Damián Regalini: “La situación en las pymes y en la industria es catastrófica”

Fuente: El Intrasigente ~ En una entrevista exclusiva con El Intransigente, el vicepresidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Medias y Afines (CAFAMA), Damián Regalini opinó acerca de la situación que atraviesa su sector luego de las medidas implementadas por el Gobierno Nacional para intentar menguar los efectos que producirá la disparada del dólar.

Acerca de la iniciativa de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de suspender los embargos a las pequeñas y medianas empresas, el dirigente manifestó que “es una medida que se debería haber tomado hace mucho, por supuesto que es una buena, porque la situación en las pymes y en la industria es catastrófica”.

Consultado por El Intransigente acerca qué otras acciones considera que precisan en su ámbito de trabajo para acompañar esta disposición para llevar un poco más de alivio, el también empresario textil contestó que “creo que lo que necesitamos es un plan económico urgente que incluya el restablecimiento del crédito”.

Asimismo, agregó que el Estado tendría llevar adelante opciones “que incluyan el cuidado de la canasta básica del alimento para que la gente recupere el poder adquisitivo y así poder recuperar las ventas perdidas. El nuevo plan también debería incluir una revisión de las tarifas energéticas y la urgente administración del comercio”.

Damián Regalini se refirió a lo sucedido en los últimos días posteriores a la devaluación ocurrida el lunes pasado post elecciones primarias. Indicó que desde CAFAMA vivieron las últimas jornadas “con mucha angustia y con mucha incertidumbre, fundamentalmente por la falta de precios de referencia y la urgencia nos está perjudicando mucho”.

Expresó que “creo que va a haber parálisis en líneas de producción en muchas empresas, el empresario ya no le cree al Gobierno, ya no confía en el oficialismo”. Luego añadió que “si la administración de Macri va a actuar con la misma liviandad con la que lo hizo frente a la disparada del dólar de esta semana, el panorama va a ser igual”.

Para finalizar, imaginó que en el hipotético caso de que “si el Gobierno de Macri se pone en modo responsable” es posible que “tal vez esto sea un poco mas transitable”. No obstante, señaló que “lo que demostró esta semana fue caótico y nos llena de incertidumbre, la verdad es esa, mi tono de voz lo debe decir seguro”.

La historia de la empresa familiar chaqueña que le compró dos plantas a Alpargatas

Fuente: La Nación ~ “Hay que entrar cuando todos salen”, dice Alberto María, dueño de la empresa chaqueña Marfra, que entre octubre y noviembre próximos se hará cargo de la planta que la brasileña Alpargatas vendió en Corrientes y Chaco (ésta en 2018). La operación rondó los US$8 millones e invertirán unos US$3 millones más en los próximos dos años para aumentar la capacidad productiva y ganar competitividad.

Martín cuenta a LA NACION que, como familia, “toda la vida” fueron productores algodoneros y, desde 1995, están también en el área de desmote (empieza con el algodón crudo y termina con el embalaje de la fibra). La empresa cuenta con cinco plantas desmotadoras dos en Villa Ángela, dos en Roque Sáenz Peña y una en Coronel Du Graty (con capacidad para 800 toneladas diarias), tienen unas 400 hectáreas de producción propia y, además, prestan servicios de cosecha y desmote a terceros.

La compra a Alpargatas se fundamenta en la oportunidad de integrar la cadena, ya que en las instalaciones correntinas se fabrican telas de jeans (no se hace el prelavado). “Esperamos que los tiempos mejoren y confiamos en que la integración colabore para revertir los resultados; la inversión en tecnología también nos permitirá ser más competitivos, primero de cara al mercado interno y, después, en el externo”, describe María.

La planta adquirida produce unos 800.000 metros de tela al mes pero la capacidad es de hasta 1,4 millones de metros en función de la calidad de la tela. Marfra se hizo cargo de los 400 trabajadores de Alpargatas en Corrientes y de unos 20 del área de ventas y logística de Buenos Aires; se sumarán a los 200 que ya tienen.

Chaco y Santiago del Estero producen el 85% del algodón argentino; el país ocupa el puesto doce en el mundo en área y volumen y el veinte por rendimiento, según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). Los mayores productores del mundo son Estados Unidos , China e India .

Marfra no exporta directamente, pero sí lo hace a través de otras firmas. Martín indica que en los últimos meses por la buena perspectiva de cosecha de Brasil y Estados Unidos los precios internacionales cayeron 25%. “Tenemos muy buena calidad de producto, pero los precios no están bien -agrega-. El país volvió a exportar hace un tiempo por la pérdida de volumen de demanda interna y en el mundo se asombran de nuestra calidad”.

Alpargatas anunció su salida del negocio textil argentino a mediados de julio; además de las plantas que vendió a la chaqueña, hizo lo propio con la de Florencio Varela , a Cladd, una compañía con radicaciones en La Rioja y en Morón ; y la de Catamarca fue adquirida por Fibran Sur, una pyme de Florencio Varela.

Antes de la compra, Marfra era proveedora de materia prima de Alpargatas; María está convencido de que la integración del proceso es un paso “superador” que mejorará la ecuación económica. Está abierta la posibilidad de agregar nuevas producciones a las que tenía la brasilera, pero al inicio se van a concentrar en mejorar lo existente.También buscarán ampliar el abanico de sus clientes y sumar a marcas como compradoras.

La ropa que ya no se mancha: cómo serán las nuevas prendas que se autolavan “para salvar al planeta”

Fuente: Clarín ~ Muchas marcas ya investigan materiales que puedan autolavarse. Se viene una revolución para la industria textil.

Usar la misma camiseta durante semanas. O el mismo pantalón durante meses… o años. Hasta los mismos calzoncillos por unos días. Sin usar ni una sola vez el lavarropas. Lo que hasta hace poco sonaba a poco higiénico es precisamente el futuro en el que trabajan desde hace tiempo muchas firmas. Ya no es la salud del usuario la que está en juego, sino la del planeta, y eso ha hecho que las investigaciones sobre nuevos tejidos y con menos necesidades de limpieza se multipliquen en los últimos años.

Primero fueron firmas como Odo, que se especializó en jeans que no se ensucian porque repelen las manchas. Y luego han ido llegando propuestas de nuevas compañías en manos de personas preocupadas por el medioambiente capaces de crear remeras, camisas, vestidos, zapatillas y hasta calzoncillos de lana que tampoco necesitan demasiadas visitas al lavarropas.

Los productos comienzan a ser una realidad pero ahora lo difícil va a ser convencer a los usuarios de que no hace falta lavar tanto. Tal como explica Mac Bishop, creador de la firma Wool & Prince (que propone vestidos limpios tras 100 días de uso) “sólo quienes prueben estas prendas y vean por sí mismos que funcionan podrán entender que demasiadas veces abusamos de las lavadoras”.

En su caso lo dice con conocimiento de causa. Durante un tiempo trabajó para Unilever, una firma dedicada a la fabricación de detergentes, y entendió que “la única posibilidad de hacer crecer una marca de detergente es hacer sentir a los consumidores que necesitan lavar su ropa sin parar”.

Petar Jovancic, investigador de la unidad de tejidos funcionales de Eurecat explica que “con los últimos logros en la aplicación de nanotecnología en textil, se han logrado avances, sobre todo basados en la imitación de las propiedades o estructuras de escala nanométrica que hallamos en la naturaleza”.

“El problema llega en el momento en que ese sudor se absorbe en la ropa porque es cuando comienza a atraer a las bacterias provocando el mal olor”.

En concreto, los estudios más prometedores son los que giran en torno al concepto de la ropa que se autolava y centrados “en conseguir las propiedades de hidrofobicidad (repele el agua) y superhidrofobicidad (repele el agua y los aceites) con una estructura que sea capaz de autolimpiarse, tal como hacen la hoja de loto o la piel de melocotón”, añade Jovancic. Es decir que el futuro pasa por crear la ropa que no se mancha. Y la ropa que se autolava.

Otra de las vías que se está investigando es la de tratamientos de tejidos con la incorporación de nanopartículas de cobre y de plata en fibras que reaccionan ante la luz solar y actúan como si fuesen cloro, deshaciendo las bacterias que causan el mal olor y las manchas comunes. Y también hay algunos estudios que se centran en el uso del dióxido de titanio, un producto químico conocido por ser un “excelente catalizador en la degradación de contaminantes orgánicos”, de modo que con este acabado los tejidos limpian las manchas y eliminan los malos olores solo con exponerse a la luz solar.

El investigador de la unidad de tejidos funcionales de Eurecat reconoce que todavía hay un buen trecho para recorrer y que los productos de este tipo que ya han salido al mercado todavía están muy lejos de conseguir lo que ha logrado la naturaleza. Es decir, que todavía falta mucho por igualar esta capacidad de autolimpieza que presentan por ejemplo las hojas de loto puesto “que en los productos textiles se pierde con el uso”.

Pero ya hay firmas que van entrando con sus propuestas y consiguiendo incluso una repercusión internacional mayor de la esperada. Es el caso de Wool & Prince que su fundador Mac Bishop cree que todavía encajará más cuando los consumidores entiendan por fin que “sudar en sí mismo es limpio. Que el problema llega en el momento en que ese sudor se absorbe en la ropa porque es cuando comienza a atraer a las bacterias provocando el mal olor”. Por eso la clave es encontrar materiales que rechacen el sudor.

Parece que va camino de conseguir convencer al consumidor. En su opinión, “en cuanto prueban las prendas ya tenemos media batalla ganada porque comprueban que el sudor no las ensucia”. Sucede lo mismo con las camisetas de Unbound Merino que aguantan muy bien hasta 100 días sin lavado alguno según explican los usuarios en las redes sociales. Dicen que sencillamente no se ensucian y no huelen gracias al tratamiento de las fibras con aceite de menta que les inculca un duradero olor a fresco y limpio. Cuestan 80 euros y son el fruto de la investigación de la start-up fundada en el 2016 con la intención de confeccionar ropa de viaje que puede durar semanas sin ser lavada.

Sencillamente no se ensucian y no huelen gracias al tratamiento de las fibras con aceite de menta que les inculca un duradero olor a fresco y limpio.

Las compañías que apuestan por estos tejidos que prácticamente no se lavan por lo general dependen casi de forma exclusiva de la lana, un material naturalmente transpirable y con gran capacidad para absorber la humedad. “Significa que cuando sudas, la transpiración se evapora de tu piel al aire, en lugar de quedar atrapada en la tela. Pero además estos tejidos regulan la temperatura de forma que cuando hace calor, la evaporación de su sudor te hace sentir fresco y cuando hace frío, atrapa el calor del cuerpo y lo mantiene caliente”, explica Jovancic.

Esa es la razón por la que también hay firmas de ropa como Patagonia y Icebreaker, que han usado este material para crear capas internas y camisas de franela que regulan la temperatura y que se mantienen limpias durante días de largas caminatas o porque comienzan a ser habituales las zapatillas hechas con lana para ser usadas sin calcetines y con la garantía de que no huelan mal.

Otra firma al alza es Pangaia. Crea pantalones deportivos, sudaderas y camisetas de algodón orgánico mezclado con fibra de alga y que colorean con recursos naturales como, por ejemplo, desperdicios de alimentos. Y luego tratan las telas con el recurrente aceite de clorofila para mantenerlas limpias por más tiempo.

Bishop también usa prioritariamente la lana para la creación de sus prendas de Wool & Prince y Wool. Pero en su caso, además de la lana (u otras fibras naturales biodegradables) utiliza mezclas en las que también tiene cabida el nylon, poliéster y otros materiales sintéticos. Sabe que la decisión es arriesgada pero explica que el objetivo es que la ropa sea mucho más duradera.

Lanzan shorts robóticos que ayudan a caminar y correr

Poseen una batería en forma de cinturón y un motor en la espalda. Buscan que llegue al mercado para personas con pérdida de movilidad.
El short robótico diferencia las funciones de trotar y correr. Wyss Institute de la Universidad de Harvard
Investigadores de la Universidad de Harvard crearon un par de shorts robóticos que ayudan a quien los lleva puestos a caminar o correr, según un artículo publicado el jueves en la revista Science.
El dispositivo, que incluye una batería en forma de cinturón y un motor en la parte baja de la espalda que se conecta a una serie de cables, pesa 5 kilogramos y detecta el andar del usuario para ajustar la intensidad de su aporte.
Según Conor Walsh, del Instituto Wyss de Ingeniería Inspirada Biológicamente, de la Universidad de Harvard, uno de los responsables de este proyecto y coautor del artículo, caminar y correr son dos actividades muy diferentes si se las considera desde el punto de vista biomecánico. Sistemas anteriores se enfocaban en una actividad o la otra, pero no en ambas, dijo a la AFP.

Su batería es en forma de cinturón e incluye un un motor en la parte baja de la espalda.

Para lograr hacer funcionar un dispositivo capaz de asistir en esos dos movimientos, sus creadores desarrollaron un algoritmo de control que utiliza tres sensores para detectar con una precisión de 99% lo que está haciendo el usuario y responder de manera acorde.

Según sus creadores, este traje reduce la energía promedio que emplea el cuerpo al caminar en 9,3% y en 4,0% al correr.

Los shorts se pusieron a prueba en diferentes situaciones, desde una cinta de correr y una pista de atletismo hasta senderos en colinas. La batería, según Walsh, tiene una duración de hasta 10 kilómetros, ya sea para caminar o trotar.

Este prototipo podría llegar al mercado en los próximos años en sociedad con la empresa de robótica ReWalk, que trabaja para obtener un permiso de comercialización con fines médicos. Su precio estimado será de u$s 30.000.

El equipo de investigadores está probando en el laboratorio dispositivos similares que podrían ayudar a pacientes que sufrieron pérdida de movilidad a caminar mejor y más rápido.

¿Ya tenés la Guía para superar la inflación en tu negocio?

Fuente Zoo Logic ~ Cómo aprovechar el sistema de ventas en épocas de inflación

@zoologicarg  @zoologicarg    @zoologicarg   #zoologic

La inflación influye en todos los sectores económicos. Incluyendo el rubro del retail y la indumentaria. Este indicador sirve de alerta para que las empresas, indiferentemente del rubro, acondicionen sus estrategias comerciales y eviten así que el alza de los costos afecte las ventas. Para sobrevivir a largo plazo, tanto las estrategias de marketing como la calidad del producto son fundamentales para que tu negocio siga expandiéndose en el futuro.

La inflación también puede crear un efecto negativo en los consumidores. Esto complica la demanda disminuyendo el consumo. Pero no todo está perdido, porque es acá donde hay que poner el cerebro a disposición de nuevas oportunidades para resaltar y hacer la diferencia.

Por otra parte, si los costos de tu negocio van en aumento, lo ideal sería reformular tu estrategia de negocios durante las caídas o temporadas de recesión, minimizando el impacto de las pérdidas. En este contexto existen 2 soluciones predecibles:

–aumentar los precios

– disminuirlos y sacrificar parte de las ganancias.

Pero, ¿cómo afectarán estas decisiones a tu estrategia de crecimiento en el futuro?

Mejorar el sistema de ventas durante un proceso inflacionario brinda mayores oportunidades de compra. Mientras que una estrategia que impulse las ventas podría garantizar el éxito de tu negocio a largo plazo, incluso en época de inflación.

En el e-book que preparamos para vos, comentamos algunas características del proceso inflacionario y su impacto en el retail. Y te brindamos algunas estrategias que podés aplicar con un sistema de gestión.

Si querés conocer las estrategias a realizar para evitar los problemas de la inflación,descargá el eBook que Zoo Logic ha preparado especialmente para vos aquí:

https://www.zoologic.com.ar/descarga-e-book-3/?utm_source=InfoTextil&utm_medium=blog&utm_campaign=ebook_descarga&utm_term=inflacion

Acerca de Zoo Logic:

Hace más de 25 años Zoo Logic ofrece servicios y soluciones tecnológicas integrales para la gestión de administración, puntos de venta y producción, aportando know how, experiencia y tecnología para maximizar los resultados de negocio de las empresas de la industria indumentaria.

Un claro manejo de la información y la visión estratégica que caracterizan a Zoo Logic han permitido que sea elegida por más de 5000 empresas nacionales e internacionales, y que cuente con más de 22.000 puestos de trabajo instalados en puntos de venta, fábricas y oficinas de administración de Argentina y Latinoamérica. Algunos de sus clientes:Cardón, 47Street, Boating, Bowen, Class Life, Cocot, Pampero, Kosiuko,Júpiter,Montagne, Lidherma,La Dolfina, Las Pepas, Tommy Hilfiger, Natura, Luz de Mar, Las Oreiro, Bridgestone, Rever Pass, Siamo Fuori, Moderno Bazar, Prototype, Tucci, Owoko, Selú, Orbital, entre muchos otros.

Información de Contacto:

Tel/Fax: (5411) 4896-3111 Facebook: /zoologicarg
Mail: info@zoologic.com.ar Twitter: @zoologicarg
Web: www.zoologic.com.ar Youtube: /user/ZoologicSoftware
Instagram: @Instagram.com/zoologicarg Vimeo: /zoologic

Camperas infladas y ropa en serie: ¿por qué todos nos vestimos igual?

Fuente: Clarín ~ La arquitecta Andrea Saltzman, profesora de la carrera de Diseño de Indumentaria y Textil y autora del reciente libro La metáfora de la piel. Sobre el relato proyectual de la vestimenta (Planeta), dice que hoy “la comida está más de moda que la ropa” y que hay que mirar afuera del sistema fashion para encontrar cuerpos nuevos y transgresores.

Como si fueran uniformes, las camperas negras y levemente infladas son figurita repetida durante los fríos días invernales. En el medio de esta potente industria de lo masivo y seriado, en donde el vínculo que se establece con la ropa es la de usuario-producto, la arquitecta y diseñadora Andrea Saltzman plantea una mirada alternativa, en la que se corre del pensamiento industrial y aparece la interacción del cuerpo con el contexto, el afuera. Usa la “metáfora de la piel” para nombrar a ese borde -la piel- que permite el encuentro. “El cuerpo deja de ser solo usuario (que centra su problemática en el uso y la función) para convertirse en personaje: se trata de construir desde las interacciones”, dice la autora del reciente La metáfora de la piel. Sobre el relato proyectual de la vestimenta (Paidós). “La potencialidad del diseño está en abrir la mirada de lo que es para descubrir la magia de lo que podría ser. Ese es el desafío, vislumbrar aquello que se oculta en lo evidente, para darle forma a lo que aun no la tiene”.

– Cuando participaste de la creación de la carrera de diseño de indumentaria y textil en la UBA, a fines de los 80, desconocían hasta dónde podía llegar la figura de un diseñador. ¿Cómo fue la evolución de esta nueva profesión?

– No sabíamos qué iba a ser un diseñador de indumentaria. Nos preguntaban para qué servía, y si íbamos a enseñar corte y confección. Desde ese lugar, hubo que inventar algo. Otras formaciones se reconvirtieron desde la técnica; otros, desde el arte. Nuestro contexto era lo proyectual, y la necesidad de trabajar la propia identidad luego de muchos años de represión, de dictadura, donde el modelo de cuerpo estaba muy restringido.

Hubo una evolución enorme: era un personaje que no existía en la sociedad y  fue tomando un rol. El diseñador construye identidad, no es solo un hacedor: es aquel que propone nuevas formas (de vestir, de habitar, de contactarse…) y habla de una realidad de posibilidades de producción y construcción de formas estéticas que lo atraviesan y que, como lo atraviesan, las revisita y las transforma en algo nuevo. Entonces, ese valor del diseñador es muy importante para pensarnos y traer nuevas ideas al mundo. En el período de crisis profunda, la figura del diseñador emergió con fuerza, y fue importante incluso para el rubro inmobiliario, porque -como lo han hecho los artistas- “levantaron” un barrio, como pasó con Palermo Viejo.

– En el contexto actual, ¿cuál es el lugar del diseño, y de los diseñadores?
– Es un momento de cambio muy fuerte. Muchos ya lo han dicho, incluso Gaultier: la comida está mucho más de moda que la ropa; porque la ropa está atravesada por el tema de lo masivo, y tener un emprendimiento es muy caro. Vemos personajes como Martín Churba, que pasó de tener no sé cuántos locales a generar otro tipo de tramas nuevas vinculando el arte y el diseño; lo mismo que Valeria Pesqueira. Casi todos, se convirtieron en otro modelo de un diseñador, que no solo es un productor, sino que es un gestor cultural muy importante.

– Descreés de los “revivals” al estilo “volvieron los 80 o los 90”, mientras desde hace décadas el revival está a la orden del día. ¿Qué peso tiene la historia a la hora de diseñar?

– Creo que nosotros somos nuestra historia, y es súper interesante leer y observar esas formas del pasado. Pero me aterra quedar fijados a las formas: cuando la forma se vació del significado que tenía en ese momento contextual, uno queda anclado a un pasado y, en lugar de construir algo nuevo a partir de todo lo que ha vivido, se queda en la repetición. Lo peor que podría pasar es que el día de mañana los chicos tuvieran que repetir las formas que desarrollaron en la facultad; porque no les enseñamos una forma, sino un proceso para imaginar y desarrollar cosas que nosotros no sabemos ni podemos imaginar adónde pueden llegar. Se trata de validar lo que cada uno trae con su propia mirada e imaginación, al plantear nuevas relaciones contextuales que hacen que eso que era de una determinada manera se resignifique.

– ¿Cuáles son, para vos, los momentos más fuertes de ruptura estética de los últimos tiempos?

– Es difícil ver las rupturas estéticas “universales”. Sin embargo, siempre digo que los años 20 fueron de una ruptura estética descomunal, siempre me impactó. El modelo de cuerpo, de ropa, pasar del corsé a esas formas que caen desde los hombros, el pelito “a la Garzón”, la libertad de la silueta y el movimiento, sumado a todos los movimientos de vanguardia… Es un momento de muchísimas vibraciones. Y creo que la vibración y la hibridación es una capacidad maravillosa de crecimiento y transformación.

– ¿Y en la actualidad?

– Hay rupturas que son gestos muy importantes: el fin de los 80 en nuestro país fue un momento absolutamente performático, un momento de ruptura tremenda por todo lo que dan las manifestaciones sobre el cuerpo; me acuerdo cuando Andrés Baños, travesti, subió a la pasarela a bailar y fue como un canto a la vida, fue como “qué alivio, hay otros cuerpos, modelos, cosas”.

Hoy es un momento raro, hay mucha fobia a esos cruces. Esta validación de lo femenino -que para mí no es de “la mujer”, sino que tiene que ver con salir del esquema dual hombre-mujer, de un rol determinado- es la validación del misterio y la complejidad. Ese caos lleva de nuevo al descubrimiento; se trata de salir de la clasificación y volver a la metáfora, que es -como dice Borges- el origen de toda palabra, es algo poético, algo que no está determinado, sino algo que hay que descubrir; y creo que hay un gran apasionamiento por este espacio nuevo que hay que descubrir. Eso es muy bello y muy vital.

– En este sentido, ¿qué transformaciones asociadas a la vestimenta te interesan más, o te llaman más la atención, respecto de estos cambios sociales?

– Estamos viviendo un momento de mucha estandarización; nos estamos vistiendo todos con lo mismo. Los tatuajes o los peinados llaman más la atención que la ropa, y me gustan esas apropiaciones. Lo veo incluso en los partidos de fútbol. No hay una idea de la identidad corporal mucho más allá de la ropa, que parece una máquina: casi todos tienen la misma campera negra Uniqlo, o de ese estilo. Las grandes marcas han marcado esta masificación absoluta de los modos de vestir. Me gustan más esos bordes que me hacen dudar, que no es tan explícito qué parámetros se plantean en torno a eso.

Hace unos años, había un mercado que permitía el desarrollo de mundos fascinantes y muy comprometidos, como Ceci Gadea, Pablo Ramírez, Churba, Trosman, Vale Pesqueira, Vero Ivaldi, los Varanasi… Hoy no encontramos eso, porque es muy difícil competir con esa estandarización que te soluciona todo, pero con mucha menos seducción y variación. Sigue habiendo un montón de jóvenes proponiendo cosas nuevas, pero el mercado no les da la posibilidad de desarrollarse. Creo que este momento “mudo” va a hacer surgir otra cosa. Creo en eso profundamente, y creo en la imaginación de los jóvenes, que son fascinantes.

– Hace unos meses, los tacos altos fueron noticia cuando las japonesas se rebelaron contra la obligatoriedad de su uso. ¿Cómo es ese “ida y vuelta” entre moda y usos y costumbres? ¿Cómo se construyen esos hábitos que después se nos vuelven en contra?

– En mi primer libro, hablaba del cambio de percepción del mundo cuando a las japonesas les quebraban las falanges y les hacían el pie muñón: su dimensión espacial cambiaba absolutamente -imaginate recorrer el mundo con el pie muñón-, porque desplazarse era dificilísimo.

Mirá también“Los zapatos de taco alto son un signo de estatus social, y de que sos lo suficientemente rica como para no tener que caminar”
Hace unos años, cuando era directora de la carrera tuve una reunión con la gente de la Cámara del calzado, y les dije: “ustedes tienen una responsabilidad enorme, son los encargados de hacer que la gente descargue su peso a tierra, o sea, que su columna se estructure de una manera correcta, que se pueda desplazar con libertad… Qué importante la ortopedia”. Me miraron con cara de culo, porque querían estar más cerca de la moda y lejos de la ortopedia. Pero la ortopedia y el universo estético no son cosas aparte: esa comodidad en la vida de hoy se une con la necesidad de moverse, desplazarse, y con la belleza.

Siempre dije que las zapatillas no las usan solo los deportistas; las personas de la tercera edad necesitan zapatos con cámara de aire, y hoy todas las marcas de moda y tendencias las incorporan porque es la única manera de moverse en el mercado, porque tienen que ver con esa manera de habitar y de habitarse. ¿Alguien puede vivir con el taco aguja? Ya no, es muy extraño.

– En una entrevista hacés referencia a cómo perpetuamos situaciones que no se acomodan a nuestro estilo de vida, por ejemplo, la incomodidad de doblar las camisas, y cuánto más práctico sería que éstas se usaran completamente arrugadas y se enrollaran como las medias. ¿Cómo se cambia eso que parece “incuestionable”?

– La costumbre estructura, y a veces estamos sumergidos en una cultura que ya no nos va, porque nuestro modo de habitar no tiene nada que ver, y nos quedamos pegados a esas normas que nos pegan en la cabeza. ¿Para qué vamos a planchar si es un gasto tremendo de energía que jode al medioambiente y que, a la vez, nadie tiene personal como para hacerlo? Entonces, ¿por qué no arrugar la ropa? Tiene que ver con o seguir la norma, o tomar conciencia. Y en ese juego se juega la moda también. Por eso, para trabajar en diseño, lo primero que necesitamos hacer es desnaturalizar el mundo, salir de la forma y leer las interacciones; es en esa relación entre la forma y el cuerpo en acción, en escena, en donde tomamos conciencia de esas transformaciones y podemos generar otras formas.

– “La metáfora de la piel es validar al cuerpo”, decís. ¿En qué medida tienen lugar los cuerpos diversos, reales, en el diseño de vestimenta hoy? ¿Por qué aún vemos desfiles que muestran casi exclusivamente cuerpos “estilizados”, y sigue siendo noticia cuando eligen uno o dos cuerpos “fuera de la norma” -por ejemplo, la modelo trans que sumó Victoria’s Secret-?

– …Una modelo que, incluso, reproduce a la modelo estándar. Cuanto más se estructura cualquier sistema en el tiempo, más rígido se vuelve. Es decir: no se encontrarán cuerpos nuevos dentro del sistema de la moda, sino en los bordes; y cuanto más periférico, resultará más transgresor y novedoso. Por eso la calle es cada vez más fuerte como desarrollo de tendencias. En los desfiles de la cátedra, no usamos modelos, porque el diseño tiene que ver con encontrar -y validar- otras modalidades corporales.

Hoy hay muchos temas por los cuales avanzar, tenemos muchos problemas ambientales, de convivencia. Estas cosas están en el cuerpo; están en los sistemas de producción, en la posibilidad de vivir y somos partes de este planeta en el que estamos inmersos. Todo cambio profundo implica un cambio profundo en las formas, y creo que es lo que se avecina: otras formas, otros materiales, otros sistemas de producción. Y necesitamos nuevos imaginarios, porque éstos están en crisis. Por eso, este paradigma de lo productivo, de la aceleración y del derroche ya no da para más.

La industria textil está “paralizada” por la suba del dólar

Fuente: El Marplatense ~ Así lo aseguró el presidente de la Cámara Textil de Mar del Plata. Según consideró, las fábricas tienen un buen nivel de capacidad instalada, pero la inestabilidad de la divisa impide la tranquilidad económica del sector.

El aumento repentino del dólar, que pasó de costar alrededor de $45 a valer $61 y hasta $6,  sacudió distintos sectores productivos en la ciudad de Mar del Plata y en todo el país. Uno de ellos fue el textil que, de acuerdo con el presidente de la Cámara Juan Pablo Maissonave, se encuentra “totalmente paralizado”.

“Todos los insumos son en dólares, las máquinas y los repuestos son en dólares, lo único que tenemos en peso es la mano de obra”, comenzó el referente en diálogo con El Marplatense, quien puntualizó que el problema no es la suba de la divisa, sino la inestabilidad. “No se puede planificar, estamos comprando materiales para el invierno que viene, pero no hay forma de prever”, dijo.

Maissonave calificó el panorama laboral como “muy difícil” y lamentó esta situación, dado que en los últimos meses “había mejorado gracias a el programa Ahora 12”. Sin embargo, reconoció que esa estabilidad era sólo momentánea porque “se sabía que de agosto a octubre podía llegar a pasar cualquier cosa”.

“El panorama cambia, ahora estamos bajando la actividad a corto plazo, pero hay cosas que tenemos que seguir pagando”, explicó, y agregó: “El problema es que no puedo vender un producto con un dólar a $50 y que después pase a $75”. Por eso, desde el sector intentan hacer acuerdos puntuales con otras empresas para continuar con la actividad.

A esta incertidumbre relativa al dólar se le suma un informe publicado por el INDEC, que comunica que la industria utilizó el 59,1% de su capacidad instalada durante el mes de junio y, puntualmente,  que el bloque de productos textiles presenta un nivel de utilización de la capacidad instalada del 53,5%, casi dos puntos inferior al registrado en el mismo mes de 2018.

Respecto a eso, el representante de la Cámara aseguró que las fábricas “están trabajando” y que la capacidad “no está al 100%, pero tampoco está al 50%”. “El asunto es que muchas hilanderías cerraron y las que están trabajan al 50% o menos, lo que significa un problema, pero toda la parte de confección y tejido a punto está trabajando”, aseguró.

“Las fábricas operan en un 80%, 75% de capacidad, no estamos tan afectados como otros sectores”, concluyó.

Vaquería suma a Airborn en sus 40 locales que tiene en Córdoba (y comienza con su plan de expansión)

Fuente: Info Negocios ~ La cadena de retail cordobesa con 60 años en el mercado sumó recientemente a todos sus locales la marca de indumentaria masculina Airborn, que tiene como imagen de marca a Benjamín Vicuña, quien estuvo presente en el evento lanzamiento de la marca en Nuevocentro Shopping, donde Vaquería está hace 22 años.

La tienda multimarca incorporó de nuevo a sus locales la marca de vestir Airborn -que estuvo presente unos años-, esta vez con una fuerte presencia y sumándose a las más de 20 marcas que tiene Vaquería en sus locales -propios y franquicias-, entre las que se encuentran Levi’s, Caterpillar, Wrangler, entre otras.Vaquería actualmente tiene 40 sucursales dispersas por la provincia de Córdoba, y se encuentra en proceso de expansión por otras provincias del país como San Luis, La Pampa, Santa fe y por el litoral.

Los figurines de moda: de los modelos longilíneos a los dibujos inclusivos

Fuente: Clarín ~ La transformación de estos bosquejos, de acuerdo a las exigencias y parámetros actuales de belleza.

La moda, por las exigencias del mercado, desde hace algunos años comenzó a dar pequeños pasos hacia la inclusión y la diversidad. Las pasarelas con modelos que no siguen los parámetros hegemónicos y el pedido de talles que se ajusten a las medidas y formas corporales reales son dos pruebas de ello (aunque está claro que falta todavía mucho por recorrer).

Para continuar este camino, el requisito necesario es la adaptación de los distintos pasos de la producción. Por ejemplo, la transformación de los figurines -ese primer bosquejo de las prendas y que muestra la veta más creativa del diseñador.

La aspiración es que “comiencen a incorporarse dibujos más amorfos y realistas, que no estén tan relacionados con un ideal determinado y hasta que no estén asociados a un sexo determinado, como una inclinación hacia la moda genderless“, arriesga Micaela Ferreyra, licenciada en diseño de indumentaria e ilustradora.

De esas siluetas longilíneas, híper estilizadas y de piernas larguísimas, que tienen una reminiscencia en la moda de los 50, el rumbo esperado es hacia los dibujos imperfectos, con más curvas, redondeces o desproporciones, que es -en definitiva- como somos y nos vemos el 99,99 por ciento de las personas.

“Está buenísimo que conozcamos los figurines tradicionales o usados décadas atrás para saber lo que se hizo hasta el momento. Pero ahora deberíamos modificar estas ilustraciones hacia un enfoque que se ajuste a lo verdadero. Hay un concepto arraigado sobre cómo debería ser el cuerpo y el figurín de moda, y de a poco esto va cambiando”, opina Roxana Seijas, artista plástica, profesora de dibujo y a cargo de clases sobre este tema del Centro de Estudios Técnicos para la Industria de la Confección (CETIC).

Pensar una moda con las medidas reales, el desafío de las marcas argentinas.

La percepción alentadora: “Hoy veo dibujos de alumnos que fueron hechos pensando en líneas de talles regulares y que en otro momento hubieran sido interpretados como especiales”, agrega Seijas.

De todas maneras, el perfil de la marca será la guía que dará las características de esos dibujos. “El figurín tiene que conceptualizar el target de su público ideal. Hay diseñadores que crean sus marcas adaptadas al usuario”, diferencia Myrian Nuñez, diseñadora de indumentaria y textil y profesora de dibujo de figurines de la Escuela Argentina de Moda.

Además, después de este anteproyecto inicial llega la parte industrial, que implica la moldería -el punto fundamental para que la ropa “quede bien” y se adapte al cuerpo (y no que el cuerpo se adapte a la moda)- y un abanico amplio de talles -el default de la moda argentina. “Esto está dentro del circuito de confección y de la impronta de la marca. También podrían realizarse distintos figurines según el rango de talles”, agrega Nuñez.

“Hay que cambiar el paradigma de la moda y la belleza y creo que vamos en esa dirección”, concluye Seijas. Esto se logrará cuando desde la idea preliminar hasta la prenda terminada se guíen por estos nuevos parámetros.

El dibujo de los figurines de moda y su cambio en la moda actual serán algunos los temas de los talleres que integrarán la BA Semana de la moda, organizada por el Gobierno de la Ciudad. Las actividades son abiertas a todo público (no requieren experiencia previa) y se realizarán del 14 al 31 de agosto.

El Polo Textil de Trelew crece en infraestructura y acuerdos

Fuente: Jornada ~ El Coordinador de la Agencia de Desarrollo Productivo y Economía Social, Hugo Schvemmer, declaró que “el miércoles se terminan las obras, hay maquinarias, aumentarán los pasantes y las becas; nos respalda la Cámara de Comercio de la Ciudad y hay convenios con grandes empresarios de la región”.

La fuente de trabajo genuino y la no dependencia del Estado fueron eje de la charla en el programa matutino “Mañana es Mejor”, en el que Schvemmer dejó claro que “generar puestos es generar producción”.

Sin un presupuesto inflado y recibiendo contribuciones privadas en materiales para la obra, “la infraestructura ya está”. Además de la estructura, “tenemos diez máquinas industriales que el INTI nos dio en comodato para elaborar guardapolvos y pulóveres”.

También, “venimos de una charla interesante con el empresario Diego Palacios, dueño de ALFA Puerto Madryn. Él tiene un taller importante y nos va a derivar su producción para dedicarse a la comercialización y distribución”, agregó al apuntar que “cierra por todos lados”.

El Polo contará con 20 operarios, tres personas abocadas a máquinas de punto y una unidad de negocios que busque acuerdos con hoteles y sindicatos. “La Cámara de Comercio nos va acompañar, las experiencias previas en conjunto son muy positivas”.

Para las vacantes, quienes aplican realizan capacitaciones en forma de pasantías de cuatro horas, que ahora tendrán un aumento en su remuneración de $2000. “Hoy hay alrededor de 35 pasantes, que esperamos estirar a 50 para la inauguración del Polo. Nuestro ideal es dar trabajos y salarios plenos, con capacitaciones acordes para que ante el crecimiento del mercado, los chicos no queden excluidos”.

Por último, el responsable de la Agencia se refirió también a la llegada de las máquinas para la empresa que se instaló en el Parque Industrial y se dedicará a la elaboración de cajones de pescado con materiales reciclables: “Es una inversión de U$S 600.000 que potenciará la industria y permitirá ahorrar dinero en el corto plazo”.

La actividad industrial de Trelew se encuentra en movimiento y, particularmente en el rubro textil, buscando recuperar parte de su historia, como uno de los Polos más importantes en el rubro a nivel continental.