al sector en general que permitan dinamizar la producción y la inversión. Ganar mercados en el exterior lleva un tiempo considerable por lo que una mejora cambiaria en términos reales debería sostenerse en el tiempo de cara a tener efectos sobre las exportaciones a la par que debería ser acompañada de otras medidas de política pública de fomento a salida exportadora.

Por último, como solemos remarcar en el CIAI COMEX EXPO, resulta imperioso que desde la política pública se impulse la salida exportadora del sector de la indumentaria debido a su capacidad como generador de empleo y de confecciones con alto contenido de valor a la par que permitiría el ingreso de divisas para alivianar la carga de la balanza de pagos. En efecto, la brecha de precios entre el kilo de indumentaria exportada y la importada resultó de USD/Kg 13 en enero2019 ya que el precio por kilo exportado rondó los USD/Kg 36,32 mientras que el precio por kilo importado promedió los USD/Kg 22,95.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos actualizados a este respecto.

Desde Aquí podrán descargar el Anexo Estadístico

Informe de Importaciones de prendas de vestir – Enero 2019

Fuente: CIAI ~ Durante el mes de enero de 2019, las importaciones de indumentaria mostraron una baja del -26% en dólares y del -36,4% en volumen en relación al mismo mes del año anterior; superando los USD CIF 45 millones y promediando los 2 millones de kilogramos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Así, las compras al exterior continúan contrayéndose tendencialmente desde septiembre de 2018, en buena medida, a raíz de la coyuntura local, el bajo nivel de consumo interno y el salto e incertidumbre con respecto al tipo de cambio, entre otras cuestiones.

No obstante, tanto el valor como el volumen de importación de prendas de vestir se mantuvo por encima de lo registrado en enero de 2017 (+18% y +17%, respectivamente) y en el resto de los años anteriores a 2017 en porcentajes superiores al +70%.

Los precios promedio por kilo del mes, por su parte, se ubicaron un +16,2% por arriba de los de enero de 2018 ubicándose en torno del USD/Kg 22,95 (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Con respecto a los orígenes de importación, China continúa en el primer lugar representando el 56,5% de los dólares importados de prendas en el mes y el 67,4% de los kilos y concentrando mayores porcentajes que el año anterior (ver Cuadro Nº3 del Informe adjunto). El segundo país de origen con mayor peso ha sido Vietnam explicando el 7,7% del valor importado y el 5,1% del volumen; seguido por Bangladesh con el 5,9% y 7,3%, respectivamente.

Entre los principales productos importados de enero se destacan los sweaters de fibras sintéticas, los abrigos tanto femeninos como masculinos también de fibras sintéticas y los pantalones femeninos de algodón (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto).

A nivel de categoría de producto, la que contó con mayor valor registrado en el mes fue la de abrigos con USD CIF 11,2 millones y 427 mil kilogramos (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto) destacándose China como el principal país de origen (67% del total), seguido por Vietnam e Indonesia. El segundo puesto fue para la categoría de pantalones que alcanzó los USD CIF 9,2 millones y 418,7 mil kilos: un 51% del total originario de China. Finalmente, los sweaters y las t-shirts conforman la tercera y la cuarta categoría ambas con China como principal origen aunque, en el caso de las t-shirts, la participación de Brasil en el mercado creció en relación a enero de 2018 representando el mismo porcentaje de importación de remeras que China (19%).

Por último, y a modo de proyección, se estima que los próximos meses el nivel de importaciones continuaría cayendo en función del nivel del tipo de cambio y del mayor grado de incertidumbre asociado a este último; y en tanto y en cuanto el salario de la población no recupere poder de compra.

Desde Aquí podrán descargar el anexo estadístico 

Empresarios textiles advierten que el sector “está agonizando”

Fuente: IProfesional ~ Según el presidente de la Fundación ProTejer, Yeal Kim, la industria textil atraviesa “una situación muy similar” a la crisis que sufrió el país en 2002

El presidente de la Fundación ProTejer, Yeal Kim, advirtió este miércoles que la industria textil “está agonizando” y atraviesa “una situación muy similar” a la crisis que sufrió el país en 2002, con la salida de la Convertibilidad.

Según el empresario, “cuando (Mauricio) Macri asumió pensábamos que nos iba a ayudar a todos, pero la realidad es que ahora estamos agonizando. Hay una gran diferencia con 2002: esa fue una crisis fuerte pero de corto plazo. En cambio ahora hace tres años consecutivos venimos perdiendo de a poco. Es como un cáncer que va matando la industria”.

“Hay empresas que han invertido millones de dólares y ahora pierden un capital monstruoso. Hoy ni siquiera el problema es la importación, porque los importadores también se están fundiendo todos, lo fundamental y principal es la falta de consumo”, enfatizó Kim, en declaraciones radiales.

En ese sentido, dijo: “¿quién va a querer invertir así en Argentina?. Todos los empresarios estamos usando reservas y vendiendo propiedades de patrimonio personal para poder subsistir”.

A su criterio, “las medidas del Gobierno no son soluciones definitivas, el problema principal es el consumo, si siguen cayendo las cifras, tenemos que hablar de cierres definitivos de empresas”.

El directivo hizo referencia, además, a las estadísticas sobre el uso de capacidad instalada de las empresas que difundió ayer el INDEC: ese indicador se encuentra en el nivel más bajo desde julio de 2002, ya que a enero de este año las fábricas trabajaban al 56,2% de su potencial.

“No es sorprendente este informe del INDEC porque es el número que venimos manejando, está cayendo la utilización de maquinaria desde hace diez meses. Pero esperamos que ésto sea el fondo y que no continúe la crisis”, evaluó.

Por último, comentó: “es muy difícil saber cuánto podemos aguantar. Hay empresas que están cerrando hoy y el 95% de los empresarios textiles están perdiendo plata, se están descapitalizando”.

Semáforo de la Industria de la Indumentaria – Marzo 2019

Las ventas de ropa siguen en caída libre

Los primeros registros del año muestran que lo peor de la crisis no pasó.

Las ventas de indumentaria en comercios minoristas de todo el país sufrieron una caída de 13,8% en febrero de 2019 en comparación con mismo mes del año anterior, según el relevamiento realizado por la CAME. Dicha caída puede ser desglosada según el canal de la venta: en los locales físicos, la reducción fue aún mayor, de 16,3%, mientras que en la modalidad online, las ventas crecieron 1,3%.

Por su parte, las ventas en Shoppings del Gran Buenos Aires cayeron 4,8% durante diciembre de 2018, según información del INDEC. En Supermercados, se observó un leve crecimiento de 1,8% interanual en diciembre para el rubro Indumentaria, Calzado y Textiles para el Hogar (que incluye toallas y sábanas).

La contracción de la demanda de ropa afecta negativamente a la industria nacional: durante enero la caída de las cantidades fabricadas de indumentaria fue de 12,5% interanual, según datos del INDEC. Al mismo tiempo, el eslabón textil (proveedor del principal insumo de nuestro sector) tuvo una caída en su producción de 27,9%.

La caída de las ventas y la producción es consecuenciadel fuerte ajuste en los ingresos de población argentina. En enero de 2019, el poder de compra de los salarios de los trabajadores “en blanco” se contrajo 12,6% interanual, según datos del Instituto de Estadísticas de los Trabajadores (IET). El ajuste sobre el poder adquisitivo de los jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones familiares fue aún mayor:cayó 14,9% en febrero de 2019 respecto almismo mes de 2018. Son cálculos propios de la CIAI que surgen de comparar los aumentos nominales de 28,5%, establecidos por la nueva Ley de Movilidad, contra la inflación minorista del mismo período (51%)[1]. Esto explica la intensa contracción de la confianza del consumidor de 17,8% en febrero de 2019 respecto a febrero del 2018, registrado por la Universidad Di Tella.

En relación al comercio exterior del sector, las importaciones de ropa cerraron el año 2018 en un total de U$S 509,6 millones, un valor 9,9% superior al registrado en 2017. Lo llamativo de esta dinámica es que tuvo lugar a pesar de la fuerte devaluación del peso argentino de mayo y agosto. Incluso si se analiza en términos de cantidades, las importaciones crecieron 15,6%, según información del INDEC. Los precios promedio de la indumentaria importada se redujeron 5% en 2018 en comparación con 2017.

En la actualidad, el tipo de cambio real[2] con China, país de origen de la mayor parte de la ropa importada por Argentina, subió 23,6% en febrero de 2019 respecto mismo mes del año anterior, según estadísticas del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Es decir, se encareció la mercadería china por el salto del dólar en Argentina.

Las exportaciones de ropa argentina fueron U$S 21,3 millones durante todo 2018, cifra inferior en 34,9% respecto al nivel de 2017. Esta intensa contracción de las exportaciones de prendas nacionales tiene lugar desde el año 2012, cuando nuestro país exportó indumentaria por U$S 110 millones.

El relevamiento de las expectativas económicas del mercado elaborado por el BCRA[3]durante los últimos días hábiles de febrero dejaron en evidencia subas en la inflación esperada por el mercado para 2019: 31,9% comparado con el 29% del relevamiento de enero(2,9% más alta que la relevada el mes pasado). Las expectativasempeoraron levemente para la marcha de la economía, pues se estima una caída del PBI de 1,3% para 2019, cuando el mes pasado era de sólo 1,2%.

El financiamiento de las empresas del sector continúa siendo uno de los principales problemas: la tasa de interés para adelantos de cuenta corriente se ubicó en 52,3% anual para el último día hábil de febrero, según el BCRA. Se espera que los recientes anuncios del Gobierno Nacional de fondos por $60.000 millones para descuento de cheques a una tasa anual de 29% se plasmen en la realidad y sean un aporte para alivianar la falta de acceso al crédito y las altas tasas de interés, que restan competitividad a las empresas.

En relación a los costos del sector, el precio de la electricidad subió 46,2% interanual en enero de 2019, según datos del Instituto Estadístico de la Ciudad. La nafta súper se encareció 52,2% en febrero respecto al mismo mes del año anterior, empujando los costos logísticos. Mientras tanto, los precios de la ropa aumentaron 33,3% anual en enero de 2019 según estadísticas del INDEC, sustancialmente por debajo de la inflación general (49,2%).

Por último, la caída de la producción nacional de ropa provocó la destrucción de empleos “en blanco” en el sector, dado que el Ministerio de Producción y Trabajo presenta la información con un amplio rezago temporal no se puede evaluar el real impacto a febrero 2019. Los últimos datos oficiales disponibles indican que, entre el segundo trimestre de 2018 e igual período de 2017, ya se habían destruido 3.056 puestos,  que implicaba  una caída de 6,9% en el personal del sector.

La magnitud de la crisis que atraviesa el mercado de ropa y la industria nacional plantean la necesidad urgente de aplicar políticas públicas que eviten la quiebra de las empresas del sector y la destrucción de puestos de trabajo. Para ello, resulta necesario estimular el consumo de prendas y alivianar los costos financieros e impositivos de las empresas.

[1] Se supuso que la inflación de febrero fue de 3,6%, como se estima en promedio en el mercado.

[2]El tipo de cambio real con China es un indicador que se obtiene a partir de considerar la evolución del tipo de cambio nominal (peso por yuan) y de los precios de las canastas de consumo representativas de ambos países. Es una de las formas de medir la competitividad (de tipo precio) de un país.

[3] Todos los meses el BCRA consulta a alrededor de 50 consultoras, centros de investigación, entidades financieras y analistas extranjeros respecto de las expectativas sobre el comportamiento futuro de una serie de indicadores como dólar, inflación y PBI, entre otros.

A continuación podrán descargar el Semáforo: 3 CIAI – Semáforo Marzo 2019