03 Abr, 2020
 

Ahora 12: extendieron el programa y sumaron insumos médicos a la lista

Fuente: Infobae ~ Entre los rubros incorporados se encuentran medicamentos, alimentos, bebidas y productos de higiene personal y limpieza, que podrán adquirirse sin intereses en 3 y 6 cuotas

El Gobierno extendió el Programa Ahora 12 por tres meses y dispuso la incorporación de nuevos rubros como alimentos, bebidas, insumos médicos y medicamentos, que actualmente son considerados esenciales en la actual emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Lo informó el Ministerio de Desarrollo Productivo, que también decidió impulsar las compras de productos online en cuotas fijas, a raíz de las actuales medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio.

“En este momento de emergencia sanitaria no solo sumamos más productos y rubros, sino que también buscamos dar mayor impulso a las pymes nacionales, para minimizar el impacto económico recesivo del aislamiento social obligatorio sobre el entramado productivo local”, destacó la secretaria de Comercio Interior, Paula Español.

Entre los rubros incorporados se encuentran medicamentos, alimentos, bebidas y productos de higiene personal y limpieza, que podrán adquirirse sin intereses en 3 y 6 cuotas.

A través de Ahora 12 y Ahora 18 también se pueden comprar televisores, línea blanca, teléfonos celulares 4G, computadoras, notebooks y tablets, materiales para la construcción y colchones. Indumentaria, calzado y marroquinería, muebles y juguetes pueden adquirirse en 3, 6, 12 y 18 cuotas

El equipamiento médico producido por pymes nacionales, y que abarca electrocardiógrafos, desfibriladores, monitores para distintas señales fisiológicas, balanzas de grado médico, instrumental, elementos de esterilización y máquinas, podrá adquirirse sin intereses en 12 y 18 cuotas.

Con las mismas condiciones de financiación, el programa se extenderá por tres meses, hasta el próximo 30 de junio.

En este momento de emergencia sanitaria no solo sumamos más productos y rubros, sino que también buscamos dar mayor impulso a las pymes nacionales, para minimizar el impacto económico recesivo del aislamiento social obligatorio sobre el entramado productivo local (Paula Español)

Ahora 12 es un programa voluntario aceptado por comerciantes y consumidores que favorece el consumo con tasas de financiación más bajas en el mercado.

Los comercios pueden adherirse a través de la web www.argentina.gob.ar/ahora-12 y dependiendo el rubro al que pertenecen, estarán dentro de Ahora 3, 6, 12 y 18 cuotas.

A través de Ahora 12 y Ahora 18 también se pueden comprar televisores, línea blanca, teléfonos celulares 4G, computadoras, notebooks y tablets, materiales para la construcción y colchones. Indumentaria, calzado y marroquinería, muebles y juguetes pueden adquirirse en 3, 6, 12 y 18 cuotas.

Cabe recordar que las ventas bajo el programa crecieron fuertemente en 2019 respecto de 2018, explicado fundamentalmente a partir de las ventas del último cuatrimestre del año, cuando el gobierno de Mauricio Macri intentó, con la fuerte baja en la tasa, reactivar el consumo.

Según las cifras oficiales, en todo 2018 se realizaron 41,5 millones de operaciones, mientras que en 2019 llegaron a 56 millones. (casi 35%). En enero de este año, en tanto, se realizaron 2,9 millones de ventas bajo Ahora 12, 38% más que las 2,1 millones de operaciones registradas en el primer mes del 2019.

Un logro textil que obtiene el 50% de sus ventas en el mercado externo

Fuente: La Nación ~ Rafias Pri-Sim solo trabajaba 6 meses porque sus artículos son de temporada, sin embargo logró anualizar las ventas

Hija de inmigrantes Mirta Hernández aprendió el oficio de la mano de sus padres, en 1970. Ellos fundaron la empresa familiar llamada Rafias Pri Sim, única en el país en fabricar rafias de algodón. Después de la muerte de su padre Mirta se puso al frente de la empresa.

Con productos que se venden solamente en épocas cálidas, trabajaban solamente 6 meses al año, de ahí la decisión de salir a buscar nuevos mercados en un horizonte internacional.

En 2007, con la ayuda del Banco Provincia y la fundación del Banco Credicop, empezaron a dar sus primeros pasos en las exportaciones cuandoparticiparon de una exposición en la ciudad de Puebla, en México. Cuenta Mirta que el viaje fue un éxito ya que aún no habían vuelto al país y ya tenían varias órdenes de compras pactadas, Fue ahí cuando vieron que su producto era muy buscado en el exterior.

La inexperiencia hizo lo suyo. No sabían cómo clasificar la mercadería, ni cómo hacer una factura de exportación. Cuenta que su primera factura fue con IVA incluido, cuando una factura de exportación no lleva IVA. Pero como todo, la empresa, se fue profesionalizando y contratando a expertos y asi sus exportaciones empezaron hacer exitosas.

Los tejidos son sustentables y fueron seleccionadas por marcas como YSL, Chanel y también por cadenas hoteleras internacionales.

Hoy, frente a la pandemia del Covid 19 que azota al mundo, Hernández comenta que actualmente se ve afectada, ya que tiene un contenedor varado en el puerto rumbo a Ecuador, de tres envíos que llegaron a España dos fueron entregados y uno quedó en la aduana española sin que el cliente lo puedaretirar. Por otro lado también le siguen llegando pedidos para Europa uno para Italia y dos para Francia,“parecería que los europeos están esperanzados de que esto termine pronto”, comenta. Espero que así sea ya que las exportaciones en la empresa representan el 50 % de las ventas y no todo es fácil en estos tiempos de cuarentena. Hay que pagar sueldos, impuestos, y todo lo que conlleva a tener una empresa”.

Actualmente la empresa está cerrada por la cuarentena obligatoria y sus empleados administrativos trabajan desde sus casas.

Hernández cuenta que para poder empezar el camino de los envíos al exterior, fueron instituciones como la Agencia Argentina de Inversiones que antiguamente se llamaba Fundación Exportar, Fundación ICBC y Baire Export, entre otras, las que la llevaron a poder concretarlos. A través de ellas logró contactar a clientes en el exterior con la participación en ferias comerciales, exposiciones, misiones comerciales y rondas de negocios.

Además, el sistema Exporta Simple les facilito el envió de la cargas chicas e intermedias ya que una carga aérea o marítima tiene muchos gastos fijos en tierra que hacían inviables algunas operaciones.

Hoy, la empresa tiene un show room en Madrid que atiende España, Portugal y Noruega y un showroom exclusivoen París, cuyo lanzamiento fue en enero 2019 y que atiende Francia, Uk, Finlandia, Suiza, Países Bajos, resto de Europa.También cuenta con una representación en Chile, y en Ecuador un distribuidor en Guayaquil.

“Estamos desarrollando el mercado en los Estados Unidos. Allí se han hecho algunas ventas puntuales. Contamos con alianzas para disponer de un warehouse en Miami, pero todavía está en etapa de desarrollo llegar a tener un showroom”, agrega.

Ahora bien, “el regreso de los aranceles así como el valor del dólar oficial anclado hace que nuevamente empecemos a quedar fuera de precio internacionalmente”, advierte, Hernández. Otro de los problemas que se les presenta, además de la presión tributaria, es que los gastos para desarrollarse en el comercio internacional son a valor dólar solidario: pasajes, hotelería, fee de participación en ferias, etc.

Claves del negocio
Exportaciones
Representan el 50% de las ventas totales. Son clave para un producto que es de temporada
Dólar solidario
Complica la gestión en el exterior, por el precio de las estadías y fees de las feriasTrámites
Exporta Simple facilitó el envío de cargas mas pequeñas

Informe Exportaciones Prendas de Vestir: Enero 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO 2020

Fuente: CIAI ~ Las exportaciones de indumentaria de enero de 2020 registraron una disminución del 16,7% respecto al mismo mes del año anterior, llegando a USD FOB 1,47 millones (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). En términos de volumen, las ventas al exterior cayeron un 41% interanual en enero promediando los 29 mil kilogramos. De esta manera, la pérdida del volumen total fue compensada por una mejora en la relación de USD/Kg, con 51,23 para enero de este año (siendo de 38,12 el promedio de todo el 2019).

Ahora bien, a pesar de registrar mínimas variaciones en relación al año anterior, las exportaciones continúan en niveles históricamente bajos (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). Comparando con el año 2017, la caída de valor alcanza el -34% mientras que en relación a enero de 2015, la caída fue del -69%.

La caída de las exportaciones impacta negativamente en la producción de cara a genera un efecto positivo sobre la industria de la confección local que se encuentra afectada seriamente por la siguiente coyuntura:

El panorama exportador podría mejorar relativamente en caso de que el nuevo tipo de cambio real se sostenga, impactando positivamente sobre la competitividad precio de nuestras prendas, y este escenario se combine con una batería de medidas de incentivo al consumo interno y al sector en general que permitan dinamizar la producción y la inversión. Ganar mercados en el exterior lleva un tiempo considerable por lo que una mejora cambiaria en términos reales debería sostenerse en el tiempo de cara a tener efectos sobre las exportaciones a la par que debería ser acompañada de otras medidas de política pública de fomento a salida exportadora.

Por último, como solemos remarcar en el CIAI COMEX EXPO, resulta imperioso que desde la política pública se impulse la salida exportadora del sector de la indumentaria debido a su capacidad como generador de empleo y de confecciones con alto contenido de valor a la par que permitiría el ingreso de divisas para alivianar la carga de la balanza de pagos. En efecto, la brecha de precios entre el kilo de indumentaria exportada y la importada resultó de USD/Kg 31en enero2020 ya que el precio por kilo exportado rondó los USD/Kg 51mientras que el precio por kilo importado promedió los USD/Kg 20.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior
Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos actualizados a este respecto.

Haciendo Click Aquí accederán al Anexo Estadístico 

Los inquilinos de los locales se resisten a pagar los alquileres

Fuente: La Nación ~ “No vamos a pagar el alquiler en abril. Prácticamente no tuvimos ingresos y a futuro el panorama es desolador “, es contundente el CEO de una reconocida compañía de turismo. “La prioridad es pagar los sueldos”, justifica. Así relata un broker inmobiliario la conversación telefónica que mantuvo con uno de sus principales clientes en medio de la pandemia de coronavirus .

La misma postura tomó el grupo Inditex, propietario de Zara -la firma que gasta una media de alrededor de 320.000 euros al año por local-. La decisión de la casa matriz fue: este mes no cumplirá los contratos de alquiler en ningún país del mundo. Lo mismo anunciaron los grupos Adidas y H&M, en Alemania, una decisión que generó “indignación” en el gobierno de ese país y una polémica que llevó a la marca deportivo a cambiar de idea y cumplir los contratos. La firma de indumentaria sueca con más de 5000 puntos de venta y la que más gasta del mundo en alquileres -alrededor de doscientos millones de euros al mes- se mantuvo en su postura.

En otros países como Italia se dieron situaciones similares: Confindustria Moda pidió la revisión de los montos hasta que la actividad comercial, turística y residencial se recupere por completo. Lo mismo hizo Primark en Inglaterra mientras que Fraser y Arcadia, el grupo dueño de Topshop y Topman solicitó una reducción del 50%.

En línea con lo que pasa en el mundo, IRSA, el grupo propietario de los principales shoppings del país, generó alivio a sus locatarios cuando les informó por medio de una carta no cobrará los fee mensuales que vencían a principio de este mes. En otros casos fueron las marcas las que tomaron la posta y algunas cadenas comerciales instaladas en inmuebles ubicados en las principales avenidas porteñas comunicaron a los propietarios de los locales que no sabían qué porcentaje del alquiler pueden afrontar.

En gastronomía, uno de los rubros más afectados, las cadenas internacionales instaladas en la Argentina también están negociando dejar sin efecto el valor mínimo de alquiler que es el monto que pagaban si el porcentaje de las ventas -que suele ser entre 4% y 8%- no cubría el mínimo negociado en el contrato. De esta forma buscan atar el alquiler a resultados, es decir a un porcentaje de lo que facturaron hasta el jueves 19 de marzo cuando arrancó la cuarentena obligatoria decretada por el presidente Alberto Fernández. “Nadie quiere jugarse con un mínimo fijo”, sintetiza uno de los agentes inmobiliarios consultados.

Inquilinos de otros rubros, tal vez contemplando la relación de años que tienen con los locadores, prometen pagar el 25% del valor mensual y dejar otro 25% pendiente, y financiarlo en cuotas en algún momento del año. “No podremos afrontar más del 50% del valor mensual estipulado en el contrato”, reconoce el fundador de una reconocida cadena.

Aunque por ahora no lo están utilizando de forma explícita en las negociaciones, “la carta” en la que se amparan los inquilinos es el artículo 1203 del Código Civil que los protege. La norma establece que “si por caso fortuito o fuerza mayor el locatario se ve impedido de usar o gozar de la cosa, puede pedir la rescisión del contrato, o la cesación del pago durante el tiempo que no lo pudiera usar”.

El impacto del decreto

En este contexto, el decreto del Gobierno que establece el congelamiento de los alquileres de las viviendas residenciales y que también corre para los locales comerciales no tiene demasiada relevancia en términos prácticos. Los inquilinos, con las persianas bajas, reconocen no tener margen para cumplir los contratos. Y los dueños de los locales que tenían pautado el ajuste semestral -que varía entre 12% y 18%- en los próximos seis meses no se preocupan por ese tema, ni piensan en desalojar a quienes no paguen -además si quisieran no pueden hacerlo-.

“El decreto congela los alquileres a marzo, impide los desalojos y le permite al inquilino pagar la diferencia que se genera por la actualización en cuotas sin interés a partir de octubre. También prorroga en forma automática aquellos que se vencían en los próximos seis meses”, detalla Rafael Baigún, presidente de la inmobiliaria homónima.

La prioridad hoy para todas las partes es lograr un acuerdo “lógico”. Y en los primeros ensayos se percibe cierta buena predisposición. ¿La razón? A los propietarios no les conviene quedarse con el local vacío en plena recesión económica local y mundial, y los inquilinos no quieren perder un inmueble bien ubicado, ni la inversión que realizaron en ambientación y equipamiento. “Hay casos en los que estuvieron años para conseguir un buen local en focos como Acoyte y Rivadavia o sobre la avenida Santa Fe”, explica Domingo Speranza, presidente de Newmark Knight Frank argentina. Además, todos coinciden en que en algún momento, la actividad retornará.

Cada caso, un mundo

Las negociaciones son casi quirúrgicas y se dan caso por caso. Speranza explica que los inquilinos buscan “una ventana de tiempo” y si bien no se puede generalizar, las quitas en los alquileres -que en su mayoría se cierran en pesos- de quienes puedan pagarlos oscilarán entre 30% y 50%. “La diferencia se comprometen a pagarla cuando vuelva la actividad”, explica el broker.

En algunos casos incluso están extendiendo un mes el contrato de alquiler: es decir si vencía en agosto de 2021 se quedarían hasta septiembre. “El tema es que se cortó la cadena de pago y se está generando una bola de nieve que genera mucha incertidumbre”, analiza Speranza. “En muchos casos se acuerda un valor hasta septiembre de este año, acordando a finales de ese mes y en base a la situación del momento pactar nuevos cánones”, agrega otro mecanismo, Mariano Costa, asesor senior de Mariana Stange Real Estate.

“No es lo mismo un propietario que necesita el dinero del alquiler para vivir que uno que tiene 20 inmuebles”, aclara Marcelo Salas Martínez, presidente de Café Martínez con 200 puntos de venta (10 propios, el resto son franquiciados). El empresario está proponiendo pagar un proporcional de las ventas facturadas hasta el día que arrancó el aislamiento social, el próximo mes no pagar el alquiler y dejar asentada la deuda, y luego analizar cómo se recupera la economía para definir el monto que, de no extenderse el periodo de aislamiento social, estaría atado a un porcentaje de las ventas. Este sistema es similar al que algunas cadenas gastronómicas implementaron en la crisis de 2001 cuando no pudieron afrontar los pagos de los alquileres, dejaron la deuda pendiente y la saldaron cuando “la rueda volvió a girar”.

Marcelo Zuliani, gerente comercial de la compañía de servicios inmobiliarios Colliers Internacional apela al sentido común de las partes. “En estas circunstancias de excepcionalidad inquilino y propietario deben ‘cuidarse mutuamente’ y arribar a un buen acuerdo de corto plazo”. “Son relaciones de años que no se pueden romper por una situación puntual. Nuestros contratos son a 10 años, 120 meses que no se alterarán por una situación como la que atravesamos”, agrega Fernando Storchi, CEO de Megatlon que con 42 sedes, todas en locaciones alquiladas, asegura, en 30 años jamás haber rescindido un contrato.

El empresario reconoce que su prioridad es pagar los sueldos de las 1200 personas que emplea. La cadena de gimnasios cerró las puertas de sus establecimientos cinco días antes de que el presidente decretará la cuarentena obligatoria y la presunción de Storchi es que para su rubro ese periodo se extenderá más. “Seguramente los gimnasios seguirán cerrados una vez que se finalice al aislamiento social obligatorio”, afirma el empresario que decidió compensar a los clientes con el 100% de los días que no pudieron utilizar el gimnasio. Es decir si el abono terminaba en enero, se extenderá por el plazo que las puertas de los establecimientos permanecieron cerradas.

Baigún explica que los conflictos más complicados de resolver se darán en los casos de los propietarios que son inquilinos, es decir que dependen de que se cumpla el contrato para pagar sueldos y el alquiler del inmueble en el que desarrollan su actividad. “En estos casos se harán pequeños acuerdos de corto plazo pero será clave que las partes sean sensatas”, explica.

No todos sufren lo mismo

En cada negociación además del perfil del propietario del local también influye cómo afectó el COVID-19 al sector: las farmacias, los supermercados de cercanía y los bancos no están manifestando problemas para el cumplimiento de los contratos. El rubro textil y el gastronómico en cambio están más complicados: muchos de ellos se reconvirtieron rápidamente y están ofreciendo delivery con alguna de las empresas de envío y mensajería, pero los números no cierran.

“Terminamos marzo con una caída de ventas del 50% y esperamos un abril por debajo del 30%. Con este escenario podremos afrontar una parte de los salarios del mes de abril y para continuar con la actividad estamos comenzando conversaciones con propietarios de nuestras locaciones”, relata Ariel Davalli, presidente de Gelato Natural, la empresa dueña de la marca Chungo.

El empresario reconoce que entre los 30 tiendas, una propia y el resto franquicias, se viven realidades muy dispares:, centros comerciales, propietarios de un solo local y dueños de varias locaciones pero el planteo es el mismo, con el nivel de ventas no hay otro camino de negociar como se pagará abril y luego ver como reanuda la actividad”. “Tenemos claro que la reactivación será muy lenta ya que los hábitos de consumo cambiaran radicalmente en los primeros meses”, adelanta. Adrián Mercado, presidente del Grupo que lleva su nombre coincide en que “los efectos negativos continuarán porque, los locales gastronómicos van a tener que respetar ciertas distancias entre las mesas y los ingresos caerán”.

Guido Mosin, research Manager de JLL, cree que los más afectados serán los locales que venden productos no esenciales: “Es probable que aumente la aversión al desplazamiento por parte de los consumidores. De este modo, es posible que se contraiga la cantidad de compras espontáneas”, relata. Zuliani trata de encontrar el lado positivo: “La gente está muy contenida y una parte de la población generó cierto ahorro al no salir de sus casas que podría volcarse al consumo cuando la cuarentena termine”, finaliza.

Triple impacto. Usaron 2000 kilos de telas de descarte para fabricar almohadones

Fuente: La Nación ~ Conocimos a Andrea Villarreal y Margarita Nicora que hacen Raüni, un emprendimiento de recuperación textil inclusiva, que le da trabajo a personas con discapacidad y recicla telas de descarte en la fabricación de artículos para el bienestar. Es un proyecto de triple impacto y arrancaron financiándose con la plataforma de crowdfunding Ideame.
Raüni significa “el enraizamiento de la unión” y es el nombre que estas dos mamás del cole devenidas íntimas amigas y socias, le pusieron a su emprendimiento de recuperación textil inclusiva. Los 3 puntitos arriba del nombre, la diéresis en la “u”, junto con el de la “i” son un guiño al triple impacto del proyecto: ambiental, social y económico.

  • Lo ambiental consiste en recuperar residuos textiles resignificando su valor al reinsertarlos en la cadena productiva. Y así contribuir al concepto sustentable de “basura cero” en la industria textil.
  • Lo social funciona articulando su labor con Talleres Protegidos de Producción para personas con discapacidad, dándole trabajo a personas con discapacidad.
  • Lo económico consiste en elaborar productos con propósito e insertarlos en un mercado emergente que realiza un consumo responsable y consciente.

Empresa con un propósito

“La industria textil es la segunda más contaminante del planeta y las personas con discapacidad son considerados desempleados crónicos”, indica Maga. “En Argentina hay 5.2 millones de personas con discapacidad, “el 75 por ciento de ellos están sin trabajo . Además el 5% de los residuos que no se reciclan en nuestro país y van directos rellenos sanitarios son los descartes textiles”, añade.

Estos datos les bastaron para decidirse a hacer algo para cambiar la situación, empezando desde su lugar.

En agosto de 2019, con un logo y luego de una prueba piloto realizada junto la Fundación IDEL , lanzaron Raüni listas para producir.

El embrión fue un emprendimiento anterior de Maga llamado Inquietus, un proyecto donde cocreaba con los clientes. Allí conocio a Tati, masajista de shiatsu que le sugirió armar un bolster con los descartes textiles que habían sobrado de la confección de varias bags . Con esa idea se acercó a la Fundación IDEL, donde trabajan 17 personas con discapacidad de lunes a viernes de 9 a 13, como parte de un Taller Protegido. Durante 6 meses armaron 40 bolsters y recuperaron así 200 kilos de descartes textiles . Esa producción la donaron a un hogar de chicos en tránsito (en situación de adoptabilidad) en donde la Escuela Kaladanda Yoga tiene un programa de voluntariado.

Qué y cómo lo hacen

El producto estrella es el bolster , un almohadón cilíndrico de 60 centímetros de largo por 25 de diámetro, que se puede usar tanto para prácticas como el yoga y la meditación como también para uso cotidiano en el hogar, para relajarse en contacto con el suelo. También fabrican el zafu, un almohadón redonde de 35 centímetros de diámetro y 20 de altura.

Las tareas son muchas: el manejo de proveedores (grandes generadores de descartes textiles), la logística y las ventas corporativas (empresas a las que ayudan a redireccionar sus descartes en acciones de RSE). También hacen su propia fotografía y los contenidos para las redes.

Venden principalmente a través de Instagram y están trabajando en una plataforma de tienda on line. También generan acuerdos con locales de decoración, con espacios de trabajo colaborativos (coworking), con establecimientos educativos de primera infancia. Llegan a sus clientes mediante campañas de mails y contacto directo con empresas para proyectos de Responsabilidad Social Empresaria.

Maga, que tiene estudios de diseño de indumentaria, asume la parte de la producción y Andrea, especialista en comunicación visual y social, coordina la imagen de la marca, aunque en la práctica diaria se consultan todo.

“Con Andrea nos conocimos en escuela alemana a la que mandamos a nuestros hijos, la Konrad Lorenz Schüle que tiene una visión sustentable del mundo, y enseguida generamos una admiración mutua que nos moviliza diariamente a apostar por una causa que nos trasciende”, relata Maga. ” Trabajamos comprometidas con la sustentabilidad y estamos convencidas de que sembrar conciencia con acciones concretas es esencial para que el desarrollo sostenible con inclusión social deje de ser una utopía”, destaca.

Su visión es ser referentes en la recuperación de residuos textiles con mano de obra inclusiva y certificar como Empresa B, para replicar este modelo de negocios en otros países.

En números

7 meses desde que se unieron para crear Rauni.

$ 3.500 inversión inicial.

30.000 pesos recaudaron en Ideame.

$600.000 es la proyección de ventas para 2020.

2.000 kilos de telas recuperadas.

1.500 seguidores en Instagram @raunisustentable.

300 clientes desde agosto de 2019.

Industriales textiles piden medidas para que “no se corte la cadena de pagos”

Fuente: Ambito ~La Fundación Protejer que nuclea a la industria textil e indumentaria pidió medidas para afrontar la emergencia económica por el coronavirus y evitar “que se corte la cadena de pagos”.
La cadena de la industria textil e indumentaria pidió hoy medidas para afrontar la emergencia económica en el marco de la pandemia de coronavirus y evitar “que se corte la cadena de pagos.

“Como consecuencia de la situación de emergencia económica que atraviesa la cadena de valor textil e indumentaria, las empresas de nuestro sector están transcurriendo este período de cuarentena con sus plantas paradas sin ingresos genuinos y sin ventas”, indicó la Fundación Protejer en un comunicado.

En ese sentido, señaló que “resulta cuasi imperioso que las entidades financieras actúen como banca de crédito y que cubran los cheques de aquellos clientes para que se acrediten en las cuentas que lo depositaron”.

Asimismo, consideró necesario “que otorguen un plazo de 60/90 (días) posterior al aislamiento por esta deuda con baja tasa de interés para lo mencionado, tomando como referencia el 24%”.

También señala “que de ser necesario, el Banco Central modifique normativas para que el banco pueda operar de forma automática y no tenga ninguna traba para facilitar el acceso a esta operatoria a clientes que venían operando normalmente independientemente de que tuviesen carpetas presentadas”.

La entidad pidió además “que las deudas actuales con las entidades financieras se reformulen ara que no entorpezca esta mecánica propuesta”.

Por último, consideró necesario “que el Estado, dentro de sus posibilidades, pueda destinar fondos para sostener lo expresado en este texto para que no se corte la cadena de pagos bajo ningún concepto”.

Cuatro textiles rosarinas fabrican miles de barbijos para el sistema de salud local

Fuente: ON24 ~ Pusieron en marcha sus máquinas para colaborar con miles de unidades para abastecer al sistema local en medio de la emergencia sanitaria.

Cuatro textiles de la ciudad están fabricando barbijos. Se trata de Sonder, Rotel, Tannery y Vandalia, que pusieron en marcha sus máquinas para colaborar con miles de unidades para abastecer al sistema local en medio de la emergencia sanitaria.

“Ya fabricamos 16.000, pero la necesidad sigue siendo gigantesca”, contó a ON24, Silvana Dal Lago, dueña de Sonder, y la precursora de la movida. Según la empresaria, la idea le surgió luego de oír acerca del faltante de barbijos y contar con cierta cantidad de la tela (friselina) necesaria para producirlos. “Con mi marido le comunicamos la inquietud a una médica amiga que lo canalizó con la exministra de Salud, Andrea Uboldi, con quien probamos los primeros prototipos”.

“Ahora estamos trabajando con la Municipalidad, que retira lo que vamos fabricando y lo distribuye a los diferentes centros de salud a través de la Dirección de Farmacias”, precisó Dal Lago.

De acuerdo con la dueña de Sonder, el hecho de que se hayan sumado las otras tres fábricas (Rotel, Tannery y Vandalia) ayudará a descomprimir la fuerte demanda que hay desde el sector público y privado. Mientras tanto, las empresas intercambian moldes e información y se concentran en mejorar el proceso. “Es una tela que no estamos acostumbrados a usar, por eso nos acabamos de asesorar con un técnico, que desde Colombia nos ayudó a mejorar los perfiles para usar de manera más eficiente la tela. Ahora estamos trabajando mejor”, apuntó la empresaria.

Dado que la fábrica de Sonder tiene mayor capacidad de corte que de costura (se cortan más de 60 piezas por minuto, mientras que se tarda alrededor de un minuto y medio para coser cada barbijo), “entregamos cosido todo lo que podemos y lo demás lo dejamos listo para que las cooperativas y talleres que contactó la Municipalidad lo puedan coser”.

PREOCUPACIÓN

A pesar del entusiasmo y las ganas de ayudar, Dal Lago está preocupada por la salud de sus empleados y la continuidad de la fabricación si es que llega a haber un contagio dentro de la empresa. “Eso significiaría tener que frenar la producción, y por eso estoy planteando profundizar las medidas de prevención”, aseguró.

CÓMO SE SIGUE

Consultada sobre cómo está afectada Sonder por el freno de la ventas en el marco de la cuarentena, la empresaria comentó que aún hay mucha incertidumbre respecto a cuál será la dimensión del impacto.

“Se puede adelantar trabajo y hacer mantenimiento en áreas que normalmente no son prioritarias, pero eso se agota luego de un tiempo. Acá somos más de 160 empleados y se hace muy difícil continuar sin vender nada (…) Los empresarios argentinos sabemos que debemos tener espalda para los bajones que siempre hay, pero no imaginamos algo así”, consideró.

A pesar del cierre de locales físicos, Dal Lago decidió que tampoco se incentive la venta en el canal online, debido  a que “no estoy de acuerdo en que se usen los expresos para enviar productos que no son de primera necesidad (…) Tratamos de seguir ocupados para no preocuparnos más de lo debido; cuando pase todo esto, acomodaremos las fichas y seguiremos adelante”.

Una tienda de moda masculina ofrece vouchers para comprar con 50% de descuento

Fuente: ADN Sur ~La marca de ropa comodorense Hombres de Palabra lanzó una promoción única: comprar ahora un voucher y canjearlo -en cualquier momento del año- por indumentaria y calzado por el doble de su valor.

En estos tiempos de aislamiento social, preventivo y obligatorio, Hombres de Palabra, la marca comodorense de indumentaria y calzado masculino pone a disposición de sus clientes una promoción inédita: adquirir un voucher de compra que se puede canjear por el doble de su valor.

Así, indicaron que con la compra de un voucher por $5 mil reciben una orden de compra por $10 mil que puede ser utilizada para retirar indumentaria y calzado de todas las líneas, desde adolescentes y adultos pasando por tallas grandes y de cualquier estación. El voucher puede ser canjeado durante todo el año 2020.

Para adquirir esta promoción no es necesario desplazarse a ningún lado, sino simplemente contactarse de manera online -por mensaje- con la tienda a través de su página de Facebook.

Desde HDP indicaron que tienen disponibles “cierta cantidad de vouchers con firma y sello de la empresa -obviamente numerados y en nuestro sistema  vamos a tener cargados nombre, apellido y número de DNI de cada cliente”, y detacaron que “en 48hs, desde que largamos está  promoción ya tenemos vendido y reservado gran parte de los vouchers”.

Gobierno, CGT y empresas buscan mix de cuarentena para revivir la economía

Fuente: Ambito ~ Los equipos técnicos del Gobierno preparan medidas para aflojar las restricciones que impone la cuarentena en sectores productivos y de la economía. El objetivo es que durante la vigencia del aislamiento social obligatorio algunas actividades puedan recobrar movimiento y alejar el fantasma del quebranto y las cesantías masivas, como puso al descubierto el despido anunciado por Techint de 1.450 obreros de la construcción. La posible flexibilización cuenta con el aval de las cámaras empresarias y la CGT y tiene como portavoces centrales en el Ejecutivo a los ministros de Trabajo, Claudio Moroni, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Ninguno de ellos, hasta este fin de semana, tenía certeza sobre el temperamento que adoptará Alberto Fernández al respecto.
Se trata de un intento de plan que requerirá sintonía fina: sin violar la cuarentena se buscará ampliar las exenciones para que más empresas estén habilitadas a reanudar sus producciones y servicios y a llamar a sus trabajadores a prestar tareas. Aunque el esquema tiene el visto bueno de la “mesa chica” de la CGT su puesta en práctica demandará una ingeniería política para no empujar a dirigentes sindicales díscolos a la confrontación abierta con el argumento de protección para sus afiliados.

Ese escenario fue uno de los ejes del encuentro que mantuvo un puñado de sindicalistas el viernes con el ministro Moroni en el gremio de Sanidad. Además del dueño de casa y cosecretario general de la CGT, Héctor Daer, estuvo su compañero en el binomio al frente de la central, Carlos Acuña (estacioneros), Andrés Rodríguez (estatales de UPCN), Antonio Caló (metalúrgicos, UOM), Hugo Benítez (textiles, AOT) y Carlos Frigerio (cerveceros). Hacia el final los sindicalistas le pidieron al ministro tramitar una reunión urgente con Alberto Fernández.

El diagnóstico en común fue dramático. En un repaso groso modo los presentes señalaron que entre 4 y 5 millones de trabajadores están en sus casas sin prestar tareas y admitieron que el Estado no podrá sostenerlos a todos. En esa línea el sábado Daer y Gerardo Martínez (albañiles, Uocra) coincidieron en AM 750 que el Gobierno deberá analizar una flexibilización de la cuarentena incluso en sectores cuyas actividades no sean consideradas esenciales. “No existe Estado que pueda auxiliar a 5 millones de confinados”, dijo Daer en esa oportunidad.

Martínez, por su parte, evitó confrontar con Techint, el mayor conglomerado industrial de la Argentina y que el viernes había confirmado la cesantía de 1.450 de sus afiliados. A diferencia de Alberto Fernández, que llegó a tildar de “miserables” a los empleadores que produjeran despidos en medio de la pandemia, el líder de la Uocra sostuvo que la del grupo fue una decisión económica, desprovista de presiones políticas. Martínez no había estado en Sanidad el día anterior porque de hecho se encontraba en medio del anuncio de Techint. Hoy el gremio y la compañía se reunirán en el Ministerio de Trabajo.

Además de las posibilidades de aflojar la cuarentena en la reunión con Moroni los dirigentes aceptaron como alternativa avanzar en esquemas de pagos parciales para los trabajadores eximidos de concurrir a sus puestos laborales. El mayor fantasma a contrarrestar, además de una quiebra generalizada de la economía, es la utilización del artículo 221 de la ley de Contrato de Trabajo que instaura el concepto de “fuerza mayor” como ordenador de las relaciones laborales en situaciones de crisis extremas.

“Las suspensiones por fuerza mayor debidamente comprobadas podrán extenderse hasta un plazo máximo de setenta y cinco días en el término de un año, contado desde la primera suspensión cualquiera sea el motivo de ésta. En este supuesto, así como en la suspensión por falta o disminución del trabajo, deberá comenzarse por el personal menos antiguo dentro de cada especialidad. Respecto del personal ingresado en un mismo semestre, deberá comenzarse por el que tuviere menos cargas de familia, aunque con ello se alterase el orden de antigüedad”, señala la norma.

Ese artículo comenzó a ser esbozado por abogados de empresas para dejar en suspenso a trabajadores y pagos de sueldos. Para los asesores de gremios, en cambio, el concepto de “fuerza mayor” puede ser esgrimido por un sector afectado por una situación de crisis puntual o por una empresa imposibilitada de producir por razones externas durante una cantidad extendida e tiempo pero no por todas las empresas durante toda la duración de la pandemia. Es, en todo caso, el round de una pelea que la CGT prefiere diferir lo más posible.

Coronavirus post verano: faltan insumos textiles clave y advierten que no hay stock de frazadas para cuando inicie el frío

Fuente: Infobae ~ Organizaciones del sector destacan la parálisis en la producción de telas y el freno total que exhiben las fábricas. Aguardan la intervención de Desarrollo

La intensificación de la pandemia y la cercanía de las temperaturas bajas ya es tema de preocupación tanto en ámbitos corporativos como oficiales.

Ocurre que en el seno de la producción textil, y también en la cadena de comercialización, reconocen que existe un parate total en el desarrollo de insumos y la confección de determinados artículos de abrigo. Advierten que, si el Gobierno no toma medidas para revertir la parálisis, faltarán productos clave para combatir una enfermedad que se expande con mayor fuerza a partir del frío.

Desde FECOBA, la federación que al comercio y la industria en Capital Federal su titular, Fabián Castillo, expuso ante iProfesional la falta de elaboración sobre todo de frazadas y otros abrigos de cama. Sostuvo que no hay stock como en años anteriores y explicó que los alcances del faltante ya fueron comunicados a las autoridades tanto del Gobierno porteño como al Ejecutivo nacional.

La ausencia de productos también fue confirmada a este medio por fuentes vinculadas a la Cámara Industrial de la Indumentaria (CIAI), que expusieron al freno que exhibe la producción local de telas como la variable que bloquea una elaboración que será clave para los meses de invierno.

“Estamos discutiendo la situación de los abrigos, sí. Hoy las fábricas que producen frazadas están totalmente paralizadas. No hay stock como en otros momentos. Quienes elaboran la materia prima frenaron la producción y las fábricas que elaboran a partir de ese insumo directamente no están trabajando. Estamos hablando con todos los actores para ponerlos al tanto de una situación complicada”, dijo Castillo a iProfesional.

“Pusimos en alerta sobre todo al Gobierno porque no podemos esperar a que se instale el frío. Desde las cámaras de producción nos reconocen la situación de faltante de frazadas y mantas. Confiamos en que el Ministerio de Desarrollo Social empezará a tomar cartas para garantizar la materia prima y activar la producción”, añadió.

Castillo sostuvo que este faltante de ropa de cama y abrigo se alinea con todo el parate que sufre la industria textil a partir de la pandemia. “Y ahora viene el frío, con todo lo que eso significa pensando en el coronavirus. Hay que activar la producción y garantizar la logística. El abrigo tiene que pensar como un bien de primera necesidad”, enfatizó.

Desde la CIAI se pronunciaron a tono con el titular de FECOBA. “Falta tela”, indicaron fuentes consultadas por iProfesional respecto del bajo stock en mantas y frazadas. “No es sencillo hacerse con los insumos y habrá una demanda estallada a partir de las camas en hospitales y sanatorios que ya se han abierto. Hoy la prioridad del Gobierno está puesta en los insumos médicos. En algún momento el foco tendrá que moverse hacia el abrigo”, expresaron.