21 Oct, 2019
 

Textiles, los más afectados por la inflación: “Venimos arrastrando la devaluación”

Fuente: 0023 ~ El presidente de la Cámara local describió el panorama que atraviesan y aseguró que hacen un “esfuerzo muy grande” para mantener las fuentes de trabajo.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer el pasado miércoles el informe sobre la inflación durante septiembre, que alcanzó su registro más alto del 2019 y en gran parte, eso se debe a la devaluación que se generó a raíz de los resultados de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso). En este marco, el sector textil sufrió una variación del 9,5%.

En diálogo con 0223, Juan Pablo Maisonnave, presidente de la Cámara Textil de Mar del Plata, consideró que su rubro “no es ajeno a lo que pasa con las otras industrias”. “Venimos arrastrando la devaluación de agosto”, explicó en referencia a los datos que publicó el Indec sobre “Prendas de vestir y calzado”, el rubro más afectado por las variables económicas.

Asimismo, el dirigente textil señaló que en esta época del año la mayoría de los comerciantes modifican la vidriera de mercadería. “Estos cambios de productos hacen que haya una diferencia con los nuevos precios. La devaluación arrastra aumentos de tarifas y servicios que hacen que afecten”, recalcó.

Pese al escenario que describe Maisonnave, hasta el momento no se han registrado cierres de empresas ni despidos masivos en el ámbito local, a excepción de Textilana, fábrica que impulsa un cambio de sistema de producción que se cobró 18 puestos de trabajo en los últimos seis meses. “Textilana es un caso particular, la realidad es que no sé los motivos de los despidos”, sostuvo.

“Las empresas trabajan con las dificultades que conlleva el contexto macroeconómico que hay. El consumo bajó y termina impactando en el comercio minorista. Tratamos de cuidar el recurso humano hasta la última instancia. Los empresarios están haciendo un esfuerzo muy grande para mantener las nóminas”, indicó.

De cara a los comicios del próximo 27 de octubre, el dirigente textil aseguró que el sector industrial “necesita previsibilidad”. “Con tasas de interés que están por arriba del 70% se hace muy difícil trabajar. No se puede lograr una planificación con tanta inestabilidad. Sabemos que el año que viene va a ser difícil. Tenemos que seguir con nuestras empresas para adelante, sea del color que sea el próximo Gobierno. Esperemos que las medidas que tomen sean para mejorar la situación”, concluyó.

Marco Meloni sobre la crisis de textiles: “La demanda bajó muchísimo y fuimos sustituidos con mano de obra esclava”

Fuente: El Intransigente ~ El vicepresidente de la Fundación Proteger habló con El Intransigente sobre la pérdida de puestos de trabajo y la apertura de importaciones.

El vicepresidente de la Fundación “ProTejer”, Marco Meloni, habló con El Intransigente acerca de la situación actual de su sector respecto de la crisis por la que atraviesa y las pérdidas de puestos de trabajo que registraron. Además, se refirió a la relación con los espacios políticos y a la buena perspectiva con la que ven a un posible Gobierno de Alberto Fernández. “Presentamos nuestras inquietudes al equipo económico y ya tuvimos varias reuniones con especialistas”, aseguró.

Respecto de la pérdida de 28 mil puestos de trabajo desde el 2015, el dirigente explicó que esta situación tiene varias causas. “La principal es la falta de demanda, porque además de que bajo muchísimo, las importaciones se abrieron y fuimos sustituidos con todo lo que fue mano de obra esclava”, aseguró.  En esta línea, afirmó que “esto provoco una caída de estar a 80% de la capacidad hoy estar a promedio del 45%”.

En cuanto al desembarco de marcas como H&M, habló de la diferencia respecto de los costos de elaboración. “El verano de Asia se liquidó a fines de junio, y tiene el tiempo necesario para traerlo… y sabes que la moda tiene una fecha de vencimiento entonces lo que no vendes es probable que te lo quedes en stock, entonces vendes a precio costo y los precios de costo son muy bajos”, analizó.

En este sentido, aclaró que “si un empresario tiene un empleado menor en negro acá en Argentina hay prisión preventiva, allá (en Asia) es normal… entonces todo esto hace que se genere esta competencia desleal”. En este punto, señaló que “el sistema de H&M es ir buscando como los aviones espías, los países donde tiene los obreros trabajan a menor precio”.

En referencia a la política, Meloni dijo que están en contacto con el Frente de Todos. “El movimiento hizo una mesa que se presentó en el Frente de Todos, presentamos nuestras inquietudes al equipo económico y ya tuvimos varias reuniones con especialistas, metalúrgica y textil sobradamente”, aclaró. En este sentido, dijo que Alberto Fernández prometió solucionar los problemas y “nosotros hemos acercado las medidas que nos  parecen adecuadas y recibimos de la contra parte una mejora”.

Yeal Kim: “Es la peor crisis de este nuevo siglo”

Fuente: BAE ~ La industria textil perdió en los últimos cuatro años más del 30% del nivel de actividad y casi 23.000 puestos de trabajo, mientras que el uso de la capacidad instalada se encuentra en la actualidad por debajo del 50%, advirtió el presidente de la Fundación Pro Tejer, Yeal Kim.

En el discurso de apertura de la 15a Convención Protextil, el dirigente alertó que el sector atraviesa “la peor crisis de este nuevo siglo”.

Indicó que desde 2016 a la actualidad la industria textil perdió más del 30% del nivel de actividad, se destruyeron casi 23.000 puestos de trabajo y el uso de la capacidad instalada se encuentra en niveles mínimos históricos.

“Hemos intentado llevar adelante nuestra actividad como industriales en el marco de un entorno macroeconómico que ha atentado contra toda actividad productiva”, aseguró el empresario.

Afirmó que “todas las ramas de la industria manufacturera culminarán el año con niveles de actividad sensiblemente inferiores a los registrados en 2015”.

Estimó que “en estos últimos cuatro años la industria argentina habrá perdido más de 160.000 puestos de trabajo”.

Ariel Schale: “No somos monstruos proteccionistas”

Fuente: La Nación ~ Durante la jornada expuso también Ariel Schale, que además de director ejecutivo de la Fundación Pro Tejer integra, al igual que Kulfas, el equipo de asesores económicos de Alberto Fernández. En la misma línea, habló de una “destrucción de la industria nacional” generada por un “combo” de depresión del consumo interno y duplicación de las importaciones.

“Tenemos el nombre Pro Tejer, pero no somos monstruos proteccionistas. El problema cuando se gobierna bajo matrices ideológicas muy fuertes que se enamoran de los instrumentos y no de los objetivos, porque el objetivo no es ni la protección ni al apertura: es el desarrollo”, y recibió un acalorado aplauso del auditorio.

Schale aseguró que se registraron 42 meses consecutivos de pérdida de empleo en el sector industrial registrado, con una profundización en el último semestre. “Vamos a terminar diciembre de 2019, con estimaciones muy conservadores, con un perdida de 160.000 puestos de trabajo industriales desde 2015”, aseguró.

Además, dijo que durante la gestión de Mauricio Macri desaparecieron casi 4300 empresas industriales registradas. “Este proceso de destrucción material viene acompañado de batalla cultural. Porque se destruye lo que se destruye fundamentando que no tiene valor: que no somos competitivos, que cazamos en el zoológico. No son más que falsedades absolutas que confunden todo el diagnóstico”, consideró Schale, para quien no se puede abrir el mercado sin resolver antes las deficiencias estructurales del país.

Schale mostró un cuadro de evolución de actividad de la industria manufacturera y aseguró que 2019 cerrará con una caída de 16% respecto de 2015. Si se mira específicamente el rubro textil la situación es peor, con una contracción de 30,9%. “Asistimos a un proceso que ha sido un verdadero derrotero de destrucción de nuestra capacidad productiva y que nos ha retrasado en el tiempo. Porque mientras nosotros tratamos de sobrevivir, el mundo avanza y moderniza su industria”, sostuvo.

Textiles le pidieron al próximo gobierno que avance con medidas no arancelarias

Fuente: BAE ~En el marco de la 15° convención Pro Textil, las principales autoridades de la entidad remarcaron que durante la gestión de Cambiemos el sector perderá alrededor de 50.000 empleos, entre formales e informales, mientras que la industria en general sufrirá una caída de más de 180.000 puestos.

El director ejecutivo de la Fundación Pro Tejer, Ariel Schale -quien suena para ocupar un cargo en un eventual gobierno de Alberto Fernández-, dejó en claro que desde 2015, desaparecieron nada menos que 4.229 empresas industriales en forma global, con un promedio del uso de la capacidad instalada de 47,8% en los últimos doce meses.

En esta dirección, el directivo detalló que las ventas minoristas en general y textiles en particular, bajaron en 42 de los 45 meses de la era Macri. De acuerdo con las proyecciones de Pro Tejer, la actividad manufacturera en general se derrumbará un 16% entre diciembre de este año y diciembre de 2015.

Ante ese escenario, Schale le recomendó a la próxima administración aplicar medidas no arancelarias para defenderse de las importaciones.

Por su parte, el vicepresidente de Pro Tejer, Jorge Sorabilla, expresó que “la política económica actual está dañada de muerte. Debemos volver a producir: no puede ser que importar sea rentable y un industrial que invierte en el país y vende en forma eficiente, pierde plata”. Sentenció que “lo que está fallando es el Estado” y “se impone un cambio en la lógica de la economía”.

En la misma línea y en el marco del duro diagnóstico que se trazó durante el evento respecto al sector fabril y en particular el textil, el secretario de la fundación, Luciano Galfione, pidió “hacer un Nunca Más de estos procesos destructivos de la economía”. Al mismo tiempo, planteó generar “una batalla cultural para defender la importancia de la producción nacional”, un fenómeno que debe comenzar en la escuela primaria. “Tenemos que lograr que un chico vea que su padre y su abuelo trabajaron exitosamente en una fábrica, para que incorpore el valor de la fábrica en la Argentina”, apuntó.

Respecto de las negociaciones externas, Schale cuestionó el acuerdo MercosurUE ya que “nos pone una carrera loca para ser competitivos”, cuando “primero se debe alcanzar la competitividad sistémica y luego negociar acuerdos. Se nos acusó de llorones y no ser competitivos y el gobierno actual hizo todo para destruir la industria”.

“Se trata de un gobierno que firmó en condiciones muy asimétricas y donde puede haber un asesinato del entramado industrial. Vamos a exportar 50% de carga impositiva y 80% de tasa de interés”, agregó Schale.

Respecto de la administración del comercio exterior, en Pro Tejer consideran que un eventual gobierno del candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, debería poner el foco en medidas no arancelarias, en un mundo donde existen 50.000 medidas de esas características. “Es necesaria una agenda ofensiva de generación de dólares, pero también una defensiva”, finalizó Schale.

La crítica de la industria textil por la venta de “los saldos de H&M” en Palermo

Fuente: Minuto uno ~ El sector fue el más golpeado por la crisis económica y la apertura de las importaciones, y las “ofertas” de la tienda sueca no hacen más que profundizar la desigualdad.

La tienda de moda H&M desembarcará en Capital Federal a través de un evento en el Hipódromo de Palermo en el que se venderán prendas del outlet, es decir, que no se vendieron en otras tiendas alrededor del mundo.

Se espera que la popular casa de ropa de origen sueco ofrezca camperas a $3000, jeans a $1800, vestidos a $1850 y remeras a $1000, pero los precios esconden la desigualdad en el modo en que fueron producidas las prendas.

Para empezar Marco Meloni, vicepresidente de la Fundación Protejer, le explicó a minutouno.com cuál es el significado de que lleguen al país “los saldos de H&M”.

“H&M está entre las 10 empresas donde más violan los derechos del trabajador en el mundo. No entiendo cómo admitimos que la misma violación hecha en el exterior la tengamos que admitir vía importación”, expresó Meloni sobre las leyes laborales de países como la India o Camboya.

Todo se traduce en que es más caro producir la ropa en el país que importarla.”Si un tipo compra una camisa hecha acá a $400, la vende a $1600. Pero cuando la importa la compró a $250, ¿a cuánto la venderá, $150 menos? No, a $1600. Lo que se está agregando es una suprarenta a un eslabón”, explicó.

El sector textil fue uno de los más golpeados por la crisis económica en la Argentina: en promedio se registró una caída de entre el 20% y el 25% del consumo y un aumento de entre el 20% y el 25% de la importación del producto terminado, lo que significa un 40% de reducción de la actividad.

Algunos de los lastres más pesados para las marcas locales, explicó Meloni, son el costo de los alquileres, los gastos financieros con tasas del 80% anual, contra las del 8% en la India, y la presión impositiva de tener una empresa “absolutamente en blanco”.

“El otro problema es que estamos a contra temporada: las liquidaciones en Europa del verano son en agosto”, sentenció Meloni, porque los importadores en este caso están “agarrando los saldos de lo que no se va a usar más y les quedaron a los muchachos en el hemisferio norte, el hemisferio rico”.

En Estados Unidos H&M ofrece remeras para mujer a US$2,99 o US$4,99 sin impuestos (ese porcentaje varía en cada estado), lo que en pesos ronda los $300 a $60 el dólar.

En España hay prendas femeninas a 4,99 euros, un poco más de $260.En Argentina el público tendrá remeras de $1000 en adelante. “Acá abrieron la importación para bajar los precios de la ropa. ¿Bajaron? No”, sentenció Meloni.

Informe Importaciones de Prendas de Vestir: Enero – Agosto 2019

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – AGOSTO 2019

Fuente: CIAI ~ En agosto las importaciones de prendas de vestir continuaron cayendo en sintonía con la crisis económica por la que atraviesa el país. En rigor, los dólares importados superaron los USD CIF 30 millones marcando una baja del -36% en relación a agosto de 2018 (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). El volumen importado, por su parte, alcanzó los 1,33 millones de kilos implicando un -32% de caída interanual mientras que los precios por kilo promediaron los USD/Kg 22,66 cayendo un -6% en relación al mismo mes del año anterior.

Las cifras de agosto se alinearon entonces al acumulado anual que registró una contracción del valor importado del orden de los -31% y del volumen del -30% (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Entre enero y agosto las importaciones totalizaron los USD CIF 260 millones y 12 millones de kilogramos a la par que los precios promedio se ubicaron en torno a los USD/Kg 21,42 solo un -1% por debajo del precio promedio registrado en el mismo período del año anterior.

Cabe destacar que las importaciones de enero-agosto de 2019 resultaron más bajas que las computadas en el 2018 y en el 2017 pero aún se encuentran en un nivel superior al 2016 y 2015: +36% y +80% más kilogramos, respectivamente.

Con respecto a los orígenes de importación, no se observaron cambios significativos. China continuó en el primer lugar del ranking representando el 53% de los dólares y el 65% del volumen (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto). En segundo lugar en relación de kilogramos, volvió a encontrarse Bangladesh (6,4%) seguido por India (4,87%) y Vietnam (4,41%).

Tampoco se observaron grandes cambios a nivel de productos: los sweaters de fibras sintéticas continuaron en el primer lugar en el acumulado anual (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto) mientras que las remeras resultaron el primer producto importado del mes de agosto (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).

Ahora bien, agrupando productos en categorías, el primer lugar lo ocuparon los abrigos con casi 50 millones de dólares CIF (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto; el 75% originarios de China). En segundo lugar fue para los pantalones con USD CIF 50,3 millones y una mayor diversidad en orígenes: China (36%), Vietnam (8%), Bangladesh (8%), Paraguay (8%), entre otros.

Haciendo click Aquí encontrarán el anexo estadístico.

Esta Semana llega Pro Textil 2019, programa de actividades

La Fundación ProTejer realizará el miércoles 16 de octubre, en el Centro Miguelete de la localidad bonaerense de San Martín, provincia de Buenos Aires, la 15ª edición de la Convención de Agro Industria Textil e Indumentaria Argentina, ProTextil 2019

En esta ocasión, la consigna será “El Futuro es Textil. Durante el evento, que dará comienzo a las 14 horas, se expondrán las últimas novedades tecnológicas aplicadas a la cadena de valor. Además, se debatirá acerca de la coyuntura actual y se analizará el camino que deben transitar las empresas argentinas para que el futuro sea con más industria.

Inscripciones en aquí ( http://acreditaciones.fundacionprotejer.com/acreditacion.php?e )

Programa de la actividad

14:00 Acreditación

14:45 Apertura e inauguración

15:00 Palabras del Presidente de la Fundación Pro Tejer, Yeal Kim1

15:15 Palabras del Presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo

15:20 Diagnóstico y perspectivas de la economía argentina. Matías Kulfas. Economista e integrante del equipo económico de Alberto Fernández

16:00 El textil del futuroJulieta Loustau. Economista Jefe de la Fundación Pro Tejer

16:30 Coffee Break

17:00 Desafíos para el futuro de ArgentinaPaula Español. Directora de Radar Consultora y Ex Subsecretaria de Comercio ExteriorAna Castellani. Directora del Centro de Innovación de los Trabajadores (CONICET y UMET)Damián Regalini. Empresario textil y miembro del Consejo Productivo Nacional y de Fundación Pro TejerPeriodista: Justo Lamas

18:00 Propuestas para el desarrollo de la cadena de valor textil y de confecciones Ariel Schale. Director Ejecutivo de la Fundación Pro Tejer 18:30 Palabras de cierre

La fundación Pro Tejer, encargada de llevar adelante ProTextil, es una organización sin fines de lucro que asiste, desarrolla e integra la cadena de valor agroindustrial, textil y de confecciones de Argentina. Actualmente, cuenta con más de 100 socios entre los que se encuentran las principales empresas del sector, sindicatos de trabajadores, universidades y centros de investigación sectorial.

Matías Kulfas: Si una empresa tiene proyectos productivos, el Estado debe ayudar.

Fuente: CIAI ~ La Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria organizó, junto con la Federación Argentina de Industrias de la Indumentaria y Afines y la Revista Fashion Market, y con la participación de la Cámara Industrial del Calzado la reunión “El futuro de la industria” con el economista Matías Kulfas, quien pertenece al equipo del Candidato a Presidente Alberto Fernández.

La apertura del evento estuvo a cargo del Presidente de la CIAI, Claudio Drescher, quien destacó la gran convocatoria de empresas de los sectores textil, indumentaria y calzado y agradeció a las entidades participantes por la organización y el trabajo diario. Drescher advirtió, además, que a pesar de los avatares económicos y del vapuleo mediático que han sufrido estos sectores en los últimos años, la industria sigue adelante invirtiendo.

En primer lugar, y agradeciendo la invitación, Kulfas destacó la relevancia de este tipo de encuentros ya que permite empaparse de la realidad sectorial. Destacó, además, la importancia de la industria manufacturera afirmando que uno de los grandes lineamientos del Frente de Todos es impulsar el desarrollo industrial: “Si un industrial tiene proyectos productivos, el Estado debe ayudar”. Debemos retornar al sendero virtuoso de la producción, el consumo y la exportación.

Según Kulfas, el modelo económico actual conllevó a un proceso de desindustrialización en el cual se perdieron 1 de cada 10 empleos industriales, cayó el empleo privado en todas las provincias con excepción de 3, se deprimió el consumo y consecuentemente, se contrajo la producción implicando un círculo vicioso.

Luego, advirtió que el principal problema de la Argentina es la restricción externa por lo que debemos como país superar esta inestabilidad cíclica. Para ello, considera que es necesario incrementar las exportaciones para crecer de manera genuina. Superar esta restricción o falta de dólares estructural llevará tiempo, resaltó.

En ese sentido, Kulfas ve a la globalización como un dato de la realidad por lo que en el siglo XXI ya no hay lugar para aislarse. Por tanto, la pregunta es ¿cómo nos integramos al mundo? Debemos integrarnos, señaló, con inteligencia, cuidando a los sectores estratégicos. En el marco de la Revolución 4.0 y la guerra comercial entre EE.UU y China, proteger la economía nacional implica necesariamente la creación de capacidades tecnológicas, el fomento a la innovación e inversión en I+D y el trabajo en las normas técnicas y barreras paraarancelarias al estilo de los países desarrollados. En rigor, EE.UU. y China son los dos países con mayor número de normas técnicas y paraarancelarias.

Con respecto a la situación actual, Kulfas remarcó que el panorama económico es muy delicado: pérdida de confianza, inestabilidad en mercado cambiario, fuerte endeudamiento –que además cuenta con muchos vencimientos de corto plazo.

En esa línea, los lineamientos macroeconómicos deben ser reformulados. Primeramente, y a modo de condición necesaria, el tipo de cambio debe ubicarse en un nivel competitivo y estable que permita la planificación empresarial.

En paralelo, la visión del Frente de Todos es alcanzar un Acuerdo Económico y Social para tratar cuestiones urgentes como la inflación y frenar la espiral de salarios y precios. Consideró que debemos ser realistas: los análisis técnicos indican que alcanzar una inflación de 1 dígito llevará entre 4 y 5 años.

Este Acuerdo Económico y Social buscará coordinar a la baja la inflación pero también pensar la Argentina que se viene. Destacó, asimismo, que el modelo que tienen en mente es un modelo inclusivo y que debemos recuperar la industria nacional entre todos.

A continuación, se leyeron las preguntas de los presentes -que fueron compiladas y formuladas por el Presidente de la CIAI. Los principales conceptos que surgieron a partir de las mismas fueron los siguientes:

En relación con el frente cambiario, retomó la idea de que el tipo de cambio debe ser competitivo y estable, que debe acompañar el nivel inflacionario y que este último irá bajando paulatinamente. “No hay país que crezca con una inflación mensual mayor al 3%”.

A su vez, remarcó que no comparten los controles cambiarios fuertes –como los actuales- de manera permanente, por lo que serán relajados gradualmente pero sí deben establecerse regulaciones prudenciales para evitar la volatilidad y las inversiones financieras de corto plazo: “Las regulaciones deben ser compatibles con la inversión externa”.

En el eje de comercio exterior, dijo que la Argentina no debe “regalar mercados” y que necesitamos alcanzar un buen balance entre la integración al mundo. “Tenemos la mirada de que debemos duplicar las exportaciones. Tenemos la capacidad para hacerlo. Para esto necesitamos un tipo de cambio competitivo y estable e impulsar una fuerte política de promoción comercial”, advirtió.

Con respecto a las retenciones al sector industrial, afirmó que deberían eliminarse mientras que consideran importantes a los reintegros a la exportación ya que compensan la carga impositiva incluida en el precio. Finalmente, dijo que las divisas de las exportaciones deberán liquidarse en la Argentina y que se deberían desincentivar las importaciones de oportunistas.

Ariel Schale, integrante del equipo de Kulfas, profundizó el tema: “Debemos centrarnos en promocionar fuertemente las exportaciones. Una tonelada de algodón argentino se vende a 1.400 dólares y una tonelada de ropa argentina a USD 54 mil. La cadena textil-indumentaria multiplica por 40 el valor, lo que marca un gran potencial”.

Además, resaltó que se llevará adelante una administración inteligente del comercio: en el plano de las importaciones reinará el sentido común mientras que se buscará fomentar la exportación.

En cuanto a las preguntas impositivas y financieras, Kulfas indicó que en una crisis de esta naturaleza, la necesidad de financiamiento de las firmas resulta imperante. El Gobierno actual llevó adelante una política monetaria restrictiva manteniendo como eje una alta tasa de interés como desincentivo a la compra de dólares, generó una mayor demanda potencial de dólares, el aumento de la inflación y la imposibilidad de financiamiento para las firmas.

Por esto, desde su visión es preciso bajar la tasa de interés lo antes posible y modificar la política de regulación financiera. Recordó la Línea de Crédito Productivo del Banco Central: “Es importante volver a contar con crédito productivo y de capital de trabajo y canalizar los ahorros de los argentinos en proyectos productivos”, afirmó. También indicó que habrá moratorias para el pago de impuestos atrasados y beneficios para PyMEs.

Con respecto a las cuestiones energéticas y tarifarias, dijo que el precio gas en boca de pozo seguiría dolarizada para crear condiciones para las inversiones de largo plazo en Vaca Muerta: debemos generar energía y lograr, además, exportar para contar con las divisas y poder encarar un proceso de crecimiento largo, alejando a la restricción externa.

Argumentó que es preciso desdolarizar las tarifas para las empresas productivas y pesificar los costos de distribución de la energía de cara a abaratarla en el mercado interno. Mencionó también que debe establecerse una tarifa social y una tarifa para PyMEs mientras que quienes tengan capacidad de pagar deberán contar con una tarifa que mantenga relación con los costos y que se encuentre alineada con la inflación.

Las últimas preguntas fueron acerca del consumo: “El mercado interno está destrozado. Las medidas que estamos pensando generarían un repunte rápido del consumo. Pero debemos pensarlo equilibradamente para que también crezca la inversión y las exportaciones”.

Finalmente, señaló que volvería la financiación del Ahora 12 y que resulta importante que la reactivación del mercado interno sea atendida por la industria nacional y no por importaciones.

Semáforo de la Industria de la Indumentaria Argentina – Octubre 2019

Fuente: CIAI ~ El relevamiento de expectativas del mercado elevó la previsión de caída de la economía argentina a 2,9% para todo el 2019

Según la encuesta de fines de septiembre realizada por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) a las principales consultoras, bancos y centros de estudios, el PBI de Argentina caerá 2,9% en comparación con 2018. Este resultado indica un empeoramiento de las expectativas económicas en comparación con el 2,5% de caída que se había estimado a fines de agosto. A su vez, las instituciones consultadas por el BCRA estiman que la inflación de septiembre fue de 5,8% y que será de 4,3% en octubre (para todo el año, se ubicaría en 54,9%).

Los salarios promedios de los argentinos volvieron a perder la carrera contra la inflación y sufrieron una caída en su poder adquisitivo de 7,5% interanual en julio. Las jubilaciones y pensiones también, perdiendo 7,8% del poder de compra alcanzado en agosto del año anterior. Ambos indicadores acumulan 18 meses de caídas ininterrumpidas desde febrero de 2018, último mes en el que ambos crecieron.

La disminución del poder adquisitivo de la sociedad argentina explicó una fuerte contracción de las ventas minoristas de indumentaria sufrida durante el mes de agosto de 2019 de 17,6% según la CAME. En Shoppings y Supermercados, la disminución de las ventas de ropa se ubicó en 6,4 y 12,1% respectivamente (comparando julio de 2019 vs. mismo mes del año anterior con información del INDEC). La caída en las cantidades vendidas se dio a pesar del esfuerzo de la cadena de valor por no aumentar los precios de las prendas (+47,8% en agosto) al mismo ritmo que la inflación general (+54,5%,) según INDEC.

Como venimos advirtiendo en ediciones anteriores del semáforo, la caída en la demanda de ropa afectó nuevamente a la producción nacional, que se contrajo 12,8% interanual en agosto según datos recientes del INDEC, acumulando 15 meses consecutivos de caídas. En el mismo mes, la producción textil tuvo una mejora de 1,4% interanual, explicada fundamentalmente por el sub-rubro preparación de fibras de uso textil.

Paradójicamente el relevamiento de septiembre de la Universidad Di Tella sobre la confianza del consumidor indica una suba de 24,9% respecto al mismo mes del año 2018. Probablemente, este resultado se explique por la reducida base de comparación que representó dicho mes, cuando el dólar estadounidense había pasado de 32 a 40 pesos.

En relación al comercio exterior del sector, la caída de las ventas de ropa y la suba del dólar también golpearon a las importaciones, que cayeron 35,8% interanual durante agosto según registros aduaneros. Medido en términos de cantidades, la reducción fue 31,8%: la diferencia se explica por los menores precios promedio de las prendas importadas (-5,9%). Esta dinámica tuvo lugar en el contexto de apreciación real del peso argentino de 5,5% interanual en septiembre frente a la moneda de China, país de origen de las dos terceras partes de la ropa importada en Argentina. Una de las pocas noticias positivas para el sector fue que, en el mismo mes, las exportaciones argentinas de ropa tuvieron un aumento de 26,5% comparado con agosto de 2018.

La crisis cambiaria por la que atraviesa Argentina eleva la incertidumbre futura sobre el precio del dólar, en un contexto donde nuestro país ha vuelto a perder el acceso a los mercados voluntarios de deuda (y a agotar el financiamiento provisto por el Fondo Monetario Internacional). En ese marco, se verificó algunos casos de talleres de confección que han vuelto a recibir órdenes de producción por parte de las marcas, para las cuales la alternativa importadora dejó de ser tan favorable como hace dos años.

Los costos financieros de las empresas del sector se encuentran en niveles históricos muy altos, lo que prácticamente anula la rentabilidad operativa de las empresas: la tasa de interés para adelantos en cuenta corriente en el sistema bancario promedio 85,5% durante el mes de septiembre, según información del BCRA. Estas tasas son incompatibles con la producción, en un contexto de escasez de fondos para capital de trabajo.

Por último, el congelamiento de tarifas y los menores aumentos del precio de la nafta dieron cierto oxígeno a la constante presión alcista en los costos del sector. Por ejemplo, la energía eléctrica subió 43,2% interanual en CABA durante agosto, según datos del Instituto Estadístico de la Ciudad. Mientras tanto, la nafta súper acumuló 20% de aumento interanual en septiembre.