Informe Exportaciones Prendas de Vestir: Enero/Octubre 2019

Fuente: CIAI ~  En el mes de octubre las exportaciones de indumentaria mostraron, por primera vez en los últimos cinco meses, una contracción en términos de valor (-6%) y un incremento en volumen que alcanzó el +5% en relación al mismo mes del año anterior (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). El precio por kilo exportado promedió los USD/Kg 33,64 profundizando la caída –que se ubicó en torno al -11% en relación al mismo mes del año anterior.

En el acumulado anual de los primeros 10 meses del año, las exportaciones verificaron un incremento que rondó el +8% en valor y un +13% en volumen en relación con el mismo período del año anterior (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). En esa línea, las ventas de prendas de vestir al exterior totalizaron los USD FOB 19,7 millones y los 502 mil kilos con un precio promedio de USD/Kg 39,10. Cabe destacar que precio promedio por kilo continúa mostrando una tendencia a la baja, a saber, -5% interanual,

Ahora bien, estas cifras de exportación aún continúan muy por debajo de lo registrado para años anteriores (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). En efecto, los dólares exportados en enero-octubre de 2019 resultaron un -31% menores que los de 2017, -24% menores que en 2016 y -57% en relación con el mismo período del 2015.

Como remarcamos en las últimas ediciones del CIAI COMEX EXPO, un tipo de cambio más atractivo para la exportación es condición necesaria pero no suficiente para lograr un impacto estructural en el volumen exportado. En buena medida es por ese motivo que las exportaciones no logran dar el salto hacia valores de mayor contundencia. Resulta, consecuentemente, imperioso contar con lineamientos macroeconómicos favorables así como también con la implementación de un conjunto de políticas públicas tendientes a fomentar la salida exportadora, mejorar la competitividad del sector y dotar de dinamismo al mercado interno.

Impulsar a la cadena textil-indumentaria resulta relevante debido a su potencia para generar empleo genuino -y en su mayoría femenino- a la par que permitiría el ingreso o ahorro de dólares genuinos que alivianen la carga en la balanza comercial. A este respecto, el diferencial de precio por kilo generado entre las prendas exportadas (USD/Kg 39,10) y las prendas importadas (USD/Kg 21,77) en enero-octubre de 2019 se ubicó en torno a los USD/Kg 17,33.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos informados a este respecto.

 Desde Aquí podrán descargar el anexo estadístico 

Semáforo de la Industria de la Indumentaria Argentina

Se profundiza la caída de las importaciones

 La última información de Aduana confirma la contracción de las importaciones de ropa, fenómeno explicado por el aumento de la cotización del dólar y por la caída del consumo doméstico.

Fuente: CIAI ~  En octubre, el ingreso de ropa importada se redujo 36,9% en valores y 39,2% en kilogramos comparado con mismo mes del año 2018[1].Esta dinámica se explica principalmente por la suba del dólar: durante noviembre de 2019 el peso argentino acumuló una depreciación interanual de 11,4% descontando la inflación comparado con China[2], según información del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

La caída en las importaciones también se debe a la reducción de las ventas de ropa en el mercado argentino. En particular, las ventas en comercios minoristas cayeron 8,4% interanual en noviembre de 2019 según CAME. En los shoppings, la reducción fue de 3% en septiembre, mientras que en los supermercados, de 4,9%, como indica la última información disponible en INDEC. Los precios de la indumentaria aumentaron 47% entre octubre de 2019 y octubre de 2018, un escalón por debajo del nivel general de inflación (50,5%), según el INDEC.

El relevamiento de expectativas del mercado realizado a fines de noviembre por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) obtuvo como resultado una reducción esperada del PBI de 2,8% para 2019. Por su parte, la inflación estimada para el cierre de 2019 se ubica en 54,6% y en 43% para todo 2020.

Por su parte, la carrera entre precios y salarios arrojó una nueva derrota para los trabajadores: en septiembre el poder de compra cayó 7,6% interanual. Con un leve contraste, las jubilaciones y pensiones sólo perdieron 0,5% de su poder adquisitivo en octubre respecto al mismo mes del año anterior. Ambos indicadores acumulan 18 meses de caídas ininterrumpidas desde febrero de 2018, último mes en el que ambos crecieron.

El relevamiento de noviembre de la Universidad Di Tella muestra un crecimiento de 28,8% en la confianza del consumidor respecto a noviembre de 2018. En este punto, cabe mencionar que estos resultandos suenan paradójicos en el actual contexto de reducción del consumo y de las ventas del mercado. Su llamativa dinámica puede obedecer tanto a una baja base de comparación (noviembre de 2018 fue un mes malo) como a algún componente futuro de mejores expectativas.

Ahora bien, la reducción de la demanda de indumentaria llevó a una nueva caída de la producción nacional. Según el relevamiento del INDEC, en octubre de 2019 se produjeron 10,9% menor cantidad de prendas que en el mismo mes del año anterior, acumulando 17periodos consecutivos de caídas. Durante los primeros 10 meses de 2019, la reducción de la producción fue de 14,9% comparado con el mismo periodo de 2018. Por su parte, la producción textil tuvo una mejora de 15,1% interanual en octubre, explicada fundamentalmente por el retraso de la cosecha de algodón y su procesamiento. En cambio, si se analiza para el periodo enero-octubre de 2019, la producción textil acumula una caída de 8,2% interanual.

A pesar de las bajas en las tasas experimentadas durante los últimos dos meses, los costos financieros que enfrentan las empresas del sector aún están en niveles históricamente elevados, lo que prácticamente imposibilita el financiamiento del capital de trabajo. Según el BCRA, la tasa de interés para adelantos en cuenta corriente promedió 64% durante el mes de noviembre. El costo de la energía eléctrica se incrementó 43% interanual en la Ciudad de Buenos Aires durante octubre, según el relevamiento realizado por el Instituto Estadístico de la Ciudad. La nafta súper se encareció 29,9% en noviembre de 2019 en relación al valor de un mes atrás. Sin embargo, los recientes anuncios de aumentos acelerarán sensiblemente el ritmo de crecimiento interanual para el mes de diciembre.

Para cerrar la presente edición del semáforo de la indumentaria argentina, conviene señalar que en las últimas semanas se detectó que el salto del dólar y la incertidumbre sobre su evolución futura llevaron a algunas marcas y retails a revisar sus planes de importación, volviendo a realizar pedidos a las fábricas y los talleres nacionales de confección. Sin embargo, si bien han reaparecido nuevas órdenes de trabajo, los precios ofrecidos resultan insuficientes para sacar al sector de la crisis generalizada que sigue atravesando.

A pesar de la difícil situación que atravesó el sector durante los últimos cuatro años, la CIAI se mantiene optimista de cara a los próximos meses. En particular, estimamos que paulatinamente comenzará a recuperarse el consumo de ropa por parte de la población, lo que estimulará la fabricación nacional y el empleo del sector. La rápida capacidad de respuesta que caracteriza a los talleres de confección facilitará el retorno al crecimiento apenas se registren las primeras señales de recuperación económica.

Kulfas puso al principal referente textil como Secretario de Industria

El designado ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se prepara para dar un giro de 180 grados en la política industrial, para lo cual se rodeará de un gabinete integrado por especialistas heterodoxos, incluido el principal referente en materia técnica de los fabricantes textiles.

Kulfas está dispuesto a utilizar todas las herramientas a mano que tiene el Estado para otorgar financiamiento para inversiones a sectores que se sintieron postergados durante el gobierno de Mauricio Macri, como las pymes industriales textiles y del calzado.

Así, como secretario de Industria, Comercio Exterior y Conocimiento irá Ariel Schale, hasta ahora director ejecutivo de la Fundación Protejer y un hombre que viene asesorando a los industriales textiles desde hace dos décadas.

Al frente de Comercio Interior -área que alguna vez encabezó el polémico Guillermo Moreno- irá Paula Español, economista cercana al futuro gobernador bonaerense Axel Kicillof.

La lista se completa con Sergio Lanziani en Energía, ingeniero nuclear que fue ministro de esa área en Misiones durante la gobernación de Hugo Passalacqua, desde donde hizo activas gestiones para que avance el gasoducto del NEA que llevará gas natural por red a esa provincia, Chaco, Formosa y Corrientes.

Lanziani deberá trabajar en forma muy coordinada con el futuro presidente de YPF, Guillermo Nielsen, en lo que serán las políticas para desarrollar el megayacimiento no convencional de Vaca Muerta, segunda reserva mundial de shale oil.

En el área de Minería, Kulfas finalmente designará al sanjuanino Alberto Hensel, mientras que para la Secretaría Pyme eligió a Guillermo Merediz, profesor de la Universidad de San Martín muy cercano al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Jorge Neme es el elegido para manejar la Subsecretaría de Comercio Internacional en Cancillería.

Tras la decepción de los industriales con la política de Macri, y luego de que dirigentes de la UIA afirmaran que Cambiemos “nunca se interesó” por la industria, Kulfas deberá dar señales rápido del giro en la política hacia el sector.

Para ello, se espera la aplicación de un fuerte mecanismo de créditos blandos para la inversión a través de la banca pública, el regreso de una agresiva política de subsidio de tasas aplicada durante el kirchnerismo y un rol activo del Estado para lograr que la industria vuelva a utilizar su capacidad instalada.

Otro cargo clave es la Agencia de Inversiones y Comercio Exterior, que pasará a depender de la Cancillería a partir de la asunción de Felipe Solá.

Al frente de esa Agencia irá Juan Usandivaras, ex director de la Fundación Exportar.

Informe de Imporatciones de Prendas de Vestir – Enero / Octubre 19

Fuente: CIAI ~ Las importaciones de indumentaria continuaron cayendo en el mes de octubre superando una contracción de -37% en valor y -39% en volumen en relación con el mismo mes del año anterior. Al calor de la crisis del mercado interno, se importaron 1,04 toneladas de prendas de vestir a un precio promedio de USD/Kg 24,07 lo que totalizó unos USD CIF 25 millones en el mes (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Este precio promedio resultó un +4% superior que el precio registrado el mismo mes del año anterior.

El acumulado anual respondió a esta misma tendencia mostrando caídas del valor importado del orden del -32% y del -31% en el caso del volumen (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Estos números cerraron los primeros diez meses del año con importaciones que alcanzaron los USD CIF 310 millones a través de 14,2 millones de kilogramos. En relación con los precios, estos promediaron los USD/Kg 21,77 solamente un -1% por debajo del registrado en el mismo período del año anterior.

No obstante esta contracción, los datos del período resultaron mayores que los registrados en enero-octubre del año 2015. A saber, se registraron compras al exterior por un 35% más en dólares y +70% más en kilogramos.

Por parte de los orígenes de importación, no se observaron cambios significativos en el acumulado anual. China continuó en el primer lugar del ranking representando el 51% de los dólares y el 64% del volumen (con menor peso en el total en el mes de octubre; ver Cuadro Nº3 y Cuadro Nº4 del Informe adjunto). El segundo lugar del ranking de kilos fue para Bangladesh (6,5%) seguido por India (5,2% y ganando peso) y Vietnam (4,5%).

En términos de productos importados del período, los sweaters de fibras sintéticas permanecieron en el primer lugar (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto) mientras que los pantalones masculinos de algodón continuaron también como primer producto importado del mes de octubre (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).

En referencia a las grandes categorías de productos, el primer puesto del listado fue nuevamente ocupado por los pantalones desplazando a los abrigos por cuestiones de temporada. Sin embargo, se redujeron el valor y volumen importado de pantalones en relación con el mismo período del año anterior: USD CIF 62,5 millones vs. 72,8, respectivamente (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto; el 35% originarios de China: cayendo en peso sobre el total de la categoría).

Por su parte, la categoría abrigos alcanzó los USD CIF 54,8 millones y mostrando una relativa concentración en orígenes: China representó el 74% del total. Luego, en el tercer y cuarto puesto se ubicaron los sweaters, las t-shirts y las camisas masculinas y femeninas.

Haciendo click Aquí podrán encontrar  el anexo estadístico.

De cara a la temporada, el sector textil pidió “políticas claras” y “planificación”

Fuente: El Marplatense ~ A pocos días del comienzo de una nueva temporada alta, el sector textil de Mar del Plata ya está preparada y mantiene buenas expectativas. Sin embargo, desde la Cámara Textil local pidieron que el próximo gobierno tenga “políticas claras” y una “buena planificación” para ayudar al desarrollo del sector. 

“Los empresarios nos preparamos esperando que sea la mejor temporada de la historia, o por lo menos mejor que la anterior, por eso trabajamos y esperamos recibir al turista con buenos productos y diseños, que es lo que caracteriza a la industria de indumentaria de la ciudad”, explicó su presidente Juan Pablo Maisonnave en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata.

En ese sentido, manifestó que se encuentran “a la expectativa” de lo que ocurrirá a partir del 10 de diciembre. “Lo que pase impactará en la temporada y nos marcará a nosotros cómo va a ser la próxima”, dijo.

El representante textil informó que mantuvo reuniones por esta temática con personas a nivel nacional, provincial y local, incluyendo al próximo secretario de Producción Fernando Muro. “Vamos a ir delineando el plan de trabajo que vamos a tener y marcar las políticas que creemos que deben llevarse a cabo desde el municipio para que puedan beneficiar al sector textil, que es tan importante para la ciudad”, contó. Asimismo, consideró su incorporación como “buena”, dado su “conocimiento y experiencia en la industria”.

El sector se encuentra actualmente trabajando en el invierno 2020. “Estamos planificando en el aire, teniendo en cuenta que estamos en una situación macro inestable, en la cual es muy difícil poder planificar en el corto plazo“, comentó, y agregó: “Hoy las fábricas están trabajando, con la dificultad de la falta de financiamiento para las Pymes”.

“Este el el punto fundamental, porque se va a tener que trabajar con las medidas que se pongan en marcha a partir del 10 diciembre y creo que si no hay modificación en las tasas de interés y financiamiento va a ser muy difícil que cualquier sector pueda seguir trabajando“, siguió.

Para Maisonnave, es necesario “tener políticas claras que se mantengan en el tiempo, para lograr la paz y la planificación que necesitan los sectores industriales”. “Las empresas le han puesto el hombro a una situación compleja este año y creo que se ha trabajado como siempre a la vanguardia desde Mar del Plata, eso es lo que nos diferencia del resto del país”, destacó.

“Es urgente conseguir una financiación sin tasas estratosféricas”

Fuente: 0023 ~ Juan Pablo Maisonnave, el titular de la Cámara Textil local, trazó un panorama de la industria en medio del proceso de transición de Gobierno. “Necesitamos reglas claras”, sostuvo.

La necesidad de reactivación del mercado interno, de tener reglas claras en la economía y de conseguir financiación bajo tasas razonables se anticipan como algunos de los pedidos más urgentes que tiene el sector textil, en consonancia con la voz que hacen oír otros importantes actores de la industria.

En medio del proceso de transición de Gobierno, Juan Pablo Maisonnave, el presidente de la Cámara Textil de Mar del Plata, trazó su mirada sobre el presente que atraviesa una actividad que cierra un “año complejo” y con la expectativa ya puesta en lo que será la performance turística de la próxima temporada estival.

“Ganó en las elecciones una persona que por lo menos está presentando políticas totalmente contrarias al Gobierno actual así que esperamos que esta transición sea paulatina y nos permita en el 2020 trabajar con reglas claras a futuro y sin problemas”, sostuvo en una primera instancia el referente empresario, en declaraciones a 0223.

El titular de la entidad consideró que la administración de Mauricio Macri tuvo “cosas buenas y malas” y dijo que espera que la gestión de Alberto Fernández “tome las cosas pocas buenas que hizo Macri y modifique todo lo que hizo mal”. “Debe haber una reactivación del mercado interno. Hace rato que estamos en recesión y el sector de textil e indumentaria fue uno de los más golpeados en el último tiempo”, reconoció.

“Esperamos que se tomen las medidas necesarias para que el sector industrial pueda reflotar. Uno de los puntos que nos tienen más preocupados es el tema de la financiación de las pymes: hoy prácticamente estamos sin financiación porque la tasa es de valores estratosféricos y ningún sector industrial se puede financiar con una tasa por encima del 60 por ciento. No hay negocio rentable que pueda soportar ese interés”, afirmó.

Al mismo tiempo, Maisonnave instó al Gobierno entrante en este 10 de diciembre que fortalezca las políticas de comercio exterior. “Es importante administrar el comercio como corresponde. No hay que tener una economía ultrabierta ni cerrada. En un mundo globalizado, hay que estar conectado porque así lo mandan los negocios. Hay que cuidar a las industrias que generan mano de trabajo especializada y trabajo intensivo”, reclamó.

El contacto con Montenegro

Respecto del escenario político que se plantea en Mar del Plata, el máximo responsable de la Cámara Textil confirmó que ya mantuvo diferentes conversaciones con el intendente electo, Guillermo Montenegro, y su equipo de trabajo después del triunfo en las urnas del 27 de octubre.

Inclusive, el referente del sector confió que este jueves mantuvo un encuentro con el futuro Secretario de Desarrollo Productivo, Fernando Muro, y su Subsecretario, Gustavo Serebrinsky, para delinear distintos puntos de la agenda de trabajo en el próximo Gobierno.

“En la reunión hablamos de los lineamientos que ellos van a plantear y qué es lo que necesitamos nosotros. Después ya queremos plantear una reunión formal una vez que estén en actividad para hacerlo con el sector completo y tratar de plantear temas que competen más a Provincia y Nación pero que ellos también van a acompañar para que sea beneficioso para la industria textil”, adelantó.

Además, Maisonnave ratificó expectativas por el verano y dijo que “siempre se recibe con buenas expectativas cada temporada que llega”. “Nosotros trataremos de tener precios acordes y la atención que el turista se merece para mostrar el producto y el diseño marplatense que tanto caracteriza a nuestros sweaters”, concluyó.

La industria afirma que apoya la nueva ley de talles

Fuente: La Voz ~ La sanción durante la madrugada de ayer de la ley de talles en la Cámara de Diputados de la Nación fue celebrada con entusiasmo moderado por los empresarios textiles de la Argentina.’

“Es un primer paso para ordenar los talles en el mercado y que pone equilibrio entre la industria y los consumidores al establecer un Sistema Único Normalizado de Identificación de Talles de Indumentaria, que contempla medidas corporales estandarizadas”, valoró Alicia Hernández, gerenta general de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai)

“La idea motriz es que el consumidor tenga transparencia a la hora de comprar, es decir que el talle que busca sea el mismo en todas las marcas disponibles en el mercado”, apuntó.

Ahora, la adhesión

Para la directiva de la Ciai, el desafío que sigue es lograr que las provincias adhieran a la ley nacional y que luego hagan lo propio los gobiernos locales.

“Tenemos muchas provincias que han legislado al respecto y también hay municipios que dictaron ordenanzas en igual sentido, sentando precedentes e incorporando conceptos como curvas de medidas inaplicables, sin los estudios antropométricos imprescindibles”, planteó la empresaria.

Según la base de datos de la cámara industrial, entre leyes provinciales y ordenanzas existen 12 instrumentos sancionados por distintos gobiernos.

¿Qué pasa en Córdoba?

La Legislatura cordobesa aprobó en 2015 la ley N° 10.302 con el objeto de “evitar situaciones discriminatorias y promover la salud de la población, mediante la fabricación y venta de indumentaria –vestimenta y calzado– acorde a las medidas antropométricas, según género y rangos etarios”, plantea el instrumento legal en su primer artículo.

La norma rige desde su publicación en el Boletín Oficial, el 22 de setiembre de ese año.

Sin embargo, en la práctica es poco más que letra muerta. Así lo reconoció una fuente del Ministerio de Industria, Comercio y Minería consultada por este diario, que pidió reserva de su identidad.

La cartera que conduce Roberto Avalle es la autoridad de aplicación de la norma de referencia. Esta impone a las “empresas industriales radicadas en el ámbito de la provincia, cuya actividad sea la fabricación de indumentaria masculina, femenina o unisex, confeccionarlas en todos los talles necesarios para cubrir las medidas antropométricas –según géneros y rangos etarios– que determine” el órgano fiscalizador.

Asimismo, exige a “los comercios” que vendan indumentaria “tener en existencia todos los talles correspondientes a las medidas antropométricas” reglamentarias, a excepción de aquellos que ofrezcan productos discontinuados o durante las liquidaciones de temporada, entre otras situaciones.

La ciudad de Córdoba también cuenta con legislación que rige en la materia. Se trata de la ordenanza 11.402, sancionada el 27 de noviembre de 2007.

Se encuentra en vigencia y según una fuente de la Secretaría de Control, Fiscalización y Convivencia Ciudadana (autoridad de aplicación), “los inspectores realizan controles periódicos en los comercios del rubro para constatar la disponibilidad de talles correspondientes a las medidas antropométricas establecidas y si se exhiben las mismas en una tabla dentro del local”.

Sin embargo, una encuesta realizada el año pasado por AnyBody Argentina (organización social que trabaja por la diversidad corporal y promueve la sanción de leyes de talla) demostró que de los 525 cordobeses que participaron en el relevamiento nacional, el 67,24 por ciento manifestó “no saber” de la existencia de tal normativa.

Río Cuarto es otra ciudad cordobesa que sancionó una ordenanza sobre talles, en mayo de 2007.

En este caso, si bien la norma municipal no especifica sobre talles de indumentarias, en el artículo 5° exige a los fabricantes, importadores, distribuidores y comerciantes del rubro “vestido” disponer para la venta (mayorista y minorista) indumentarias en todos los talles, “según las medidas antropométricas normales de mujeres y varones”. Su cumplimiento también es dificultoso.

Un registro único, una  de las claves de la ley

La estandarización de los talles, un efecto deseado.

La ley sancionada ayer busca crear un registro único y estandarizado, accesible para el consumidor y que debe actualizarse cada 10 años.

Además, establece medidas contra la discriminación en los comercios y apunta a atacar enfermedades como la bulimia y la anorexia.

“Va a mejorar la calidad de la industria y también de lo importado; además, servirá para normalizar las ventas on line porque todo el mundo va a saber cuál es su talle real”, concluyó Alicia Hernández.

La nueva normativa se servirá de investigaciones que se hicieron recientemente en todo el país sobre los talles reales de los argentinos, con mediciones sobre cuerpos reales. En Córdoba, las mediciones se hicieron en varias jornadas en el Cabildo, en el Centro de la ciudad.

Informe Importaciones de Prendas de Vestir – Enero / Septiembre 2019

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – SEPTIEMBRE 2019

Fuente: CIAI ~ Las importaciones de prendas de vestir siguieron contrayéndose durante el mes de septiembre alcanzando una caída de -29% en valor y -31% en volumen en relación con el mismo mes del año anterior. En ese sentido, los dólares importados superaron los USD CIF 25 millones, unos USD 10 millones menos que en septiembre de 2018 (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). En cuanto a los kilogramos, estos apenas superaron el millón de toneladas registrando, a su vez, un precio por kilo promedio -similar al del 2018- de USD/Kg 23,46.

Los datos del acumulado anual marcaron variaciones análogas evidenciando una caída del valor importado del orden del -31% y del -30% para el volumen (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Así, en los primeros nueve meses del año las importaciones alcanzaron los USD CIF 285 millones superando los 13 millones de kilogramos. Los precios promedio, en tanto, se ubicaron en torno a los USD/Kg 21,59 solo un -1% por debajo del registrado en el mismo período del año anterior.

Se resalta que el volumen de importación de enero-septiembre resultó un -14% menor que el del mismo período del año 2017. No obstante, se encontraron un +30% y un +74% por encima de las registradas en el 2016 y 2015, respectivamente.

Con respecto a los orígenes de importación, no se observaron cambios significativos. China continuó en el primer lugar del ranking representando el 52% de los dólares y el 65% del volumen (aunque cayendo en participación en el mes de septiembre; ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto). En segundo lugar en relación de kilogramos, volvió a encontrarse Bangladesh (6,4%) seguido por India (5,04% y ganando peso) y Vietnam (4,36%).

A nivel de productos importados, los sweaters de fibras sintéticas continuaron en el primer lugar en el acumulado anual (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto) mientras que los pantalones masculinos de algodón desplazaron a las remeras como primer producto importado del mes de septiembre (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).

En cuanto a las grandes categorías de productos, el primer puesto del ranking fue ocupado por los pantalones, desplazando a los abrigos por cuestiones de temporada aunque cayendo en términos de valor y volumen importado en comparación con enero-septiembre del año anterior: USD CIF 56,8 millones vs. 80,6, respectivamente (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto; el 35% originarios de China: cayendo en peso sobre el total de la categoría).

En segundo lugar fue para los abrigos con USD CIF 52,8 millones y una mayor concentración en los orígenes: China (74%), Vietnam (10%) e Indonesia (4%). A continuación se ubicaron los Sweaters, las T-shirts y luego, las camisas masculinas y femeninas.

Haciendo click aquí accederán al Anexo Estadístico 

Golpeados por la crisis, textiles apuestan al verano para repuntar

Fuente: La Capital ~ El sector textil no escapa a la difícil realidad que atraviesa a la mayoría de los rubros. El año cierra con una abrupta caída en las ventas, gran cantidad de locales que no sobrevivieron a la crisis y bajaron la persiana, una producción en baja y una gruesa pérdida de rentabilidad al no poder trasladar a las prendas el aumento de costos y la suba de los insumos, muchos de ellos importados. La temporada y el arribo del turismo es lo único que a esta altura genera “una luz de esperanza” para la industria.

La recesión que padece la industria textil marplatense comenzó a sentirse con firmeza hace más de dos años. Cayeron las ventas progresivamente y por ende la producción, y en consecuencia se redujeron los puestos de trabajo que históricamente el sector generó. Mantener los precios lo más estable posible a cuestas de perder ganancia fue parte de una estrategia común aplicada por algunos de los principales productores de indumentaria.

En su anteúltima visita a la ciudad, el gobernador electo, Axel Kicillof, se refirió al sector textil -como también del Puerto, el comercio y la metalmecánica- como una de las víctimas de la “masacre laboral” que acusó en Mar del Plata como consecuencia de las políticas económicas aplicadas en los últimos cuatro años.

El 2019 deja un balance “terrible” para la industria textil local con “una recesión tremenda” que se intensificó antes de las PASO y después más aún hasta las elecciones del 27 de octubre, como reacción de la caída del consumo pero también de la incertidumbre política y económica, según analizó en diálogo con LA CAPITAL María Liberati, exitosa referente de la industria textil de Mar del Plata.

Liberati se encuentra al frente de una empresa con más de 60 años de experiencia en el rubro. “Hemos pasado por todas las crisis y sabemos que al final siempre hay una luz y por eso uno hace lo imposible para seguir adelante”, dijo, ilusionada con que la temporada que se aproximada sea una bisagra para revertir este presente.

Luego de las elecciones “el mercado empezó a moverse un poco”, aunque después de más de dos años de recesión continua “hay que remar muchísimo” para afrontar los costos y cumplir con el pago de sueldos, impuestos y obligaciones, analizó. Crecer, para la industria, está siendo imposible. El sector debió resignar ese sueño y centrarse en subsistir, en superar la crisis.

“Veíamos hasta octubre que la gente no gastaba, pero no sólo la que no puede, sino también la que sí puede gastar. El mercado se frenó”, agregó.

Expectativa por la temporada

Luego de un año “muy complejo” que en varios sectores se tradujo en cierres y pérdidas de fuente de trabajo, “más que nunca” el rubro textil espera con ansias el verano y el movimiento turístico.

La mayoría de los exponentes del sector espera que el valor del dólar (sin certezas sobre su cotización en el corto plazo) favorezca al turismo interno y por ende a la Costa Atlántica y en particular a Mar del Plata.

El rol de la temporada, frente a este escenario, resulta fundamental para los textiles. Liberati definió en este sentido al verano como “el inicio de un año nuevo y de una esperanza renovada para lo que viene”.

“Es la esperanza de la ciudad. Más allá de quién ganó la elección, es importante que se ocupen del turismo, porque eso hace funcionar a todos los sectores”, indicó la empresaria asociada a la Cámara Textil de Mar del Plata -de la cual es ex presidenta- y remarcó que el turismo “es una industria muy fuerte que genera trabajo en todas las demás”. “El día que marplatenses y dirigentes entendamos eso, Mar del Plata va a ser otra ciudad”, subrayó.

Mantener los precios

Es evidente e inocultable que la indumentaria aumentó en estos años. Los precios se dispararon como en casi todos los sectores. Sin embargo, los productores textiles explican y advierten que en su rubro “es imposible trasladar los aumentos a los precios” y que hacen lo posible por “mantenerlos” para incentivar la compra.

Prima la necesidad de vender. Si la ropa aumentase a la par de los incrementos de costos y el valor de los insumos (muchos cotizan en dólares o euros) “no se vendería nada”.

Intentar aumentar lo necesario para mantener el local, la fábrica, la producción y el empleo. Ese fue el desafío de los desarrolladores textiles, que en muchos casos terminan “vendiendo por debajo del costo” para enfrentar los gastos mensuales, resignando “drásticamente” su rentabilidad.

En muchos casos, las fábricas trabajan con hilados o máquinas importadas, tanto de Estados Unidos como de países de Europa como Alemania, Italia, Francia o Inglaterra. Los repuestos e insumos de esas herramientas de trabajo se cotizan en moneda extranjera y hoy resultan “imposibles de comprar”, pero a la vez se impone la necesidad de seguir produciendo y vendiendo, lo que lleva muchas veces a endeudarse para comprar estos elementos.

Recursos financieros

Si algo necesita el sector textil, como también el comercio y la industria en general, es que las ventas crezcan, es decir, que se incremente el consumo, o dicho más claramente, que circule más dinero en la calle.

Pero sumado a esa necesidad compartida, el sector textil demanda también especialmente “recursos financieros” que faciliten la adquisición o cambio de maquinarias, o la compra de hilados nuevos.

“Es muy importante la parte financiera para proyectar a mediano plazo y hoy eso no se puede hacer; ojalá eso cambie y haya un impulso de estos recursos”, indicó María Liberati.

— Fuerte caída del empleo

El sector textil fue históricamente un gran generador de puestos de trabajo. En los años dorados de la industria en Mar del Plata, las fábricas en Juan B. Justo concentraban a una importante cantidad de obreros textiles, costureras y todo tipo de mano de obra especializada.

Dicha realidad se desplomó por varios motivos a lo largo de últimos 30 años, pero en estos últimos dos años el empleo “se redujo notablemente” al caer las ventas “estrepitosamente”, según indicaron productores.

Si bien algunas grandes empresas hacen lo posible por mantener al personal, justamente porque se trata de mano de obra especializada que si se pierde resulta “muy difícil” de recuperar, algunas firmas de menor calibre redujeron su planta de trabajadores para subsistir.

“Hay mucha gente que se ha quedado sin trabajo, muchos no repone al personal que se va y eso es un puesto de trabajo menos. El panorama es bastante negro. En nuestra empresa hemos podido trabajar y resistir sin reducir personal, pero sabemos que hay muchas que se vieron afectadas”, indicó la referente del rubro textil María Liberati.

Semáforo de la Industria de la Indumentaria Argentina – Noviembre 2019

Se desploma la producción nacional de ropa

Las cantidades fabricadas cayeron 22,6% en septiembre,
la mayor contracción del año.

Fuente: CIAI ~ La crisis del sector de indumentaria argentino no da respiro: ayer el INDEC dio a conocer la caída de 22,6% de la producción en septiembre, comparado con mismo mes del año anterior. Se trata de la caída más profunda de todo 2019. En los nueve meses del año, el sector acumula una contracción de 15,3%. En paralelo, el empleo asalariado registrado en el sector se redujo 13,5% entre el primer trimestre de 2019 y el primero de 2018, según las últimas estadísticas disponibles en el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación. Dicha caída representa una destrucción neta de 5.823 puestos hasta marzo, desde entonces.

Dicha dinámica se explica fundamentalmente por la caída en la demanda de ropa por parte de la población argentina. En supermercados de todo el país, las cantidades vendidas de indumentaria se contrajeron 15,3% interanual durante agosto, mientras que en los shoppings centers del Gran Buenos Aires, la disminución fue de 1,8%. En los comercios minoristas, la caída interanual de octubre fue de 9,5%, según informó la CAME. La reducción en las ventas se dio en paralelo a un abaratamiento relativo de las prendas, cuyos precios aumentaron 47,4% interanual en septiembre, por debajo del nivel general de inflación de 54,5% medido por el INDEC.

Por su parte, la caída en las ventas obedece estrictamente a la contracción del poder adquisitivo de los argentinos. En particular, el poder de compra de los salarios de los trabajadores se redujo 7,9% en promedio durante el mes de agosto de 2019 (comparado con agosto de 2018), último dato disponible en INDEC. Adicionalmente, el poder de compra de las jubilaciones y las pensiones cayó 2,5% interanual en septiembre de 2019, según cálculos propios de la CIAI. En este contexto, llama la atención los resultados de la encuesta realizada por la Universidad Di Tella sobre la confianza de los consumidores, que tuvo una suba de 34,1% en octubre en comparación con mismo mes de 2018.

El comercio exterior de indumentaria también deja en evidencia la crisis del sector. Las importaciones cayeron 28,7% en septiembre de 2019 comparado con mismo mes del año anterior. Si se analiza en términos de cantidades, la contracción fue de 31,4%: la diferencia se explica por una pequeña suba de los precios promedio de importación (4%). La disminución de las importaciones de ropa no se explica únicamente por la caída en las ventas sino también por la devaluación del precio argentino: comparado con China, país origen de aproximadamente 60% de nuestras importaciones de ropa, el peso se depreció 3,9% en términos reales (es decir, descontando la inflación) respecto a octubre de 2018, según el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Entre las pocas buenas noticias para el sector, se destaca el incremento interanual de 42,9% de las exportaciones argentinas de indumentaria durante septiembre según información aduanera del INDEC.

En relación a los costos de las empresas del sector, aún persiste el ahogo financiero con tasas de interés por adelantos de cuenta corriente que promediaron 70,9% en octubre, según el BCRA. Por otro lado, el congelamiento de tarifas aplicado previo a las elecciones explica el aumento de sólo 20% en el precio de la nafta súper entre octubre de 2018 y octubre de 2019 y de 43% en el costo de la energía eléctrica en la Ciudad de Buenos Aires.

Por último, la encuesta de fines de octubre del Banco Central de la República Argentina (BCRA) a las principales consultoras, bancos y centros de estudios arroja resultados poco esperanzadores para lo que queda del año. En particular, se espera una caída de 3% del PBI de Argentina en 2019 y de 1,7% 2020, fundamentalmente por el arrastre estadístico que deja la crisis condensada en el segundo semestre de 2019. A su vez, el promedio de las consultoras estima una inflación minorista de 55,6% para todo 2019 y de 42,5% para 2020.

La edición de noviembre del semáforo de la indumentaria argentina deja en evidencia la gravedad de la crisis del sector y la necesidad de diseñar e implementar políticas públicas que permitan frenar la destrucción de empleo y empresas y revertir los retrocesos experimentados durante los últimos años. En particular, no sólo se requieren políticas industriales específicas en materia financiera, impositiva y de comercio exterior sino también la recuperación del poder adquisitivo de la población, variable fundamental a la hora de explicar el comportamiento de la industria nacional de fabricación de ropa. Desde la CIAI nos encontramos trabajando en una propuesta integral de políticas públicas para presentar a las nuevas autoridades gubernamentales, que también incluye compromisos de la cadena de valor para con la modernización productiva y tecnológica del sector.