Barbijos, alcohol en gel y música. Qué hacen hoy las marcas de moda para ayudar

Fuente: La Nación ~ Cambiaron las prioridades. Desde que comenzó el aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional, las marcas de moda y los diseñadores locales si bien primero comenzaron a repensar su modo de trabajo diario en la organización interna y en cuanto al sostenimiento en las ventas, con el avance de la pandemia pusieron énfasis en desarrollar elementos que colaboren en la prevención y control ante la propagación del COVID-19. Al mismo tiempo, algunas firmas y emprendedores hacen lo propio con acciones creativas más enfocadas en el estado de ánimo de sus seguidores.

* La Universidad Nacional de Tucumán promueve la producción de vestimenta sanitaria. La Tecnicatura de Diseño de Indumentaria y Textil de la Universidad Nacional de Tucumán, conjuntamente con organizaciones sociales, entre otras el colectivo de mujeres artistas La Lolamora, se unieron en la convocatoria “Costurerxas voluntarixs” para desarrollar vestimenta sanitaria ante la situación de emergencia. Ya cuentan con más de 1700 inscriptos. Para ello hicieron moldes básicos a escala (bota, bata, y barbijo, entre otros) que están siendo difundidos virtualmente. Además, están convocando para donaciones de material ¿Cómo? Con una base de datos que vincula los aportes en un sistema de donante, armador y receptor. La llegada la garantizarán a través de la guardia civil y una vez entregada es requisito que la vestimenta sea esterilizada para poder ser usada por personal.

* Evangelina Bomparola acompaña la realización de máscaras protectoras. Con la expresión “Yo imprimo ayuda” colabora con Resistencia Argentina Zona Sur , un grupo de autoconvocados que realiza máscaras para el personal sanitario con sus propias impresoras 3D. Para ello, EB donó una suma de dinero destinada a comprar material para las impresiones que serán distribuidas en hospitales del conurbano bonaerense. Además, presta apoyo con la difusión a través de las redes sociales de la firma.

* Natura & Co América Latina fabrica alcohol en gel y líquido. En el sector beauty, la empresa que comprende la suma de Avon, Natura, The Body Shop y Aesop, también demuestra su compromiso ante esta crisis: anunció que desde el último martes los colaboradores de las fábricas se dedicarán, gradualmente, a producir solamente artículos esenciales de higiene personal, además de alcohol en formato líquido y gel. Esto implica que temporariamente dejaran de realizar los productos habituales para la empresa, como las líneas de maquillaje y perfumería.

* La moldista María Genaisir hace tutoriales para fabricar barbijos en casa. Esta emprendedora con amplia experiencia en cursos y comercialización de moldes a través de diferentes publicaciones, ahora está enfocada en compartir saberes al socializar el modo de hacerlos con friselina, algodón u otras telas, confeccionados a mano, máquina o simplemente adhiriendo las tiras con pegamento. El objetivo principal es evitar llevar las manos hacia la boca o nariz, se trata de barbijos para ser usados en periodos breves y en el caso de ser reutilizados tienen que ser lavados con jabón y agua caliente. Se ven en su instagram: @moldesycosturaamg

* Rapsodia, Levi´s y Trosman apuestan a la música para levantar el ánimo . La música es otra de las propuestas más frecuentes para las firmas de moda por estos días. El director creativo de Rapsodia, Marc Leffman, compartió la playlist de canciones que armó para pasar la cuarentena, y en el caso de Levi’s Argentina la invitación consistió en unirse al set que hizo en vivo DJ Taboo Tawasha desde Los Angeles, Estados Unidos. Mientras que Trosman convoca a los seguidores para bailar hoy a las 18 horas en una matiné virtual con una lista de la artista Bárbara Salazar ( @barbarelle_s ).

* El dueño de Tramando comparte experiencias de aprendizaje . El apoyo de las marcas va más allá de la confección o realización de productos, enfocados en evitar la diseminación masiva del virus, sino que también alude al bienestar de clientes y consumidores para que puedan atravesar una cuarentena más creativa o al menos virtualmente acompañados en este periodo de aislamiento. Así es que, a través del elocuente “Le pasamos el trapo a la cuarentena”, el diseñador Martín Churba invita a sus seguidores a compartir experiencias desde el taller de su casa. Filmado por su marido, el arquitecto Mauro Bernardini, un día trabaja con plantas, otro con descarte, y principalmente hace hincapié en la instancia exploratoria y de aprendizaje más allá del resultado. Así es que busca generar un tiempo útil con producciones “inútiles”.

* Mariana Szwarc nuclea creadores . La diseñadora de Salsipuedes, local fundacional en la historia de Palermo como polo de diseño, comparte un espacio más intimista con todos sus followers adonde muestra los trabajos que hace en collage con su maestra Carolina Chocron. Anticipa además, que una vez que termine la cuarentena la idea es mostrar las realizaciones en su tienda.

* 47 street genera contenidos sobre sustentabilidad. La etiqueta más orientada a los centennials, convocó a Candela Rodríguez Kotsatos -especializada en acciones sostenibles como la recolección masiva de colillas de cigarrillos- para que informe a las seguidoras y seguidores sobre hábitos saludables (separación de residuos y realización de compost, entre otros). La próxima semana sumarán información sobre el cambio climático y cómo bajaron los niveles de contaminación durante la pandemia con Nicky Becker de la organización Jóvenes por el Clima Argentina .

* Mariana Cortés da clases de yoga para sus clientas. La dueña de Juana de Arco es pionera en compartir saberes a través de las redes sociales con encuentros de yoga online y una variedad de cursos a tono con la filosofía de la marca.

* Jazmin Chebar producirá 20 mil barbijos para trabajadores sociales. La marca con locales en Argentina, Chile y Uruguay, entre otros países, anunció -vía redes sociales- que orientará su producción al desarrollo de 20 mil barbijos. La firma aclaró que el destino de los mismos será para personas que llevan adelante tareas sociales en comedores, por ejemplo, y descartó que sean usados en hospitales, dado que para estos últimos se requiere otro tipo de confección. Explicaron además, que están en contacto con áreas gubernamentales para distribuir la producción entre quienes más lo necesiten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *